EL USO INTEGRAL Y SUSTENTABLE DE LOS RECURSOS NATURALES A PARTIR DE ESTUDIOS DE PROYECTOS PRODUCTIVOS APLICADOS A LA ZONA DE TAFÍ DEL VALLE

Indice

1. Introducción

2. Ubicación del Área de estudio

3. Ubicación de la zona de estudio

3.1. Cuenca alta del Río Angostura- Los Sosa.
3.2. Zona de trabajo en este estudio y características naturales y ambientales
3.2.1. Datos poblacionales del Valle de Tafí
3.2.2. Características de la ecozona de Tafí del Valle como significativa y prioritaria para garantizar el manejo integral y sustentable de las cuencas y los ecosistemas.
3.2.3. Caracterización de la cuenca de Tafi del Valle
3.2.3.1. Clima
3.2.3.2. Temperatura
3.2.3.3. Humedad atmosférica
3.2.3.4. Precipitaciones
3.2.3.5. Evapotranspiración
3.2.3.6. Balance Hidrológico

3.2. Geología
3.2.4.6. Litología - consideraciones estratigráficas
3.2.4.7. Basamentos.
3.2.4.8. Terciario (Plioceno Medio - Eoceno)
3.2.4.9. Complejo volcánico Portezuelo Las Ánimas (Mioceno Superior)
3.2.4.10. Cuaternario
3.2.4.11. Depósitos de terraza de piedemonte (Pleistoceno - Holoceno)
3.2.4.12. Depósitos de loes - Formación Tafí del Valle (Pleistoceno superior)
3.2.4.13. Holoceno
3.2.4.14. Estructura
3.2.4.15. Morfotectónica
3.2.4.16. Movimientos verticales recientes
3.2.4.17. Geomorfología
3.2.4.18. Unidades de origen estructural denudativo
3.2.4.19. Superficie cumbral degradada
Laderas denudacionales
3.2.4.20. Procesos morfodinámicos de las laderas
3.2.4.21. Unidades de origen denudativo
3.2.4.22. Glacis de erosión
3.2.4.23. Glacis cubierto
3.2.4.24. Conos Glacis
3.2.4.25. Procesos morfodinámicos en formas denudativas
3.2.4.26. Erosión hídrica
3.2.4.27. Remoción en masa
3.2.4.28. Unidades de origen fluvial-aluvial

4. Recursos hídricos
4.1. Introducción
4.2. El agua y su ciclo
4.3. El Agua y el Ambiente
4.4. Hidrografía
4.4.1. Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa
4.4.2. Sistemas de cuencas
4.4.3. Cuenca Río La Angostura
4.4.4. Cuenca Río Tafi
4.4.5. Cuenca Río Los Sosa
4.4.6. Sistemas de La Quebradita y La Puerta.
4.4.7. Sistema Hidrográfico de los Ríos, Blanco, Molle Solo, La Ovejería, Muñoz y Los Alisos.
4.4.8. Cuenca Río de La Ovejería
4.4.9. Cuenca Río Muñoz
4.4.10. Cuenca Río Los Alisos – El Mollar
4.5. Hidrogeología
4.6. Embalse La Angostura
4.7. Escurrimiento Superficial
4.8. Recarga, flujo subterráneo y descarga
4.9. Profundidad del acuífero
4.10. 4.10. Demanda hídrica de agua
4.11. 4.11. Calidad de agua

5. Suelos
5.1. Suelos del Departamento de Tafí del Valle
5.2. Suelos de la Cuenca y su aptitud
5.3. Procesos de Erosión

6. Evaluación de Tierras
6.1. Método de Evaluación de Tierras
6.2. Definición de las Unidades de Tierra
6.2.1. Clases de altura
6.2.2. Clases de pendientes
6.2.3. Descripción de las unidades de tierra
6.2.4. Aptitudes de las Unidades de Tierra

7. Calidad del Aire

8. Indicadores
8.1. Indicadores de Sostenibilidad para la Gestión de los Recursos Hídricos
8.1.1. Indice de aridez
8.1.2. Indice de pobreza hídrica
8.1.3. Índice de Activación de las Potencialidades hídricas
8.1.4.Índice de uso de las potencialidades
8.1.5.Índice de activación de las aguas subterráneas
8.1.6. Indice de escasez hídrica
8.2. Indicadores de suelo
8.2.1. Indicadores físicos
8.2.2. Indicadores químicos
8.2.3. Indicadores biológicos
8.2.4. Indicadores de calidad de aire

9. Grandes unidades de Vegetación
Estudios de diversidad y riqueza florística
Riqueza florística
Distribución altitudinal (gradiente térmico y de humedad)
Vegetación introducida
Evaluación de la productividad primaria neta (PPN) en la Cuenca del Tafí analizando su variación espacial y estacional.
Introducción
Evaluación de la productividad de la cuenca
Metodología:
Resultados:
Evaluación de la productividad general de la cuenca.
Evaluación de la productividad según grandes zonas de la cuenca.
Evaluación de la productividad según unidades ambientales de la cuenca.

10. Fauna
Criterios de elección de la cuenca desde la perspectiva de la fauna
Diagnóstico ambiental expeditivo
Establecimiento de las características de los diferentes recursos naturales de Tafí del Valle y su relación con los distintos ecosistemas
Clasificación de los recursos naturales (fauna silvestre).
Estado de calidad o condición ambiental de los recursos naturales de Tafí del Valle: impacto ambiental y líneas generales para su re-establecimiento.
Definición de las potencialidades en caso de sistemas acuáticos.
Estructura cuantitativa y cualitativa de la fauna terrestre y avifauna.
Relación de la fauna terrestre y avifauna con el resto del sector preprimario y con los sectores primario, secundario y terciario.
Estructura cuantitativa y cualitativa de la fauna acuática.
Relación de la fauna acuática con el resto del sector preprimario y con los sectores primario, secundario y terciario.
Matriz de Relaciones Intersectoriales de Recursos Naturales y Hábitat.
Matriz de Relaciones Económicas.
Apéndice II
Listado taxonómico de las especies de vertebrados registradas o con altas probabilidades de estar presentes en el valle de Tafí.
Apéndice III
Resumen de la estructura cuantitativa de las epecies de vertebrados registradas o con atas probabilidades de estar presentes en el valle de Tafí.
Apéndice IV
Estructura cuantitativa y consumo de productividad primaria neta por parte de herbívoros silvestres y domésticos en el valle te Tafí
Apéndice V
Resumen de las existencias y reproducción para los distintos grupos de vertebrados silvestres del valle de Tafí discrimindos por cuencas
Apéndice VI
Resumen de costos de manejo para los distintos grupos de vertebrados silvestres del valle de Tafí discriminados por cuencas.

11. Áreas protegidas en la zona de estudio o relacionadas a ella

12. Impactos ambientales en la zona de estudio

13. Estructura productiva de la provincia de Tucumán
Sector agropecuario e industrias vinculadas
Azúcar
Limón
Granos
Hortalizas
Tabaco
Palta
Frutilla
Arándano
Forestación
Producción ganadera
Descripción general del área específica de interés
Valle de Tafí
División Política
Intensidad del crecimiento de las plantas
Adversidades agrometeorológicas
Heladas
Aptitud agrícola
Limitantes de los suelos en el área
Procesos de Erosión
Prácticas Recomendadas
Área de Riego
Zonificacion del área en estudio
Características agropecuarias de la zona
Historia agropecuaria del valle
Superficies implantadas por tipo de actividad (CNA 2002).
Hectáreas cultivadas en la cuenca
Tipos de productores agropecuarios en el Valle de Tafí.
Tamaño empresa agrícolas y ganaderas
Cultivos en la zona en estudio
PAPA (Solanum tuberosum)
Cultivo de papa en Tucumán
Zonas productoras de papa
Características de la producción
Producción de papa semilla
Característica de la zona de Tafí del Valle para el cultivo de papa semilla
Características del Cultivo y Cosecha
FRUTILLA (Fragaria sp.)
El cultivo de frutilla en la provincia de Tucumán
Producción de frutilla en Tafí del Valle.
Producción de plantas de frutilla en viveros de Tafí del Valle
LECHUGA (Lactuca sativa)
Producción de lechuga en Argentina
Producción de lechuga en Tucumán y en Tafí del Valle
POROTO (Phaseolus coccineus)
Cultivo de poroto Pallar en Tafí del Valle
Otros cultivos
Frutales
Forestales
Maíz (Zea mays)
Características a considerar para evitar la degradación del Ambiente por la agricultura
Ganadería
Situación de la ganadería en Tucumán
Lechería
Ganadería en Tafí del Valle
Sistemas predominantes:
Características de ganadería de altura a considerar para evitar la degradación del Ambiente
Sistemas acuáticos

14. Economía y Ambiente

Introducción
Marco de referencia
Contexto socioeconómico.
Relación Educación y Empleo
Tafi del valle
Recursos naturales de Tafi del valle
Estructura Productiva del Área de la Cuenca
Sector Agropecuario
Presión sobre Recurso Agua
Presión sobre Flora
Presión sobre la Fauna Silvestre
Minería
Matriz de insumo producto de interrelaciones sectoriales de los recursos naturales y el hábitat
Sistemas acuáticos
Agro-ecosistemas
Sector Preprimario
Productividad Primaria Neta
Flora Leñosa
Sector Primario
Ganadería
Agroindustria
Perfil avanzado de proyecto: Impulso al Turismo Receptivo por incorporación de productos basados en el patrimonio ambiental, social y cultural Vallisto.

Perfil avanzado de proyecto: Producción Hortícola orgánica familiar con riego presurizado gravitacional
Matrices de costos en todas las cuencas

MISREN y cuentas patrimoniales

Análisis económico Financiero

Proyecto Manejo Integral Fauna Terrestre, incorporando los costos de manejo y el uso de productividad.
Análisis de sensibilidad

Proyecto manejo integral del bosque intermontano – Tafí del Valle (Tucumán)
Análisis de sensibilidad

Proyecto Manejo integrado de la ecozona para la producción sustentable del paisaje natural y cultural. Propuesta de la Reserva de Uso Múltiple Río La Angostura.
Análisis de sensibilidad

Proyecto Transformación y manejo integral ganadero orientado hacia la producción de camélidos.
Análisis de sensibilidad

Proyecto Conservación y manejo integral de atractivos culturales tradicionales.
Análisis de sensibilidad

Apéndice 1: Matriz de Costos – Cuenca Alta; Matriz de costos Cuenca Media; Matriz de costos – Cuenca Baja

Apéndice 2: Análisis económico Financiero
15. Aspectos legales

 

ANEXO I: Perfil avanzado de proyectos

• Propuesta de Manejo integral de Pastizales de la Cuenca Media y Alta en Tafí del Valle (Tucumán).
• Manejo integral del bosque intermontano - Tafí del Valle (Tucumán)
• Manejo Integral de la Fauna Terrestre.
• Manejo Integrado de Cuencas en el Valle de Tafí.
• Conservación y Expansión de la Infraestructura para la producción sustentable de servicios turísticos. Impulso al Turismo Receptivo por incorporación de productos basados en el patrimonio ambiental, social y cultural Vallisto.
• Transformación y Manejo Integral Ganadero orientado hacia la producción de camélidos.
• Manejo integrado de la ecozona para la producción sustentable de paisaje natural y cultural. Propuesta de la Reserva de Uso Múltiple Río La Angostura.
• Producción Hortícola orgánica familiar con riego presurizado gravitacional


INFORME CONSOLIDADO

EL USO INTEGRAL Y SUSTENTABLE DE LOS RECURSOS NATURALES A PARTIR DE ESTUDIOS DE PROYECTOS PRODUCTIVOS APLICADOS A LA ZONA DE TAFÍ DEL VALLE

1. Introducción
Dentro de la política ambiental definida por el Gobierno de la Provincia de Tucumán, a través de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente (SEMA), orientada al desarrollo armónico entre la producción y la conservación de los recursos naturales y ambientes asociados, se ha estableció como una de las prioridades el estudio de herramientas destinado a la evaluación de los recursos naturales con el fin de orientar la utilización racional de los mismos.
Una de las premisas establecidas es aquella relacionada con la evaluación de agua, suelo, aire, flora y fauna y las relaciones entre estas y los sectores primarios, secundarios y terciarios. Si bien es cierto que a través de la economía clásica se pueden evaluar estos recursos, también es cierto que en aquella sólo evalúa lo que tiene un fin, o un uso inmediato. Este punto de vista de alguna forma soslaya el verdadero valor de los recursos, como por ejemplo los paisajes, o el agua en la montaña, o el valor del bosque en el ciclo del agua para citar algunos ejemplos.
Una aproximación más real a la evaluación de los bienes naturales es la que proporciona la ecología económica y una de sus herramientas es precisamente la evaluación de las denominadas cuentas ambientales patrimoniales. La finalidad de estas es la elaboración de las cuentas del patrimonio natural de los recursos sustentables renovables y no renovables, de una región o de un país, a partir del conocimiento de sus recursos naturales, su patrimonio natural y su potencialidad ambiental. Desde este punto de vista las cuentas ambientales pueden aportar información apta para la toma de decisiones estratégicas en torno a manejo y preservación de los recursos naturales y del ambiente. Por otro lado, permiten determinar y cuantificar, en términos físicos y de beneficio económico, el conjunto de bienes que conforman el activo ambiental de una región o país y su posible renovación a través programas al efecto.
Desde este punto de vista se espera que el estudio de las cuentas ambientales patrimoniales genere una mayor cantidad y diversidad de bienes, aumentando sustancialmente los beneficios, además de ofrecer mayores oportunidades para las actividades económicas y la población.
De manera que las cuentas ambientales pueden vislumbrarse como una ciencia estratégica pues respecta el valor intrínseco de cada bien natural, le otorga un valor y la proyecta hacia el futuro como un bien que si se pierde se está perdiendo oportunidades que hoy no son vislumbradas por las ciencias económicas clásicas
También se debe tener en cuenta que la provincia de Tucumán posee una ley de preservación del medio ambiente (ley Provincial N° 6.253) que prevé la evaluación económica de los daños ambientales. En ese sentido las cuentas ambientales patrimoniales no sólo pueden coadyuvar en ese sentido sino que además permite calcular los costos de recuperación, recomposición, reparación y mitigación de acciones antrópicas y de los beneficios que los mismos reportan.
También debe mencionarse que la provincia de Tucumán es básicamente una provincia agrícola – industrial y como tal depende de numerosos servicios ambientales como la provisión de agua, regulación del clima por la masa verde, captación de carbono, suelos, entre otros. Desde este punto de vista estos servicios deben ser evaluados como bienes económicos, no clásicos, que contribuyen a la producción y que las cuentas ambientales permiten realizarlo.
Se calcula que la no utilización de las cuentas patrimoniales ambientales a llevado en términos generales a:

 Subvalorización del bosque nativo y de la biodiversidad reduciéndose las áreas boscosas
 No contabilización del manejo adecuado de la conservación de la Cuenca y del paisaje incrementando el proceso erosivo y destruyendo puntos escénicos
 No contabilización del uso integral del agua dilapidando, contaminando y desaprovechando los diferentes usos
 No contabilización de los daños integrales causados por las inundaciones
 No contabilización de los daños a la salud causado por las condiciones inadecuadas de hábitat en las ciudades
 La subvalorización interviene en un deterioro ambiental en todas las actividades de exportación: soja, minería, petróleo, carne, pesca, y en las repercusiones indirectas que este proceso trae,
 Insuficiente acción de un país o región en la generación de un esfuerzo colectivo para generar cambios a nivel mundial que exijan diferentes desarrollos tecnológicos,
 Falta de participación y concientización de los diferentes sujetos sociales en la reversión de los procesos que genera el cambio climático y su insuficiente mitigación.

Tomando en consideración estas aseveraciones la SEMA gestionó y ejecutó, con financiación de la DINAPREI, una primera experiencia de cuentas ambientales patrimoniales en una zona de alto valor productivo, paisajístico y que mantiene tanto actividades productivas como bienes naturales y que es la zona de la Cuenca del Río La Angostura (Departamento Tafí del Valle, Tucumán).
La idea central fue definir y caracterizar las distintas zonas en la cuenca mencionada, desde los 1.850 m hasta los 3000 m de altitud, para conocer sus recursos naturales (suelos, fuentes de agua, microclimas, bosques, pastizales, paisajes, arqueología, potencialidades turísticas, probable uso de energías renovables, entre otras) de manera cuali ycuantitativa para priorizar políticas de desarrollo sustentable.
Se espera que a partir de los resultados obtenidos sirvan para priorizar inversiones e incluso resaltar aquellos recursos que aún no son tenidos en cuenta como los valores paisajísticos y que podrían convertirse en objeto de financiación y/o inversiones.
De manera que el presente informe describe la oferta ecosistémica que ofrece una zona de montaña del noroeste argentino y que es la Cuenca del Río La Angostura donde se halla la localidad de Tafí del Valle (Tucumán). En resumen, se trata de una zona con pisos altitudinales desde los 1850 m snm hasta los 4.600 m snm. En la zona es posible distinguir tres regiones bien definidas (cuenca alta, media y baja) que se distinguen no sólo por el piso altitudinal que ocupan sino también por su microclima, vegetación, fauna, suelo y uso del mismo, entre otros. La cuenca en su totalidad es una zona de montaña donde la cuenca baja, dedicada a agricultura, ganadería y turismo recibe los beneficios de numerosos servicios ambientales que deben ser tenidos en cuenta a la hora de un análisis para el aprovechamiento sostenible. En forma particular la zona de la alta cuenca es la generadora de agua, elemento del que dependen muchas actividades productivas y procesos ecológicos.
Tratándose de una cuenca relativamente pequeña (418 km2) es posible generar tanto una metodología de trabajo como resultados que podrían ser aplicados a otros lugares en la misma provincia o fuera de ella en cuencas similares. Por otro lado, es la primera vez que se realiza un ejercicio de este tipo en la provincia de Tucumán, es decir evaluar cuentas patrimoniales ambientales, para poder planificar el desarrollo sustentable en este caso de esta cuenca.
Tratándose de una zona que combina actividades productivas con aprovechamientos de la naturaleza (como el turismo en la zona) y donde se hallan involucrados diferentes niveles altitudinales, el resultado o la metodología que se genere, podría ser aplicada en otras lugares del Noroeste Argentino que se caracterizan justamente por presentar ambientes similares a los de la Cuenca del Río La Angostura.
En relación a este tema es útil recordar la denominada Declaración de Katmandú que surgió en un debate internacional (Katmandú, Nepal, 2011) sobre medio ambiente, economía y desarrollo sostenible. En esta se emitió una declaración sobre Economía Verde y Desarrollo Sostenible de Montañas donde se reconoce que “los ecosistemas de montaña brindan soporte a cerca de la mitad de la población de la Tierra mediante la provisión de numerosos bienes y servicios que incluye agua dulce, alimentos, hierbas medicinales que salvan vidas, energía, una rica biodiversidad y conocimientos tradicionales asociados, como también diversidad cultural”. Asimismo, sostienen que el crecimiento económico y la sostenibilidad en las partes bajas de las cuencas dependen de los servicios de los ecosistemas de montaña, directa o indirectamente, y que por ello es de interés global conservar y desarrollar estos servicios. Dentro de las recomendaciones incluyen la necesidad de reconocer, valorar y capturar los beneficios derivados de las montañas, teniendo en cuenta que “los enfoques de economía verde en las montañas deben ser diseñados de acuerdo a las condiciones locales y ser contextualizados apropiadamente, considerando las especificidades de las montañas tales como la fragilidad ambiental, vulnerabilidad, y las economías de pequeña escala”. Además hacen referencia a la necesidad de contar con marcos de políticas apropiados y de garantizar la equidad: “La promoción de la economía verde en las montañas necesita estar basada en el acceso equitativo a los recursos y a los derechos de propiedad, crecimiento inclusivo, y en asegurar que los beneficios lleguen a las personas pobres, en particular a las mujeres, hombres y niños, poblaciones indígenas, y minorías étnicas”.
La conferencia dejó el mensaje de que las montañas son fundamentales para abordar los retos globales ambientales y promocionar la economía verde y el desarrollo sostenible. Los participantes fueron de la opinión de que la economía verde es un concepto importante para los países de montaña en desarrollo pues tiene el potencial de crear nueva inversión y más puestos de trabajo si es que los enfoques específicos de montaña son llevados a aprovechar las oportunidades emergentes (Nota adaptada del International Centre for Integrated Mountain Development, ICIMOD)

 

 

 

 

 


2. Ubicación del Área de estudio

El área de estudio (cuenca del Río La Angostura, Tafí del Valle, Tucumán) se encuentra en la región del Noroeste Argentino (NOA) que se halla conformada por las provincias de Tucumán, Catamarca, Santiago del Estero, Salta y Jujuy. Se trata de un territorio de gran complejidad física conformado por dos elementos morfoestructurales principales: el sistema montañoso al oeste y la llanura chaqueña al este, compuestos a su vez, por una variedad de cordones montañosos, valles quebradas y una importante red hidrográfica. (Figura 1)

La geografía del NOA, a partir de su ubicación en la franja subtropical, está fuertemente condicionada por el relieve y los elevados gradientes. Estos factores son los que decididamente gobiernan la distribución climática, hidrográfica y de vegetación y son igualmente, los que en definitiva, influyen sobre las actividades humanas.
Dentro del NOA, la Provincia de Tucumán ocupa una posición central. Limita al norte con Salta, al oeste y al sur con Catamarca y al este con Santiago del Estero. Se encuentra entre los 26º y 28º de latitud sur y entre los 64º y 66º de longitud oeste. Sus puntos extremos son: al norte 26º 05´ S y 65º 34´ O (punto en la ruta nacional Nº 38); al este, 26º 17´ S y 64º 28´ O (Mojón del Medio, punto en litigio con Santiago del Estero) y al oeste 27º 19´ S y 66º 13´ O (Nevado del Candado).
Su extensión es de 22.524 Km2, lo cual representa sólo el 0.6% de la superficie nacional. Su eje norte-sur es de 212 Km., el este-oeste de 170 Km. y el punto central se halla aproximadamente en la conjunción del paralelo 27º S y meridiano 65º30´ O. El territorio de la provincia presenta una gran complejidad física.
Se distinguen en la provincia dos grandes unidades de paisaje: sierras y montañas al oeste y llanura chaco-pampeana el este, que ocupan respectivamente el 43% y el 57% de su territorio respectivamente (Figura 2).
Las sierras y montañas del oeste se ubica la formación de las Sierras Pampeanas: que comprenden las Cumbres Calchaquíes, Sierras del Aconquija, Sierras centrales y el área serrana sudoeste. Se localizan de norte a sur, ocupando toda la porción centro-oeste de la provincia, desde el límite con Salta, al norte, hasta el de Catamarca, al sur, con continuidad en ambas, abarcan aproximadamente el 37% del área provincial..

Fuente: IEG- UNT. Cartografía H. Madariaga
Figura 2: Esquema altimétrico de la Provincia de Tucumán
Entre las Sierras Pampeanas, se destaca la presencia de importantes valles intermontanos, entre ellos el Valle de Tafi que se caracteriza por tener una forma cerrada, se localiza al oeste de la provincia de Tucumán entre las cumbres Calchaquíes y las del Aconquija, ocupando una extensión de 10.000 has en el área baja. Limitada por las cumbres de Tafí al este, al oeste el cerro Muñoz, al norte Cumbres Calchaquíes, al sur cerro Ñuñorco Grande y en su parte central se ubica la llamada Loma pelada. La altura máxima de la misma es de 2680 msnm, ocupando este pequeño cordón el 30% del área central del valle.

El valle de Tafí se encuentra ubicado a una distancia caminera de 100 Km. de San Miguel de Tucumán y se vincula a esta capital a través de la ruta provincial Nº 307, la que parte desde la ruta nacional Nº 38, en la zona pedemontana, y conecta con la ruta Nacional Nº 40, en los Valles Calchaquíes. Todo el recorrido hasta la ruta nacional Nº 40 está pavimentado.
Por lo tanto, el valle de Tafí presenta dos accesos, ambos por la ruta provincial Nº 307, uno desde la llanura tucumana, por el sudeste de la cuenca en la localidad de La Angostura, a través de la quebrada de Los Sosa. El otro, desde los Valles Calchaquíes, por el extremo NO, pasando por el Abra del Infiernillo. Asimismo, existen varios caminos no vehiculares o sendas que atraviesan los pasos, abras y valles intercalados entre los cerros que lo rodean. Pueden citarse las siguientes entradas: por las Cumbres Calchaquíes y el Abra de La Casa de Piedra, por la Ciénaga y La Cañada, por el Abra o Puerta de Tafí, por los Mataderos y Quebrada de La Peñita, por Cañas horcones y el Huasancho, por la Quebrada del Portugués, por la Cañada de Muñoz, por el río de la Ovejería, por el Río del Campo y la Cienaga Grande, todos estos pasos utilizados por los lugareños o visitantes, para ingresar al valle a caballo o a pié.
3. Ubicación de la zona de estudio

Este valle de altura ocupa la el centro de la región occidental de la provincia de Tucumán. Al este (E) se halla el cordón montañoso de las Cumbres Calchaquíes y al oeste (O) el de de las Sierras del Aconquija. La zona se caracteriza por presentar desniveles pronunciados ya que el valle propiamente dicho se halla a 1.965 m snm y el punto más alto a 4.650 m snm.
El valle de Tafí (Fig. 1) se encuentra ubicado a una distancia de 107 Km. de San Miguel de Tucumán y se vincula a esta capital a través de la ruta provincial Nº 307, la que parte desde la ruta nacional Nº 38, en la zona pedemontana, y conecta con la ruta Nacional Nº 40, en los Valles Calchaquíes. Todo el recorrido hasta la ruta nacional Nº 40 está pavimentado.


Fig. . Tafí del Valle, localidades y ríos principales.

Por lo tanto, el valle de Tafí presenta dos accesos, ambos por la ruta provincial Nº 307: Un acceso desde la llanura tucumana, por el sudeste de la cuenca en la localidad de La Angostura, a través de la quebrada de Los Sosa. El otro, desde los Valles Calchaquíes, por el extremo NO, pasando por el Abra del Infiernillo. Asimismo, existen varios caminos no vehiculares o sendas que atraviesan los pasos, abras y valles intercalados entre los cerros que lo rodean. Pueden citarse las siguientes entradas: por las Cumbres Calchaquíes y el Abra de La Casa de Piedra, por la Ciénaga y La Cañada, por el Abra o Puerta de Tafí, por los Mataderos y Quebrada de La Peñita, por Cañas horcones y el Huasancho, por la Quebrada del Portugués, por la Cañada de Muñoz, por el río de la Ovejería, por el Río del Campo y la Ciénaga Grande, todos estos pasos utilizados por los lugareños o visitantes, para ingresar al valle a caballo o a pié. Estos pasos fueron utilizados en el pasado cuando no existía la Ruta Provincial N° 307. En la actualidad se están revalorizando para cabalgatas y para el denominado turismo ecológico.
3.1. Cuenca alta del Río Angostura- Los Sosa.

La cuenca del río La Angostura tiene una superficie aproximada de 418 km2 (Fig. 2), y su perímetro está definido por la divisoria de aguas de las montañas y altas cumbres que la rodean. Las aguas que se generan en las cumbres bajan de las mismas en forma de arroyos en dirección hacia el valle de Tafí.

Se trata de una cuenca de superficie muy irregular y de forma de pera, mas angosta al norte y más baja y ancha al sur; en el centro de la cuenca hay un gran cono de deyección moderno, el del río Blanco y una elevación independiente denominada Cerro del Medio o Loma Pelada, que alcanza los 2.550 m snm en la coordenada 25°53’57’’ S y 65°44’32’’ W. El borde occidental de la cuenca está formado por el Cerro Muñoz, cuyo punto más alto llega a 4.567 m snm en la coordenada 26°55’39’’ S y 65°51’32 W’’, extremidad norte de las Sierras del Aconquija, y el oriental por las Cumbres de Mala-Mala, cuya máxima altura es de 3380 m snm en la posición 26°48’48’’ S y 65°37’51’’ W, porción más austral de las Cumbres Calchaquíes. En la parte sur cierra el paisaje, el cerro Ñuñorco Grande de 3.273 m snm en la coordenada 26°58’56’’S y 65°42’50’’O, a cuyo lado oriental se inicia la quebrada de Los Sosa por donde descarga la cuenca hacia el llano.
Por otro lado, en el sector central de la cuenca, bordeando el fondo del valle, se levanta la denominada Loma Pelada que divide al mismo en dos partes: al este el Valle de Tafí propiamente dicho y al oeste el Valle de las Carreras. La Loma Pelada ocupa desde su base, un área aproximada de 35 km2, teniendo aproximadamente 10 Km. de longitud en su orientación NNE-SSE y 3,5 Km. de ancho.
Entre los cerros que bordean la cuenca se hallan diferentes pasos o abras que comunican don distintos lugares de la provincia. Hacia el norte (N) se encuentra el Paso, o Abra del Infiernillo a 3.042 m snm. Esta Abra es el punto de contacto entre los cerros Muñoz y las Cumbres Calchaquíes. En ésta última se destaca el Cerro Negrito de 4.615 m snm en su cumbre y el Cerro Quebrada Minas. En esta zona y concretamente en la Quebrada Matadero es donde se encauzan las aguas de deshielo que más tarde forman los tributarios del Río Lules.
En el este (E) existe otra Abra o Puerta de Tafí y se halla en el extremo sur de las Cumbres Calchaquíes que comunica con el valle de la Ciénaga, correspondiente a la cuenca del río Lules (cerro Pabellón y vertientes orientales de las Cumbres de Mala-Mala). En el sudeste (SE) se encuentra el estrecho valle de erosión de La Angostura a 1.840 m snm, ubicado entre las Cumbres de Mala-Mala y el cerro Ñuñorco Grande, el que inmediatamente se continúa con la Quebrada de Los Sosa, la que configura la vía de desagüe de la cuenca alta. En este sector, hacia el oeste, existe otra quebrada que desciende hacia el llano oriental, es la Quebrada del Portugués, ubicada en el lado occidental del cerro Ñuñorco Grande.
Atraviesa la cuenca de norte a sur el río Tafí, el cual toma otros nombres según el sector que recorre, al norte es el río Infiernillo y al sur ya en la parte más baja, se conoce con el nombre de La Angostura. En su porción superior tiene carácter torrentoso para seguidamente discurrir entre altas barrancas con el nombre de río Churqui. A continuación ensancha su cauce después de recibir el aporte del río La Banda y recorrer la parte sur del Valle, tomando el nombre de Río Tafí hacia la desembocadura en el embalse “La Angostura”. En este, recibe las aguas del río El Mollar que descienden desde el oeste. Desde el embalse, aguas abajo, el curso de agua toma el nombre de río La Angostura por un corto trecho, hasta que alcanza la garganta de la quebrada de Los Sosa, donde adquiere un carácter muy torrentoso, debido a la fuerte pendiente de la misma. Desde aquí el río toma el nombre de la quebrada hasta avanzado el pedemonte, donde cambia nuevamente su denominación a Río Romano, luego de recibir el aporte de otros cursos como el Mandolo y el Zerda. El río Romano, termina vertiendo sus aguas al Río Salí a través del Río Balderrama.
Esta cuenca de forma oval oblonga a rectangular oblonga con alto índice de compacidad (1,50 -1,75), cuya curva hipsométrica es de tipo cóncava, característica a un valle aluvial, y con alto coeficiente orográfico (Cuenca tipo Embudo) parámetros hidrológicos que nos indican bajos Tiempos de Concentración de Flujos Caudales a la Vía de Escurrimiento Principal, determinan un Sistema Hidrográfico altamente Dinámico y de Ciclo Estival.
Desde el punto de vista geológico la cuenca posee control estructural característico del basamento SubAndino en dirección NO-SE lo que dirige y orienta la Red Hidrográfica los materiales constituidos por un basamento cristalino precámbrico constituido por esquistos filáticos , cuarzosos y gránitico , kersanitas, riolitas y series sedimentarías del terciario subandino con margas, calizas, arcillas, areniscas, dolomitas y sedimentos cuaternarios.
En la actualidad el Valle de Tafí es conocido a nivel local, regional, nacional e internacional por su valor paisajístico, ecológico y cultural. Esta situación llevó a que en el año 2006 se promulgara una ley por la cual se creaba el Área Natural Protegida “Valles Calchaquíes Tucumanos” que cubre todo el departamento Tafí del Valle (Ley provincial Nº 7801) que en su artículo 1º expresa “…Declarase Área Natural Protegida en el marco de la Ley Nº 6.292 bajo la denominación de "'Valles Calchaquíes Tucumanos”, el área del territorio provincial correspondiente al departamento Tafí del Valle a fin de preservar, conservar y valorizar los recursos naturales y genéticos, el patrimonio natural, histórico y cultural y el capital cultural tangible e intangible, ordenar las actividades antrópicas y el uso del suelo; propiciando acciones y actividades de preservación, conservación, protección- restauración de la naturaleza y uso sustentable de sus recursos y de todos los elementos del medio ambiente; para los habitantes de la Provincia, de la región y de las generaciones presentes y futuras…”
Esta declaración se suma a otras áreas protegidas de la zona como se verás más adelante.
3.2. Zona de trabajo en este estudio y características naturales y ambientales

La cuenca imbrífera del Río La Angostura, donde se halla la zona de trabajo para el proyecto que aquí se trata tiene una superficie aproximada de 418 km2. A los fines de este trabajo se ha dividido el área en tres (3) ecozonas que son (Fig. 3a y 3b):

Cuenca Alta: desde 3.500 m snm hacia las cumbres. Superficie aproximada de 82 km2.
Cuenca Media: desde 2.500 a 3.500 m snm. Superficie aproximada de 155 km2
Cuenca Baja: desde 1.880 a 2.500 m snm. Superficie aproximada de 181 km2

El perímetro del área (fig. 3a) está definido al norte por la divisoria de agua que corresponde a la zona denominada de Infiernillo (3.050 m sobre el nivel del mar) y al sur, este y oeste por la línea de altas cumbres que en algunos casos alcanza los 4.600 m sobre el nivel del mar. La zona de Infiernillo es el punto de contacto entre las Cumbres Calchaquíes y las Cumbres del Aconquija (límite Tucumán – Catamarca).

En general, y especialmente la cuenca baja, posee áreas de uso intensivo con agricultura y ganadería básicamente, actividades que coexisten con algunos elementos de la flora y fauna original. Existen dos núcleos poblacionales (Tafi del Valle y El Mollar) que generan un fuerte atractivo por turismo en verano e invierno. Estos dos núcleos poblacionales generan residuos sólidos urbanos (RSU) y residuos patogénicos. En la zona de El Mollar se ha instalado una planta para los RSU donde básicamente se separan algunos elementos como plásticos, cartón y papel. El resto es enterrado en fosas excavadas al efecto. En cuanto a la agricultura si bien el núcleo principal se concentra en los alrededores de Tafí del Valle (como la Ovejería) también existen grandes parches de cultivos desde la entrada a El Mollar, a ambos lados de la ruta (por la ruta provincial Nº 307) hasta el centro mismo de Tafí. El grueso de los cultivos es papa, papa semilla, poroto y lechugas.

Fig. 3a y 3b. Zona de estudio delimitada con líneas amarillas (izq.) y cuencas delimitadas en
base a cotas de nivel.

La cuenca alta en especial es muy importante porque se trata de un lugar de generación de agua. El agua que se genera por condensación baja hacia el Valle de Tafí, zona de Amaicha del Valle y hacia la ladera oriental (Fig. 4 a y 4 b). Es importante mencionar que en la cuenca alta se genera el agua que forma el Río Matadero (Quebrada Matadero) que desaguando hacia el lado oriental se constituye en un importante afluente del Río Lules. Debe recordarse que este río alimentará en el futuro al proyectado dique de Potrero de las Tablas que se ubicara al oeste del Departamento Lules. De manera que la preservación de la cuenca alta será prioritaria si se quiere conservar la generación futura de agua. Esto implica también la sistematización de la cuenca para evitar la generación de sedimentos que podrían atentar contra la vida útil del futuro dique del Potrero de las Tablas.

Río que se genera en el deshielo de las Cumbres Calchaquíes y luego baja hacia la zona de Amaicha del Valle. Paisaje de invierno.

También en la cuenca alta, tanto del lado de las Cumbres Calchaquíes como de las del Aconquija se han formado una serie de lagunas (ubicadas alrededor de los 4.200 metros de altura en promedio) que sirven de abrevadero (fuente de agua) para los guanacos que viven en la zona y además son refugio de aves altoandinas como la “gallareta andina (Fulica sp) entre otras especies.
Por otro lado, en la cuenca baja existe un embalse artificial (La Angostura) (Fig. 5) donde se siembran peces (especialmente truchas). En la Tabla 1 se muestran la cantidad de alevinos producidos y sembrados en todos los ríos de Tucumán donde se halla incluido el Embalse de El Mollar.

Fig. 5. Valle de Tafí desde la zona de Infiernillo. En primer plano el pastizal típico de la zona y algunos arroyos que canalizan las aguas de lluvia en época de verano hacia el valle.

Tabla 1: Alevinos producidos y sembrados
Año Pejerrey (alevinos) Trucha (alevinos y juveniles)
2004 1.700.000 55.000
2005 2.500.000 100.000
2006 2.700.000
2007 100.000 ovas en incubación
Fuente: Ministerio de Desarrollo Productivo – Informe 2003 – 2007

Por tratarse de una zona con pendientes fuertes (desde los 3.500 metros hasta los 1.800 metros que es la altura aproximada donde se halla el embalse) este espejo de agua se halla colmatado con sedimentos de arrastre de la cuenca media y alta. También debido a las actividades agriculturales se estima que el embalse recibe el efecto de los agroquímicos que se usan en la zona.
Sin embargo, este embalse también es utilizado por aves migratorias y otras acuáticas de la zona en forma permanente o transitoria. También el espejo de agua genera un atractivo para turistas y pescadores lo que llevó a la Dirección de Flora, Fauna y Suelos a una propuesta de reserva para la zona.
3.2.1. Datos poblacionales del Valle de Tafí
El Departamento Tafí del Valle pasó de una población de 11.449 habitantes en el año 1991 a 15.035 habitantes en el año 2010 (INDEC, 1991 y 2010 datos provisorios) (Fig. 6). Esto significa un aumento de la población del Departamento del 31,3 %. Teniendo en cuenta la superficie del Departamento que es de 2.741 km2 resulta una densidad poblacional de 5,5 habitantes/km2. La variación de densidad poblacional fue de 4,2 a 5,5 habitantes/km2 entre 1991 – 2010. Si bien esta variación no es muy grande se debe tener en cuenta que la zona de estudio es donde se concentra la mayor cantidad de habitantes y el resto del Departamento posee pequeñas poblaciones destacándose Amaicha del Valle con aproximadamente 3.200 habitantes.

Esto significa que la densidad poblacional está aumentando para la zona de estudio. Un correlato de estos datos es que la presión sobre los recursos naturales (tangibles e intangibles) aumenta año a año. También se debe mencionar que la población estacional (especialmente la de invierno y verano) aumenta lo que está dando origen a barrios tipo countries, de alto valor de construcción y arquitectura moderna.

3.2.2. Características de la ecozona de Tafí del Valle como significativa y prioritaria para garantizar el manejo integral y sustentable de las cuencas y los ecosistemas.
Aún cuando en la zona de Tafí del Valle existen numerosos atractivos naturales “conviviendo” con actividades agrícolas y ganaderas y últimamente extracción de áridos en arroyos, es posible encontrar numerosos elementos de la fauna y flora, en especial en la cuenca media y alta, que deben ser conservados y/o recuperados para poder ser utilizados en forma integral. Tal es el caso de numerosas especies medicinales, aves, mamíferos, y en forma especial el elemento paisaje. Este elemento presenta dos formas contrastantes: Una de bosques y otra de pastizales que atraen a numerosos turistas en las épocas invernales y de verano. A esto se debe agregar la estacionalidad y en especial el contraste entre primavera-verano y otoño-invierno donde el paisaje cambia abruptamente convirtiéndose en un atractivo que ha trascendido lo regional y nacional.

Fig. 11 a, 11 b 11 c y 11 d. Mosaico de fotografías (de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo) que muestra la zona de yungas antes de llegar al Valle de Tafí (Ruta Provincial N° 307). Luego la Villa de Tafí con población permanente y estacional. Zona de pastizales a los 3.050 m snm y finalmente zona de “vegas” o “turberas” aproximadamente a los 3.700 m. snm (Cumbres Calchaquíes)
Por otro lado, la cuenca alta (por arriba de los 3.500 metros) es la zona donde se genera el agua, debido a la condensación, que más tarde baja al valle a través de arroyos y ríos y que en definitiva alimenta tanto al embalse de La Angostura como a zonas más bajas llegando incluso a alimentar las fuentes subterráneas de agua.
Existen también en la zona numerosas áreas protegidas (ver “Área Natural Protegida. “Valles Calchaquíes Tucumanos”, la “Reserva Natural La Angostura” creada con el fin de proteger las aves acuáticas y migratorias que utilizan el área del dique y perilago de la Angostura, la Reserva Los Sosa que protege zona de Yungas y el Parque Provincial Reserva La Florida.

Si bien la mayoría de estas áreas existen legalmente es necesario potenciarlas mediante planes operativos y personal capacitado. Si bien esto en la actualidad es una limitante lo importante que es que ya se ha dado el primer paso que es precisamente la declaración de protección con una legislación acorde. En base a esta realidad se propone un perfil avanzado de proyecto de protección para la zona de la Cuenca del Río La Angostura (Reserva de Uso Múltiple).

Por otro lado, merece mencionarse que la zona también ha sido declarada como libre de minería a cielo abierto. Este hecho le otorga a la zona una protección adicional ya que en la actualidad se hace imposible llevar a cabo un emprendimiento a cielo abierto en cualquiera de la zona de montaña que la rodea. Esto implica que no removerán grandes volúmenes de suelos o rocas, no se utilizarán o generarán residuos que puedan calificarse como peligrosos (contemplados en la ley nacional de residuos peligrosos N° 24.051).

No puede dejar de mencionarse la biodiversidad presente en la zona. Se entiende por este término a todas las formas de vida (macro y micro), los ecosistemas y las interrelaciones o los procesos que en ellos se verifican. Sólo a título de ejemplo se menciona que sólo para la zona de las Cumbres Calchaquíes se estimó la existencia de más de 1.700 especies de plantas, de las cuales se calcula que el 20 % pueden ser endémicas debido a la confluencia de seis provincias biogeografícas con tres dominios: amazónico, chaqueño y altoandino (Halloy, 1985).

Por otro lado, también se debe enumerar algunas acciones que podrían favorecer el manejo integral y sustentable de los recursos faunísticos de la región. Entre las más importantes se destacan:
1.- Uso sustentable de la vegetación, principalmente de pastizales y arbustales, evitando el sobrepastoreo y erosión de suelos.
2.- Planificación territorial del área; con establecimiento de áreas destinadas al crecimiento urbano, áreas agrícolas y ganaderas, y áreas protegidas para uso exclusivo de la fauna silvestre.
3.- Realización de proyectos educativos a nivel local que revaloricen y destaquen la importancia del uso sustentable de los recursos naturales.
4.- Creación de un sistema de vigilancia y gestión de áreas naturales protegidas.
3.2.3. Caracterización de la cuenca de Tafi del Valle

3.2.3.1. Clima
El clima del Valle de Tafí ha sido descripto por Torres Bruchman (1977), a partir de datos de precipitaciones y de temperaturas registrados en la Villa de Tafí por el señor Miguel Álvarez. Los datos de precipitación corresponden al período 1936/1972 y los datos de temperaturas al período el 1943/1972.
El clima está fuertemente influenciado por la configuración y orientación del relieve local. El componente orográfico regional ejerce un fuerte efecto sobre este, especialmente sobre las precipitaciones, influyendo en los totales anuales de la lluvia caída, como en su distribución geográfica. Así, en las cuencas intermontanas las características del relieve influyen fuertemente en la dirección, frecuencia y velocidad de los vientos, modificando la circulación general y desviándolos según su propia orientación, dominando de este modo los vientos provenientes del sur.
Por otra parte, la altura de las sierras junto al fuerte gradiente topográfico, originan las denominadas lluvias “orográficas”, como es el caso de la Sierra del Aconquija y de las Cumbres Calchaquíes, en donde es notablemente mayor el milimetraje de las precipitaciones sobre la ladera oriental, expuesta a los vientos del noroeste, portadores de humedad atlántica, especialmente en el verano, respecto a la ladera expuesta a sotavento. Así, las precipitaciones anuales crecen desde 500 mm en la llanura tucumana, hasta los 1.000 mm entre los 900 y 1.000 msnm aproximadamente, ya en plena zona montañosa. A partir de dicha altitud, los valores de precipitación anual decrecen, siendo de alrededor de 400 mm, por arriba de los 2.000 msnm.
La cuenca del río La Angostura, situada a sotavento de los vientos húmedos procedentes del sudeste, presenta una precipitación anual de 400-450 mm, con una marcada estacionalidad: una estación invernal seca entre abril y septiembre y una estación húmeda de verano (octubre a marzo), que concentra más del 80% de las precipitaciones. Dichas variaciones estacionales, y la escasez de una red de registros, hace difícil obtener un modelo detallado de distribución de lluvias y temperaturas en toda la cuenca.
Según Torres Bruchman (1977), los vientos más frecuentes provienen del sur y del norte. Aquellos provenientes del sur, producen descenso de la temperatura ya que están vinculados al avance de las masas de aire frío del sur argentino. Los vientos del norte producen aumentos de temperatura y pueden o no ser portadores de humedad.
Además, durante el invierno, llega a Tafí el viento “zonda” descripto por Torres Bruchman (1977) como cálido y seco. Este se caracteriza por producir un aumento de la temperatura y un marcado descenso de la humedad relativa. De acuerdo con el autor citado, la velocidad del viento fluctúa entre 2 y 22 kilómetros por hora.
También se producen vientos térmicos locales, que producen corrientes descendentes frías (vientos de montaña), desde el crepúsculo hasta la madrugada, y corrientes ascendentes calientes y húmedas (brisas del valle), desde el mediodía y por la tarde.
Torres Bruchman asigna al clima del valle un carácter continental, describiéndolo como de tipo BSkwb, lo cual significa que es un clima semiárido o de estepa (BS), con lluvias en el verano y seco en el invierno (w). Además la temperatura promedio anual es inferior a 18º C(k) y el mes más caluroso de verano es inferior a los 22º C.
4.11.4.6. Temperatura
Un parámetro muy utilizado para la caracterización climática, es la temperatura. En el cuadro 1 se registran las temperaturas medias, máximas medias y mínimas medias de Tafi del Valle para el período 1943 -1972, observándose su variación en la Figura 3..
Cuadro 1 - Temperaturas medias, máxima media y mínimas medias Tafi del Valle

Si se considera la variación que experimenta la temperatura en el transcurso del año, se observa que los valores medios oscilan entre un máximo que se produce en enero, y un mínimo cuya ocurrencia se registra en julio. La diferencia entre valores medios es lo que se conoce con el nombre de amplitud térmica
En la Figura 4 se han trazado las temperaturas medias de cada uno de los meses y la temperatura media anual, de lo que resultan valores térmicos por arriba y debajo de la temperatura media anual. En el primer caso, se presenta la termofase positiva del termoperíodo anual; en el segundo, la termofase negativa, la que incide directamente en el crecimiento y desarrollo de los cultivos tanto anuales como perennes.

3.2.3.3. Humedad atmosférica
La humedad atmosférica, junto con el anhídrido carbónico, es uno de los componentes más variables de la atmósfera. La cantidad presente en la misma depende de la temperatura del aire.
La humedad del aire es reguladora de la evaporación que se produce en fuentes de agua, en la transpiración de las plantas y en la evaporación del agua incorporada al suelo. La que incide directamente en el Balance hidrológico.
La humedad relativa se expresa en porcentaje, es la cantidad de vapor de agua existente en la atmósfera, respecto a la máxima que podría contener esa misma masa de aire. En el cuadro 2 se registran los valores de Humedad relativa para Tafi del Valle para el periodo 1943 . 1972 y en la Figura 5 se observa la variación de la humedad relativa mensual, para dicho período


Cuadro 2. Humedad relativa mensual Tafi del Valle (1943-1972)


Figura 5. Humedad Relativa Tafi del Valle
3.2.3.4. Precipitaciones
La precipitación pluvial constituye un factor de enorme importancia para la agricultura, puesto que es la fuente proveedora de humedad en el suelo. Cuando se produce déficit pluvial pronunciado, la anomalía se hace notar en diversos órdenes: disminución de los rendimientos de las plantas en agricultura de secano, menor cantidad de forraje, merma del caudal de los ríos, disminución del volumen de agua contenido en los diques y aguadas, crecimiento y mortandad del ganado, etc.
El total de precipitación pluvial para cada uno de los meses del año representa la medida en la unidad de tiempo. Los valores promedios para el periodo 1936-1972, se consignan en el Cuadro 3. Un resumen del mismo es el que expresa el porciento de las lluvias en cada una de las estaciones, respecto del total anual Cuadro 4.


Cuadro 3 – Precipitación pluvial (Tafí del Valle 1936 – 1972)


Cuadro 4 – Distribución estacional de lluvias (%)
Los valores representados en las Figuras 6 y 7, señalan la marcada estacionalidad de las lluvias, puesto que el porcentaje caído en el verano es netamente superior a las demás estaciones del año. Por otra parte, el valor acumulado de estas tres estaciones solamente totaliza el 40,9%, valor que es inferior al porcentaje de la estación estival.
Si se considera el período lluvioso comprendido entre mediados de octubre y mediados de abril, alcanza a 89,6%. En los seis meses restantes solamente cae el 10,4 %.
La contribución de agua aportada por otras formas de precipitación como ser rocío, nieve y/o granizo, no es significativa en la cuenca
3.2.3.5. Evapotranspiración
La evapotranspiración potencial se mide en milímetros; en todos los ejemplos que se dan en este trabajo, se refieren a períodos mensuales. Por consiguiente, el déficit de agua de un cultivo expresado también en milímetros y por mes, es la diferencia entre la evapotranspiración potencial y la cantidad de precipitación producida en igual periodo.
Entre los métodos más difundidos para el cálculo de la evapotranspiración potencial se encuentran los de Thornthwaite y Papadakis.
El valor de evapotranspiración potencial por el sistema de Thornthwaite arroja valores más elevados en los meses de verano y más reducidos en el invierno, resultado muy lógico, puesto que la misma se determina en función de la temperatura media y de la duración lumínica. Estas variables presentan una variación pronunciada en los diferentes meses del año.
El Cuadro 5 que presenta los valores numéricos de cada uno de los meses del año, señala que el máximo se produce en enero y el mínimo en julio.


Cuadro 5 Evapotranspiración potencial

3.2.3.6. Balance Hidrológico
La evapotranspiración potencial (EP) anual del valle es de 694 milímetros. De ello se deduce un balance hídrico negativo. La EP excede la precipitación en el período comprendido entre marzo y diciembre. Durantes los meses de enero y febrero la precipitación es ligeramente superior a la evapotranspiración potencial, permitiendo que el suelo incorpore humedad realizándose, por lo tanto, el almacenaje de agua en coincidencia con la época más cálida. La máxima deficiencia de agua se produce en la primera parte de la primavera (octubre), un poco antes del período que marca el comienzo de las lluvias. El balance hídrico correspondiente a la Villa de Tafí, se observa en el Cuadro 6

Cuadro 6 Balance Hidrológico

En la Figura 8 se puede apreciar que el Balance hidrológico es negativo, el suelo no llega a capacidad de campo, o sea a saturarse nunca con el aporte de la precipitaciones.
En la Figura 9 se comparan la Evapotranspiración Real (ETR) con la Evapotranspiración Potencial (ETP) y se observa que la demanda de agua es superior a los aportes por lo que el deficit de agua se manifiesta en casi todos los meses del año, excepto en enero y febrero, pero esos dos meses no alcanza para recuperar la totalidad de agua que el suelo puede almacenar.

 

El valle de Tafí es hoy un territorio de intensa y creciente actividad humana basada en la ocupación y uso intensivo de sus recursos ambientales con diversos fines, entre los que se hallan la producción frutihortícola, la cría de ganado, la actividad turística, usos urbanos asociados a viviendas de segunda residencia además de los ligados a la vida cotidiana de la población local, infraestructura, comercio y áreas de recreación, todas demandantes del recurso agua.
El sistema territorial de la cuenca esta fuertemente condicionado por las características del subsistema físico - natural del territorio en el que domina el factor altitudinal. Desde el fondo del valle ubicado a 1950 m.s.n.m hasta las cúspides mas altas de los cordones que lo rodean hay un gradiente de 2.780 metros, ello, combinado con la configuración formal de la cuenca, con un abra en el sector austral determina las influencia de los vientos húmedos desde el sud-sudeste, cuya dinámica hidroclimática en conjunto, definen las condiciones, aptitudes y limitaciones físico - naturales del valle.
El perímetro del área en estudio, está definido al norte por la divisoria de agua que corresponde a la zona denominada de Infiernillo (3.050 m sobre el nivel del mar) y al sur, este y oeste por la línea de altas cumbres que en algunos casos alcanza los 4.600 m sobre el nivel del mar. La zona del Infiernillo es el punto de contacto entre las Cumbres Calchaquíes y las Cumbres del Aconquija. (Figura 10)

4.12. Geología
En la provincia de Tucumán es posible distinguir dos Provincias Geológicas, que se diferencian por su estilo tectónico: Sierras Subandinas, que comprenden las Sierras de Medina, Nogalito, La Ramada, El Campo y Candelaria, ubicadas en el noreste de la provincia; y Sierras Pampeanas que ocupan la mayor parte del territorio provincial.
La Provincia Sierras Pampeanas están conformada por cordones montañosos que corresponden a las Cumbres Calchaquíes, Sierras del Aconquija y de Quilmes, cuyos núcleos están formados por rocas metamórficas que evolucionaron a partir de sedimentos pelíticos-arenosos de origen marino, depositados durante el Precámbrico superior - Cámbrico inferior. Éstos fueron polideformados y metamorfizados en sucesivos eventos geológicos que culminaron en el Ordovícico superior - Devónico con la intrusión de stocks y batolitos. El Paleozoico superior y el Mesozoico inferior no están representados en el área de estudio. Figura 11.
El Cretácico está representado por una secuencia sedimentaria caracterizada por conglomerados y areniscas, a la que les continúa una serie de sedimentos terciarios compuestos por areniscas, arcillitas, limolitas, yesos, calizas y tobas. Estos sedimentos del Terciario, han sido profundamente investigados y poseen diferentes denominaciones según la región en donde hayan sido estudiados. Durante el Mioceno, en un pequeño sector de la provincia de Tucumán, existen evidencias de actividad volcánica. La secuencia continúa con la depositación de sedimentos del Cuaternario, correspondiente a conglomerados y gravas, arenas y limos fluviales que cubren extensas áreas de la provincia.

La Cuenca Alta del Río La Angostura - Los Sosa pertenece a la Provincia Geológica Sierras Pampeanas Septentrionales.
De acuerdo a la Hoja Geológica 2766-II –Hoja Geológica San Miguel de Tucumán- publicada en el año 2000 por el Programa Nacional de Cartas Geológicas de la República Argentina del Servicio Geológico Minero Argentino, en la zona de estudio se encuentran representadas las Unidades que se describen a continuación. Figura 12.
4.12.4.6.
Figura 12. Hoja Geológica 2766-II ó San Miguel de Tucumán (Programa Nacional de Cartas Geológicas de la República Argentina del Servicio Geológico Minero Argentino, 2000).
4.12.4.7. 3.2.4.1. Litología - consideraciones estratigráficas
El basamento metamórfico es de edad Precámbrica-Cámbrica inferior. Ocupa una superficie importante en la Hoja mencionada (superficie coloreada de rosa en la Figura 12). Está constituido por unidades metamórficas de bajo a alto grado, estando las de bajo grado vinculadas a las Sierras Subandinas.
El basamento metamórfico está intruido de granitos de edad Ordovícica, que afectan fundamentalmente las Sierras Pampeanas. La cubierta sedimentaria que se apoya en el basamento cristalino en el Valle de Santa María y adyacencias, se inician en el Paléogeno con unidades del subgrupo Santa Bárbara (Paleoceno-Eoceno) y que después de un lapso de no depositación, continúa la sedimentación en el neógeno con el Grupo Santa María (Mioceno Superior-Plioceno), importante acumulación en todo el borde oriental del valle. Finalmente, cubren la cubeta las unidades cuaternarias representadas por depósitos clásticos de carácter psefítico, principalmente. Ya en el cuaternario, se producen acumulaciones importantes en los valles. Las mismas son de origen loésico, limo-arcilloso y psefíticos.
3.2.4.2. Basamentos.
1.- Basamento metamórfico (Precámbrico superior - Cámbrico inferior)
Grupo Puncoviscana El lapso Neoproterozoico/Cámbrico temprano en la región noroeste de Argentina se encuentra representado por una potente secuencia sedimentaria que se destaca por su escaso metamorfismo y gran tectonización. Bajo la denominación de Formación Puncoviscana se unifican una serie de unidades rocosas escasamente fosilíferas con esquistos, areniscas, calizas y conglomerados con amplios afloramientos en la Cordillera Oriental de las provincias de Tucumán, Jujuy y Salta. Si bien la secuencia fue originariamente considerada como perteneciente al "basamento Precámbrico" de la región, el hallazgo de trazas fósiles eocámbricas permitieron su reasignación cronológica posteriormente ratificada por medios isotópicos. Análisis petrológicos y geoquímicos corroboran su asignación asociada al margen continental con el desarrollo de series metamórficas de un orógeno reciclado. Paleoambientalmente se reconocen una amplia variedad de contextos sedimentarios con sectores someros dominados por oleaje, secuencias turbidíticas, facies emipelágicas y calizas que denotan variados paleoambientes en el protomargen del Gondwana. La distribución de los elementos icnológicos en las unidades de la cuenca de Puncoviscana se presenta en fajas subparalelas con un sector este caracterizado por Nereites, y un sector oeste por Oldhamia. Esta distribución espacial representaría tanto caracteres morfológicos de la cuenca como niveles temporales distintos en la evolución del mar de Puncoviscana y su biota. La presente contribución provee un análisis actualizado de la Formación Puncoviscana y las unidades vinculadas en la región, aportando nuevas líneas de evidencia sobre las ideas más recientes desarrolladas sobre la transición Neoproterozoico/ Cámbrico temprano del noroeste de Argentina. Figuras 13 y 14.

4.13. Figura 14. Afloramientos de la Formación Puncoviscana y sus términos equivalentes en Sierras Pampeanas Septentrionales, con indicación de las localidades con fósiles (*). Gris claro: Puncoviscana; gris oscuro: metamorfitas de bajo y mediano grado que debieron tener origen en las rocas de Puncoviscana.
Basamento granítico.
El Granito Los Cuartos aflora sobre la ladera occidental de Cumbres Calchaquíes, al E de la localidad de Tafí del Valle, provincia de Tucumán, Argentina. Es de composición granítica a granodiorítica, con desarrollo de dos micas, predominando la biotita. Es de grano medio e inequigranular, con megacristales de feldespato potásico raros o ausentes. Contiene xenolitos de la roca de caja con diferentes grados de digestión. Este cuerpo desarrolla fenómenos de metamorfismo de contacto en el basamento al que intruye, con desarrollo de porfiroblastos de andalucita y biotita poiquiloblástica. El granitoide presenta características calcoalcalina, peraluminosos, rico en K y P y con contenidos comparativamente más bajos en Ca y Na que los granitoides del área; poseen rasgos tardío-tectónicos con respecto a la deformación y su emplazamiento se habría producido durante el Ordovícico (Ciclo Famatiniano).
Los cuerpos graníticos que intriguen roca metamórfica, constituyen plutones de dimensiones variables y afloran tanto en la Sierra del Aconquija como en las Cumbres Calchaquíes (superficie coloreada de rojo en la Figura 12). Están asociados a la Megafractura de Tafí, lineamiento a lo largo del cual se produjo el emplazamiento de dichos cuerpos graníticos.

Los cuerpos graníticos de las Cumbres Calchaquíes
Ruiz Huidobro (1966) describió en la parte elevada de las Cumbres Calchaquíes, desde la ciénaga Amarilla hasta el cerro Pabellón, una serie de cuerpos lenticulares, de composición esencialmente granítica, que se extienden en una sola línea, separadas por paquetes de esquistos. Son cuerpos de textura granosa panalotriomórfica con áreas gnéisicas, que presentan una foliación paralela al rumbo de los esquistos. Están formados por feldespato potásico (microclino), cuarzo y mica.
En el Cerro Pabellón aflora una granodiorita porfiroide biotítica, con porfiroblastos de feldespato rosado, que en la zona de Los Cuartos aparece en contacto con esquistos estaurolíticos-granatíferos.
Tonalita La Angostura
En La Tonalita La Angostura, la roca dominante es una tonalita biotítica con feldespato potásico escaso o ausente. Los minerales presentes son: plagioclasa, cuarzo, biotita, epidoto, opaco y muscovita. Se presentan abundantes xenolitos de esquistos biotíticos de la roca de caja, correspondiente a la zona de granate” (Pérez en Toselli y Rossi, 1988, p. 52). El cuerpo es elongado en el sentido NNO-SSE, extendiéndose con su eje mayor paralelo al valle de Tafí, 6,6 kilómetros. Según el eje menor mide 2,25 kilómetros.
La roca dominante es una tonalita biotítica, de color gris claro a blanco, de grano medio con variaciones a grano fino. La composición cambia gradualmente a granodiorita hacia el sur, en un pasaje gradual.
En algunos sectores está en contacto con tonalita porfírica de fenocristales de plagioclasa de dolor gris oscuro.
Los esquistos bandeados presente (facies esquistos verdes) pertenecen al ambiente metamórfico Mala Mala.
El contacto con los micaesquistos de la unidad 1c es neto en el flanco norte.
Granito Loma Pelada
El granito Loma Pelada se ubica con posición meridiana en el valle teutónico de Tafi que separa a las Cumbres Calchaquíes del Aconquija, formando un cerro aislado, cuyo flanco oriental muestra claramente los afloramientos granitoides y sus contactos con los esquistos bandeados; no así el occidental que se encuentra totalmente cubierto por sedimentos cuartarios de origen eólico, que impiden cualquier tipo de observación. Sus coordenadas geográficas son 26° 45´ de latitud sur y 65° 40´de longitud oeste.
Estas rocas ya fueron mencionadas por Ruiz Huidobro (1972) en su hoja geológica, que describe a los granitos como moscovíticos y granatíferos y se la considera como la prolongación norte del granito del Cerro Ñuñorco Grande. Asimismo R. Gonzalez realizo un datación sobre moscovita, por el método potasio-argón que dio una edad de 409 m.a. Baldis (1975) define la megafractura de Tafi en la cual esta contenido este intrusivo.
El granito aflora en el sector nororiental de la Loma Pelada y tiene una forma groseramente triangular, con su vértice en el norte y su base menor en el sur. Su eje mayor es de orientación noroeste y con una longitud aproximada de 3,5 km y con un ancho máximo este-oeste próximo a 1,5 km y una superficie de 2,6 km2. La extensión real de este plutón es mayor, pero actualmente esta cubierto en gran parte por sedimentos eólicos cuartarios.
Los eventos que provocaron el metamorfismo, así como la intrusividad tuvieron lugar durante el ciclo Famatiniano, dentro del sector oriental de la Sierras Pampeanas Septentrionales (Caminos 1979), que serian a grandes rasgos correlacionables con el ciclo Caledónico del hemisferio norte. En este ciclo se produce la intrusión de la gran mayoría de los cuerpos granitoides, como así también intensa migmatización y metamorfismo de grado medio a alto (Aceñolaza y Toselli 1981). Este plutón en razón de su lugar de emplazamiento debe presentar diferencias notables con otros cuerpos de la región que se han intruido en zonas tectónicamente más estables.

El plutón de Loma Pelada esta dentro de la megafractura de Tafi que separa el bloque Calchaqui austral del bloque del Aconquija. Según los mencionados autores, esta megafractura tendría carácter inverso de alto angulo, en la cual el movimiento relativo de los bloques habría sido el ascenso del Aconquija y descenso de la Cumbres Calchaquíes, como consecuencia del empuje Andino que habría reactivado esta vieja línea de debilidad.
Granito de El Infiernillo
La facies más extensa representada en la zona son las granodioritas de dos micas de grano fino a medio. Este intrusivo pertenece al ciclo Famatiniano.
Granito del cerro Ñuñorco Grande
Ruiz Huidobro (1972) fue el único que estudió este granito. Describió al plutón del cerro Ñuñorco Grande como un granito muscovítico de grano medio a fino, equigranular, de color gris, compuesto esencialmente por cuarzo, feldespato potásico, oligoclasa y moscovita. Como mineral accesorio tiene granate.
Granodiorita de Mala Mala
Si bien esta formación no se encuentra dentro de la Cuenca Alta del Río La Angostura, se hace una breve descripción de la misma ya que material proveniente de la misma se deposita en su piedemonte, dentro del área de estudio.
Se trata de un cuerpo intrusivo de formal lenticular, elongado en dirección norte sur, ocupa aproximadamente una superficie de 170 kilómetros cuadrados. Se diferencian en él cuatro facies: granodiorita biotítica, monzonita cuarzosa biotítica, aplitas y pegmatitas.
Los contactos con los esquistos bandeados y las micacitas de la unidad 1c son netos hacia el este. Hacia el oeste, el magma inyectó la roca de caja migmetizándola.
Conglomerados y areniscas conglomerádicas con clastos de cuarcitas y cemento silíceo atribuidas tentativamente al cretácico, se apoyan en discordancia erosiva.
3.2.3.7. Terciario (Plioceno Medio - Eoceno)
Además de las rocas volcánicas, se observan rocas sedimentarias en la Quebrada del Toro y en la quebrada Las Palomas (al este de la localidad La Angostura) que constituyen un remanente del subgrupo Santa Bárbara, perteneciente al grupo Salta. El perfil tiene un espesor de aproximadamente 80 m y está constituido por una alternancia de areniscas, arcillitas y limolitas. Se le asigna una edad Paleoceno Medio - Eoceno Inferior. Sobre algunos de los afloramientos mencionados se desarrolló un glacis de erosión.
3.2.3.8. Complejo volcánico Portezuelo Las Ánimas (Mioceno Superior)
El Complejo Volcánico Las ánimas aflora en la parte alta de la Sierra del Aconquija en el portezuelo Las Ánimas, ocupando tanto el faldeo occidental como oriental de la Sierra, en los alrededores de El Rincón, sector ubicado al sur de Tafí del Valle, y oeste del cerro Ñuñorco Grande.
En la sección tipo, situada en Loma Bola, existe una secuencia de brechas piroclásticas y la pillíticas de composición andesítica apoyadas en el basamento metamórfico. En la matriz de las brechas se registra de abajo hacia arriba un aumento en la proporción de cenizas y polvo volcánico, con presencia de pequeños niveles tobáceos en la sección superior.
Se observan coladas de andesitas en la parte basal, sobre el basamento cristalino, así como en la ciénaga La Perra y al sur del El Rincón.
El Complejo Volcánico se apoya, en general, sobre el basamento cristalino.
3.2.3.9. Cuaternario
Ruiz Huidobro (1972), indicó que se trata principalmente de sedimentos aluviales de carácter grueso, que constituyen abanicos coalescentes (fanglomerados) adosados a los bloques montañosos que constituyen el marco de las depresiones tectónicas.
Estudios posteriores realizados por Collantes (1993), informan la importancia del loes en la constitución de la cubierta cuaternaria.
En el valle de Tafí el Cuaternario está representado por areniscas, conglomerados y depósitos de loes.
La cubierta cuaternaria se representa con color amarillo en la Hoja Geológica San Miguel de Tucumán. Figura 12.
3.2.3.10. Depósitos de terraza de piedemonte (Pleistoceno - Holoceno)
Están asociados con niveles de pedimentos y conos aluviales.
La formación de los pedimentos fue acompañada por la depositación de conglomerados gruesos de diferentes edades cubriéndolos. En el valle de Tafí están presentes los pedimentos más jóvenes.
En el norte del valle se encuentran pedimentos de edad II, derivados de los esquistos bandeados de la Cumbres Calchaquíes y no se observa relación con el Basamento del Aconquija, en donde existen esquistos y gneises granatíferos. En los pedimentos más jóvenes (1,2, m.a) se observan rocas aportadas por el Aconquija que indican el levantamiento de la misma en esos tiempos.
Depósitos de loes - Formación Tafí del Valle (Pleistoceno superior)
Estudios de sedimentos cuaternarios del valle de Tafí han permitido definir la denominada Formación Tafí del Valle (Collantes, 1993).
Esta Unidad se observa en el valle de Tafí, y como pequeños restos, en los valles intermontanos formados por bloques hundidos de la vertiente oriental de las Cumbres Calchaquíes.
La Formación está constituida por loes, con el desarrollo de algunos niveles de paleosuelos intercalados y un nivel de cineritas. El conjunto presenta una posición subhorizontal y culmina en una superficie aplanada, que puede estar cubierta por una capa de material conglomerádico.
En algunos casos la unidad infrayacente es el Basamento Metamórfico. El holoestratotipo se encuentra en la zona de La Angostura. El paraestratotipo se encuentra en el sur del Campo Las Carreras, en donde se observa un mayor número de paleosuelos. La presencia de mamíferos del Pleistoceno Superior - Edad mamífero Lujanense (Collantes 1993) permiten asignar esta edad a la formación.
3.2.4.8. Holoceno
a.- Depósitos de conos de deyección
En Tafí del Valles estos afloramientos se presentan en Los Cuartos, El Churqui y Las Carreras. Se configuran con los materiales de destrucción de las sierras y tiene la distribución normal de estas acumulaciones.
b.- Depósitos de planicie aluvial
Se encuentran en la parte baja del valle de Tafí, al norte del Dique La Angostura. Están formados por derrames terminales que se ubican en las partes distales de los conos aluviales activos.
4.13.4.6. Estructura
Las fallas en el extremo norte de la sierra de Aconquija están orientadas preferencialmente en dirección noroeste; menos frecuentes son las de rumbo meridional y este; estas últimas generalmente son curvadas
La estructura más conspicua es la Falla Tafí del Valle que se esboza en el extremo sur de las cumbres Calchaquíes y se extiende hacia el este a través del curso del río Caspichango, marcando la orientación sudeste del río Salí en la cuenca de Tucumán
Interpretamos que esta falla posee desplazamiento vertical normal inclinando al sudoeste y componente horizontal dextral. Otras fallas menores de rumbo noroeste, este y meridionales presentan geometrías similares a la Falla Tafi del Valle, como las observadas al este y al oeste del valle de Tafí y las del cerro Loma Pelada Figura 15 .
El borde occidental del cerro Loma Pelada está limitado por una falla inversa de rumbo norte e inclinación al este, continúa hacia el norte a través del flanco occidental de los cerros Pabellón y Alto de la Nieve y flanco oriental del cerro El Negrito; hacia el sur se extiende a través de la quebrada del Portugués La Falla Aconquija, de geometría similar, tiene rumbo nor-noreste y limita el borde occidental de la sierra de Aconquija.

En el valle de Santa María, sedimentitas terciarias y sedimentos cuaternarios están desplazados por fallas de rumbo noroeste con desplazamiento horizontal dextral, las que afectan a las terrazas del Cuaternario también tienen una componente de desplazamiento horizontal sinestral. Al respecto, Allmendinger (1984) determina un eje de extensión norte-sur en el río Amaicha, interpretando que las estructuras noroeste definidas por la Falla Tafí del Valle tienen una componente principal de rumbo sinestral.
En el extremo sur de las cumbres Calchaquíes se observa una anomalía geomórfica representada por una cuña de compresión similar a las reconocidas en el bloque de Ambato (Gutiérrez 1999). Esta cuña de compresión presenta una morfología deprimida, triangular, limitada por dos fallas normales con componentes de desplazamiento horizontal, cuyo vértice se encuentra en el paraje denominado La Ciénaga. Coincide con una interrupción en la continuidad de la Falla Tafí del Valle, determinada por la saliente que forma el bloque de La Quebradita con respecto al borde de las cumbres Calchaquíes.
Las estructuras del ámbito del valle de Tafí, guardan estrecha relación con las estructuras regionales del sistema de Aconquija y con la geometría tectónica de Sierras Pampeanas (Gutiérrez 2000). El sistema de Aconquija está limitado al oeste por la Falla Aconquija, de rumbo nor-noreste, de carácter inverso e inclinación hacia el este. En el flanco sudoriental de la sierra, el Lineamiento de Tucumán (Mon 1976) tiene componentes de desplazamiento horizontal sinestral (Gutiérrez 2000) y vertical inverso inclinando al oeste (Pacheco et al. 2000). Fallas menores en el sistema de Aconquija tienen rumbo noroeste e inclinación sudoeste, con componentes de desplazamiento normal y horizontal dextral.
4.13.4.7. Morfotectónica
A partir del análisis morfotectónico realizado sobre imágenes satelitales, estudio de las cartas topográficas disponibles y observaciones de campo fue posible interpretar la estructura del sistema de Aconquija.
La sierra de Aconquija-Cumbres Calchaquíes presenta una pendiente regional hacia el este, producto de la falla inversa del borde occidental que elevó al conjunto montañoso; a su vez, ambas sierras están separadas por la Falla Tafí del Valle que evidencia componentes de desplazamiento vertical normal y horizontal dextral. Las alturas en el extremo sur de las cumbres Calchaquíes son mayores a las del extremo norte de la sierra de Aconquija. De oeste a este en las cumbres Calchaquíes se encuentran los cerros El Negrito (4.660 m), Alto de la Nieve (4.634 m), Pabellón (3.770 m) y Morro Alto Grande (3.113 m). En el extremo norte de la sierra de Aconquija, el borde occidental es más elevado (cerro Alto de Rumiarco, 3.602 m) y el borde oriental más bajo (cerro Loma Pelada, 2.680 m y cerro Alto de Matadero, 2.874 m).
La sierra de Aconquija está formada por bloques fallados imbricados hacia el norte. Se distinguen cuatro bloques mayores separados por fallas normales de rumbo noroeste y desplazamiento horizontal dextral. De norte asur estas fallas son: Tafí del Valle, Las Ánimas, del Toro, del Clavillo y Agua Rica-El Manchao). Dos bloques principales están separados por la Falla del Toro a través de la cual se produce un quiebre en la pendiente regional. La imbricación queda evidenciada por las cotas de los cerros Alto de Rumiarco (3.602 m), Ñuñorco de San Juan (4.016 m), Alto de Muñoz (4.437 m) y Morro del Zarzo (5.000 m) en el primer bloque hasta la Falla del Toro; el segundo bloque de sierra comienza a ascender nuevamente hacia el sur representado por los cerros Abra del Toro (4.400 m), Campo Colorado (4.600 m), El Clavillo (5.500 m) y Nevado del Candado (5.450 m).
El cerro Loma Pelada en el centro del valle de Tafí es una reproducción a menor escala del diseño morfotectónico descrito más arriba para el sistema de Aconquija. Este cerro, basculado hacia el este por la falla inversa de su borde occidental presenta características geológicas y morfológicas similares al bloque de La Quebradita situado al norte, lo que hace pensar que constituian un bloque único separado posteriormente por la Falla Tafí del Valle. Actualmente ambos se enfrentan separados por una extensión aproximada de 3 kilómetros. El bloque de La Quebradita tiene una dirección aproximada nor-noreste y el cerro Loma Pelada dirección meridional; a su vez, la línea que describe el límite norte de la sierra de Aconquija representa la contraparte de la línea que describe el extremo sur de las cumbres Calchaquíes, de tal manera que si la sierra de Aconquija se pudiera desplazar hacia el este y rotar, ambas líneas encajarían de forma casi perfecta. Esta geometría es una de las evidencias que permite interpretar el carácter normal de la Falla Tafí del Valle y el desplazamiento horizontal antihorario del sistema de Aconquija con respecto a las cumbres Calchaquíes, en concordancia con la rotación sinestral de las Sierras Pampeanas (Gutiérrez 2000). Así, el sistema de Aconquija está desplazado hacia el oeste con respecto al bloque de Ambato en el sur y a las cumbres Calchaquíes en el norte a través del Lineamiento de Tucumán y la Falla Tafí del Valle, respectivamente.
Otros rasgos morfotectónicos que evidencian el desprendimiento del sistema de Aconquija de las cumbres Calchaquíes, son los bloques caidos adosados al extremo sur de las cumbres Calchaquíes en el sector de Los Cuartos, al este del bloque de La Quebradita, en el valle de Tafí.
El cerro Loma Pelada presenta también una estructura de bloques imbricados hacia el norte, dividido en cuatro bloques separados por fallas normales este-oeste que inclinan hacia el sur con claro desplazamiento horizontal dextral.
Las fallas normales (Tafí del Valle, Las Ánimas, del Toro, del Clavillo y Agua Rica-El Manchao) que configuran la morfología actual del sistema de Aconquija y otras fallas menores en el cerro Loma Pelada presentan un perfil asimétrico normal al rumbo donde el relleno sedimentario se preserva con mayor espesor en el flanco sur hundido por las fallas.
En el borde noroccidental del sistema de Aconquija en el sector de Los Corrales, se preservan las capas superiores del Grupo Santa María en una estructura sinclinal (sinclinal Los Corrales), producto de la reactivación inversa de la Falla de Aconquija que descubre escamas de basamento intersectando y elevando la secuencia superior del Grupo Santa María en el Terciario Superior.

4.13.4.8. Movimientos verticales recientes
Entre los 10 m.a y los 3 m.a se habría producido el ascenso de las montañas que componen los cordones del Aconquija y cumbres Calchaquíes (Jordan y Alonso 1987; Kleinert y Strecker 2001). En el valle de Tafí, vertiente oriental del Aconquija y en el subsuelo de la cuenca de Tucumán se encuentran restos de antiguos conos aluviales (Formación Lomitas Pegadas), completamente inactivos y desvinculados de los ríos actuales. La granulometría de estos depósitos, con la participación de grandes rodados de más de un metro de diámetro, indica la intervención de procesos de energía incompatibles con los que se manifiestan en los ríos actuales; frecuentemente se verifica en ellos la presencia de depósitos de flujos de escombros.
Los ríos actuales ocasionalmente incidieron en los viejos conos, removiendo los materiales de granulometrías compatibles con su capacidad de remoción abandonando los rodados mayores. De esta manera en los cauces de los ríos se verifica la presencia de depósitos residuales donde hay una alta concentración de grandes rodados. Estos materiales deben haber conformado superficies de escurrimiento de gran extensión que habrían rellenado prácticamente la totalidad del valle de Tafí, el valle de los actuales ríos La Angostura y Pueblo Viejo en la provincia de Tucumán y el valle del río Pisavil en Las Estancias, provincia de Catamarca. Éstos, en ese momento, eran mucho más amplios que actualmente, como lo atestigua la presencia de restos de estas superficies sobre sus laderas, pronunciadamente sobreelevados con respecto al nivel de los cauce actuales. Además, estos depósitos habrían coalescidos con los conos que se desarrollaron en las laderas orientales de las sierras de Aconquija y cumbres Calchaquíes que descienden a la cuenca de Tucumán.
Sobre esta superficie de escurrimiento y, en parte sobre su sustrato rocoso se asentaron los depósitos de loess o sedimentos parecidos a loess de la Formación Tafí del Valle. Los depósitos granulares gruesos rellenaron parcialmente un relieve preexistente dejando dentro de ellos montes-islas como la Loma Pelada, donde se verifica que los loess se asientan directamente sobre el basamento cristalino. En el flanco oriental del valle de Tafí ocurre también la misma situación; hasta cierta altura afloran los loess sobre los depósitos conglomerádicos y más arriba se apoyan directamente sobre el basamento.
Tanto los depósitos de los conos viejos como los de loess están dislocados por movimientos posteriores. De esta manera se verifica que entre los depósitos del valle de Tafí y los de la cuenca de Tucumán hay un desnivel de 1500 m aproximadamente que no se explica por la pendiente inicial de los depósitos sino por ascensos tectónicos diferenciales. Estos últimos pudieron haber sido producidos por reactivaciones póstumas de las fallas regionales mencionadas más arriba.
En la Sierra del Aconquija se observan lineamientos de dirección N-Sur. De estos, lo más importantes coinciden (desde el punto de vista geomorfológico) con valles de fondo plano: valle del río Muñoz-Las Carreras, valle del río Carapunco).
Se detectaron indicadores de neotectónica que afectan las geoformas del piedemonte occidental de la Sierra del Aconquija. Se atribuyen los grandes procesos de remoción en masa desarrollados en ella a su inestabilidad sísmica.
En la cuenca del río La Angostura-Los Sosa existen indicadores de neotectónica en el piedemonte de la Sierra del Aconquija: el cono glacis del Río Blanco se encuentra levemente basculado al NE, inclinación que habría producido una migración de su cauce en ese sentido. Los rasgos de neotectónica de las Cumbres Calchaquíes podrían haber influido en el grado de incisión de los glacis cubiertos de su piedemonte.
En el piedemonte de las Cumbres de Mala Mala, el abanico del río Los Cuartos, se encuentra levemente inclinado al sur, migrando su cauce en esa dirección. Presenta también una fuerte incisión en la parte apical, en contacto con la ladera, dejando el primer nivel de agradación en dicho sector a 10 m por sobre el cauce actual, aproximadamente.
4.14. Geomorfología
La geomorfología del valle de Tafí se conoce gracias al trabajo de varios investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo de la Universidad Nacional de Tucumán. Entre ellos podemos mencionar a García Salemi, José M. Sayago, Miriam Collantes, Liliana Neder, Toledo, Pablo Sesma y María Marta Sampietro Vattuone, del Instituto de Geociencias y Medio Ambiente. La descripción geomorfológica del Valle que aquí se hace, proviene de la revisión de sus trabajos, particularmente de los publicados por la Dra. Miriam M. Collantes.

El relieve actual en la cuenca del río Tafí es producto de la dinámica geomorfológica generada por el clima, actuando sobre variados sustratos litológicos y condicionada por una tectónica recurrente que afectó el área durante una gran parte del cuaternario. Collantes (2001) distingue en la Cuenca las siguientes unidades:
Unidades de origen estructural denudativo
Unidades de origen denudativo
Unidades de origen fluvial-aluvial
4.14.4.6. Unidades de origen estructural denudativo
Se agrupan en estas clases las formas desarrolladas bajo la influencia de factores geológicos endógenos, como litología y estructura y de procesos exógenos de algún tipo. Se trata de aquellas formas desarrolladas por la erosión y denudación pero, bajo un claro control estructural.
4.14.4.7. Superficie cumbral degradada
Corresponde a las áreas más elevadas de la zona de estudio caracterizadas por un relieve plano a suavemente ondulado, conservada en el sitio topográfico de la divisoria de agua de las Cumbres Calchaquíes, las Sierras del Aconquija y la Loma Pelada.
Se presenta como una forma relictual de la antigua planicie que comprendía gran parte del área ocupada por las Sierras Pampeanas, antes de que se produjese su levantamiento. Está desarrollado sobre la zona del basamento ígneo metamórfico y en la actualidad presenta una cobertura de materiales limosos de origen loésico.
Un rasgo sobresaliente de esta unidad lo constituye la presencia de una capa de materiales limo-arcillosos de color pardo-amarillento, carente de estructura, con carbonato distribuido en forma de micro concreciones que cubre con marcada homogeneidad la antigua superficie definiendo aún más sus rasgos geomorfológicos.
La presencia de esta cubierta posibilita el desarrollo de procesos erosivos agudizados por la erosión antrópica y quema de pastizales y la permanente disminución de la capacidad de infiltración de los suelos con el consecuente aumento de la escorrentía, disminución de los tiempos de concentración de las micro-cuencas y la alta susceptibilidad a la erosión hídrica y a la remoción de masa.
4.14.4.8. Laderas denudacionales
Constituye la unidad geomorfológica más importante en superficie, ocupando el 51 % de la Cuenca. Se caracteriza por un relieve abrupto, desarrollo de valles. Las laderas están sujetas a eventos extremos por alta energía del relieve, elevada densidad del drenaje, valles secundarios profundos y empinados y presencia de material coluvial no consolidado, ausencia de vegetación y evidencia de precipitación pluvial y nival actuales.
La ladera occidental de la cumbre de Mala Mala y Cumbres Calchaquíes ocupa una extensión de alrededor de 61,87 2 y es la ladera con pendientes más abruptas de la cuenca. La cumbre de Mala Mala presenta pendientes que varían entre 25º y 40º, presentando rasgos fósiles de remoción en masa, estabilizados actualmente por la vegetación.
La ladera oriental de la Sierra del Aconquija es la ladera más extendida dentro de la cuenca, debido a que su escarpa abrupta, siguiendo el esquema morfoestructural de las Sierras Pampeanas, está expuesta al oeste. La pendiente media varía entre 25° y 35°
La ladera septentrional del Cerro Ñuñorco Grande presenta una pendiente general aproximada es de 30 grados.
Ubicada en el centro de la cuenca, la ladera de la Loma Pelada presenta una escarpa abrupta hacia el oeste y ladera de pendientes suaves hacia el este. Es de bastante menor altitud que el resto de las laderas que definen la cuenca
4.14.4.9. Procesos morfodinámicos de las laderas
En la actualidad el proceso más importante se remite a la remoción en masa, aunque se producen también fenómenos erosivos en sus distintas formas Figura 17. Los desplomes están asociados fundamentalmente a los sistemas de drenaje.

4.14.4.10. Unidades de origen denudativo
Se designan como tal aquellas formas del terreno que han sido modeladas por proceso denudacionales. La denudación ha sido definida como un grupo de procesos que mediante la acción prolongada tienden a reducir la superficie terrestre en forma desigual a un nivel de base uniforme siendo los principales procesos actuantes la meteorización y el transporte de materiales por erosión y remoción en masa. Las formas reconocidas en el área de origen son: glacis de erosión, glacis cubierto y conos glacis.
4.14.4.11. Glacis de erosión
En el área de estudio los glacis de erosión fueron desarrollados fundamentalmente sobre loes. Se presentan como superficies onduladas, disecadas por corrientes temporarias, cárcavas y barrancos de erosión hídrica, cuya profundidad o magnitud de la incisión demuestra de alguna medida la estabilidad de estas superficies y un cambio hacia condiciones climáticas más húmedas que las imperantes durante su desarrollo.
En el piedemonte de las Cumbres de Mala Mala, los glacis de erosión presentan una notable continuidad y extensión a lo largo del piedemonte y se han observado a la latitud de La angostura dos niveles ubicados a diferente altitud.
También se observan dos niveles en las cercanías de El Rincón, más precisamente en La Mesada, en el piedemonte de la Sierra del Aconquija. En el resto de este piedemonte los glacis aparecen como remanentes de paleoformas desarrolladas con posterioridad, salvo en el piedemonte occidental de la Loma Pelada, en donde adquieren cierta continuidad, lo mismo ocurre en el piedemonte del Cerro Ñuñorco Grande.
Presentan una pendiente que va moderándose de la ladera hacia abajo, pasando de 14 a 12 % y de 10 a 8 % en los glacis extensos como los de la cumbre de Mala Mala. En lo glacis más cortos varían de 8% a menos, como es el caso del glacis de la Loma Pelada.
4.14.4.12. Glacis cubierto
Son formas pedemontanas generalmente planas a onduladas. Presentan una cubierta clástica de 15 m de espesor que cubren a los materiales loésicos. Presentan una pendiente de 0,5 a 7 % (alrededor de 21°).
Se desarrollan en el piedemonte de la ladera occidental de Cumbres Calchaquíes, entre Tafí del Valle y el abra de El Infiernillo y en el piedemonte de la ladera septentrional del Cerro Ñuñorco Grande.
4.14.4.13. Conos Glacis
Son formas de acumulación de considerable importancia en la Cuenca del Río Tafí. Y se circunscriben a la Sierra del Aconquija. Los más representativos corresponden a los cursos de los ríos Blanco, La Ovejería y Muñoz-Las Carreras. El cono glacis del río Blanco muestra una cuenca imbrífera elongada, de limitada extensión con relación a la superficie del cono.
4.14.4.14. Procesos morfodinámicos en formas denudativas
Entre los principales procesos morfodinámicos o modeladores del paisaje actual del área de estudio, se encuentran: a) la erosión hídrica en sus formas laminar, en cárcavas y en barrancas y; b) la remoción en masa.
4.14.4.15. Erosión hídrica
Laminar: implica un proceso de rebajamiento de la superficie afectada ya que involucra transporte de sedimentos. Implica también el lavado de la superficie e incluye procesos asociados con el “impacto de la gota de lluvia” y “flujos superficiales de escurrimiento” que producen desagregación del suelo y transporte del mismo pendiente abajo. Esto es importante desde el punto de vista de la degradación y del paisaje por cuanto causa las mayores pérdidas del suelo. Se inicia en sectores desprovistos de vegetación, que se acentúa en el valle por efecto del sobre pastoreo y el pisoteo del ganado. El valle se manifiesta particularmente en tierras cultivadas. Alcanza su mayor intensidad en los glacis de erosión afectando aproximadamente el 32% de la superficie, favorecido por el carácter loésico del suelo.
En cárcavas: esta forma de erosión implica la concentración de agua en canales angostos, los cuales se profundizan en corto tiempo por remoción de sedimentos e incisión, pudiendo adquirir profundidades de hasta 20 metros. Este tipo de erosión es muy importante en el área de estudio.
En las unidades con cobertura clástica como conos glacis o glacis recubierto, el carcavamiento adquiere tanta intensidad como la erosión laminar.
En barrancos: Representa un caso extremo de carcavamiento por la profundidad y ancho que alcanzan. En el área de estudio alcanza mayor desarrollo en los glacis cubiertos.
Las áreas más afectadas por erosión hídrica coinciden con las formas pedemontanas, donde también se encuentran las mayores superficies bajo cultivo.
4.14.4.16. Remoción en masa
Los procesos de remoción en masa en las formas de origen denudativo actúan, fundamentalmente, como un proceso interactivo con la erosión hídrica, la que contribuye a su generación o intensifica su desarrollo.
El tipo más común es el de terracetas que se produce principalmente en las pendientes laterales relativamente abruptas de los glacis de erosión y, en menor proporción, en los glacis cubiertos. Dan lugar a pérdida de la cubierta vegetal y, a menudo, a rupturas locales de la cobertura superior del suelo.
En las unidades con cobertura elástica como los glacis cubiertos y los conos glacis, el carcavamiento se ve favorecido por el “despedre”, práctica agrícola local utilizada con frecuencia para habilitar tierra para cultivos.
4.14.4.17. Unidades de origen fluvial-aluvial
Abanicos aluviales
Se encuentran en la zona transicional entre el piedemonte de las Cumbres de Mala Mala y el piedemonte de las Cumbres Calchaquíes. Se trata de tres abanicos coalescentes que forman depresiones entre ellos. De estos, el más importante desde el punto de vista morfogenético y morfométrico es el formado por el río Los Cuartos, que presenta una zona de aluvionamiento activo en la zona del río.
Terrazas fluviales
Se identifican en el río Tafí y en el río El Mollar. Se desarrollan en el tramo medio de su curso, entre la localidad de Tafí del Valle y el embalse La Angostura. Se observan dos niveles de terraza. En el río El Mollar sólo se hacen evidentes en la zona de confluencia con el arroyo El Rincón.
Cauce actual - Llanura de inundación
El cauce del río Tafí se inicia en las cercanías de El Infiernillo, a una altura aproximada de 3.000 m. Discurre a lo largo de una fractura regional que controla su cauce, presentando escarpas de erosión en sus márgenes entre El Infiernillo y Carapunco. La llanura de inundación muestra importantes cambios o migraciones de su canal principal. Cuenta con importantes tributario, sobre todo proveniente de las Cumbres Calchaquíes, que proveen abundante volumen de sedimentos. Entre ellos se destacan los ríos Blanquito, La Bolsa y Los Cuartos
5. Recursos hídricos
4.1. Introducción

El nuevo milenio ha encontrado a la Argentina sumida en el proceso de globalización de la sociedad, en el que la economía de mercado, el crecimiento de la población y las migraciones, los avances de la ciencia y la tecnología, el acceso a la información y a las comunicaciones, han producido cambios trascendentales en el desarrollo social entre ellos el manejo de los recursos hídricos.

La preocupación creciente de diversas sociedades en el mundo por el manejo mas racional del agua, llevó a cambiar su significado intrínseco desde lo que antes solo representaba un insumo de libre disponibilidad para ser ahora un recurso de disponibilidad cada vez más limitada y comprometida. Bajo este enfoque ha comenzado la preocupación por conservar y hacer más eficiente su manejo, aunque aún es poco lo que se ha hecho y especialmente en función de la calidad del agua que se libera luego de su uso, siendo este aspecto un capítulo que requiere más esfuerzo dentro de la gestión del agua.

En la región húmeda y subhúmeda donde la oferta de agua y climática permite desarrollar cultivos de secano o con riego complementario, la degradación de la calidad de las aguas establece limitaciones cada vez más severas a la disponibilidad del recurso. En esta región se ubican los asentamientos humanos más importantes en coincidencia con áreas de fuerte desarrollo industrial.
Como se establece en los principios Rectores de Política Hídrica, refrendado por las Autoridades Hídricas de las 24 jurisdicciones del país, plasmadas en el Acuerdo Federal del Agua firmado en septiembre del 2003, en sus 6 primeros artículos establece la importancia fundamental del agua y su relación con el medio ambiente
5.1. El agua y su ciclo
1- El agua es un recurso renovable, escaso y vulnerable: El agua es un elemento insustituible para el sostenimiento de la vida humana y el resto de los seres vivos, siendo al mismo tiempo un insumo imprescindible en innumerables procesos productivos. A pesar de ser renovable, la escasez del agua se manifiesta gradualmente a medida que aumentan las demandas y los conflictos por su uso. Su carácter de vulnerable se manifiesta en la creciente degradación de su calidad, lo cual amenaza la propia existencia de la vida.
2- El agua tiene un único origen: Toda el agua que utilizamos, ya sea que provenga de una fuente atmosférica, superficial o subterránea, debe ser tratada como parte de un único recurso, reconociéndose así la unicidad del ciclo hidrológico y su importante variabilidad espacial y temporal. La conectividad hidrológica que generalmente existe entre las distintas fuentes de agua hace que las extracciones y/o contaminaciones en una de ellas repercutan en la disponibilidad de las otras. De ello se desprende la necesidad de que el Estado ejerza controles sobre la totalidad de las fuentes de agua, dictando y haciendo cumplir la normativa para el aprovechamiento y protección de las diversas fuentes de agua como una sola fuente de suministro.
5.2. El Agua y el Ambiente
3- Incorporación de la dimensión ambiental: La preservación de un recurso natural esencial como el agua es un deber irrenunciable de los Estados y de la sociedad en pleno. Por ser así, la gestión hídrica debe considerar al ambiente en todas sus actividades, desde la concepción misma de los proyectos y programas hasta su materialización y continua evolución. La incorporación de la dimensión ambiental en la gestión de los recursos hídricos se logra mediante el establecimiento de pautas de calidad ambiental, el desarrollo de evaluaciones ambientales estratégicas para planes y programas (etapa de preinversión), y la realización de evaluaciones de riesgo e impacto y de auditorias ambientales para proyectos específicos. Así, mediante el análisis de la vulnerabilidad ambiental, se busca reducir los factores de riesgo y lograr el equilibrio entre el uso y la protección del recurso.
4- Articulación de la gestión hídrica con la gestión ambiental: La interrelación que existe entre la gestión de los recursos hídricos y la problemática ambiental no admite compartimientos estancos entre las administraciones de ambos sectores. De ello se desprende la necesidad de otorgarle al manejo de los recursos hídricos un enfoque integrador y global, coherente con la política de protección ambiental, promoviendo la gestión conjunta de la cantidad y calidad del agua. Ello se logra mediante la actualización y armonización de las normativas y una sólida coordinación intersectorial tendiente a articular la gestión hídrica con la gestión ambiental, actuando en el marco constitucional vigente.
5- Articulación de la gestión hídrica con la gestión territorial: Las múltiples actividades que se desarrollan en un territorio (agricultura, ganadería, explotación forestal, minería, urbanización, industria) afectan de una u otra forma sus recursos hídricos. De ello se desprende la necesidad de imponer prácticas sustentables en todas las actividades que se desarrollen en las cuencas hídricas. Al mismo tiempo exige que el sector hídrico participe en la gestión territorial de las mismas, interviniendo en las decisiones sobre el uso del territorio e imponiendo medidas mitigatorias y restricciones al uso del suelo cuando pudiera conducir a impactos inaceptables en los recursos hídricos, especialmente aquellos relacionados con la calidad de las aguas, la función hidráulica de los cauces y los ecosistemas acuáticos.
6- Calidad de las aguas: Mantener y restaurar la calidad de las aguas constituye la meta de la gestión hídrica más valorada por la sociedad, lo cual demanda una efectiva complementación de las acciones desarrolladas por las autoridades hídricas provinciales y nacionales. Con tal fin, la autoridad hídrica nacional establecerá a modo de presupuestos mínimos "niveles guía de calidad de agua ambiente" que sirvan como criterios referenciales para definir su aptitud en relación con los usos que le sean asignados. Sobre la base de tales criterios, las autoridades hídricas provinciales tendrán el cometido de establecer objetivos y estándares de calidad para sus cuerpos de agua y el de diseñar e implementar las acciones de evaluación y control tendientes a proteger o restaurar la calidad de sus cuerpos de aguas de acuerdo a los usos que les asignen a los mismos.
5.3. Hidrografía
Desde el punto de vista hidrográfico, se distinguen principalmente las siguientes cuencas en Tucumán:
Cuenca del río Urueña. Este río nace en los faldeos nororientales de la Sierra de Medina y norte del Cerro Del Campo y se dirige al este. La mayor parte de su recorrido conforma el límite entre las provincias de Tucumán y Salta, para pasar luego a la Provincia de Santiago del Estero, luego de atravesar campos próximos a la Laguna de Robles.
Porción tucumana del río Santa María. Este río nace en Catamarca y luego de atravesar Tucumán, a lo largo de 35 km, recibiendo numerosas contribuciones de cursos que descienden tanto de las Cumbres Calchaquíes, de la Sierra de Quilmes y del extremo norte de la Sierra del Aconquija (Cerro Muñoz, y zona del Infiernillo), continúa por el Valle Calchaquí salteño para transformarse en afluente de la cuenca Pasaje-Juramento. El Río Santa María, representa el más austral de los ríos del borde del altiplano puneño, con un segmento dirigido primeramente hacia el sur para después torcer decididamente hacia el norte. Los tributarios que recibe este río desde las montañas en territorio tucumano, son precarios, intermitentes y debilitados por las tomas de riego.
Cuenca del río Salí. En ella se distinguen las siguientes subcuencas:
- Subcuenca río El Tala
- Subcuenca río Acequiones-Zárate
- Subcuenca río Choromoro
- Subcuenca río Vipos
- Subcuenca río Tapia
- Subcuenca río Loro
- Subcuenca río Calera
- Subcuenca río Lules
- Subcuenca río Balderrama
- Subcuenca río Seco
- Subcuenca río Gastona
- Subcuenca río Medina
- Subcuenca río Marapa
- Subcuenca río Los Llanos, Huacra, San Francisco.
-
4.4.1. Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa
El origen de la mayor parte del agua que corre a través de la alta cuenca del río La Angostura/Los Sosa, tanto en superficie como subterránea, con cierta permanencia, se encuentra en las altas montañas que la rodean. De ello resulta que es necesario comprender bien el régimen hídrico de las regiones encumbradas para tomar decisiones racionales en el valle.
La cuenca alta del río La Angostura/Los Sosa en Tafí del Valle, es una porción de una subcuenca del sistema río Salí. Está situada en el centro de la región occidental de la provincia de Tucumán, enmarcada por los cordones montañosos de las Cumbres Calchaquíes y de las Sierras del Aconquija. La superficie aproximada de la cuenca es de 418 km2 y su perímetro está definido por la divisoria de aguas de las montañas y altas cumbres que la rodean, cuyas aguas escurren hacia el valle de Tafí. Es una cuenca de superficie muy irregular y de forma general de pera, mas angosta al norte y más baja y ancha al sur; en el centro de la cuenca hay un gran cono de deyección moderno, el del río Blanco y una elevación independiente denominada Cerro del Medio o Loma Pelada, que alcanza los 2550 msnm en la coordenada 25°53’57’’ S y 65°44’32’’ W. El borde occidental de la cuenca está formado por el Cerro Muñoz, cuyo punto mas alto tiene 4567 msnm en la coordenada 26°55’39’’ S y 65°51’32 W’’, extremidad norte de las Sierras del Aconquija, y el oriental por las Cumbres de Mala-Mala, cuya máxima altura es de 3380 msnm en la posición 26°48’48’’ S y 65°37’51’’ W. En la parte sur cierra el paisaje, el cerro Ñuñorco Grande de 3273 msnm en la coordenada 26°58’56’’S y 65°42’50’’O, a cuyo lado oriental se inicia la quebrada de Los Sosa por donde descarga la cuenca hacia el llano. En el sector central austral de la cuenca, la Loma Pelada divide al Valle en dos partes: al este el Valle de Tafí propiamente dicho y al oeste el Valle de las Carreras. La Loma Pelada ocupa desde su base, un área aproximada de 35 km2, teniendo aproximadamente 10 km de longitud en su orientación NNE-SSE y 3,5 km de ancho.
Se puede apreciar, Figura 18, el límite de la cuenca, las localidades, las rutas, la ubicación del embalse La Angostura (con una superficie máxima original de aproximadamente 790 ha), los principales cordones montañosos que enmarcan la cuenca y los cerros más característicos de la misma. El polígono que demarca la cuenca se desarrolla en el sentido N-S a través de aproximadamente 33 km, en una línea imaginaria trazada desde el cerro Negrito al norte, hasta el cerro Ñuñorco Grande al sud y 21 km en el sentido E-O, en la porción mas ancha de la cuenca, desde la divisoria de aguas del cerro Muñoz y hasta la divisoria de aguas de las cumbres de Mala Mala.
Entre los cerros que bordean la cuenca quedan pasos o abras, de diferentes alturas, en el norte el Paso o Abra del Infiernillo a 3.042 msnm., entre los cerros Muñoz y las Cumbres Calchaquíes (donde el cerro Monte de la Laguna o Cerro Morado con 4765 msnm, es el exponente de mayor altura de la cuenca); en el este, el Abra o Puerta de Tafí ya al pié del extremo sur de las Cumbres Calchaquíes que comunica con el valle de la Cienaga, correspondiente a la cuenca del río Lules (cerro Pabellón y vertientes orientales de las Cumbres de Mala-Mala); en el sudeste se encuentra el estrecho valle de erosión de La Angostura a 1.840 msnm, ubicado entre las Cumbres de Mala-Mala y el cerro Ñuñorco Grande, el que inmediatamente se continúa con la Quebrada de Los Sosa, la que configura la vía de desagüe de la cuenca alta. En este sector, hacia el oeste, existe otra quebrada que desciende hacia el llano oriental, es la Quebrada del Portugués, ubicada en el lado occidental del cerro Ñuñorco Grande.
El valle es recorrido por el río del Infiernillo o Tafí que actúa como colector principal descargando sus aguas en el dique de embalse la Angostura: Aportan al mismo los ríos, Blanco, Muñoz, la Ovejería, Molle Solo y El Rincón. El río Los Alisos aporta al río El Mollar, que ingresa al embalse por el sur oeste.
La cuenca del Río Molle Solo es una cuenca de forma de abanico, con una extendida meseta cumbral en los Altos de Muñoz a unos 4.500 msnm., desde donde nacen los tributarios del curso principal que conforman una densa red hidrográfica y escurren con dirección Oeste.

La cuenca Río de La Ovejería se conforma con la unión de los ríos Molle Solo y de Los Mogotes, el primero ya descripto y el segundo que aporta por el norte y escurre con dirección NorOeste-SurEste.
La cuenca del Río Muñoz presenta el mismo paisaje morfológico y de cobertura vegetal que las anteriores, tiene forma de gota, con naciente en los Altos de Muñoz a unos 4.400 msnm., hasta el exutorio de la cuenca,
El Río Los Alisos es el afluente norte del río El Mollar, que pasa por la localidad homónima y descarga directamente al lago del Dique La Angostura. El afluente sur es el Arroyo El Rincón.
A los fines de este trabajo se ha dividido el área en tres (3) ecozonas que son: (Figura 19)
Cuenca Alta: desde 3.500 m snm hacia las cumbres. Superficie aproximada de 82 km2.
Cuenca Media: desde 2.500 a 3.500 m snm. Superficie aproximada de 155 km2
Cuenca Baja: desde 1.880 a 2.500 m snm. Superficie aproximada de 181 km2

5.3.1. Sistemas de cuencas (Figura 20)
La Quebradita-Las Tacanas- La Bolsa: 9.648 ha.
La Ovejería-Muñoz-Blanco-Molle Solo: 14.538 ha.
Los Alisos-El Mollar: 11.808 ha.
La Puerta-La Ripiera-La Costa: 5.792 ha

La Cuenca de La Angostura – Los Sosa vista a través de esta imagen de la Figura 21, se diferencia en cuatro principales sistemas hidrográficos o subcuencas.
5.3.2. Cuenca Río La Angostura
La cuenca imbrífera del río La Angostura tiene una superficie de 454,18 km2. Su perímetro es del orden de los 100 km

El módulo de aporte de la cuenca es de 1,30 m3/seg, variando los caudales medios mensuales desde un máximo de 7,20 m3/seg. en Enero hasta 0,1 m3/seg. en Setiembre. Cuadro 7 y 8

Cuadro 7 – Caudales Río La Angostura ( Año 2005 – 2007)


Cuadro 8. Caudales Medios anuales Río La Angostura

Atraviesa la cuenca de norte a sur el río Tafí, el cual toma otros nombres según el sector que recorre, al norte es el río Infiernillo y al sur ya en la parte mas baja, se conoce con el nombre de La Angostura. En su porción superior tiene carácter torrentoso para seguidamente discurrir entre altas barrancas con el nombre de río Churqui. A continuación ensancha su cauce después de recibir el aporte del río La Banda y recorrer la parte sur del Valle, tomando el nombre de río Tafí hacia la desembocadura en el embalse “La Angostura”. En este, recibe las aguas del río El Mollar que descienden desde el oeste. Desde el embalse aguas abajo, el curso de agua toma el nombre de río La Angostura por un corto trecho, hasta que alcanza la garganta de la quebrada de Los Sosa, donde adquiere un carácter muy torrentoso, debido a la fuerte pendiente de la misma. Desde aquí el río toma el nombre de La Quebrada hasta avanzado el pedemonte, donde cambia nuevamente su denominación a Río Romano, luego de recibir el aporte de otros cursos como el Mandolo y el Zerda. El río Romano, termina vertiendo sus aguas al Río Salí a través del Río Balderrama.
5.3.3. Cuenca Río Tafi
Cuadro 9. Caudales mensuales Río Tafi


Cuadro 10. Caudales Medios anuales Río Tafi

Los caudales generados para un año medio varían de 220 lts/seg. en época de mínima a 1580 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 19.65 hm3. Cuadros 9 y 10. Figura 23
5.3.4. Cuenca Río Los Sosa


Cuadro 11. Caudales mensuales Río Los Sosa


Cuadro 12. Caudales Medios anuales Río Los Sosa
Los caudales generados para un año medio varían de 580 lts/seg. en época de mínima a 3400 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 40.77 hm3. Cuadros 11 y 12. Figura 24

5.3.5. Sistemas de La Quebradita y La Puerta.

Colecta los cursos torrenciales del Faldeo Nor Oriental de los Cerros del Pabellón limitando las líneas cumbrales del sistema hidrográfico de la Ciénega y del Queñual.
Característicos torrentes de Montaña de gran pendiente y de escaso tiempo de concentración de flujos caudales hacia la vía principal discurriendo por asentamientos poblacionales cercanos y intersectando la principal vía de comunicación RPNº 307.
Su gran capacidad de arrastre de material sólido los hace peligrosos en sus ciclos de crecida ya que provocan numerosos cortes de la arteria y gran impacto en la obra pública y privada principalmente el potencial riesgo sobre la población. Los principales tributarios son el río de la Quebradita, Las Tacanas y otros torrentes en la zona de la Bolsa. No existe información respecto a los caudales de este sistema en la Dirección de Recursos Hídricos de la Provincia de Tucumán

5.3.6. Sistema Hidrográfico de los Ríos, Blanco, Molle Solo, La Ovejería, Muñoz y Los Alisos.
Es una cuenca de forma de abanico, con una extendida línea cumbral en los Altos de Muñoz a unos 4.500 msnm., desde donde nacen los tributarios del curso principal que conforman una densa red hidrográfica y escurren con dirección Oeste-Este.
El exutorio de la cuenca, se encuentra a unos 2.500 msnm., hasta donde la superficie de aporte es de 32,20 km2.
Los cursos de agua discurren entre laderas, encajonados, denominándose como quebradas, con fuertes pendientes. La cobertura vegetal es de pastizales, característica del área, empobreciéndose a partir de los 3000 msnm. Haciéndose más ralo.
El régimen hidrológico es de tipo torrencial, aunque sin llegar a secarse el curso principal de agua durante el año, con mínimos caudales durante el invierno y mayores valores durante el verano, cuando ocurren con frecuencia crecidas de gran poder destructivo. Los caudales generados para un año medio varían de 30 lts/seg. en época de mínima a 300 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 3 hm3.
5.3.7. Cuenca Río de La Ovejería
El río de La Ovejería se conforma con la unión de los ríos Molle Solo y de Los Mogotes, el primero ya descripto y el segundo que aporta por el norte y escurre con dirección Noroeste-Sureste.
La cuenca tiene también forma de abanico, con naciente en los Altos de Muñoz a unos 4.500 msnm. El exutorio de la cuenca, se encuentra a unos 2.300 msnm., hasta donde la superficie de aporte es de 49,61 km2.Los cursos de agua de la subcuenca de Los Mogotes discurren entre laderas, bastante más encajonados que en la cuenca del Molle Solo, con fuertes pendientes.
La cobertura vegetal es de pastizales, característica del área, empobreciéndose a partir de los 3000 msnm, haciéndose más ralo.
El régimen hidrológico es de tipo torrencial, aunque sin llegar a secarse el curso principal de agua durante el año, con mínimos caudales durante el invierno y mayores valores durante el verano, cuando ocurren con frecuencia crecidas de gran poder destructivo.
Los caudales generados para un año medio varían de 50 lts/seg. en época de mínima a 610 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 7.36 hm3. Cuadros 13 y 14 . Figura 25

Cuadro 13. Caudales mensuales Río La Ovejería


Cuadro 14. Caudales Medios anuales Río La Ovejería

5.3.8. Cuenca Río Muñoz

La Cuenca de el río Muñoz, ubicada al sur de la del río Molle Solo, es un poco más pequeña en extensión, aunque presentando el mismo paisaje morfológico y de cobertura vegetal.
La cuenca tiene también forma de gota, con naciente en los Altos de Muñoz a unos 4.000 msnm.
El exutorio de la cuenca, se encuentra a unos 2.500 msnm., hasta donde la superficie de aporte es de 32,20 km2.
El régimen hidrológico es de tipo torrencial, aunque sin llegar a secarse el curso principal de agua durante el año, con mínimos caudales durante el invierno y mayores valores durante el verano, cuando ocurren con frecuencia crecidas de gran poder destructivo.
Los caudales generados para un año medio varían de 60 lts/seg. en época de mínima a 260 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 3.12 hm3. Cuadros 15 y 16. Figuera 26.


Cuadro 15. Caudales Mensuales Río Muñoz


Cuadro 16. Caudales Medios anuales Río Muñoz

4.4.10.Cuenca Río Los Alisos – El Mollar
El río Los Alisos, ubicado al sur de la del río Muñoz, es de una extensión similar, presentando el mismo paisaje morfológico y de cobertura vegetal. Es el afluente norte del río El Mollar, que pasa por la localidad homónima y descarga directamente al embalse. El afluente sur es el Arroyo El Rincón. La cuenca tiene también forma de gota, con naciente en los Altos de Muñoz a unos 4.500 msnm. La superficie de aporte es de 68 km2.El régimen hidrológico es de tipo torrencial, aunque sin llegar a secarse el curso principal de agua durante el año, con mínimos caudales durante el invierno y mayores valores durante el verano, cuando ocurren con frecuencia crecidas de gran poder destructivo.
Los caudales generados para un año medio varían de 110 lts/seg. en época de mínima a 420 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 5.08 hm3. Cuadros 17 y 18. Figura 27
Esta subcuenca colecta las vertientes y tributarios del faldeo oriental del cerro Nuñorco en toda una zona comprendida en su mayor extensión por El Potrerillo y El Mollar. Se caracteriza por su marcada aridez mucho más acentuada en comparación a los sistemas descriptos anteriormente y más aún comparando con el faldeo NorOriental (sistema de la Quebradita)


Cuadro 17. Caudales Mensuales Río Mollar

Cuadro 18. Caudales Medios anuales Río Mollar

Los caudales generados para un año medio varían de 110 lts/seg. en época de mínima a 420 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 5.08 hm3.Cuadros 17 y 18. Figura 19

. Cuadro 19. Caudales mensuales Río Alisos


Cuadro 20. Caudales Medios anuales Río Alisos
Los caudales generados para un año medio varían de 50 lts/seg. en época de mínima a 360 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 4.38 hm3. Cuadros 19 y 20 . Figura 28

 


Cuadro 21. Caudales mensuales Río Molle Solo


Cuadro 22. Caudales Medios anuales Río Molle Solo

Los caudales generados para un año medio varían de 50 lts/seg. en época de mínima a 380 lts/seg. en verano, con un derrame anual de 4.59 hm3. Cuadros 21 y 22. Figura 29

El derrame anual de la Cuenca La Angostura – Los Sosa, con los ríos que la constituyen se aprecia en la Figura 30

Para comprender el comportamiento hidrológico de la cuenca se tomara como base el trabajo presentado por el Ing Civil Claudio Bravo en “El riego presurizado en el Valle de Tafi - Provincia de Tucumán”, basado en la publicación: “La importancia del régimen hidrológico y la estabilidad de ecosistemas de altura para la regulación del agua en los Valles Calchaquíes”, del Dr. Stephan Halloy de la Facultad de Ciencias Naturales de la U.N.T.

El balance hídrico es positivo en años normales en toda la región montañosa, por encima de los 3000 a 3500 msnm., debido a que la relación precipitación - evapotranspiración aumenta en relación al llano, a medida que aumenta la altura.

Esto implica que las montañas exportan agua hacia el valle, evaluándose el rendimiento en una tasa del orden de los 0,02 hm³/km² mes. Equivale a una tasa de 4.62 l/s km² que para la superficie total de la cuenca de 65.24 km² da un caudal promedio de 302 l/s para los ríos Molle Solo, Los Alisos y Muñoz.
El clima de montaña impide la erosión y favorece el almacenamiento, debido a que la baja densidad atmosférica hace que la velocidad del viento sea menor que en el llano y que el tamaño y peso de las partículas que precipitan sea también menor.
Los suelos contribuyen con adecuada permeabilidad superficial, con textura gruesa en superficie y una flora de algas que liga las partículas más pequeñas.
Desde mediados de Abril las aguas superficiales comienzan a congelarse por encima de los 4000 m.s.n.m., convirtiéndose los excesos de agua en hielo sobre el suelo, vegas, ciénagas y lagos. Esto hace que disminuyan los caudales máximos en los ríos. La mayor acumulación de hielo se produce entre Junio y Agosto. Estas capas de hielo a su vez impiden la evaporación de las capas protegidas.
Hacia la primavera la reserva en hielo comienza a derretirse, continuando hasta noviembre, aproximadamente, aportando al valle en un período de gran necesidad hídrica.
La capa de arcilla de origen glacial y la roca madre constituyen un límite a la percolación, de manera que por gravedad el agua escurre hasta aflorar en superficie. Debido a la baja velocidad de circulación se produce un retardo en el afloramiento del agua, de manera que estaría aportando hacia el periodo de otoño-invierno. Al volver a salir a la superficie en puntos más bajos se congela nuevamente, produciéndose un segundo retardo.
Las turberas de fanerógamas (vegas y ciénagas) operan como importantes sistemas de regulación, a manera de esponjas que absorben y retienen el agua rápidamente y la descargan dosificadamente. Esto produce la regulación estacional y hasta anual de los caudales aportados, observándose una baja amplitud entre los valores de verano e invierno, e inclusive entre años húmedos y secos.
Según las estimaciones del autor, el rendimiento máximo sería de 0,04 hm³/km²mes y el mínimo de 0.0085 hm³/km²mes. Equivaldría a un caudal mínimo de 213.l/s y a un máximo de 1006 l/s para los tres ríos analizados.
Un parámetro interesante es la relación existente entre el caudal máximo y mínimo: de 5:1 es en los ríos de la zona de estudio (turberas de alta montaña), de 35:1 en ríos de media montaña (sin turberas) y de 500:1 en el río Salí.
Otro aspecto a tener en cuenta es la influencia de la precipitación horizontal, que es muy abundante en las vertientes orientales del área montañosa. Si bien no hay registro de mediciones en la zona de estudio, se puede llegar a presentar hasta poco más del 20 % del total precipitado en niebla. Estos datos fueron obtenidos en la sierra de San Javier.
5.4. 4.5. Hidrogeología
Tineo y colaboradores (1998), describen la Hidrogeología de la Provincia de Tucumán y la del Valle de Tafí. Afirman que la Provincia de Tucumán se destaca por sus riquezas en los recursos hídricos superficiales y subterráneos, asignando a las precipitaciones pluviales de la época estival, a formación de una densa red de ríos y arroyos en gran parte de territorio de la Provincia y la recarga de los reservorios de agua en el subsuelo.
Afirman que los niveles acuíferos con agua de buena calidad y caudales que permitan una explotación económica de los mismos, se encuentran fundamentalmente en sedimentos de la edad cuaternaria de desarrollo variable en los valles intermontanos y en la llanura oriental, que presentan un rango de espesores que varía entre pocos metros hasta superar los 400 m, con niveles de elevada permeabilidad, aptos para almacenar aguas subterráneas.
Tineo y colaboradores (1993), diferencian tres ambientes hidrogeológicos en la Provincia de acuerdo a sus características geológicas, geomorfológicas e hidrogeológicas: Provincia Hidrogeológica de los Valles Intermontanos de Las Sierras Pampeanas, que cubren las cuencas hidrogeológicas del río Santa María y Tafí del Valle; Provincia Hidrogeológica de Los Valles Intermontanos de Sierras Subandinas, que cubre la cuenca de Tapia-Trancas y la Provincia Hidrogeológica Tucumano-Santiagueña.
4.6. Embalse La Angostura
La Presa de embalse La Angostura fue construida con fines de aprovechamiento múltiple: regulación estacional para riego, generación hidroeléctrica, regulación de crecidas, turismo, explotándose en la actualidad solo con fines turísticos y riego fundamentalmente. Su capacidad de embalse es de 70 hm3, sin embargo no pueden superarse los 30 hm3 debido al aumento descontrolado de las filtraciones que se presentan y a la falta de operatividad de los organismos de control. Este es de tipo de materiales sueltos con perfil diferenciado y tiene 40 metros de altura. Su perímetro es del orden de los 100 Km., lo cual indica un coeficiente de compacidad de 0,66.
El vertedero de la presa La Angostura ha sido diseñado para evacuar 500 m3/seg.
El módulo de aporte de la cuenca es de 1,30 m3/s, variando los caudales medios mensuales desde un máximo de 3,11 m3/s en febrero hasta 0,50 m3/s en septiembre
El caudal máximo medio diario registrado es de 40,00 m3/s y el mínimo de 0,10 m3/seg. El derrame anual es de 41 hm3, para un periodo de 34 años con datos (1943/44 – 1976/77).
4.7. Escurrimiento Superficial
La escorrentía se puede definir como la cantidad de agua de una tormenta que drena o escurre sobre la superficie del suelo. Cuando se produce, fluye a los cauces incrementando su volumen; a medida que llega agua de las partes más lejanas comienza suavemente a decrecer el caudal al poco tiempo de terminada la lluvia.
La erosión hídrica del suelo es un proceso producido por la escorrentía que ocasiona el empobrecimiento de los mismos y grandes pérdidas económicas.
El agua de las lluvias que no alcanza a infiltrar en el suelo y escurre sobre la superficie de la tierra corre a velocidades diferentes ocasionando los mayores problemas en el manejo de cuencas. Es en esta parte del ciclo hidrológico en la cual se debe intervenir activamente para evitar que el agua ocasione graves daños; se pueden prescribir y aplicar diferentes prácticas de conservación de suelos que controlen el agua para evitar sus efectos negativos.
En el análisis del Cuadro 23 y 24, la gran concentración pluvial que existe en los meses de Enero y Febrero, correspondientes a un año Lluvioso, donde el promedio anual a sido superado en 50mm. Figura 31

Cuadro 23 – Precipitación pluvial (Tafí del Valle 1936 – 1972)


Cuadro 24. Distribución estacional de las precipitaciones

Esta característica sumada a el factor topográfico en un relieve abrupto, nos hace presumir tasas de erosión superiores a las 25 Tn/Ha /año lo que teniendo en cuenta el espesor del horizonte superficial la podríamos calificar de moderada a severa. La escorrentía se expresa en términos de rendimiento hídrico y entonces es calculada como:


Donde:
Escorrentía superficial expresada en términos de rendimiento hídrico [lt/s.km2];
Caudal modal para el periodo de agregación seleccionado [m3/s];
Área aferente al nodo de mediciones [km2].
En el Cuadro 25, se observa la escorrentía superficial de los principales ríos de la cuenca, se interpoló el área de aquellos ríos en que la Dirección de Recursos Hídricos de Tucumán no posee datos. En la Figura 32, se puede observar la distribución que la escorrentía superficial tiene en la cuenca

Cuadro 25. Escorrentía superficial

El estudio “Impacto ambiental y crecimiento urbano: el sector de Los Cuartos, valle de Tafí “Neder, L. y Sampietro Vattuone, M.M., expresaron el cuadro de deterioro del Valle y la erosión potencial en Tn/ha/año según las unidades geomorfológicas del mismo. Cuadro 26


Cuadro 26. Erosión potencial y riesgo erosivo
4.8. Recarga, flujo subterráneo y descarga
Teniendo en cuenta las características estructurales y sedimentológicas del valle, Ruiz Huidobro afirma -ya en 1972- que el lugar más favorable para encontrar agua subterránea es la zona ubicada al norte de La Angostura, lugar donde el Valle está estructuralmente cerrado. Agrega el autor que la Loma Pelada es un obstáculo natural a las corrientes subterráneas, por lo que no era difícil prever que se localizarían ricos acuíferos, sin necesidad de efectuar perforaciones, al norte y al naciente de esta estructura.
Tineo (1998) afirma La recarga de los acuíferos en esta área con balance hídrico negativo, proviene de las escasas precipitaciones que se infiltran en los niveles permeables de los conos adosados al tronco montañoso y de los cursos superficiales provenientes de las precipitaciones y del deshielo en las altas cumbres que rodean al valle al este y al oeste; además mediante percolación en los subálveos donde circula subsuperficialmente.
El agua así infiltrada en los depósitos del valle, recarga los niveles freáticos y los acuíferos más profundos. La dirección de escurrimiento subterráneo acompaña aproximadamente al escurrimiento superficial con pendientes definidas, constituyendo el área del dique La Angostura, la zona de descarga.
La zona con mayores posibilidades para explotación del agua subterránea se ubica en la zona de El Churqui, al norte de la Loma Pelada o del Medio, y en el Mollar, al sur de la misma estructura positiva, allí se ha desarrollado un importante abanico aluvial donde se asienta la villa, con buenos reservorios de agua en el subsuelo. Además, en una franja desarrollada en ambas márgenes del río Tafí del Valle, entre la villa homónima y La Angostura. Esta área totaliza aproximadamente 60 Km² del reservorio adecuado para el almacenamiento de agua subterránea. (Tineo, 1996)
Desde el borde de las sierras de Mala-Mala, se desarrollan una serie de conos aluviales coalescentes que forman importantes reservorios de agua en el subsuelo. Las perforaciones de El Triángulo y Puesto de Vialidad Provincial, sobre la ruta de acceso a Tafí, confirman la existencia de niveles productivos de buena calidad. Estudios geofísicos recientes y nuevas perforaciones han permitido correlacionar algunos niveles del subsuelo en el valle.
5.5. 4.9.Profundidad del acuífero
En la zona antes señalada, se han realizado 4 perforaciones y alcanzado sus niveles de acuíferos hasta los 160 m, máxima profundidad alcanzada hasta la fecha, el primer nivel acuífero se encuentra entre los 2 y los14 metros, bajo boca de pozo el cual no llega a saturación local en ninguna época del año.
Los acuíferos restantes son confinados y se encuentran por debajo de los 18 metros de profundidad. Los niveles ascienden hasta profundidades que oscilan entre 5 y 7 metros bajo boca de pozo con caudales específicos de 4 metros cúbicos/h/m. Las aguas obtenidas son de buena calidad para todo uso.
4.10. Demanda hídrica de agua
Para el cálculo de la demanda de riego en los sistemas en estudio se han tenido en cuenta los cultivos actualmente en producción, de acuerdo a los antecedentes de la Dirección de Irrigación.

Los cultivos considerados son papa semilla, frutilla, hortalizas (lechuga, zapallito y arveja), maíz y otros varios, cuyas superficies cultivadas en el Valle se observa en el Cuadro 27


Cuadro 27. Superficie cultivada

Las evapotranspiración ha sido extraída de "El clima de Tafí del Valle y sus posibilidades agropecuarias" de Torres Bruchmann, y calculada con el método de Blaney y Criddle y expresadas en el Cuadro 28

Cuadro 28. Evapotranspiración de los cultivos

Las necesidades de riego de los cultivos han sido estimadas por el Ing Claudio Bravo en el marco del Programa de Riego y Transformación Productiva de la Provincia de Tucumán, se expresan en el Cuadro 29

5.5.4.6. Cuadro 29. Necesidades de riego según cultivos
Según la demanda de riego de los cultivos, en las diferentes épocas de año, tanto referida a la disponibilidad de agua, como al uso consuntivo de cada una de los cultivos, como a la superficie ocupada, se puede inferir el requerimiento anual de agua para el desarrollo de los cultivos, el que se expresa en el Cuadro 30.


Cuadro 30. Requerimiento de anual de agua de los cultivos
5.5.4.7. La población del área en estudio comprende el Municipio de Tafi del Valle y la Comuna de El Mollar, teniéndose en cuenta la cantidad de habitantes tanto en zonas urbanas, como en zona rural, y en esta si están concentrados o en forma dispersa. El consumo individual es diferente en zonas urbanas, donde hay red de agua potable (250 lt/habitante/día), que en zonas rurales donde el consumo es menor (55 lt/habitante/día). Se expresa en el Cuadro 31 y 32


Cuadro 31. Población de Tafi del Valle y El Mollar

Cuadro 32. Consumo anual de agua por habitantes
El consumo de agua para bebida anual de los animales que se crian en Tafi del Valle asciende a 0,127 Hm3. Se expresa en el Cuadro 33

Cuadro 33. Consumo de agua para bebida de animales

El consumo anual de agua para todos los servicios que se brindan en Tafi del Valle ( hoteles, estaciones de servicio, consultorios, comercios, etc.) y el estimado de las industrias artesanales es de 0,41 Hm3. SE expresa en el Cuadro 34.


Cuadro 34. Consumo anual de agua de los servicios e industria
Considerando todos los requerimientos de agua anuales que se expresan en el Cuadro 36, se puede inferir un balance entre el agua disponible (derrame anual) y el agua de consumo para todos los usos (agua consumida), quedaría un remanente que se escurre por la quebrada de Los Sosa hacia el río Salí y que de ser utilizada, prácticamente duplicaría todas las actividades y/o producciones del Valle de Tafi. Cuadros 35 y 36


Cuadro 35. Consumo total de agua

Cuadro 36. Balance de consumos de agua

4.11. Calidad de agua
Según el trabajo realizado por Nora Romero, Adriana Chaile y Maria J Amoroso, en el estudio “Bacteriología e hidroquímica de ríos de montaña- Tucumán – Argentina”
En el Valle de Tafí se encuentran dos poblaciones importantes:
• El Mollar, Comuna Rural, con 3.795 habitantes
• Tafi Del Valle, Municipio, con 4.028 habitantes.

De acuerdo a datos proporcionados por el INDEC, el porcentaje de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) en El Mollar es de 28.38 %, mientras que en Tafí del Valle es de 33.19 %.
Uno de los problemas más importantes de la comunidad es el suministro de agua potable en cantidad y calidad, lo cual es determinante en la calidad de vida de sus pobladores.
Desde el punto de vista de la provisión de agua potable, existen varias entidades responsables de brindar este servicio: Por una parte se encuentra Sociedad Aguas del Tucumán (SAT), que posee dos plantas potabilizadoras: El Churqui, sobre el río homónimo, y La Quebradita, abastecida por el río Blanquito.
El tratamiento incluye decantación natural, sin agregado de químicos, en piletas de 60 cm de profundidad; posteriormente se realiza filtración por mantos de arena de diferente granulometría; almacenamiento en cisternas y posterior desinfección con cloro.
El Churqui abastece el centro de Tafí del Valle, mientras que La Quebradita abastece la zona comprendida por el Hospital, la Comisaría y la Hostería del Automóvil Club, con población servida de 3700 habitantes. El resto de la población recibe suministro de agua potable a cargo de cooperativas formadas por 4 juntas vecinales: B° San Martín, La Banda, La Costa y La Ovejería.
En el Valle de Tafí no existe red cloacal, la deposición de las excretas se realiza en letrinas y pozos ciegos particulares.
El objetivo del trabajo realizado en el estudio “Bacteriología e hidroquímica de ríos de montaña” (Romero, Chaile y Amoroso) fue caracterizar la calidad de las aguas superficiales destinadas a consumo humano, desde el punto de vista hidroquímico y bacteriológico.
Para realizarlo se efectuaron 12 campañas entre enero de 2007 a diciembre 2008 en 3 puntos de muestreo:
1 - Río Blanquito (26º 49’ S. 65º 42’ W), 2350 msnm.
2 – Río El Churqui (26º 50` S., 65º 43’ W), 2150 msnm
3 – Río Tafí, (26º 53’ S., 65º 42’ W), 1950 msnm
La posición de los sitios de muestreo se observan en la Figura 33.
Se colectaron muestras de agua superficial en forma manual para análisis físico-químico, bacteriológico y de trazas. Se determinaron in situ pH, conductividad eléctrica y temperatura y en campo se fijó oxígeno disuelto (OD), para su posterior análisis en laboratorio, donde se analizaron los siguientes parámetros: alcalinidad total, cloruro, sulfato, nitrito y nitrato, calcio y magnesio, sodio, potasio, manganeso, arsénico, hierro, cobre y zinc.

 

 

En el Cuadro 37 se muestran los registros de valores, mínimos, máximos, medios y desviación estándar de los parámetros químicos analizados durante el período de estudio.
Los registros de análisis evidenciaron un error de balance iónico menor al 10%, y la suma aniones y suma de cationes (meq.L-1) contrastadas con la conductividad eléctrica (en S.cm-1) se mantuvo entre 0.9 y 1.1.
Los valores de nitritos y arsénico resultaron siempre por debajo de 0.02 mg.L-1, siendo el valor máximo permitido por el Código Alimentario Argentino (CAA) para Aguas de Consumo Humano, para nitrito de 0.1 mg.L-1 y para arsénico 0.05 mg.L-1.

Cuadro 37. Valores mínimos, máximos, medios y desviación estándar de parámetros químicos. Período enero de 2007 a diciembre de 2008
En la Figura 34 se muestra mediante diagrama de Piper (Rockworks 2006. rev 6.9.7), la composición química en cuanto a iones mayoritarios. Se observa que las aguas de los ríos son del mismo tipo, bicarbonatada cálcica, con baja mineralización ya que el contenido de sales no supera el valor conductividad eléctrica de 300 S.cm -1, durante los dos años de muestreo, aumentando ésta desde el río Blanquito hasta el Tafí.

En el diagrama de Piper Figura 34 se observa que los puntos de control se encuentran alineados formando una línea recta que va desde el río Blanquito hasta el Tafí, lo que evidencia que éste último es el resultado la mezcla de aguas de los otros dos, a pesar que recibe el aporte de cursos de agua de la zona (por ejemplo, el río De las Carreras y la Ovejería), que no alteran las características químicas del río Tafí.
El análisis bacteriológico muestra que en ningún caso los indicadores de calidad bacteriológica de agua superan 103 UFC por 100 mL de contenido total de bacterias.
En el río Blanquito la actividad bacteriana es menor que en los otros puntos de muestreo, registrándose valores máximos de Coliformes totales de 2.3 102 UFC por 100 mL, 1.5 101 UFC por 100 mL de Coliformes fecales y 8 101 UFC por 100 mL de Streptococos fecales.
El río Churqui evidencia mayor deterioro desde el punto vista bacteriológico, con valores máximos de Coliformes totales de 9.2 103 UFC por 100 mL, 2.3 103 UFC por 100 mL de Coliformes fecales y 6.4 103 UFC por 100 mL de Streptococos fecales.
El río Tafí mostró un comportamiento intermedio entre los dos ríos mencionados anteriormente, evidenciando un recuperación en la calidad bacteriológica de sus aguas, como consecuencia de del proceso de mezclado y aireación.
En el valle de Tafí, en los últimos años, se incrementó la población y la actividad agrícola ganadera, produciendo alteraciones antrópicas en el ambiente que se manifiestan en la calidad del agua. Si bien la característica química del agua es muy buena para ser destinada a consumo humano, se observa un deterioro paulatino de la calidad bacteriológica, en el río Churqui, en mayor medida, como consecuencia de un aumento en la cría de ganado caprino en la región. Esto se evidencia en los valores elevados de Streptococos fecales en relación a Coliformes fecales, siendo las primeras indicadoras de contaminación de origen animal. Para diferenciar la contaminación fecal humana de la de otros animales de sangre caliente se usa la relación CF/SF. En todos los puntos del muestreo la relación se mantiene con valores menores que 1.
Se puede concluir que las aguas de los ríos del Valle de Tafí presentan características de ríos de montaña que se recargan con agua de deshielo de las altas cumbres, con baja mineralización y contenido de sales prácticamente constante, lo que pone de manifiesto que a medida que los cursos de agua avanzan no disuelven en forma apreciable las sales de las rocas del basamento metamórfico ni del granito (Tineo y col, 1998).
El análisis bacteriológico evidenció que las aguas son aptas para ser potabilizadas
Los valores de contenido bacteriano son normales para cursos de agua superficial, por lo que son aguas aptas para potabilización por métodos tradicionales.
El aumento de la población en los últimos años a incrementado los requerimientos de agua y gran parte de la misma no dispone de suministro adecuado en calidad y cantidad, así sería recomendable la realización de las obras correspondientes a fin de aumentar la capacidad de las plantas de tratamiento y extender la población servida. También se podría aprovechar la excelente calidad del agua del río Tafí como fuente de captación para la provisión de agua de consumo.
5. Suelos
El Atlas de Suelos de la República Argentina del INTA, de escala 1:500.000, describe las grandes unidades de suelo del territorio de la Provincia.
Para la determinación de estas Unidades de Suelo, el INTA toma como antecedentes el trabajo de Zuccardi y Fadda a nivel de reconocimiento, del año 1972 y consultas a cartas de mayor detalle realizadas por organismos nacionales, provinciales y privados (Universidad Nacional de Tucumán, la Secretaría de Agricultura de la Provincia, la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres y por el INTA y cartografía básica del Instituto Geográfico Militar).
Además de determinar Unidades de Suelo, basándose en el Sistema de Clasificación por Capacidad de Uso de las Tierras (USDA-SCS) y en el Sistema de Índice de Productividad (IP), el INTA realiza valoraciones con fines agrícolas para cada subgrupo de suelos identificado en la Provincia.
La clasificación por Capacidad de Uso consiste en la agrupación de los suelos "arables" de acuerdo a sus potencialidades y limitaciones para una producción continuada de cultivos comunes. Los suelos "no arables" son agrupados de acuerdo a sus limitaciones para producir vegetación perenne. En ambos casos se incluye la condición de no producir deterioro durante un período prolongado.
Las clases de Capacidad de Uso determinadas por el INTA son:
Clase I: Suelos con pocas limitaciones de uso. Son aptos para cultivos labrados, pasturas, campos naturales de pastoreo, forestación y recreo. Son suelos productivos y requieren prácticas comunes de manejo.
Clase II: Estos suelos poseen algunas limitaciones. Requieren para su habilitación un manejo cuidadoso para prevenir deterioros o para mejorar la relación aire-agua. Pueden ser utilizados para cultivos labrados, pasturas, campos naturales de pastoreo, forestación y conservación de la fauna silvestre.
Clase III: Presentan severas limitaciones. Requieren prácticas de conservación más difíciles de aplicar y mantener que en la clase anterior. Pueden ser utilizados para cultivos labrados, para pasturas, campos naturales de pastoreo, forestación y conservación de la fauna silvestre.
Clase IV: Estos suelos presentan limitaciones muy severas que restringen la elección de cultivos y requieren un manejo cuidadoso. Pueden ser utilizados para cultivos labrados, pasturas, campos naturales de pastoreo, forestación o conservación de la fauna silvestre.
Clase V: los suelos de esta clase presentan limitaciones que restringen su uso a la producción de pasturas y árboles forestales, campos naturales de pastoreo y conservación de la fauna silvestre. Estos suelos poseen excesiva humedad, sufren frecuentes inundaciones, son pedregosos y tienen limitaciones climáticas.
Clase VI: en esta clase, los suelos poseen graves limitaciones que lo hacen ineptos para los cultivos, por lo que queda restringido a pasturas, campo natural de pastoreo, forestación y conservación de la fauna silvestre. Dadas las condiciones físicas de estos suelos es conveniente introducir mejoras en las pasturas y campos naturales de pastoreo cuando se requiera.
Clase VII: estos suelos presentan limitaciones muy graves que lo hacen inadecuados para el laboreo y su uso queda restringido al pastoreo, forestación y conservación de la fauna silvestre. Se debe aplicar mejoras a las pasturas y campos naturales de pastoreo. Estos suelos pueden estar pobremente adaptados para la forestación.
Clase VIII: Los suelos de esta clase presentan tales limitaciones que resulta imposible su uso para la producción comercial de plantas, su uso se restringe a recreación, conservación de la fauna silvestre provisión de agua o fines estéticos.

Las subclases son grupos de unidades de capacidad dentro de las clases, que poseen el mismo tipo de limitaciones dominantes para su uso agrario provenientes del suelo y clima.

Las cuatro limitaciones reconocidas por el INTA son:
Riesgo de erosión (e): corresponde a suelos en los que la susceptibilidad o el riesgo de erosión es el problema de uso dominante.
Exceso de humedad, drenaje deficiente o peligro de inundación (w): pertenece a suelos donde el exceso de agua es riesgo o limitación de uso dominante.
Limitaciones en la zona de actividad radical (s): Estas limitaciones son el resultado de la incidencia de factores tales como suelos someros, pedregosidad, baja capacidad de retención de humedad, baja fertilidad difícil de corregir y salinidad o alcalinidad sódica.
Limitaciones climáticas (c): suelos que se ven afectados por las características de humedad y temperatura principalmente.

5.6. Suelos del Departamento de Tafí del Valle
En el Cuadro 38, se observan las Unidades de Suelo cartografiadas por el INTA (1990) con las Clases según Capacidad de Uso que se asignan a cada una de ellas.
Aunque se trata de Unidades descriptas en una escala de reconocimiento, brindan una primera aproximación a las limitaciones a la agricultura que poseen los suelos de la cuenca y la consecuente necesidad de aplicar técnicas de conservación de suelos y aguas.

 


Cuadro 38. Unidades de suelo cartografiadas. Atlas de suelo del INTA

A continuación, se presentan las Clases de Suelo según su Capacidad de Uso presentes en el Departamento de Tafí del Valle y la superficie que ocupan Cuadro 39. En primer lugar, se debe destacar la ausencia de tierras de Clase de Capacidad de Uso I, o suelos aptos para todo tipo de uso con técnicas normales de manejo en el Departamento.


Cuadro 39. Clases de suelo según su aptitud
Además, se observa que tan sólo un 5,70 % de su superficie corresponde a suelos en los que se puedan llevar a cabo cultivos de labrado con aplicación de técnicas de conservación, mientras más de un 50% de los suelos del Departamento poseen limitaciones graves, que los hacen ineptos para los cultivos, por lo que su uso queda restringido a pasturas, campo naturales de pastoreo, forestación y conservación de la fauna silvestre. Si bien en el Valle de Tafí estas proporciones se modifican de manera importante, esta información es importante para conocer el contexto en el que se desarrolla la actividad productiva del Valle.
5.7. Suelos de la Cuenca y su aptitud
El INTA describe las siguientes Unidades de Suelo en la Cuenca:
EKtc Ustifluventes típicos
Los Ustifluventes típicos tienen una sucesión de capas aluviales variables en textura, espesor y composición mineralógica. Su distribución es muy generalizada.
Se trata de suelos comunes en las bajadas en cauce, cauces incipientes, derrames, terrazas y llanuras aluviales, en Tierras de altura intermedia y Tierras bajas (800 a 2000 metros sobre el nivel del mar).
Son suelos de aptitud de uso variado según el ambiente en que se encuentren.
Forman parte de las unidades EKtc-11, EKtc-13, EKtc-19, como componente dominante y de las unidades AEtc-34, MNtc-16, MNud-18 y MNud-23 como componente subordinado.
EPli Ustortentes líticos
Estos suelos presentan una secuencia A, C, R. No tienen horizontes diagnósticos. Son suelos pedregosos someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable. El contacto con la roca subyacente es neto.
Se ubican en el relieve de sierras y colinas de la región natural de la Selva y Pastizales de Altura. Pertenencen a los faldeos cuyo rasgo distintitvo es el relieve pronunciado y la abundancia de piedras y fragmentos gruesos. Las condiciones climáticas son favorables para la formación de una capa de mantillo en superficie. La distribución geográfica es amplia, abarcando las sierras ubicadas en el centro oeste de la Provincia.
La aptitud natural de estos suelos es forestal extractiva y ganadera. Los ustortentes líticos son dominantes en la Unidad EPli 25.
EPli Ustortentes líticos
Estos suelos presentan una secuencia A, C, R. No tienen horizontes diagnósticos. Son suelos pedregosos someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable. El contacto con la roca subyacente es neto.
Se ubican en el relieve de sierras y colinas de la región natural de la Selva y Pastizales de Altura. Pertenecen a los faldeos cuyo rasgo distintivo es el relieve pronunciado y la abundancia de piedras y fragmentos gruesos. Las condiciones climáticas son favorables para la formación de una capa de mantillo en superficie. La distribución geográfica es amplia, abarcando las sierras ubicadas en el centro oeste de la Provincia.
La aptitud natural de estos suelos es forestal extractiva y ganadera. Los ustortentes líticos son dominantes en la Unidad EPli 25.
MP Paleustoles údicos
En los Paleustoles údicos se ha reconocido el siguiente ordenamiento de horizontes: A1, B1, B2t, B3 y C. El A1 corresponde a un epipedón mólico oscuro y el B2t a un horizonte argílico denso, profundo y de baja permeabilidad. Son suelos desarrollados a partir de materiales aluviales y eólicos.
Las formas del paisaje en que se encuentran son estabilizadas y antiguas: piedemontes, conos aluviales y planicies onduladas aterrazadas.
Estos suelos se ubican en la parte media e inferior de los ambientes mencionados. Redistribuyen geográficamente en Tierras de altura intermedia (800 a 2.000 metros sobre el nivel del mar).

Las Unidades de Suelo descriptas por el INTA en la Cuenca del Río La Angostura se pueden ver en la Figura 35. En ella se observa que los suelos menos desarrollados (EPli) se encuentran en las superficies cumbrales degradadas y en las laderas de denudación, mientras los suelos con mayor desarrollo (Ektc y MPud) se ubican en el fondo del valle.
De acuerdo al INTA, los Ustortentes presentan una Clase VIIs suelos presentan limitaciones muy graves que lo hacen inadecuados para el laboreo y su uso queda restringido al pastoreo, forestación y conservación de la fauna silvestre. Presentan, además, limitaciones en la zona de actividad radical (s), resultado de la incidencia de factores tales como suelos someros, pedregosidad, baja capacidad de retención de humedad y baja fertilidad, difícil de corregir.

A los Ustortentes típicos (Ektc), el INTA les asigna una Clase según Capacidad de Uso V ws. Se trata de suelos que presentan limitaciones que restringen su uso a la producción de pasturas y árboles forestales, campos naturales de pastoreo y conservación de la fauna silvestre con drenaje insuficiente y limitaciones en la zona radical.
A los Paleoustoles Údicos, se les asigna una Clase de Capacidad de Uso III ew, es decir suelos con severas limitaciones, que requieren prácticas de conservación difíciles de aplicar y de mantener. Presentan limitaciones de erosión y drenaje. Pueden ser utilizados para cultivos labrados, para pasturas, campos naturales de pastoreo, forestación y conservación de la fauna silvestre. Son suelos susceptibles a la erosión y que pueden presentar drenaje insuficiente.
En su trabajo Bosquejo Agrológico de la Provincia de Tucumán, también a escala de reconocimiento (1:500.000), Fadda y Zuccardi (1985) describen los suelos de Tafí del Valle y sus limitantes y potencialidades desde el punto de vista agrícola-pecuario.
Describen los suelos como desarrollados sobre materiales aluviales, coluviales y en menor extensión eólicos, muestran escasa diferenciación en el perfil. Morfológicamente solo se ha desarrollado un horizonte A que puede constituir un epipedón mólico u ócrico, según la posición fisiográfica, la edad del material o los efectos de la erosión. Predominan los suelos de texturas livianas y medias, frecuentemente con cargas de gravas y guijarros. Hacia el norte del valle la textura se hace más pesada en profundidad.
En algunos sectores los suelos están afectados por distintos grados de pedregosidad que limitan su utilización.
El contenido de materia orgánica es moderado a bajo y sus propiedades hídricas están regidas en gran medida por las características texturales. Los suelos mas desarrollados corresponden a los haplustoles énticos y haplustoles fluvénticos. Los más jóvenes se ubican entre los ustortents típicos y ustifluvents.
Los autores señalan las siguientes limitaciones y aptitudes para la agricultura en los suelos Tafí del Valle:

Limitaciones: esta subregión presenta una limitación permanente para la producción continuada de cultivos de escarda. Ellas están dadas por las condiciones topográficas y la pedregosidad de los suelos. La primera, unida al mal manejo de los campos de pastoreo, a prácticas agrícolas y de riegos inadecuados y a la torrencialidad de las precipitaciones, determinan la susceptibilidad de los suelos a la erosión hídrica. Manifestaciones en grado muy avanzado de este proceso en sus diferentes formas se encuentran muy extendidas en el área, como consecuencia.
Aptitud agrícola: Se encuentra fuertemente limitada por el peligro de erosión. Las mismas condiciones topográficas, así como la pedregosidad de algunos de los suelos, limitan igualmente el uso de maquinarias agrícolas.
La aptitud para el riego de los suelos de la subregión es limitada por la topografía y la alta susceptibilidad de los suelos a la erosión, lo que ocasiona problemas tanto a la construcción como al manejo de riego.
La aptitud de esta región es ganadera-forestal y agrícola con limitaciones.
Se ha encontrado una acidez pronunciada en algunas unidades, con pH de hasta 5,5 en superficie en algunos sectores. Esto coincide con predios donde se hace agricultura intensiva desde hace mucho tiempo por lo que se supone que la aplicación de fertilizantes con fuerte residuo ácido ha jugado un rol importante en el proceso. Esta acidez debe ser corregida por medio de la aplicación de cal, dolomita u otras enmiendas neutralizantes para mejorar la fertilidad química de los suelos. Condiciones de acidez contribuyen a crear deficiencias de algunos nutrientes y toxicidad en otros y determina condiciones favorables para la aparición de ciertas enfermedades y plagas. La neutralización de los suelos debe tender a elevar el pH por encima de 6,3 y hasta 7,5.
5.8. Procesos de Erosión
La erosión hídrica es común en el área de estudio. La erosión lenta y constante, a causa de la denudación y la formación de cárcavas de las tierras agrícolas sin proteger y de las praderas sometidas a pastoreo abusivo (como es el caso de Tafí) son un problema grave. El suelo que se pierde por la erosión hídrica es el más fértil, el que contiene los principales nutrientes, humus y fertilizantes que el agricultor aplica. A la pérdida de fertilidad de los suelos se le suma el problema de sedimentación en tierras agrícolas y la colmatación y contaminación de las aguas de embalses (dique La Angostura).
Los factores topográficos, grado y longitud de pendiente, la cobertura vegetal escasa como consecuencia de los cultivos que se realizan, el sobre pastoreo de las tierras más elevadas, los factores climáticos, con lluvias cortas e intensas de distribución estacional, y las características de los suelos hacen que el área de estudio sea un sistema de alta fragilidad, es decir de alto riesgo; riesgo éste que queda manifestado por la existencia de erosión desde ligera a severa.
Esta situación determina la necesidad de implementar prácticas agrícolas e ingenieriles para el control de la erosión en el ámbito de cada una de las subcuencas que comprende el área de estudio, dado que compromete seriamente las posibilidades de progreso social y económico.
Los factores que contribuyen al proceso erosivo son:
 Características climáticas: precipitaciones de alta intensidad, alternancia climática estacional.
 Características topográficas: pendientes pronunciadas y complejas, aguas de escurrimiento que provienen de zonas altas de las cuencas que ingresan produciendo graves daños.
 Características edáficas: suelos con baja infiltración y permeabilidad lenta (serie El Rodeo), y suelos de baja capacidad de retención de agua (serie Santa Cruz). En general baja estabilidad estructural y bajos contenidos de materia orgánica
 Sistema de Producción: En lo que respecta a la agricultura, cultivos que requieren de labranzas convencionales con escasa o nula cobertura luego de la cosecha, o que requieren excesivo movimiento de suelo (como la papa semilla) o dejan descubierto el suelo durante gran parte del año y/o la defieciente aplicación de riego
 En lo que respecta a ganadería, sobrepastoreo en zonas de mayor pendiente, sectores a los que fue desplazada esta actividad por expansión de la superficie dedicada a la producción agrícola Figura 36.

5. Evaluación de Tierras
La determinación de potencialidades y limitantes y de zonas de potencial desarrollo se realizaron a partir de Unidades Ambientales que se definieron tomando como orientación el Método de Evaluación de Tierras de la FAO, adaptado a las condiciones la Cuenca del Río La Angostura/Los Sosa y a la información existente sobre el área de estudio. Es por esta razón que a las Unidades Ambientales así definidas en este estudio se les da el nombre de Unidades de Tierra., como consta en el trabajo realizado por la Ing Victoria Mainardi en el marco del proyecto “Modelo de Gestión Integrada de la Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa Tafí del Valle, Tucumán”
5.1. Método de Evaluación de Tierras
La Evaluación de Tierras es el proceso de diagnóstico del comportamiento de la tierra bajo tipos de uso específicos. Consiste básicamente en la comparación entre la tierra y su uso, entendiéndose como tierra todas las características del paisaje natural que pueden ejercer una influencia significativa sobre los diferentes usos de la tierra por el hombre.
La Evaluación de Tierras involucra la comparación de los requerimientos del uso de la tierra con las cualidades o potencialidades de esta. Esta comparación es la base de predicción de las consecuencias de aplicación de los diferentes tipos de utilización de la tierra a cada una de las unidades cartografiadas.
La Evaluación de la Tierra descansa sobre una serie de principios derivados de la consideración de las necesidades prácticas de la planificación y del manejo del uso de la tierra, a saber:
La evaluación implica la comparación entre diferentes uso de la tierra. La evaluación debe proveer información sobre alternativas. Las decisiones de planificación o manejo no están de ninguna manera basadas exclusivamente sobre la evaluación de la tierra, sino que deben tomar en cuenta la información de muchas otras fuentes. Si la evaluación solo presenta resultados para una clase de uso únicamente, no existe un espectro de selección basado en otros fundamentos.
La comparación, por ejemplo, puede ser entre usos agrícolas y no agrícolas, o entre diferentes tipos de usos agrícolas. Cuando el tipo general de uso está especificado por los objetivos, por ejemplo producción fruti-hortícola, entonces las alternativas deberían cubrir diferentes cultivos fruti-hotícolas o diferentes métodos de manejo. Otra comparación es la existente entre los usos propuestos y el uso presente.
Se requiere un enfoque multidisciplinario. La evaluación necesita información de las ciencias ambientales, de la tecnología del uso de suelo y de la sociología y economía. Una sana decisión sobre el uso de la tierra no puede tomarse si alguno de estos aspectos es ignorado. Los procedimientos de evaluación están diseñados para integrar diferentes series de información. La evaluación se hace en términos relevantes para el contexto físico, económico y social del área. No existe una serie única de condiciones de la tierra que pueda llamarse la “mejor “ para una forma particular de producción. La selección depende de las circunstancias del área, por ejemplo de la disponibilidad de capital y trabajo, niveles de demanda para los diferentes productos y diversidad de tierras disponibles.
La aptitud de la tierra se refiere al uso sobre una base sostenida. Este principio requiere que el aspecto de conservación deba ser siempre tenido en cuenta, incluso cuando el objetivo primario sea la producción.
La evaluación requiere la comparación entre los insumos (entradas) requeridos y las salidas (productos) obtenidos. La diferencia entre una tierra mas o menos apta para un uso particular, no esta en el mayor o menor rendimiento, sino que esta dada por las variaciones en los costos de los insumos y en el manejo. Por ejemplo los árboles sobre pendientes escarpadas pueden crecer también sobre pendientes suaves, pero los mayores costos de construcción de vías, mantenimiento y cosecha, convierte la tierra escarpada en menos apta.
La intensidad de los estudios requeridos y la evaluación varían con la intensidad del manejo. Cuando la tierra tiene un escaso valor y hay pocas oportunidades para mejorar sus beneficios a través del manejo, se hace apropiado una intensidad de levantamiento y evaluación relativamente bajas.
Comparación con otros enfoques
El enfoque básico de la evaluación de tierras es la comparación de tipos alternativos de uso con tipos de tierra disponibles; mas precisamente, los requerimientos de cada uso se comparan con las propiedades de cada Unidad de Tierra cartografiada. Esto distingue la Evaluación de Tierras de otros enfoques de evaluación y estudio del recurso tierra, como los de Clasificación de Capacidad de la Tierra (Servicio de Suelos de los Estados Unidos), la Clasificación de Tierras (mapas de suelo, mapas de vegetación, etc.) y Sistemas de Clasificación de Sitios (utilizado en la producción forestal). Existe también un sistema de ponderaciones del uso potencial del suelo, el cual descansa sobre casi los mismos principios que el enfoque descripto acá.
5.2. Definición de las Unidades de Tierra
Para la comparación entre tipos alternativos de uso con tipos de tierra disponible, es necesario determinar clases de tierras o Unidades de Tierra (UT). Las UT son porciones de territorio con cualidades o potencialidades similares.
La discriminación de UT en la Cuenca Alta del Río La Angostura / Los Sosa se hizo en dos etapas. La primera subdivisión, de mayor nivel de generalización, permitió tomar zonas con diferencias geológicas/geomorfológicas y climáticas gruesas. En esta etapa se usó como variable discriminante la altura sobre el nivel del mar.
Las clases resultantes fueron las siguientes:
5.2.4. Clases de altura
Se distinguieron las siguientes categorías Figura 37:
 Tierras de hasta 2.500 metros sobre el nivel del mar.
 Tierras cuya altura sobre el nivel del mar oscila entre los 2.500 m y los 3.500 metros
 Tierras situadas a alturas superiores a los 3.500 metros sobre el nivel del mar.

Tierras de hasta 2.500 msnm: Fondo del Valle
Desde el punto de vista geológico está conformada por sedimentos cuaternarios, conformados por loes, gravas, arenas, arcillas, limos y cineritas.
Geomorfológicamente, está constituida por a) unidades de origen denudativo y las unidades de origen fluvial-aluvial, como abanicos aluviales, terrazas fluviales y cauces actuales.
El clima de esta franja de tierra es el clima descripto para la Villa de Tafí por Torres Bruchman en 1977.
Tierras situadas entre los 2.500 y los 3.500 msnm: Laderas denudacionales
Geológicamente esta zona está constituida por depósitos cuaternarios sobre basamento metamórfico y basamento granítico.
Geomorfológicamente, pertenece a la Unidad de Origen Estructural Denudativo, más precisamente a las Laderas de Denudación
El proceso morfodinámico más frecuente en las laderas de denudación es la remoción en masa, estando los desplomes vinculados a los sistemas de drenaje.
Esta franja de tierra está sujetas a eventos extremos por alta energía del relieve, elevada densidad del drenaje, valles secundarios profundos y empinados con presencia de material coluvial no consolidado, ausencia de vegetación y evidencia de precipitación pluvial y nival actuales.
Climáticamente, esta zona ha sido descripta como más fresca y húmeda que el fondo del valle de Tafí, salvo los pequeños altivalles y quebradas más abrigadas (Santamarina y Rhomeder, 1946).
Tierras situadas con más de 3.500 msnm: Laderas y superficies cumbrales
Corresponden a las áreas más elevadas de la Cuenca, a la divisoria de aguas de la Cumbres Calchaquíes y las Sierras del Aconquija.
Desde el punto de vista geológico presenta una cobertura de materiales limosos de origen loésico sobre el basamento ígneo-metamórfico.
Desde un punto de vista geomorfológico, pertenece a la Unidad de Origen Estructural Denudativo, más concretamente a la Superficie Cumbral Degradada.
Halloy (1983) describe su clima como riguroso, con temperaturas menores a 0º C la mayor parte del año. La precipitación en sus diferentes formas ha sido estimada por este autor en 400 mm anuales, siendo la evapotranspiración sensiblemente inferior a la del fondo del Valle por las condiciones climáticas, estimándolas en 200 mm, aproximadamente. Por lo tanto, el balance hídrico de esta clase de altura sería positivo.
Sin embargo, se hizo necesario realizar una segunda subdivisión que permitiera discriminar unidades territoriales con mayor nivel de detalle como para manifestar aptitudes o potencialidades y restricciones o limitantes para la conservación y uso de los recursos naturales de la Cuenca. Ello permitiría, a su vez, establecer áreas conflictivas respecto al uso de la tierra y zonas de potencial desarrollo.
De la caracterización de la Cuenca Alta del río La Angostura/Los Sosa surgió como una fuerte restricción su susceptibilidad a la erosión hídrica. La susceptibilidad de la Cuenca a la erosión hídrica está determinada por varios factores: a) relieve, b) fragilidad del suelo, c) distribución marcadamente estacional de las precipitaciones (tanto pluviales como nivales), d) insuficiente cobertura vegetal y, e) el efecto antrópico, puesto de manifiesto en prácticas agrícola-pecuarias de conservación de suelos y agua insuficientes en primer término y por la urbanización y apertura y mantenimiento de la red vial, en segundo término (Collantes, 2001).
De esto se desprende que para discriminar con mayor precisión la Cuenca desde el punto de vista territorial, se debía utilizar una variable que vinculara el territorio con la susceptibilidad a la erosión hídrica.
Existen varios modelos empíricos que permiten predecir la susceptibilidad o riesgo de erosión. Sin embargo al tratarse de un fenómeno complejo y que depende de varios parámetros- su calibración es difícil, especialmente cuando no se cuenta con series completas de datos de campo para seleccionar los coeficientes, como es el caso de la zona de estudio.
La aplicación de alguno de estos modelos empíricos para determinar erosión hídrica en la Cuenca del Río Tafí, como por ejemplo la Ecuación Universal de Pérdida de Suelos (Wischmeier y Smith, 1965), llamada también “USLE” por sus iniciales en inglés, a partir de datos climáticos insuficientes para la mayor área de la cuenca, sin datos sobre superficie por cultivos y por prácticas de manejo y a partir de una descripción de suelos a escala de reconocimiento, sólo tendría el valor de brindar una estimación gruesa, de carácter orientativo, sin mayor precisión que la que brinda el modelo teórico a partir del cual se seleccionaron los coeficientes para realizar su cálculo.
Por esta razón, se decidió realizar la subdivisión de menor nivel de generalización y mayor detalle utilizando sólo clases de pendiente y posteriormente complementar la descripción de las Unidades de Tierra con la información geológica/geomorfológica, climática, etc, disponible.
5.2.5. Clases de pendientes
Se establecieron cinco Clases de Pendientes. La amplitud de la clase se determinó siguiendo el criterio de García (2001) para definir aptitud de suelos en la zona de Tafí del Valle. Aunque el método de Evaluación de Tierras usa con frecuencia rangos de pendientes diferentes, se usó este criterio a fin de uniformar la información resultante con la descripción y clasificación de suelos y de su aptitud de riego
Las clases de pendientes establecidas se pueden Figura 38
5.2.5.1.
Figura 38. Mapa con las clases de pendientes utilizadas para discriminar Unidades de Tierra en la Cuenca Alta del Río La Angostura / Los Sosa.
Clase 0 - 4 %: Tierras a nivel o casi a nivel
La mayor extensión de esta clase corresponde al cauce actual y la llanura de inundación del río La Angostura/Los Sosa, del arroyo El Rincón y el río Mollar y los ríos Muñoz, de la Ovejería y Blanco así como las áreas inferiores o distales de los glacis de erosión, conos glacis y abanicos aluviales. Los procesos dominantes en esta clase de pendiente es la erosión hídrica en su forma laminar.
Corresponden también a esta clase de pendiente pequeñas superficies correspondientes a los altivalles asociados a las redes de drenaje de las laderas así como las planicies cumbrales de las Sierras del Aconquija.
Clase 4 – 8 %: Tierras suaves o suavemente inclinadas a suavemente onduladas
La mayor superficie de esta clase corresponde a los conos glacis del río Muñoz, La Ovejería, Blanco, a los glacis de erosión y los conos aluviales de Los Cuartos y del río Los Alisos.
Corresponden también a esta clase dependientes pequeñas superficies de los altivalles asociados a las redes de drenaje de las laderas y las planicies cumbrales de las Sierras del Aconquija.
Clase 8 – 12 %: Tierras con pendientes fuertes a onduladas y fuertemente onduladas
La mayor superficie de esta clase de pendientes está representada por la zona superior de los conos de deyección, porción en la que se adosan al tronco montañoso.
Clase 12 – 20 %: Tierras escarpadas
La mayor parte del área con este rango de pendientes está representada por la zona donde se adosan los conos y glacis al tronco montañoso impermeable. En estas zonas, los niveles permeables de los conos permiten la circulación del paso del agua que recarga los acuíferos (Tineo, 1998)
Clase  20 %: Tierras muy escarpadas.
Representada mayoritariamente por las laderas.
5.2.6. Descripción de las Unidades de tierra
En base a la información existente sobre climas/topoclimas, suelos etc., conjuntamente con combinaciones de Clases de Alturas y Clases de Pendientes, se definieron ocho Unidades de Tierra en la Cuenca del río La Angostura / Los Sosa. Las características de estas Unidades de Tierra se definen en el

Aquellas Unidades de Tierra cuyas pendientes permiten diversos usos -siempre con prácticas de conservación de suelos y aguas- se definen como “Aptas”, designándoselas con la letra “A”, mientras las de pendientes más abruptas y complejas y/o excesiva altura, se definen como tierras destinadas sea a “Usos Protectivos” ó a “Protección Estricta”, designándoselas con la letra “P”.
En el Cuadro 41 se observan las Unidades de Tierra definidas, su altura, su pendiente y sus superficies absoluta y relativa, respectivamente, y el uso recomendado en base a la aptitud del medio natural. Se puede ver que las Unidades de Tierra Aptas ocupan un 33,7 % de la superficie de la Cuenca, las Unidades de Tierra destinadas a la protección activa un 19,4 % y la Unidades de Tierra destinadas a la protección estricta cubren un 46,8 %, prácticamente la mitad de la superficie de la misma. Figura 39

Cuadro 41. Unidades de Tierra definidas por altura sobre el nivel del mar y por pendientes, con las respectivas superficies absoluta, relativa y acumulada y los criterios de uso establecidos por los consultores.

 

 

 

5.2.6.1. Unidad de Tierra A1
Terrazas fluviales, cauces actuales y llanuras de inundación y zonas distales de las formas denudativas del valle.

Tierras a nivel o casi a nivel. Erosión hídrica ligera a moderada.

Erosión lateral de los cauces de agua, desplomes. Erosión hídrica laminar y en cárcava

Oferta hídrica superficial y subterránea muy buena

Conflictos: Uso agrícola-ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua

Proximidad a la infraestructura vial.

Posibilidad de generación de energía hidroeléctrica
Ubicación
La Unidad de Tierra A1 comprende las tierras a nivel o casi a nivel de la franja comprendida entre los 1.880 y los 2.500 msnm. Abarca una superficie total de 4.771 ha, incluyendo el espejo de agua del Embalse La Angostura. Si se descuenta la superficie que ocupa el Embalse (543 ha), la Unidad de Tierra cuenta con 4.228 hectáreas.
Presenta una superficie continua bastante amplia y con contornos relativamente bien definidos respecto a otras Unidades de Tierra. Los parches de esta Unidad de Tierra que aparecen fuera del área continua corresponden a pequeños sectores con pendientes entre 0 y 4 % ubicados dentro de otras Unidades de Tierra Figura 40
Geología y geomorfología
La Unidad de Tierra A1 adquiere mayor desarrollo en el sector oriental del Valle, al este de la Loma Pelada. La mayor parte de la Unidad de Tierra A1 en este sector se encuentra delimitada por la cota de los 2.000 msnm, que comprende parte de la terraza fluvial, el cauce actual y la llanura de inundación de los ríos Tafí, y La Angostura/Los Sosa incluyendo, obviamente, el Embalse la Angostura que se encuentra en la parte más baja de la Unidad.
Comprende también el cauce del arroyo El Rincón y la terraza, el cauce y la llanura de inundación del río El Mollar y de los ríos Las Carreras, Ovejería y Blanco, pertenecientes al sector occidental de la Cuenca. Estas geoformas presentan bastante menor desarrollo que sus equivalentes del sector oriental de la Cuenca.
La Unidad de Tierra 1 abarca también las partes distales -o más bajas- y de menor pendiente de los glacis de erosión, conos glacis y abanicos aluviales.
Salvo una reducida superficie, la Unidad de Tierra A1 está prácticamente ausente en la Loma Pelada.
Geológicamente, la Unidad de Tierra A1 está constituida por depósitos de edad cuaternaria. Las terrazas, cauces y llanuras de inundación están conformados principalmente por limos, arenas y gravas; las zonas bajas de los glacis de erosión, por complejos de loes/paleosuelos mientras, las zonas bajas de los glacis cubiertos, por complejos cenoglomerádicos y paleosuelos en loes.

¡
¡¡
Entre los procesos geomorfológicos más relevantes de la Unidad se describe la erosión lateral del cauce del río Tafi. Ella da origen a procesos de remoción en masa, como los desplomes, que aumentan la carga de sedimentos del río que van a depositarse en el Embalse La Angostura favoreciendo su colmatación. Esto ha causado la disminución de la capacidad de albergar agua del embalse y ha aumentado las áreas inundables en su cola (Collantes, 2001).
En las zonas más bajas y de menor pendiente de los glacis de erosión, lo conos glacis y los abanicos aluviales, el proceso geomorfológico dominante en la actualidad es la erosión hídrica en su forma laminar, aunque también ocurre erosión hídrica en cárcavas (Collantes, 2001).
Suelos
De acuerdo a las clasificaciones a escala 1:500.000 (Fadda y Zuccardi, 1972; INTA, 1990; Sayago, 1998), en la Unidad de Tierra A1 encontramos las siguientes clases de suelo: Ustifluventes típicos, Ustortentes típicos, Haplustoles típicos, Haplustoles énticos. Corresponden a la Unidad EKtc del INTA (1990), asignándosele las Clases según Capacidad de Uso IVsc, IVc y Vws.
Los suelos de la Clase IV presentan limitaciones muy severas que restringen la elección de cultivos y requieren un manejo cuidadoso y pueden ser utilizados para cultivos labrados, pasturas, campos naturales de pastoreo, forestación o conservación de la fauna silvestre. Los suelos de la Clase V presentan limitaciones que restringen su uso a la producción de pasturas y árboles forestales, campos naturales de pastoreo y conservación de la fauna silvestre. Estos suelos poseen excesiva humedad, sufren frecuentes inundaciones, son pedregosos y tienen limitaciones climáticas.
Recurso Hídrico / Calidad del agua
En el sector oriental de la Unidad de Tierra A1 confluyen el drenaje de las aguas superficiales y de las aguas subterráneas de la Cuenca (Tineo, 1998). El autor afirma que la recarga de los acuíferos en esta área con balance hídrico negativo, proviene de las escasas precipitaciones que se infiltran en los niveles permeables de los conos adosados al tronco montañoso y de los cursos superficiales provenientes de las precipitaciones y del deshielo en las altas cumbres que rodean al valle al este y al oeste; además mediante percolación en los subálveos donde circula subsuperficialmente.
Al respecto del agua subterránea, ya en 1972 Ruiz Huidobro, teniendo en cuenta las características estructurales y sedimentológicas del valle, afirma que el lugar más favorable para encontrar agua subterránea es la zona ubicada al norte de La Angostura, lugar donde el Valle está estructuralmente cerrado. Agrega el autor que la Loma Pelada es un obstáculo natural a las corrientes subterráneas, por lo que no era difícil prever que se localizarían ricos acuíferos, sin necesidad de efectuar perforaciones, al norte y al naciente de esta estructura.
En la Unidad de Tierra A1, sobre el faldeo occidental de las Cumbres de Mala Mala, se encuentra el Embalse La Angostura. Sus coordenadas geográficas son 26° 52' S - 65° 38´ O. Su altura es de 1980 msnm. Aunque fue diseñado para la generación de energía hidroeléctrica, actualmente funciona como regulador de caudal, agua para riego, turismo, recreación y pesca. La morfometría (a cota máxima de 1900 msnm) registra un área de 11,3 km2, un volumen de 162 Hm3, una profundidad media de 20 m y máxima de 31,5 m, con un tiempo de residencia de 0,1 años.
Respecto a la calidad del agua del Embalse, Tracana y colaboradores (2005), informan resultados de mediciones de parámetros físico-químicos realizadas en un estudio ambiental del embalse iniciado recientemente:
 Valores de Secchi: no superaron los 1,5 m.
 Químicamente, el agua registró una composición de iones mayoritarios de tipo HCO3-, SO4=, Cl-, Ca2+, Na+, K+, Mg2+.
 El pH del agua varió entre 7,2 y 8,9, la conductividad entre 196 - 250 µS cm –1, mientras que la alcalinidad alcanzó valores de 115 mg l-1.
 Los registros de oxígeno disuelto se ajustaron a una curva clinograda con valores de 2,6 - 7,34 mg l-1 en superficie, sin registrarse anaerobiosis en profundidad. Los valores de DBO5 oscilaron entre 0,1 - 2,36 mg l-1.
Investigadores del mismo equipo de trabajo informan la presencia de Aldrin, Dieldrin y Lindano. Estos tres compuestos pertenecen a la “Docena Maldita” o “Docena Sucia”, que fueran declarados dentro de los “Compuestos Orgánicos Persistentes” (COPs). Está demostrado que estos productos contribuyen en la producción de cáncer, anomalías en nacimientos y otros problemas tanto en seres humanos como en animales. Estos compuestos aparecen estacionalmente en el Embalse, durante los meses de diciembre y enero y desaparecen en otoño e invierno.
5.2.6.2. Unidad de Tierra A2
Conos glacis de la Sierra del Aconquija y glacis cubiertos y abanicos aluviales de las Cumbres Calchaquíes y del cerro Ñuñorco Grande.
Tierras suaves o suavemente inclinadas a suavemente onduladas. Erosión hídrica moderada a severa.
Erosión hídrica laminar y en cárcava. Mayor erosión hídrica en barrancos en los glacis cubiertos.
Oferta hídrica superficial y subterránea buena.
Uso agrícola-ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua.
Proximidad a la infraestructura vial.
Ubicación
La Unidad de Tierra A2 comprende tierras suaves o suavemente inclinadas a suavemente onduladas (pendientes entre el 4 y el 8 %) de la clase altitudinal situada entre los 1.880 y 2.500 metros sobre el nivel del mar, aunque la mayoría de las unidades morfoestructurales que componen esta Unidad de Tierra se encuentran por encima de la cota de altura de 2.000 metros sobre el nivel del mar Figura 41.
Abarca una superficie de 5.369 hectáreas. A grandes rasgos, se puede decir que está constituida por dos fajas de ancho variable que bordean las estructuras positivas del Valle. La externa, de mayor desarrollo, bordea las cumbres que rodean al valle y la interior, discontinua y de poco desarrollo, bordea la Loma Pelada.
Geología / Geomorfología
Ambas fajas están constituidas por las geoformas de origen denudativo propiamente dichas. Estas adquieren mayor desarrollo al norte, destacándose por su extensión el cono glacis del río Blanco y el glacis cubierto de las Cumbres Calchaquíes. Al este de la Unidad, la mayor extensión corresponde a los abanicos aluviales de las Cumbres de Mala Mala y, de mucha menor extensión, a sus glacis de erosión. Al oeste se encuentras los conos glacis de la Ovejería, del Muñoz, Las Carreras y el abanico aluvial de Los Alisos. Al sur, la Unidad está constituida por el glacis de erosión y el glacis cubierto del piedemonte del cerro Ñuñorco Grande.
Desde el punto de vista geológico, esta Unidad de Tierra está conformada por depósitos cuaternarios, principalmente complejos cenoglomerados de matriz limo-arenosa sobre loes y paleosuelos en los conos glacis y complejos cenoglomerados de matriz predominantemente limo-arcillosa sobre loes y paleosuelos desarrollados en los glacis cubiertos. Los glacis de erosión están constituidos por loes sobre paleosuelos (Formación Tafí del Valle, Collantes 1993).
El proceso geomorfológico dominante en esta Unidad de Tierra es la erosión hídrica, favorecida por la presencia del loes edáfico y la falta de prácticas agrícolas-pecuarias conservacionistas.
Un 50% de la superficie de los conos glacis está afectado por procesos de erosión laminar y un 30 % por erosión en cárcavas, mientras la erosión en barrancos es de sólo 5 %. En los glacis cubiertos, la erosión laminar y la erosión en cárcavas alcanzan similar magnitud -alrededor de un 30 %- mientras la erosión barrancos afecta sólo algo más de un 10% de su superficie.
Si bien la erosión en barrancos ocupa una extensión relativamente baja en estas geoformas, esta se encuentra en franco avance debido especialmente al "despedre", práctica agrícola utilizada para habilitar tierras para la agricultura (Collantes, 2001).

Suelos
De acuerdo a las clasificaciones a escala 1:500.000 (Fadda y Zuccardi, 1972; INTA, 1990; Sayago, 1998), en la Unidad de Tierra A1 encontramos las siguientes clases de suelo: Ustifluventes típicos, Ustortentes típicos, Haplustoles típicos, Haplustoles énticos.
Corresponden a la Unidad EKtc del INTA (1990), asignándosele las Clases según Capacidad de Uso IVsc, IVc y Vws.
Recurso hídrico / calidad del agua
La disponibilidad de agua de esta Unidad de Tierra es buena, sobre todo en el piedemonte de las Sierras del Aconquija donde, a pesar de la marcada estacionalidad de la oferta hídrica, los ríos llevan agua todo el año.
La cercanía a las áreas urbanizadas favorece la contaminación del agua por los residuos domiciliarios. Análisis de agua realizados por el SIPROSA en El Mollar (2005), revelaron la presencia de valores anormales de color y turbiedad. También se encontraron valores anormales de bacterias heterótrofas 37 ° C, de Escherichia coli y de coliformes totales.
5.2.6.3. Unidad de Tierra A3
Zona apical de los conos glacis, glacis cubiertos, glacis de erosión y abanicos aluviales.
Tierras con pendientes fuertes a onduladas y fuertemente onduladas.
Erosión hídrica severa.
Erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barranco. Remoción en masa, principalmente en terracetas, en los glacis cubiertos de los piedemontes de las Cumbres Calchaquíes y del cerro Ñuñorco Grande.
Oferta hídrica superficial buena.
Uso agrícola-ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua.
Proximidad a la infraestructura vial.
Ubicación
La Unidad de Tierra A3 comprende las tierras con pendientes fuertes a onduladas y fuertemente onduladas (pendientes entre 8 y 12 %) de la franja de altura situada entre los 1.880 y los 2.500 metros sobre el nivel del mar. Abarca 2.489 hectáreas. Se trata en general de una superficie discontinua, muy fragmentada, ubicada en la Loma Pelada y en una estrecha franja que bordea las montañas que rodean el Valle, Figura 42
Geología / Geomorfología
Está constituida principalmente por la parte superior o apical de los conos glacis de las Sierras del Aconquija, al oeste de la Cuenca; por el glacis cubierto de la porción septentrional de la Cumbres Calchaquíes, al norte; por los abanicos aluviales de las Cumbres de Mala Mala, al este y por el glacis cubierto del piedemonte del cerro Ñuñorco Grande, al sur. En la Loma Pelada, esta Unidad de Tierra está conformada por los glacis de erosión.
Geológicamente, el sector que bordea las montañas está constituido por depósitos cuaternarios. Su composición litológica depende de la forma denudativa a la que pertenezca. Como se explicó anteriormente, en los conos glacis y los glacis cubiertos el loes está protegido por una cubierta clástica generalmente profunda. La matriz de esta cubierta es preferentemente limo-arenosa en los conos glacis y limo-arcillosa en los glacis cubiertos. En la Loma Pelada, el loes de los glacis de erosión se asienta sobre el basamento ígneo metamórfico.
Suelos
De acuerdo a las clasificaciones a escala 1:500.000 (Fadda y Zuccardi, 1972; INTA, 1990; Sayago, 1998), en la Unidad de Tierra A1 encontramos las siguientes clases de suelo: Ustifluventes típicos, Ustortentes típicos, Haplustoles típicos, Haplustoles énticos.
Corresponden a la Unidad EKtc del INTA (1990), asignándosele las Clases según Capacidad de Uso IVsc, IVc y Vws.
También encontramos en esta Unidad de Tierra, más precisamente en la Loma Pelada, suelos designados como EPli, por el INTA. Se trata de suelos que presentan una secuencia A C R. No tienen horizontes diagnósticos. Son pedregosos, someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable: el contacto con la roca subyacente es neto.
Pertenecen a los faldeos cuyo rasgo distintivo es el relieve pronunciado y la abundancia de piedras y fragmentos gruesos.
El INTA asigna a estos suelos las clases de capacidad de uso VIs, VIIs y VIII. La clase VI se refiere a suelos ineptos para la agricultura, quedando restringidos a pasturas, campo natural de pastoreo y conservación de fauna silvestre. Presentan limitaciones referidas a la pedregosidad, falta de retención de agua, etc.
La Clase VII se refiere a suelos con limitaciones muy graves quedando limitados al pastoreo, forestación y conservación de fauna silvestre.
La Clase VIII se refiere a suelos donde resulta imposible la producción comercial de plantas. Su uso se restringe a la conservación, la recreación, provisión de agua o fines estéticos.
Recurso hídrico
Esta Unidad de Tierra se caracteriza porque el agua que escurre por los troncos montañosos impermeables penetra en los niveles permeables de los sedimentos cuaternarios adosados a ellos, por lo que las prácticas de conservación de suelos son fundamentales para conservar los procesos de regulación hídrica y la calidad del agua.
Zona de oferta hídrica superficial buena. No hay datos de calidad de agua.

5.3.
5.3.4.6. Unidad de Tierra A4
Áreas a nivel o casi a nivel de los valles de altura de la Cuenca.
Erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barranco. En el contexto geomorfológico remoción en masa –desplomes- asociados a las vías de drenaje.
Erosión hídrica moderada a severa.
Oferta hídrica superficial buena.
Uso agrícola-ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua.
Distante de la infraestructura vial.
Ubicación
La Unidad de Tierra A4 corresponde a las zonas a nivel o casi a nivel de los valles situados en la franja de altura entre los 2.500 y 3.500 metros sobre el nivel del mar. Abarca 417 hectáreas, siendo la Unidad de Tierra de menor superficie. En esta Unidad de Tierra se pueden diferenciar dos sectores:
- Los Valles ubicados al norte de la Cuenca, de mayor extensión. Se trata de dos áreas contínuas, una ubicada entre las localidades de La Bolsa y Carapunco y la otra en el abra del Infiernillo. También pertenecen a este sector las terrazas fluviales del río Infiernillo o Tafí.
- Parches de pequeña superficie y vinculados a las vías de avenamiento de las laderas de las Cumbres de Mala Mala, las Sierras del Aconquija y la Loma Pelada.
La pendiente dominante de los valles donde se encuentran enclavados los parches de esta Unidad de Tierra, oscila entre el 12 y el 20 %. Las áreas con estas pendientes de la Cuenca están, generalmente, adosadas al tronco montañoso impermeable, siendo sus niveles permeables las zonas de recarga de los acuíferos (Tineo,1998). De esto se deduce que estos pequeños valles podrían jugar un rol importante desde el punto de vista hidrológico. Figura 43
Geología / Geomorfología
La geoforma del área continua próxima a la localidad de Carapunco, corresponde a un glacis de erosión, mientras la del área situada en el abra del Infiernillo se trata de un glacis cubierto. Litológicamente, los glacis cubiertos son complejos cenoglomerados-paleosuelos. Las áreas pertenecientes a las terrazas fluviales del río Infiernillo o Tafí están conformadas por limos, arenas y gravas.
Los pequeños parches de esta Unidad de Tierra ubicados en los altivalles de las laderas de denudación, corresponden a glacis de erosión sobre basamento ígneo metamórfico. Litológicamente, los glacis de erosión están conformados por complejos loes-paleosuelos (Collantes, 2001).
El proceso geomorfológico actual dominante en esta Unidad de Tierra es la erosión hídrica laminar y en cárcavas. En el "entorno" de esta Unidad de Tierra vinculada a las laderas, el proceso dominante es la remoción en masa asociada a las vías de drenaje.
Los autores afirman que al norte del vértice del cono del río Blanco la humedad no es suficiente para que prosperen los árboles, consideraciones válidas para las áreas de esta Unidad de Tierra situadas al norte de la Cuenca, cerca de la localidad de Carapunco y en el abra del Infiernillo. La vegetación de estas áreas consiste en pastizales
Suelos
De los suelos de esta Unidad de Tierra no tenemos más que la referencias a escala de reconocimiento.
De acuerdo al INTA, el área próxima a Carapunco las áreas situadas en las laderas orientales y occidentales de Cuenca pertenecen a la unidad de suelo EPli (Ustortentes líticos). Se trata de suelos que presentan una secuencia A C R.
Estos suelos no tienen horizontes diagnósticos. Son pedregosos, someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable, el contacto con la roca subyacente es neto.
El INTA asigna a esta unidad de suelo clases según capacidad de uso VIs, VIIs y VIII, es decir con uso restringido a las pasturas, campo natural de pastoreo, forestación y conservación de vida silvestre en el caso de las dos primeras. En el caso de la clase VIII, se trata de tierras donde nos es posible la producción de ningún tipo, restringiéndose su uso a la recreación, conservación de vida silvestre, provisión de agua o fines estéticos. Las limitaciones (s) corresponden a limitaciones edáficas como suelos someros, pedregosos, de excesivo drenaje o baja retención de agua.
En el área del abra del Infiernillo, a la que Collantes (2001) define como glacis cubierto, podría ubicarse en la unidad de suelo MPud o Paleoustoles údicos (Sayago et al. 1998).
A esta unidad de suelo el INTA asigna clases de capacidad de uso de IIe y IIIew, es decir requieren prácticas de conservación difíciles de aplicar, pudiendo ser usados para cultivos labrados, pasturas, campos naturales de pastoreo forestación o conservación de vida silvestre. Las limitaciones en este caso son de erosión y de drenaje.
Recurso Hídrico
Oferta hídrica superficial buena, sobre todo en el sector norte (río de El Infiernillo) y en las laderas de las Sierras del Aconquija, ya que los ríos llevan agua durante todo el año. Áreas de regímenes fluviales caudalosos.
No existe información sobre la calidad del agua de esta Unidad de Tierra.
5.3.4.7. Unidad de Tierra A5
Tierras suaves o suavemente inclinadas a suavemente onduladas.
Erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barranco. En el contexto geomorfológico remoción en masa –desplomes- asociados a las vías de drenaje. Erosión lateral de los cauces.
Erosión hídrica moderada a severa.
Oferta hídrica superficial buena.
Uso agrícola-ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua.
Distante de la infraestructura vial.
Ubicación
La Unidad de Tierra A5 comprende tierras suaves a suavemente onduladas (pendientes entre 4 y 8 %) de la franja altitudinal comprendida entre los 2.500 msnm y los 3.500 metros sobre el nivel del mar. Ocupa una superficie de 1.556 hectáreas. En esta Unidad de Tierra se distinguen dos sectores Figura 44
1.- Una superficie contínua al norte de la Cuenca, entre las localidades de La Bolsa y Carapunco, donde alcanza su mayor superficie.
2.- Parches de poca extensión en las laderas de las Cumbres de Mala Mala, de las Sierras del Aconquija y de la Loma Pelada.
Geología / Geomorfología
La Unidad de Tierra A5 comprende dos geoformas:
1.- Glacis cubierto en las laderas de las Cumbres Calchaquíes.
2.- Glacis de erosión sobre basamento ígneo metamórfico en las laderas de la Sierra del Aconquija, en las laderas de las Cumbres de Mala Mala y en la Loma Pelada.
Los procesos geomorfológicos actuales dominantes en esta Unidad de Tierra son la erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barrancos. El proceso dominante en su entorno geomorfológico en la remoción en masa.
Desde el punto de vista litológico, su composición es la misma que la descripta para estas geoformas en las Unidades de Tierra precedentes.
Suelos
De los suelos de esta Unidad de Tierra no tenemos más que la referencias a escala de reconocimiento.
De acuerdo al INTA, las áreas situadas en las laderas orientales y occidentales de Cuenca pertenecen a la unidad de suelo EPli (Ustortentes líticos). Se trata de suelos que presentan una secuencia A C R.
Estos suelos no tienen horizontes diagnósticos. Son pedregosos, someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable, el contacto con la roca subyacente es neto.

El INTA asigna a esta unidad de suelo clases según capacidad de uso VIs, VIIs y VIII, es decir con uso restringido a las pasturas, campo natural de pastoreo, forestación y conservación de vida silvestre en el caso de las dos primeras. En el caso de la clase VIII, se trata de tierras donde nos es posible la producción de ningún tipo, restringiéndose su uso a la recreación, conservación de vida silvestre, provisión de agua o fines estéticos. Las limitaciones (s) corresponden a limitaciones edáficas como suelos someros, pedregosos, de excesivo drenaje o baja retención de agua.
En el área situada entre el abra del Infiernillo y la Bolsa, a la que Collantes (2001) define como glacis cubierto, podría asignarse la unidad de suelo MPud o Paleoustoles údicos (Sayago et al. 1998).
A esta unidad de suelo el INTA asigna clases de capacidad de uso de IIe y IIIew, es decir requieren prácticas de conservación difíciles de aplicar, pudiendo ser usados para cultivos labrados, pasturas, campos naturales de pastoreo forestación o conservación de vida silvestre. Las limitaciones en este caso son de erosión y de drenaje.
Recurso hídrico
Buena oferta hídrica superficial.
5.3.4.8. Unidad de Tierra P1A
Tierras de pendientes fuertes a onduladas y fuertemente onduladas de los altivalles de la Cuenca.
Los niveles permeables de sus vías de drenaje permiten la recarga de los acuíferos.
Erosión hídrica severa.
Erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barrancos. En el contexto geomorfológico remoción en masa –desplomes- asociados a las vías de drenaje. Erosión lateral de los cauces
Oferta hídrica superficial buena.
Uso agrícola-ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua.
Distante de la infraestructura vial.
Ubicación
La Unidad de Tierra P1A comprende las tierras de pendientes fuertes a fuertemente onduladas (entre 8 y 12%) de la franja altitudinal comprendida entre los 2.500 y los 3.500 metros sobre el nivel del mar Figura 45. Abarca una superficie de 1.694 hectáreas. Se distinguen dos sectores:
1.- Una superficie continúa al norte de la Cuenca, entre las localidades de La Bolsa y el abra de El Infiernillo, donde alcanza su mayor superficie.
2.- Parches de poca extensión en las laderas de las Sierras del Aconquija y de las Cumbres de Mala Mala y en la Loma Pelada.
Geología / geomorfología
La Unidad de Tierra A5 comprende dos geoformas:
1.- Glacis cubierto en las laderas de las Cumbres Calchaquíes.
2.- Glacis de erosión sobre basamento ígneo metamórfico en las laderas de las Sierras del Aconquija y en las laderas de las Cumbres de Mala Mala.
Los procesos geomorfológicos actuales dominantes en esta Unidad de Tierra, son la erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barrancos. El proceso dominante en su entorno geomorfológico en la remoción en masa.
Desde el punto de vista litológico, su composición es la misma que la descripta para estas geoformas en las Unidades de Tierra precedentes.
Suelos
No existen descripciones detalladas del suelo de esta Unidad de Tierra.
De acuerdo al INTA (1990) el área del abra del Infiernillo, a la que Collantes (2001) define como glacis cubierto, puede ubicarse en la unidad de suelo MPud o Paleoustoles údicos (Sayago et al. 1998).
A esta unidad de suelo el INTA asigna clases de capacidad de uso de IIe y IIIew, es decir requieren prácticas de conservación difíciles de aplicar, pudiendo ser usados para cultivos labrados, pasturas, campos naturales de pastoreo forestación o conservación de vida silvestre. Las limitaciones en este caso son de erosión y de drenaje.
También de acuerdo al INTA, las áreas situadas en las laderas orientales y occidentales de Cuenca pertenecen a la unidad de suelo Epli (Ustortentes líticos). Se trata de suelos que presentan una secuencia A C R.
Estos suelos no tienen horizontes diagnósticos. Son pedregosos, someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable, el contacto con la roca subyacente es neto.
El INTA asigna a esta unidad de suelo clases según capacidad de uso VIs, VIIs y VIII, es decir con uso restringido a las pasturas, campo natural de pastoreo, forestación y conservación de vida silvestre en el caso de las dos primeras. En el caso de la clase VIII, se trata de tierras donde nos es posible la producción de ningún tipo, restringiéndose su uso a la recreación, conservación de vida silvestre, provisión de agua o fines estéticos. Las limitaciones (s) corresponden a limitaciones edáficas como suelos someros, pedregosos, de excesivo drenaje o baja retención de agua.
Recurso hídrico
Zona de recarga de acuíferos. Sin información sobre la calidad del agua.

5.4.
5.4.4.6. Unidad de Tierra P1B
Tierras de pendientes fuertemente onduladas de la Cuenca.
Los niveles permeables de sus vías de drenaje permiten la recarga de los acuíferos.
Erosión hídrica severa.
Erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barrancos.
Remoción en masa en sus distintas formas.
Uso agrícola y ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua.
Ubicación
La Unidad de Tierra P1B comprende todas las tierras con pendientes comprendidas entre el 12 y el 20% de la Cuenca, independientemente de cual sea su altura sobre el nivel del mar Figura 46.
Geología / geomorfología
Desde el punto de vista geológico y geomorfológico, la Unidad de Tierra P1B abarca las zonas apicales de las formas denudativas del Valle (glacis de erosión, conos glacis, glacis cubiertos y conos aluviales) y los glacis de erosión sobre el basamento ígneo-metamórfico o simplemente el basamento de las superficies cumbrales degradadas y las laderas denudacionales de la Cuenca.
Suelos
Según la clasificación a escala de reconocimiento del INTA (1990), la Unidad de Tierra P1B está constituida principalmente por la Unidad de Suelo EPli (Ustortentes líticos). Se trata de suelos que presentan una secuencia A C R, sin horizontes diagnósticos. Son pedregosos, someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable, el contacto con la roca subyacente es neto.
El INTA asigna a esta unidad de suelo clases según capacidad de uso VIs, VIIs y VIII, es decir con uso restringido a las pasturas, campo natural de pastoreo, forestación y conservación de vida silvestre en el caso de las dos primeras.
En el caso de la clase VIII, se trata de tierras donde no es posible la producción de ningún tipo, restringiéndose su uso a la recreación, conservación de vida silvestre, provisión de agua o fines estéticos. Las limitaciones (s) corresponden a limitaciones edáficas como suelos someros, pedregosos, de excesivo drenaje o baja retención de agua.
Recurso hídrico
En esta zona, los niveles impermeables del suelo permiten la captación del agua que escurre sobre desde las montañas por el basamento impermeable.

5.5.
5.5.4.6. Unidad de Tierra P2A
Tierras de pendientes fuertemente onduladas de la Cuenca.
Erosión severa.
Erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barrancos. Remoción en masa.
Uso agrícola y ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua.
Ganadería de puesto, a campo abierto. Sobrepastoreo y pisoteo.
Elevado valor de conservación.
Ubicación
La Unidad de Tierra P2A comprende las tierras con pendientes mayores al 20% de todas las franjas altitudinales de la Cuenca. Abarca una superficie de 8.286 hectáreas. Como se puede ver en la Figura 47, alcanza su mayor desarrollo en las laderas de las Sierras del Aconquija y de las Cumbres de Mala Mala y Calchaquíes. Está presente también en la Loma Pelada, especialmente e el sector oeste de la misma.
Geología y geomorfología
Desde el punto de vista geológico, comprende el basamento ígneo-metamórfico de la Cuenca, así como los glacis de erosión desarrollados sobre las laderas de denudación.
Estas laderas son de escarpas abruptas al oeste y escarpas más suaves al este. Su evolución muestra la actividad tectónica (principalmente fallamiento), la interacción entre la disección fluvial y los procesos de remoción en masa. Están sujetas a eventos extremos por la alta energía del relieve, elevada densidad del drenaje, valles secundarios profundos y empinados, presencia de material coluvial inconsolidado y precipitación pluvial y nival actuales (Collantes, 2001).
Suelos
Está constituida por suelos poco desarrollados, designados por el INTA (1990) como EPli (Ustortentes líticos).
Se trata de suelos que presentan una secuencia A C R, sin horizontes diagnósticos. Son pedregosos, someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable, el contacto con la roca subyacente es neto.
El INTA asigna a esta unidad de suelo clases según capacidad de uso VIs, VIIs y VIII, es decir con uso restringido a las pasturas, campo natural de pastoreo, forestación y conservación de vida silvestre en el caso de las dos primeras.
En el caso de la clase VIII, se trata de tierras donde no es posible la producción de ningún tipo, restringiéndose su uso a la recreación, conservación de vida silvestre, provisión de agua o fines estéticos. Las limitaciones (s) corresponden a limitaciones edáficas como suelos someros, pedregosos, de excesivo drenaje o baja retención de agua.
Debido a las fuertes restricciones edáficas, dadas principalmente por las excesivas pendientes, en esta Unidad de Tierra la Clase según Capacidad de Uso debería ser VII y VIII.
Recurso hídrico
Esta Unidad de Tierra es de capital importancia para la conservación del recurso hídrico y la regulación de los procesos hidrológicos de la Cuenca.

5.6.
5.6.4.6. Unidad de Tierra P2B
 Franja de tierras con alturas ≥ 3.500 msnm de la Cuenca.
 Erosión severa.
 Erosión hídrica laminar, en cárcavas y en barrancos.
 Remoción en masa.
 Ganadería de puesto, a campo abierto. Sobrepastoreo y pisoteo.
 Elevado valor de conservación.
Ubicación
La Unidad de Tierra P2B comprende áreas de cualquier clase de pendiente de la franja de tierra con alturas superiores a 3.500 metros sobre el nivel del mar. Es la Unidad de Tierra de mayor superficie: 12.489 hectáreas. La Unidad de Tierra P2B se encuentra mejor desarrollada en el área cumbral de las Sierras del Aconquija. Es en este sector donde alcanza también las mayores alturas Figura 47
Geología y geomorfología
Desde el punto de vista geológico, está conformada por glacis de erosión sobre basamento ígneo-metamórfico o sólo por basamento ígneo-metamórfico en las áreas donde las condiciones ambientales no permiten el desarrollo de suelo.
La Unidad de Tierra P2B se caracteriza por la ausencia de vegetación, ocurrencia de reactivación tectónica, evidencias de acción glacial y dinámica periglacial en el pasado y precipitación pluvial y nival actuales (Collantes, 2001).
Un rasgo característico de esta Unidad de Tierra lo constituye la presencia en la superficie cumbral de una capa de materiales limo-arcillosos, de color pardo amarillento, friables, carente de estructura, con carbonato distribuido en forma de microconcreciones que cubre con marcada homogeneidad la antigua superficie. La presencia de esta cubierta loésica posibilita el desarrollo de procesos erosivos, tales como erosión laminar y en cárcavas que favorecen su disección (Collantes, 2001).
Estos procesos se vieron intensificados en los últimos tiempos por la acción antrópica ejercida a través del sobrepastoreo y quema de pastizales lo que produce una permanente disminución de la infiltración de los suelos y consecuente aumento de la escorrentía y de la susceptibilidad a la erosión hídrica y a la remoción en masa (Halloy, 1983).
Suelos
Está constituida por suelos poco desarrollados, designados por el INTA (1990) como EPli (Ustortentes líticos).
Se trata de suelos que presentan una secuencia A C R, sin horizontes diagnósticos. Son pedregosos, someros, formados en las acumulaciones de regolita o en aglomerados de granulometría variable, el contacto con la roca subyacente es neto.
El INTA asigna a esta unidad de suelo clases según capacidad de uso VIs, VIIs y VIII, es decir con uso restringido a las pasturas, campo natural de pastoreo, forestación y conservación de vida silvestre en el caso de las dos primeras.
En el caso de la clase VIII, se trata de tierras donde no es posible la producción de ningún tipo, restringiéndose su uso a la recreación, conservación de vida silvestre, provisión de agua o fines estéticos. Las limitaciones (s) corresponden a limitaciones edáficas como suelos someros, pedregosos, de excesivo drenaje o baja retención de agua.
Debido a las fuertes restricciones edáficas, dadas principalmente por las excesivas pendientes, en esta Unidad de Tierra la Clase según Capacidad de Uso debería ser VII y VIII.
Los cambios bruscos de temperaturas producen importantes procesos de meteorización física que dan lugar a la fracción gruesa, de arena y gravas. Los suelos donde predominan estas fracciones gruesas son bien drenados. Existen también suelos con alto contenido de arcilla proveniente de los procesos de glaciación. Estos son propensos a secarse y a tornarse masivos si no están protegidos por una capa de fracción gruesa (grava y arena) que impida la ruptura de la capilaridad. En los suelos arcillosos, se observa el fenómeno de redepositación de arcilla en horizontes más profundos. En el mejor de los casos estos suelos son de pobre agregación y baja estabilidad estructural. Si no están cubiertos por una capa de arena y grava, suelen volverse masivos e impermeables, lo que aumenta la escorrentía (y por ende la erosión) en caso de las precipitaciones intensas del verano, haciéndolos también propensos a la erosión eólica (Halloy, 1984).
Recurso hídrico
El balance hídrico negativo gracias a la abundante precipitación en sus distintas formas y al bajo metabolismo por las bajas temperaturas, permite un excedente de agua en esta Unidad de Tierra.
Las distintas formas de precipitación y la presencia de ciénagas y turberas, influyen de manera sustancial en la regulación hídrica de la Cuenca. Esto determinan que esta Unidad de Tierra sea de capital importancia para la conservación del recurso hídrico y de los procesos hidrológicos de la Cuenca.

6. Calidad del Aire
Aunque sea difícil clasificar las emisiones contaminantes por su grado de toxicidad, por el daño causado o por el peligro potencial que representan, los estudios de contaminación ambiental han establecido grandes familias de contaminantes en función del volumen de emisiones o de los daños que provocan. Entre los contaminantes atmosféricos clásicos, se destacan el dióxido de azufre, los óxidos de nitrógeno, plomo y partículas en suspensión, como el polen, partículas de suelo, etc.
Todos estos contaminantes están relacionados con las emisiones industriales o domésticas, y cuyos efectos inmediatos son de orden local o regional, que afectan a la atmósfera y repercuten en el clima del planeta en su conjunto.
Debido a la complejidad de las reacciones químicas que tienen lugar en la atmósfera como consecuencia de la actividad industrial y de las actividades humanas en general, sólo puede hablarse de contaminación atmosférica cuando entran en juego los factores climáticos y los caracteres topográficos locales que no permiten la recirculación o la eliminación de los contaminantes por parte de los fenómenos naturales (lluvias y vientos). En general, se puede decir que las fuentes artificiales de contaminación atmosférica más importantes son la combustión y los procesos industriales.
Considerando la información recolectada entre 1982 y 1995 por el Laboratorio de Control Ambiental del SIPROSA puede afirmarse que la atmósfera del Gran San Miguel de Tucumán, Banda del Río Salí, Yerba Buena y Tafí Viejo está cargada de contaminantes particulados de naturaleza carbonosa.
La agroindustria azucarera-alcoholera de Tucumán está integrada por 250.000 Has de cultivo, con la producción de 15.000.000 de toneladas de caña, 15 ingenios industriales y 14 destilerías anexas, que producen respectivamente: 1.500.000 tn de azúcares y 175.000 tn de alcohol etílico/ zafra.
Las actividades agroindustriales generan como residuos sólidos y líquidos por zafra de 120 días: 2.250.000 tn de (despunte y malhora); 3.825.000 tn de bagazo al 50% de humedad; 510.000 tn de cachaza; 2.500.000 tn de vinazas; genera en el uso industria 150.000.000 tn de agua sucia (contaminadas) que van parar en los diques de Termas de Río Hondo y Mar Chiquita en Córdoba.
Las actividades agroindustriales generan las emisiones de material particulado (MP) MP10, MP2,5, lluvia negra y gases de combustión ( CO2; CO, H2O, smog, humos, SO2, NO, lluvia ácida, etc.), contaminantes de la atmósfera, en cantidades medidas y estimadas, ( ver diagramas en torta arriba indicadas), cuyos valores son: 150.000 tn/zafra de MP emisión en las calderas de los ingenios; 340.000 tn de MP por quema de los cañaverales, más las lluvias ácidas.
En términos vulgares, se puede decir que se trata de una atmósfera sucia y sus contaminantes pueden llegar a causar trastornos respiratorios, (efectos típicos de partículas extrañas) como conjuntivitis bacterianas, rinitis y laringitis alérgicas, como así también algunas afecciones bronquiales.
Las fuentes de contaminación por humo y hollín son: quema de bagazo y cañaverales (50 %), parque automotor (35 %), quema de basuras (12 %), y quema de pastizales (3 %). No existen mediciones específicas en el área del proyecto
Los factores que participan en la contaminación por partículas son: deforestación, desprotección de suelos y cambios climáticos asociados; deficiencias en la limpieza de calle, veredas y espacios públicos; calles y caminos sin pavimentar, caminos con cunetas polvorientas sin consolidar; reducción de los espacios verdes; factores climáticos y topográficos: humedad ambiental, disposición del marco de cadenas montañosas con respecto a la llanura.
La contaminación aérea promedio anual que causan los ingenios puede llegar a un 700 % del valor permitido.
La contaminación aérea que padece la mayoría de las poblaciones lindantes a los ingenios que hay en la provincia superan tres veces los valores permitidos tomados como parámetros de referencia. Así lo determinó un estudio realizado en julio y octubre del año pasado, en plena zafra, por parte de Centro de Investigación y Formación en Salud Ambiental dependiente de la facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba.
El exceso contaminante detectado, de acuerdo a valores de exposición diaria ronda, en algunos casos, hasta un 300 por ciento por sobre los parámetros de referencia tomados de Agencia de Protección Ambiental de EE.UU (EPA, en sus siglas en inglés).
El estudio sostiene que, mientras el organismo ambiental pone un tope de 260 microgramos de partículas en el aire por 24 horas, el monitoreo detectó, por ejemplo, que en Banda del Río Salí, durante los meses mencionados anteriormente, las partículas en el aire ascienden a 764 microgramos, es decir casi un 300 por ciento de lo permitido. Las partículas de hollín que despiden las chimeneas de las fábricas se constituyen como generador principal de este impacto ambiental que se ve agravado por la presencia de polvo en suspensión proveniente de las calles de tierras de las ciudades analizadas.
Estas cifras también se repiten en otras localidades donde se hallan ingenios azucareros. En Lastenia (cerca cercana a los ingenios Cruz Alta, San Juan y concepción), la contaminación duplicó el valor de referencia en más de un 200 por ciento; en las adyacencias al ingenio La Trinidad cerca del 300 por ciento (2,80 veces por encima de lo tolerado) y en Monteros la contaminación por día ascendió al 163 por ciento.
Mientras la EPA establece un nivel admitido de hasta 75 microgramos (mg) de partículas en el aire como media anual, los vecinos de Aguilares deben respirar niveles de contaminación atmosférica siete veces por encima de lo tolerado (arrojó un saldo de 506,5 mg de partículas por metro cúbico de aire cuando lo máximo aceptado es de 75 mg de promedio anual).
La Trinidad, por su parte, les ocasiona a sus habitantes tener que respirar una concentración de partículas 5,7 veces por arriba del valor de referencia. En tanto, quienes viven en Lastenia soportan un aire con un promedio anual de 315 mg de partículas por metro cúbico, es decir cuatro veces más de lo soportado.
En la zona de Tafi del Valle, por su ubicación de valle de altura, su clima y su topografía, su carácter turístico y no industrializado; hace de la zona un oasis en la región, garantizando para sus habitantes y los turistas, un aire propio de montaña, límpido y puro.
Es preocupante que las emisiones industriales, la explotación minera y las quemas incontroladas en otras áreas de la provincia y de las provincias aledañas, causen deterioro de la salud, en la vegetación y acidificación del suelo y de las aguas por lluvia ácida
El término lluvia ácida fue utilizado por primera vez en 1853 por el químico británico Robert Angus Smith para calificar las lluvias que caían en la ciudad de Manchester, centro y cuna del industrialismo británico, y caracterizadas por su acción corrosiva sobre los metales, por la decoloración de la ropa tendida y por la muerte de distintos vegetales.
Cien años después, en 1961, el sueco Svante Odin, que había instalado una red de aparatos de medida para detectar la acidez del aire y de las precipitaciones, demostró, a escala de Escandinavia, que dichas lluvias no tenían un origen local, sino que provenían de las masas de aire que ascendían hacia el norte tras haberse "enriquecido" en la atmósfera de Gran Bretaña o de Europa del Este con óxidos de azufre y de nitrógeno. Una comprobación parecida iba a realizarse poco tiempo después en los bosques canadienses a raíz de la contaminación producida por las emisiones de dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno en las zonas industriales de la costa Este de Estados Unidos.
Veinte años después, en la década de los ochenta, el toque de atención recayó en la acidificación creciente de los bosques de Alemania y de importantes zonas de Francia, con estudios sobre las consecuencias negativas de las lluvias ácidas, originadas por la emisión masiva de contaminantes de azufre y nitrógeno en Checoslovaquia, Polonia y la República Democrática Alemana, sobre la flora.
El origen de de las emanaciones de azufre tuvieron su origen preponderantemente en la actividad minera de los sulfuros, con la que se emitían gran cantidad de SO2 a la atmósfera. Masas enormes de material empezaron a tostarse y hacia 1920, en Sudbury (Ontario, Canadá). En consecuencia el entorno de esa ciudad se volvió extraño: "los árboles desaparecen y el suelo se queda desnudo". Las aguas del río Sudbury empezaron a llevar importantes cantidades de metales pesados, sulfuros, Al, Fe, SH2 (tóxico en disolución). El ecosistema quedó gravemente dañado. Se perdieron grandes masas de vegetación, el medio se volvió abiótico y el suelo sufrió fuertes erosiones. La superficie afectada superó el medio millón de hectáreas. Se intentó su recuperación, pero los costos de recuperación fueron mayores que los beneficios de la mina (la más grande del mundo).
En Europa también se empezaron a notar efectos similares, así en Noruega en la década de los 70, los lagos empezaron a enfermar, especies de peces morían. Lo mismo ocurrió en Finlandia donde también se vieron afectados los suelos, así como un debilitamiento forestal que afectó sobre todo a las coníferas cuyas hojas amarilleaban y caían. En Suecia se dieron cuenta que
Alemania emitía gran cantidad de SO2 a la atmósfera:
SO2 + oxidante =====> SO3 + H20 <====> H2SO4
Una consecuencia de este proceso se traduce en la acidificación del suelo.
No obstante los efectos perjudiciales de esta lluvia ácida se manifestaron en Noruega, sometida a emisiones de S bastante bajas <3,7Kg/ha de S; sin embargo en Alemania se producían valores muy superiores (de 30 a 60Kg/ha) y los daños aparentes eran menores o inexistentes.
Las reacciones diferenciales de los suelos ponen de manifiesto sus diferentes sensibilidades frente a un mismo contaminante. En los Países Nórdicos los suelos tienen bajo poder amortiguador frente a la acidez. El pH de los suelos bajaba rápidamente, se liberaban grandes cantidades de Al tóxico, que iba a parar a los ríos.
Por el contrario, en los países mediterráneos los suelos se encuentran fuertemente tamponados frente a la acidez, dada la abundancia de materiales carbonatados, y son capaces de neutralizar el impacto de las lluvias ácidas.
Todos estos procesos, que tenían lugar en los países europeos, llevaron a tomar conciencia a los gobiernos que se encontraban ante un amplio problema medioambiental, con características globales que no respetaba fronteras.
Las intensidades de las lluvias ácidas actuales se relacionan con las actividades industriales, principalmente con las emisiones de las centrales térmicas y con las producidas por la combustión de hidrocarburos que llevan S, N, Cl, etc. También tienen cierta importancia los procesos de desnitrificación de fertilizantes añadidos a los suelos en dosis excesiva y los procesos naturales similares que se producen en las zonas de manglares, arrozales, volcanes, etc.
Controlar las emisiones de gases a la atmósfera en otras localidades del interior provincial y de provincias vecinas, conlleva a la protección del aire puro que hay en Tafi del Valle, que por su clima y topografía, aun están libres de los efectos negativos de estos gases
SAN MIGUEL DE TUCUMAN - PROGRAMA GEMS - AIRE / OPS / OMS


Cuadro 43. VALORES X ANUALES DE CADA ESTACION - Dirección General de Saneamiento Ambiental.


Cuadro 44. Mediciones de contaminantes atmosféricos
El estudio” Situación del monitoreo de la calidad del aire (GEMS-AIRE) en la Republica Argentina” elaborado por Lic. Tatiana Petcheneshsky, realizó mediciones del grado de contaminación en diferentes ciudades de nuestro país, entre las que se encuentra San Miguel de Tucumán.
En el mencionado estudio establecieron las zonas potencialmente más expuestas a padecer los efectos de la contaminación atmosférica generalizada que son los grandes aglomerados, a saber:
- Capital Federal y Gran Buenos Aires
- Córdoba y Gran Córdoba
- Rosario y Gran Rosario
- Mendoza y Gran Mendoza
- La Plata y Gran La Plata
- San Miguel de Tucumán
Sin embargo, pueden manifestarse además episodios de contaminación puntuales en núcleos urbanos pequeños o medianos derivados de fuentes fijas.
En el marco de la gestión, programación y evaluación de la calidad de aire, el Ministerio de Salud y Acción Social, ejecuto el Programa de Evaluación y Control de la Calidad de Aire en la República Argentina, integrando la Red Panamericana de Muestreo Normalizado de la Contaminación de AIRE (RED /PANAIRE/ CEPIS/ OPS) desde 1972 hasta 1982.
A partir del año 1987 ,el país tomó decisión de integrarse al Sistema de Vigilancia de Medio Ambiente, proyecto GEMS-AIRE\OPS\OMS, siendo coordinador la ex- Dirección Nacional de Calidad Ambiental. Formaron parte de la Red las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Jujuy, Mendoza Santa Fe, Tucumán y Chubut, además de la Dirección Nacional de Calidad Ambiental.
Entre las estaciones que operaron en el marco del GEMS-AIRE, se encontraba la ciudad de San Miguel de Tucumán, las metodologías de muestreo y análisis de los contaminantes y las datos obtenidos se observan en los Cuadros 42 y 43.
Los contaminantes considerados primarios (Stocker y Seager, 1981) son;:Monóxido de carbono (CO), óxidos de azufre (SO2 y SO3), óxidos de nitrógeno (NO y NO2), hidrocarburos (HC), material particulado (PM)
La Ley Nacional de Protección Ambiental N° 20.284, establece las Normas de calidad del aire, determinando los valores correspondientes a cada contaminante que expondría a los seres vivos en estado de “alerta” , “alarma” y “emergencia”.
7. Indicadores
Indicador es un parámetro o valor calculado lleno de significado, fundamentado en el conocimiento del modelo conceptual de la dinámica y funciones de un fenómeno natural y/o de construcción y regulación antrópica de comportamiento aleatorio o inducido. Describe el estado del fenómeno y sus tendencias, referenciado en escenarios, considerando las dimensiones temporal y espacial y las acciones que regulan la dinámica y afectación del fenómeno estudiado (OECD, 2003).
Índice es un conjunto de parámetros o indicadores agregados o ponderados que describen una situación.
Parámetro es una propiedad mensurada u observada sobre un fenómeno o situación
8.1. Indicadores de Sostenibilidad para la Gestión de los Recursos Hídricos

8.1.1.Indice de aridez: Representado por la formulación:

Ia= P/[tm+10]
P : precipitación media anual en mm.
tm : temperatura media anual en °C
De naturaleza similar al índice anterior, es más apropiada para climas fríos al adicionar una constante al denominador y evitar, de esta manera, los valores negativos. El valor que se suma a la temperatura del denominador es el 10, valor que se cambia por el siete en la propuesta de delimitación de zonas húmedas y secas de Köppen.
La zona se determina según los rangos que muestra el Cuadro 44


Cuadro 45. Valores del índice de aridez

8.1.2. Indice de pobreza hídrica

Las variables evaluadas por el índice son:
- Recursos: Caracterización de los recursos hídricos existentes (cauces superficiales y aguas subterráneas), considerando variabilidad, calidad de las aguas y seguridad de abastecimiento.
- Acceso: acceso a agua potable, además incluye acceso a tratamiento de aguas, sistemas de eliminación de excretas y sistemas de riego.
- Capacidad: la capacidad de la comunidad de manejar en forma efectiva el recurso. Se considera “capacidad” el ingreso que permite la adquisición de mejoras en relación con el agua, a la educación y salud, y otros bienes durables.
- Uso: manera en la cual el agua es utilizada en diversos usos, como lo son el uso doméstico, agricultura, ganadería e industria.
- Ambiente: se evalúa el medio ambiente respecto al agua y el deterioro de los sistemas.
8.1.3.Índice de Activación de las Potencialidades hídricas: es la relación entre las disponibilidades hídricas y las potencialidades de cada unidad de balance (UB)

8.1.4.Índice de uso de las potencialidades, definido por la relación entre la suma de las demandas hídricas consuntivas y ecológicas y el caudal medio con garantía de 90%

8.1.5.Índice de activación de las aguas subterráneas indica el nivel de explotación de los acuíferos, es representado por el cociente entre la disponibilidad efectiva instalada, que es la potencialidad de explotación del agua subterránea en la Unidad de balance

8.1.6. Indice de escasez hídrica: es la relación porcentual entre la demanda de agua del conjunto de actividades socioeconómicas y la oferta hídrica disponible en las fuentes abastecedoras


Donde:
Índice de escasez [%];
Demanda de agua [m³];
Oferta hídrica superficial neta [m³].
Se registra escasez de agua cuando la cantidad de agua tomada de las fuentes existentes es tan grande que se suscitan conflictos entre el abastecimiento de agua para las necesidades humanas, las ecosistémicas, las de los sistemas de producción y las de las demandas potenciales.
La práctica mundial en la gestión del agua ha permitido determinar los umbrales críticos de presión sobre el recurso hídrico, según ésta se distinguen cuatro categorías, Cuadro 45
Categoría del índice de escasez Porcentaje de la oferta hídrica utilizada Explicación
Alto > 40 % Existe fuerte presión sobre el recurso hídrico, denota una urgencia máxima para el ordenamiento de la oferta y la demanda. En estos casos la baja disponibilidad de agua es un factor limitador del desarrollo económico.
Medio 20 – 40%
Cuando los límites de presión exigen entre el 20 y el 40% de la oferta hídrica disponible es necesario el ordenamiento tanto de la oferta como de la demanda. Es menester asignar prioridades a los distintos usos y prestar particular atención a los ecosistemas acuáticos para garantizar que reciban el aporte hídrico requerido para su existencia. Se necesitan inversiones para mejorar la eficiencia en la utilización de los recursos hídricos
Moderado 10 – 20% Indica que la disponibilidad de agua se está convirtiendo en un factor limitador del desarrollo
Bajo <10% No se experimentan presiones importantes sobre el recurso hídrico
Cuadro 46. Categorías del índice de escasez hídrica
8.2.Indicadores de suelo

El conjunto de indicadores físicos, químicos y biológicos propuesto para monitorear los cambios que ocurren en el suelo (Larson y Pierce, 1991; Doran y Parkin, 1994; Seybol, 1997), se detallan en el Cuadro 46.
Cuadro 47. Índices físicos, químicos y biológicos del suelo
8.2.1. Indicadores físicos
Las propiedades físicas que pueden ser utilizadas como indicadores de la calidad del suelo, son aquellas que reflejan la manera en que este recurso acepta, retiene y transmite agua a las plantas, así como las limitaciones que se pueden encontrar en el crecimiento de las raíces, la emergencia de las plántulas, la infiltración o el movimiento del agua dentro del perfil y que además estén relacionadas con el arreglo de las partículas y los poros. La estructura, densidad aparente, estabilidad de agregados, infiltración, profundidad del suelo superficial, capacidad de almacenamiento del agua y conductividad hidráulica saturada son las características físicas del suelo que se han propuesto como indicadores de su calidad.
8.2.2. Indicadores químicos
Los indicadores químicos propuesto, se refieren a condiciones de este tipo que afectan las relaciones suelo-planta, la calidad del agua, la capacidad amortiguadora del suelo, la disponibilidad de agua y nutrimentos para las plantas y microorganismos. Algunos indicadores son la disponibilidad de nutrimentos, carbono orgánico total, carbono orgánico lábil, pH, conductividad eléctrica, capacidad de adsorción de fosfatos, capacidad de intercambio de cationes, cambios en la materia orgánica, nitrógeno total y nitrógeno mineralizable.
8.2.3. Indicadores biológicos
Los indicadores biológicos propuestos, integran gran cantidad de factores que afectan la calidad del suelo como la abundancia y subproductos de micro y macroorganismos, incluidos bacterias, hongos, nemátodos, lombrices, anélidos y artrópodos. Incluyen funciones como la tasa de respiración, ergosterol y otros subproductos de los hongos, tasas de descomposición de los residuos vegetales , N y C de la biomasa microbiana. Como la biomasa microbiana es mucho más sensible al cambio que el C total se ha propuesto la relación Cmicrobiano:Corgánico del suelo para detectar cambios tempranos en la dinámica de la materia orgánica (Sparling, 1997).
8.2.4. Indicadores de calidad de aire
El índice de calidad del aire es un valor adimensional calculado a partir de los valores registrados en estaciones de medida, teniendo en cuenta los valores límites establecidos por la legislación y los efectos nocivos para la salud de los siguientes contaminantes:
• dióxido de azufre (SO 2 )
• dióxido de nitrógeno (NO 2)
• ozono (O 3)
• monóxido de carbono (CO)
• partículas PM 10
El valor del índice estará comprendido entre 0 y >150, de modo que cuanto mayor sea el índice, peor será la calidad del aire. El valor del índice 0 corresponderá a una concentración nula de contaminante, y el valor 100 estará asociado al valor límite fijado, a partir del cual se deben tomar medidas para la protección de la salud.
Los criterios de calidad y límites de concentración están establecidos en la Ley Nacional de Protección Ambiental N° 20.284 y las concentraciones límites se observan en el Cuadro 47

Cuadro 48. Ley N° 20.284 Normas de calidad del aire
En el Cuadro 48, se enumera, los valores del índice y la calidad de aire que el mismo indica.

Cuadro 49. Índice de calidad de aire

9. Grandes unidades de Vegetación
La Cuenca del Río La Angostura constituye un nodo biogeográfico ya que en ella convergen elementos de distintas regiones como por ejemplo los pastizales, prados de altura y los bosques montanos con alisos (Alnus acuminata) (Fig. 9) pertenecientes a la Provincia de las Yungas; como los algarrobos (Prosopis spp.), propios del Dominio Chaqueño; elementos andinos como la queñoa (Polylepis australis) en faldeos y quebradas; elementos altoandinos, como la yareta (Azorella compacta), ubicados en áreas de la Cuenca con alturas superiores a los 3.500 msnm y elementos puneños como algunas cactáceas (ej. Echinococactus sp., Opuntia sp.,) entre otras y herbáceas de porte erecto (hasta 1,5 – 2 metros de altura) al norte de las Cumbres Calchaquíes, a alturas superiores a los 4.000 msnm.

Debido a esta confluencia de distintas regiones biogeográficas, la cuenca presenta una elevada biodiversidad, con numerosas especies endémicas y biológicamente frágiles, particularmente en la zona altoandina de las Cumbres Calchaquíes y de las Sierras del Aconquija. En este capítulo se entiende por biodiversidad al número total de especies presentes, ecosistemas y procesos que se verifican entre la parte biótica y no biótica. En este sentido también se consideran los diversos paisajes como parte importante de la biodiversidad.
Desde el punto de vista florístico en toda la zona se pueden encontrar dos grandes formaciones: hasta los 1.800 m snm existe un bosque dominante de “alisos” (Alnus acuminata) (Bell, 1987) y otras herbáceas y gramíneas. Por arriba de los 1800 el bosque de “alisos” se mantiene pero sólo en las quebradas húmedas y muy pocos ejemplares por fuera de ellas (por ej. al borde las rutas y en algunas propiedades) y se hace dominante un pastizal con varias especies de distinto porte (herbáceas). Este pastizal se hace casi exclusivo desde los 1.800 – 2.000 metros hasta los 3.000-3.500 metros sobre el nivel del mar. El pastizal está acompañado por varias herbáceas y algunas especies espinosas como Adesmia sp. Por arriba de los 3.500 metros el pastizal continúa pero con especies de menor porte y se hace dominante una especie cuyo nombre vulgar es “iro” y que corresponde a Festuca ortophylla y en menor cobertura otra especie de Festuca denominada Festuca hieronymi (Fig. 14). El conjunto de estas gramíneas la gente del lugar las denomina pastizales y son aprovechados en primavera – verano como alimento para vacas y caballos. Estos últimos aprovechan los rebrotes de las gramíneas y en época invernal estos mamíferos introducidos bajan hacia la zona de bosques donde disponen de otras hierbas.

Por arriba de los 3.000 metros, es decir desde Infiernillo hacia las Cumbres Calchaquíes o Infiernillo hacia el Cerro Muñoz, existen unas formaciones denominadas turberas, que son distintas a las del sur del país, ya que éstas están formadas por acumulación o restos de un musgo, mientras que las de la zona de estudio están formadas por especies de fanerógamas (plantas con flores). Estas formaciones, que cubren grandes superficies en la zona, tienen una especial importancia para la zona pues es el lugar donde se almacena el agua durante las épocas de lluvia para ser liberada hacia el valle en época de otoño e invierno.
Estas “esponjas” de altura (Fig. 15), que indudablemente ejercen el papel de regulador hídrico en la zona de montaña, son muy visitadas por caballos y vacas en época de invierno y verano pues las mismas mantienen verde para de su vegetación y son además una fuente de agua para los animales mencionados. Sin embargo, estas formaciones vegetales presentan cierto grado de deterioro justamente debido a la presencia de vacas y caballos que al alimentarse eliminan la vegetación presente, pues no cortan sino que arrancan las especies, y además por el efecto de las pezuñas ya sea sobre el suelo con vegetación o en suelo desnudo. Esto genera micro cárcavas que con el tiempo se agrandan y provocando una fuerte erosión de suelo y eliminación de la vegetación presente.

Es importante comentar que actualmente la vegetación natural se circunscribe a laderas, quebradas o terrenos de fuerte pendiente o elevada pedregosidad (Ayarde y colaboradores, 1997) que dificultan su utilización como terrenos de cultivo. Estos autores afirman que gran parte de la Cuenca el pastoreo transformó el paisaje y aceleró procesos degradatorios y que sólo en lugares de fuerte pendiente, quebradas altas y áreas cumbrales se conserva vegetación con poca alteración.
Dado que en la zona existen numerosas especies de utilidad (generalmente como alimento para ganado o como hierbas medicinales, o las cactáceas columnares como elemento de construcción, entre otros usos) muchas de ellas se hallan en distinto grado de conservación. Si bien para la zona no existe un listado de especies que den cuenta del estado de conservación se utiliza un cuadro modificado a partir de Chebez y Haene (1994) para brindar esta información (Tabla N° 4).

Tabla Nº 4: Estado de Conservación de la Flora de la zona de estudio

Especies Estado de conservación Observaciones
Azorella compacta Vulnerable Presente en la parte alta de la cuenca
Aphanostelma tubatum En peligro Planta rastrera o semitrepadora, hallada únicamente en Tucumán- Departamento Tafí.
Mitostigma mitophorus Rara Planta endémica de Tucumán, del valle de Tafí.
Mitostigma tucumanense Rara Planta endémica de Tucumán, del valle de Tafí.
Alnus acuminata En peligro Aliso. Árbol que forma bosques montanos puros en el Noroeste. Frecuente en las quebradas de Tafí del Valle.
Tillandsia maxima Indeterminada Clavel del aire gigantesco, el mayor de su género. Endémico del NOA y áreas vecinas de Bolivia.
Heleocharis tucumanensis Presuntamente extinguida Planta pequeña sólo conocida para Tafí, río de la Puerta (tucumán).
Chaetanthera stuebelii Rara Hierba perenne de las montañas desde Jujuy a Tucumán.
Senecio aconquijae Indeterminada Endémica de las montañas de Tucumán.
Sencio calchaquinus Rara Endémico de las Cumbres Calchaquíes.
Senecio cylindrocephalus Indeterminada Arbusto bajo conocido únicamente para las montañas de Tucumán y Catamarca.
Senecio otopterus Indeterminada Hierba de hasta 1,5 m de altura. Desde Jujuy a Tucumán.
Senecio roripaefolius Rara Planta propia de las montañas de Tucumán, Catamarca y La Rioja.
Draba tucumanensis Rara Sólo conocida para Tafí (Tucumán).
Crinodendron tucumanum Rara Árbol presente en los faldeos montañosos del Noroeste.
Festuca dissitiflora Rara Hierba de los prados montanos del Noroeste.
Poa calchaquensis Rara Hierba propia del Noroeste argentino.
Poa humillima Rara Hierba hallada en Tucumán y Catamarca.
Isoetes alcalophila En peligro Planta endémica de las Cumbres Calchaquíes. Tucumán- Departamento de Tafí.
Luzula hieronymi Rara Planta sólo conocida para las altas cumbres de Tucumán, entre los 3800 y 4200 m.s.n.m.
Nototriche calchaquensis Rara Hierba endémica de las Sierras de Aconquija y de las Cumbres Calchaquíes (Tucumán y Catamarca).
Nototriche rhomederi Rara Hierba de las alturas de la Sierra del Aconquija en Tucumán y Catamarca.
Nototriche tucumana Rara Hierba conocida para la Sierra del Aconquija y las Cumbres Calchaquíes en Tucumán y Catamarca.
Chenopodium hircinum Rara Planta conocida sólo para Tucumán, Catamarca y La Rioja. Frecuente a la orilla de campos de cultivo.
Ranunculus hillii Rara Planta hallada en Tucumán y Catamarca.

La actividad antrópica del valle ha puesto en peligro a muchas de sus especies. En la Tabla N° 4 (modificado a partir de Chebez y Haene, 1994), se muestra el estado de conservación de varias especies que se hallan presentes en la cuenca del Río La Angostura.
De manera que la historia del uso del suelo, combinada con las condiciones climáticas, geomorfológicas y edáficas, han dado como resultado no sólo una dominancia de pastizales y arbustales en faldeos, valles y lomadas y la presencia de bosques relictuales en los fondos de quebradas y laderas húmedas. Estos bosques están dominados por Alisos (Alnus acuminata) en las laderas con exposición a los vientos húmedos del sur, y pequeños bosques de queñoas (Polylepis australis) y alisos en el fondo húmedo de las laderas con exposición a los vientos cálidos y secos del norte.
Algunos autores como Ayarde y colaboradores (1997) diferencian, a grandes rasgos, los siguientes tipos de vegetación de Tafí del Valle:

Pastizal cespitoso (humedal): ocupa poca superficie y se extiende por las áreas inundables periféricas al embalse, especialmente la cola de este y lecho de derrame del río Tafí. Consiste en un pastizal bajo y denso compuesto principalmente por Ciperáceas (Cyperus y Eleocharis), Juncáceas (Juncos sp.) y latifoliadas propias de estos ambientes (Ranunculus sp., y Compuestas en roseta).
Pastizal con arbustos dispersos: perilago este y sur, valle oeste de Loma Pelada. Es un pastizal de mediana altura (bajo por acción del ganado), dominado por gramíneas varias y salpicadas por arbustos bajos y globosos en variada densidad según la topografía y exposición especialmente por la Compuesta Eupatorium bunnifolium.
Arbustal ribereño: lecho de inundación del río La Puerta, el Churqui, El Mollar, Blanco. Se extiende por los amplios lechos pedregosos de los ríos temporarios que surcan el pedemonte y laderas bajas del valle. Domina la vegetación arbustiva con árboles o arbustos de porte arbóreo dispersos. Las principales especies son: Senecio rudbeckiafolius, un arbusto de llamativas flores amarillas, algarrobo (Prosopis sp.), molle pispito (Schinus sp.), uvilla o mikuna (Berberis sp.)
Arbustal mesofítico: ocupa faldeos interserranos y laderas de fuerte pendiente de todas las serranías circundantes. Es por lejos el tipo de vegetación mejor representado. Consiste en un arbustal de 1 a 1.5 m de altura, muy diverso, especialmente a nivel de flora herbácea. Entre los principales arbustos sobresalen Eupatorium sp., Chiliotrichiopsis keidelli, azafrán (Chuquiraga longiflora), muña-muña (Satureja sp.), mikuna (Berberis mikuna), suiquillo (Tagetes sp). Entre las gramíneas: sivinguilla (Lamprothyrsus hieonymmi), cortadera (Cortaderia sp.), paja (Festuca lilloi), etc., y entre las herbáceas se destaca la “alantuya” (Begonia Sp.), una especie común y de vistosas flores en el verano.
Pastizal mesofítico: se ubica a la altura de los arbustales pero ocupa faldeos expuestos, de menor pendiente y filos. Es un pastizal alto con buena cobertura vegetal y compuesto en su mayoría por gramíneas blandas y arbustos dispersos. En muchos sectores forma mosaicos con los arbustales de altura (mesofíticos). Las principales especies son gramíneas de los géneros Festuca, Poa, Muehlembergia, Deyeuxia, Stipa, etc.
Bosquecillos de Alisos y Queñoales: Se encuentran por lo general en quebradas húmedas y laderas altas de las principales serranías que rodean el valle. En general, son bosques de poca extensión, aunque en algunos sectores, donde las condiciones lo permiten, alcanzan un desarrollo más importante. El aliso (Alnus acuminata) prospera en quebradas, faldeos altos y más húmedos mientras que la “queñoa” (Polylepis au-tralis) ocupa faldeos altos y un poco más secos. Una característica de estos árboles es que frecuentemente tienen “barba de viejo” (Tillandsia usneoides), una diminuta y abundante Bromeliácea epífita de reconocido valor en medicina popular.
Pastizal altoandino-Puna: De acuerdo a Cabrera y Willink (1973), la Estepa Altoandina se ubica por encima de los 3000 msnm. Esta formación pertenece a la Provincia Altoandina. Ayarde y colaboradores (1997) describen esta formación por encima de los 3.700, hacia el Cerro Muñoz (Sistema del Aconquija) y en las Cumbres Calchaquíes, limitando al este con la Provincia de las Yungas. El clima es frío y seco y la amplitud térmica es muy grande, las cumbres más altas generalmente presentan nieves permanentes y temperaturas medias mensuales inferiores a cero grado durante más de la mitad del año. Las precipitaciones son del orden de los 100 a 200 mm anuales (Halloy, 1982).
La vegetación dominante es la estepa graminosa y arbustiva, baja y rala, adaptada a la alta rigurosidad climática (aridez, frío y fuertes vientos). Hasta los 4.000 m aproximadamente, crecen prados de altura constituidos por hierbas, gramillas blandas y alguna vegetación semiacuática en zonas deprimidas. En niveles superiores estos prados son reemplazados por pastizales de altura, con marcado carácter xerófilo, cuya comunidad más conspicua es la estepa de iros del género Stipa, que conforma los coironales.
En la zona de estudio, los pastizales se encuentran intercalados con una alta diversidad de herbáceas y arbustos en placa. Son frecuentes las turberas fanerogámicas denominadas localmente “vegas” o “ciénegas”.
Por encima de los 4.000 m de altura desaparecen las matas de gramíneas aunque se desarrollan todavía arbustos raquíticos de Adesmia sp.. En las grietas de las rocas, se desarrollan líquenes y musgos para, finalmente entrar en el dominio de roca desnuda.
En las Cumbres Calchaquíes, al norte de la Cuenca y en alturas superiores a los 4.000 msnm, se desarrollan entre las matas pequeñas cactáceas (Echinococactus sp., Opuntia sp.), elementos propios de la vegetación puneña.
1.1. Estudios de diversidad y riqueza florística
El único estudio exhaustivo para el Valle de Tafí es que realizó Hugo Ayarde (datos sin publicar) de la Fundación Miguel Lillo (Tucumán) para el año 2000- 2001. En este estudio se analizó la composición de la vegetación (número de familias, géneros y especies) a los largo de un gradiente altitudinal y en dos orientaciones (ladera SE y ladera O o ladera húmeda y ladera subhúmeda respectivamente) por medio del uso de transectas. Las transectas se establecieron en el área de contacto entre la vegetación dominantemente leñosa (área de bosque) y la vegetación dominantemente herbácea (área de pastizal) y en dos exposiciones: húmeda y subhúmeda. El objetivo de esta investigación era justamente estudiar la variación con la altitud y la influencia de la orientación (laderas) sobre la composición específica.
Este estudio es bastante completo ya que en cada una de las transectas se delimitaron parcelas contiguas de 10 x 20 m (medidos en superficie). En cada una de estas unidades muestrales se registraron las especies vasculares presentes dentro del perímetro, a través de un exhaustivo registro en un tiempo de búsqueda de entre 30 y 40´. Las especies que no se reconocieron a campo, aún las en deficiente estado de colección (estériles, juveniles, senescentes, etc.), fueron colectadas a los efectos de una posterior determinación en laboratorio.
Para cada parcela se midieron altitud y pendiente y se apuntó cualquier rasgo topográfico o ambiental particular al común de la transecta. A los efectos de facilitar eventuales monitoreos multianuales, cada 100 m en superficie (5 parcelas) se estableció un punto indicado por una estaca de material plástico en campo y por coordenadas geográficas en un Posicionador Geográfico Satelital.
1.2. Riqueza florística
En el estudio mencionado se distinguen tres fisonomías vegetales:
• bosque,
• pastizal y
• arbustal (ecotono),

La zona de ecotono es la que exhibió mayor cantidad de especies (193 y 181 en transecta húmeda y subhúmeda respectivamente). Entretanto en el bosque se registraron 72 y 142 especies respectivamente y 151 y 193 en el pastizal.

El área ecotonal, con un promedio de 55 y 68 especies por parcela (200 m2), comparativamente es la más diversa de las tres consideradas, mientras que el área de bosque, con 30 y 48 especies, es la más pobre.
El total de especies para el área alta del Cerro Ñuñorco Grande se resumen en la Tabla N° 5.

Tabla N° 5: Número de familias, géneros y especies en cada ladera

Ladera Sud -Este (Húmeda) Oeste (Subhúmeda)
Nº de familias 57 57
Nº de géneros 128 140
Nº de especies 197 217
Fuente: Comunicación personal Lic. Hugo Ayarde (2011)

Las familias mejor representadas son Asteraceae, con 55 especies y Poaceae, con 38 especies. La mayoría de las Asteraceae son hierbas o subfrutices anuales (planta leñosa sólo en la base o en la parte inferior, parecida a un arbusto sin que llegue a serlo, generalmente de talla poco elevada), las que se localizan en la formación pastizal.
Las cantidades anteriormente expresadas evidencian que la transecta subhúmeda es sensiblemente más diversa que la húmeda.
1.3. Distribución altitudinal (gradiente térmico y de humedad)
La transecta húmeda (ladea SE) tiene una longitud en superficie de 1320 m y un desnivel de 580 m. (2620 m snm a 3200 m snm), mientras que la subhúmeda (ladera O) tiene 1660 m de longitud y 640 m de desnivel (de 2560 m snm a 3.200 m snm).
En el flanco húmedo la fisonomía de bosque se extiende hasta los 2950 msnm y está conformado por queñua (Polylepis australis) en la franja superior (entre los 2800 y los 2950 m) y aliso del cerro (Alnus acuminata) en la inferior. El pastizal se extiende por arriba de los 3000 m.
En la transecta subhúmeda la vegetación leñosa se extiende en forma continua con fisonomía de bosque (queñua y aliso) hasta los 2700 msnm y por individuos dispersos de queñua hasta los 2800 msnm. Por encima de los 2800 se extiende un pastizal denso y de mediana altura.
Es evidente la influencia de la disponibilidad de humedad en la distribución de la vegetación leñosa.
La figs. 16 a y 16 b muestran las variaciones del número de especies vegetales tanto en la ladera SE como en la ladera O.

En ambas figuras (16) se nota claramente que el número de especies aumenta desde los 2600 m snm aproximadamente hasta los 2800 m snm y luego declina. Esto se verifica para ambas situaciones de exposición.

En la fig. 17 a y 17 b se muestra la densidad de especies (número de especies por metro cuadrado de superficie de suelo).

También en este caso y en ambas laderas la densidad se incrementa hasta los 2.800 m snm aproximadamente y luego desciende. El descenso es mucho más pronunciado en la ladera oeste que en la sudeste.
En las fig. 18 a y 18 b y fig. 19 a y 19 b, se muestran como varía las riquezas específicas en ambas laderas tanto en las especies de gramíneas como de asteraceae detectadas. Las gramíneas (pastos de la zona en general muestran un incremento de la riqueza específica hasta los 2.900 m snm (en ambas laderas) y la riqueza decrece.

En las especies de asteráceae detectadas el patrón es el mismo pero la riqueza decrece mas abruptamente en la ladera oeste (O).
Un recurso importante en la zona es el uso del llamado “aliso” (Alnus acuminata). Este especie es usada para construcciones de muebles y casas y de acuerdo a algunos autores estaría en la calificación de peligro. En Argentina el bosque de alisos se extiende por el NO de las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca, ocupando aproximadamente 6.500 km2 (cifra calculada en base al mapa de comunidades vegetales del NO de Vervoorst publicado en Hawkes y Hjerting, 1969).
Según el trabajo de Bell (1987) esta especie existe en La Quebradita, Cañas Horconces (SE de Tafí del Valle), El Rincón (extremo austral del Valle de Tafí, al SW de El Mollar). En general esta especie posee una densidad de 2 a 6 árboles por cada 100 metros cuadrados aunque esta cifra puede variar según lo lugares que se considere. Así, en La Quebradita existe un 25 % de cobertura arbustiva y un 15 % de cobertura herbácea. En este lugar se han contabilizado 4,52 alisos por 100 m2 con un diámetro medio de 29 cm. En cambio en Cañas Horcones la densidad del aliso es de 2,54 alisos/100 m2 con un diámetro de 38 cm.
1.4. Vegetación introducida
También en la zona de estudio existen una serie de especies introducidas que es necesario mencionar. Según Ayarde et al. (1997) la vegetación introducida de la Cuenca del Río La Angostura es muy diversa, tanto desde el punto de vista biotipológico como del de uso. Consiste en árboles de diversas especies que son utilizadas como frutales, cortinas rompevientos, estabilizadores de borde de acequias, ornamentales o simplemente para sombra. Entre ellos: álamos (Populus sp.), sauce llorón (Salix babilónica), sauce mimbre (Salix sp.), olmo (Ulmus sp.), eucalipto (Eucalyptus sp.), pinos (Pinus sp.), frutales de pepita y carozo (Prunus, Pyrus, Malus, etc.).
Entre las especies de uso agrícola, Ayarde y colaboradores (1997) destacan la papa (Solanum tuberosum) (Fig. 20) cuyo destino es como “papa-semilla”. Su cultivo produjo y produce un gran deterioro de las áreas destinadas para tal fin, principalmente como consecuencia del tipo de labranza y manejo que requiere su implementación y a la fragilidad que caracteriza al suelo. Cultivos de forrajeras, especialmente alfalfa (Medicago sativa y M. falcata) y cebada (Cereale secale), son muy comunes y sirven de sostén a la fuerte carga ganadera que persiste en el área.
Afirman que, además del reemplazo de especies nativas, hubo en el Valle un reemplazo fisonómico de mayor alcance, por acción de la ganadería extensiva y sobredimensionada que afecta a pastizales de faldeos, actualmente transformados en un césped bajo (“praderas”) en continuo proceso de deterioro.
Evaluación de la productividad primaria neta (PPN) en la Cuenca del Tafí analizando su variación espacial y estacional.

Introducción
Es importante destacar que es la primera vez que se realiza este tipo de cálculo para la zona del Valle de Tafí (Tucumán). Este trabajo se realizó en colaboración con el Dr. Marcel Achkar y fue ejecutado para el presente estudio con el fin de determinar los flujos dentro de las matrices.
Este trabajo se ha realizado utilizando el Índice de vegetación de diferencia normalizada, también conocido como NDVI por sus siglas en inglés. Este es un índice usado para estimar la cantidad, calidad y desarrollo de la vegetación, por medio de sensores remotos instalados comúnmente desde una plataforma espacial, de la intensidad de la radiación de ciertas bandas del espectro electromagnético que la vegetación emite o refleja.
Se conoce que las plantas absorben radiación solar en la región espectral denominada radiación fotosintética activa (RFA), la cual es usada como fuente de energía en el proceso de fotosíntesis. Las células vegetales han evolucionado para dispersar la radiación solar en la región espectral del infrarrojo cercano, la cual lleva aproximadamente la mitad del total de la energía solar, debido a que el nivel de energía por fotón en ese dominio (de longitud de onda mayor a los 700 nm) no es suficiente para sintetizar las moléculas orgánicas: una fuerte absorción en este punto sólo causaría en un sobrecalentamiento de la planta que dañaría los tejidos. Por lo tanto, la vegetación aparece relativamente oscura en la región de radiación fotosintética activa y relativamente brillante en el infrarrojo cercano. De manera que mediante el uso de software y fotografías satelitales es posible calcular el NDVI, que está directamente relacionado con la capacidad fotosintética y, por tanto, con la absorción de energía por la cobertura arbórea.
La productividad primaria neta (PPN) es la diferencia entre la fotosíntesis total (productividad primaria bruta) menos la respiración total de las plantas en un ecosistema . También se la define como la nueva materia orgánica total producida en un intervalo de tiempo.
Cuando la producción primaria neta es positiva, la biomasa de las plantas del ecosistema va aumentando. Es lo que sucede, por ejemplo, en un bosque joven en el que los árboles van creciendo y aumentando su número. Cuando el bosque ha envejecido, sigue haciendo fotosíntesis pero toda la energía que recoge la emplea en la respiración, la producción neta se hace cero y la masa de vegetales del bosque ya no aumenta.
Es necesario tener en cuenta que en un ecosistema, como la Cuenca que aquí se analiza, la vegetación es la que produce una cierta cantidad de biomasa de la cuál dependerán todos los otros organismos. Es por ello, que es importante conocer cuánto produce a lo largo del tiempo (un año o un mes) para poder calcular posteriormente que carga de herbívoros puede soportar ese ecosistema. En definitiva este cálculo de PPN es fundamental para poder planificar manejos sustentables futuros.De manera que el objetivo de este trabajo fue zonificar la cuenca (Fig. 27) en tres regiones cuenca alta, media y baja (Fig. 28) y definir y delimitar las principales unidades ambientales (uso territorial y vegetación) en la cuenca. En cada una de ellas se determinó la productividad primaria neta (PPN).

En esta cuenca se pueden identificar tres grandes zonas, cuenca alta, media y baja cuyas superficies se distribuyen según se muestra en la tabla N° 6 y la figura 28.
Tabla N°6: Superficie delimitadas
Zona Superficie (km2) Hectáreas Porcentaje
Cuenca Alta 82 8.200,2 19,2
Cuenca Media 155 15.548,0 37,3
Cuenca Baja 181 18.095,7 43,4
TOTAL 418 100

 

 

 

Al interior de cada zona se identifican y delimitan las principales unidades ambientales como integración de las geoformas del paisaje, el uso del suelo y la vegetación. Para ello ese trabajo con el procesamiento de dos imágenes Landsat 5 TM, 231-079 del 25 de abril de 2011 y 231-078 del 16 de mayo de 2011. A partir de estas imágenes se realizó clasificación no supervisada y se calculó el NDVI.
Para evaluar las diferencias territoriales se utilizarán técnicas de teledetección asociadas a Sistemas de Información Geográfica (SIG) que constituyen una de las principales herramientas para resolver estos problemas (Kontoes et al., 1993; Price et al., 1992; Lauver et al., 1993). La utilización de SIG y la teledetección consiste en unir dos tecnologías que componen un sistema sinérgico, particularmente bien adaptado para los estudios de las unidades suelo - vegetación (Chen et al., 2002).
La disponibilidad creciente de imágenes de alta resolución, así como la evolución constante de la informática, constituyen elementos que facilitan la expansión de estas técnicas (Pax-Lenney y Woodcock, 1997; Guerschman et al., 2002; Seyler et al., 2002; Oetter et al., 2000). El seguimiento de la productividad y el desempeño temporal y espacial de la vegetación han sido los principales desafíos en la investigación a partir de técnicas de teledetección (Moulin et al. 1997; Clevers, 1997; Moulin et al. 2003). Progresivamente se han obtenido importantes resultados en la evaluación de la cobertura vegetal del suelo (Qin, 1993; Ray y Murray 1996; Asner et al. 2000; Braun y Hense, 2004). Los índices de vegetación se han convertido en las principales fuentes de información para realizar el monitoreo y espacializar en forma cartográfica los resultados de los cambios de la cobertura vegetal. El índice de vegetación más utilizado en este contexto es el NDVI (Normalized Difference Vegetation Index) que representa una función de bandas espectrales correspondientes al rojo e infrarrojo cercano (Rouse et al., 1974; Tucker, 1979).
NDVI = (PIR-R) / PIR+R)
La diferencia entre las bandas roja e infrarroja es un indicador fuerte de la cantidad de biomasa verde fotosintéticamente activa (Tucker, 1979). Este índice es ampliamente utilizado a diversas escalas: locales, regionales, continentales y globales (Estreguil, 1996; Girard y Girard, 1989; Paruelo et al. 2001).
Los resultados obtenidos en la identificación y delimitación de las unidades ambientales se presentan en la tabla N° 7 y fig. 29.

Tabla 7: superficies de las Unidades ambientales en la cuenca del Tafí
ZONA UNIDAD NOMBRE Superficie (ha) Porcentaje
1 1 Altos del norte de la cuenca 2774,5 6,7
1 2 Valle norte 2588,9 6,2
1 3 Ladera noroeste 1873,8 4,5
1 4 Altos del noroeste 1008,5 2,4
2 5 Altos centrales del este 4805,3 11,5
2 6 Ladera central este 2195,0 5,3
2 7 Valle central del Tafi 4321,5 10,4
2 8 Planicie de la Angostura 2140,1 5,1
2 9 Sierra central Loma de Piedra 3312,0 7,9
2 10 Valle in-tramontano central 1863,6 4,5
2 11 Ladera oeste del rodeo grande 558,0 1,3
2 12 Ladera oeste de las quebradas 7169,3 17,2
2 13 Altos del oeste 3289,0 7,9
3 14 Ladera sureste de la Angostura 1079,3 2,6
3 15 Valle sur del Mollar 1475,0 3,5
3 16 Ladera sur del potrerillo 1210,0 2,9

 

1.5. Evaluación de la productividad de la cuenca
1.6. Metodología:
Para la evaluación de la productividad de la cuenca se trabajo en ambiente SIG utilizando el programa Arc View 3.2 y extensiones. Se utilizó el sistema de coordenadas cartográficas UTM. La evaluación de la productividad se realiza a partir de una serie de 36 imágenes correspondientes al año 2010 proporcionadas por el programa Geoland2, (Geoland2 Consortium, 2009) (www.geoland2.eu). Son imágenes que contienen información media cada 10 días de la productividad de materia seca. Se realizó la integración mensual de las tres imágenes correspondientes a cada mes de tal forma de obtener un valor medio mensual para la productividad. Estas imágenes tienen una resolución espacial de 1 km2. Las imágenes fueron corregidas geométricamente e integradas al SIG. Posteriormente son transformadas en formato vectorial e integradas en una sola cobertura para permitir realizar una base de datos única que permite sistematizar la información.
Las imágenes proporcionan información sobre la variación de la productividad, variación de la materia seca. O sea la tasa de crecimiento de la vegetación directamente vinculada con la producción primaria neta. Los valores se expresan en Kg de materia seca por hectárea y por día. El modelo se basa en la combinación de la información del NDVI proporcionado por las imágenes satelitales SPOT-VGT, la información sobre la radiación incidente y la temperatura media diaria utilizando el modelo de Monteith (1972).
1.7. Resultados:
A continuación se presentan los resultados obtenidos en el procesamiento de la información en las tres escalas de trabajo.
1.8. Evaluación de la productividad general de la cuenca.
La productividad total anual e la cuenca es de 452.982,1 toneladas/año (ver detalles Tabla N° 8). La Cuenca Alta tiene una productividad de 47474,0 toneladas/año mientras que la de la Cuenca Media es de 179.775,6 toneladas/ año y la de la Cuenca Baja de 225.732,5 toneladas /año.
Tabla N° 8. Media mensual de la Productividad de Materia Seca (PMS) en kg/ha/día
La PMS total anual por subcuenca en Kg/ha/año

Productividad de Materia Seca (kg/ha/dia)
Meses Cuenca Alta Cuenca Media Cuenca Baja Total Cuenca
1 30,16 69,14 86,18
2 49,06 94,84 86,29
3 32,74 61,23 58,71
4 18,99 37,05 33,10
5 10,74 20,05 20,66
6 7,59 11,52 12,37
7 9,77 15,30 16,55
8 4,71 8,16 9,34
9 6,11 10,20 12,28
10 5,28 8,58 10,19
11 9,37 18,05 23,45
12 10,08 26,03 40,99
Media Anual (kg/ha) 16,22 31,68 34,18
Total Anual (kg/ha/año) 5919,30 11562,62 12474,37
Total Cuenca (Tn/año) 47473,95 179775,67 225732,54 452982,16

En la tabla 9 se presentan los valores promedios diarios mensuales del año 2010.
Tabla 9: Media mensual de la PMS en kg/ha/día (toda la cuenca)
Meses Media mensual
(kg/ha)
1 61,83
2 76,73
3 50,89
4 29,71
5 17,15
6 10,49
7 13,88
8 7,40
9 9,53
10 8,02
11 16,96
12 25,70
Media 27,36

La productividad media de la Cuenca es de 27,36 kg/ha/día, lo que significa una producción media anual de 9,98 toneladas de materia seca por hectárea promedio. Para el total de la cuenca esto da una producción de 452.982,16 toneladas de materia seca al año, esto no quiere decir que toda esta materia sea potencialmente cosechable. Si bien estas estimaciones están correlacionadas con la cosecha final, no se pueden confundir con los rendimientos finales de la producción ya que aquí está integrada las partes de las plantas que se cosechan y las partes que no se cosechan, como por ejemplo raíces, desarrollo folial no cosechado, troncos etc.
En el fig. 30 se presenta la distribución de los valores de la tabla 9.

1.9. Evaluación de la productividad según grandes zonas de la cuenca.
A partir de la tabla N° 8 se presentan los valores promedios diarios mensuales del año 2010, según la división en las tres grandes regiones delimitadas al interior de la cuenca. Desde aquí se comienza a evaluar la diferenciación espacial de la productividad primaria al interior de la cuenca. Ver Figs. 31. 32 y 33.
La cuenca alta presenta la más baja productividad, coincidiendo con las zonas menos aptas para el desarrollo de la vegetación y los cultivos y esta productividad aumenta en la cuenca media y es máxima en la cuenca baja. La producción media anual se distribuye en 47.473,55 toneladas anuales en la cuenca alta, 179.775,67 toneladas anuales en la cuenca media y 225.732,54 toneladas anuales en la cuenca baja.
1.10. Evaluación de la productividad según unidades ambientales de la cuenca.
En este nivel se presentan los valores medios de la producción de materia seca (PMS) en kilogramos por hectárea y por día. En la tabla 10 se presentan los valores promedios diarios mensuales del año 2010, según la división en las 16 unidades ambientales identificadas y delimitadas al interior de la cuenca.

Tabla 10. Media mensual de la PMS en kg/has/día
Meses 2010 UNIDADES AMBIENTALES
1 2 3 4 5 6 7 8
1 30,36 64,10 50,50 28,31 79,26 94,04 102,56 65,26
2 51,26 92,49 81,20 47,00 88,11 77,46 118,83 66,32
3 33,05 54,26 47,74 30,56 61,65 55,36 77,44 32,10
4 18,84 30,91 27,86 16,12 36,98 29,63 43,01 23,27
5 10,71 14,82 14,90 9,98 23,08 19,34 25,05 17,91
6 8,21 9,19 8,96 7,47 13,82 12,37 12,78 11,28
7 11,59 12,11 11,92 9,21 18,96 16,85 17,06 15,11
8 4,74 5,59 6,74 4,88 10,07 9,18 9,07 8,48
9 6,79 7,32 7,93 5,36 12,94 13,08 11,43 12,16
10 4,62 6,32 6,72 5,08 10,10 11,70 9,60 10,52
11 9,36 12,27 13,11 9,18 24,91 30,50 17,71 25,38
12 5,20 12,38 17,20 8,48 34,07 37,10 36,89 39,83
Media anual 16,23 26,81 24,56 15,14 34,50 33,89 40,12 27,30

Meses 2010 UNIDADES AMBIENTALES
9 10 11 12 13 14 15 16
1 87,75 89,79 76,27 63,10 25,68 61,94 90,77 79,39
2 86,50 93,25 91,04 90,91 39,71 59,59 97,68 84,23
3 60,49 68,90 69,51 59,20 27,70 35,12 69,97 66,14
4 33,14 37,91 40,35 38,25 15,61 21,39 38,21 34,73
5 20,42 21,04 21,38 20,11 8,95 15,21 21,58 21,73
6 12,15 12,89 12,77 11,48 6,38 10,43 12,49 13,04
7 16,63 16,47 17,20 14,71 7,25 13,93 17,22 17,80
8 9,16 9,92 10,25 8,33 3,64 9,18 9,76 10,10
9 11,91 12,82 12,57 9,92 5,24 10,48 13,10 13,28
10 9,60 9,36 9,59 8,73 5,26 8,45 12,43 10,44
11 21,13 20,97 21,46 17,19 8,88 21,96 28,13 25,37
12 38,18 42,16 39,91 31,37 10,59 32,78 50,73 44,81
Media anual 33,92 36,29 35,19 31,11 13,74 25,04 38,50 35,09

En la tabla 11 se presenta la productividad media anual de materia seca en toneladas según las 16 unidades ambientales presentes en la cuenca.
Tabla 11: Media anual de la PMS en Tons/UA/año
(UA – Unidad Ambiental)

ZONA UNIDAD NOMBRE PMS media anual en toneladas Porcentaje
1 1 Altos del norte de la cuenca 16436,0 3,6
1 2 Valle norte 25334,1 5,6
1 3 Ladera noroeste 16797,5 3,7
1 4 Altos del noroeste 5573,1 1,2
2 5 Altos centrales del este 60510,7 13,4
2 6 Ladera central este 27151,8 6,0
2 7 Valle central del Tafi 63283,2 14,0
2 8 Planicie de la Angostura 21325,0 4,7
2 9 Sierra central Loma de Piedra 41005,2 9,0
2 10 Valle in-tramontano central 24685,0 5,4
2 11 Ladera oeste del rodeo grande 7167,1 1,6
2 12 Ladera oeste de las quebradas 81408,5 18,0
2 13 Altos del oeste 16494,7 3,6
3 14 Ladera sureste de la Angostura 9864,4 2,2
3 15 Valle sur del Mollar 20727,4 4,6
3 16 Ladera sur del potrerillo 15497,5 3,4

En los gráficos siguientes se presenta la distribución de los valores de la tabla 11.


Fig. 34. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 1.

Fig. 35. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 2

Fig. 36. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 3.


Fig. 37. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 4.


Fig. 38. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 5.

Fig. 39. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 6.

Fig. 40. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 7.


Fig. 41. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 8.


Fig. 42. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 9.


Fig. 43. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 10

Fig. 44. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 11.

Fig. 45. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 12.


Fig. 46. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 13.


Fig. 47. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 14.

Fig. 48. Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 15.


Fig. 49 Variación de la media anual de la PMS en Tn/UA/año para la unidad 16.

En la tabla 12 se presentan las 16 unidades ambientales ordenadas según su tasa de productividad media anual expresada en kg/has/día. La productividad media de la cuenca es 29,21 kg/has/día. En 9 de las 16 unidades tienen una productividad mayor que la media y están ubicadas en la cuenca baja y media. Las 7 unidades que presentan una productividad menor que la media de la cuenca se ubican en la cuenca alta y media.
Tabla 12. Ordenación de las unidades ambientales según media anual de productividad
UNIDAD NOMBRE Productividad media anual
Valle central del Tafi 7 40,12
Ladera sur del potrerillo 15 38,5
Valle in-tramontano central 10 36,29
Ladera oeste del rodeo grande 11 35,19
Valle sur del Mollar 16 35,09
Altos centrales del este 5 34,5
Sierra central Loma de Piedra 9 33,92
Ladera central este 6 33,89
Ladera oeste de las quebradas 12 31,11
Planicie de la Angostura 8 27,3
Valle norte 2 26,81
Ladera sureste de la Angostura 14 25,04
Ladera noroeste 3 24,56
Altos del norte de la cuenca 1 16,23
Altos del noroeste 4 15,14
Altos del oeste 13 13,74

En la fig. 50 se muestra la distribución espacial de la productividad según las 16 Unidades Ambientales delimitadas.

Fig. 50. distribución de la PMS según unidad ambiental
En la fig. 51 se presenta la distribución espacial a nivel de detalle de la productividad media anual (en kg/has/día).

 

Name Global 10-days SPOT-VEGETATION Dry Matter Productivity (DMP) : H11V11 2010-01-01T00:00:00
Identifier G2-BIOPAR-DMP-2010-01-01T00:00:00-H11V11-VGT-V0
Version Processing line 0.1
Abstract DMP, or Dry Matter Productivity, is an indication of the dry matter biomass increase (growth rate) and is directly related to the well-known NPP (Net Primary Productivity), but customized for agro-statistics and expressed in kilograms of dry matter (kgDM) per hectare per day. The DMP products, produced and distributed in the framework of the Geoland2 project, consist of a DMP dataset, derived from measurements by the VEGETATION instruments on board the SPOT satellites and provided by the MARS-FOOD project. A collection of DMP products, produced by MARS-FOOD project and distributed in the framework of the GeoLand2 project, covers the entire world or any part thereof and are provided on a 10-daily basis, in tiles of 10 by 10.
Algorithm The input data are the 10-days synthesis of multispectral surface reflectances of SPOT VEGETATION data in visible, near-infrared and middle infrared bands. DMP is calculated by combining fAPAR, estimated from satellite imagery, with solar radiation and temperature information, as described by Monteith (1972).
Purpose This product is first designed to fit the requirements of the Core Information Services of the geoland2 project. It can be also useful for all applications related to the environment monitoring.
Keywords Agriculture land; geophysical environment; Dry Matter; Crops; DMP; Globe; Dekad; 10-day composite;
Keyword Categories imageryBaseMapsEarthCover; biota; farming; environment;
Platform SPOT_5
Sensor VEGETATION_2
Production Center Flemish Institute for Technological Research (VITO)
Status completed

Fauna
Criterios de elección de la cuenca desde la perspectiva de la fauna

La composición y diversidad faunística de Tafí del Valle hacen de este sector un área de características ecológicas y biogeográficas destacables, conteniendo además numerosas especies importantes desde el punto de vista de la conservación de la biodiversidad.
Relevamientos preliminares indican la presencia de una alta diversidad biológica en esta área, con al menos 265 especies de vertebrados, dominados por aves y mamíferos. Esta notable diversidad biológica se traduce en un complejo entramado de interacciones bióticas en la que todas las especies constituyen eslabones importantes para el mantenimiento del funcionamiento del ecosistema. Entre las especies de este grupo encontramos organismos polinizadores (varias especies de picaflores), dispersores y predadores de semillas (numerosos roedores), cavadores (por ejemplo armadillos y roedores de la familia Ctenomyidae), carroñeros (diversas especies de aves y mamíferos de mediano y gran porte), y predadores (gran cantidad de aves y mamíferos predominantemente carnívoras) localizados en la cima de la pirámide trófica. Todos ellos cumplen roles fundamentales en los procesos de sucesión de la vegetación, en la formación del suelo, el procesamiento de los organismos muertos, y en el control de los tamaños poblaciones de consumidores primarios.
El valle de Tafí destaca además por ser un área de transición entre zonas boscosas subtropicales, con influencia de elementos bióticos subtropicales, y ambientes abiertos de altura, dominados por elementos andinos. Esta área de transición, no sólo determina un sector de alta diversidad biológica, sino que representa el contacto de biotas con historias evolutivas y biogeográficas diferentes, lo cual acrecienta su importancia a una escala temporal mayo.
Entre los vertebrados registrados en el área de estudio destacan, además, especies de alto valor de conservación como el Guanaco (Lama guanicoe, Fig. 2), el Gato andino (Oreailurus jacobita), la Taruca (Hippocamelus antisensis), y el Cóndor (Vultur gryphus), entre muchos otros. También puede mencionarse la presencia de especies endémicas del área del valle de Tafí como el anfibio Telmatobius laticeps; endémicas de áreas de pastizales de altura, principalmente pequeñas aves (e.g., Compsospiza baeri) y mamíferos (e.g., Necromys lactens, Phyllotis osilae); especies de distribución restringida en Argentina, como algunos anfibios (e.g., Telmatobius pisanoi), reptiles (e.g., Liolaemus huacahuasicus, L. calchaqui) y mamíferos (e.g., Abrothrix illutea, Akodon spegazzinii); y la presencia de especies migratorias que utilizan el área para alimentación, descanso y/o nidificación, como algunas aves (e.g., Calidris bairdii, Coscoroba coscoroba, Tringa melanoleuca).

Fig. 2: tropa de guanacos en Piedra Grande, 4100m, vega Alazán, Cumbres Calchaquíes. Fotografía de A, Grau.
Un conjunto importante de las especies de vertebrados registradas en el valle representan un gran atractivo desde la perspectiva eco-turística. Las actividades de avistamiento de aves y mamíferos, tienen un potencial hasta el momento desaprovechado en la zona. En la cuenca alta, por encima de 3500 m es posible realizar observaciones de Cóndores, Tarucas, Guanacos, zorros colorados (Lycalopex culpaeus) y Chinchillones (Lagidium viscacia, Fig. 3); mientras que en la cuenca baja, la observación de aves acuáticas (e.g., Anas cyanoptera, Chloephaga melanoptera, Coscoroba coscoroba, Merganetta armata) y la pesca deportiva de la trucha (Percichthys cf. P. trucha) y el pejerrey (Odontesthes bonariensis) representan el atractivo principal.
La presencia de especies potencialmente utilizables para el comercio de pequeña y mediana escala es también destacable. En el área existen poblaciones de guanacos, y distintas especies de zorros, importantes por su piel, así como también especies potencialmente utilizables por su carne como las perdices (e.g., Nothoprocta cinerascens, N. ornata, N. pentlandii).
Debido a su complejidad fisonómica y estructural, y siguiendo un criterio altitudinal, se dividió a la ecozona Tafí del Valle en tres cuencas de características homogéneas. El gradiente altitudinal pronunciado que se observa desde el fondo del valle hasta las áreas cumbrales determina condiciones de humedad y temperatura particulares, las cuales generan cambios pronunciados en la fisonomía vegetal y la biota en general. A su vez existen diferencias en el tipo de suelo y las pendientes del terreno entre las distintas áreas, lo que ha determinado el establecimiento de diferentes actividades por parte del hombre. Siguiendo estos criterios, el valle fue dividido en una cuenca baja, comprendida entre los 1800 m y los 2500 m; una cuenca media, que va desde 2500 m hasta 3500 m; y una cuenca alta, que comprende todos los sectores superiores a 3500 m (Fig. 4). Con aproximadamente 8200 ha, la cuenca alta es el sector de menor superficie dentro del área de estudio, seguido por la cuenca media (15500 ha) y la baja (18100 ha).
Diagnóstico ambiental expeditivo
Se realizó una revisión exhaustiva de la literatura sobre vertebrados del noroeste argentino (Apéndice I) y de especímenes depositados en colecciones de museos (Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” y Colección de Mamíferos de la Fundación- Instituto M. Lillo). Se llevaron a cabo además consultas a especialistas en los distintos grupos taxonómicos de vertebrados.
En forma preliminar, se registraron 265 especies de vertebrados presentes o con alta probabilidad de estar presentes en el área del valle de Tafí. Esto incluye cuatro especies de peces, seis anfibios, 22 reptiles, 43 mamíferos y 190 aves (Apéndice II). Sobre la base de la información bibliográfica, de colecciones y a partir de experiencia previa se registraron además los valores de peso promedio por especie, densidad poblacional para las mismas, número estimado de individuos para el área de estudio, peso promedio de cada especie para el área de estudio, tamaño de las camadas, el número de camadas por año, y el reclutamiento anual en número de individuos y en peso total (Apéndice III).
Factores que dificultan el funcionamiento del desarrollo sustentable
Uno de los problemas más significativos para el desarrollo sustentable de la fauna silvestre se relaciona con el sobrepastoreo por parte del ganado doméstico. Algunas estimaciones preliminares indican un consumo de aproximadamente 30000 tn de materia vegetal por año en el área del valle, la mayor parte del mismo concentrado en la cuenca baja. Esta actividad no solo elimina la cobertura herbácea, fundamental para la existencia de la mayor parte de la fauna silvestre, sino que compacta el suelo y produce erosión severa, impidiendo la presencia de organismos cavadores.
El crecimiento poblacional acelerado de los últimos años también supone un factor de estrés para las poblaciones de vertebrados silvestres ya que muchas de las especies se alejan ante la presencia del hombre y sus actividades. Sobre todo durante la temporada estival, el valle se convierte en un área de intensa utilización por parte del turismo local e internacional. Estas actividades se concentran principalmente en el lago y otros sectores de la cuenca baja, perturbando a la fauna del área. Al mismo tiempo, otras especies, normalmente invasoras e introducidas (e.g., Rata Europea, Gorrión, Palomas de Castilla), aprovechan las condiciones generadas por el hombre y se hacen extremadamente abundantes.
Características significativas y prioritarias para garantizar el manejo integral y sustentable de la ecozona.
Son numerosas las acciones que podrían favorecer el manejo integral y sustentable de los recursos faunísticos de la región. Entre ellas, las siguientes pueden destacarse como las más importantes:
1.- Uso sustentable de la vegetación, principalmente de pastizales y arbustales, evitando el sobrepastoreo y erosión de suelos.
2.- Planificación territorial del área; con establecimiento de áreas destinadas al crecimiento urbano, áreas agrícolas y ganaderas, y áreas protegidas para uso exclusivo de la fauna silvestre.
3.- Realización de proyectos educativos a nivel local que revaloricen y destaquen la importancia del uso sustentable de los recursos naturales.
4.- Creación de un sistema de vigilancia y gestión de áreas naturales protegidas.
Establecimiento de las características de los diferentes recursos naturales de Tafí del Valle y su relación con los distintos ecosistemas
A través de reuniones conjuntas del equipo de trabajo se establecieron los recursos naturales más importantes a tener en cuenta por su rol en el funcionamiento del ecosistema. La relación de estos elementos entre sí y con los distintos ecosistemas se representó mediante una matriz general de insumo producto de la naturaleza para la ecozona. Se confeccionaron además matrices insumo producto para las tres cuencas (alta, media y baja) por separado. Los elementos y ecosistemas seleccionados para estas matrices se enumeran a continuación:
1.- Agua.
2.- Aire
3.- Subsuelo
4.- Flora leñosa
5.- Flora herbácea
6.- Flora medicinal
7.- Flora ornamental
8.- Flora acuática
9.- Fauna (ver detalle en apartado siguiente)
10.- Paisaje
11.- Agroecosistema

Clasificación de los recursos naturales (fauna silvestre).
Los elementos de la fauna de vertebrados se dividieron en ocho categorías siguiendo criterios taxonómicos y de tamaño corporal, los cuales delimitan roles ecológicos y características de uso del territorio importante. Las categorías seleccionadas fueron las siguientes:
1.- Fauna ictícola (Clase Actinopterygii).
2.- Fauna anfibia (Clase Anphibia).
3.- Fauna de reptiles (Clase Reptilia).
4.- Meso- macro avifauna (Clase Aves, especies de más de 1 kg.).
5.- Micro avifauna (Clase Aves, especies de menos de 1 kg.).
6.- Meso- macro mamíferos (Clase Mammalia, especies de más de 1 kg.).
7.- Micro mamíferos (Clase Mammalia, especies de menos de 1 kg.).

Estado de calidad o condición ambiental de los recursos naturales de Tafí del Valle: impacto ambiental y líneas generales para su re-establecimiento.
El estado de calidad de los recursos faunísticos en el área del proyecto no es homogéneo. En líneas generales puede decirse que el mayor impacto ambiental ha ocurrido en la cuenca baja, donde se concentran el grueso de las actividades antrópicas. En esta área se han desarrollado la mayor parte de los asentamientos humanos y emprendimientos agrícola-ganaderos, lo que ha derivado en una transformación apreciable de la matriz ambiental original (Fig. 5).
La urbanización y la agricultura son actividades que modifican completamente la estructura de la vegetación dejando sin áreas de refugio y alimentación a la mayor parte de las especies silvestres autóctonas. En la cuenca baja las áreas urbanas ocupan aproximadamente 1700 ha, mientras que la agricultura ha transformado 3180 ha. Estas dos actividades han modificado aproximadamente el 10% y 18% respectivamente de la superficie de esta cuenca.
Las actividades ganaderas también impactan sobre la estructura vegetal. En la cuenca baja se observan importantes áreas que han sido sobrepastoreadas por el ganado doméstico, lo cual ha disminuido notablemente la matriz de pastizales y arbustales que originalmente dominó la cuenca baja. Nuestras estimaciones indican que en esta cuenca, el ganado doméstico estaría consumiendo aproximadamente 13000 tn de materia vegetal por año, más de cinco veces lo consumido por las especies de herbívoros silvestres para la misma área (Apéndice IV). Originalmente, el área baja del valle debió haber tenido una productividad sensiblemente mayor, sin embargo en la actualidad se observan áreas de productividades tan o más bajas que las registradas en la cuenca alta, en donde las bajas temperaturas, la escasa precipitación y los suelos predominantemente rocosos determinan grandes superficies de suelo desnudo (Fig. 6).
Esta transformación ha impactado sobre muchas de las especies de vertebrados silvestres, algunas de las cuales han retraído sus áreas de distribución a las partes más inaccesibles de las cuencas media y alta. Por ejemplo, para mamíferos de mediano y gran porte, se estima casi el doble de individuos en la cuenca alta en comparación con la media y la baja (Apéndice V). El alejamiento de las especies de mamíferos grandes respecto de centros urbanos y rurales se observa también en el peso promedio en kg estimado para las distintas cuencas (Apéndice V). Además, sólo cinco especies de este grupo tienen posibilidades de estar presentes, con poblaciones significativas, en la cuenca baja. Una de ellas, la comadreja común (Didelphis albiventris) es una especie estrechamente vinculada a zonas periurbanas y perirurales, y otras dos, en este caso zorros (Lycalopex griseus y L. gymnocercus) son especies muy adaptables y que por lo tanto pueden sobrevivir en ambientes perturbados.
Por otra parte, las actividades antrópicas han propiciado la proliferación de algunas especies que han aprovechado condiciones microambientales derivadas de las mismas. El caso más notable en este sentido ha sido el establecimiento de numerosas especies acuáticas originalmente ausentes en el valle pero ahora presentes gracias al lago La Angostura (Fig. 7). Destacan en este grupo las especies de peces introducidas (como el pejerrey y la trucha arco iris) y numerosas especies de aves acuáticas (e.g., Phalacrocorax olivaceus, Coscoroba coscoroba) que utilizan el lago como áreas de descanso o nidada.
La situación de las cuencas media y alta es más alentadora desde el punto de vista de la conservación de la estructura vegetal. En estas áreas los asentamientos humanos y las áreas de cultivos no ocupan una superficie apreciable. No obstante, la presión de pastoreo por parte del ganado doméstico es importante en ciertas áreas y para ciertas épocas del año. El impacto que produce el ganado doméstico no sólo se relaciona con la disminución de la cobertura vegetal, sino que incluye la compactación del suelo, lo que a su vez perjudica a muchos de los organismos cavadores, como por ejemplo quirquinchos, algunos roedores fosoriales (e.g. los representantes del género Ctenomys) y la mayoría de las especies de reptiles.
Es entonces evidente que la preservación y/o re-establecimiento de las condiciones naturales estará ligada a un proceso de planificación del uso del territorio que minimice el crecimiento sin planificación de las áreas urbanas y aquellas destinadas para la agricultura, y que articule un manejo sustentable de la ganadería.
Definición de las potencialidades en caso de sistemas acuáticos.
Aunque no se obtuvieron datos cuantitativos detallados a partir de fuentes oficiales, la fauna ictícola se consideró como un componente significativo sólo en la cuenca baja. De las cuatro especies presentes en el área del valle, sólo una (Trichomycterus corduvensis) es autóctona y está presente en las tres cuencas, aunque en densidades muy bajas en las cuencas media y alta. De las cuatro especies presentes en la cuenca baja, dos (Odontesthes bonariensis y Oncorhynchus mykiss) han sido introducidas por el hombre como un atractivo para la pesca deportiva, y la restante (Percichthys trucha) es una especie autóctona, y endémica de Argentina y Chile, pero originalmente ausente en el área del valle. Aunque las estimaciones realizadas muestran un potencial interesante en cuanto a tamaños poblacionales de la mayoría de estas especies en el lago La Angostura (Apéndices III y V), y a pesar de que constituyen un recurso importante para numerosas especies de aves, es necesario destacar que las especies introducidas de peces constituyen una fuente importante de disturbios para la fauna de invertebrados de los ambientes acuáticos, disminuyendo la diversidad, produciendo desequilibrios en las cadenas tróficas, y perjudicando a las especies de peces autóctonas.
Una alternativa productiva para el área es la cría de la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) en condiciones de cautividad. Esta actividad podría proveer de un recuso gastronómico importante a los restaurantes y hoteles que actualmente existen en el valle para la confección de platos tradicionalmente muy solicitados por los turistas. En la actualidad existe alguna infraestructura disponible para esta tarea en el área de Tafí (http://www.producciontucuman.gov.ar) que podría utilizarse.
Estructura cuantitativa y cualitativa de la fauna terrestre y avifauna.
La información referente a la estructura cualitativa y cuantitativa de la fauna terrestre y la avifauna del área de estudio se encuentra resumida en los Apéndices II, III y V. Estos grupos faunísticos representan la mayor proporción de especies y contribuyen con la mayor cantidad de biomasa en el valle de Tafí. Desde el punto de vista de la diversidad de especies, las aves representan el grupo más destacado, con al menos 190 especies. Las especies de este grupo se distribuyen ampliamente por las tres cuencas dentro del área de estudio pero nuestras estimaciones sugieren un mayor número de individuos y de biomasa total para la cuenca baja. Esto probablemente se deba a la influencia del lago, que actúa como área de nidada y alimentación, y a la presencia de áreas boscosas, en las cuales se registran algunas especies exclusivas de estos ambientes.
Los mamíferos son el grupo de vertebrados que sigue en importancia por el número de especies presentes en el área. En este caso, los micromamíferos aportan la mayor parte de esta diversidad, siendo además el grupo de mayor importancia desde el punto de vista de la biomasa para las cuencas media y baja, incluso comparado con todos los grupos de vertebrados. Sólo los meso- macro mamíferos superan a este grupo en cuanto a biomasa, pero sólo en la cuenca alta, y debido a la presencia de algunas especies que superan los 50 kg de peso (e.g., Taruca, Guanaco, Puma).
La herpetofauna (anfibios y reptiles) no constituye un grupo muy importante desde el punto de vista de la diversidad de especies, con algo menos del 11% de la diversidad total. Nuestras estimaciones de tamaños poblacionales indican que tampoco serían importantes en cuanto al aporte de biomasa. Dentro del valle, ambos grupos parecen menos representados en número de individuos y biomasa en la cuenca alta, haciéndose más destacados en la media y baja, con valores relativamente similares en ambas.
Relación de la fauna terrestre y avifauna con el resto del sector preprimario y con los sectores primario, secundario y terciario.
Las relaciones de la fauna terrestre y avifauna con el resto del sector preprimario y los sectores primarios, secundario y terciario se resume en las matrices adjuntas a este informe (en formato Excel y con nombre “Matrices Insumo Producto Fauna”). Las relaciones se encuentran expresadas en una matriz general para el área de estudio y tres matrices adicionales correspondientes a las cuencas alta, media y baja. Las matrices específicas para cada una de las cuencas difieren entre si, y con la matriz general, en el número de campos considerados como significativos dentro de cada cuenca.
Estructura cuantitativa y cualitativa de la fauna acuática.
La información referente a la estructura cualitativa y cuantitativa de la fauna acuática del área de estudio se encuentra resumida en los Apéndices II, III y V. Este fue el grupo faunístico menos diverso del área de estudio y estuvo principalmente restringido a la cuenca baja, en la que se registran al menos cuatro especies. La única especie probablemente presente en las cuencas media y alta (Trichomycterus corduvensis) es una especie pequeña (4 gramos en promedio) y se caracteriza por densidades muy bajas a estas altitudes, por lo que su aporte se consideró no significativo en estas áreas. En la cuenca baja probablemente exista, o por lo menos sea viable, una población importante de especies introducidas y de valor para la pesca deportiva como el pejerrey (Odontesthes bonariensis) y la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss). No se obtuvieron valores cuantitativos muy confiables para la perca o trucha criolla (Percichthys trucha) pero pescadores de la zona la mencionan como menos abundante que el pejerrey y más abundante que la trucha arco iris.
Relación de la fauna acuática con el resto del sector preprimario y con los sectores primario, secundario y terciario.
Las relaciones de la fauna acuática con el resto del sector preprimario y los sectores primario, secundario y terciario se resume en las matrices adjuntas a este informe (en formato Excel y con nombre “Matrices Insumo Producto Fauna”). Las relaciones se encuentran expresadas en una matriz general para el área de estudio y tres matrices adicionales correspondientes a las cuencas alta, media y baja. Las matrices específicas para cada una de las cuencas difieren entre si, y con la matriz general, en el número de campos considerados como significativos dentro de cada cuenca.
Matriz de Relaciones Intersectoriales de Recursos Naturales y Hábitat.
Las relaciones intersectoriales de recursos naturales y hábitat se resumen en las matrices adjuntas a este informe (en formato Excel y con nombre “Matrices Insumo Producto Fauna”). Las relaciones se encuentran expresadas en una matriz general para el área de estudio y tres matrices adicionales correspondientes a las cuencas alta, media y baja. Las matrices específicas para cada una de las cuencas difieren entre si, y con la matriz general, en el número de campos considerados como significativos dentro de cada cuenca.
Matriz de Relaciones Económicas.
Las matrices de relaciones económicas, los costos generales, y aquellos necesarios para cada una de las cuencas se resumen en las matrices adjuntas a este informe (en formato Excel y con nombre “Matrices Relaciones Económicas Fauna”). En el apéndice VI se ofrece además un resumen de los costos de manejo por cuencas y totales para el área de estudio.
Recursos naturales a ser evaluados económicamente y su ubicación geográfica. Relaciones de la matriz insumo producto (MISREN) y el ordenamiento ambiental del territorio. Potencialidades y restricciones.
Los recursos naturales más importantes para ser evaluados económicamente incluyen a la meso- macro avifauna y a los meso- macro mamíferos. Estos dos grupos son los que presentan una mayor potencialidad desde el punto de vista del manejo integral de la fauna y desde la perspectiva ecoturística. La fauna ictícola también constituye un ítem importante desde el punto de vista de las actividades productivas potenciales.
Tanto la meso- macro avifauna como la fauna ictícola son importantes en la cuenca baja. La mayoría de las especies de estos grupos están estrechamente vinculadas al lago La Angostura. Por el contrario, los meso- macro mamíferos son más importantes en la cuenca alta, y en menor medida la cuenca media.
Las relaciones de la matriz insumo producto indican la necesidad de limitar la mayor parte de las actividades productivas agropecuarias que involucran fauna introducida a ciertos sectores de la cuenca baja, mientras que algunos sectores de la cuenca baja y la mayor parte de las cuencas media y alta deberían ser utilizadas para emprendimientos productivos relacionados con el manejo de la fauna silvestre y actividades de ecoturismo.
En la cuenca baja, el lago La Angostura tiene un potencial muy importante como área de observación de aves migratorias y residentes para el turismo ecológico. Sería importante entonces controlar y regular algunas actividades que potencialmente pueden perjudicar a la avifauna como las actividades recreativas de deportes náuticos, desarrolladas sobre todo en la temporada estival. Este lago brinda también la potencialidad de la pesca deportiva y la cría de especies de interés para la gastronomía. Sin embargo, estas actividades deberían ser cuidadosamente monitoreadas y manejadas de modo tal de no perjudicar a la fauna autóctona. Los peces del lago representan recursos alimenticios importantes para las aves y las especies introducidas pueden ser muy perjudiciales para las comunidades de invertebrados. En este sentido, es recomendable que la cría de especies de peces introducidos para abastecer a la industria gastronómica se restrinja principalmente a la estación de piscicultura de El Mollar.
En la cuenca alta se encuentran algunas de las especies de fauna más importantes desde la perspectiva ecoturística. Sería importantes entonces evaluar los costos de conservación y manejo de algunas especies de mamíferos de mediano y gran porte que allí se encuentran como por ejemplo el guanaco, la taruca, los chinchillones, entre muchos otros. Aunque las aves de mediano y gran porte en general fueron destacadas como importantes en la cuenca baja, existen algunas especies que también lo son en la cuenca alta. En estas áreas de altura se encuentran sitios de nidificación y descanso para algunas especies muy carismáticas como los flamencos (Phoenicopterus chilensis y P. andinus), el cóndor y diversas especie de patos silvestres.
La cuenca media podría ser el sector más importante para el establecimiento de cotos de caza deportiva enfocados en las especies de perdices. Estas actividades deberían ser muy bien planificadas en cuanto a la ubicación de los cotos, stock de especímenes, capacidades de reproducción, cupos de extracción, etc. Estas actividades podrían estar en conflicto con la conservación de estas especies y con algunas actividades turísticas por lo que es importante su adecuada planificación.

Apéndice II
Listado taxonómico de las especies de vertebrados registradas o con altas probabilidades de estar presentes en el valle de Tafí.

Clase Mammalia
Orden Didelphimorphia
Familia Didelphidae
Didelphis albiventris
Thylamys pallidior
Thylamys sponsorius
Orden Cingulata
Familia Dasypodidae
Chaetophractus vellerosus
Chaetophractus nationi
Orden Chiroptera
Familia Vespertilionidae
Histiotus macrotus
Myotis levis
Myotis nigricans
Familia Molossidae
Tadarida brasiliensis
Orden Carnivora
Familia Canidae
Lycalopex griseus
Lycalopex gymnocercus
Lycalopex culpaeus
Familia Felidae
Lynchailurus pajeros
Oreailurus jacobita
Puma concolor
Familia Mephitidae
Conepatus chinga
Familia Mustelidae
Galictis cuja
Orden Artiodactyla
Familia Camelidae
Lama guanicoe
Familia Cervidae
Hippocamelus antisensis
Orden Rodentia
Familia Cricetidae
Abrothrix andinus
Abrothrix illuteus
Akodon caenosus
Akodon spegazzinii
Akodon simulator
Necromys lactens
Calomys fecundus
Calomys lepidus
Calomys musculinus
Oligoryzomys cf. O. flavescens
Oligoryzomys sp.
Oxymycterus wayku
Graomys griseoflavus
Phyllotis anitae
Phyllotis xanthopygus
Phyllotis osilae
Reithrodon auritus
Neotomys ebriosus
Andinomys edax
Familia Chinchillidae
Lagidium viscacia
Familia Caviidae
Cavia tschudii
Galea musteloides
Familia Ctenomyidae
Ctenomys knighti
Ctenomys tuconax
Clase Actinopterygii
Orden Siluriformes
Familia Trichomycteridae
Trichomycterus corduvensis
Orden Atheriniformes
Familia Atherinopsidae
Odontesthes bonariensis
Orden Salmoniformes
Familia Salmonidae
Oncorhynchus mykiss
Orden Perciformes
Familia Percichthyidae
Percichthys cf. P. trucha
Clase Amphibia
Orden Anura
Familia Bufonidae
Rhinella arenarum
Rhinella spinulosa
Familia Leiuperidae
Pleurodema borellii
Familia Ceratophryidae
Telmatobius pisanoi
Familia Hylidae
Hypsiboas riojanus
Familia Hemiphractidae
Gastrotheca gracilis
Clase Reptilia
Orden Squamata
Familia Gymnophthalmidae
Vanzosaura rubricauda
Familia Liolaemidae
Liolaemus alticolor
Liolaemus bitaeniatus
Liolaemus calchaqui
Liolaemus chacoensis
Liolaemus griseus
Liolaemus heliodermis
Liolaemus huacahuasicus
Liolaemus pagaburoi
Liolaemus scapularis
Liolaemus quilmes
Liolaemus ramirezae
Familia Teiidae
Cnemidophorus tergolaeviatus
Familia Amphisbaenidae
Amphisbaena angustifrons
Amphisbaena bolivica
Familia Colubridae
Clelia rustica
Philodryas trilineata
Philodryas varia
Tachymenis peruviana
Waglerophis merremii
Familia Viperidae
Rhinocerophis ammodytoides
Crotalus durissus
Clase Aves
Orden Tinamiformes
Familia Tinamidae
Crypturellus tataupa
Nothoprocta pentlandii
Nothoprocta ornata
Nothoprocta cinerascens
Orden Pelecaniformes
Familia Phalacrocoracidae
Phalacrocorax olivaceus
Orden Podicipediformes
Familia Podicipedidae
Podylimbus podiceps
Podiceps occipitalis
Orden Ardeiformes
Familia Ardeidae
Egretta thula
Egretta alba
Nycticorax nycticorax
Tigrisoma lineatum
Tigrisoma fasciatum
Ardea cocoi
Orden Phoenicopteriformes
Familia Phoenicopteridae
Phoenicopterus chilensis
Phoenicopterus andinus
Orden Anseriformes
Familia Anatidae
Lophonetta specularoides
Chloephaga melanoptera
Anas georgica
Anas flavirostris
Anas platalea
Anas cyanoptera
Oxyura ferruginea
Netta erythrophthalma
Coscoroba coscoroba
Heteronetta atricapilla
Merganetta armata
Orden Falconiformes
Familia Cathartidae
Vultur gryphus
Cathartes aura
Coragyps atratus
Familia Accipitridae
Geranoaetus melanoleucus
Elanus leucurus
Pandion haliaetus
Accipiter chilensis
Circus buffoni
Buteo magnirostris
Buteo polyosoma
Buteo brachyurus
Buteo albigula
Buteo albicaudatus
Polyborus plancus
Falco peregrinus
Falco femoralis
Falco sparverius
Milvago chimango
Orden Gruiformes
Familia Rallidae
Rallus sanguinolentus
Fulica leucoptera
Fulica armillata
Fulica americana
Gallinula chloropus
Orden Charadriiformes
Familia Charadriidae
Oreopholus ruficollis
Charadrius collaris
Vanellus chilensis
Vanellus resplendens
Familia Scolopacidae
Tringa solitaria
Tringa melanoleuca
Tringa flavipes
Bartramia longicauda
Gallinago gallinago
Calidris fuscicollis
Calidris bairdii
Familia Recurvirostridae
Himantopus melanurus
Familia Phalaropodidae
Phalaropus tricolor
Familia Laridae
Larus serranus
Familia Thinocoridae
Thinocorus rumicivorus
Thinocorus orbignyianus
Familia Sternidae
Phaetusa simplex
Orden Columbiformes
Familia Columbidae
Leptotila verreauxi
Columbina picui
Metriopelia morenoi
Metriopelia melanoptera
Metriopelia aymara
Columba maculosa
Columba livia
Columba fasciata
Columba cayenensis
Columba picazuro
Zenaida auriculata
Orden Psittaciformes
Familia Psittacidae
Amazona tucumana
Bolborhynchus aimara
Orden Cuculiformes
Familia Cuculidae
Guira guira
Orden Strigiformes
Familia Strigidae
Otus hoyi
Asio flameus
Athene cunicularia
Glaucidium bolivianum
Familia Tytonidae
Tyto alba
Orden Apodiformes
Familia Apodidae
Streptoprocne zonaris
Aeronautes andecolus
Orden Trochiliformes
Familia Trochilidae
Sappho sparganura
Patagonas gigas
Amazilia (= Leucippus) chionogaster
Microstilbon burmeisteri
Chlorostilbon aureoventris
Orden Coraciiformes
Familia Alcedinidae
Ceryle torquata
Chloroceryle americana
Orden Piciformes
Familia Picidae
Colaptes rupicola
Colaptes melanochloros
Campephilum leucopogon
Picumnus cirratus
Orden Passeriformes
Familia Dendrocolaptidae
Sittasomus griseicapillus
Familia Furnariidae
Upucerthia validirostris
Upucerthia ruficauda
Upucerthia dumetaria
Geositta tenuirostris
Geositta rufipennis
Geositta cunicularia
Phacellodomus striaticeps
Asthenes sclateri
Asthenes ( o Thripophaga) modesta
Asthenes dorbignyi
Furnarius rufus
Syndactyla rufosuperciliata
Leptasthenura platensis
Leptasthenura fuliginiceps
Leptasthenura egithaloides
Cinclodes fuscus
Cinclodes atacamensis
Synallaxis superciliosa
Familia Tyrannidae
Myiarchus tuberculifer
Pitangus sulphuratus
Elaenia albiceps
Knipolegus signatus
Machetornis rixosus
Anairetes flavirostris
Lessonia oreas
Ochthoeca oenanthoides
Ochthoeca leucophrys
Sayornis nigricans
Agriornis montana
Agriornis microptera
Agriornis andicola
Muscisaxicola maculirostris
Muscisaxicola cinerea
Muscisaxicola capistrata
Mecocerculus leucophrys
Satrapa icterophrys
Pseudocolopteryx acutipennis
Familia Hirundinidae
Tachycineta leucorrhoa
Notiochelidon cyanoleuca
Familia Cinclidae
Cinclus schulzi
Familia Troglodytidae
Cisthotorus platensis
Troglodytes aedon
Familia Mimidae
Mimus saturninus
Familia Turdidae
Turdus rufiventris
Turdus nigriceps
Turdus chiguanco
Familia Motacillidae
Anthus correndera
Anthus chii
Anthus bogotensis
Familia Ploceidae
Passer domesticus
Familia Parulidae
Parula pitiayumi
Myioborus brunniceps
Geothlypis aequinoctialis
Familia Thraupidae
Diglossa sittoides
Thraupis sayaca
Thraupis bonariensis
Thlypopsis ruficeps
Piranga flava
Familia Emberizidae
Sicalis olivascens
Sicalis luteola
Sicalis flaveola
Sicalis citrina
Phrygilus unicolor
Phrygilus plebejus
Phrygilus gayi
Phrygilus fruticeti
Phrygilus dorsalis
Phrygilus atriceps
Phrygilus alaudinus
Aimophila striaticeps
Embernagra platensis
Poospiza melanoleuca
Poospiza hypochondra
Poospiza erythrophris
Catamenia inornata
Catamenia analis
Diuca diuca
Paroaria coronata
Saltator aurantiirostris
Atlapetes citrinellus
Zonotrichia capensis
Sporophila caerulescens
Cyanocompsa brissonii
Idiopsar brachyurus
Compsospiza baeri
Pheucticus aureoventris
Familia Fringillidae
Carduelis magellanica
Carduelis crassirostris
Carduelis atrata
Familia Icteridae
Molothrus bonariensis
Agelaiops badius

Apéndice III
Resumen de la estructura cuantitativa de las epecies de vertebrados registradas o con atas probabilidades de estar presentes en el valle de Tafí.

Género Especie Peso promedio (kg) Densidad (ind. x ha) Nº individuos p/ área de estudio Peso promedio p/área de estudio (kg) Nº promedio de crías por camada Nº de camadas por año Reclutamiento en Nº de individuos p/ año Reclutamiento en peso promedio (kg) p/año
Didelphis albiventris 1,5600 0,213 385,53 601,43 8,25 1 o 2 238,55 372,13
Thylamys pallidior 0,0185 0,64 26752 494,91 7 1 a 3 18726,40 346,44
Thylamys sponsorius 0,0269 0,64 11584 311,61 7 1 a 3 8108,80 218,13
Chaetophractus vellerosus 0,8370 0,007 165,9 188,86 1,5 1 12,44 10,41
Chaetophractus Nationi 2,150 0,007 165,9 356,68 1,5 1 12,44 26,75
Histiotus macrotus 0,0135 0,28 11704 158 1 2 1170,40 15,80
Myotis Levis 0,0065 0,2 3620 23,53 1 2 o 3 452,50 2,94
Myotis nigricans 0,0060 0,2 3620 21,7 1 1, 2 o 3 362,00 2,17
Tadarida brasiliensis 0,0140 0,28 5068 70,95 1,5 1 380,10 5,32
Lycalopex Griseus 3,9 0,01 418 1630,2 2 a 6 1 83,60 326,04
Lycalopex gymnocercus 5,03 0,0085 355,3 1787,5 3,4 1 10,40 303,82
Lycalopex culpaeus 8,7825 0,0072 59 518,2 5,2 1 15,34 134,72
Lynchailurus Pajeros 3 0,0079 187,23 561,69 2 o 3 1 23,41 70,21
Oreailurus Jacobita 4 0,0012 9,84 39,36 2 o 3 1 1,23 4,92
Puma concolor 50 0.00016/ 0.001 3.8/ 23.7 190/ 1185 3 1 2,06 103,00
Conepatus Chinga 1,9 0,082 3427,6 6512,44 3,5 1 599,83 1139,68
Galictis Cuja 1,6 0,024 806,4 1290,24 3,5 1 141,12 225,79
Lama guanicoe 120 0,094 770,8 92496 1 1 38,54 4624,80
Hippocamelus antisensis 55 0,015 123 6765 1 1 6,15 338,25
Abrothrix Andinus 0,0215 2,6 21320 458,38 6 4 25584,00 55,06
Abrothrix Illuteus 0,0395 2,6 4706 185,887 5,5 4 5176,60 204,48
Akodon caenosus 0,0193 2 36200 698,66 4,16 4 30118,40 581,29
Akodon spegazzinii 0,0216 2 o 10 250800 5417,28 4,16 4 417331,20 9014,36
Akodon simulator 0,0307 2 6720 206,304 4,16 4 5591,04 171,65
Necromys Lactens 0,0385 2 83600 3218,6 4.2 4 70222,00 2703,63
Calomys fecundus 0,0375 4 o 2 54300 2036,25 4,9 4 53214,00 1995,53
Calomys Lepidus 0,0125 4 o 1 20500 256,25 4,4 4 18040,00 225,50
Calomys musculinus 0,0123 4 167200 2056,56 5,4 4 180576,00 2221,09
Oligoryzomys cf. O. flavescens 0,0198 2 6720 133,05 5,1 4 6854,40 135,72
Oligoryzomys sp. 0,0261 1,02 1846,2 48,185 4,4 4 1624,66 42,41
Oxymycterus Wayku 0,0445 0,5 905 40,272 3 4 543,00 24,17
Graomys griseoflavus 0,0620 1,5 12300 762,6 6 4 14760,00 915,12
Phyllotis Anitae 0,0418 0,5 905 378,29 4,38 4 792,50 33,14
Phyllotis xanthopygus 0,0410 4 32800 1344,8 4,38 4 28732,80 1178,04
Phyllotis Osilae 0,0509 1.47/ 2.27 78166 3978,64 4,38 4 68473,42 3485,30
Reithrodon Auritas 0,0800 0,3 2460 196,8 4,53 4 2228,76 178,30
Neotomys ebriosus 0,0640 0,2 1640 104,96 4 4 1312,00 83,97
Andinomys Edax 0,0825 1,5 62700 5172,75 3 4 37620,00 3103,65
Lagidium Viscacia 1,5 0,25 2050 3075 1 1 102,50 153,75
Cavia Tschudii 0,638 2 83600 53336,8 2/ 1.9 (1- 4) 3,5 27797,00 17734,49
Galea musteloides 0,2260 24,4 1019920 230501,9 2,7 7 481912,20 108912,16
Ctenomys Knighti 0,4717 6,6 275880 130132,6 2 1 27588,00 13013,26
Ctenomys Tuconax 0,249 6,6 275880 68694,12 2 1 27588,00 6869,41
Trichomycterus corduvensis 0,004 19 15200 60,8 73 huevos 2 5548,00 22,19
Odontesthes bonariensis 0,288 25 20250 5832 1763 huevos 2 178503,75 51409,08
Oncorhynchus mykiss 0,628 5 4050 2543,4 2350 2 47587,00 29884,95
Percichthys cf. P. trucha 0,527 10 8100 4268,7 2350 2 95175,00 50157,22
Rhinella arenarum 0,0949 0,416 1399,44 132,8 30000 o 27940 h 1* 101459,40 9628,50
Rhinella spinulosa 0,0770 0,416 1738,88 133,89 30000 h 1* 130416,00 10042,03
Pleurodema Borelli 0,0937 0,416 1397,76 130,97 30000 h 1 104832,00 9822,76
Telmatobius Pisanoi 0,0130 0,674 1044,7 13,58 80 h* 2 o mas 417,88 5,43
Hypsiboas Riojanus 0,0080 0,674 2817,32 22,54 600-900 h 2 o mas 8451,96 67,62
Gastrotheca Gracilis 0,0030 0,674 1219,94 3,65 95,4 h* 1 290,96 0,87
Vanzosaura rubricauda 0,0010 0,453 8199 8,2 2 h 1 819,90 0,82
Liolaemus alticolor 0,0045 0,453 7021 31,59 4-5 h* o 4-5 h 1** 1579,73 7,11
Liolaemus bitaeniatus 0,0045 0,453 15220 68,49 5,33 h o 4-6 h** 1* 4056,13 18,25
Liolaemus calchaqui 0,0050 0,453 10736 53,68 4-5 h* 1 2415,60 12,08
Liolaemus chacoensis 0,0040 0,453 7021 28,08 4-5 h* 1* 1579,73 6,32
Liolaemus Griseus 0,0043 0,453 3714,6 15,97 4-5 h* 1 835,79 3,60
Liolaemus heliodermis 0,0180 0,453 15220 273,96 4-5 h* 1 3424,50 61,64
Liolaemus Huacahuasicus 0,0076 0,453 3714,6 28,23 4,5 y 6 crias 1 928,65 7,06
Liolaemus pagaburoi 0,0030 0,453 10736 32,21 4-5 h* 1 2415,60 7,25
Liolaemus scapularis 0,0040 0,453 15220 60,88 4-5 h* 1 3424,50 13,70
Liolaemus Quilmes 0,0062 0,453 15220 94,36 4-5 h* 1 3424,50 21,23
Liolaemus ramirezae 0,0030 0,453 7021 21,06 4-6 h 1 1755,00 5,27
Cnemidophorus Tergolaeviatus 0,0053 3,06 o 0,789 64663 342,71 1 o 1-5 h 1 8082,88 42,84
Amphisbaena angustifrons 0,0320 0,001 33,6 1,07 2-3 h 1 4,20 0,14
Amphisbaena Bolivica 0,0210 0,001 18 0,38 2-3 h 1 2,25 0,05
Clelia Rustica 0,1750 0,0263 476,03 83,3 7 - 8 h o 10 1 190,52 33,34
Philodryas trilineata 0,3080 0,0263 407,65 125,56 10 - 18 h 1 285,36 87,89
Philodryas Varia 0,2130 0,0263 476,03 101,39 11** o 12 1 273,72 58,30
Tachymenis peruviana 0,0220 0,0263 1099,34 24,18 6 - 10 crias 1 439,74 9,68
Waglerophis merremii 0,2070 0,0263 883,68 182,92 15,87h 1 701,20 145,15
Rhinocerophis Ammodytoides 0,090 - 0,300 0,0263 883,68 172,32 12 1 530,21 103,39
Crotalus Durissus 3,2433 0,0010 33,6 108,97 36 1 60,48 196,16
Crypturellus Tataupa 0,264 0,12 217,2 26,064 5 1 54,30 14,34
Nothoprocta pentlandii 0,293 0,5 16800 4922,4 8 1 6720,00 1968,96
Nothoprocta Ornata 0,572 0,5 20900 11954 8 1 8360,00 4781,92
Nothoprocta cinerascens 0,475 0,39 6045 2871,37 4.5 1 1360,13 646,06
Phalacrocorax olivaceus 1,646 0,00772 o 0,12 115,59 190,26 3.66 1 21,15 34,82
Podylimbus podiceps 0,496 0,01 18,1 8,98 4.6 1 4,17 2,07
Podiceps occipitalis 0,496 0,02 36,2 17,95 2.2 1 3,98 1,98
Egretta Thula 0,3 0,5 o 0,0015 4538,6 1361,58 3,5 1 794,26 238,28
Egretta Alba 1,1 0,01 181 199,1 3 1 27,15 29,87
Nycticorax nycticorax 0,657 0,005 9,05 43,05 3,5 1 1,59 1,04
Tigrisoma lineatum 0,85 0,004 o 0,07 7,24 6,15 2 1 0,73 0,62
Tigrisoma fasciatum 0,85 0,004 o 0,07 7,24 6,15 2 1 0,73 0,62
Ardea Cocoi 1,9 0,00534 9,67 18,37 3 1 1,46 2,76
Phoenicopterus chilensis 2,3 0,08 65,6 150,88 1 1 3,28 7,54
Phoenicopterus Andinus 2,3 0,08 65,6 150,88 1 1 3,28 7,54
Lophonetta specularoides 1,04 0,0021 3,8 3,95 4 1 0,76 0,79
Chloephaga melanoptera 2,73 0,059 198,24 541,19 3.75 1 37,17 101,47
Anas georgica 0,632 0,063 o 1,33 1260,6 796,7 8 1 504,24 318,68
Anas flavirostris 0,429 0,141 o 1,16 1177,4 505,1 6.5 1 382,66 164,16
Anas Platalea 0,608 0,0094 o 0,033 17,01 10,34 5.5 1 4,68 2,85
Anas cyanoptera 0,368 0,0094 o 0,011 19,91 7,33 4.66 1 4,64 1,71
Oxyura ferruginea 0,639 0,0094 o 0,033 17,01 10,86 2 1 1,70 1,09
Netta Erythrophthalma 0,788 0,0094 o 0,034 39,29 30,96 1.78 1 3,50 2,76
Coscoroba coscoroba 4,6 0,018 32,58 149,86 5 1 8,15 37,47
Heteronetta atricapilla 0,46 0,034 o 0,141 o 1,16 61,54 28,31 1.78 1 5,48 2,52
Merganetta Armata 0,485 3,5 633,5 307,25 3,5 1 31,68 15,36
Vultur Gryphus 12,5 0,004 94,8 1185 1 1 4,74 59,25
Cathartes Aura 1,4 0,01 181 253,4 2 1 18,10 25,34
Coragyps Atratus 1,5 0,025 840 1260 2 1 84,00 126,00
Geranoaetus melanoleucus 2,568 0,001 23,7 60,86 2.33 1 2,76 7,09
Elanus leucurus 0,3 0,015 271,5 81,45 2.1 1 28,51 8,55
Pandion haliaetus 1,495 0,011 o 0,001 1,81 2,71 2,5 1 0,23 0,34
Accipiter chilensis 0,425 0,00326 5,9 2,51 2,5 1 0,74 0,32
Circus Buffoni 0,45 0,02 474 213,3 4 1 94,80 42,66
Buteo magnirostris 0,27 0,59 1067,6 288,25 1.66 1 88,61 23,93
Buteo polyosoma 0,6 0,009 302,4 181,2 2 1 30,24 18,15
Buteo brachyurus 0,495 0,04 948 469,26 2 1 94,80 46,93
Buteo Albigula 0,495 0,04 134,4 66,53 1 1 6,72 3,33
Buteo albicaudatus 0,6 0,4 1672 1003,2 2 1 167,20 100,32
Polyborus Plancus 1,348 0,003 100,8 135,87 2.2 1 11,09 14,95
Falco peregrinus 1,071 0,001 33,6 35,98 3,5 1 5,88 6,30
Falco femoralis 0,3655 0,003 54,3 19,84 2.66 1 7,22 2,64
Falco sparverius 0,1067 0,05 o 0,007 235,2 25,09 2.5 1 29,40 3,14
Milvago chimango 0,377 0,27 o 0,02 362 989,43 2.22 1 40,18 15,15
Rallus Sanguinolentus 0,591 0,015 27,15 16,04 3 1 4,07 2,41
Fulica leucoptera 0,591 0,0188 34,028 20,11 3,87 1 6,59 3,89
Fulica armillata 0,591 0,0188 34,028 20,11 5,5 1 9,36 5,53
Fulica americana 0,5915 0,28 506,8 299,77 3,66 1 92,75 54,86
Gallinula chloropus 0,334 0,0031 5,611 1,87 6,75 1 1,90 0,63
Oreopholus ruficollis 0,21 0,008 33,44 7,02 2,42 1 4,05 0,85
Charadrius Collares 0,0286 0,001 1,81 0,05 2,37 1 0,22 0,01
Vanellus chilensis 0,352 0,07 126,7 44,6 2,5 1 15,84 5,58
Vanellus resplendens 0,352 0,0436 103,33 36,37 4 1 20,67 7,28
Tringa Solitaria 0,05 0,001 1,81 0,09 2,5 1 0,23 0,01
Tringa melanoleuca 0,21 0,001 1,81 0,38 2,5 1 0,23 0,05
Tringa Flavipes 0,082 0,015 27,15 2,23 2,5 1 3,39 0,28
Bartramia longicauda 0,1415 0,04 72,4 10,24 4 1 14,48 2,05
Gallinago gallinago 0,116 0,04 72,4 8,4 2,5 1 9,05 1,05
Calidris fuscicollis 0,048 0,005 9,05 0,43 2,5 1 1,13 0,06
Calidris Bairdii 0,048 0,005 20,9 1 2,5 1 2,61 0,13
Himantopus melanurus 0,21 0,017 30,77 6,46 3,4 1 5,23 1,10
Phalaropus Tricolor 0,068 0,0421 76,2 5,18 4 1 15,24 1,04
Larus serranus 1,05 0,0252 o 0,05 157,17 165,03 3 1 23,58 24,76
Thinocorus rumicivorus 0,0543 0,015 62,7 3,4 2,5 1 7,84 0,43
Thinocorus orbignyianus 0,0543 0,015 62,7 3,4 3,5 1 10,97 0,60
Phaetusa Simples 0,22 0,0252 o 0,05 68,06 14,97 1.8 1 6,13 1,35
Leptotila verreauxi 0,22 0,52 941,2 207,06 1.84 1 86,59 19,05
Columbina Picui 0,0463 0,4 1086 50,28 2 1 108,60 5,03
Metriopelia Morenoi 0,137 0,26 6162 844,19 2,5 1 770,25 105,53
Metriopelia melanoptera 0,137 0,26 6162 844,19 2,5 1 770,25 105,53
Metriopelia Aymara 0,137 0,26 2132 292,08 2,5 1 266,50 36,51
Columba maculosa 0,3363 0,13 235,3 79,13 1 1 11,77 3,96
Columba Livia 0,285 1,13 2045,3 582,91 1.83 1 187,15 53,34
Columba Fascista 0,386 0,13 436,8 168,6 1 1 21,84 8,43
Columba cayenensis 0,214 0,6 1086 232,4 1 1 54,30 11,62
Columba picazuro 0,402 0,03 54,3 21,82 1 1 2,72 1,09
Zenaida auriculata 0,137 0,4 o 0,21 3620 495,94 2 1 362,00 49,60
Amazona tucumana 0,26 0,02 67,2 17,47 2,5 1 8,40 2,19
Bolborhynchus Aimara 0,0562 0,25 1045 58,73 1 1 52,25 2,94
Guira Guira 0,152 0,08 217,2 33,01 6,55 1 71,14 10,81
Otus Hoyi 0,138 0,06 o 0,02 561,1 77,43 2,44 1 68,46 9,45
Asio Flameus 0,4375 0,0001 4,18 1,83 2 1 0,42 0,18
Athene cunicularia 0,171 0,06 o 0,02 724 123,8 2,25 1 81,45 13,93
Glaucidium bolivianum 0,066 0,03 100,8 6,65 4,5 1 22,68 1,50
Tyto Alba 0,3104 0,0001 1,81 0,56 3,07 1 0,28 0,09
Streptoprocne Zonaris 0,08 0,49 16464 1317,12 2 1 1646,40 131,71
Aeronautes andecolus 0,011 0,49 4018 44,2 1 1 200,90 2,21
Sappho sparganura 0,00616 0,021 380,1 2,34 1,83 1 34,78 0,22
Patagonas Gigas 0,0187 0,021 877,8 16,41 2 1 87,78 1,64
Amazilia chionogaster 0,00487 0,021 380,1 1,85 2 1 38,01 0,19
Microstilbon burmeisteri 0,0039 0,21 o 0,38 533,95 2,08 2 1 53,35 0,21
Chlorostilbon aureoventris 0,0045 0,21 o 0,38 o 0,32 5490,33 24,7 1,248 1 342,60 1,54
Ceryle torquata 0,3085 0,00082 2,755 0,85 1,75 1 0,24 0,08
Chloroceryle americana 0,032 0,00078 1,412 0,04 4 1 0,28 0,01
Colaptes Rupicola 0,1685 0,04 1672 281,73 3,37 1 281,73 47,47
Colaptes Melanochloros 0,1685 0,05 o 0,14 171,95 28,97 3,87 1 33,27 5,61
Campephilum leucopogon 0,2 0,04 724 144,8 1,5 1 54,30 10,85
Picumnus Cirratus 0,0094 0,47 850,7 7,99 3 1 127,61 1,20
Sittasomus griseicapillus 0,0113 0,04 134,4 1,52 3,2 1 2,31 0,03
Upucerthia validirostris 0,0442 0,11 4596 203,14 2 1 459,60 20,32
Upucerthia ruficauda 0,0234 0,11 3696 86,49 2 1 369,60 8,65
Upucerthia dumetaria 0,0442 0,11 3696 163,36 2 1 369,60 16,34
Geositta tenuirostris 0,0234 0,011 260,7 6,1 2,33 1 30,37 0,71
Geositta rufipennis 0,0234 0,011 260,7 6,1 2,33 1 30,37 0,71
Geositta cunicularia 0,0234 0,011 170,5 344,99 2,66 1 22,68 0,53
Phacellodomus striaticeps 0,045 0,75 2520 113,4 3 1 378,00 17,01
Asthenes Sclateri 0,0132 0,02 474 6,26 1 1 23,70 0,31
Asthenes Modesta 0,0132 0,02 836 11,03 2,14 1 89,45 1,18
Asthenes dorbignyi 0,0132 0,54 18144 239,5 2,5 1 2268,00 29,94
Furnarius Rufus 0,045 0,13 218,4 9,83 2,8 1 30,58 1,38
Syndactyla Rufosuperciliata 0,025 0,04 724 18,1 4 1 144,80 3,62
Leptasthenura platensis 0,0091 0,18 604,8 5,5 2,78 1 168,14 1,53
Leptasthenura fuliginiceps 0,0091 0,18 604,8 5,5 3 1 90,72 0,83
Leptasthenura aegithaloides 0,01 0,18 7524 75,24 2,5 1 940,50 9,41
Cinclodes Fuscus 0,0273 0,04 1344 36,69 2 1 134,40 3,67
Cinclodes atacamensis 0,051 0,03 1254 63,95 2 1 125,40 6,40
Synallaxis superciliosa 0,012 0,02 362 4,34 3,5 1 63,35 0,76
Myiarchus tuberculifer 0,02 0,03 543 10,86 3,4 1 92,31 1,85
Pitangus sulphuratus 0,079 0,07 1267 100,09 3,5 1 221,73 17,52
Elaenia Albiceps 0,0167 0,14 253,4 4,23 1,75 1 22,17 0,37
Knipolegus Signatus 0,01925 0,04 724 13.94 1,75 1 63,35 1,22
Machetornis Rixosus 0,034 0,09 1620 55,08 2,26 1 183,06 6,23
Anairetes flavirostris 0,0052 0,63 1140,3 5,92 2,14 1 122,01 0,64
Lessonia Oreas 0,011 0,05 2090 22,99 2,66 1 277,97 3,06
Ochthoeca oenanthoides 0,024 0,09 2133 51,19 2,5 1 266,63 6,40
Ochthoeca leucophrys 0,024 0,18 604,8 14,51 1 1 30,24 0,73
Sayornis nigricans 0,0187 0,04 72,4 1,35 2,33 1 8,44 0,16
Agriornis montana 0,0497 0,04 948 47,11 2,5 1 118,50 5,89
Agriornis microptera 0,0497 0,04 1672 83,09 2,5 1 209,00 10,39
Agriornis andicola 0,0497 0,04 620 30,81 3 1 93,00 4,62
Muscisaxicola maculirostris 0,011 0,04 o 0,005 756 8,32 2 1 75,60 0,83
Muscisaxicola Cinerea 0,011 0,04 o 0,006 188,6 2,07 2 1 18,86 0,21
Muscisaxicola capistrata 0,011 0,04 o 0,007 556,95 6,13 2 1 5,70 0,61
Mecocerculus leucophrys 0,01025 0,21 380,1 3.89 2,5 1 47,51 0,49
Satrapa icterophrys 0,02 0,05 905 18,1 3 1 1357,50 27,15
Pseudocolopteryx acutipennis 0,0052 3 24600 127,92 2,5 1 575,00 2,99
Tachycineta leucorrhoa 0,0132 0,25 4525 54,3 4 1 905,00 11,95
Notiochelidon cyanoleuca 0,0132 0,18 6048 79,83 3,66 1 1106,79 14,61
Cinclus Schulzi 0,0395 3,7 6697 264,53 2 1 669,70 26,46
Cisthotorus platensis 0,009 0,2 4740 42,66 4 1 948,00 8,53
Troglodytes Aedon 0,0097 0,2 543 5,26 4,08 1 110,77 1,08
Mimus saturninus 0,058 0,2 o 0,22 4977 288,66 3,5 1 870,98 50,52
Turdus rufiventris 0,0645 0,13 235,3 15,17 2,47 1 29,06 1,88
Turdus nigriceps 0,05044 0,13 235,3 11,86 3 1 35,30 1,78
Turdus chiguanco 0,0645 0,13 5434 350,49 3 1 815,10 52,58
Anthus correndera 0,0155 0,2 4740 73,47 3,5 1 829,50 12,86
Anthus Chii 0,0155 0,2 362 5,61 2,33 1 42,18 0,66
Anthus bogotensis 0,0155 0,2 1640 25,42 3 1 246,00 3,81
Passer domesticus 0,0293 3,07 o 3,6* 3018,2 88,43 2,8 1 422,95 12,38
Parula pitiayumi 0,00633 0,14 253,4 1,6 3 1 38,10 0,24
Myioborus brunniceps 0,00877 0,18 604,8 5,3 2 1 60,48 0,53
Geothlypis aequinoctialis 0,011 0,025 452,5 4,97 2,85 1 60,64 0,67
Diglossa Sittoides 0,0105 0,12 217,2 2,28 2,5 1 27,15 0,29
Thraupis Sayaca 0,0316 0,44 796,4 25,16 1,75 1 69,69 2,20
Thraupis bonariensis 0,0363 0,44 1478,4 53,66 1,5 1 110,88 4,03
Thlypopsis Ruficeps 0,014 0,025 452,5 6,33 2 1 45,25 0,64
Piranga Flava 0,0394 0,7 1267 49,91 3 1 190,05 7,49
Sicalis olivascens 0,0177 0,025 205 3,62 3.5 1 35,88 0,64
Sicalis Luteola 0,0157 0,025 452,5 7,1 3,75 1 84,85 1,33
Sicalis Flaveola 0,0197 0,015 0,52 4841,75 95,38 5 1 1210,44 23,85
Sicalis Citrina 0,0121 0,025 1045 12,64 3 1 156,75 1,90
Phrygilus unicolor 0,0162 0,3 7110 115,18 3 1 1066,50 17,28
Phrygilus Plebejus 0,0162 0,3 2460 39,85 2,75 1 338,25 5,48
Phrygilus Gayi 0,0235 0,3 7110 167,08 3 1 1066,50 25,06
Phrygilus Fruticeti 0,0315 0,3 5430 171,04 2 1 543,00 17,11
Phrygilus Dorsalis 0,0235 0,3 7110 167,08 3 1 1066,50 25,06
Phrygilus Atriceps 0,0235 0,4 9480 222,78 2,48 1 1175,52 27,63
Phrygilus alaudinus 0,018 0,042 o 0,029 841,35 15,14 3 1 126,20 2,27
Aimophila striaticeps 0,0184 0,042 760,2 13,98 2,5 1 95,03 1,75
Embernagra platensis 0,0446 0,13 4368 194,81 2 1 436,80 19,48
Poospiza melanoleuca 0,012 0,04 724 8,68 2,03 1 73,49 0,88
Poospiza hypochondra 0,0148 0,11 2607 38,58 1 1 130,35 1,93
Poospiza erythrophris 0,0148 0,04 1344 19,89 3 1 201,60 2,99
Catamenia inornata 0,0119 0,04 948 11,28 3 1 142,20 1,69
Catamenia Analis 0,0119 0,14 2534 30,15 3,33 1 421,91 5,02
Diuca Diuca 0,0257 0,045 1512 38,86 3 1 226,80 5,83
Paroaria coronata 0,034 0,3 5430 184,62 3,5 1 950,25 32,31
Saltator Aurantiirostris 0,0446 0,44 7964 355,19 2,41 1 959,66 42,80
Atlapetes citrinellus 0,0281 0,04 724 20,34 1,5 1 54,30 1,53
Zonotrichia capensis 0,0184 3,4 61540 1132,33 3 2 18464,50 339,70
Sporophila caerulescens 0,011 0,13 2353 25,88 2,27 1 267,07 2,94
Cyanocompsa brissonii 0,0275 0,04 724 19,91 2 1 72,40 1,99
Idiopsar brachyurus 0,0315 0,045 1066,5 33,59 2,5 1 133,31 4,20
Compsospiza Baeri 0,011 0,001 33,6 0,37 3 1 5,04 0,06
Pheucticus aureoventris 0,0465 0,13 2353 109,41 2 1 235,30 10,94
Carduelis magellanica 0,0128 0,33 o 0,18 8568 109,67 3 2 2570,40 32,90
Carduelis crassirostris 0,0128 0,33 o 0,06 4621,5 59,15 3 1 693,23 8,87
Carduelis atrata 0,0128 0,33 o 0,06 4621,5 59,15 3 1 693,23 8,87
Molothrus bonariensis 0,0456 0,44 7964 363,15 1,62 1 645,09 29,42
Agelaiops badius 0,0466 0,73 13213 615,72 4 1 2642,60 123,15

 


Apéndice IV
Estructura cuantitativa y consumo de productividad primaria neta por parte de herbívoros silvestres y domésticos en el valle te Tafí

Grupo de fauna Existencia total en peso (kg)
CA CM CB
Existencia en kg de herbívoros silvestres 202533 183492 216269
Consumo anual PPN en kg para herbívoros silvestres (3% de su peso) 2217736 2009237 2368146
Consumo anual PPN en kg para herbívoros domésticos (3% de su peso) 5783265 11235197 13072589
PPN (total anual kg) 47473950 179775670 225732540
Disponibilidad PPN (30% de total anual kg) 14242185 53932701 67719762
Diferencia 6241184 40688266 52279028


Apéndice V
Resumen de las existencias y reproducción para los distintos grupos de vertebrados silvestres del valle de Tafí discrimindos por cuencas

Existencia total en N° de individuos Existencia total en peso (kg) Reproducción en N° de individuos Reproducción en peso (kg)
Grupo de fauna CA CM CB CA CM CB CA CM CB CA CM CB
Fauna anfibia 1254 4025 4700 35 193 214 27363 147100 171612 1983 12729 14863
Fauna de Reptiles 15074 92748 78302 79 866 908 3522 19025 14256 19 399 421
Ictiofauna n/s n/s 47600 n/s n/s 12705 n/s n/s 326814 n/s n/s 131473
Meso-macroavifauna 11922 31940 43911 4494 13318 17657 2618 8858 10943 1153 3737 4584
Meso-macromamíferos 4020 2231 2639 105461 5291 5597 317 351 615 5676 879 1260
Microavifauna 60635 80570 202319 909 2663 5684 5303 11363 39222 109 299 971
Micromamíferos 548916 872931 1141574 104360 186830 221867 331541 509932 695930 35549 62254 75768

 


Apéndice VI
Resumen de costos de manejo para los distintos grupos de vertebrados silvestres del valle de Tafí discriminados por cuencas.

Descripcion de clases N° inter relaciones CA N° inter relaciones CM N° inter relaciones CB Costo Asgnado inter relaciones CA Costo Asgnado inter relaciones CM Costo Asgnado inter relaciones CB Costo Total CA Costo Total CM Costo Total CB Total por Clases
Fauna Icticola 0 0 17 0,00 0,00 15326,89 0,00 0,00 260557,1084 260557,11
Fauna Anfibia 0 19 20 0,00 7260,10 6897,10 0,00 137941,96 137941,9643 275883,93
Meso macro avifauna 17 22 24 5409,49 4180,06 3831,72 91961,31 91961,31 91961,30952 275883,93
Micro avifauna 16 21 23 5747,58 4379,11 3998,32 91961,31 91961,31 91961,30952 275883,93
Meso macro mamíferos 16 23 0 8621,37 5997,48 0,00 137941,96 137941,96 0 275883,93
Micro mamíferos 14 18 17 6568,66 5108,96 5409,49 91961,31 91961,31 91961,30952 275883,93
Fauna de Reptiles 13 18 18 7073,95 5108,96 5108,96 91961,31 91961,31 91961,30952 275883,93
Totales por cuenca 505787,20 643729,17 766344,31 1915860,68

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Áreas protegidas en la zona de estudio o relacionadas a ella
Todo el departamento Tafí del Valle (fig. 23) ha sido incluida como “Área Natural Protegida” (ley provincial Nº 7801) bajo la denominación de “Valles Calchaquíes Tucumanos” por la cual se busca “…preservar, conservar y valorizar los recursos naturales y genéticos, el patrimonio natural, histórico y cultural y el capital cultural tangible e intangible, ordenar las actividades antrópicas y el uso del suelo; propiciando
acciones y actividades de preservación, conservación, protección, restauración de la Naturaleza y uso sustentable de sus recursos y de todos los elementos del medio ambiente; para los hablantes de la Provincia, de la región y de las generaciones presentes y futuras...”

Fig.23. Dpto Tafí del Valle declarado Área Natural Protegida.

A partir de esta ley se espera que la zona cuente en el futuro inmediato con planes de manejo, ordenamiento del territorio, entre otras, que sin duda contribuirán a garantizar el manejo integral y sustentable de la ecozona.
Como se menciono anteriormente también existe la propuesta de reserva para la zona del perilago del Embalse de El Mollar debido a las aves migratorias que en ella se encuentran.
Existen para la zona otras áreas protegidas, cercanas o en la zona de estudio que es necesario mencionar.
Concretamente en la zona de La Angostura existe la denominada “Reserva Natural La Angostura” (decreto provincial 736/3) cuya superficie es de 1.147 hectáreas (Fig. 24). Esta figura legal ha sido creada con el fin de proteger las aves acuáticas y migratorias que utilizan el área del dique y perilago de la Angostura.

También se halla la Reserva Los Sosa (Fig. 25) que cubre prácticamente los bordes de la Ruta 307, entre los km 20 y 38 y ocupa una superficie de 890 ha.

Por último, aunque más alejada se halla el Parque Provincial Reserva La Florida que en este caso cubre la porción sur y suroeste del departamento Tafí del Valle (Fig. 26)
Impactos ambientales en la zona de estudio
Tafí del Valle existe como Villa Veraniega aproximadamente desde 1916. Esta, junta a otras, fue construida para mitigar el clima de la zona baja o de llanura. En 1943 la zona se volvió más dinámica con la inauguración del “Camino a los valles” que significó el fin del aislamiento de la región de los Valles Calchaquíes. Este camino fue asfaltado a partir de 1982. La comunicación en años anteriores a esta fecha se realizaba a lomo de mula. La ruta abrió paso a que Tafí se transforme en una villa turística y desde entonces su fama por su paisaje creció hasta niveles internacionales.
La zona en general fue impactada por la práctica de la agricultura y ganadería. Alrededor de un 30% del territorio de la cuenca se destina actualmente a usos agrícolas-pecuarios y urbanos. Esta superficie coincide prácticamente con el área que tiene pendientes promedio inferiores o iguales al 12%. Estos usos, agrícola y pecuario, con deficiente o nula aplicación de técnicas de conservación de suelos y aguas, han
acelerado e intensificado los procesos erosivos, sea por alteración de las características edáficas y/o alteración de la cobertura vegetal.

El área de cultivo en la cuenca ha crecido más del 350% en un lapso de 50 años, especialmente impulsado por la papa, lechuga, poroto y frutilla, todo en base a riego por manto y conducción a cielo abierto. La zona con mayor crecimiento han sido Las Carreras, La Ovejería, El Rodeo y Carapunco (Bolsi, Madariaga y Batista, 1992)

Después de los ´70 la zona empieza a ser promocionada como centro turístico de alto valor escénico y con ello aumenta el número de visitantes especialmente en verano e invierno. En la zona existe el embalse y dique La Angostura. Este comienza a construirse a partir de los ´60 y se inaugura después del ´70. Al momento de su habilitación contaba con una superficie aproximada de 800 hectáreas y un largo aproximado de 4 km y un ancho de 2.5 km, mientras que su profundidad en su etapa inicial se calcula que llegaba a los 30 metros.

Si bien el mismo fue pensado como regulador de agua, riego y generación de energía el mismo en la actualidad sólo cumple la función de reservar agua para riego y además es un atractivo escénico y para actividades ictícolas ya que la provincia, a través de la Dirección de Flora y Fauna, en su momento procedió a la siembra de truchas. El dique está colmatado de sedimentos que se generan precisamente en la zona media y alta de la cuenca.
A partir de la década del ´80 el número de visitantes crece lo mismo que las construcciones con lo que la generación de residuos sólidos urbanos (RSU) aumenta, lo misma que el uso de automóviles, camiones y motos. También se incrementa la superficie dedicada a los cultivos (papa semilla, poroto negro, plantines de frutillas, frutas de carozo, lechugas, entre otros). Ya en la década de los ´90 la zona resulta muy visitada y llega a ser conocida internacionalmente.
Por otro lado, partir de los datos de los censos de viviendas se puede inferir que la construcción aumentó un 100 % en 2000 y 2008 (medidos en metros cuadrados de superficie cubierta).

También se menciona que hasta 2009 existían en la zona de Tafí del Valle dos hosterías tres estrellas, dos de dos estrellas y dos de una estrella. A esto deben sumarse cuatro alojamientos son categorización y otros once alojamientos denominados extrahoteleros (hostel, estancias, hospedajes y cabañas) (ver Moreno Mochi, 2009).

Por otro lado, esta misma autora menciona que hasta el año 1988 existían 681 viviendas vacacionales, es decir que se destinan en temporada a albergar turistas o visitantes.

En relación a los RSU que se generan, se calcula que en general la zona de Tafí del Valle podría estar generando aproximadamente 0,60 kilos/día. Teniendo en cuenta que la población de todo del Departamento Tafí es de 15.035 habitantes, resultaría un generación diaria de RSU de aproximadamente 9.021 kilogramos por día. Hoy la zona cuenta con una planta de tratamiento de RSU, ubicada en El Mollar adonde se derivan los residuos de Tafí del Valle y el Mollar principalmente que son los dos núcleos principales del Valle. Esta planta recupera parte de los residuos (papeles y plásticos principalmente) y el resto es enterrado. En rigor no se trata de una planta de tratamiento. Esta situación debe ser mejorada a fin de evitar impactos mayores en la zona además del visual que ya existe.
Un impacto difuso importante es el uso de agroquímicos para los cultivos mencionados. A la fecha estos no se hallan cuantificados ni controlados adecuadamente para evitar efectos ambientales en el agua, aire y suelo de la zona. Aunque no existen datos oficiales sobre la cantidad de agroquímicos que se utilizan si se conoce que se aplican aquellos relacionados con el cultivo de la papa, frutillas, poroto y hortalizas en general. La presencia de áfidos (grupo de insectos fitoparasitos) es preocupante en la zona productora de papa semilla pues transmite el denominado “virus enrollador de la hoja” y que logra reducir entre un 50 y 80 % la producción del tubérculo (ver Ovruski de Martinez y otros, 1997). A fin de evitar esta infección se llegan a aplicar hasta 12 veces por insecticidas que eliminen los afidos mencionados. Se desconoce el efecto a largo plazo que esta práctica pudiera ejercer.
Otro impacto durante la estación de verano es la proliferación de vehículos denominados “fuera de ruta” como las motos tipo enduro y cuatriciclos. Estos circulan sin ningún tipo de control en las laderas provocando voladuras de suelos (Fig. 7) y ruidos que afectan a la fauna de la zona.
También en la década del ´90 la zona fue impactada por el tendido de un electroducto para una empresa minera (fig. 8). Este electroducto es actualmente visible pero no se hizo evaluación alguna sobre el impacto que esta construcción tuvo sobre el paisaje de la zona. Una misión de UNESCO que vino a Tucumán en 1997, por el tema del electroducto, expresó en su informe que “…sólo en Tafi del Valle existen más de 300 sitios con evidencias de estructuras líticas. La zona más rica es la zona de Tafi del Valle, sector comprendido entre La Bolsa y Carapunco, a ambos lados de la ruta 307…”, justamente por donde transcurre el electroducto. En la página 10 del informe aludido dice textualmente“…Es evidente que la implantación del electroducto a través del Valle de Tafí ha tenido impacto negativos sobre su ecología, su paisaje y su patrimonio cultural…”
Por otro lado, también debe mencionarse que en la actualidad Tafí del Valle se abastece de energía eléctrica generada a partir de gas oil. Esto implica la quema de miles de litros diarios lo que genera gases de combustión y ruidos en la zona periférica a la planta de generación. Se estima que se estarían utilizando aproximadamente 20.000 litros de gas oil por día para el funcionamiento de los generadores. Esto genera no sólo gases de combustión (como CO2 , CO y óxidos de nitrógeno) que entran dentro de la categoría de gases de efecto invernadero sino también ruidos en los alrededores de donde se halla instalado el equipo generador.
En la actualidad pareciera que el sistema mencionado sería reemplazado por una conexión al electroducto existente en la zona y que transporta electricidad para Minera Alumbrera. En efecto, mediante un convenio suscripto por la Provincia de Tucumán con Minera Alumbrera se establece la autorización de la empresa minera para que Tucumán pueda conectar la red de energía eléctrica que abastece a Tafí del Valle a la línea de 220 KV que une la estación de El Bracho con la planta de la minera. Su uso no excederá de 10 MW, sin tiempo límite de uso. Según este convenio el Poder Ejecutivo tucumano deberá obtener los permisos para llevar a cabo la conexión. Todo estos trámites se habrían cumplido ante el Ente Nacional de Regulación de la Electricidad según se desprende de la Resolución ENRE 0104/2011 publicada en el Boletín Oficial n° 32.

Por otro lado, se debe comentar que se encuentra en etapa de estudio un proyecto destinado a proveer de gas natural a varias zonas aisladas en Tucumán y entre ellas a Tafí del Valle. Esta obra consistiría en un gasoducto desde la Ruta 38 hasta El Mollar y luego Tafí del Valle hasta Santa María. Se realizó un estudio para relevar la demanda real del fluido en la zona de los valles por parte de particulares, industrias, comercios y futuras inversiones. La empresa GASNOR S.A., expuso las distintas alternativas que se manejan para la provisión de gas en la zona. Presentó costos, demandas estimadas para cada localidad participante, entre otros aspectos.

La obra aún no decidida se encuentra en el estudio de demandas, costo de redes en las ciudades demandantes, tarifa final para los usuarios, entre otros. Sin embargo, si se trata de la instalación de un gasoducto el mismo deberá atravesar la zona de yungas por lo que los cuidados ambientales deberán ser extremos. En la actualidad este proyecto aún no se ha concretado y aparentemente se optaría por un sistema “gasoducto virtual” por el cual se abastece a las zonas por medio de un sistema de transporte de gas.

Otra intervención en la zona de estudio es la construcción de un sistema para riego presurizado (gravitacional), esto es tomar las aguas en la zona de ladera de Las Carreras (SO del Valle) (fig. 9) y mediante tuberías transportarla a cada finca para uso productivo. El objetivo de este proyecto está orientado a desarrollar el sector agropecuario mediante el aprovechamiento integral de las cuencas hídricas, con el fin de optimizar el uso del agua de riego. Una de las áreas elegidas fue justamente el área del Valle de Las Carreras ubicado al SO de Tafí del Valle. Este proyecto posee un estudio de impacto ambiental y a la fecha no se han manifestado problemas ambientales derivados de tal emprendimiento.

Un fenómeno recurrente en la zona de la cuenca media es la quema de pastizales durante el invierno (fig. 10) Esta práctica es generalizada en muchas zonas montañosas del Noroeste Argentino pues existe la creencia que con la quema el pastizal reverdece lo que genera brotes nuevos para el ganado. En la práctica este hecho genera cientos de hectáreas quemadas, se generan gases de combustión y deja el suelo sin vegetación lo que es la entrada a procesos de erosión provocados por las lluvias de primavera y verano. Esta práctica genera gases de efecto invernadero (GEI) como CO2 , CO y óxidos de nitrógeno, entre otros.
Un problema aún no dimensionado es la cacería de aves, guanacos y zorros entre otras especies. Según los guardaparques de la zona la cacería se agudiza en semana santa. En efecto, uno de los atractivos para los turistas es la caza en la zona de la cuenca medía y baja. En la cuenca media se persigue a las perdices y zorros mientras que en la cuenca alta se persigue a los guanacos. Si bien existe prohibición de caza en toda la cuenca es necesario instrumentar sistemas de control más eficientes.
Estructura productiva de la provincia de Tucumán

Tucumán es la Provincia más pequeña de Argentina, su superficie representa el 0,8% del total del territorio nacional, es el Estado provincial de mayor densidad poblacional del país, con 67 habitantes por km2. La población para el 2010, de acuerdo a proyecciones del INDEC, es de 1.511.516 habitantes, esto representa el 32% del total de la población de la región NOA.

Tucumán es un nodo de transporte regional. El estar ubicada en el centro de la región NOA, le confiere una posición estratégica para el comercio interno y del MERCOSUR, ya que está vinculada a los principales centros productivos del país a través de rutas nacionales que, teniendo como epicentro a San Miguel de Tucumán, conectan la Provincia y la Región hacia todas las direcciones cardinales.

A nivel de mercado interno, tanto comercial como turístico, su ventajosa localización geográfica permite llegar en un radio de solo 300 Km. a 3,35 millones de personas residentes en provincias vecinas.
La red vial, permite el acceso a los puertos del Pacífico en Chile, a través de los pasos fronterizos de San Francisco en Catamarca y Jama en Jujuy y el comercio regional con otros países limítrofes como Bolivia, Brasil y Paraguay.

La conectividad área, como vínculo comercial con el resto del mundo, está en pleno desarrollo. En el 2009, Tucumán se transformó en el segundo centro nacional de cargas áreas con destino internacional. Se exportaron directamente desde el aeropuerto internacional local, 1.000tn. de frutas finas.

La composición porcentual, promedio, que cada sector aporta al PBG se distribuye: agropecuario 9%, industria y manufactura 18%, electricidad, gas y agua 3%, construcción 3%, comercio 16%, administración pública y servicios sociales 27% y otros sectores (minería, canteras, transporte, etc.) 24%.

Tucumán posee una estructura productiva cada vez más diversificada, donde la actividad primaria tiene gran relevancia, con presencia de complejos agroindustriales integrados como él de la caña de azúcar y el limón, que abarcan desde la producción primaria a campo hasta el producto final obteniéndose, en el caso del limón, desde fruta en fresco clasificada y empacada hasta productos industriales como jugos concentrados, aceites esenciales y cáscara deshidratada. En el caso de la caña de azúcar, se obtienen productos como azúcar cruda y refinada, melaza, bioetanol, bagazo como materia prima para la producción de papel y otros subproductos.

Son destacables también, otras producciones agrícolas con menor nivel de industrialización (frutilla, palta, tabaco) a las que se suman las producciones de arándanos, hortalizas, granos (soja, maíz, trigo, poroto) y actividades manufactureras como la textil, calzado, automotriz y otras producciones metalmecánicas. El área productiva por excelencia es la llanura central tucumana.

Sector agropecuario e industrias vinculadas
Azúcar

La producción de caña de azúcar y el complejo industrial azucarero, representan uno de los sectores productivos de mayor importancia económica de la provincia.
En la etapa primaria, donde se cultivan más de 226.000ha. con caña de azúcar, se observa una estructura agraria heterogénea con una importante presencia de productores minifundistas cañeros, un estrato de productores independientes, medianos a grandes, e ingenios integrados verticalmente. El sector industrial está conformado por 15 ingenios que poseen una heterogénea capacidad de molienda, donde la industria de mayor envergadura muele el 20% del total de la caña y el ingenio de menor capacidad muele el 3% del total.

El mercado azucarero, fue fuertemente regulado por el Estado Nacional desde la década ´20, dicha política continuó con distintos matices hasta 1991 año en que se desreguló la actividad.

En 1992, con el fin de establecer un sistema que otorgue a la actividad azucarera seguridad ante las distorsiones del mercado internacional, se adoptó un régimen especial de derechos móviles que complementa el arancel “ad-valorem”. Luego, a través de la Ley 25.715 del 2003, se estableció que los aranceles para la importación mantendrían su vigencia mientras no se disponga lo contrario por una ley de la Nación.

A partir de la desregulación se produjeron numerosas transformaciones en todas las etapas del proceso productivo y en las relaciones entre agentes. Se produjo un aumento en la productividad de los cañaverales.

En el sector industrial se incorporaron nuevas empresas, que utilizan el azúcar o bien el alcohol entre sus insumos, comprando o arrendando ingenios que estaban en manos de tradicionales operadores. Este proceso de expansión vertical se ha profundizado con la adquisición de ingenios azucareros, por parte de firmas productoras de golosinas y agroquímicos.

En una primera etapa, las inversiones más significativas de los ingenios, tuvieron como destino mejorar la productividad en los cañaverales e incorporaron la cosecha mecánica integral con el fin de disminuir los costos de producción.

Los ingenios realizaron inversiones en las plantas y en los procesos fabriles, con el fi n de mejorar su eficiencia productiva. Un ejemplo de ello, es la menor demanda de gas natural del conjunto de los ingenios, disminuyendo el consumo de gas en un 33%, desde el 2000 al 2009, aún cuando la molienda de caña de azúcar aumento el 28% para igual período.

Actualmente las inversiones están orientadas a la producción de bioetanol y a la cogeneración de energía eléctrica, con el objetivo de transformar a los ingenios en unidades productoras de energía y al cultivo de caña de azúcar no sólo en una fuente de alimento, sino de energía renovable.

Hay fundadas expectativas de inversión para los próximos años, que permitirían llevar la cogeneración de energía a los 200 megavatios y aumentar la producción de bioetanol hasta llegar a un corte, de bioetanol con las naftas, de un 20 - 25%.

En el 2009 la producción nacional superó los 2,1 millones de toneladas de azúcar, destinándose al mercado interno cerca del 64%. La restante producción se exporta, para cumplir con la asignación de “Cuota Americana”, que se envía a Estados Unidos y el excedente es exportado a mercados tradicionales de Argentina, principalmente Rusia, Chile, India, Siria, Emiratos Árabes, Uruguay y otros países.

El record de producción de azúcar para Tucumán, fue de 1.525.190tn., en el 2009 la producción llegó a 1.365.343tn.

Las exportaciones de azúcar refinada, cruda y melaza de caña, en 2009 totalizaron 169,3 millones de dólares precio FOB, lo que representó poco más de un 200% de aumento en las exportaciones de azúcar respecto al 2008.

Limón

Argentina es el primer productor y procesador mundial de limón y el segundo exportador de limón en fresco. El 88% de la producción nacional tiene como origen la provincia de Tucumán.

El complejo limonero se caracteriza por una elevada integración vertical con grandes explotaciones primarias de altos rendimientos. Aproximadamente la mitad de las 35.000ha implantadas con limoneros en la provincia, son propiedad de empresas industriales para abastecer sus modernas plantas de empaque.

En 2009, la producción de limón de Tucumán fue de 1.207.000tn., de las cuales el 78% se destinó a la elaboración de jugos concentrados, aceite esencial y cáscara deshidratada. El 22% restante se comercializó como fruta fresca exportándose el 88%, destinándose el 12% al abastecimiento del mercado interno.

Tanto en lo que hace a la producción primaria como industrial, la actividad limonera de Tucumán es estructuralmente exportadora por lo que tiene un alto grado de certificación en normas de calidad.

La oferta de limón en fresco está orientada, desde el trabajo agrícola, a la obtención de fruta de alta calidad apta para la exportación. La industria procesadora, por su parte, destina el grueso de su producción a los mercados externos.

Desde la perspectiva de los productores agroindustriales y del sector en su conjunto, es un factor central la complementariedad de la producción (y comercialización) de limón en fresco con sus derivados industriales.

El empaque constituye un eslabón de suma importancia en la cadena de exportación, existen siete plantas industriales y alrededor de 40 empacadoras. Sus características tecnológicas: selección, preparación, presentación de la fruta y calidad del embalaje; se ajustan al requerimiento de los mercados de consumo más importantes. Las exportaciones a los mercados de consumo más exigentes desde mediados de los años ’80, impusieron profundos cambios cualitativos y cuantitativos en la producción primaria, dando lugar a una acelerada introducción de mejoras tecnológicas en el campo y a la adopción de un sistema de trazabilidad y calidad sanitaria, que es supervisado por el servicio nacional de sanidad y calidad agroalimentaria (SENASA).

Las exportaciones de fruta fresca en 2008 llegaron aproximadamente a 351,7 millones de dólares y en 2009, como consecuencia de la crisis financiera mundial, disminuyo a los 156,5 millones de dólares. Los principales destinos de la fruta fueron: Holanda, Rusia, Italia, España, Grecia, entre otros. Actualmente se están realizando las gestiones necesarias para ingresar con fruta fresca a los mercados de Estados Unidos y Japón.

Esta caída en la exportación de fruta fresca, fue compensada en buena parte por el aumento en la exportación de los productos industrializados, los que se destinan casi en su totalidad al mercado externo.

El jugo concentrado es el primer derivado del procesamiento del limón y es utilizado fundamentalmente en la elaboración de gaseosas y otras bebidas sin alcohol. La producción creció poco más de un 20%, de las 43.790tn. en 2008 a las 54.984tn. producidas en el 2009. El destino principal de las exportaciones de jugo fueron: Holanda, Estados Unidos, Japón, y otros importadores en menor proporción.

El aceite esencial se destina a la industria de bebidas no alcohólicas y, en menor medida, a los cosméticos y farmacéuticos. Es el producto de mayor valor unitario del complejo, en el 2009 Tucumán produjo poco más de un 25%, respecto al año anterior, llegando a las 3.792tn.; que se exportaron hacia Estados Unidos, Reino Unido, China, Puerto Rico, Holanda, entre otros.

La cáscara deshidratada se exporta casi en su totalidad, siendo los principales destinos: Alemania, Dinamarca, Francia, México, República Checa y en menor medida hacia otros países.

Las exportaciones del sector citrícola provincial, en su conjunto, superaron los 432 millones de dólares en el año 2009, lo que representó el 48% de las exportaciones provinciales.

Granos

La superficie sembrada en la campaña 2009, se mantuvo por encima de las 500 mil hectáreas, siendo la soja y el trigo los principales cultivos. En orden de importancia le sigue el maíz que, en la campaña 2009, incrementó un 10% la superficie ocupada con su cultivo. Estos productos computan en los últimos años rendimientos comparables con el resto del país.

La provincia presenta dos zonas bien diferenciadas dedicadas a la soja: las zonas Este y Sur. La superficie implantada con soja creció más del 130% en los últimos 10 años, mientras que la producción se incrementó cerca del 180% en igual periodo, mostrando la adaptabilidad lograda por este cultivo. La mayor parte del grano de soja se envía para su industrialización a las provincias de Santa Fe y Córdoba.

El cultivo del maíz si bien se encuentra expandido en toda la provincia, se concentra en mayor proporción en los departamentos de Burruyacú y Leales. En la última década el cultivo de maíz incremento un 25% los rendimientos en kg/ha, lo que permitió compensar en gran medida el total de maíz producido que fue de 226.780tn. en la campaña 2008/09, un 18% inferior a lo producido en el 99/2000, donde la superficie cultivada fue un 32% mayor con una producción de 268.000tn.

El trigo, es otro de los granos que ha alcanzado un fuerte crecimiento en la década, ya que tuvo una fuerte expansión en la superficie destinada a su cultivo, pasando de las 55.000ha. en el año 2000 a poco más de 176.280ha. en el 2009, registrándose algunos altibajos productivos por problemas climáticos.

Parte de la producción es consumida en la provincia, donde hay tres molinos harineros y el resto se vende a otras provincias o se exporta.

Hortalizas

El sector hortícola tiene un comportamiento dinámico. En los últimos años se destinó más de 30.000ha. a su cultivo, dentro de este sector la “papa consumo” es el cultivo con mayor superficie superando las 7.000ha. sembradas. Su producción se concentra en los departamentos de Chicligasta, Río Chico y Graneros.

Es destacable la producción de “papa semilla” certificada (alrededor de 500ha.) que se realiza en Tafí del Valle, con la que se autoabastece el requerimiento de semilla provincial y se comercializa el excedente a otras regiones del país. Le siguen en importancia la producción de maíz para choclo, arveja, chauchas, tomate, pimiento, batata, zapallos, lechuga y otras hortalizas de hoja.

Estas producciones se destinan principalmente al mercado interno como productos frescos, gran parte de la producción hortícola se comercializa a través del Mercado de Concentración Frutihortícola de Tucumán – MercoFrut que es el más importante del noroeste del país con 52ha. de superficie, más de 22.000m2 cubiertos y 600 puestos de venta.

Tabaco

La actividad tabacalera se desarrolla en el sur de la provincia, en los departamentos La Cocha y Alberdi, donde se cultivan poco más de 4.000ha.

La producción de tabaco, se asienta en gran medida en la existencia de pequeños productores, que coexisten con productores medianos, que poseen unidades productivas que van de cinco a más de 30ha.

El tabaco -casi en su totalidad de la variedad Burley- ha sufrido diversas fluctuaciones en su producción, con un pico máximo de más de 12 mil toneladas en la campaña 99/2000, estabilizándose entre 6 y 7 mil toneladas en las dos ultimas campañas (08/2009 y 09/2010).

La comercialización se realiza a través de las compañías tabacaleras tradicionales y de una cooperativa de pequeños y medianos productores, que cuenta con equipamiento para la realización de un primer proceso industrial. La producción se destina a las plantas de elaboración de cigarrillos y a la exportación.

Palta

Tucumán es el primer productor nacional, con una producción estimada de 6.000 toneladas de fruta y alrededor de 1.000 ha. plantadas sobre tierras del pedemonte tucumano. La variedad Hass, la más difundida internacionalmente, cubre más del 90% de la superficie implantada. En el 2009 alrededor del 40% de la producción, se comercializó en el mercado externo, siendo los países destino: España, Chile, Reino Unido, Francia, Paraguay y Holanda.

Alrededor de este cultivo se inicio también el desarrollo industrial, es la única provincia donde se industrializa la palta para la producción de aceite comestible de alta calidad, que se obtiene a través del prensado en frío de la pulpa de la palta. Actualmente este producto se comercializa en el mercado local.

Frutilla

Es una actividad que se consolida, por el aumento en los niveles de producción, industrialización y comercialización de frutillas frescas y congeladas, que es acompañada por la continua ampliación de la infraestructura productiva.

El cultivo de frutilla tuvo una importante expansión en los últimos años, con un crecimiento superior al 150% de la superficie implantada en el periodo 2003 – 2008, lo que ubico a la provincia como segundo productor y primer exportador de fruta a nivel nacional. Los principales destinos de las exportaciones en el 2009 fueron Estados Unidos, Chile y China, se exportó más de 8,7 millones de dólares de fruta congelada.

Arándano

El arándano, es un cultivo cuya fruta es muy apreciada en los mercados del hemisferio norte. Uno de los beneficios que presenta Tucumán para su cultivo, es que posee condiciones agroecológicas que le permiten la producción en contra-estación, así es posible alcanzar exportaciones ventajosas en condiciones de primicia, en relación a otras regiones del país, lo que estimuló la continua expansión de su cultivo en la provincia.

Actualmente, Tucumán es uno de los principales distritos productores de arándano de la Argentina, con alrededor de 1.200 ha. implantadas. Ocupa el segundo lugar en producción del país y es el primer exportador nacional.

Este sector posee un pujante desarrollo, su crecimiento en los últimos años demuestra un gran potencial en las exportaciones y en la generación de ingresos para la provincia, esto dio lugar a que por tercer año consecutivo se exportara directamente desde Tucumán hacia Miami - EEUU por vía aérea.

En 2009, se cargaron 20 vuelos con un total de 910tn., lo que representó el 39% del total de arándano exportado. La exportación directa, vía aérea desde la provincia va en aumento ya que, permite un importante ahorro en el costo de flete a los productores y llegar a destino con la fruta, solo 24hs después de haber sido recolectada de la planta

Forestación

La provincia cuenta con óptimas condiciones bioecológicas para el aprovechamiento de recursos forestales, a lo que se agrega un marcado déficit de provisión del mercado interno ya que gran parte del volumen de madera que se consume proviene de otras provincias.

La forestación representa una alternativa productiva, a mediano y largo plazo, con significativa rentabilidad. Tucumán posee aproximadamente 220.000ha. de tierras con aptitud forestal y condiciones agroecológicas que permiten altas tasas de crecimiento de distintas especies.

Para incentivar la forestación en la provincia, se cuenta con los beneficios que brinda la ley nacional Nº 26.432 de inversiones para bosques cultivados y, el gobierno provincial cuenta con una importante infraestructura en el Vivero La Florida que permite abastecer de plantines forestales, de especies autóctonas y exóticas, a quienes invierten en nuevas plantaciones.

Producción ganadera

En cuanto a la producción ganadera tenemos registradas que para el año 2002 la siguiente cantidad de cabezas:

Cuadro Nº 1
Localidad Caprinos Porcinos Equinos Llamas Alpacas Vicuñas Asnales
mulares Otras
especies
Burruyacu 248 1128 766 0 0 0 69 0
Capital 8 210 25 0 0 0 0 0
Chicligasta 0 4 71 0 0 0 53 0
Cruz Alta 0 490 690 0 0 1 297 4
Famaillá 0 78 63 0 0 0 40 0
Graneros 6316 1332 833 0 0 0 157 0
Juan B. Alberdi 0 347 354 0 0 0 0 0
La Cocha 95 709 329 0 0 0 9 0
Leales 324 4466 2905 0 0 0 1134 90
Lules 12 276 148 0 0 0 4 0
Monteros 9 120 142 0 0 0 96 0
Río Chico 35 343 89 0 0 0 7 0
Simoca 609 1937 1476 4 0 0 878 0
Tafí del Valle 5433 485 1284 564 0 0 321 0
Tafí Viejo 797 282 414 0 0 0 36 0
Trancas 1584 1927 1647 4 0 0 28 0
Yerba Buena 4 16 17 0 0 0 0 0
Total 15474 14150 11253 572 0 1 3129 94
Fuente: Censo Nacional Agropecuario 2002
Datos presentados por la Secretaría de Planeamiento de la Provincia de Tucumán en el Anuario Estadístico 2004.

Esto sólo abastece el 6,15% de la demanda local.

Descripción general del área específica de interés
Valle de Tafí
El mesoclima del valle corresponde al semiárido templado. La precipitación anual es de 412 mm. La evapotranspiración anual es de 500 a 600 mm. Nueve meses al año tienen deficiencia de agua, extendiéndose desde abril a diciembre. La temperatura media anual es de 13,2 ºC. La media de enero es de 18,6 ºC y la de julio de 8,1ºC. Las heladas se producen entre el mes de marzo y septiembre con una frecuencia de 44 días al año.
Los suelos, que están desarrollados sobre materiales aluviales, coluviales y en menor extensión eólicos, muestran escasa diferenciación en el perfil. Morfológicamente solo se ha desarrollado un horizonte A que puede constituir un epipedón mólico u ócrico, según la posición fisiográfica, la edad del material o los efectos de la erosión.
Predominan los suelos de texturas livianas y medias, frecuentemente con cargas de gravas y guijarros. Hacia el norte del valle, la textura se hace más pesada en profundidad. En algunos sectores los suelos están afectados por distintos grados de pedregosidad que limitan su utilización.
El contenido en materia orgánica es moderado a bajo y sus propiedades hídricas están regidas en gran medida por las características texturales.
Esta región presenta una limitación permanente para la producción continuada de cultivos de escarda. Ellas están dadas por las condiciones topográficas y la pedregosidad de sus suelos. La primera, unida al mal manejo de los campos de pastoreos, prácticas agrícolas y de riego inadecuadas y a la torrencialidad de las precipitaciones, determina una alta susceptibilidad de los suelos a la erosión hídrica.
Manifestaciones en grado muy avanzado de este proceso, en sus diferentes formas, se encuentran muy extendidas en el área. Como consecuencia, la aptitud agrícola de los suelos del valle se encuentra fuertemente limitada por el peligro de erosión.
Las mismas condiciones topográficas, así como la pedregosidad de algunos de los suelos, limitan igualmente el uso de maquinarias agrícolas.
La aptitud para el riego de los suelos de la subregión es asimismo limitada por la topografía y la alta susceptibilidad de los suelos a la erosión, lo que ocasiona problemas tanto a la conducción como al manejo de riego.
El factor climático, de acentuada aridez inverno primaveral, limita las posibilidades forrajeras en este periodo.
La aptitud de esta región es ganadera-forestal y agrícola con limitaciones. La actividad actual más importante del valle es la ganadería vacuna y ovina de la que se deriva una industria quesera de relativa importancia. Esta actividad se desarrolla sobre pasturas naturales de buena calidad, complementada en pequeñas extensiones con forrajeras cultivadas bajo riego, especialmente alfalfa. La cría de ovinos es encarada por algunas explotaciones, ya que existen condiciones favorables para la misma. Existen plantaciones de manzanos. La producción de papa semilla bajo riego, presenta una importancia significativa.
De acuerdo a la aptitud de la subregión y a las limitaciones señaladas, las normas de manejo deben dirigirse fundamentalmente al control de la erosión hídrica.
La realización de cultivos hortícolas y frutícolas requiere de una estricta selección de tierras y la adopción de prácticas especiales de manejo en función del grado de limitación. En esta subregión es necesario orientar las prácticas a la captación de las precipitaciones. Los cultivos de escarda como los hortícolas y otros como el maíz, deben restringirse a las áreas más favorables. Los cultivos densos y los frutícolas tienen una mayor elasticidad en la elección de los terrenos, siempre que se apliquen las normas conservacionistas señaladas.
A nivel de la subregión es necesario encarar el control de las cuencas y torrentes, ya sea con obras de tipo hidráulico o mediante la forestación, para lo cual existe una buena aptitud natural.
El manejo del riego, así como el sistema, debe adaptarse igualmente a las particularidades topográficas del área. Prácticas del cultivo en secano, especialmente con miras a la producción forrajera, deben igualmente encararse.
La actividad ganadera debe basarse en un adecuado manejo de las pasturas naturales, para evitar la degradación del tapiz herbáceo. Para ello es necesario un estricto control de la carga ganadera, establecer normas de pastoreo rotativo que evite la acción del sobrepastoreo o desarrollar la cría de especies tales como la llama, que presentan un conjunto de ventajas productivas, económicas y ambientales.
División Política
El Departamento de Tafí del Valle posee una superficie de 2.741 km2 e incluye el Municipio de Tafí del Valle y las comunas de El Mollar, Amaicha del Valle, Ampimpa, El Tío, Colalao del Valle y El Pichao.
El Municipio cabecera es Tafí del Valle, el cual se encuentra ubicado sobre la Ruta Provincial Nº 307 (pavimentada), a 120 Km. al oeste de la ciudad de San Miguel de Tucumán. La misma ruta comunica hacia el NO la zona de Tafí con el Valle de Amaicha, y a través de la Ruta Nº 40 (pavimentada), hacia el Sur con la ciudad de Santa María (Provincia de Catamarca) y hacia el Norte con Cafayate (Provincia de Salta).
Intensidad del crecimiento de las plantas
Los factores climáticos de la zona (ver capítulo correspondiente) determinan, entre otros, el crecimiento de las plantas. Ésto es el aumento de masa vegetativa, varía en las diversas estaciones del año. La determinación de la intensidad del crecimiento (ritmo de crecimiento), presenta importancia para la ganadería, agricultura y silvicultura. Para Tafí del Valle los índices se muestran en la Tabla Nº7.

Tabla Nº 7. Índice de crecimiento de Papadakis
E F M A M J J A S O N D Año
0.82 0.72 0.50 0.06 0.01 0.00 0.01 0.01 0.02 0.11 0.42 0.64 0.28
(20°51’ S, 65°43’ W)
Se deduce por éste que el número de meses con crecimiento detenido son siete, puesto que Papadakis, establece dentro de esta categoría, a los meses que poseen un crecimiento inferior a 0,20. Como consecuencia, el período con crecimiento abarca cinco meses, de noviembre a marzo. Este período posee suficiente temperatura y humedad, siendo esta última provista por las precipitaciones pluviales.
Por otro lado, se considera como meses de crecimiento intenso, aquellos que poseen el índice de un mes más del doble del anual. De acuerdo con esto, los meses de diciembre, enero y febrero, poseen esta característica.
Con lo anteriormente expresado y de acuerdo a la clasificación de Papadakis, Tafí del Valle pertenece al tipo monzónico puesto que existe un período de crecimiento detenido largo, seguido de uno de crecimiento activo.
Adversidades agrometeorológicas
Entre las adversidades agrometeorológicas se incluyen todos aquellos procesos capaces de perjudicar directa o indirectamente a la producción agropecuaria. Entre las principales adversidades mencionadas, como consecuencia de los enormes daños que causan en diversos países del mundo a la producción agropecuaria, se hallan heladas, sequías y granizadas. Estas adversidades se tratan a continuación.
Heladas
Desde el punto de vista agrícola, se considera como helada a los descensos térmicos capaces de producir daños en los tejidos vegetales. Estos daños dependen de la especie y variedad, estado fenológico del cultivo, etc.
Las heladas que se producen en Tafí del Valle, son de tipo pseudo- radiactivas o mixtas, como consecuencia del enfriamiento que experimenta la Tierra a causa de la pérdida de calor, en un ambiente enfriado a causa de la irrupción de masas de aire frío provenientes del sur argentino.
Las fechas medias de primera y última helada se producen el 18 de mayo y el 20 de septiembre respectivamente. Estos promedios han servido para el cálculo de fechas extremas de ocurrencia de primeras y últimas heladas, junto con la dispersión de las mismas (Tabla Nº 8). En la Tabla anteriormente mencionada, figuran las fechas extremas de ocurrencia con diferentes niveles de probabilidad que son: 50%, 25%, 10%, 4%, 2%, 1,33%, 1% y 0,80% que corresponden a la ocurrencia de heladas una vez cada 2, 4, 10, 25, 50, 75, 100 y 125 años respectivamente.
Las Tablas Nº8 y Nº9 permiten determinar para todos los días del mes y para la época de ocurrencia de heladas, el valor de la probabilidad de la helada en una fecha dada. O sea que ellas pueden determinar en base a la variable época de ocurrencia, el grado de probabilidad de éxito que puede tener el cultivo de un frutal cuyas partes sensibles son destruidas por temperaturas de 0º C o registros inferiores. Para establecer esta relación, es necesario conocer la época de ocurrencia de los momentos fenológicos de fases de interés económico.
Tabla Nº 8: Fechas extremas de ocurrencia de primeras heladas para Tafí del Valle.
50 25 10 4 2 1.33 1 0.80
18/5 8/5 29/4 22/4 17/4 14/4 13/4 11/4
(20°51’ S, 65°43’ W)

Tabla N° 9: Fechas extremas de últimas heladas para Tafí del Valle.
50 25 10 4 2 1.33 1 0.80
20/9 1/10 11/10 19/10 24/10 27/10 28/10 30/10
(20°51’ S, 65°43’ W)
Respecto a la intensidad de las heladas, las más fuertes ocurren por lo general durante el mes de julio. Para el período comprendido entre 1936 y 1973, las heladas más intensas registradas en cada uno de los meses figuran en la Tabla Nº10.
Tabla Nº10: Heladas más intensas registradas en el período 1936-1972
en Tafí del Valle
E F M A M J J A S O N D Año
-3.5 -5.5 -10.5 -13.5 -10.5 -5.5 -3.5 -13.5
(20°51’ S, 65°43’ W)
La Tabla Nº11 que se refiere a las temperaturas mínimas a ocurrir con diferentes niveles de probabilidad.
Tabla Nº11: Temperaturas mínimas a ocurrir con diferentes niveles de probabilidad
50 25 10 4 2 1.33 1 0.80
-7.5 -8.5 -10.3 -11.8 -13.0 -13.4 -13.6 -13.8
(20°51’ S, 65°43’ W)
Cuando se menciona que una temperatura se produce en promedio cada 10 años, no significa una ocurrencia e intervalos regulares de tiempo, sino alrededor de 10 años en el término de 100, con distribución al azar.
Tabla Nº12: Frecuencias de heladas en función de la clase térmica (Tafí del Valle1943-1972)
E F M A M J J A S O N D Total
0.0-1.9 0.14 2.38 5.69 5.76 4.96 2.41 0.41 21.75
-2.0-3.9 0.14 0.93 3.66 4.79 3.48 1.00 0.10 14.10
-4.0-5.9 0.21 1.31 2.03 1.69 0.21 5.45
6.0-7.9 0.41 0.83 0.48 1.72
-8.0-9.9 0.14 0.31 0.07 0.52
10.0-11.9 0.03 0.10 0.13
12.0-13.9 0.07 0.07
0.28 3.52 11.24 13.89 10.68 3.62 0.51 0.07
(20°51’ S, 65°43’ W)
Respecto al período sin heladas, corresponde a la estación de cultivo y posee un gran valor agroclimático. Significa el período de tiempo comprendido entre dos fechas extremas medias, pasando por los meses más cálidos del año. EI período con heladas en Tafí del Valle abarca algo mas de cuatro meses (129 días). EI período libre de heladas es de 236 días.
Por su altura, en Tafí del Valle todos los años se producen heladas, siendo las clases térmicas comprendidas entre 0 y -4 las que poseen los valores de frecuencias más altos. Esto se puede apreciar para cada uno de los meses del año en la Tabla Nº12.

Aptitud agrícola
Se encuentra fuertemente limitada por el peligro de erosión. Las mismas condiciones topográficas, así como la pedregosidad de algunos de los suelos, limitan igualmente el uso de maquinarias agrícolas.
La aptitud para el riego de los suelos de la subregión es limitada por la topografía y la alta susceptibilidad de los suelos a la erosión, lo que ocasiona problemas tanto a la construcción como al manejo de riego.
La aptitud de esta región es ganadera-forestal y agrícola con limitaciones.
Limitantes de los suelos en el área
La zona de estudio presenta una limitación permanente para la producción continuada de cultivos de escarda. Ellas están dadas por las condiciones topográficas y la pedregosidad de los suelos. La primera, unida al mal manejo de los campos de pastoreo, a prácticas agrícolas y de riegos inadecuados y a la torrencialidad de las precipitaciones, determina la susceptibilidad de los suelos a la erosión hídrica. Manifestaciones en grado muy avanzado de este proceso en sus diferentes formas se encuentran muy extendidas en el área.
Existe una importante superficie en la zona que posee suelos con baja capacidad de retención de agua útil. Esto obedece a la presencia de piedras y gravas y/o a texturas gruesas en el primer metro de perfil.
Suelos como éstos dificultan de manera significativa la aplicación de sistemas de riego por superficie, por los bajos niveles de eficiencia a lograr. Si a esta condición se agregan pendientes pronunciadas y complejas el riego resulta inviable.
La presencia de afloramientos rocosos y grandes piedras, ocupando superficies de hasta un 60 % en algunas unidades, impone limitaciones a la producción por las dificultades en el uso de la maquinaria agrícola. Las tareas de remoción de piedras resultan extremadamente onerosas en estos casos.
Se ha encontrado una acidez pronunciada en algunas unidades, con pH de hasta 5,5 en superficie en algunos sectores. Esto coincide con predios donde se hace agricultura intensiva desde hace mucho tiempo por lo que se supone que la aplicación de fertilizantes con fuerte residuo ácido ha jugado un rol importante en el proceso. Esta acidez debe ser corregida por medio de la aplicación de cal, dolomita u otras enmiendas neutralizantes para mejorar la fertilidad química de los suelos. Condiciones de acidez contribuyen a crear deficiencias de algunos nutrientes y toxicidad en otros y determina condiciones favorables para la aparición de ciertas enfermedades y plagas. La neutralización de los suelos debe tender a elevar el pH por encima de 6,3 y hasta 7,5.
Procesos de Erosión
La erosión hídrica es común en el área de estudio. La erosión lenta y constante, a causa de la denudación y la formación de cárcavas de las tierras agrícolas sin proteger y de las praderas sometidas a pastoreo abusivo (como es el caso de Tafí) configuran un problema grave. El suelo que se pierde por la erosión hídrica es el más fértil, el que contiene los principales nutrientes, humus y fertilizantes que el agricultor aplica. A la pérdida de fertilidad de los suelos se le suma el problema de sedimentación en tierras agrícolas y la colmatación y contaminación de las aguas (Embalse La Angostura).
Los factores topográficos, grado y longitud de pendiente, la cobertura vegetal escasa como consecuencia de los cultivos que se realizan, el sobre-pastoreo de las tierras más elevadas, los factores climáticos, con lluvias cortas e intensas de distribución estacional, y las características de los suelos hacen que el área de estudio sea un sistema de alta fragilidad, es decir de alto riesgo; riesgo éste que queda manifestado por la existencia de erosión desde ligera a severa.
Esta situación determina la necesidad de implementar acciones estructurales y no estructurales relativas a prácticas agrícolas y requerimientos de obras para el control de la erosión a nivel de cada una de las subcuencas que comprende el área de estudio, dado que compromete seriamente las posibilidades de progreso social y económico.
Los factores que contribuyen al proceso erosivo son:
Características climáticas: precipitaciones de alta intensidad, alternancia climática estacional.
Características topográficas: pendientes pronunciadas y complejas, aguas de escurrimiento que provienen de zonas altas de las cuencas que ingresan produciendo graves daños.
Características edáficas: suelos con baja infiltración y permeabilidad lenta y suelos de baja capacidad de retención de agua. En general baja estabilidad estructural y bajos contenidos de materia orgánica
Sistema de Producción: En lo que respecta a la agricultura, cultivos que requieren de labranzas convencionales con escasa o nula cobertura luego de la cosecha; en lo que respecta a ganadería, sobrepastoreo en zonas de mayor pendiente, sectores a los que fueron desplazados por la actividad agrícola.
Prácticas Recomendadas
En lo referente a acciones estructurales:
• Interceptar el escurrimiento proveniente de la zona alta de las cuencas, evitando el ingreso en el sector destinado a la producción (canales de guardia)
• Manejo en forma racional del escurrimiento generado en la zona de producción mediante la construcción de terrazas y canales de desagüe vegetados.
• Protección de taludes de cauces.
En lo referente a acciones no estructurales:
• Labranza mínima, evitando el movimiento exagerado de los suelos.
• Laboreo oportuno en función del contenido hídrico para evitar pie de arado y compactación.
• Incorporación de materia orgánica mediante abonos verdes y el uso de rastrojo.
• Rotación de cultivos. Por lo menos de un 25% del tiempo dedicado a praderas consociadas de gramíneas y leguminosas.
• Cultivos en curvas de nivel o franjas en contorno.
• Implantación de cultivos invernales para contribuir al aporte de materia orgánica y evitar la voladura de suelo en ese período.

Área de Riego

El agua para riego en el Valle es administrada por la Dirección de Irrigación a través del Distrito VII de Riego, cuya jurisdicción se extiende a todo el Departamento de Tafí del Valle, dependiendo de este Distrito las Comparticiones de Tafí y Amaicha, la primera es responsable con la asistencia de las Juntas de Regantes, del servicio de distribución de agua para riego y limpieza, mantenimiento y mejora de los sistemas. Según información de la Dirección de Irrigación de la Provincia de Tucumán, en el valle, existen unas 850 ha. bajo riego comprendiendo a 160 productores (datos variables anualmente, debido a que gran parte de los permisos de riego son eventuales, y al alto nivel de contratos de arrendamiento). (González Cainzo; Arenas. P. 2005)
La cédula de cultivo indica que se riegan 2.250 has distribuídas de la siguiente manera por cultivos:

 

Papa semilla: 500 has Frutilla: 120 has. Lechuga: 480 has.
Poroto: 200 has. Arveja: 130 has Hortalizas: 120 has.
Pasturas: 500 has. Frutales: 80 has Otros: 120 has.

El 43% del total se riega por métodos presurizados y de estos el 51% se lo hace por sistemas presurizados gravitacionales. Unas 980 has se riegan por métodos presurizados, de los cuales corresponden un 85% al riego por aspersión, un 10% al riego por goteo y un 5% a miniaspersión. (Bravo, Claudio. 2001)

El proyecto de riego del PROSAP amplió la red de riego de Tafí del Valle, mediante incorporación de 133 productores hortícolas, al riego de tipo gravitacional presurizado. El área corresponde a una superficie de 740 ha, que equivale al 50 por ciento del área de regadío con el que contaba la zona en el año 2005.

En la actualidad se cuenta con un área regada de 1590 ha que corresponden a 293 productores.

Zonificacion del área en estudio
Para el análisis del área en estudio se tomó como referencia la zonificación realizada en el trabajo “Modelo de Gestión Integrada de la Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa. Tafí del Valle, Tucumán. 2006. Programa de Servicios Agrícolas Provinciales -PROSAP.
La zonificación tomó como criterios los estratos altitudinales:
- Desde la zona de menor altura de la cuenca hasta los 2500 msnm
- Desde los 2500 msnm hasta los 3500 msnm
- Desde de los 3500 msnm y hasta las altas cumbres

Esa división contempla situaciones climáticas, de usos, de cercanía a la infraestructura de servicios, de pendientes, suelos, entre otras características diferentes.
También se adoptó el criterio de de “unidad de tierra” del trabajo de referencia ya que se consideró adecuado para nuestro estudio. La determinación de la Unidad de Tierra considera las siguientes variables:
- Dimensiones ambientales (medio natural, medio construido, población y actividades y jurídico-administrativas)
- Zonificación (Cuenca Alta, Media y Baja del Río Angostura/Los Sosa)
- Vocación del territorio.

Tabla Nº 17. Unidades de Tierra definidas en la Cuenca Alta del río La Angostura/Los Sosa

Unidad
de
Tierra Alturas
(msnm) Pendiente Superficie
(ha) Superficie
Relativa
(%) Superficie
Relativa Acumulada
(%)
A1 1.880 a 2.500 0 a 4 4.913 11,7 11,7
A2 1.880 a 2.500 4 a 8 5.234 12,5 24,2
A3 1.880 a 2.500 8 a 12 2.289 5,4 29,6
A4 2.500 a 3.500 0 a 4 311 0,7 30,3
A5 2.500 a 3.500 4 a 8 1.418 3.4 33,7
P1a 2.500 a 3.500 8 a 12 1.514 3,6 37,3
P1b 1.880 a 3.500 12 a 20 6.644 15,8 53,1
P2a 1.880 a 3.500 20 o más 8.506 20,3 73,4
P2b Mayor de 3.500 Todas 11.003 26,3 99,7
Total 41.832 100

 

 

 

 

 

 

Tabla Nº 18: Vocación de las Unidades de Tierra de la cuenca
SECTOR UT VOCACIÓN CRITERIO DOMINANTE
CUENCA ALTA P2B Servicios ambientales: Captación de Agua, recarga de acuíferos y regulación de la descarga de agua (ciénagas y turberas) especies endémicas. Paisaje. Preservación estricta
CUENCA MEDIA A4 Agricultura, ganadería( con aplicación de técnicas de conservación de agua y suelo), recreación y turismo Conservación Activa Preservación estricta(áreas de compromiso arqueológico y paisajístico)
A5 Agricultura, ganadería( con aplicación de técnicas de conservación de agua y suelo), recreación y turismo Conservación Activa Preservación estricta(áreas de compromiso arqueológico y paisajístico)
P1A Uso forestal restringido tanto a bosques energéticos como a recuperación de cuencas con bosques autóctonos o exóticos. Piscicultura. Turismo y recreación Conservación Activa Preservación estricta(áreas de compromiso arqueológico y paisajístico)
P1B Uso forestal restringido tanto a bosques energéticos como a recuperación de cuencas con bosques autóctonos o exóticos. Piscicultura. Turismo y recreación Conservación Activa
P2A Servicios ambientales: Captación de Agua, recarga de acuíferos y regulación de la descarga de agua (ciénagas y turberas) especies endémicas. Paisaje. Preservación estricta
CUENCA BAJA A1 Agricultura, ganadería, recreación y turismo Regeneración y Mejora
A2, A3, P1A, P1B P2A Agricultura, ganadería , turismo, usos urbanos, recreación y turismo( con aplicación de técnicas de conservación de agua y suelo), Regeneración y Mejora Conservación Activa
Preservación estricta(áreas de compromiso arqueológico y paisajístico)
A1 Agricultura, ganadería, recreación y turismo Regeneración y Mejora


Tabla Nº 19: Características de las Unidades de Tierra
UT Características
P2B Comprende la franja de tierras con alturas iguales o mayores a 3.500 msnm de la cuenca. Superficie: 12.489 ha (28,21%). Se encuentra mejor desarrollada en el área cumbral de las Sierras del Aconquija, sector donde alcanza también las mayores alturas. Se caracteriza por la ausencia de vegetación, ocurrencia de reactivación tectónica, evidencias de acción glacial y dinámica periglacial en el pasado y precipitación pluvial y nival actuales (Collantes, 2001), elevados contrastes climáticos y cambios bruscos de la temperatura en períodos breves, dependiendo de la orientación de las masas de aire y de la incidencia de los rayos solares sobre la superficie contrastada con la cobertura nubosa. Estos dan origen a intensos procesos de meteorización física que, a su vez, dan origen a la fracción gruesa del suelo.
A4 Comprende las zonas a nivel o casi a nivel de los valles situados en la franja de altura entre los 2.500 y 3.500 msnm, donde se pueden diferenciar dos sectores: a)- Valles ubicados al norte de la cuenca. Se trata de dos áreas continuas, una ubicada entre las localidades de La Bolsa y Carapunco y la otra en el abra del Infiernillo. También pertenecen a este sector las terrazas fluviales del río Infiernillo o Tafí y b) Parches de pequeña superficie situados en las laderas de las Cumbres de Mala Mala, en las laderas de las Sierras del Aconquija (también en las cumbres de la Loma Pelada), vinculados a las vías de avenamiento. La pendiente dominante de los valles donde se encuentran enclavados los parches de esta Unidad de Tierra, oscila entre el 12% y el 20 %, generalmente, adosadas al tronco montañoso impermeable, siendo sus niveles permeables las zonas de recarga de los acuíferos (Tineo, 1998). Uso actual dominante: escasa carga poblacional. Uso ganadero durante todo el año. Afectaciones: presencia de sitios arqueológicos
A5 Comprende tierras suaves a suavemente onduladas (pendientes entre 4% y 8 %) de la franja altitudinal comprendida entre los 2.500 msnm y los 3.500 msnm . Tierras suaves o suavemente inclinadas a suavemente onduladas. Superficie. 1.556 ha (3,51%). Se distinguen dos sectores: a) una superficie continua al norte de la cuenca, entre las localidades de La Bolsa y Carapunco, donde alcanza su mayor superficie, b) parches de poca extensión en las laderas de las Cumbres de Mala Mala, de las Sierras del Aconquija. Comprende dos geoformas: a) Glacis cubierto en las laderas de las Cumbres Calchaquíes y b) Glacis de erosión sobre basamento ígneo metamórfico en las laderas de la Sierra del Aconquija, en las laderas de las Cumbres de Mala Mala. Uso actual y afectaciones: escasa carga poblacional. Agricultura y ganadería sin prácticas de conservación de suelos y aguas, la zona ubicada entre las localidades de La Bolsa y Carapunco presenta un intenso uso agrícola ganadero, mientras la zona situada entre Carpunco y el abra del Infiernillo presenta pastoreo intenso durante todo el año, utilizándose el fuego como herramienta cultural para manejo de los pastizales. En esta zona se encuentra la forestación de El Pinar de los Ciervos. Presencia de sitios arqueológicos formativos del valle(Carapunco y La Bolsa).
P1A Comprende las tierras de pendientes fuertes a fuertemente onduladas (entre 8% y 12%) de la franja altitudinal comprendida entre los 2.500 y los 3.500 msnm. Tierras de pendientes fuertes a onduladas y fuertemente onduladas de los altivalles de la cuenca. Los niveles permeables de sus vías de drenaje permiten la recarga de los acuíferos.. En esta Unidad de Tierra se distinguen dos sectores: a)Una superficie continua al norte de la cuenca, entre las localidades de La Bolsa y el abra de El Infiernillo, donde alcanza su mayor superficie y b) Parches de poca extensión en las laderas de las Sierras del Aconquija, en las Cumbres de Mala Mala. Comprende dos geoformas: a) Glacis cubierto en las laderas de las Cumbres Calchaquíes y b) Glacis de erosión sobre basamento ígneo metamórfico en las laderas de las Sierras del Aconquija y en las laderas de las Cumbres de Mala Mala. Uso actual y afectaciones: escasa carga poblacional. Uso agrícola-ganadero sin prácticas o con prácticas inadecuadas de conservación de suelos y agua. Presencia de sitios arqueológicos formativos del valle (Carapunco y La Bolsa). Trazado de la Ruta Provincial •307.
P1B Comprende todas las tierras con pendientes comprendidas entre el 12% y el 20% de la cuenca, independientemente de cual sea su altura sobre el nivel del mar. Tierras de pendientes fuertemente onduladas de la cuenca. Desde el punto de vista geológico y geomorfológico, la Unidad de Tierra P1B abarca las zonas apicales de las formas denudativas del Valle (glacis de erosión, conos glacis, glacis cubiertos y conos aluviales) y los glacis de erosión sobre el basamento ígneo-metamórfico o simplemente el basamento de las superficies cumbrales degradadas y las laderas denudacionales de la cuenca. Abarca diferentes variantes de clima, que se modifican según la altura del sitio, su exposición, los vientos dominantes, humedad relativa, etc. Uso actual y afectaciones: escasa carga poblacional. Ganadería a campo abierto. Ganadería menor con manejo en puestos y corrales. Presencia de sitios arqueológicos formativos del valle (Carapunco y La Bolsa, corresponde a esta zona el trazado del electroducto de Minera Alumbrera y su camino de servicio, con la consiguiente afectación al paisaje, a los recursos arqueológicos y naturales.
P2A Comprende las tierras con pendientes mayores al 20% de todas las franjas altitudinales de la cuenca. Estas laderas son de escarpas abruptas al oeste y escarpas más suaves al este.Alcanza su mayor desarrollo en las laderas de las Sierras del Aconquija y de las Cumbres Calchaquíes y Cumbres de Mala Mala. Uso actual y afectaciones: escasa carga poblacional. Pastoreo estacional de ganado doméstico (vacuno principalmente), también existe ganadería de puestos con manejo no extendido de ovejas y cabras. Existen pocos puestos que realizan ganadería de llamas. Extracción de plantas medicinales. Afectaciones: caminos rústicos, sitios arqueológicos..
A1 Comprende las tierras a nivel o casi a nivel de la franja comprendida entre los 1.980 y los 2.500 msnm. Superficie de 4.228 ha. (10,8%), es una superficie continua bastante amplia y con contornos relativamente bien definidos respecto a otras Unidades de Tierra, con mayor desarrollo en el sector oriental del Valle, al este de la Loma Pelada. La mayor parte se encuentra delimitada por la cota de los 2.000 msnm, que comprende parte de la terraza fluvial, el cauce actual y la llanura de inundación de los ríos Tafí, y La Angostura, incluyendo el Embalse la Angostura, que se encuentra en la parte más baja de la Unidad. Comprende también el cauce del arroyo El Rincón y la terraza, el cauce y la llanura de inundación del río El Mollar y de los ríos Las Carreras, Ovejería y Blanco, pertenecientes al sector occidental de la cuenca. Usos y afectaciones agrícola, urbano concentrado, rururbano, turístico y recreativo. Notable presencia de sitios arqueológicos. Comprende la Reserva Embalse La Angostura. En este sector del valle se localiza importantes infraestructuras territoriales de la cuenca; Embalse La Angostura, planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos en la localidad de El Mollar, Ruta Provincial 307 y el área del Proyecto de riego del PROSAP.

A2 Comprende tierras suaves o suavemente inclinadas a suavemente onduladas (pendientes entre el 4% y el 8 %) de la clase altitudinal situada entre los 1.880 y 2.500 msnm . Superficie de 5.369 ha, comprende tierras suaves o suavemente inclinadas a suavemente onduladas. La mayoría de las unidades morfoestructurales que componen esta Unidad de Tierra se encuentran por encima de la cota de altura de 2.000 msnm. Está constituida por dos fajas de ancho variable que bordean las estructuras positivas del Valle: a)la externa, de mayor desarrollo, bordea las cumbres que rodean al valle y b)la interior, discontinua y de poco desarrollo, bordea la Loma Pelada.. Al este de la Unidad, la mayor extensión corresponde a los abanicos aluviales de las Cumbres de Mala Mala y, de mucha menor extensión, a sus glacis de erosión. Al oeste se encuentran los conos glacis de la Ovejería, del Muñoz, Las Carreras y el abanico aluvial de Los Alisos. Al sur, la Unidad está conformada por el glacis de erosión y el glacis cubierto del piedemonte del cerro Ñuñorco Grande. Usos y afectaciones: agrícola, urbano concentrado, rururbano, turístico y recreativo. Notable presencia de sitios arqueológicos Agricultura, Ganadería, Extracción de áridos en los conos aluviales del piedemonte de las Cumbres de Mala Mala. Los dos principales centros urbanos de la cuenca alcanzan su mayor desarrollo en esta UT: Villa de Tafí y Villa El Mollar (ocupación urbana del suelo). Área del Proyecto de riego del PROSAP .Presencia de sitios arqueológicos formativos del valle
A3 Comprende tierras con pendientes fuertes a onduladas y fuertemente onduladas, (pendientes entre 8% y 12 %) de la franja de altura situada entre los 1.880 y los 2.500 msnm. Superficie. 2.489 ha, corresponde a la zona apical de los conos glacis, glacis cubiertos, glacis de erosión y abanicos aluviales Se trata en general de una superficie discontinua, muy fragmentada, ubicada en la Loma Pelada y en una estrecha franja que bordea las montañas que rodean el Valle. Está constituida principalmente por la parte superior o apical de los conos glacis de las Sierras del Aconquija, al oeste de la cuenca; por el glacis cubierto de la porción septentrional de las Cumbres Calchaquíes, al norte; por los abanicos aluviales de las Cumbres de Mala Mala, al este y por el glacis cubierto del piedemonte del cerro Ñuñorco Grande, al sur. En la Loma Pelada, esta Unidad de Tierra está conformada por los glacis de erosión. Pertenecen a los faldeos cuyo rasgo distintivo es el relieve pronunciado y la abundancia de piedras y fragmentos gruesos: Usos y afectaciones: agricultura, ganadería. Proyecto de Riego PROSAP. Presencia de sitios arqueológicos formativos del valle.


Características agropecuarias de la zona
Historia agropecuaria del valle

El valle originalmente estaba habitado por los pueblos de la cultura Tafí, encontrándose restos que datan de 300 ac. El nombre Tafí del Valle proviene del término diaguita Taktikllakta, que significa “pueblo de entrada espléndido”, en alusión a las bellezas naturales de la región.

Constituían comunidades de pueblos agricultores y pastores de camélidos. Estos asentamientos configuraron núcleos dentro de campos dedicados al cultivo temporal, en zonas con pastizales de altura, algarrobales, quínoas y alísales, que les brindaron alimento para animales y gente.
Hacia el siglo V (DC), se observan nucleamientos que dan forma a pequeñas aldeas. El espacio productivo se centró en áreas favorables para la agricultura.
A partir del año 1565, la conquista española, establece una época de “encomienda” (actividad ganadera con mano de obra aborigen).
La encomienda no fue un sistema armónico que garantizara el desarrollo natural y social de la zona, pues desarticuló la sociedad aborigen produciendo una gran caída demográfica que dio origen a un largo período ganadero que empobreció la cobertura vegetal natural del valle.
La llegada de los Jesuitas 1740 hasta su expulsión en 1767, introdujo al valle varios cambios entre los que se puede mencionar:
- Una organización económica del Valle en potreros, que se dedicaban alternativamente a la agricultura y a la ganadería (cultivo de trigo, curtiembres y
saladeros) y que hasta el día de hoy se conserva el nombre de los mismos: La
Angostura, Río Blanco, La Ciénaga, El Rincón, Los Cardones y Carapunco.
- Se inicia una producción de quesos que perdura hasta el día de hoy (Quesos Z de Estancia El Churqui, Quesos M de la Estancia de las Carreras y Quesos Los Cuartos de las Estancia Los Cuartos).

- Se instala el hilado de lanas para la fabricación de ropa.

En 1767, la Compañía fue expulsada de las posesiones americanas y los predios del Valle comienzan a ser rematados. Cincuenta años después, el valle se configura territorialmente en un sistema de estancias, que perdura hasta hoy.
En el periodo de Estancia poscolonial se utilizó el Valle para explotación ganadera y agrícola.
La relación contractual laboral dentro de las estancias estaba marcada por una fuerte relación paternalista, en función de que los patrones entregaban tierras a las familias que residían dentro de la estancia, las que debían pagar con “obligaciones”, es decir dedicando entre 20 a 50 días de trabajo al año para el patrón, realizando tareas específicas no contempladas originalmente en las estancias: levantar pircas, arreglar alambrados, arrear ganado, sembrar. Esta fue una forma de acceso a la tierra de la población local.
A mediados de la década del 70’, se modifica la actividad agropecuaria a partir de la aparición de las tierras de arriendo y de una nueva forma de actividad laboral.
Respecto de la tenencia de la tierra, los grandes propietarios consolidan sus estancias desde el punto de vista jurídico y se dedican a la producción ganadera y agrícola de escala. Los pequeños y medianos productores arriendan tierra a las grandes estancias y ocupan también tierras fiscales.
Luego se fue incorporando tecnología hasta la actualidad donde los negocios inmobiliarios constituyen un factor importante para determinar el uso de la tierra para agricultura- ganadería o para turismo, generando consecuentemente presión sobre dicho recurso.
Hoy los grandes propietarios son productores de papa semilla, quienes arriendan tierra para productores de afuera del valle y están estrechamente vinculados al Turismo Rural. La Ley Nº 6099 de Promoción Turística –da créditos blandos para emprendimientos turísticos- permitió la construcción de hoteles y mejoramiento de la infraestructura de la Villa y orientó fuertemente al Valle a transformarse en un producto turístico.
El Valle, en los últimos años dejo de ser un lugar de paso a los valles Calchaquíes. También los terratenientes, se han volcado al negocio inmobiliario para la venta de terrenos para casas de veraneo. Esto trae aparejado un conflicto con la población local dado que se han cerrado los cercos en que pastaban los animales de la población local lo que no permite criar animales para el autoconsumo a los tafinistos, sobre todo de la zona de Las Carreras, El Rodeo y La Ovejería.
Superficies implantadas por tipo de actividad (CNA 2002).
El Censo Nacional Agropecuario (CNA) del 2002, para los cuatro radio censales del departamento de Tafí del Valle, presenta los siguientes guarismos:
Tabla Nº 20: Superficie implantada por tipo de cultivo para el Departamento de Tafí del Valle

El radio censal 98 comprende a la comuna de El Mollar, Casas Viejas, La Banda, Potrerillos, La Angostura, El Rincón y Las Carreras. La ubicación de la estancia Las Carreras con su tambo para la producción de leche para la elaboración de los quesos M, lo cual explica el número de bovinos.
Tabla Nº21: Superficie implantada de cada cultivo por segmento para el radio censal que toma El Mollar

En el radio censal 99 comprende al municipio de Tafí del Valle, El Portezuelo, La Ovejería y Rodeo Grande, Los Cuartos, El Churqui, Las Tacanas. Donde se localizan la fabricación de los Quesos Z y Los Cuartos.

Tabla Nº 22: Superficie implantada de cada cultivo por segmento para el radio que toma Tafí del Valle

Fuente: Elaborado por PSA Tucumán, en base a datos estadísticos del CNA 2.002 – INDEC.
La producción de hortalizas a gran escala se da en este radio censal (99), con preponderancia de la papa semilla, frutilla y lechuga (medianos productores), quedando evidenciado en el cuadro de superficie implantada por cultivo y por segmento que para explotaciones entre 25 a 100 Has. las EAPs son 5 las EAPs con una superficie implantada de 199,5 Has.
Hectáreas cultivadas en la cuenca
Las hectáreas cultivadas en el La Cuenca de Tafí del Valle según el PROSAP son las que muestra el Cuadro N°2. (PROSAP, 2006)

Cuadro N°2: Superficie cultivada anualmente en la Cuenca de Tafí del Valle.
CULTIVO SUPERFICIE (HA)
Papa semilla 500
Lechuga de verano 480
Pasturas 500
Poroto 200
Arveja 130
Frutilla 120
Otras hortalizas 120
Frutales 80
Otros 120
Total 2250

Tipos de productores agropecuarios en el Valle de Tafí.
En el análisis realizado por A. Bolsi, M. Madariaga y Batista, en su trabajo “Tipos de productores rurales en el valle de Tafí”, de 1991, se establecen los siguientes tipos sociales agrarios en Tafí del Valle:
1.- Pequeño productor agrícola:
a.- De autoconsumo: destinan su producción para el consumo de la familia. Las tareas se realizan en superficies reducidas (0.7 Has.) con mano de obra familiar principalmente.

b.- Con comercialización: destinan su producción para el autoconsumo (maíz, angola, zapallo) y la comercialización (lechuga, arveja, poroto, etc.). Se usa mano de obra familiar en un 73.5% y contratada en 26.5% para la cosecha principalmente. Superficie promedio 1.6 Has.
Estos productores completan la economía familiar con la participación en la cosecha de caña de azúcar en la llanura tucumana. Se concentran en localidades de La Ovejería y los Cuartos.
2.- Mediano productor agrícola con ganadería:
a.- Consumo familiar: introduce en la economía familiar el ganado vacuno (hasta 15 cabezas) para autoconsumo; complementando con ovejas y cabras. Las superficies cultivadas promedian 1.5 ha por explotación. La mano de obra es principalmente familiar.
b.- Con comercialización: Estos productores aumentan el nº de cabezas hasta 19. El 97.2% son productores vacunos y el 2.7% de ovejas. Se cultivan hasta 10 has de hortalizas (lechuga principalmente) con destino a l mercado local.
Al igual que en los pequeños productores agrícolas se hace presente el desplazamiento de la población hacia la zafra de la caña de azúcar. Se concentran en localidades de La Ovejería y los Cuartos
3.- Mediano productor ganadero con agricultura:
a.- Con predominio del ganado vacuno: Los caracteriza la relevancia de la actividad ganadera, el número de cabezas oscila entre 20 y 80. La mano de obra es familiar. Los productos y subproductos se destinan para consumo familiar y ocasionalmente se venden quesos o quesillos. La agricultura se hace en superficies de hasta 10 has con destino al autoconsumo y comercialización.
b.- Con predominio del ganado ovino: Los productores residen en el Valle. El número de cabezas varía entre 80 a 300 animales. La carne es para consumo familiar y la lana se la destina a la comercialización. Complementan la actividad ganadera con la agricultura, que se destina tanto para autoconsumo como para venta; la superficie oscila entre 0.5 a 8 has con un promedio de 1.9 has.
Las explotaciones ganaderas con mayor número de cabezas se concentran en El Rodeo, Las Carreras y El Potrerillo.
4.- Grandes productores:
a.- Ganaderos con agricultura: Domina el ganado bovino. Las cabezas oscilan desde 700 hasta 1.700 animales entre ovinos y bovinos. Usan tecnología moderna. El destino de la producción ganadera es la comercialización de los derivados de la leche y el de las ovejas la lana para mercados fuera del valle.
Estos productores son propietarios de la tierra, no se encuentran radicados en el valle. Las extensiones de la explotación van entre 75 al 17.500 has. Disponen de capital, asesoramiento técnico. Cultivan papa, lechuga, zanahoria, ajo semilla y chaucha. Pertenecen a asociaciones como la Sociedad Rural de Tucumán y APASE.
b.- Con agricultura intensiva: Integrado por 25 a 35 productores de papa semilla. Normalmente arriendan tanto a dueños de estancias como a Pequeños Productores y generalmente provienen del sur de la provincia. LA mano de obra que emplean la traen desde el sur de la provincia. Los grandes productores también cultivan papa semilla porque el mercado lo demanda. Usan tecnología apropiada. Comercializan la producción en los principales centros del país, Bs.As. Córdoba, Rosario.
Las tierras explotadas por los grandes productores agrícolas incluyen extensas áreas como ser: al norte en la zona del cono del río Blanco, La Bolsa y Carapunco, al este de la loma Pelada, en sectores de Los Cuartos, Ojo de Agua y al sudoeste en Las Carreras.
Tamaño empresa agrícolas y ganaderas
En el trabajo realizado por González Cainzo y Arenas, Patricia (2005), se determinaron los siguientes tamaños de empresas agrícolas- ganaderas:
Pequeño productor: < 3 has para hortalizas, < 10 has para papa semilla, <1 – 1,5 has para frutilla. Sin transporte.
Mediano productor: 4 – 20 has para hortalizas, 10 – 40 has para papa semilla. Con transporte.
Productor grande: > 20 has para hortalizas, 40 – 100 has para papa semilla y 20 –30 has para frutilla.
A esta situación se le agrega el concepto de “trashumancia” especialmente para la actividad ganadera.
Cultivos en la zona en estudio

PAPA (Solanum tuberosum)
Cultivo de papa en Tucumán

La actividad papera en Tucumán se centraliza en la producción temprana. Hasta hace algunas campañas, la Provincia dominaba la oferta durante los meses de octubre - noviembre en los diferentes mercados argentinos. Esto significaba el 80% de la producción nacional para esa época.
El área sembrada de Papa en Tucumán representa un 10,4% de la superficie cultivada del país. Tucumán es la tercer provincia en importancia. La superficie productora de papa en Tucumán se desarrolla entre unas 6.000 y 7.000 hectáreas, abarcando “papa semilla”, “papa primicia” y “papa tardía”. De ese total, entre 450 y 500 hectáreas están destinadas a hacer “papa semilla” en Tafí del Valle con un rendimiento estimado de 25.000 Kg/ha. La producción anual de papa en el Valle es de alrededor 10.000 tn. La zona productora por excelencia es el valle de Tafí, considerado por el INASE (Instituto Nacional de Semillas de la Argentina) como área con status fitosanitario diferenciado (libre de virus y "nematodes"). Un aspecto a tener en cuenta en cuanto a los requerimientos del cultivo, es que para su desarrollo en Tucumán es necesario el riego, sea en forma permanente o complementario, en algunos de los estados de la evolución del cultivo. (Lobo, Ramiro. 2011)
Zonas productoras de papa
En Tucumán hay 4 zonas de producción de papa:
1. Zona pedemontana o de primicia:

Se extiende desde Famaillá a ciudad Alberdi, haciendo centro en las localidades de Alto Verde, Alpachiri y Cocha Molle. La cosecha se realiza en Octubre - Noviembre con 20-25 C. En caso de demorarse la cosecha, se corre el peligro de que las lluvias de Noviembre - Diciembre impidan la recolección.
2. Zona de llanura o semitemprana y tardía:

Se ubica en los departamentos del Este y S.E. de la provincia: Graneros, Burruyacú, Leales, donde se registran heladas de diferente intensidad que impiden la plantación temprana. Únicamente se cultivan donde hay sistemas de riego. Se planta en Setiembre y se cosecha a partir de Diciembre y mediados de Enero, comercializándose de inmediato en los mercados locales.
3. Zona de Trancas o semitemprana:

Localizada en el departamento de Trancas con características similares a la anterior. Solo produce para abastecer los mercados locales.

4. Zona de Tafí del Valle o semitardía y para semilla:
Ésta se convirtió en la segunda zona semillera del país en 1976, por sus características ecológicas especiales para la producción de papa - semilla certificada. Suelos en pendiente, de poca profundidad, sensibles a una fácil erosión, registra heladas intensas desde Mayo a Setiembre, permitiendo la plantación a partir de Octubre a Noviembre con riego, cosechándose en Marzo - Mayo y almacenando en depósitos protegidos de fríos intensos. Parte de la cosecha que no es seleccionada como semilla, se destina al consumo, producción denominada de papa tardía, abasteciendo los mercados locales desde Marzo hasta Octubre.
Características de la producción
En la provincia los productores paperos de menos de 25 ha componen el 70% de la superficie bajo cultivo. El productor papero aplica alta tecnología en la producción tanto de semilla como de papa consumo.
En Tucumán gran parte del cultivo se efectúa en forma mecánica, estimándose que la papa ocupa 40 jornales por ha alcanzando un costo de producción directo de 4-5 dólares la bolsa de 50 Kg. Sin embargo dado el bajo precio que ha tenido la papa en las últimas campañas su rentabilidad es relativamente baja comparando con otras hortalizas y con cultivos como caña de azúcar, granos o cítricos que se realizan en la provincia
Producción de papa semilla
La papa semilla se obtiene de zonas identificadas por centros técnicos especializados del país como semilleros que tienen como característica estar libre o con bajo % de complejos virósicos y de otras enfermedades y plagas y de esa manera permitir multiplicar exitosamente variedades de papa libre de virus y plagas que se utilizan para la siembra en las distintas zonas productoras del país.
La producción de papa semilla fiscalizada en Argentina está circunscripta a las provincias de Buenos Aires, que posee la mayor superficie en este rubro, luego le sigue Mendoza, Catamarca, Córdoba y Tucumán.
Esta necesidad de contar con papa semilla de buena sanidad se planteó en Tucumán desde hace mas de 30 años ya que la proveniente del SE de la provincia de Bs. As., se hallaba muy contaminada con virus, provocando con ello graves pérdidas para el productor. Por eso los técnicos de la Estación Experimental de la Provincia de Tucumán se avocaron al reconocimiento de las zonas agroecológicamente aptas para el cultivo de papa semilla libre de virus y plagas. Así desde la década del 70’ Tafí del Valle se convierte en semillero de papa.
La demostración de la capacidad de la región para mantener la sanidad y el vigor de las semillas a través de varias generaciones, determinó que en Tafí del Valle fuera declarada, en 1976, “zona productora de papa fiscalizada” por la Dirección Nacional de Fiscalización Agrícola.
Característica de la zona de Tafí del Valle para el cultivo de papa semilla
Tafí del Valle es considerada Semitardía por sus características ecológicas especiales para la producción de papa semilla certificada. Es zona diferenciada. Los suelos presentan pendientes, son de poca profundidad; tienen tendencia a la erosión hídrica y eólica; presenta heladas intensas desde Junio a Septiembre. El cultivo destinado a semilla se implanta en Octubre/Noviembre y se realiza con riego por aspersión. La cosecha se realiza en Marzo-Abril y se almacena en depósitos protegidos de las bajas temperaturas.
Características del Cultivo y Cosecha
Material para la plantación
En la plantación de papa semilla se emplean por lo general semillones (tubérculos enteros de 50-70g) que estén en el estadio fisiológico de brotación múltiple para su propagación, en lugar de trocear tubérculos.
La operación de siembra o plantación se realiza mediante un plantador de papas con canjilones, para evitar heridas que son focos de infecciones virósicas.
También se puede utilizar plántulas obtenidas en centros reconocidos del país a partir de técnicas micropropagación meristemáticas, propagación de esquejes uninodales en sistemas hidropónicos abiertos (SAH) en bandejas con aporte de macro y micronutrientes, y se cultivan en condiciones controladas de luz y temperaturas en cámaras de cultivo. Es importante destacar que con este sistema (SAH) a partir de 100 tubos se obtienen 10.000 plantas. A partir de unas pocas plántulas se obtienen 180.000 plántulas en menos de dos meses; se obtienen minitubérculos los que se implantan en invernáculos antiáfidos. Una vez obtenidos se implantan en condiciones de campo en Tafí del Valle (Tucumán), Pucará (Catamarca) u otra zona diferenciada del país, obteniéndose semilla básica.
La papa semilla se conserva en cámaras bajo condiciones controladas de temperatura (4-8º C)
En condiciones de buena disponibilidad de agua y nutrientes en el suelo, la producción de materia seca del cultivo de papa está relacionada positivamente con la radiación interceptada, por lo cual a medida que el cultivo produce hojas y va cubriendo el suelo aumenta su tasa de crecimiento. Cuanto más duradera sea la cobertura vegetal del suelo y mayores los niveles de radiación incidente, mayor va a ser la producción total de materia seca. En las labores de preparación del suelo tradicional se incluyen las siguientes maquinarias:
- Arado de rejas
- Cinceles
- Rastras de arrastre de disco y dientes
- Cultivadores.

La labor debe ser profunda (no deberá ser inferior a 25cm) incorporándose el abonado de fondo, seguida de un escarificado profundo, en la que se surca el terreno dejando una distancia de 0,70m – 0,80m.
En sistemas no convencionales se incluyen labores con:
- Cinceles
- Rastras rotativas accionadas por toma de fuerza
- Formación de camellones

En la implantación del cultivo convencional los surcos se separan a 0,70 – 0,80m, y 0.20m entre tubérculos en la línea. La semilla se planta a 0.08m de profundidad, dejando un bordo de 0,10m de altura por la máquina plantadora.
Cosecha
Se realiza después de la quema con herbicida como Paraquat a razón de 4 l/ha cuantas veces sea necesario, sin necesidad de pasar mecánicamente, o eliminación del follaje, o por acción del fuego, o cuando la plantas lleguen al final de su ciclo (130 días) por la acción de las bajas temperaturas.
La cosecha de la papa semilla en Tafí del Valle se efectúa con tractor y equipo de disco en forma similar a la de papa consumo, que arranca la planta que queda enterrado y arroja la papa sobre la superficie.
La papa se almacena en sitios protegidos de la acción de muy bajas temperaturas (galpones o parvas temporarias) eliminándose los tubérculos golpeados y/o partidos. Las temperaturas en el almacenamiento son de 4-8º C
Los rindes en el área de Tafí del valle y Pucará alcanzan promedios de 24-26.000 Kg./ha lo que indica una interesante y positiva evolución técnica de la producción.
La prevención de la erosión se realiza mediante el empleo de curvas de nivel, rotación de cultivos en el que se incluye papa, poroto pallar, lechuga, avena, alfalfa.
FRUTILLA (Fragaria sp.)
El cultivo de frutilla en la provincia de Tucumán

Tucumán es productor en el país de frutilla “primicia” es decir que inicia la cosecha en forma temprana, llevando fruta al mercado cuando la misma escasea en otras regiones productoras.

En la provincia de Tucumán, el cultivo ocupa actualmente una superficie aproximada de 650 ha con un rendimiento promedio de 40 - 50 t./ha. El 80% de la producción, se concentra en el Departamento de Lules, caracterizado por la ausencia de lluvias durante el período de cosecha, baja frecuencia de heladas y disponibilidad de agua para riego.
En Tucumán, empleando plantines del sur del país y variedad Camarosa, los rendimientos llegan a 65 t./ha.; aproximadamente el 60% de la fruta se comercializa en fresco y el resto se congela e industrializa dentro y fuera de la provincia; la aplicación de innovaciones tecnológicas -nuevos cultivares, calidad y sanidad de plantines, apropiada desinfección del suelo, empleo de microtúneles, fertirriego, manejo nutricional y manejo adecuado en poscosecha- permitieron llegar a rendimientos de 40.000 kg. /ha, e incluso superarlos.
Los productores pequeños emplean trabajo familiar, venden en el mercado local o a compradores en tranquera, no disponen de cadena de frío, ni de empaque; del total cultivado en Lules, representan apenas el 15 % de la producción. En este grupo se diferencian los productores tradicionales con superficies de 1–1,5 hectáreas con rendimientos de 20.000–22.000 kg./ha. y los inmigrantes bolivianos, con áreas aún menores (un cuarto, media o 1 hectárea) y con rendimientos de 15.000 kg./ha..

El 85 % restante de la producción está en manos de empresas integradas de alta organización que disponen de cámaras de frío, empaques, sistemas de transporte refrigerados, cadena comercial manejada con eficiencia y capacidad de gestión.
La difusión del cultivo en Tucumán tiene enorme importancia regional por el alto requerimiento de mano de obra necesaria para las tareas de preparación y desinfección del suelo, armado de camellones, colocación de la cinta de riego y del acolchado plástico, plantación, cuidado del cultivo y cosecha.
Producción de frutilla en Tafí del Valle.
Esta alternativa de producción la vienen desarrollando desde hace muchos años, en procura de producir frutilla fresca en los meses de verano y en los primeros meses del otoño, momento en que se obtienen buenos precios internos. Se experimentaron variedades como Aromas, Diamante y Albión. La variedad “Albión” se caracteriza por ser de día neutro, fruta de buen tamaño y forma y con mucho mejor sabor que las variedades tradicionales. Esta variedad permitiría obtener una fruta de mejor calidad, tendría mejor aceptación en el mercado, y se podría exportar durante los meses de noviembre y diciembre. (EEAOC, 2008)
Para este tipo de producción es necesario cubrir el cultivo con plásticos para evitar el rocío y humedad del atardecer y la noche. El sistema se denomina túneles y se construyen con arcos de alambre galvanizado, y se cubren con plástico transparente. Se sujetan por encima con otros arcos, a fin de evitar que el viento dañe el plástico. Se pueden abrir y cerrar diariamente, de acuerdo a las condiciones ambientales imperantes.
Producción de plantas de frutilla en viveros de Tafí del Valle
Los viveros localizados en altitud y latitud tal, que los plantines que se obtienen de los mismos alcanzan su madurez fisiológica en otoño, por la acción interactiva de las bajas temperaturas y fotoperiodo acumulados, lo que permite lograr producciones tempranas.
Para el caso concreto de Tucumán, en el momento de decidir por plantines de altura de la Región, con relación a los de altas latitudes (Chubut, Neuquén, Río Negro, Mendoza), se deberá efectuar un balance entre las ventajas que representa la menor distancia de los viveros procedentes de valles de altura locales (Tafí del Valle) al campo de producción de primicia, así como el menor tiempo de traslado, menor costo
de transporte, menor daño fisiológico de los plantines, pero cuando comparten la producción de plantas con la producción de fruta existe mayores problemas fitosanitarios, mezclas varietales, comparado con los procedentes de altas latitudes (Sur del país), que si bien se ven beneficiados por una mayor interacción favorable de bajas temperaturas, y fotoperíodo de días más largos, presentan una menor tasa de multiplicación de plantines por planta madre, (12 a 15 plantas comerciales/planta madre); riesgo de extracción de plantines que estén inmaduros fisiológicamente; posibilidad de sufrir daño fisiológico por temperaturas no apropiadas en el transporte con las consiguientes pérdidas en la implantación del cultivo comercial.
En los viveros de altura, se producen las “plantas frescas”. La altitud varía de 800 a 2000 msnm acumulan las horas de frío antes de su arrancado. Los viveros de altura rinden de 30 a 40 plantas comerciales por planta madre en promedio.
La extracción de los plantines se realiza en Abril. Es importante tener en cuenta que para lograr plantines de un desarrollo morfológico óptimo, madurez fisiológica apropiada y la mayor cantidad de plantines por planta madre, además de lo que ya se expresara, se deben implantar las plantas madres en el vivero, en el mes Septiembre/Octubre. De esta forma se obtienen la mayor cantidad de plantines maduros en dicha fecha, y se asegura la obtención de elevadas producciones de fruta temprana en la región del Pedemonte.
En la Ovejería, y La Carreras, se realiza la producción de plantas de frutilla a 2000 - 2.200 msnm. Las mismas reciben in situ inducción de frío, por lo que se obtienen plantas frescas.
El suelo se ara, se riega con riego por aspersión, a fin de acumular humedad en el perfil del suelo, y en la segunda quincena de Agosto se aplica el Bromuro de Metilo al terreno.
El Bromuro de Metilo 70% (70% de Br de M, y 30% de cloropicrina) controla hongos, nematodos, gusanos del suelo, y malezas.
Se ha determinado que el Bromuro de Metilo afecta la capa de Ozono, por lo cual el Protocolo de Montreal (Canadá) estableció el año 2015 para su eliminación. La Estación Experimental Agro-industrial Obispo Columbres ha evaluado el uso de 1,3 dicloropropeno + cloropicrina (65:35) como alternativa al Bromuro de Metilo (98:2) que se usa en Lules y en Tafí del Valle para desinfectar los suelos. Los resultados preliminares indican que el 1,3 dicloropropeno + cloropicrina permitiría obtener rendimientos iguales o superiores hasta en un 30% al bromuro de metilo (Jaldo, et al., 2005)
Época de plantación
La época de implantación del vivero está comprendida entre el 15 de Septiembre y mediados de Octubre.
En algunos lotes la plantación se realiza en curvas de nivel, lo que reduce significativamente la erosión hídrica en el período estival. Según las pendientes las curvas están distanciadas 50 m. entre sí con pendientes de 0.1-1 %. Cuando la pendiente es mayor del 1% se debe reducir la separación entre las mismas.
Plantación. Densidad de plantación
La plantación se realiza en rotación con avena o papa semilla. La densidad de plantación es de 20.000 a 25.000 ptas./ha. Entre las variedades usadas se citan: Camarosa de tipos días cortos; Selva de tipo días neutros. La procedencia de las plantas madres es importada de Estados Unidos (California), España y de Argentina (Mendoza).
La plantación se efectúa a nivel del suelo, o en camas bajas de 10 cm. de altura y 1,10 m de ancho.
El marco de plantación empleado actualmente de acuerdo al Cultivar, en el caso del Cv. Camarosa: 1,40 m entre hileras y 0,40-0,50 m entre plantas.
Las labores de cultivo consisten en la eliminación manual de las malezas que rebrotan durante el período de estolonización. Para esta labor los operarios utilizan guantes, en jornadas de 8 hs.
Posteriormente se aplican funguicidas preventivos como: Daconyl; Sumilex; Rovral; Sencrar. Shogún. Las pulverizaciones se realizan:
- Con mochilas en forma manual
- Mediante una pulverizadora con barra de 23 boquillas
Manejo de malezas
Antes del inicio de estolonización las malezas se eliminan de la trocha con un vibrocultivador de dos cuerpos.
Cuando el vivero se ha cubierto con estolones, las malezas se extraen en forma manual para no dañar a los mismos. A medida que se arrancan las malezas estas se las coloca en la parte superior de las plantas de frutilla, y luego se recogen y colocan en el interior de bolsas rejilla.
Entre las principales malezas se citan: ataco y nabo. El nabo frecuentemente es portador de pulgones por lo que debe eliminarse de los viveros y de los terrenos que rodean a los mismos.
Manejo del Agua
Los requerimientos del agua dependen entre otros factores de:
- El cultivar. Así Camarosa es un cv. exigente de agua. Cuando el nivel de contenido de agua del suelo es menor del requerido por el cv., se refleja en una menor producción de estolones/pta. Como contrapartida los altos requerimientos de humedad del suelo por este cv. genera problemas de pérdidas de hasta 5-10% por enfermedades.

- La frecuencia de riego es cada 7-10 días y está sujeto a turno de riegos. El sistema de riego es presurizado, o por extracción con bombas de pozos profundos.
Los aspersores están distanciados a 6 m. entre sí.
En viveros comerciales de Tafí del Valle se han determinado pH de 6,2-6,4; temperatura del suelo a nivel radicular al mediodía a fines de Noviembre de 20-29º C, Humedad del suelo de 55-70%.
Fertilización. Labores culturales
Las plantas madres tienen mayores requerimientos de Nitrógeno que las plantas hijas. Esto es debido a que las plantas madres requieren mayor cantidad de Nitrógeno para promover la estolonización.
En las condiciones de producción de plantines de frutilla en Tucumán y en otras zonas, como Mendoza, y Río Negro se suspende el aporte de Nitrógeno de fines de Enero a principio de Febrero.
En viveros de frutilla se fertiliza con Nitrógeno y Fósforo en aplicaciones de base y en período de estolonización.
En Tafí del Valle, Tucumán se detectó presencia de endomicorrizas nativas en Duchesnea sp y en vivero experimental.
Posterior al desmalezado, se aplica riego por aspersión y se procede a anclar los estolones con tierra húmeda o con un pequeño alambre, por cuanto el viento mueve permanentemente a los mismos impidiendo su arraigue.
Fertilización. Algunas consideraciones a tener en cuenta
Numerosos factores influyen en la absorción y en la disponibilidad de nutrientes en frutilla, entre los que se incluyen: pH (6,5 es recomendable para este cultivo), humedad, contenido de materia orgánica, contenido de arcilla, composición mineral del suelo, uso de herbicidas, historia de la fertilización y el tiempo. Usando una combinación de análisis de suelo, análisis de tejido de planta, el programa de aplicación del fertilizante y la observación de la respuesta por el cultivo constituye el mejor aprovechamiento en el manejo de nutrientes en el cultivo de frutilla.
El nitrógeno en presencia del fósforo influye en: la fotosíntesis e hidratos de carbono, la actividad vegetativa de las plantas, desarrollo de hojas y productividad. Su carencia reduce la superficie foliar, frena la emisión de estolones y envejece las hojas. El fósforo es constituyente de compuestos esenciales de síntesis proteica; interviene en la reproducción; en la floración; regula el metabolismo de hidratos de carbono; su carencia disminuye las yemas florales y crecimiento de estolones. El potasio interviene en la fotosíntesis, formación de proteínas, economía del agua, acelera la transferencia de glúcidos; equilibra el nitrógeno, favorece la acumulación de hidratos de carbono; ejerce influencia sobre la floración.
Fenología del cultivo en diferentes cultivares de Frutilla en Viveros de Altura.
En las variedades como Camarosa implantadas en Septiembre/Octubre emiten una inflorescencia en Octubre; en Noviembre a partir de 1-2 coronas que desarrolla la planta madre emiten la 1ra serie de estolones. A fines de Noviembre tienen hasta 3 estolones principales y se inician los estolones secundarios. En este momento se fijan los estolones al terreno para que emitan sus raíces y formen una nueva planta.
En las variedades como Selva, implantadas en Octubre, emiten una inflorescencia, poseen 1-2 coronas las plantas madres y todavía no inician la estolonización a fines de noviembre.
Manejo de plagas y enfermedades
Entre las plagas se citan: gusano grasiento, hormigas, pulgones. Se aplica Fantom
Cosecha de plantines. Clasificación. Envase de plantines.
Se obtienen en promedio 15-20 plantas hijas/pta madre con un diámetro de corona de 10-15 mm o más (20-22mm) y 25-30 plantas hijas/ madre con 7-15 mm de diámetro de corona.
Se obtienen de 500.000-600.000 ptas/ha, lo que representa 50-60 ptas/m2
La cosecha de los plantines se realiza desde mediados de marzo a fines de Abril; cuando los mismos están fisiológicamente maduros y han acumulado frío in situ, lo que facilita la traslocación de sustancias de reserva a la corona y raíz de las plantas.
El plantín se extrae a raíz desnuda, mediante la pasada de un tractor con uno ó dos cultivadores tipo pie de pato.
La extracción de plantines tiene una importancia decisiva en la calidad del plantín, puesto que el suelo en este momento debe tener humedad adecuada, y el tipo de terreno si es arenoso, facilita que en el arrancado del plantín se separa fácilmente de las raicillas y no se dañen. Sin embargo si el terreno está seco o muy apelmazado, en el momento de extraer las plantas se adhieren a las raicillas y estas se desprenden, ocasionando importantes pérdidas de material vegetal, principalmente en el cv. Camarosa.
Todo el material arrancado se recoge en bolsas, se colocan en camiones y se lleva a galpones de clasificación ubicados en el Pedemonte.
En este lugar se limpian los plantines; se seleccionan de acuerdo al diámetro de coronas, longitud de raíces y sanidad. Se hacen atados de 20 plantas (previamente deshojadas) y se ponen en cajas de cartón en un número de 1200 plantas por caja, con el rótulo de INASE (Instituto Nacional de Semillas de Argentina), si el material vegetal se destina para la venta.
Principales problemas en la producción de plantas en viveros de altura.
Entre los principales problemas que se han detectado se mencionan:
- Sequía en el período primaveral y escasa disponibilidad de agua de riego.
- Ataques de gusanos del suelo (Agrotys sp.)
- Erosión hídrica en el período estival, cuando el vivero no se realiza con sistematización del terreno o con rotación de cultivos.
- Incidencia de malezas probablemente debido a que se distribuyen en el terreno por el agua de riego o de lluvias e incide en el requerimiento y costo de mano de obra para el control manual de las mismas.
- Falta de frío esto es temperaturas por debajo de 7º C en marzo-abril en el momento de arranque de los plantines, por lo cual retrasa la madurez fisiológica de los plantines es decir se produce un menor traslocación de azúcares solubles a insolubles (almidón) desde los folíolos hacia la corona y raíz que son los órganos reservantes de las plantas, medido a través del Indice de Cosecha de las plantas.
- Deficiencias en el envasado y traslado de plantines en camiones que no siempre son frigoríficos. Se colocan los plantines en bolsas de yute plástico y estos en cajones bin que se emplean para empacar limones, y se disponen en camiones a temperatura ambiental.

En los últimos tiempos los plantines que usa el productor de Lules los compra en la Patagonia, en provincias como Chubut, y también en Neuquén y algo de Mendoza. Lamentablemente se encarece mucho las plantas por las distancias que hay que sortear y el tiempo en que el productor recibe las plantas por ahí no es el ideal ya que muchas veces las recibe muy tarde y para producir temprano se necesita recibir la planta temprano (Kirchbaum, Daniel, 2011. http://www.produccion.com.ar).

LECHUGA (Lactuca sativa)
Producción de lechuga en Argentina

La lechuga (Lactuca sativa L.) es una hortaliza altamente perecedera, típica de los cinturones verdes de todas las ciudades.
Solo se comercializan a grandes distancias los cultivares de cabeza ó “capuchinas” por su mayor resistencia al transporte. Los grandes centros de consumo como Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mendoza etc. reciben de Tucumán lechuga en los meses desde Mayo a Setiembre y de Santiago del Estero desde Agosto a Octubre.
Si bien en nuestro país no hay estadísticas sobre el cultivo de la lechuga, de acuerdo al volumen de semilla que se comercializan, que es de unos 120.000 kg., la superficie cultivada podría estimarse en 30.000 a 40.000 ha.
La superficie cultivada en nuestro país, es de aproximadamente 40.000 has.
La lechuga pertenece al grupo de hortalizas de hoja, grupo que congrega a especies como acelga, espinaca, radicheta, rúcula, perejil, apio, puerro, cebolla de verdeo. Dentro de este grupo la lechuga es la más importante en volumen.
Producción de lechuga en Tucumán y en Tafí del Valle
En Tucumán existen dos zonas de producción con épocas bien definidas:
La zona pedemontana: relativamente libre de heladas, cuyo periodo de producción comprende los meses de otoño, invierno y primavera, ocupando una superficie de alrededor de 450 ha. (Ramiro Lobo y Forns, Alicia; 2004)
La otra zona es la de Tafí del valle, cuya producción se realiza en los meses de primavera y verano. Se cultivan cerca de 480 ha. como cultivo tipo primicia.
Tafí del Valle por su condición de valle nublado, de altura (2000 msnm) y con gran seguridad de cosecha, debido a las temperaturas moderadas, suaves tormentas de verano y con escaso uso de agroquímicos, logra producción de gran calidad.
Las variedades más cultivadas son Grand Rapid ó comúnmente denominada “La Rubia”, Walkman y Green, que se caracterizan por ser de hojas sueltas (crespa) y color verde oscuro, las mimas abarcan el 80% de la superficie plantada. Otra variedad cultivada en nuestra región es Grandes Lagos, que corresponde al tipo de cabeza o repollada.
La siembra debe realizarse cuando la temperatura de 16 a 18 ºC, condiciones que se presentan en Tafí del Valle a partir de octubre (Torres Bruchmann, 1977).
La siembra se realiza en almácigos especiales y estará lista para transplantar en unos 25-30 días en primavera-verano y unos 40-50 días en otoño e invierno. En este tiempo, la planta tiene que contar con 4 a 5 hojas verdaderas y un buen desarrollo radicular.
En general la planta de lechuga se hiela por debajo de los – 6 ºC; detiene su desarrollo por debajo de los 5ºC y por encima de los 30ºC.
Para el crecimiento óptimo del cultivo de la lechuga es necesario que el suelo tenga cantidades óptimas de los tres nutrientes más importantes: el nitrógeno que influye en el tamaño y calidad del cogollito, el fósforo que interviene en el crecimiento radicular, la precocidad y la uniformidad del cultivo y el potasio que contribuye en la formación del cogollo, en la producción y en la calidad, mejorando el color, el sabor y el peso.
Además, hay que tener en cuenta que la planta necesita mayores cantidades de potasio a medida que avanza el cultivo.
El cultivo de la lechuga es de rápido desarrollo, en primavera-verano no sobrepasa los 40-50 días y en otoño-invierno puede llegar a los 80-90 días. El crecimiento de la planta presenta las siguientes fases:
- Enraizamiento en el suelo y emisión de nuevas hojas.
- Fase de formación de roseta, hay que conseguir que la planta se haga lo más grande y aplanada posible, ya que facilita la mejor formación en su crecimiento posterior. Para ello hay que evitar las temperaturas elevadas y el exceso de fertilización nitrogenada.
- Desarrollo en altura y formación del cogollo.
- Madurez óptima: recolección.
La recolección se realiza en los meses de enero/ febrero. Ciclo del cultivo abarca 3 meses aproximadamente, depende de la variedad entre otros factores. En Tafí del Valle se puede obtener dos cosechas durante la temporada estival.
Los rendimientos promedios son aproximadamente 800 jaulas/ha. (12 Kg. tiene cada jaula), pero con cambios tecnológicos, como por ejemplo utilización de métodos de siembra más precisos, incorporando sembradora mecánica, riego eficiente, entre otros, se podría aumentar ese valor de producción.
Los precios más altos de esta hortaliza en el país, se obtienen a partir de mediados de diciembre hasta abril, coincidiendo con el periodo de mayor temperatura.
Es un cultivo que se puede producir en pequeñas parcelas constituyendo la principal fuente de ingresos para los pequeños productores.
También existen empresas encargadas de proveer, con lechuga de Tafí, a cadenas internacionales de comida rápida, cumpliendo con las exigencias y controles de calidad que solicitan dichas cadenas.
POROTO (Phaseolus coccineus)
Características del cultivo
Requerimientos Climáticos
El poroto es una especie termófila, es decir que no soporta las heladas. Se cultiva tanto en el Trópico como en zonas templadas.
Un desarrollo vegetativo normal se logra cuando se presentan temperaturas medias mensuales de 16 a 25ºC, siendo la mínima media mensual óptima de 10ºC y la máxima media mensual óptima de 28ºC.
Las altas temperaturas, por encima de 35ºC y las muy bajas, menores a 10ºC, son uno de los factores más importantes que influyen negativamente en el cuajado de frutos.
El umbral mínimo de temperatura que posibilita una rápida germinación está alrededor de los 10ºC, mientras que el máximo es de 35ºC.
De todos modos, y generalizando, se puede afirmar que las variedades de semilla mediana a grande (origen Andino), rinden muy pobremente en lugares con temperaturas intermedias y logran muy buenos rendimientos en los sitios más fríos. Por el contrario, el germoplasma de semillas pequeñas (origen Mesoamericano), se comporta en forma antagónica.
Requerimientos Lumínicos
Obviamente el papel principal de la luz está relacionado con la fotosíntesis, pero también afecta a la fenología y morfología de la planta, por medio de reacciones de fotoperíodo y elongación.
Se puede decir que es un cultivo indiferente al fotoperíodo, aunque responde a días cortos y por lo cual los días largos causan demoras en la floración y la madurez.
Requerimientos Hídricos
En un cultivo de secano, como lo es el poroto en el NOA, la disponibilidad hídrica es uno de los factores que más condicionan el rendimiento.
El requerimiento óptimo de agua durante el cultivo oscila entre 350 a 400 mm, distribuidos uniformemente. Como la mayoría de los cultivos, el poroto posee períodos críticos durante los cuales una deficiencia de agua causa un serio decrecimiento de la producción. La deficiencia hídrica más perjudicial es la ocurrida en las fases de floración y llenado de grano. El estrés provoca bajo número de retención de flores y aborto de óvulos.
De todos modos hay diferencias muy marcadas entre variedades en cuanto a resistencia a sequía.
El exceso de agua también es perjudicial, ya que ocasiona graves daños en la producción. Debido a la reducción de la difusión de gas en los suelos inundados, la presencia de O2 es casi nula, se acumula CO2 y etileno en la zona radical. Dentro de los dos días de producido el anegamiento se detiene el crecimiento de las hojas y la raíz, lo cual está asociado directamente con una caída de la tasa respiratoria.
Requerimientos Edáficos
El poroto es un cultivo exigente que requiere suelos aptos para la agricultura y de éstos, aquellos correspondientes a las clases superiores de clasificación de suelos por capacidad de uso, es decir sin limitaciones o con limitaciones muy leves.
Los suelos que responden a esta categoría tienen las siguientes características:
Son bien drenados, se encuentran en planos suavemente inclinados, con permeabilidad moderada.
Las texturas son del tipo medio (franco limoso grueso, franco o franco arenosos). Estructura migajosa o granular, con buen contenido de materia orgánica, mayor porosidad, buena infiltración y resistencia al "planchado" y compactación.
Reacción moderadamente ácida a neutra (ph 5,5 a 7,2), preferentemente de moderadamente ácida a débilmente ácida (ph 5,5 a 6,6). Este tipo de reacción responde a un alto contenido de bases en el suelo (calcio, magnesio, sodio y potasio). Salinidad ausente (conductividad menor a 0,9 mmhos/cm). Sodicidad ausente (saturación de Na inferior a 4 %.)
Elección del Terreno/Rotaciones
Además de tener en cuenta las características del suelo, descriptas anteriormente, otro aspecto importante a la hora de elegir un terreno para cultivar poroto, es el cultivo implantado anteriormente en el mismo. La siembra de poroto, año tras año en los mismos lotes, trae como consecuencia un deterioro progresivo de los suelos, por descenso del contenido de materia orgánica y pérdida de la estructura física y capacidad de retención de agua. Las altas temperaturas y las fuertes lluvias, además de la siembra en pendientes de producción del NOA, donde, además de contribuir a preservar el recurso suelo, hace mucho más efectivo el manejo integral de las malezas, de las enfermedades y de las plagas.
La rotación con gramíneas y en particular con maíz, por dos años está indicada para eliminar el inóculo de enfermedades fúngicas de suelo, como: Fusarium, Rhizoctonia y bacteriosis (Xanthomonas sp.). Además mejora la estructura del suelo y permite controlar, a bajo costo, malezas de hoja ancha como: campanita (Ipomoea sp.), chamico (Datura ferox), yuyo colorado (Amaranthus sp.) y nabo (Raphanus sp.).
Siembra, Preparación del Terreno, Época y Densidad
La preparación de la cama de siembra es sumamente importante. En líneas generales, el sistema de labranzas a emplear está constituido por un conjunto de operaciones, de remociones del suelo que, adaptado a las condiciones bioambientales del área, tiene por finalidad preparar el suelo para la siembra.
Está integrado, en primer término, por labranzas superficiales (10 a 12 cm), realizadas con arado de disco múltiple o rastra de tiro excéntrico, con el fin principal de incorporar los rastrojos o durante el barbecho para controlar las malezas presentes y acondicionar el suelo. También es aconsejable, a continuación, realizar labranzas verticales más profundas (18 a 25 cm). Por último, inmediatamente antes de la siembra, con el suelo en estado friable, una o dos remociones superficiales (6 a 10 cm), preferentemente con una herramienta tipo vibro cultivador, que deja al terreno listo para sembrar. Con estas últimas labores es también posible aplicar e incorporar un herbicida de preemergencia.
Se debe evitar el exceso de operaciones de máquinas en el terreno, ya que además de aumentar los costos, causa compactación del área, dificultando la penetración de las raíces en el suelo.
Una buena preparación del suelo, es la primera operación de control de malezas, que tanto perjudican la producción, especialmente en las primeras etapas del desarrollo del cultivo.
La época adecuada de siembra es el período que ofrece mayores posibilidades de obtener la mayor productividad. Está determinada por una serie de factores térmicos, pluviométricos y fitosanitarios.
Cosecha
El sistema de cosecha tradicional, apta para pequeñas superficies, puede ser definido como "artesanal", con gran empleo de mano de obra y alto costo. Este sistema aplicado en grandes superficies se asocia con problemas que afectan negativamente la cantidad y calidad del producto cosechado.
Cultivo de poroto Pallar en Tafí del Valle
El cultivo de esta leguminosa está localizado en la zona alta de los Valles Calchaquíes, que reúne las condiciones agroecológicas apropiadas para cultivarlo y ofrece una alternativa económica interesante para ingreso de los pequeños productores. Es un producto no perecedero y constituye una importante fuente de proteína vegetal para la alimentación familiar.
El cultivo de poroto pallar se realiza en Tafí del Valle en las zonas del dique La Angostura y en Las Carreras.
La siembra comienza después del invierno y una vez que pasaron las heladas de octubre y noviembre, en un suelo bien preparado y con una fertilización de base de triple 15.
La siembra se hace con una máquina de diseño italiano, que se la carga con caña para el armado del enrramado y sembrando a dos surcos
Se emplea hilo para atar las cañas y formar un caballete de cuatro cañas, con la siembra por dentro del caballete.
Se utiliza un poroto pallar de ciclo indeterminado que crece en forma constante; los cultivos son manuales para eliminar las malezas (no se aplican herbicidas)
Se utilizan riego por goteo (5 mm por día), durante los 150 días del ciclo.

Se realizan controles de insectos con pulverizaciones y se aplican fertilizantes foliares, fungicidas y giberelinas.
Las enfermedades que a veces se presentan son "mancha angular" y "esclerotinia", pero Tafí del Valle es un buena zona y sin problemas de enfermedades.
Los resultados obtenidos se consideran muy buenos, obteniéndose porotos de exportación, de gran calidad.
Otros cultivos
Frutales
El cultivo de frutales esta muy poco desarrollado comercialmente. Las plantaciones carecen de un manejo racional e intensivo de plagas, enfermedades, prácticas de fertilización y riego. Entre las plantas de frutales como nogales, ciruelos, manzanos, se cultivan verduras como lechuga y arveja. En las plantaciones existen espacios vacíos donde se perdieron plantas. Las tareas de conducción y poda no responden a prácticas racionales de manejo. De hecho la explotación de frutales en el Valle de Tafí constituye una actividad de subsistencia.
Forestales
La actividad forestal es muy incipiente en la cuenca, si bien es cierto existen alguna plantaciones de pinos y eucaliptos, las mismas aun no alcanzaron la edad de corte y no se puede calcular la producción en m3/ha año de madera que potencialmente pueden entregar los bosques implantados. Sin embargo existe la plantación del Pinar de los Ciervos, con una superficie estimada de 21 hectáreas que no han tenido una conducción ni un raleo adecuado como bosque para aprovechamiento forestal. Por otro lado se discute que la elección de la especie haya sido la adecuada.
Durante enero de 2006, técnicos del INTA Famaillá implantaron 1,5 hectáreas de pinos mexicanos en la localidad del Potrerillo, a partir de una selección realizada por el INTA. La implantación está constituida por un 50% de Pinnus patula y la otra mitad con Pinnus greggi. Los técnicos del INTA sostienen que las condiciones agroecológicas de la cuenca, son ideales para la exitosa implantación de especies forestales, con buenas posibilidades de explotación comercial.

Maíz (Zea mays)
El maíz que se cultiva en la zona de los valles es destinado a consumo en fresco, como ingrediente de comidas regionales, humitas, locros entre otras.
También puede destinarse parte a forraje y como grano seco para alimento para el ganado.
Los rendimientos son menores que en zonas llanas, pero es un cultivo originario de la zona y que brinda protección ante la erosión por su alto porcentaje de residuos de cosecha, que cubre y protege el suelo.
El maíz es sensible a heladas. En general todo los maíces requieren de temperatura mínima para germinar, de 10 a 12°C en el suelo (dependiendo de los diferentes cultivares).
Posteriormente los requerimientos de temperatura para el desarrollo de la planta son de 18 a 22°C.
Dadas estas condiciones óptimas el momento de la cosecha (madurez) se puede lograr entre 65 a 120 días, dependiendo del cultivar
La cosecha para maíz dulce, se realiza cuando el 70% de las espigas están maduras, es decir cuando las mazorcas aparecen llenas y con las babas secas.

Características a considerar para evitar la degradación del Ambiente por la agricultura

La zona del valle de Tafí, tanto por sus características climáticas, como por ser zona libre de ciertas plagas y enfermedades, habilita a realizar una producción diferencial, sumando calidad y oportunidades de mercado de contraestación.
Estas características extraordinarias se contraponen a la fragilidad del sistema suelo, que es susceptible a erosión tanto hídrica como eólica.
Por otra parte el recurso agua es escaso y por lo tanto indispensable su manejo eficiente. En primavera – otoño, su uso para riego, factor determinante de la producción. Mientras que en la estación estival, es necesario el control de los efectos de las lluvias torrenciales y crecida de cauces de los ríos y arroyos.
Los desequilibrios que puedan ocasionar al agroecosistema el mal manejo de una variable productiva provocarán daños irreparables.
La dinámica empresarial de la producción de varios cultivos que se dan en los Valles (papa, frutilla, poroto), ligada a una importante inversión de capital y uso de superficies relativamente importantes, aumenta la presión sobre las áreas no cultivadas.
A veces se habilitan lotes no aptos por su excesiva pendiente, si bien la técnica de cultivo en curvas de nivel, puede disminuir el impacto de la erosión hídrica en esos casos, su aplicación inadecuada genera cárcavas y eliminación de la sensible capa fértil del suelo, con la consiguiente desestructuración del mismo.
Por otra parte hay deficiencias en las formas de manejo sanitario establecidas. Se observan casos de mal manejo de los lotes en rotación. Productores siembran lotes con pastura y los vuelven a ocupar al tercer año, sin haber realizado un control efectivo de las fuentes de inóculo, operación indispensable para garantizar la certificación como papa semilla.
Otro punto sensible es el mal uso del riego, en el tipo de riego por aspersión, utilizado con bastante frecuencia, si el tiempo del mismo supera la capacidad de retención de agua de los suelos o si los aspersores arrojan más caudal que el que puede percolar, resulta un factor de deterioro importante del sistema suelo.
En el cultivo de lechuga se usa muy baja tecnología de producción, no se realizan practicas de conservación de suelo, aún en condiciones de pendientes mayores del 4% y hasta un 20 %, es muy común observar en los lotes destinados a lechuga, una severa degradación del suelo por efecto principalmente de la erosión hídrica.
La preparación del suelo para la siembra de lechuga se realiza a comienzo de la temporada de lluvia, quedando el suelo desnudo, al estar desprovisto de sistemas de protección contra la escorrentía, las primeras lluvias torrenciales lo arrastran llevándose la parte más fértil y las fracciones más finas del mismo. Se puede observar en casi todos los lotes destinados a este fin evidencias de erosión hídrica severa, en forma de erosión laminar y cárcavas. (Altamirano, M. 2006)
Ganadería
Situación de la ganadería en Tucumán

Tucumán es una provincia pequeña, cuya superficie en gran medida se encuentra ocupada por cultivos y casi no tiene posibilidad de ampliación por desmonte, por lo que la ganadería se realiza en campos de la zona de los cerros y algunos montes y llanura deprimida con suelo salinos, por ello es necesario sumarle calidad con la transformación de granos en carne y mejorando la eficiencia de los productores. Tucumán posee entre 145 y 150 mil animales que se desarrollan en casi 60 mil ha. En estos momentos hay en el cerro aproximadamente unas 22.000 cabezas; y en el llano alrededor de las 103.000, con casi 30 mil ha. de pastura implantadas (Navarro, Juan. 2011)
El ciclo para obtener carne vacuna comienza con las terneras, que luego se transforman en vaquillona, luego en vaca, que tendrán su ternero, y este ternero se desteta y se transforma en producto para la venta, todo este proceso necesita alrededor de 3 a 4 años.
Muchos ganaderos tucumanos realizaban el inverne en Córdoba u otras provincias del sur del país y otros completan la realización del ganado en Tucumán. La actividad ganadera en la provincia tiene bajos índices, tanto de parición como de destete (entre el 42% y 44%; en la producción de punta oscila entre el 70% y el 72%).Asimismo, entre el 90% y el 92% de los productores de Tucumán tienen menos de 100 animales. (Navarro, Juan. 2011)
En Tucumán se consumen 62 kilos de carne per cápita por año, y sólo esta provincia importa todos los años el 85 por ciento de la carne que consume, de otras provincias. (Navarro, Juan. 2011)
El potencial de la ganadería en Tucumán está en transformar el grano de soja y maíz en kilos de carne. El grano de soja, sorgo o maíz, debería producirse para hacer sustentable a la actividad ganadera, transformado en carne vacuna al menos 30 mil hectáreas de oleaginosas, permitiría encerrar unos 150 mil animales en corral, lo cual representa el 50 por ciento de lo que se consume en la provincia. (Navarro, Juan. 2011)
Lechería
La cuenca lechera de Tucumán tiene alrededor de 4.280 vacas que producen alrededor de 55 y 60 mil litros de leche por día. Actualmente, y después del quiebre de la cooperativa tambera COOTAM en la década del 80’, en la provincia quedaron muy pocas industrias y de baja capacidad instalada al punto de que ninguna supera los 30 mil litros diarios de capacidad de elaboración. Sin embargo, hay una buena expectativa en el sector, de darle mayor valor agregado a lo producido en Tucumán. para crear nuevos productos como el yogurt pro-biótico, con el acompañamiento técnico y científico del CERELA (Centro de Referencia de Lacto Bacilos). (Navarro, Juan. 2011)
Ganadería en Tafí del Valle
Sistemas predominantes:

Se pueden mencionar tres sistemas principales:
a) Subsistencia:

Son aquellos productores que tienen a la actividad ganadera para autoconsumo, en la cual los animales se constituyen en seguridad alimentaria para la familia (fuente de proteína), y es una reserva de capital vivo al que se apela en momentos de necesidad financiera, por pérdidas de cosecha u otra contingencia. Los animales no son objeto de venta directa, salvo situaciones de necesidad, se utilizan para autoconsumo, trueque y fuente de subproductos (cuero, lana, pelo). Los rodeos son mixtos de pocas cabezas, siendo la media: 5 vacas- 20 cabras – 10 ovejas.
La forma de tenencia de la tierra es muy variada, desde propietarios, medieros, arrendatarios, aparceros hasta cuidadores, de tierras fiscales o privadas.
En general utilizan razas criollas, con escasa tecnología de manejo. No realizan por lo general vacunaciones ni aplican un plan sanitario; existe una alta mortalidad (50-60% de animales nacidos), corrales inadecuados, falta de pastos, etc. No hay selección genética, y se intercambian generalmente reproductores entre familiares y vecinos.
Reciben asistencia técnica esporádica, principalmente veterinaria. El trabajo es familiar, realizado por mujeres y niños.
De las cabras obtienen leche, con la que, en algunos casos, fabrican quesos que se venden a nivel local. De las ovejas obtienen lana para realizar tejidos.
b) Extensivo:

Son aquellos productores que poseen rodeos más grandes, generalmente son pastajeros, aunque hay algunos propietarios. Se destacan los llamados “cerreros”, que viven en el cerro y solo bajan a las zonas pobladas para aprovisionarse de mercaderías o vender los animales.
Los rodeos son mixtos (cabras y ovejas); con tamaños muy variables, dependiendo de la ubicación, que van desde 50 hasta 300 animales. En el caso de los vacunos la cantidad de cabezas del rodeo son similares.
En las zonas más altas se inserta otro componente en el rodeo, las llamas. En cuanto a la forma de tenencia, es similar a los de subsistencia, aunque prevalecen los pastajeros.
Las razas utilizadas son casi en un 70 a 80 % criollas, aunque se encuentran cruzas en el caso de cabras con Anglo Nubian y Saanen. La mano de obra es de origen familiar con prevalencia de mujeres y niños.
Si bien este sistema tiene incorporadas algunas prácticas de manejo como en algunos casos encierre nocturno, pastoreos más racionales, entre otras. En cuanto a la sanidad realiza algunas vacunaciones, desparasitado, alguna suplementación mineral, pero no existe un plan sanitario. El tiempo de explotación de los vientres en el caso de las hembras es de 5 a 6 partos, por problemas de dientes, y en el caso de los machos es de 6 a 7 años por problemas en las patas.
Los porcentajes de preñez rondan entre el 50-60% y el de destete del 40-50%. El servicio es en el verano y las pariciones en el invierno (Mayo-Agosto). El castrado se realiza a los 2 – 3 años. Se observa un porcentaje alto de categorías improductivas dentro del rodeo. La asistencia técnica es ocasional, tanto veterinaria como en manejo.
Algunos datos productivos medios de rendimiento de lana y leche del Valle son:
Ovejas- uso para lana y carne, rendimiento en lana 500-800 g ./cabeza, con esquila en Octubre/Noviembre
Cabras- uso para leche y carne, rendimiento en leche ½ l./cabeza/día y se utilizan 5 a 9 litros de leche para fabricar 1 kilo de queso.
En cuanto a la inserción en el comercio es dispar, se realizan ventas estacionales de cabritos y corderos y en algunos casos practican trueques, principalmente para acceder a reproductores.
c) Intensivo:

Dentro de esta escala se puede categorizar algunas explotaciones caprinas lecheras del Valle, cuyos productores se caracterizan por ser propietarios, con superficies menores que las del sistema extensivo y disponibilidad de agua para riego.
Los rodeos tienen un número variable de cabezas, pero con un promedio de 300.
Los campos poseen instalaciones, apotreramiento, corrales, siembran pasturas y realizan suplementación, generalmente estratégica.
La vida útil de los vientres normalmente es de 4 a 5 años en promedio, se realizan descartes y no hay categorías improductivas. El rodeo está constituido por cruzas absorbentes de criollo con razas más especializadas en la producción de leche o doble propósito como Saanen y Anglo Nubian.
Tienen planes sanitarios permanentes (vacunaciones, desparasitaciones) y control de tuberculosis y brucelosis. Aplican pastoreos rotativos, suplementación, técnicas reproductivas, etc. Cuentan con asistencia técnica periódica y en algunos casos veterinaria permanente.
El rendimiento de leche es de 1,5 l /cabeza/día, utilizando alrededor de 7 litros para fabricar un kilo de queso.
La mano de obra es contratada. Acceden al mercado por otros canales comerciales, en algunos casos de la ciudad de Salta, y en otros en ciudades como Tucumán y Córdoba, a través de productos elaborados como quesos, que tienen un envase (celofán o bolsa plástica al vacío) y etiqueta.
Características de ganadería de altura a considerar para evitar la degradación del Ambiente
La actividad ganadera debe basarse en un adecuado manejo de las pasturas naturales, para evitar la degradación del tapiz herbáceo. Para ello es necesario un estricto control de la carga ganadera, establecer normas de pastoreo rotativo que evite la acción del sobrepastoreo o desarrollar la cría de especies tales como la llama, que presentan un conjunto de ventajas productivas, económicas y ambientales.
Las comunidades de los pastizales de altura y matorrales mesofíticos (Festuca, Baccharis; 1.600-3.600 m.s.n.m.) y arbustosas puneñas (Adesmia Azorella; 3.000-3.700 m.s.n.m.) y graminosos altoandinas (Festuca, Stipa; 3.700- 4.600 m.s.n.m.) presentan degradación proveniente fundamentalmente de actividades pastoriles y la tradición arraigada de quema estacional de vegetación estacional.
El reemplazo, desde época de la conquista, de la explotación de animales autóctonos (principalmente camélidos) por la ganadería de especies introducidas (vacunos, ovinos y caprinos) no adaptadas al medio, produjo considerable daño al ambiente, con destrucción de la vegetación de altura, que forman esponjas absorbentes responsables de la regulación del flujo hídrico hacia el llano, destrucción de vertientes, formación de suelo en pavimento y eliminación de la capa de suelo desprotegida por causa de la erosión eólica e hídrica, con formación de cárcavas anchas y profundas de proceso autoacelerante, que impiden el restablecimiento precoz del suelo y la vegetación y ocasionan el corrimiento de tierra hacia el llano.
Se trata de áreas de baja productividad, donde la vegetación pisoteada o quemada demora más de 10 años en regenerar, período durante el cual el suelo queda expuesto a los procesos erosivos.
Por otra parte la baja productividad se traduce en baja disponibilidad de alimento para el ganado a lo que debe sumarse que la vegetación de la zona es baja palatibilidad y bajo porcentaje de digestibilidad para el ganado introducido, que provoca el sobrepastoreo que soporta la zona y un rendimiento escaso o nulo que no cubre las necesidades de los pequeños asentamientos humanos.
A lo anterior se suma el deficiente manejo de los suelos destinados a agricultura. Que trae aparejado la eliminación progresiva de la capa de suelo y el drástico avance de la erosión hídrica y eólica con la formación de cárcavas.
Sistemas acuáticos
La fauna ictícola se considera como un componente significativo sólo en la cuenca baja. De las cuatro especies presentes en el área del valle, sólo una (Trichomycterus corduvensis) es autóctona y está presente en las tres cuencas, aunque en densidades muy bajas en las cuencas media y alta.
De las cuatro especies presentes en la cuenca baja, dos (Odontesthes bonariensis y Oncorhynchus mykiss) han sido introducidas por el hombre como un atractivo para la pesca deportiva, y la restante (Percichthys trucha) es una especie autóctona, y endémica de Argentina y Chile, pero originalmente ausente en el área del valle.
Aunque las estimaciones realizadas muestran un potencial interesante en cuanto a tamaños poblacionales de la mayoría de estas especies en el lago La Angostura, y a pesar de que constituyen un recurso importante para numerosas especies de aves, es necesario destacar que las especies introducidas de peces constituyen una fuente importante de disturbios para la fauna de invertebrados de los ambientes acuáticos, disminuyendo la diversidad, produciendo desequilibrios en las cadenas tróficas, y perjudicando a las especies de peces autóctonas.
Una alternativa productiva para el área sería la cría de la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss) en condiciones de cautividad. Esta actividad podría proveer de un recuso gastronómico importante a los restaurantes y hoteles que actualmente existen en el valle para la confección de platos tradicionalmente muy solicitados por los turistas. En la actualidad existe alguna infraestructura disponible para esta tarea en el área de Tafí que podría utilizarse.
La Dirección de Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la Provincia, juntamente con la Municipalidad de Tafí del Valle, poseen desde 1984 una Estación de salmonicultura en la comuna de El Mollar, ubicada en el Departamento Tafí del Valle
Esta estación está equipada con sala de incubación y una batería de piletones de cría. Su funcionamiento permite la cría de alevitos que mediante el mantenimiento de pequeños planteles de aproximadamente 20.000 truchas, aporta al estudio y la realización de ensayos de resiembras. La cría de reproductores en la Estación de El Mollar posibilitó que se lograran ejemplares de un promedio de 5 - 7 Kg,

14. Economía y Ambiente

INTRODUCCION
En el presente informe se ofrece una enumeración detallada de las actividades realizadas en el marco del proyecto "El uso integral y sustentable de los recursos naturales a partir de los estudios de proyectos productivos aplicados a la zona de Tafí del valle", en lo referente al componente Economía y Ambiente, y de aquellas de responsabilidad compartida con el resto de los componentes.
Estas actividades incluyen la definición de la ecozona, el conocimiento de sus potencialidades para la realización de proyectos productivos; el establecimiento de las características de los diferentes recursos naturales y su relación con los distintos ecosistemas para el área del proyecto; la condición ambiental de los recursos naturales del área y las líneas generales de su restablecimiento; la definición de las potencialidades en caso de agro-ecosistemas y sistemas acuáticos; el inventario de recursos naturales y el análisis de la estructura cuantitativa y cualitativa de los mismos y su relación con los sectores pre primario, primario, secundario y terciario, necesarias para la definición de la Matriz de Relaciones Intersectoriales de los Recursos Naturales y el Hábitat y la Matriz de Relaciones Económicas del componente III, y las actividades 35 a los fines de establecer el flujo de la materia prima utilizada y no utilizada, que puede ser canalizada a nuevos proyectos productivos integrales y sustentables, y 36 Definición de las características que deben reunir los proyectos sustentables e integrales, así como los diferentes sujetos sociales que deben asumirlos.
Se trabajo también sobre las actividades: 43 PERFIL DE PROYECTO N° 7: Conservación y Expansión de la Infraestructura para la producción sustentable de servicios turísticos, Actividad 44 PERFIL DE PROYECTO N° 8: Conservación y Manejo Integral de Atractivos Culturales Tradicionales para la producción sustentable de paisajes turísticos, concebidos estos paisajes como una integración del medio y la sociedad humana, Actividad 45 PERFIL DE PROYECTO N° 9: Transformación y Manejo Integral Ganadero orientado hacia la producción de camélidos para la producción sustentable de carnes, pieles y cueros. Y su participación en el paisaje, ACTIVIDAD 52 Caracterización de los sujetes sociales posibles de participar en los proyectos que se escogieron profundizando sus aspectos legales en relación con constituirse en receptores de créditos para las actividades productivas que se mencionan en los proyectos de prefactibilidad. Esta actividad deberá considerar especialmente la característica de la oferta de créditos orientados a este tema, en espacial la promoción de la ley que hay constituido la provincia de Tucumán para proyectos de producción limpia.
Por último se propone en la ACTIVIDAD 60 Elaboración de Programas y Proyectos para la difusión y discusión con las autoridades y técnicos de organismos sectoriales y globales, gubernamentales y no gubernamentales, significativos en la elaboración e implementación de los Proyectos Sustentables y del manejo integral y sostenible de los recursos naturales. Esta acción será desarrollada tanto a nivel nacional como provincial e internacional y la ACTIVIDAD 66 Acciones para lograr el apoyo financiero.la definición de la Matriz de Relaciones Intersectoriales de Recursos Naturales y Hábitat; la definición de la Matriz de Relaciones Económicas; la determinación de los recursos naturales a evaluar económicamente; y la elaboración de un perfil de proyecto.
MARCO DE REFERENCIA
CONTEXTO SOCIOECONOMICO.
La Provincia de Tucumán está ubicada al norte de Argentina, su geografía se caracteriza por la presencia de llanuras, valles y montañas con altas cumbres ubicadas hacia el oeste y centro noreste de lo provincia, las que ocupan aproximadamente el 45% de lo superficie provincial. En corta distancia el paisaje presenta grandes contrastes, en sólo 60 Km. se pasa de 300 metros sobre el nivel del mar en la llanura, a más de 3.000 m.s.n.m. en la montaña, atravesando la región del Pedemonte y Valles Intermontanos.
La superficie total provincial es de 22.524 Km2 que representan el 0,8% del territorio nacional. Es la provincia de mayor densidad poblacional del Noroeste Argentino (NOA) con 64,29 hab./Km2. La población, según el censo 2010 es de 1.448.200 habitantes, lo que representa el 32% del total de la población de la región (NOA).
Políticamente está dividida en 17 departamentos, aunque el 65% de la población se encuentra repartida en lo que se denomina el Gran San Miguel de Tucumán, integrado por municipios de los Departamentos Capital, Yerba Buena, Tafí Viejo y Cruz Alta. La distribución está vinculada con la antigua localización de los ingenios azucareros alrededor de los cuales se fueron conformando núcleos poblacionales que con el paso del tiempo se fueron algunos convirtiendo en centros urbanos.

Tucumán. Viviendas particulares habitadas, hogares y población censada por tipo de vivienda, según departamento. Año 2010

Departamento Total Tipo de vivienda
Casa Rancho Casilla Departamento Pieza/s en inquilinato Pieza/s en hotel o pensión Local no construido para habitación Vivienda móvil

Total Pcia
Viviendas 335.821 287.900 4.931 11.031 30.431 897 184 344 103
Hogares 368.538 316.516 5.330 12.276 32.288 1.263 386 362 117
Población 1.440.818 1.279.244 20.716 49.877 85.918 2.931 749 967 416
Tafí del Valle
Viviendas 3.793 3.479 227 39 14 18 4 9 3
Hogares 3.972 3.645 234 40 16 19 6 9 3
Población 14.664 13.628 780 112 46 40 15 32 11

Fuente: INDEC. Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010

Tucumán. Población total y variación intercensal absoluta y relativa por departamento. Años 2001-2010

Departamento Población Variación absoluta Variación relativa (%)
2001 2010
Total 1.338.523 1.448.188 109.665 8,2
Burruyacú 32.936 36.951 4.015 12,2
Capital 527.607 548.866 21.259 4,0
Chicligasta 75.133 80.735 5.602 7,5
Cruz Alta 162.240 180.499 18.259 11,3
Famaillá 30.951 34.542 3.591 11,6
Graneros 13.063 13.551 488 3,7
Juan B. Alberdi 28.206 30.237 2.031 7,2
La Cocha 17.683 19.002 1.319 7,5
Leales 51.090 54.949 3.859 7,6
Lules 57.235 68.474 11.239 19,6
Monteros 58.442 63.641 5.199 8,9
Río Chico 52.925 56.847 3.922 7,4
Simoca 29.932 30.876 944 3,2
Tafí del Valle 13.883 14.933 1.050 7,6
Tafí Viejo 108.017 121.638 13.621 12,6
Trancas 15.473 17.371 1.898 12,3
Yerba Buena 63.707 75.076 11.369 17,8
Nota: la población total incluye a las personas viviendo en situación de calle.
Fuente: INDEC. Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001 y 2010.

Geográficamente se localiza entre los paralelos de 26º y 28º de latitud Sur y los meridianos de 64º 30' y 66º 15' de longitud Oeste, ubicándose en el centro de la región NOA, lo que le confiere una posición estratégica para el comercio regional.
A nivel de mercado interno, tanto comercial como turístico, su ventajosa localización geográfica permite llegar en un radio de solo 300 Km. a 3,2 millones de personas residentes en las provincias vecinas.
Su territorio posee una particular diversidad agroecológica, su clima dominante es subtropical con estación seca, con microclimas variados que le confieren un importante potencial productivo. Este potencial se ve favorecido por la disponibilidad de recursos hídricos superficiales y subterráneos, los que son administrados con obras de infraestructura de captación y conducción de agua que permiten el desarrollo de distintas actividades productivas agropecuarias e industriales.
El Producto Bruto Geográfico (PBG) de la provincia de Tucumán fue para el año 2007 de 4.455 millones de pesos, representa aproximadamente el 1,5% del PBI nacional. Dentro del PBG provincial el sector productor de servicios aporta el 63% y el sector productor de bienes el 37%.
La estructura productiva presenta la siguiente composición porcentual que cada sector aporta al PBG, aproximadamente: agropecuario 9%, industria y manufactura 19%, electricidad, gas y agua 3%, construcción 3%, comercio 15%, Administración Pública y servicios sociales 26% y otros sectores (minería, canteras, transporte, etc.) 25%.
La provincia cuenta con tres áreas diferenciadas en las que se observan diversos grados de desarrollo económico:
La zona de mayor desarrollo coincide mayoritariamente con el denominado corredor central. Esta zona incluye tres centros de producción: el frutihortícola, que se extiende desde el área de influencia capitalina hasta el departamento de Famaillá; el azucarero, que se extiende a lo largo del corredor central donde se encuentran ubicados la mayoría de los ingenios azucareros; y el limonero, territorialmente asociado a los departamentos de Capital, Tafí Viejo, Cruz Alta y áreas puntuales en los departamentos de Famaillá y Burruyacú. Estos tres centros de producción se caracterizan por un relevante grado de integración en la agroindustria, siendo notables los casos del limón y del azúcar y en menor medida los sistemas de producción de frutilla.
La zona de mediano desarrollo que rodea a la anteriormente descripta, se caracteriza por procesos de integración agroindustrial de menor intensidad, entre ellos se puede mencionar la cuenca lechera del departamento Trancas, al norte de la provincia y el sistema de producción tabacalero ubicado hacia el sur.
Finalmente se encuentra la zona de mayor primarización de la economía, conformada por el sistema de producción de granos de toda la franja este provincial, así como el extremo norte y las franjas montañosas del oeste.
En resumen, la estructura productiva provincial tiene cierto grado de diversificación, a partir de un importante desarrollo de las agroindustrias con un significativo grado de integración, fundamentalmente en el complejo azucarero y el citrícola.
En el complejo productivo del limón se obtiene desde fruta en fresco, clasificada y empacada, hasta productos industriales como jugos concentrados, aceites esenciales y cáscara deshidratada. En el complejo azucarero, se obtienen productos como azúcar cruda y refinada, melaza, bioetanol y bagazo como materia prima para la producción de papel y otros subproductos.
Son destacables también, otras producciones agrícolas con menor nivel de industrialización (frutilla, palta, tabaco) a las que se suman las producciones de arándanos, hortalizas, granos (soja, maíz, trigo, poroto) y actividades manufactureras como la textil, calzado, automotriz y otras producciones metalmecánicas. El área productiva por excelencia es la llanura central.
Tucumán no sólo es una importante productora y exportadora nacional de determinados productos, sino que por su ubicación funciona como centro geográfico y nudo de vías de comunicación del NOA, especialmente el Gran Tucumán y las áreas cercanas. Por esta razón es que resulta elegida como sede regional de empresas y organismos, y opera como núcleo de distribución de una diversidad de productos en la región.
La provincia también se destaca por tener recursos humanos, técnicos y profesionales, con perfiles altamente calificados, los que se logran a través de la capacitación especifica brindada por destacadas instituciones de nivel medio para la formación técnica de jóvenes en diversas disciplinas y la que brindan las cuatro universidades establecidas en la provincia con más de 20 facultades y alrededor de 100 carreras educativas: La Universidad Nacional de Tucumán (UNT) es una institución con más de 90 años. La Facultad Regional Tucumán de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), con más de 50 años. La Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), con más de 45 años y la recientemente creada Universidad de San Pablo – T (UNSPT), completan el espacio educativo con un destacado rol en el desarrollo de la ciencia y la formación profesional.
En la provincia existe una amplia experiencia en investigación. Así lo demuestran los resultados obtenidos por instituciones científicas, de reconocimiento internacional, radicadas en Tucumán. Entre las dependientes del gobierno nacional se destacan: el Instituto Superior de Investigaciones Biológicas (lNSIBIO), el Centro de Referencia en Lactobacilos (CERELA), Planta Piloto de Procesos Industriales Microbiológicos (PROIMI), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Instituto Miguel Lillo.
La articulación alcanzada por las políticas económicas, laborales, educativas y sociales en pos de la generación de empleo, han permitido el sostenimiento en la baja de los indicadores del empleo logrado en los últimos años y nos permite avizorar un futuro donde el empleo permitirá consolidar el desarrollo económico sustentable y sostenido.
En correspondencia con ello, el contexto inmediato anterior en que se enmarca el desarrollo del proyecto es de tendencias crecientes de empleo y desempleo decrecientes, es lo que se observa para el año 2011.
Relación Educación y Empleo
Es importante tener en cuenta que una de las formas más directas de redistribución de la riqueza es a través del empleo, incluidos los aspectos relacionados a la calidad de empleo. Cuanto mayor sea el nivel de empleo y registrado a la vez, es mayor la cobertura social, y en un contexto como el actual de acompañamiento de precios por subas salariales según convenciones colectivas, esto tiene un efecto directo en cuanto a los indicadores de pobreza, y a mediano y largo plazo de mantenerse esta situación incidirá en las cuestiones mas estructurales: como la educación de las cabezas de familia, el tipo de vivienda, el acceso al agua potable y demás servicios sanitarios, etc.
De un reciente estudio del que me ha tocado participar, encargado por el Ministerio de la Producción a través de la subsecretaria de empleo de la provincia hemos podido arribar a algunas conclusiones muy interesantes a nivel provincial pero que deberán ser tenidas en cuenta a la hora de trabajar los aspectos de desarrollo para el área en cuestión y para el desarrollo de propuestas alternativas.

 

Condición de actividad

Primaria Incompleta incluye educación especial PrimariaCompl Secun. Incompl

Secun Compl Superior Univ Incomp Sup Univ Compl Sin instruc % de Condic de Activ
Ocupado 13,3% 54,6% 35,0% 58,0% 50,8% 84,1% 1,7% 40,0%
Desocupado 0,6% 2,3% 2,9% 4,4% 3,4% 3,0% 0,6% 2,4%
Inactivo 50,6% 43,1% 62,1% 36,6% 45,3% 12,0% 4,4% 39,6%
Menor de 10 años 35,8% 93,3% 17,7%
Total 100,2% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0% 100,0%
Porcentaje del Nivel educativo 20,1% 13,8% 17,5% 12,9% 13,4% 10,9% 11,3% 100,0%
Condición de Actividad y nivel educativo alcanzado. 4º trimestre 2010
Fuente: Elaboración propia con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos.

Podemos decir que la variable nivel educativo explica mejor la ocupación, que la desocupación. Con respecto a los ocupados, se observa que a mayor nivel educativo es mayor el nivel de ocupación, llegando a que en la categoría de los que tienen Educación Superior Universitaria Completa, el 84.1% manifestó estar ocupado.
Con respecto a los desocupados los porcentajes no tienen grandes diferencias entre columnas, siendo la más alta la correspondiente a la categoría de Secundaria completa con un 4,4%. Se podría decir que hay menos desocupación en los extremos de los niveles educativos.
Tafi del valle
Se ubica al oeste de la provincia de Tucumán; tiene una superficie de 418 kilómetros cuadrados (3,3% de la superficie provincial) y a nivel departamental una población estable de 14.933 habitantes. Se encuentra a 1.970 metros sobre el nivel del mar, enclavado entre las cumbres del cerro Nuñorco (3.321 m.), las sierras de Mala Mala y Tafí y el cerro Muñoz (4.437 m).
El Valle de Tafí es una depresión intermontana ubicada en la parte oriental del sistema del Aconquija, extremo norte de las Sierras Pampeanas, en el sector oeste de la provincia de Tucumán. El valle, propiamente dicho, ocupa una extensión de aproximadamente 10.000 has en el área baja y está delimitado por las cumbres de Tafí al este, el cerro Muñoz al oeste, las Cumbres Calchaquíes al norte, y el cerro Ñuñorco Grande hacia el sur. En su parte central, un pequeño cordón montañoso de 2680 msnm de altura máxima, llamado Loma Pelada, ocupa casi el 30% del fondo del valle.
El clima de la región es semiárido templado a frío con nevadas y temperatura media anual inferior a 15 grados. Los veranos son lluviosos, con temperatura media que oscila entre los 19 y 22 grados. Los inviernos son secos, con algunas nevadas y temperaturas mínimas que pueden llegar a 5 ó 10 grados bajo cero.
Los centros poblacionales de mayor importancia están bajo la jurisdicción del municipio de Tafí del Valle y comuna El Mollar, los que albergan el 62% de los habitantes. En el período comprendido entre los meses de marzo y septiembre se suele observar la migración de algunos grupos de trabajadores, los que en su mayoría tienen como destino otras zonas de la provincia en las que se realiza en esa época la cosecha de caña de azúcar o de citrus.
Durante la temporada estival se observa una gran afluencia turística y los fines de semana los visitantes llegan en un importante número, especialmente para el caso de los llamados fines de semana largos.
La distancia que media entre Tafí del Valle y San Miguel de Tucumán es de 107 kilómetros, con 35 kilómetros de camino de montaña y un tiempo de viaje de aproximadamente dos horas.
La infraestructura de caminos permite la comunicación con la capital y otros puntos de la provincia mediante la ruta N°307, la que se conecta, hacia la llanura Tucumana con la ruta nacional N°38 en la localidad de Acheral y hacia la región del valle Calchaqui, pasando por el abra del Infiernillo, con la ruta nacional N°40 cerca de Amaicha del Valle.
En el valle, la ruta provincial N°325 desarrolla un circuito que permite la comunicación entre las localidades de Tafí del Valle, La Banda, Ovejería, Rodeo Grande, Santa Cruz, Las Carreras, El Rincón, El Potrerillo y El Mollar.
La conexión entre las rutas N°307 y 325 por caminos vecinales permite la llegada a Ojo de Agua y Casa Viejas, lugares situados entre Tafí del Valle y El Mollar.
Lugares como La Ciénaga y Cumbre del Matadero se ubican en la zona de alta montaña y el acceso solo tiene lugar por sendas luego de transitar cuatro horas a caballo a partir de la localidad de Tafí del Valle.
Las principales actividades económicas son la agricultura (cultivo de papa semilla, frutilla, frutales y hortalizas), ganadería (ovinos, bovinos), industria quesera, turismo y trabajos artesanales. Otras fuentes laborales son la administración pública provincial, municipal, comunal, empresas privadas (energía eléctrica, banco, comunicación, construcción, comercio, etc.) y emprendimientos familiares para la producción de alimentos artesanales.
Actualmente también tiene un lugar destacado en cuanto a la generación de oportunidades laborales el sector de la construcción, dado el gran auge que ha tenido en esta última década especialmente.
RECURSOS NATURALES DE TAFI DEL VALLE
Objetivo: Estipular el estado de la calidad o condición ambiental de los recursos naturales de Tafí del Valle, determinando el impacto ambiental que han tenido sus pasivos ambientales y las líneas generales de su restablecimiento, en términos de política.
A los efectos de poder analizar la situación de los recursos naturales, determinando sus inter relaciones se procedió a analizar toda la información secundaria recolectada, a la obtención de información primaria, y en función del trabajo interdisciplinario del equipo de consultores, se avanzo secuencialmente en la zonificación del área comprendida en el estudio, a fin de obtener la mayor fidelidad de datos posibles, por homogeneidad de los ambientes.
Se han determinado las siguientes áreas, con sus respectivas superficies, lo que luego será determinante a la hora de los avances en los diagnósticos y propuestas.
Cuadro: Superficie delimitadas
Zona Superficie (km2) Hectáreas Porcentaje
Cuenca Alta 82 8.200,20 19,20
Cuenca Media 155 15.548,00 37,30
Cuenca Baja 181 18.095,70 43,40
TOTAL 418 100,00

Estructura Productiva del Área de la Cuenca
Tafí del Valle era históricamente tierra de explotación ganadera y otros cultivos administrados por unas pocas estancias.
Sin embargo la presencia generalizada de pequeños productores minifundistas cuya presencia se remonta a varias generaciones, fue configurando un escenario particular donde se mixturan Estancias con una cierta estructura de empresas familiares, y sectores de pequeños productores agropecuarios, e incluso la presencia en las zonas mas alejadas de puesteros, lo que junto a las condiciones paisajísticas y clima de valle de altura, fue dando ese pintoresco entorno, que seguramente fue valorado a la hora de impulsarse luego el desarrollo del turismo en el Valle.
A continuación se presenta una caracterización de uno de los principales sectores productivos del área de la Cuenca, el Agropecuario.

Sector Agropecuario

Tamaño EAPs N EAPS Sup tot Cereal Hort Tot impl Bov Ovin Caprin Porci
0 a 5 390,00 497,90 92,00 132,00 413,50 3.352,00 7.877,00 4.102,00 152,00
5 a 25 84,00 811,60 80,00 123,00 438,00 491,00 688,00 1.210,00 106,00
25 a 100 20,00 958,80 44,00 200,00 304,00 268,00 69,00 7,00 16,00
100 a 200 2,00 250,00 0,00 20,00 89,00 29,00 158,00 0,00 0,00
200 a 500 0,00 0,00 6,00
500 a 1000 3,00 17.774,00 0,00 0,00 518,00 91,00 102,00 30,00 0,00
mas de 1000 3,00 34.169,00 10,00 0,00 21,20 513,00 1.310,00 11,00 11,00
502,00 54.461,30 232,00 475,00 1.783,70 4.744,00 10.204,00 5.360 285
Fuente: CNA 2002

De la lectura de los datos que surgen del Censo Nacional Agropecuario, también se pueden arribar a una serie de análisis y conclusiones respecto de la presión sobre los recursos naturales y el impacto ambiental que estas actividades están produciendo sobre el ambiente.
En cuanto a la Ganadería en sus distintas clases se ve claramente dos situaciones, si diferenciamos conceptualmente entre pequeño productor agropecuario y grandes explotaciones.
Por un lado los pequeños productores agropecuarios realizan una utilización intensiva de sus predios observando que de las tierras que integran cada una de sus EAPs, se encuentran bajo siembra casi el 90%.
En cambio las grandes explotaciones utilizan solo una parte de sus mayores extensiones.
Los pequeños productores son los que se encuentran menos capitalizados y capacitados técnicamente, y a los que generalmente se les dificulta el acceso a la Asistencia Técnica de un Profesional.
Tienen pocas posibilidades de aplicar algunas técnicas consideradas como buenas prácticas, como por ejemplo, la rotación de cultivos.
A la vez son parte importante de la estructura productiva del valle, según surge de los datos censales. y como tales ejercen también una fuerte presión sobre los recursos naturales al igual que las empresas más estructuradas. En este caso, no se aprecian avances en la sistematización de las fincas, con los problemas que acarrea esto en cuanto a erosión de los suelos, uno de los recursos junto con el agua más escaso en toda la cuenca.
Por otra parte este sector, de 0 a 5 has, o incluso hasta 25 has, son también los que no poseen las posibilidades de avanzar en sistemas integrales de riego presurizado, que sería también uno de los caminos recomendables para por un lado realizar un uso eficiente del agua, y por otro disminuir los procesos erosivos, derivados de sistemas de riego por inundación o manto, en una zona de escaso perfil y de elevadas pendientes.
En cuanto a la ganadería, el análisis sería similar.
Se observan un numero importantísimo de ganadería, principalmente las declaradas por aquellas EAPs de menos de 5 has. Si bien por distintos motivos no se cuentan con datos precisos del CNA 2008, de las consultas realizadas a los agentes vacunadores de los programas de sanidad del SENASA, estaríamos en condiciones de afirmar que la situación descripta es aun más preocupante.
Muchos de los datos con los que se cuentan provienen, en el caso de ganadería, de los registros de las campañas de vacunación. Pero como la mayoría de las familias campesinas o indígenas que cuentan con importantes números de cabeza de ganado no realizan una explotación eficiente de la actividad, ven como gravoso para sus economías tener que abonar una suma cercana a los $5 por cabeza para la vacunación, con lo que la mayoría termina declarando un numero mucho menor de animales que los que realmente posee.
Si observamos hacia dentro de la estructura social de estas unidades productivas nos encontraremos casi con exclusividad con unidades familiares campesinas o en muchos de los casos con familias “comuneras”. Esto quiere decir integrante de una comunidad indígena.
En el valle de Tafí, ubicadas en distintos sectores tenemos 5(cinco) comunidades indígenas de la etnia Diaguita, con reconocimiento por parte del estado. Estas son: Comunidad Indígena del Valle de Tafi, Comunidad Indígena de El Mollar, Comunidad Indígena de Casas Viejas, Comunidad Indígena La Angostura y Comunidad Indígena de El Rincón.
Dado el avance de la urbanización por el impulso del turismo, por un lado, y el cierre de pasadas o sectores de acceso al pastoreo, se producen disputas sobre la tierra, y en general el pastaje de la ganadería, que se realiza a campo, teniendo un régimen de invernada y veranada, se hace con una alta concentración de animales en determinados sectores.
Esta ganadería, y tal como ha sido analizado durante el presente estudio por los distintos especialistas, lo que viene a sumarse a muchos estudios realizados en el valle, y que han sido considerados, como antecedentes del presente, ejerce una muy fuerte presión sobre los recursos, teniendo claramente un impacto negativo sobre los suelos por sobrepastoreo, lo que acarrea disminución de las cualidades de los mismos.
A su vez los suelos se vuelven más frágiles, pierden porosidad por compactación, las aguas caídas se escurren si recargar acuíferos y se pierden importantes cantidades de suelos por erosión hídrica.
De acuerdo a las distintas investigaciones desarrolladas durante el presente estudio se ha determinado una erosión superior a las 25 toneladas año.
En cuanto al consumo de bienes de la naturaleza por parte de todo tipo de ganadería mas allá de su estructura, también es necesario considerarla, a fin de tener claramente cuál es la situación, cual el impacto, y las posibilidades de avanzar en propuestas superadoras.
El consumo medio diario de los herbívoros, de materia seca, ha sido referenciado por casi todas las investigaciones, en el orden del 2,5 a 3,3% de su propio peso.
A los fines de determinar las bases de cálculo, se han ponderado los pesos de las distintas especies, arribando así a un cálculo técnico de la cantidad de Kilogramos por ganado y por cuenca.
Y estos ratios han sido aplicados a los datos censales conocidos, como a los datos sobre herbívoros silvestres que han surgido de este estudio del capítulo Fauna. A su vez, el equipo de especialistas, aplicando técnicas actuales de investigación y proyección, ha elaborado la matriz de productividad primaria neta.

Productividad Primaria Neta por Cuenca
Cuadro: Productividad de Materia Seca (kg/ha/dia)
Meses Cuenca Alta Cuenca Media Cuenca Baja
1 30,16 69,14 86,18
2 49,06 94,84 86,29
3 32,74 61,23 58,71
4 18,99 37,05 33,10
5 10,74 20,05 20,66
6 7,59 11,52 12,37
7 9,77 15,3 16,55
8 4,71 8,16 9,34
9 6,11 10,2 12,28
10 5,28 8,58 10,19
11 9,37 18,05 23,45
12 10,08 26,03 40,99
Media Anual (kg/ha) 16,22 31,68 34,18
Total Anual (kg/ha/año) 5919,3 11562,62 12.474,37
Total Cuenca (Tn/año) 47473,95 179775,67 225.732,54

En función de las estimaciones sobre la Productividad Primaria Neta por cuenca (Alta, Media y Baja), y según los coeficientes de consumo diario de Materia Seca de los distintos tipos de ganado, se determino también la presión que ejercen estas actividades tanto sobre la flora, como sobre el recurso agua.

Tipo y cant Ganad Cuenca Alta Cuenca Media Cuenca Baja Total
Q Bovino 910,85 1.769,51 2.058,90 4.744,00
Kilos 348.854,78 677.723,10 788.557,17 1.816.952,00
Consumo Kg MS 10.465,64 20.331,69 23.656,72 54.508,56

Q Ovino 1.959,17 3.806,09 4.428,54 10.204,00
Kilos 117.550,08 228.365,52 265.712,16 612.240,00
Consumo Kg MS 3.526,50 6.850,97 7.971,36 18.367,20

Caprino 1.029,12 1.999,28 2.326,24 5.360,00
Kilos 61.747,20 119.956,80 139.574,40 321.600,00
Consumo Kg MS 1.852,42 3.598,70 4.187,23 9.648,00
Consumo diario de la PPN en MS /KG 15.844,56 30.781,36 35.815,31 82.523,76
Consumo Anual MS en Kg 5.783.265,10 11.235.197,31 13.072.588,82 30.121.172,40
Nota: Elaboración Propia en base a datos censales y sobre cálculos de PPN para la cuenca
Así podemos observar el alto poder extractivo, a lo que debemos sumar, que por la configuración física, como por el método de corte o extracción que utilizan, todas estas razas que han sido introducidas tiene un alto impacto negativo sobre los suelos y consecuentemente sobre el agua.
Estas razas a su vez compiten y en algunos casos han desplazado a zonas más alejadas a la fauna silvestre autóctona, la que a través de los tiempos ha cumplido una misión importantísima en cuanto a los suelos, manteniendo su permeabilidad, y permitiendo la recuperación adecuada de la vegetación.
Esta situación se ha convertido en un círculo vicioso de no fácil resolución si no se realizan planteos de resolución integral, tendiente a un Desarrollo Sustentable.
A la situación ya descripta, debemos agregar el consumo de los Herbívoros silvestres, aunque como ya se dijo sin la presión sobre los suelos, que ejercen las variedades introducidas.

Tipo y cant Ganad Cuenca Alta Cuenca Media Cuenca Baja Total
Herb silvestre 202.533,00 183.492,00 216.269,00 602.294,00
Kilos 2.217.736,00 2.009.237,00 2.368.146,00 6.595.119,00
Consumo Anual MS en Kg total 8.001.001,10 13.244.434,31 15.440.734,82 36.686.170,23
Fuente: Dr. Pablo Jayat, consultor en Fauna.

En general podemos decir que estas actividades se desarrollan en las tres cuencas, observándose una mayor presión en las cuencas bajas y medias.
No obstante también vemos un importante número de ganado en la cuenca alta lo que es absolutamente inconveniente dado el tipo de suelos, de pendientes, de menor cobertura, pero a la vez por ser el sector fundamental, dado que por todos los estudios realizados por el área de Recursos Hídricos, es esta la zona de “producción del agua”.
Efectivamente por ser zona de descarga de lluvias, de recepción de lluvia horizontal por niebla, de generación de hielos en épocas de invierno y de desarrollo de vegas y lagos, con presencia de turberas, con menor temperatura que el valle propiamente dicho, tiene un balance hídrico positivo, exportando agua desde la zona alta hacia el bajo del valle.
Las características de la cuenca alta, las podríamos resumir:
Elevado valor de conservación.
Producción de servicios ambientales: agua para recarga de acuíferos, paisajes (natural y cultural) para el turismo.
Área favorable de captación de agua (calidad, capacidad y extensión).
Acuíferos de excelente calidad.
Debido a la baja evapotranspiración real existe un balance hídrico positivo: el agua excedente alimenta las vías de drenaje superficial y los acuíferos.
Parte del agua excedente queda almacenada en la vegetación o en el suelo y el resto filtra a capas inferiores.
Las posibilidades de dar sustentabilidad a los distintos sistemas productivos y hábitat estarían garantizadas realizando un buen manejo integral de la cuenca.
Paisaje natural de alto valor escenográfico
Sustenta la Reserva de biodiversidad.
Esta cuenca, por lo tanto, debe ser en la que mayor empeño se ponga en cuanto a su conservación.
Presión sobre Recurso Agua
La presión sobre este recurso está relacionada a los distintos tipos de usos consuntivos, por un lado y por la presión en general sobre el ambiente, flora, suelo, que inciden negativamente como antes se menciono
En el cuadro siguiente podemos observar los cálculos sobre disponibilidad de agua y sobre los consumos, que han sido elaborados por el especialista en Recursos Hídricos con el agregado del consumo potencial de los herbívoros silvestres.

Consumo de Agua HM3 %
Consumo de Agua HM3
Derrame Total 34,50 100%
Cultivos 16,84
Animales 0,16
Hoteles y serv 0,41
Habitantes 0,41 51,65
Remanente 16,68 48,35

Sin bien se observa un balance positivo, la situación se complejiza cuando tenemos algunos datos adicionales:
Las lluvias son estacionales, concentradas en la época estival, por lo que su disponibilidad a lo largo del año depende del adecuado funcionamiento de la cuenca alta.
Existe un adicional importante, dado que este cálculo se corresponde con la cantidad de habitantes habitual para Tafi del Valle, El Mollar y las poblaciones suburbanas y rurales.
No obstante si tenemos en cuenta los datos poblacionales del Censo Nacional de Población y Vivienda 2010 la situación se complejiza.
De las 8.500 viviendas visitadas, 4.700 de ellas estaban deshabitadas. Esto se corresponde con el acelerado crecimiento que está teniendo el mercado inmobiliario a fuerza de visitantes de fin de semana o de temporada, lo que suma no menos de 20.000 personas al consumo.
Por su lado las características de estas viviendas, muchas de ellas construidas en desarrollos inmobiliarios, como barrios privados, hacen un uso consuntivo importante no solo por los servicios sanitarios asociados a este tipo de viviendas, sino también por el parquizado de las mismas.

Habitadas Deshabitadas
Total de Casas Visitadas 8571 3793 4724
CNPV 2010

Según datos de Catastro de la Provincia, se ha detectado en un periodo que va desde el año 2000 al 2008, en base a fotos aéreas de alta calidad, una diferencia de metros cuadrados construidos no declarados del orden de los 200.000 m2.
Esta es la tendencia sostenida que se ha mantenido en los últimos tres año, y que todo indica seguirá siendo la misma.

Presión sobre Flora
Ya se ha definido el impacto que sobre la flora tienen especialmente las actividades ganaderas, vía el consumo de una importante masa de productividad primaria neta, como materia seca: pasturas naturales, algunas leguminosas naturales, Festuca en la zona alta y media.
Con respecto a los otros tipos de flora se ha podido apreciar el estado actual, especialmente en el caso de la flora leñosa.
Este tipo de flora es muy escasa en términos relativos teniendo en cuenta las áreas correspondientes a cada una de las cuencas.
Se ha determinado la presencia de algunos pequeños bosques de Alisos, especialmente en zonas de quebradas, como La Quebradita, Cañas Horcones hacia la quebrada del rio La Peñita y hacia El Rincón al oeste de El Mollar.
Según cálculos de área realizadas a partir de fotos satelitales en el mejor de los casos no se tratarían de mas de 200 hectáreas.
Los estudios previos, indican una presencia media de 4,52 Alisos por cada 100 m2 y diámetro de 29 cm en la Quebradita y de 2,59 Alisos por cada 100 m2 y de un diámetro de 38 cm para los otros casos.
Estamos hablando de un recurso que ha sido sobreexplotado, y que por la situación en que se encuentra debe ser protegido y a la vez avanzar en procesos de forestación con la especie, dado los importantes servicios ambientales que brindan y que han sido claramente definidos en la matriz de relaciones intersectoriales de los recursos naturales.
También existe en la cuenca alta una importante pero muy frágil presencia de Turberas que debe ser protegida por la misión que cumple este ambiente en general respecto de los acuíferos del valle.
Presión sobre la Fauna Silvestre
Los avances de las actividades implementadas por el hombre son el primer factor de presión sobre este recurso.
Las actividades agrícolas y la urbanización determinan zonas que se van clausurando para esta fauna y que relegan a la misma a zonas más alejadas, salvo aquellas especies de mayor adaptabilidad.
La fuerte competencia por alimentos por parte de la ganadería, también impacta sobre los herbívoros silvestres.
Los costos de manejo que se han planteado para el componente Fauna y luego trasladados en la construcción de la Matriz de Relaciones Intersectoriales, dan cuenta de la necesidad de avanzar en propuestas de diagnósticos, monitoreo y protección, a fin de generar las condiciones adecuadas para garantizar la biodiversidad, y en definitiva asegurar la sustentabilidad de la cuenca.
De los estudios se establecen una serie de pautas necesarias para la conservación, que se pueden resumir en establecer áreas de reserva, programas a mediano plazo de cambios en los sistemas de producción ganadera tradicional, orientándolo a la cría de camélidos, y potenciar estos recursos vía la implementación de nuevos circuitos turísticos, y la explotación de fibras y carnes principalmente.
Minería
El área de la cuenca bajo estudio es una zona donde la minería no es una actividad significativa en términos de valor bruto de producción, aunque hay algunas explotaciones de escaso valor.
En general existe entre los distintos actores y grupos sociales del valle una fuerte oposición a la posibilidad de expansión de la actividad minera principalmente pensando en minería a cielo abierto y sus consecuencias sobre el entrono y el ambiente.
Tafi del Valle ha sido directamente perjudicado por esta minería por el solo hecho de ser lugar de paso del tendido de la red de alta tensión que conduce la energía eléctrica hasta el emprendimiento de Bajo La Alumbrera en la Provincia de Catamarca.
Entre las cuestiones más claras esta el impacto visual negativo que esto ha tenido sobre uno de los recursos más valorados de este Valle y que es uno de los recursos objeto de análisis en las matrices de relaciones intersectoriales, como lo es el paisaje y que ha sido a la vez, relacionado a más de un perfil de proyecto propuesto.
Dentro de las explotaciones de rocas de aplicación se destacan la arena para la construcción y canto rodado.
Este no es un tema menor dado el gran auge que ha adquirido la construcción y donde también impacta sobre otro recurso escaso como lo es el suelo, dadas las cantidades de adobes que se utilizan en función de los sistemas de construcción en tierra actualmente de gran vigencia en todo el Valle
Asimismo la falta de controles adecuados, imposibilita determinar el seguimiento a un plan de manejo de estos recursos, y las actividades extractivas terminan desarrollándose donde la comodidad y distancia definen, como forma de abaratamiento de los costos de flete, y no el adecuado manejo de áridos muchas veces relacionados a las cuencas.
Todas estas situaciones son resistidas tanto desde las organizaciones de las comunidades indígenas, como de la intersectorial que se constituyo en el valle, donde uno de los temas que los convoca generalmente, ha sido la cuestión de defensa del medioambiente.
Esto ha derivado en un acta acuerdo entre los representantes de las comunidades indígenas y la dirección de minería en cuanto a un adecuado seguimiento, con cierta participación comunitaria.
VI. 3 COMPONENTE III
MATRIZ DE INSUMO PRODUCTO DE INTERRELACIONES SECTORIALES DE LOS RECURSOS NATURALES Y EL HÁBITAT
ACTIVIDAD 7
Definición de las potencialidades en caso de agro-ecosistemas y sistemas acuáticos.
Sistemas acuáticos
Derivado de los estudios especializados llevados adelante en el marco del presente proyecto, se han definido el estado actual de la fauna ictícola autóctona, y de la presencia de variedades introducidas, y los posibles impactos.
Desde el punto de vista productivo se ha identificado solo la cuenca baja, más específicamente, el lago del dique La Angostura, como potencialmente desarrollable esta fauna pero con un uso orientado a la pesca deportiva.
También se recomienda, sobre la posibilidad de avanzar en emprendimientos de crías de trucha en cautiverio, como la experiencia que existe en la estación de piscicultura de El Mollar, a fin de abastecer al sector gastronómico desarrollado en función del Turismo.
Existen algunas experiencias piloto, como la que se desarrolla en la zona de El Zauzal, ya fuera del área de estudio, de crianza de truchas en cautiverio, y algunas conocidas experiencias en Jujuy de siembra en lagunas confinadas, con garantías de aguas limpias y permanente escorrentía, donde parte del servicio turístico es la pesca deportiva y la posibilidad al final de jornada de extracción de una pieza al peso.
También existen experiencias de pesca deportiva, mas precisamente con mosca, que es que lo fuertemente se viene desarrollando a nivel internacional, en Salta, sobre el Rio Juramento, donde ya se ha logrado desarrollar este tipo de mercado turístico.
Si tenemos en cuenta que las zonas altas del área de estudio como La Ciénaga y Cumbre de El Matadero, se encuentran en zonas relacionadas directamente a los ríos que bajan por la otra ladera de las cumbres donde existe una concreta posibilidad de ofrecer este tipo de alternativas, y que de a poco estas posibilidades vienen siendo planteadas por jóvenes de Tafí que se encuentran en proceso de identificación de alternativas para el desarrollo de productos turísticos, nos daremos cuenta de que esta es una potencialidad concreta, para lo cual habrá que trabajar el apoyo a estas iniciativas, a la vez de avanzar en las normativas adecuadas y los sistemas de vigilancia que sustente este tipo de actividades de usos de fauna no extractivas.
Agro-ecosistemas
Ya hemos podido definir la presión que sobre los recursos naturales están ejerciendo las actividades agro ganaderas en el área de Tafí del Valle.
Para la agricultura, vemos que las condiciones ambientales que el propio valle ofrece, caracterizan una producción de valor diferenciado, como para el caso de la Papa Semilla. Este valor esta intrínsecamente relacionado a las cuestiones de sanidad por frio, altura, y otras condiciones particulares propias de la región.
También podemos identificar como beneficios directos ambientales el producir fuera de estación, como por ejemplo las producciones de frutilla o de lechuga.
Pero sabemos hoy que a estas cualidades naturales, necesariamente hay que aportarles cualidades del manejo si uno quiere diferenciarse en un mercado cada vez más competitivo y exigente, y si desea sostener las actividades en el largo plazo, cuidando los recursos naturales de los que se nutre esencialmente esta actividad.
Estas cualidades estarán relacionadas a los métodos de producción, es decir buenas prácticas de manejo, y las tecnologías adecuadas para sostener una producción en el largo plazo sin efectos negativos no absorbibles por el medio ambiente.
Existe ya una experiencia de manejo integral de recursos hídricos y suelos, en Tafí del Valle, en la zona de El Rodeo, que marca el camino a seguir en cuanto a la agricultura.
Pero en términos relativos, estamos hablando de la resolución de una parte o sector de los productores de la ecozona definida.
Así vemos como, importantes acuíferos hoy no se encuentran adecuadamente sistematizados, y como la mayoría de los pequeños productores no cuentan con sistemas que les permita eficientizar el uso del agua, y a la vez aplicar métodos de riego más amigable con el recurso suelo.
No se ha podido observar en términos generales tampoco una sistematización de las fincas, utilizando curvas de nivel.
Se necesitaría avanzar con este tipo de propuestas integrales: riego, sistematización, BPM incluidas aquellas que tiendan a una producción, con menor uso de agroquímicos.
Se están realizando propuestas concretas de avances en cuanto a la construcción de las obras necesarias y de implementación de sistemas de riego en la Zona de Casas Viejas para poner bajo riego presurizado a la totalidad de las parcelas.
También se está ejecutando un sistema de riego presurizado gravitacional en La Peñita, Tafí del Valle.
En ambos casos por convenios entre las comunidades indígenas respectivas y el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas con la cooperación de la Dirección de Recursos Hídricos de la Provincia.
Aun existen una serie de inversiones a realizar para avanzar en posibilidades de elevar la productividad, por una mejor administración de recurso agua y de poder diversificar la producción.
También se puede avanzar en un proceso de recuperación de cultivos andinos.
Las distintas variedades de maíces que han perdurado en el valle también tienen un valor desde la seguridad alimentaria de las familias, y desde la conservación de germoplasma. Pero a la vez esto se puede potenciar vía la promoción de una gastronomía con base en el maíz.
Muchas comidas que hoy integran la carta de menú regional, como el locro, el tamal, la humita, están procesadas a partir del maíz. Existen otras comidas no tan promocionadas dentro del circuito tradicional gastronómico, de vigencia en la alimentación en las familias vallistas, y que pueden integrarse a los circuitos alternativos que se plantean como alternativas de desarrollo de un nuevo tipo de turismo en el valle.
Platos como frangollo, el mote, la mazamorra, integran una dieta rica en nutrientes, sabrosa y sana, y a la vez agradables a la vista, requisito valorado a la hora de evaluar un plato, dado la amplia variedad de colores que encontramos en los distintos tipos de maíces.
La asociación de asados de carne de llama o de cordero, con mote, integran la lista de sabrosos platos que se mantienen dentro del arte culinario, reservado en muchos casos actualmente para ocasiones festivas.
Todas estas cuestiones a su vez tienen un potencial en el marco de apostar al desarrollo de servicios turísticos diferenciados enmarcados en un turismo rural donde participen los productores campesinos e indígenas, incluidos los puestos de alta montaña más relacionados a la ganadería y a producciones artesanales: quesos, tejidos, etc.
Habrá que trabajar hacia dentro de cada cuenca en una correcta zonificación y a la vez sostener fuertes procesos de capacitación y de asistencia técnica tanto para el adecuado uso de las nuevas tecnologías, como para trabajar por el fortalecimiento del sector de los productores , impulsando procesos asociativos para organizar la producción como la comercialización.
En el caso de la ganadería, las recomendaciones que surgen del presente estudio apuntan a establecer dentro de la zonificación los sectores donde desarrollar esta actividad. La cuenca alta deberá quedar reservada.
Por lo tanto para poder avanzar en un nuevo manejo de la ganadería habrá que contemplar pasar a un sistema de cría más controlado, manejando el tema de las pasturas naturales sin llegar a una sobrecarga.
Se están desarrollando algunas experiencias como el programa de mejoramiento de la ganadería vacuna en la Comunidad Indígena de Casas Viejas, donde se está trabajando con raza de aptitud lechera (Yersey), de cierta rusticidad, adaptable a la zona, de mayor productividad de leche que la raza criolla.
Pero esto a su vez implica un cambio en el manejo, para lo cual ha sido necesario implantar pasturas, maíz, trabajar sobre la sanidad animal de otra forma, realizar el ensilado para tener reservas para el invierno, etc. Esto será sostenible también en la medida que tengamos asegurado el riego para la producción local de los alimentos.
En este caso estamos hablando de razas demandadas por aquellos productores que vienen trabajando en la producción de quesos, que utilizan la producción para asegurar la calidad de la alimentación.
El resultado luego de tres años de la experiencia es calificado como satisfactorio por las familias involucradas y actualmente la demanda se ha ampliado por parte de otras familias que quieren ingresar en este sistema. También por parte de aquellas que orientan su producción de ganado para venta en pie destinado al mercado de consumo de carnes. En este caso requieren apoyo pero orientado hacia razas productoras de carne.
Esta demanda obedece a una comparación indirecta de querer transpolar los buenos resultados de incorporación de la raza de aptitud lechera.
Los datos de más de 11 años de seguimiento realizado por el INTA en una experiencia en La Rioja, en una zona de características aproximadas a las del valle en cuanto a la configuración de pasturas naturales y lluvias, dan como resultado neto una clara mayor productividad por parte del ganado criollo.
La diferencia vendrá por cambiar el manejo ganadero.
Vemos que hoy prácticamente no se cumple con ninguna de las pautas mínimas que harían a un adecuado manejo.
Según el Ing. Falcci Director de la Agro técnica EMETA de la zona de El Rodeo y la Cruz, en la actualidad por la cantidad de cerramientos que existen el ganado permanece el menor tiempo posible en el Valle concentrando aun más la presión sobre las zonas amesetadas en la altura y en las dos Quebradas: la Del Portugués y la Quebrada de los Sosas. El sobrepastoreo trajo aparejado también un mayor avance de plantas de hojas anchas y arbustivas que no son consumidas por el ganado.
No existe ningún tipo de posibilidad que en las condiciones actuales se planifiquen los momentos de servicios de forma de ajustar los nacimientos y las necesidades de pasturas a los meses donde la naturaleza es más productiva.
En los cerros la actividad se desarrolla a campo abierto, no existiendo cerramientos para reservas de zonas de pastaje, mucho menos para realizar un pastaje moviendo la tropa evitando la concentración de la acción por un periodo largo sobre el mismo sitio.
No se cuentan con corrales, ni con bretes, muchos menos con piletas de baño, tampoco con balanzas, y entre todo ello poca seguridad sobre la sanidad animal.
Todas estas cuestiones deberían integrar el Plan Estratégico que acompañe la propuesta de zonificación en función de la búsqueda de sustentabilidad de todo el sistema.
Para poder avanzar en una solución general de reserva de la cuenca alta y de zonificación de la media y la baja, permitiendo la recuperación de fauna y flora, e incluso avanzando en una propuesta de cría de camélidos, seguramente habrá que acompañar a la gran cantidad de pequeños productores poseedores de un importante número de cabezas de ganado en la transición hacia un sistema productivo más eficiente como el anteriormente descripto.
ACTIVIDAD 35
Establecer el flujo de la materia prima utilizada y no utilizada, que puede ser canalizada a nuevos proyectos productivos integrales y sustentables.
Sector Preprimario
Productividad Primaria Neta
De los cálculos y estimaciones realizadas por la totalidad del equipo de especialistas, se ha determinado la Productividad Primaria Neta, traducida en Kilogramos de Materia Seca, y a la vez se han proyectado los consumos actuales en función de los datos censales sobre explotaciones ganaderas y sobre los consumos potenciales de herbívoros silvestres.
Así tenemos:

Cuenca Alta Media Baja
Total Producción MS (Tn/año) 47.473,95 179.775,67 225.732,54
Consumo Total Herviboros 8.000,01 13.244,44 15.440,74
Excedente total 39.473,94 166.531,23 210.291,80
30% excedente disponible - Tn 11.842,18 49.959,37 63.087,54
En términos de ganado vacuno de 383 kg peso promedio - Cabezas 2.846,68 12.009,46 15.165,27
En términos de camélido de 100 kg peso promedio 10.814,78 45.624,99 57.614,19

Esta productividad excedente, bajo un adecuado manejo puede destinarse a elevar los niveles de producción de ganado, o establecer un esquema de reintroducción de fauna autóctona o de cría de camélidos.
En términos globales las inversiones serian menores dado que se necesitarían infraestructuras no complejas para zonificar, manejar el pastaje, sanidad animal, asegurando un equipo que realice el seguimiento control y asistencia a las familias que se involucren en la propuesta.
En la confección de las Cuentas Patrimoniales Ambientales que he tenido a cargo luego del Trabajo de la construcción de la Matriz de Relaciones Intersectoriales y de la determinación de los costos de manejo necesarios que permitan contar con todo aquello que permita investigar, monitorear, resguardar y proteger, a fin de garantizar un adecuado desarrollo sustentable cuidando el ambiente y garantizando su reproducción y conservación para generaciones futuras, observaba la potencialidad solo del ítem PPN.
Pensemos que esta producción de Materia Seca es anual, y que mas allá de variaciones que se producen año a año, la cantidad disponible posible de ser utilizada en proyectos de producción de camélidos o ganado, destinado a carnes y fibras principalmente, es muy importante.
También habrá que tener cuidado en cuanto a la zonificación, porque a los fines de las propuestas también incidirán cuestiones relacionadas con tipos de suelos y pendientes, lugares propuestos para reserva, planificación de la urbanización.
No obstante téngase en cuenta que una vez que se determino el consumo y el saldo excedente de la Productividad Primaria Neta medida en términos de kilos de Materia Seca, solo hemos tomado un 30% del excedente como disponible para este tipo de propuestas.
Vemos ahora que traducidos estos kilogramos de productividad de Materia Seca, determinados técnicamente, en Kilos o números de animales, también es sorprendente el numero de ellos que se podrían manejar sustentablemente, siempre teniendo en cuenta un adecuado manejo, y sabiendo que el armado de una propuesta de este tipo será de aplicación progresiva, dado que entre otros cambios necesarios están las cuestiones culturales.
Flora Leñosa
Ya se ha establecido que el estado del recurso no presenta excedentes explotables, y que lo indicado es avanzar en medidas de conservación como prioritaria, y a la vez avanzar en un proyecto de reforestación con Alisos, que son propios de la cuenca, pero para mejorar los aportes ecos sistémicos.
Sector Primario
Ganadería
Por otra parte, y yendo a los datos conocidos sobre las explotaciones agro ganaderas también observamos una situación de ineficiencia, que se puede entender como excedentes por no explotación adecuada.
En función de los cálculos técnicos, se ha determinado para la confección de las cuentas patrimoniales ambientales, cual es la productividad de la actividad ganadera. Es decir partiendo del stock ganadero, y el Consultor especialista en el área, determinó los Kilogramos por año de producción de carne.

Cuenca Alta Cuenca Media Cuenca Baja
Bovino 328,01 93288,00 108574,20 Kg
Ovino 8200,20 18095,70 18095,70 Kg
Caprino 8200,20 18095,70 18095,70 Kg
Camélidos 24600,60 Kg
subtotal 41329,01 129479,40
144765,60

De este trabajo surge una productividad anual en Kilogramos de carne cercano a las 300 toneladas.
Estos trescientos mil kilos de carne/año, no son eficientemente utilizados, debido a los sistemas productivos, y de comercialización.
Esto a la vez, se da en un marco de sostenida elevación del precio de las carnes, y en una provincia claramente importadora de carnes.
Más específicamente, el valle de Tafí es importador de carnes desde otras zonas del país, por lo que ameritaría trabajar fuertemente sobre un proyecto que comience con la organización de los productores.
Situación similar a esta se viene corrigiendo en el valle de Trancas, habiendo comenzado el proceso por la organización de los productores en la Asociación de Productores Ganaderos de San Pedro de Colalao, y el involucramiento coordinado de distintas áreas y programas gubernamentales.
También tenemos la situación de los distintos tipos de ganado pero cuya producción se orienta más a la obtención de leche para la producción de quesos.
Para el caso de las empresas familiares mas constituidas no se ha determinado un excedente no utilizado.
Para el caso de familias que no tienen una estructura empresarial, indirectamente se ha determinado una subexplotacion vía los malos sistemas de manejo por un lado y el operar con razas criollas de poca productividad de leche, para el caso de los bovinos.
En este sentido el pasar de este sistema a campo, a uno de manejo alternativo, que implique el reemplazo por animales de aptitud lechera con probada adaptabilidad a la zona, como lo es la Yersey, acompañando a los productores con las capacitaciones y la Asistencia Técnica adecuada, apoyándolos económicamente para encarar estas modificaciones, con siembras de pasturas y granos, y reservas vía el ensilado, mas el manejo sanitario correspondiente, sería el camino.
Así el esfuerzo del ambiente y el de las familias ganaderas se vería beneficiado con una mayor productividad.
Una experiencia que lleva tres años en la zona de Casas Viejas con veinte familias involucradas, financiada por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, está siendo monitoreada, y ya muchas familias de esta y otras zonas del valle, han demandado un proyecto de estas características.
Agroindustria
El área de la cuenca no cuenta con industrias de importancia significativa. No obstante, no puede dejar de mencionarse la producción de quesos en las estancias Los Cuartos, El Churqui y las Carreras, que si bien no implican en su conjunto un valor agregado significativo para el Valle, la calidad y el sabor característico de este producto gozan de un merecido reconocimiento que trasciende las fronteras de nuestro país.
También debemos considerar que como se habrá apreciado en los datos censales existen un número importante de cabezas de ganado de propiedad de pequeños productores, muchos de los cuales se dedican también a la producción de quesos y quesillos.
La industrialización de frutas, con producción de dulces y jaleas es otra actividad artesanal incipiente, pero que debe considerarse a la hora de realizar propuestas de diversificación por un lado y de avances de agroindustrias por otro.
Existen algunas experiencias a nivel familiar, o algunos grupos que han sido formados a instancias del Plan Social Agropecuario, como la pequeña fábrica artesanal Urpi Huasi en la localidad de Casas Viejas.
En la zona alta de Tafí, hacia la zona de El Rodeo y La Cruz, suelen organizarse al tiempo de la fruta para poder procesarla en las instalaciones de la Agrotécnica de la zona.
Pero no podemos considerar e ninguno de estos casos una presión sobre los recursos, en vista que se observa una falta de instalaciones para procesar las materias primas ya existentes: leche para quesos o dulces y frutas para procesar en la fabricación de dulces.
Tampoco existe infraestructura instalada en el valle como para avanzar en el procesamiento de derivados de la producción hortícola.
Fibras
Las zonas altas del valle principalmente, hacia la zona de la Ciénaga, la zona alta de La Angostura y hacia la Quebrada del Portugués, son donde se encuentran las mayores majadas de ovejas.
Se da la paradoja que por un lado estos productores, por distintos motivos, “tiran” literalmente la lana de oveja.
Por otro lado, en el bajo del valle se desarrolla una interesante actividad artesanal de tejidos.
Son varios grupos como los que integran la Ruta del Tejido, la cooperativa Unión Diaguita, el grupo de tejedoras de La Angostura, las artesanas de Manos Tafinistas, las de la zona de El Rodeo, y muchas otras, los que demandan permanentemente insumos para sus producciones, principalmente, lana ovillada.
También está la situación de los tejedores del valle Calchaquí que han sido relevados en un número cercano a los 200 tejedores, y que podrían ser abastecidos en parte por la producción de Tafí.
Las materias primas (lana de oveja y lana de llama) termina siendo adquirida en Santa María a un elevado precio, mientras que muchas veces estas cooperativas adquieren la lana a intermediarios que son los que han terminado desanimando a nuestros productores por el manejo abusivo que realizan de la posición de debilidad de éstos.
Muchos de ellos por sus lugares de origen no cuentan con una educación adecuada, no manejan información necesaria para las transacciones, y como parte de su cotidianeidad es el aislamiento, no se encuentran organizados entre ellos mismos.
Existe en estos momentos un incipiente intento de revertir esto, a través de uno de los vacunadores del SENASA el que ha recibido un apoyo de una maquina de esquilar transportable, y está tratando, en un esfuerzo muy aislado de organizarlos.
Aquí se puede avanzar en una propuesta concreta, para un mayor aprovechamiento de estas materias primas.
Si a la vez se está tratando de propiciar, la cría de camélidos, siendo hoy su mercado más conocido y desarrollado el de la fibra, desde ya que habrá que trabajar los aspectos relacionados a la organización del sistema de producción incluidas las infraestructuras y equipos que permitan desarrollar este gran potencial que tendría el tema de las fibras en toda el área bajo estudio.
En este sentido, si bien no existe en la actualidad un aprovechamiento de las tropas de camélidos silvestres, concretamente guanacos, una de las propuestas definidas en los perfiles de proyecto, incluye la posibilidad de esquila de estos animales.
Según las estimaciones de los guarda faunas, dependientes de la Dirección de Recursos Naturales, el número aproximado de estos en la Cuenca Alta, ronda los 2500 animales.

ACTIVIDAD 36
Características que deben reunir los proyectos sustentables e integrales, así como los diferentes sujetos sociales que deben asumirlos. Respecto de las características ecológicas y económicas que deben reunir los proyectos para garantizar dentro de Tafí del Valle:
a) La sustentabilidad cuantitativa del recurso natural a través de la utilización de la oferta eco sistémica.
Los proyectos sustentables deberán tener en cuenta la oferta eco sistémica, que ha sido estudiada en reiteradas oportunidades, pero que en el caso del presente estudio lo ha sido también en cuanto a la interrelación de cada uno de los recursos naturales.
La oferta ecosistémica deberá ser utilizada cuidadosamente de forma tal de por un lado permitir la conservación en cuanto a las posibilidades de regeneración de los recursos, pero dado la existencia de zonas de extrema fragilidad se deberán tener en cuenta zonas de reserva y en algunos casos reorientar el uso del territorio.
Lo ideal también sería que los proyectos internalicen los costos de manejo en la cuota parte correspondiente a la utilización de los recursos, como forma de asegurar los mecanismos de investigación, monitoreo y control que se han considerados necesarios.
Esto permitiría el adecuado control del uso de la oferta ecosistémica, de forma que no se extraiga más de lo que el sistema produce, pero entendiendo también que parte de esos recursos son necesitados por el mismo sistema.
Por ejemplo, determinada la cantidad de agua disponible en un acuífero superficial, no puedo proyectar un proyecto en función de la totalidad del recuso. Previamente deberé tener en cuenta las cantidades necesarias que el sistema necesita para reproducirse, y también determinados usos consuntivos que se están realizando.
b) La sustentabilidad cualitativa impidiendo la degradación de la oferta
A los fines de evaluar proyectos de uso de la oferta ecosistémica, donde se analice la sustentabilidad cualitativa, se deberán tener en cuenta el estado de los recursos, sus interrelaciones, y también los métodos de producción y las tecnologías utilizadas de forma de mantener en lo posible las calidades del recurso. Habrá que evaluar la aplicación de BPM (buenas prácticas de manejo), en especial en lo que hace al recurso suelo, el avance hacia una producción orgánica, acompañando con las inversiones necesarias para el establecimiento de nuevos sistemas de riego que eficientícen la captación, conducción y la aplicación al momento de regar.
c) La reutilización o el reciclaje de los residuos y desechos generados por la actividad.
d) La utilización intensiva de la mano de obra, es uno de los mecanismos de redistribución. Cuando se busca alcanzar cierta equidad este puede ser un buen camino. Las actividades agrícolas como la Papa, la lechuga, el poroto y la frutilla son actividades de fuerte demanda de mano de obra especialmente al momento de la cosecha.
Pero no debemos dejar de considerar las actividades de la economía familiar o como se llama hoy de la economía social. Por lo que hemos podido desarrollar a lo largo de este estudio está claro que existe un altísimo porcentaje de familias que viven de sus propios emprendimientos. Fortalecer este sector es una manera directa de impulsar su participación como actores económicos y en definitiva también será un medio para un mayor desarrollo social ambiental.
Un reciente estudio (2011), encargado por la Subsecretaria de Empleo de la Provincia, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Provincia, con el apoyo del Programa CEA de la OIT, que se realizo en el sector de ferias de comercialización, donde concurren entre otros los pequeños productores minifundistas, ha determinado que en promedio cada puesto feriante genera casi 3 puestos de trabajo con una carga horaria de cuarenta horas semanales. La mayoría se encuentra en la informalidad total, cuando existen actualmente una serie de instrumentos que les permitiría encontrarse en orden y a la vez estar contemplados dentro del sistema de la seguridad social.

e) La minimización del impacto ambiental de la actividad sobre las cuencas hidrográficas, considerando medidas de mitigación adecuadas para cada caso.
Los proyectos deberán contemplar dentro de sus costos los necesarios para poder avanzar en procesos de capacitación, concientización y asistencia técnica para evitar impactos negativos sobre las cuencas. Y en caso de ser imposible tomar todos los recaudos para minimizarlos, internalizando de alguna forma los costos de manejo que implique garantizar la cantidad y calidad del recurso como antes se dijo.
f) La existencia de justicia distributiva. Se deberán priorizar los proyectos que impliquen claramente beneficios para la mayoría de los involucrados, en especial aquellos donde exista un alto involucramiento de la población local en la gestión y administración del mismo. Se puede valorar tanto la asociatividad como el encadenamiento, donde los factores más constituidos puedan articular propuestas y proyectos pero con beneficios que exceden claramente sus propios negocios.
g) El aumento de la calidad de vida de la población a través de un consumo sustentable que promueva el desarrollo integral de las personas.

“lo que esencialmente se busca a partir de la sustentabilidad es avanzar hacia una relación diferente entre la economía, el ambiente y la sociedad. No busca frenar el progreso ni volver a estados primitivos. Todo lo contrario. Busca precisamente fomentar un progreso pero desde un enfoque diferente y más amplio, y ahí es donde reside el verdadero desafío.”
Ing. Arturo M. Calvente Ref. Socio ecología y desarrollo sustentable UAIS-SDS-100-002 Como vemos, esta definición, implica no sólo un cambio en ciertas prácticas y procedimientos. Está emergiendo como un nuevo paradigma acerca de la relación entre nuestra experiencia cotidiana, nuestro entorno y nosotros mismos.
La evaluación de proyectos consiste en comparar los costos con los beneficios a fin de decidir sobre la conveniencia de llevarlos a cabo.
La evaluación social de proyectos pretende determinar el efecto del proyecto sobre el bienestar de la sociedad.
En este sentido se puede avanzar en considerar los costos de manejo, al momento de comparar los costos y beneficios con lo que estaríamos por primera vez sopesando en las decisiones el valor de los recursos del medio ambiente al menos a su costo de manejo.
En consecuencia, indicadores como el Valor Actual Neto (VAN) y la Tasa Interna de Retorno (TIR) sociales, serán fundamentales para la evaluación que determine cuáles son los proyectos a encarar. No obstante, estos indicadores deberán ser complementados con la evaluación que haga el equipo consultor respecto de los costos y beneficios intangibles de cada proyecto –en particular el impacto ambiental, ya sea positivo o negativo-, para dar lugar al dictamen final respecto a cuáles deben ser recomendados para su realización.

MATRICES DE COSTOS EN TODAS LAS CUENCAS
Las mismas se hallan en el apéndice I así como en CD que acompaña este informe.

MISREN Y CUENTAS PATRIMONIALES

Las matrices correspondientes se hallan en el CD que acompaña este informe debido al tamaño de las mismas.
ANÁLISIS ECONÓMICO – FINANCIERO
Se realiza el análisis de cada perfil avanzado de proyecto presentado por los consultores (cash flow y análisis de sensibilidad). Ver Apéndice 2.
PERFIL DE PROYECTO N° 7: Conservación y Expansión de la Infraestructura para la producción sustentable de servicios turísticos. Desarrollo de Productos Turísticos basados en el ecoambiente y la cultura de la cuenca alta de La Angostura

Apéndice 1: Matriz de Costos – Cuenca Alta

1.AGUA 2.AIRE 3.EDAFOSISTEMA Y RELIEVE 4.SUBSUELO 5. FLORA LEÑOSA 6. FLORA HERBACEA 7. FLORA MEDICINAL 8. FLORA ORNAMENTAL 9. FLORA ACUATICA 10. FAUNA ICTICOLA 11. FAUNA ANFIBIA 12. FAUNA REPTILES 13. MACRO Y MESO AVIFAUNA 14. MICRO AVIFAUNA 15. MACRO Y MESO MAMIFEROS 16. MICRO
MAMIFEROS
1.AGUA 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40
2.AIRE 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67
3.EDAFOSISTEMA Y RELIEVE 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75
4.SUBSUELO
5. FLORA LEÑOSA 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82
6. FLORA HERBACEA 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33
7. FLORA MEDICINAL 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33
8. FLORA ORNAMENTAL 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82
9. FLORA ACUATICA 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99
10. FAUNA ICTICOLA
11. FAUNA ANFIBIA
12. FAUNA REPTILES 7073,95 7073,95 7073,95 7073,95 7073,95 7073,95 7073,95 7073,95 7073,95

13. MACRO Y MESO AVIFAUNA 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49
14. MICRO AVIFAUNA 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58
15. MACRO Y MESO MAMIFEROS 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37
16. MICROMAMIFEROS 6568,66 6568,66 6568,66 6568,66 6568,66 6568,66 6568,66 6568,66 6568,66
17. GANADERIA 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13
18. PAISAJE 6938,02368 6938,02368 6938,02368 7344 7344 6938,02368 6938,02368 6938,02368 6938,02368 6938,02368 6938,02368 6938,02368 6938,02368 6938,02368 6938,02368 6938,02368
19. AGROECOSISTEMAS
124.201,69 137.844,31 137.844,31 81.732,94 132.778,29 137.844,31 98.951,26 98.951,26 115.580,32 104.423,25 104.423,25 132.372,31 137.844,31 137.844,31 137.844,31 137.844,31
20. CONSERVACION DE ECO SISTEMAS
21. CONSERVACION DE CUENCAS
22. CAPTACIÓN DE GASES INVERNADEROS
23. SECTOR PRIMARIO
24. SECTOR SECUNDARIO

Matriz de Costos – Cuenca Alta (continuación)

17. GANADERIA 18. PAISAJE 19. AGRO ECOSISTEMAS 20. CONSERVACION DE ECO SISTEMAS 21. CONSERVACION DE CUENCAS 22. CAPTACIÓN DE GASES INVERNADEROS 23. SECTOR PRIMARIO 24. SECTOR SECUNDARIO 25. SECTOR TERCIARIO 26. CONSUMO DE FAMILIA 27. BIENES DE INVERSIÓN Ctrl
13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 13.820,40 345.510,00
8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 8.994,67 224.866,67
9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 239250,00

4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 103.495,83
4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 103.495,83
4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 103.495,83
4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 4499,82 103.495,83
5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 5471,99 98.495,83


7073,95 7073,95 7073,95 7073,95 91961,30952
5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 91961,30952
5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 5747,58 91961,30952
8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 8621,37 137941,9643
6568,66 6568,66 6568,66 6568,66 6568,66 91961,30952
41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 1.081.733,33
6938,02368 15382,6445 6938,02368 10315,872 50428,8 6938,02368 208.761,72
3.118.388,09
89.954,68 146.288,93 104.423,25 141.222,15 181.335,08 96.239,18 92.013,24 83.018,57 84.198,64 99.764,53 41.605,13 3.118.388,09

Matriz de costos Cuenca Media

1.AGUA 2.AIRE 3.EDAFOSISTEMA Y RELIEVE 4.SUBSUELO 5. FLORA LEÑOSA 6. FLORA HERBACEA 7. FLORA MEDICINAL 8. FLORA ORNAMENTAL 9. FLORA ACUATICA 10. FAUNA ICTICOLA 11. FAUNA ANFIBIA 12. FAUNA REPTILES 13. MACRO Y MESO AVIFAUNA 14. MICRO AVIFAUNA 15. MACRO Y MESO MAMIFEROS 16. MICRO MAMIFEROS
1.AGUA 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67
2.AIRE 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67
3.EDAFOSISTEMA Y RELIEVE 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75
4.SUBSUELO
5. FLORA LEÑOSA 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83
6. FLORA HERBACEA 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83
7. FLORA MEDICINAL 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83
8. FLORA ORNAMENTAL 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83
9. FLORA ACUATICA 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87
10. FAUNA ICTICOLA 15326,89
11. FAUNA ANFIBIA 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10
12. FAUNA REPTILES 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96
13. MACRO Y MESO AVIFAUNA 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06
14. MICRO AVIFAUNA 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11
15. MACRO Y MESO MAMIFEROS 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48
16. MICROMAMIFEROS 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96
17. GANADERIA 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13
18. PAISAJE 13097,2896 13097,2896 13097,2896 3532,464 3532,464 22662,1152 3532,464 3532,464 3532,464 3532,464 3532,464 3532,464 3532,464 3532,464 3532,464 3532,464
19. AGROECOSISTEMAS 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41
220.265,86 230.483,79 230.483,79 188.884,29 215.125,09 234.254,74 215.125,09 215.125,09 188.884,29 188.884,29 236.245,85 215.125,09 220.918,96 220.918,96 215.125,09 220.918,96
20. CONSERVACION DE ECO SISTEMAS
21. CONSERVACION DE CUENCAS
22. CAPTACIÓN DE GASES INVERNADEROS
23. SECTOR PRIMARIO
24. SECTOR SECUNDARIO

Matriz de costos Cuenca Media (continuación)

17. GANADERIA 18. PAISAJE 19. AGRO
ECOSISTEMAS 20. CONSERVACION DE ECO SISTEMAS 21. CONSERVACION DE CUENCAS 22. CAPTACIÓN DE GASES INVERNADEROS 23. SECTOR PRIMARIO 24. SECTOR SECUNDARIO 25. SECTOR TERCIARIO 26. CONSUMO DE FAMILIA 27. BIENES DE INVERSIÓN Ctrl
12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 345.510,00
8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 224.866,67
9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 239.250,00

4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 103.495,83
4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 99.356,00
4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 103.495,83
4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 103.495,83
5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 5793,87 98.495,83
15326,88873
7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 7260,10 137941,9643
5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 91961,30952
4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 4180,06 91961,30952
4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 4379,11 91961,30952
5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 5997,48 137941,9643
5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 91961,30952
41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 1.081.733,33
3532,464 29038,6656 3532,464 32571,1296 19473,84 3532,464 196024,5792
89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 2.420.102,00
193.472,19 246.425,16 220.918,96 249.957,63 236.860,34 179.313,83 206.483,66 172.420,93 171.726,35 196.498,49 144.035,20 5.674.881,97

Matriz de costos – Cuenca Baja

1.AGUA 2.AIRE 3.EDAFOSISTEMA Y RELIEVE 4.SUBSUELO 5. FLORA LEÑOSA 6. FLORA HERBACEA 7. FLORA MEDICINAL 8. FLORA ORNAMENTAL 9. FLORA ACUATICA 10. FAUNA ICTICOLA 11. FAUNA ANFIBIA 12. FAUNA REPTILES 13. MACRO Y MESO AVIFAUNA 14. MICRO AVIFAUNA 15. MACRO Y MESO MAMIFEROS 16. MICRO
MAMIFEROS
1.AGUA 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67
2.AIRE 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67
3.EDAFOSISTEMA Y RELIEVE 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75
4.SUBSUELO
5. FLORA LEÑOSA 4.139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83
6. FLORA HERBACEA 4.312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33
7. FLORA MEDICINAL 4.312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33
8. FLORA ORNAMENTAL 4.139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83
9. FLORA ACUATICA 4.690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28
10. FAUNA ICTICOLA 15326,89 15326,89 15326,89 15326,89 15326,89 15326,89
11. FAUNA ANFIBIA 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10
12. FAUNA REPTILES 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96
13. MACRO Y MESO AVIFAUNA 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72
14. MICRO AVIFAUNA 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32
15. MACRO Y MESO MAMIFEROS 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
16. MICROMAMIFEROS 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49
17. GANADERIA 41605,13 41605,13
18. PAISAJE 15.221,17 15221,1744 15221,1744 15221,1744 4105,296 15221,1744 4105,296 4105,296 4105,296 4105,296 4105,296 4105,296 4105,296 4105,296 4105,296 4105,296
19. AGROECOSISTEMAS 89.633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41
158.209,26 158.209,26 188.263,29 183.454,85 172.338,97 158.209,26 172.338,97 172.338,97 172.338,97 172.338,97 177.147,41 177.566,09 187.665,86 172.338,97 229.270,99 229.270,99
20. CONSERVACION DE ECO SISTEMAS
21. CONSERVACION DE CUENCAS
22. CAPTACIÓN DE GASES INVERNADEROS
23. SECTOR PRIMARIO
24. SECTOR SECUNDARIO

Matriz de Costos – Cuenca Baja (continuación)

17. GANADERIA 18. PAISAJE 19. AGROECOSISTEMAS 20. CONSERVACION DE ECO SISTEMAS 21. CONSERVACION DE CUENCAS 22. CAPTACIÓN DE GASES INVERNADEROS 23. SECTOR PRIMARIO 24. SECTOR SECUNDARIO 25. SECTOR TERCIARIO 26. CONSUMO DE FAMILIA 27. BIENES DE INVERSIÓN Ctrl
12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 12.796,67 345.510,00
8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 8994,67 224.866,67
9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 9968,75 239.250,00
0,00
4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 103.495,83
4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 103.495,83
4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 4312,33 103.495,83
4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 4139,83 103.495,83
4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 4690,28 98.495,83
15326,89 15326,89 15326,89 15326,89 15326,89 15326,89 15326,89 15326,89 15326,89 229.903,33
6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 6897,10 137.941,96
5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 5108,96 91.961,31
3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 3831,72 84.297,87
3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 3998,32 87.962,99
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0,00
5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 5409,49 86.551,82
41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 41605,13 540.866,67
4105,296 33747,6384 4105,296 33747,6384 22631,76 4105,296 223.707,05
89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 89633,41 2.420.102,00 5.225.400,84
178.729,76 258.913,33 211.855,44 258.913,33 247.797,45 229.270,99 220.475,41 202.856,10 188.192,86 179.902,94 167.192,13 5.225.400,84

 

 

Apéndice 2: Análisis económico - financiero

 


 


 







 

 

 

 



Nota: Tratándose de un proyecto conservacionista, no se espera realizar extractivas del mismo. Su valoración por parte de los especialistas esta centrada en los aportes al ecosistema. Por lo tanto se lo toma como un todo a este, el de manejo de pastizales y el de manejo de la cuenca alta como integrantes de un programa. Los costos e inversiones han sido castigados a las proyecciones del proyecto de manejo de pastizales presentándose sus resultados seguidamente.




 

 

 

 

 

 

 

 

 



















 

 



15. Aspectos legales
Normativa relacionada a recursos y temas ambientales en la provincia de Tucumán
Se resume a continuación la normativa ambiental de aplicación al funcionamiento de las actividades que se proyectan en el Valle de Tafí.
El presente Marco Normativo constituye el conjunto de normas regulatorias de derecho publico o privado tendientes a disciplinar las conductas en orden al uso racional y conservación del medio ambiente, en cuanto a la prevención de daños al mismo, a fin de lograr el mantenimiento del equilibrio natural, lo que redundará en una optimización de la calidad de vida y en la sustentabilidad.
Las siguientes normas están clasificadas según sea su nivel: nacional, provincial y municipal.
2.1. Nivel Nacional
Constitución Nacional:
La CN en su artículo 41 no hace referencia expresa a la Evaluación del Impacto Ambiental, pero consagra el derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras, y establece la obligación de la autoridad de proveer información ambiental (Arts 41 y 43 primer y segundo párrafo). De esta manera el artículo consagra el Principio de Prevención al adjudicar el deber de preservar el ambiente.
Para hacer efectivos estos derechos y obligaciones es necesario realizar un EIA previo al emprendimiento de cualquier actividad u obra que pueda dañar significativamente el ambiente.
Art. 41: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras, y tiene el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.
Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales.
Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquellas alteren las jurisdicciones locales.
“Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radioactivos.”
De este artículo se desprende que podemos distinguir entre el goce (pasivo) del ambiente y el uso (activo) del ambiente. Todos los habitantes tienen derecho a gozar del ambiente y el deber de preservarlo. Pero su uso, que implica siempre una cierta degradación, está reservado a actividades productivas que satisfagan necesidades sociales. Y reconoce los siguientes límites: a) que la satisfacción de necesidades presentes no comprometa la de generaciones futuras; B) todo daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.
Art. 43 (Primer y Segundo Párrafo): “Toda persona puede interponer acción expedita y rápida de amparo, siempre que no exista otro medio judicial más idóneo, contra todo acto u omisión de autoridades publicas o de particulares, que en forma actual o inminente lesione, restrinja, altere o amenace, con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, derechos y garantías reconocidos por esta Constitución, un tratado o una ley. En el caso, el juez podrá declarar la inconstitucionalidad de la norma en que se funde el acto u omisión lesiva.
Podrán interponer esta acción contra cualquier forma de discriminación y en lo relativo a los derechos que protegen al ambiente, a la competencia, al usuario y al consumidor, así como a los derechos de incidencia colectiva en general, el afectado, el defensor del pueblo y las asociaciones que propendan a esos fines, registradas conforme a la ley, la que determinará los requisitos y formas de su organización.”
LEGISLACIÓN NACIONAL:
Leyes de Presupuestos Mínimos: El Art. 41 CN, párrafo 3º establece que “corresponde a la Nación dictar normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias las necesarias para complementarlas, sin que aquellas alteren las jurisdicciones locales”, con lo cual se faculta al Congreso Nacional para dictar leyes que establezcan cuáles son los contenidos mínimos exigidos en toda la Nación. En ejercicio de esta competencia, el Congreso ha dictado Leyes Nacionales de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental, que señalan un umbral mínimo tendiente a la tutela ambiental uniforme en todo el territorio nacional, y por lo tanto se encuentran vigentes en la Provincia de Tucumán.
Ley de Presupuestos Mínimos Nº 25.675 –Ley General del Ambiente (sancionada el 6/11/2002, promulgada parcialmente por Dec. 2413, el 27/11/2002):
Esta ley, según lo señala en su Art. 1º, establece los presupuestos mínimos para el logro de una gestión sustentable y adecuada del ambiente, la preservación y protección de la diversidad biológica y la implementación del desarrollo sustentable.
La Ley contiene una serie de principios, entre los que se destacan: principio de prevención, principio precautorio y principio de responsabilidad.
El principio preventivo se enuncia: “las causas y las fuentes de los problemas ambientales se atenderán en forma prioritaria e integrada, tratando de prevenir los efectos negativos que sobre el ambiente se puedan producir”. En pos de la protección jurídica del ambiente se afirma que en el derecho ambiental se le asigna a las empresas una función de agente de prevención, toda vez que en materia de contaminación, se le imponen deberes preventivos, como los de seguridad en el proceso de producción y evitación de daños ambientales a terceros.
“La necesaria realización de estudios de Impacto Ambiental respecto de los nuevos emprendimientos, de raíz constitucional, atiende a hacer efectiva primordialmente la regla de la prevención ambiental”.
El Art. 11 de la norma extiende a toda obra o actividad susceptible de degradar el ambiente, alguno de sus componentes, o afectar la calidad de vida de la población en forma significativa la carga de ejecutar una EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL (EIA) previa.
El proceso se debe iniciar con la presentación de una declaración jurada en la que se manifieste si las obras o actividades proyectadas afectarán el ambiente, sigue con la decisión de la autoridad de si exige o no un Estudio de Impacto Ambiental y concluye con la evaluación de ese impacto y la declaración mediante la cual la autoridad aprueba o no los estudios presentados (Arts. 12 y 13).
En cumplimiento del Art. 12 de la Ley, la Provincia de Tucumán ha regulado la EIA por Ley Nº 6.253, Art.17 y su Decreto Reglamentario Nº 2204/3 vigentes desde el año 1.991.
Art. 13: “Los estudios de impacto ambiental deberán contener, como mínimo, una descripción detallada del proyecto de la obra o actividad a realizar, la identificación de las consecuencias sobre el ambiente, y las acciones destinadas a mitigar los efectos negativos”.
En su Art. 16, la Ley hace referencia a la INFORMACIÓN AMBIENTAL, señalando que las personas físicas y jurídicas, públicas o privadas, deberán proporcionar la información que esté relacionada con la calidad ambiental y referida a las actividades que desarrollan.
Todo habitante podrá obtener de las autoridades la información ambiental que administren y que no se encuentre contemplada legalmente como reservada.
Los procedimientos que siga la EIA deben asegurar el derecho a la información como sustento de dicha evaluación, asegurando que la información ambiental esté disponible tanto para los entes oficiales como para los ciudadanos, antes de la toma de alguna decisión y previamente a cualquier medida que se tome.
Ley de Presupuestos Mínimos Nº 25.612 – Gestión Integral de Residuos Industriales y Actividades de Servicios (sancionada el 3/7/2002, promulgada parcialmente el 25/7/2002):
Esta ley, según lo señala en su Art. 1º, establece los presupuestos mínimos de protección ambiental sobre la Gestión Integral de Residuos de origen industrial y de actividades de servicio, que sean generados en todo el territorio nacional, y sean derivados de procesos industriales o de actividades de servicios.
La ley define al PROCESO INDUSTRIAL como toda actividad, procedimiento, desarrollo u operación de conservación, reparación o transformación en su forma, esencia, calidad o cantidad de una materia prima o material para la obtención de un producto final mediante la utilización de métodos industriales. (Art. 1º)
En su Art. 2º define que se entiende por RESIDUO INDUSTRIAL a cualquier elemento, sustancia u objeto en estado sólido, semisólido, líquido o gaseoso, obtenido como resultado de un proceso industrial, por la realización de una actividad de servicio, o por estar relacionado directa o indirectamente con la actividad, incluyendo eventuales emergencias o accidentes, del cual su poseedor productor o generador no pueda utilizarlo, se desprenda o tenga la obligación legal de hacerlo.
Excluye los siguientes residuos, que están sujetos a normativas especificas:
a) Los residuos biopatogénicos;
b) Los residuos domiciliarios;
c) Los residuos radiactivos;
d) Los residuos derivados de las operaciones normales de los buques y aeronaves.
Art. 3º: “Se entiende por GESTIÓN INTEGRAL DE RESIDUOS INDUSTRIALES Y DE ACTIVIDADES DE SERVICIO al conjunto de actividades interdependientes y complementarias entre sí, que comprenden las etapas de generación, manejo, almacenamiento, transporte, tratamiento o disposición final de los mismos, y que reducen o eliminan los niveles de riesgo en cuanto a su peligrosidad, toxicidad o nocividad, según lo establezca la reglamentación, para garantizar la preservación ambiental y la calidad de vida de la población”.
El Proyecto se encuentra afectado al cumplimiento de esta norma, ya que encuadra en la definición de Proceso Industrial y genera residuos Industriales según la definición del Art. 2º de la Ley 25.612. Asimismo se encuentra sujeto en cuanto a las Obligaciones de los Generadores (Art. 11) y Responsabilidades (Art. 16):
Ley de Presupuestos Mínimos Nº 25.670 – Gestión y Eliminación de PCB´S (sancionada el 23/10/2002, publicada el 18/11/2002):
Establece los presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión de los PCBs en todo el territorio de la Nación. Tiene por finalidad:
Fiscalizar las operaciones asociadas a los PCBs
La descontaminación o eliminación de aparatos que contengan PCBs
La eliminación de PCBs usados
La prohibición de ingreso al país de PCBs
La prohibición de producción y comercialización de los PCBs

n el caso de que la empresa distribuidora de energía de la Provincia decida la conveniencia o necesidad de instalar una estación transformadora, la misma deberá cumplir con la norma precedente y será de exclusiva responsabilidad de dicha empresa el mencionado cumplimiento por ser la potencial estación transformadora propiedad de la misma.
Ley de Presupuestos Mínimos Nº 25.688 – Régimen de Gestión Ambiental de Agua (sancionada el 28/11/2002, promulgada el 30/12/2002):
Esta ley establece los presupuestos mínimos ambientales, para la preservación de las aguas, su aprovechamiento y uso racional así como la utilización de las aguas, regulando la cuenca hídrica superficial y los comités de cuencas hídricas.
Art. 2°: “A los efectos de la presente ley se entenderá por agua, aquélla que forma parte del conjunto de los cursos y cuerpos de aguas naturales o artificiales, superficiales y subterráneas, así como a las contenidas en los acuíferos, ríos subterráneos y las atmosféricas”.
Art. 5°: “Se entiende por utilización de las aguas a los efectos de esta ley:
a) La toma y desviación de aguas superficiales;
b) El estancamiento, modificación en el flujo o la profundización de las aguas superficiales;
c) La toma de sustancias sólidas o en disolución de aguas superficiales, siempre que tal acción afecte el estado o calidad de las aguas o su escurrimiento;
d) La colocación, introducción o vertido de sustancias en aguas superficiales, siempre que tal acción afecte el estado o calidad de las aguas o su escurrimiento;
e) La colocación e introducción de sustancias en aguas costeras, siempre que tales sustancias sean colocadas o introducidas desde tierra firme, o hayan sido transportadas a aguas costeras para ser depositadas en ellas, o instalaciones que en las aguas costeras hayan sido erigidas o amarradas en forma permanente;
f) La colocación e introducción de sustancias en aguas subterráneas;
g) La toma de aguas subterráneas, su elevación y conducción sobre tierra, así como su desviación;
h) El estancamiento, la profundización y la desviación de aguas subterráneas, mediante instalaciones destinadas a tales acciones o que se presten para ellas;
i) Las acciones aptas para provocar permanentemente o en una medida significativa, alteraciones de las propiedades físicas, químicas o biológicas del agua;
j) Modificar artificialmente la fase atmosférica del ciclo hidrológico.”
Ley de Presupuestos Mínimos Nº 25.688 – Régimen de Gestión Ambiental de Agua (sancionada el 28/11/2002, promulgada el 30/12/2002):
Esta ley establece los presupuestos mínimos ambientales, para la preservación de las aguas, su aprovechamiento y uso racional así como la utilización de las aguas, regulando la cuenca hídrica superficial y los comités de cuencas hídricas.
Art. 2°: “A los efectos de la presente ley se entenderá por agua, aquélla que forma parte del conjunto de los cursos y cuerpos de aguas naturales o artificiales, superficiales y subterráneas, así como a las contenidas en los acuíferos, ríos subterráneos y las atmosféricas”.
Art. 5°: “Se entiende por utilización de las aguas a los efectos de esta ley:
a) La toma y desviación de aguas superficiales;
b) El estancamiento, modificación en el flujo o la profundización de las aguas superficiales;
c) La toma de sustancias sólidas o en disolución de aguas superficiales, siempre que tal acción afecte el estado o calidad de las aguas o su escurrimiento;
d) La colocación, introducción o vertido de sustancias en aguas superficiales, siempre que tal acción afecte el estado o calidad de las aguas o su escurrimiento;
e) La colocación e introducción de sustancias en aguas costeras, siempre que tales sustancias sean colocadas o introducidas desde tierra firme, o hayan sido transportadas a aguas costeras para ser depositadas en ellas, o instalaciones que en las aguas costeras hayan sido erigidas o amarradas en forma permanente;
f) La colocación e introducción de sustancias en aguas subterráneas;
g) La toma de aguas subterráneas, su elevación y conducción sobre tierra, así como su desviación;
h) El estancamiento, la profundización y la desviación de aguas subterráneas, mediante instalaciones destinadas a tales acciones o que se presten para ellas;
i) Las acciones aptas para provocar permanentemente o en una medida significativa, alteraciones de las propiedades físicas, químicas o biológicas del agua;
j) Modificar artificialmente la fase atmosférica del ciclo hidrológico.”
Ley de Presupuestos Mínimos Nº 25.831 – Régimen de Libre Acceso a la Información Pública Ambiental (sancionada el 26/11/2003, promulgada el 6/1/2004):
Esta ley establece los presupuestos mínimos de protección ambiental para garantizar el derecho de acceso a la información ambiental que se encontrare en poder del Estado, tanto en el ámbito nacional como provincial, municipal, como así también de entes autárquicos y empresas prestadoras de servicios públicos, sean públicas, privadas o mixtas.
El Art. 2º dice que se entiende por información ambiental toda aquella información en cualquier forma de expresión o soporte relacionada con el ambiente, los recursos naturales o culturales y el desarrollo sustentable. En particular:
a) El estado del ambiente o alguno de sus componentes naturales o culturales, incluidas sus interacciones recíprocas, así como las actividades y obras que los afecten o puedan afectarlos significativamente;
b) Las políticas, planes, programas y acciones referidas a la gestión del ambiente.
Sujetos obligados (Art. 4): “Las autoridades competentes de los organismos públicos, y los titulares de las empresas prestadoras de servicios públicos, sean públicas, privadas o mixtas, están obligados a facilitar la información ambiental requerida en las condiciones establecidas por la presente ley y su reglamentación”.
Ley N° 24.051/91 y Decreto N° 831/93 – Residuos Peligrosos:
Reglamenta la manipulación, generación, tratamiento, transporte y disposición final de residuos peligrosos cuando se tratare de residuos generados o ubicados en lugares sometidos a jurisdicción nacional.
La sanción de la Ley Nacional Nº 25.612 (Gestión Integral de Residuos Industriales y de Actividades de Servicios) y su promulgación con observaciones, generó una compleja situación normativa, ya que los artículos observados por el PEN, fueron aquellos derogatorios de la Ley Nº 24.051, subsistiendo ambas leyes actualmente.
La ley 24.051 de Residuos Peligroso fue adoptada por la Provincia de Tucumán, mediante la Ley 6.605/94, aun sin reglamentación y por ende sin designación del organismo competente, ni definición de una normativa especifica. Por lo tanto se infiere en este sentido que los aspectos de aplicación de la Ley 24.051 son de validez ínter jurisdiccional.

Ley N° 19.587/72 y Decreto Reglamentario Nº 351/79. Higiene y Seguridad en el Trabajo:
Establece las condiciones de higiene y seguridad en el trabajo, las que tienen ámbito de aplicación en todo el territorio de la Nación. Esta Ley es de aplicación a todo tipo de establecimiento, cualquiera sea su actividad económica y tengan o no fines de lucro.
El fundamento de esta norma es la protección integral del trabajador, considerando en particular a la contaminación ambiental y a los efluentes industriales.
La reglamentación de la Ley 19.587 de Higiene y Seguridad en el Trabajo está contenida en el Decreto 351/79 que fija límites para las concentraciones ambientales de gases, límites para carga térmica, para nivel sonoro continuo equivalente, etc., como así también aspectos relacionados con la prevención de accidentes provocados por diversos tipos de riesgos tales como riesgos eléctricos, riesgos mecánicos, de incendios, etc.
Los responsables del servicio de Seguridad e Higiene de la Planta deben tener actualizada la documentación técnica exigida por el Decreto 351/79, tales como las medidas preventivas adecuadas a cada tipo de actividad referida especialmente a condiciones ambientales, equipos, instalaciones, maquinarias, herramientas y elementos de trabajo. También las referidas a la prevención y protección contra incendios y a toda disposición que regule lo atinente a ruidos, vibraciones, gases y vapores, capacitación al personal, señalización, etc.
Esta Norma y su reglamentación son de aplicación estricta a la Planta Fabril en cuestión de Seguridad e Higiene Laboral.
2.2 Nivel Provincial
La Constitución de la Provincia de Tucumán, contempla los llamados derechos de tercera generación en el Art. 41:
Art. 41.- La Provincia de Tucumán adopta como política prioritaria de Estado la preservación del medio ambiente. El ambiente es patrimonio común. Toda persona tiene derecho a gozar de un ambiente sano y equilibrado, así como el deber de preservarlo y defenderlo en provecho de las generaciones presentes y futuras. El daño ambiental conlleva prioritariamente la obligación de recomponerlo y/o repararlo.
Dentro de la esfera de sus atribuciones la Provincia:
1º) Arbitrará los medios legales para proteger la pureza del ambiente preservando los recursos naturales, culturales y los valores estéticos que hagan a la mejor calidad de vida. Prohibirá el depósito de materiales o substancias de la considerada basura ecológica, sean de origen nuclear o de cualquier otro tipo.
2º) Acordará con la Nación, las otras provincias y las municipalidades, lo que corresponda, para evitar daños ambientales en su territorio por acciones realizadas fuera del mismo. Regulará, asimismo, la prohibición de ingreso de residuos peligrosos y radiactivos al territorio provincial, propiciando mecanismos de acuerdos con el Estado Nacional, con otras provincias, o con la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, estados extranjeros e instituciones privadas, con el objeto de crear sistemas de tránsito, tratamiento y/o disposición final de los mismos.
3º) Deberá prevenir y controlar la contaminación y la degradación de ambientes por erosión, ordenando su espacio territorial para conservar y acrecentar su equilibrio.
4º) Protegerá las reservas naturales declaradas como tales y creará nuevas con la finalidad de que sirvan como bancos de semillas de la flora autóctona, material genético de la fauna y lugares de estudio de las mismas.
5º) Fomentará la forestación, especialmente con plantas autóctonas, tanto en tierras privadas como en las del Estado.
6º) Reglamentará la producción, formulación, comercialización y uso de productos químicos, biológicos y alimenticios de acuerdo a las normas vigentes en la materia y a los códigos de conducta internacional.
7º) Procurará soluciones prácticas, respetando las reglas sobre expropiación.
8º) Garantizará el amparo judicial para la protección del ambiente.
9º) Promoverá la educación ambiental en todas las modalidades y niveles, y desarrollará campañas destinadas a la concientización de la ciudadanía en general.
10º) Establecerá la obligatoriedad de la evaluación previa del impacto ambiental de todo emprendimiento público o privado susceptible de relevante efecto.
11º) Determinará por ley el régimen de competencia en materia ambiental, delimitando expresamente las facultades que correspondan a la Provincia y a los municipios.
12º) Reservará para sí la jurisdicción sobre toda cuestión que se suscite en materia ambiental dentro de su territorio, y su sustanciación será de competencia administrativa y judicial provincial.
En el ART. 42 contempla los derechos de los consumidores y usuarios:
Art. 42.- Los consumidores y usuarios tienen derecho a agruparse en defensa de sus intereses. El Estado promoverá la organización y funcionamiento de las asociaciones de usuarios y consumidores, previendo la necesaria participación de éstas en los organismos de control.
Ley N° 6.605/94: Establece la adhesión a la Ley Nacional 24.051 de Residuos Peligrosos.
Ley N° 6.943/99: Modifica parcialmente la Ley Nº 6.605
Ley N° 6.253/91: Incorpora Normas generales y metodología de aplicación para la defensa, conservación y mejoramiento del ambiente. Es la ley marco para la preservación de defensa del medio ambiente provincial.
El espíritu de la Ley- marco 6253 no es normativo - represor, sino por el contrario normativo - integrador con cuatro principales objetivos: Preservación y control, restauración y mejoramiento ambiental.
Su objetivo se encuentra enunciado en su Art. 1º, donde establece que es “el racional funcionamiento de los ecosistemas humanos (urbano y agropecuario) y natural, mediante una regulación dinámica del ambiente armonizando las interrelaciones de Naturaleza-Desarrollo-Cultura, en todo el territorio de la Provincia de Tucumán”.
Art.2º: Declara al medio ambiente provincial, Patrimonio de la Sociedad en su dimensión espacial (territorio provincial) y temporal (presente y futuro).
Art.10º: Consagra el Principio de Prevención de la Contaminación:
Prohíbe a toda persona, individual o titular responsable de plantas, instalaciones de producción o servicio, realizar volcamientos de efluentes contaminantes a las masas superficiales y subterráneas de agua, descargas, inyección e infiltración de efluentes contaminantes a los suelos, o hacer emisiones o descargas de efluentes contaminantes a la atmósfera, que produzcan o pudieren en el corto, mediano y largo plazo una degradación irreversible, corregible o incipiente que afecte en forma directa o indirecta la calidad y equilibrio de los ecosistemas humano y natural.
Art.12: Establece que la Dirección de Medio Ambiente debe llevar un Registro de Actividades Contaminantes. Para ello, el titular o representante legal del establecimiento, casa particular, planta, instalación de producción o servicios deberá cumplimentar con la siguiente información:
Nombre, domicilio y toda la documentación correspondiente, nacional, provincial y municipal que autoricen su funcionamiento.
Características del material con que se trabaja y forma de manejo de los materiales contaminantes y sus desechos.
Estudio de Impacto Ambiental de la Actividad.
Propuesta concreta de un Plan de Construcción de una Planta de Tratamiento y un equipo de monitoreo de los desechos contaminantes (sólidos, líquidos o gaseosos) sonoros o energéticos, dentro de un plazo perentorio que será determinado por la Autoridad de Aplicación que no podrá exceder de dos años.
El Capítulo II se refiere específicamente a la evaluación de impacto ambiental.
Art. 17: “La presentación de la EIA, está a cargo de: Las personas públicas o privadas, responsables de acciones u obras que degrade o puedan degradar en un futuro el ambiente.
La Autoridad de Aplicación informará respecto de la viabilidad del estudio presentado, realizando a su vez una evaluación, conforme el artículo 16 inc. c) y la reglamentación respectiva en la materia.”
Art. 18: “Los estudios e informes que exige el artículo 12 inc. a, b y d), serán analizados por el Consejo de Economía y Ambiente, quien previo estudio del Impacto Ambiental y concertación podrá emitir los certificados de Aptitud Ambiental”.
Art. 19: “La autorización para toda obra o actividad productora de Impacto Ambiental (presente o futuro) estará sujeta a que ésta sea susceptible de corrección, y que realizado el juicio de valor cuali-cuantitativo con la metodología de Análisis Costo –Beneficio - Costo - Ambiental - Social, más la variable espacio - temporales (región – corto - mediano y largo plazo) justifique la actividad u obra, económica ambiental- técnica y socialmente. La autorización sólo cederá de aprobarse la EIA en los cuatro aspectos señalados precedentemente”.
Art. 20: “Todo vuelco autorizado de efluentes, deberá estar encuadrado en los criterios técnicamente establecidos. La Autoridad de Aplicación estará facultada a inspeccionar en forma periódica toda actividad u obra que conste de Certificado de Aptitud Ambiental, a efecto de hacer seguimiento puntual de la continuidad de las características de calidad aceptadas y las derivaciones que puede producir en el futuro”.
Responsabilidad: Hasta que todas las fuentes contaminantes, sea cual fuere la característica y magnitud de las mismas, hayan cumplimentado con lo dispuesto en las normas de resguardo de calidad del ambiente, y obtenido el Certificado de Aptitud Ambiental para ejercitar su actividad en la Provincia, el o los titulares en forma solidaria, serán responsables ante el conjunto de la sociedad por los efectos directos o indirectos que la actividad produzca sobre la salud de los seres humanos y la degradación de los bienes y recursos por esta Ley protegidos.
Decreto Nº 2204/03 – MP –91 (Reglamentario de la Ley 6253): Reglamenta el Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental.
La Resolución Nº 116 de la D.C.T y M.A. aprueba el listado de obras y acciones sujetas a dicho procedimiento.
El Decreto expresa que la EIA debe ser asumida como parte integrante de la actividad de desarrollo productivo y debe realizarse al mismo tiempo que las demás evaluaciones inherentes a un Proyecto (técnicas - económicas socio- políticas). Asimismo establece que la EIA es una medida destinada a poner el medio ambiente y sus potencialidades al servicio del proceso de crecimiento sustentable donde es indispensable considerar la variable del "largo plazo" de difícil e incierta estimación, pero no por ello deja de tener prioritaria importancia, ya que involucra a las generaciones futuras ante quienes somos responsables.
Hoy no es materia de discusión la estrecha relación existente entre calidad ambiental, desarrollo social y crecimiento económico
Este Decreto es de aplicación al Proyecto en lo relativo a lo normado en los artículos que hacen referencia a: los contenidos mínimos que debe contener una EIA, cuáles etapas del proyecto están sujetas a la EIA y quienes son los solicitantes y responsables del estudio de EIA:
Art. 1°: “A los fines del presente Decreto, la EIA comprende la identificación en profundidad de los efectos de una actividad humana, por el cual se produce o puede producirse una variación sobre la calidad del medio ambiente”.
Art. 2°: “La EIA debe comprender lo siguiente:
a) Descripción del Proyecto.-
b) Descripción de los componentes relevantes del medio ambiente donde actúan o - actuarán sus efectos.-
c) Predicción de los cambios ambientales que produce o producirá en el corto, mediano y largo plazo (positivos o negativos, naturales o inducidos).-
d) identificación de los intereses de la comunidad donde se desarrolla o desarrollará la actividad - ponderaciones, prioridades y grupos sociales que representan intereses concretos directos (paisaje, cultura).-
e) Listado de Impactos múltiples.-
f) Método usado para identificar su significación en el corto, mediano y largo plazo (desarrollo del método de Análisis costo beneficio - costo ambiental y social)
g) Recomendaciones para procedimientos de seguimiento y control.-
h) Descripción de la integración del Proyecto en el proceso socio- económico de la Provincia.-
i) Investigación de todos los aspectos físicos, biológicos, económicos y sociales desde el estado de referencia inicial y comparativo con un estado futuro "sin acción" (proyección del estado del medio ambiente al futuro corto, mediano y largo plazo tomando en cuenta los niveles de incertidumbre y un estado futuro "con acción"(Proyecto realizado y en funcionamiento).-
j) Toda información que a criterio técnico resulte relevante para la valoración más ajustada del Impacto que produce ó puede producir una acción o proyecto”.-
Art. 3°: “Entiéndese por Proyecto a los fines de este decreto: la propuesta documentada de obras o acciones en desarrollo o a desarrollar en un determinado tiempo y lugar. Sus principales etapas son:
Idea, prefactibilidad, factibilidad y diseño.-
Concreción, construcción y concretización.-
Operación de las obras e Instalaciones.-
Clausura o desmantelamiento”.-
Art. 4°: “La metodología general aceptada Para la Evaluación del Impacto Ambiental será la siguiente: el método de Análisis costo beneficio- costo ambiental y social con las variables espacio temporal de corto, mediano y largo plazo (lo que no implica el rechazo de otras, siempre y cuando sean subsidiarias y ampliatorias de ésta)”.
Art. 7°: “Los contenidos mínimos exigidos para el estudio de EIA a los efectos de obtener el Certificado de Aptitud Ambiental previsto en el artículo 6° inc. a) de la Ley N° 6.253, serán los previstos:
Aviso de Proyecto de acuerdo a lo especificado en el Anexo II.
Análisis de Costo -beneficio- Costo Ambiental y social: más las variables espacio temporales de corto, mediano y largo plazo del Proyecto, obra u acción. Identificación de los efectos del Proyecto, obra u acción sobre el medio ambiente y los efectos del medio ambiente modificado, sobre el Proyecto, obra u acción, y de ambos supuestos sobre lo social y lo económico.
Descripción pormenorizada del Proyecto obra u acción con estudios técnicos - científicos firmados por profesional responsable.
Descripción de situación ambiental futura (corto, mediano y largo plazo).
Plan de monitoreo y seguimientos para las distintas etapas de desarrollo del Proyecto, obra o acción.
Plan de acondicionamiento del medio ambiente para la etapa de post operación.
Proyectos alternativos u opcionales y fundamentos por los que han sido descartados.
Fuentes de información utilizadas, estudios e investigaciones anexas”.
Art. 11°: A los efectos de la Autorización a que se refiere el artículo 6 inc. a) de 1a Ley N° 6253, en la presentación del estudio e informe respectivo deberán consignarse los datos de identificación y domicilios real y legal del solicitante, responsable de la Obra y/o acción pertinente. Tratándose de una persona de existencia ideal se acompañará, además copia autenticada del instrumento constitutivo correspondiente. En todos los casos el estudio e informe será suscrito en forma conjunta por el solicitante y por el profesional universitario que asuma la responsabilidad profesional, quedando los gastos del mismo exclusivamente a cargo del solicitante responsable.
Art. 20°: “Todo ciudadano tiene derecho a la información sobre Evaluación del Impacto Ambiental que se tramita. A tal fin la Dirección de Economía y Política Ambiental arbitrará los medios necesarios para dar respuestas a los requerimientos formulados”.
Cabe observar que en la legislación objeto de análisis, la Evaluación de Impacto Ambiental, abarca los procedimientos inherentes a la cuali– cuantificación de efectos derivados, de acciones o actividades en ejecución o proyectadas. Otras fuentes de Derecho Positivo, denominan Auditoria Ambiental a la determinación de impactos emergentes de actividades en marcha y EIA a la de intervenciones proyectadas.
El Decreto también hace referencia a la evaluación de las consecuencias económicas y sociales de un proyecto o acción humana sobre el medio ambiente. Respecto a esta consideración, la Ciencia de la Economía del Ambiente sostiene que los bienes, servicios y recursos ambientales en todas sus funciones tienen una presencia en el mercado, un valor estimativo que permite cuantificar las consecuencias económicas y sociales de un proyecto o acción humana sobre el ambiente. Los costos del daño ambiental, son por naturaleza: directos, indirectos y sociales, ligados a la salud y calidad de vida. Los costos de las medidas protectoras contemplan la regulación y control, los costos financieros, los de información, de la restauración, de la creación de nuevas capacidades ambientales y de la preservación. El análisis de beneficios, efectuado en forma directa, informa sobre la disminución progresiva de los costos generales de producción. El de los beneficios indirectos contempla el mejoramiento de la calidad de vida.
RESOLUCIÓN Nº 116/2003 (D.C.T. y M.A.): Aprueba el listado de acciones u obras sujetas al procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (Decreto Nº 2204/3), contenido en los Anexos I (Obras y acciones sujetas a evaluación de impacto ambiental), II (Obras, actividades y acciones condicionalmente sujetos a evaluación de impacto ambiental) y III (Aviso de Proyecto).
Decreto Nº 2203/03 MP - 91: Establece los criterios de constitución y las condiciones de funcionamiento del Consejo Provincial de Economía y Ambiente, órgano de consulta y asesoramiento de los Poderes Legislativos y Ejecutivo, en los temas de Economía y Ambiente.
Ley Nº 7622/2005, ley RSU con modificaciones, reemplaza a ley 7076 y luego es modificada por Leyes Nros. 7681/2005 y 7874/2007): De Residuos Sólidos Urbanos. Prohíbe en todo el ámbito del territorio de la Provincia la Disposición Final de residuos Sólidos Urbanos a cielo abierto y/o su vuelco en cursos de agua.
Ley Nº 6.419 (sancionada el 26/08/1992): LEY PROVINCIAL DE AGUA POTABLE: Establece la exigencia de garantizar en el agua potable para consumo en todo el territorio de la provincia, una cantidad de Cloro Libre Residual según los valores establecidos en la siguiente Tabla:

Valor de pH 6-7 7-8 8-9 9-10
Cloro Residual Libre
(mg/1, después de 30 minutos de contacto)

0,2

0,2

0,4

0,8

Ley Nº 7.165/2001: Crea el Registro de Actividades Contaminantes en el ámbito de la Dirección de Medio Ambiente.
Articulo 1°.- Créase, en el ámbito de la Provincia de Tucumán el Registro de Actividades Contaminantes.
Art. 2°.- Se entenderé por Actividades Contaminantes sin perjuicio de aquellas definidas y determinadas por la Dirección de Medio Ambiente de la Provincia:
a) Las Instalaciones de producción y/o servicios que provoquen o pudieren provocar un cambio perjudicial en las características físicas, químicas y/o biológicas del aire, suelo, agua o que afecten nocivamente la vida humana o las materias primas. .
b) Las alteraciones reversibles o Irreversibles de ecosistemas o de algunos de sus componentes, debido a la presencia en concentraciones superiores al umbral mínimo establecido por la autoridad competente.
c) La actividad de sustancias o energías extrañas a un medio determinado.
d) La Introducción al medio de factores que anulen o disminuyan la función biótica.
Ley 7021. Adhesión a Ley Nacional Nº 25.080. Publicada en Boletín Oficial de fecha 24/04/2000
ARTÍCULO 1._Declárase como objetivo estratégico para el crecimiento económico de la Provincia, a la actividad forestal y a la actividad industrial maderera a partir de bosques cultivados de especies nativas o exóticas adaptadas ecológicamente al sitio, que deberán desarrollarse mediante el uso de prácticas enmarcadas en criterios de sustentabilidad de los recursos naturales renovables. La presente ley será de aplicación en la totalidad del territorio provincial con la excepción prevista en el ARTÍCULO 4º de la Ley Nacional Nº 25.080.
ARTÍCULO 2._ Adhiérese la Provincia de Tucumán a la Ley Nacional Nº 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados y su Decreto Reglamentario Nº. 133/99, por la que instituye un Régimen de Promoción de las inversiones que se efectúen en nuevos emprendimientos forestales e industriales.
ARTÍCULO 3._ La autoridad de aplicación de la presente ley será el Ministerio de la Producción, cuyas atribuciones, además de las establecidas en la Ley a la que se adhiere por el artículo anterior, serán las siguientes:
a) Difundir el Régimen de Promoción a las actividades Forestales
b) Entender en el análisis y la aprobación de la documentación necesaria presentada para acogerse a los beneficios establecidos en la Ley.
c) Analizar y aprobar estudios de impacto ambiental cuando correspondiere.
d) Elevar a la autoridad de aplicación nacional la citada documentación dentro de los plazos establecidos por la Ley Nacional Nº 25.080 y su Reglamentación.
e) Coordinar funciones y servicios con los organismos nacionales, provinciales, Municipales y Comunales, involucrados en las actividades forestales.
f) Efectuar el seguimiento y control del cumplimiento de los fines de los proyectos foresto-industriales.
LEY 7696 / 2005. BIENES EN ZONAS INUNDABLES
TITULO I. DEL OBJETO Y LOS ALCANCES

Artículo 1°.- Créase el régimen de uso de bienes situados en las áreas inundables dentro de la jurisdicción provincial, que queda sujeto a las disposiciones de la presente ley.

Art. 2°.- Determinación de Áreas. A fin de delimitar las diversas áreas, la Autoridad de Aplicación procederá a realizar la definición y la delimitación en cartografía conforme a la siguiente clasificación:

AREA I: Corresponde a los cauces naturales y artificiales, paleocauces cuerpos de agua permanente.

AREA II: Corresponde a las vías de evacuación de crecidas y área de almacenamiento.

AREA III: Corresponde a las áreas con riesgo de inundación no incluidas en las Áreas I y II.

AREA IV: Corresponde a las Áreas en cuya superficie la forestación resulta de carácter obligatorio a los fines de controlar la delimitación del Área III.

Ley Provincial 7801.
Artículo 1..- Declarase Aérea Natural Protegida en el marco de la Ley N° 6.292 bajo
la denominación de "'Valles Calchaquies Tucumanos” el área del territorio provincial
correspondiente al departamento Tafí del Valle, a fin de preservar, conservar y valorizar los recursos naturales y genéticos, el patrimonio natural, histórico y cultural y el capital cultural tangible e intangible, ordenar las actividades antrópicas y el uso del suelo; propiciando acciones y actividades de preservación, conservación, protección- restauración de la naturaleza y uso sustentable de sus recursos y de todos los elementos del medio ambiente; para los habitantes de la Provincia, de la región y de las generaciones presentes y futuras.
Ley N° 8.304. Proyecto de Ley Provincial de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos
Capítulo I
Disposiciones Generales
Artículo 1°.- La presente Ley establece las normas de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de la Provincia de Tucumán, en cumplimiento de lo dispuesto por la Ley N° 26.331, y de las Zonas de Integración Territorial de los Bosques Nativos, establecidas en ejercicio del derecho de dominio originario de la Provincia sobre sus recursos naturales, en los términos de los artículos 41 y 124 de la Constitución Nacional y 41 de la Constitución Provincial, por lo que debe considerársela complementaria de aquella.

Art. 2°.- A los fines de la presente Ley considéranse:
1. Bosques Nativos a los ecosistemas forestales naturales compuestos predominantemente por especies arbóreas nativas maduras, con diversas especies de flora y fauna asociadas, en conjunto con el medio que las rodea -suelo, subsuelo, atmósfera, clima, recursos hídricos-, conformando una trama interdependiente con características propias y múltiples funciones, que en su estado natural le otorgan al sistema una condición de equilibrio dinámico y que brinda diversos servicios ambientales a la sociedad, además de los diversos recursos naturales con posibilidad de utilización económica.
Se encuentran comprendidos en la definición los bosques nativos de origen primario, donde no intervino el hombre; los de origen secundario, formados luego de un desmonte, y los resultantes de una recomposición o restauración voluntarias.
2. Zona de Integración Territorial de los Bosques Nativos: a los sectores adyacentes a los Bosques Nativos que por su ubicación y funcionalidad socio ambiental actúan o deben actuar como áreas de amortiguación de los mismos.-

Art. 3°.- Son objetivos de la presente Ley:
1. Promover la conservación mediante el Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos, de conformidad con la Ley Nacional N° 26.331 y sus normas complementarias.
2. Planificar y regular la expansión de la frontera agropecuaria y de cualquier otro cambio de uso del suelo, a través de instrumentos y mecanismos de ordenamiento territorial de los ecosistemas forestales y sus áreas adyacentes.
3. Implementar las medidas necesarias para regular, controlar y aumentar la superficie de bosques nativos existentes, tendiendo a lograr una superficie perdurable en el tiempo.

Ley N° 6.292
TITULO I
De los fines
Artículo 1°.- Declarase de interés público la preservación, conservación, propagación, restauración, población, repoblación y aprovechamiento racional de la flora silvestre, los recursos biológicos acuáticos y la fauna silvestre, dentro del territorio de la Provincia de Tucumán, a los fines de asegurar su existencia a perpetuidad; así como también la preservación, conservación y ampliación de las áreas naturales protegidas.

TITULO II: FLORA

Capítulo I
Prescripciones

Artículo 2°.- Quedan sometidas a las disposiciones de la presente Ley todos los bosques y tierras forestales ubicadas en jurisdicción provincial, ya sean privadas o fiscales y arbolados públicos dentro de los radios municipales y/o comunales de la Provincia. Los bosques y tierras forestales ubicados en zonas de seguridad y zona militar se hallan sometidos a las disposiciones de la presente Ley y a los específicos por razones de su ubicación.
Y en general, todas las acciones que afecten la flora silvestre en su función natural dentro del ecosistema y como recurso natural renovable de uso múltiple: aprovechamiento racional, tenencia, tránsito, comercialización, industrialización, importación y
exportación de ejemplares, productos y/o subproductos.

Artículo 3°.- Entiéndese por bosques, a los efectos de esta Ley, toda formación leñosa natural o artificial, que por su contenido o función sea declarada en los reglamentos respectivos como sujeta al régimen de la presente Ley.
Entiéndese por tierra forestal, a los mismos fines, aquellas que por sus condiciones naturales, ubicación o constitución, clima, topografía, calidad y conveniencia económica sea declarada inadecuada para cultivos agrícolas o pastoreo y susceptible, en cambio de forestación y también aquellas necesarias para el cumplimiento de la presente Ley.

Capítulo II
Clasificación de los Bosques

Artículo 4°.- A los fines de la presente Ley, entiéndese por bosque protector a aquellos que por su ubicación sirvieran conjunta o separadamente para:
a) Proteger y regularizar el régimen de las aguas.
b) Proteger el suelo, caminos y prevenir la erosión.
c) Defensa contra la acción de los vientos, aludes e inundaciones.
d) Albergue y protección de las especies de flora y fauna.

Artículo 5°.- A los fines de la presente Ley, entiéndese por bosque permanente a aquellos que por su destino, constitución de su arboleda y/o formación de su suelo, deban mantenerse:
a) Los que forman Parques y Reservas Naturales.
b) Los que se reservan para parques y bosques de uso público.
c) Aquellos en que existieran especies cuya conservación se considere necesaria.
El arbolado de los caminos y los montes de embellecimiento disfrutarán del régimen de los bosques permanentes.

Artículo 6°.- La Dirección de Recursos Naturales Renovables procederá a declarar y establecer nuevas zonas de bosques protectores y permanentes o ampliar las ya existentes en base a los estudios técnicos correspondientes, teniendo en cuenta los objetivos establecidos en los artículos anteriores y las necesidades de conservación del ambiente. Los procedimientos para la declaración se harán de acuerdo a lo establecido por la reglamentación de la presente
Ley.

Capítulo IX
Quema de Vegetación
Artículo 41.- Queda prohibido en toda la Provincia la quema intencional de vegetación nativa arraigada cualquiera sea su tipo y motivo, sin la previa autorización de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, como así también la quema de cordones de desmontes.

TITULO III: FAUNA ACUATICA
Capítulo I
Prescripciones
Artículo 47.- Quedan sometidas a las disposiciones de la presente Ley las acciones de cualquier índole que afecten en forma directa a los recursos biológicos acuáticos, en:
a - Aguas de uso público, de jurisdicción provincial.
b - Aguas de jurisdicción nacional, cuyo derecho de pesca ejerza la provincia.
c - Aguas de jurisdicción municipal o de uso privado, cuando por su ubicación y curso o por razones de continuidad física o biológica, de sanidad o de conservación de los recursos biológicos acuáticos, requieran la aplicación de una jurisdicción única, así como también las operaciones de pesca que en ellas se realicen.

TITULO IV: FAUNA SILVESTRE

Capítulo I
Prescripciones

Artículo 60.- A los efectos de la presente Ley, entiéndese por fauna silvestre:
a) Los animales bravíos o salvajes que viven libres e independientes del hombre en ambientes naturales o artificiales.
b) Los animales originalmente bravíos o salvajes que viven bajo el control del hombre, en cautividad o semicautividad.
c) Los animales originalmente domésticos, que por cualquier circunstancia llevan vida salvaje, convirtiéndose en cimarrones y sus descendientes.
Quedan excluidos del régimen del presente título las especies comprendidas en el Título III de la presente Ley y las reglamentaciones correspondientes.

Artículo 61.- Quedan sometidas a las disposiciones de la presente Ley:
a) Las acciones que afecten a la fauna silvestre en su función natural dentro del ecosistema y como recurso natural renovable de uso múltiple.
b) El ejercicio de la caza, crianza y aprovechamiento de animales silvestres, sus productos y/o subproductos, cualquiera sea su modalidad o forma.
c) La tenencia, el tránsito intra e interjurisdiccional, la comercialización, industrialización, importación y exportación de animales silvestres vivos, sus productos y/o subproductos.

Resolución Nº 1265/CPS/03: Esta Resolución deja sin efecto las Resoluciones Nº 1929/CPS del 28/08/85, 251/CPS del 20/03/91, 1219/CPS del 05/09/97 y 1152/CPS del 13/11/00. Tiene por objeto actualizar las normas sobre calidad de efluentes.
El Art. 2º prohíbe en todo el territorio de la Provincia, la descarga de líquidos residuales que puedan causar degradación o alteración del ambiente; afectar a los bienes de la comunidad, la salud humana, o alterar la flora y la fauna natural del curso de agua donde se vuelcan.-
Para ello el Anexo I establece los valores a los que deben ajustarse los líquidos residuales.
Art. 5º: “Los líquidos residuales podrán ser descargados a cursos de agua, canales (pluviales, de riego), acequias, lagos, lagunas o terrenos de dominio público o privado, cuando alcancen los niveles de calidad fijados en el Anexo I “NIVELES DE CALIDAD DE LOS EFLUENTES INDUSTRIALES Y CLOACALES”.
ANEXO I
NIVELES DE CALIDAD DE LOS EFLUENTES INDUSTRIALES Y CLOACALES.
A) Parámetros generales (Parámetros que deben cumplir todo tipo de efluentes)

Límites para descargar a:
Parámetros Unidad Cuerpo de agua superficial
(natural o artificial) Absorción por suelo (1) Consideraciones
Temperatura ºC 45 45
pH 6 y 9,5 6 y 9,5 En algunas industrias se exigirá control continuo, debiendo indicar tipo de tratamiento
Sólidos Sedimentables 10’ ml/l 0,1 0,1
Sólidos Sedimentables 2hs ml/l 1.0 5.0
Sulfuros mg/L 1.0 5.0
Sustancias Solubles en Frío en Éter mg/L 100 100
Oxígeno Disuelto mg/L 2 NE(2)
Demanda Bioquímica de Oxígeno a 20ºC en 5 días mg/L 50 200 En algunos desagües y drenajes se permitirá expresamente un valor mayor por tiempo limitado, siempre que no se causen problemas a terceros o cuerpos receptores. Dicho parámetro podrá ser más estricto si pudiera haber influencia en toma de agua potable.
Demanda Química de Oxígeno mg/L 250 500 Idem al anterior
Fenoles mg/L 0,1 0,1

En absorción en suelos debe comprenderse pozos absorbentes, lagunas, riego, etc.
NE, no establecido.
Art. 10°: “Los responsables de los efluentes que no se ajusten a los parámetros indicados en el Anexo I, deberán presentar dentro de un plazo establecido ante la Dirección General de Saneamiento Ambiental, el proyecto de sistema de tratamiento y cronograma de ejecución correspondiente”.
Art. 13°: “Todo predio de carácter privado o público, donde se genere un líquido residual deberá contar con cámara de extracción de muestras y sistema de medición de caudales, instalados en lugar de fácil acceso, antes y después de la planta o sistema de tratamiento. Las industrias deben contar con un tipo efectivo y certificado de medición y registro de caudales ( cartas de impresión de caudales, donde figure fecha y horas que deben ser archivadas diariamente por la empresa con la rúbrica del responsable). El incumplimiento de este requisito dará lugar a la suspensión del permiso de vuelco de efluente, siendo impedimento para toda gestión de carácter ambiental”.
Resolución Nº 294/CPS/1989: Necesidad de evitar la contaminación de la Atmósfera, designa Autoridad de Aplicación a la Dirección General de Saneamiento Ambiental. Anexo I: Establece la Norma de Calidad del Aire y Límites Admisibles.
Resolución Nº 284/2000-DPA sobre el Certificado de No Inundabilidad. Se aplica a los inmuebles en los que se pretende la ejecución de un emprendimiento habitacional y/o productivo, los cuáles deben contar con el Certificado de Factibilidad de NO Inundabilidad (FNI). El Anexo I establece los pasos para la presentación y aprobación. El Anexo II establece el cálculo de aranceles para derecho de FNI.
Resolución Nº 103: Crea el Registro Gral. de Perforaciones de la Provincia, mediante el cual se instrumentan las medidas resolutivas tendientes al ordenamiento y óptimo usufructo de las aguas subterráneas del territorio de la Provincia, así como las medidas tendientes a prevenir la contaminación hídrica, sobreexplotación y deficiente usufructo de los acuíferos.

RESOLUCIÓN 134 /2006 de la Dirección de Medio Ambiente: crea el registro de consultores en evaluación de impacto ambiental.
DECRETO ACUERDO 51 / 2006: creación de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente (antes Sub-Secretaría de Recursos Hídricos, Energéticos, Minería y Política Ambiental.)
RESOLUCION 30 / 2009 de la SEMA: Deroga y reemplaza a la 1265, del Siprosa, sobre vuelcos de efluentes líquidos.
RESOLUCION 124/09 de la SEMA: establece sanciones a infractores de la res. 30
2.3 Nivel Municipal
a) Municipio de Tafí del Valle
El municipio ha firmado con el Gobierno de la Provincia el denominado Pacto Social, y en uno de sus artículos se acuerda: …“El Municipio se compromete a observar y hacer observar, dentro de la esfera de su competencia, la legislación ambiental vigente en la Provincia, prestando plena colaboración a los organismos provinciales responsables de su aplicación. En particular, y sin perjuicio de otras obligaciones que surjan de dichas normas, deberá dar cumplimiento al artículo 9° del Decreto N° 2204/3-MP-91, por el cual el Certificado de Aptitud Ambiental que establece el artículo 1º de la Ley N° 6253 (modificatorias y/o la que en el futuro la sustituya), deberá ser exigido por todos los organismos de la Administración Pública Provincial y Municipal con competencia en la materia de que traten los proyectos sujetos a Evaluación del Impacto Ambiental, quedando prohibido en el territorio de la Provincia la autorización de obras y/o acciones que no cumplan ese requisito….”
Esto implica que provisoriamente, mientras dure el pacto, la municipalidad no emitirá normas propias sobre temas ambientales ni obligará a sus habitantes a cumplir con las existentes, salvo aquellas que signifiquen una adhesión a normas provinciales vigentes.


ANEXO I. Perfil avanzado de proyectos
Propuesta de Manejo integral de Pastizales de la Cuenca Media y Alta en Tafí del Valle (Tucumán).
I. DATOS GENERALES
Municipio: Tafí del Valle
Provincia: Tucumán
Título del Proyecto: Propuesta de Manejo integral de Pastizales de la Cuenca Media y Alta en Tafí del Valle (Tucumán)
Autoridad Municipal responsable: Intendencia de Tafí del Valle
Técnico a cargo: A designar (relacionado con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán).
Organismo ejecutor del proyecto: Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la Provincia de Tucumán.

II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
2.1. Caracterización del problema
La cuenca media y alta del Río La Angostura (Tafí del Valle, Tucumán, Argentina) ocupa un piso altitudinal desde los 2.500 m de altitud hasta los 4.600 metros. Sólo la cuenca media ocupa una superficie de 155 km2 mientras que la alta cubre 82 km2. En ambas se desarrollan tanto plantas herbáceas y pastizales con un claro dominio de estos últimos. En efecto, en la zona los pastizales dominantes están constituidos por gramíneas de alto porte como Festuca hieronymi y Festuca orthophylla. Esta última reemplaza a la primera a medida que se asciende en altitud. Otras gramíneas menores son Deyeuxia, Muhlenbergia, Stipa, Poa, entre otras.

En la actualidad ambas cuencas soportan una carga ganadera conformada por vacas y cabras mayormente aunque también se encuentran algunos burros y caballos. Especialmente en verano, cuando los pastizales rebrotan, los animales mencionados son llevados hacia la zona de la cuenca media y alta para aprovechar las gramíneas mencionadas. Este tipo de uso se realiza sin ningún tipo de control. Así es posible encontrar animales en las dos cuencas, a distintas altitudes, utilizando el recurso y trasladándose a medida que agotan la parte palatable del mismo.

La introducción de este tipo de animales en la zona de media y alta cuenca está provocando una seria competencia con los camélidos presentes en el lugar, especialmente guanacos. En efecto, el ganado no sólo compite por espacio sino también por el recurso mismo. Además el ganado al alimentarse no corta la parte palatable sino que desentierra a las plantas con lo cual elimina a la misma. Por el contrario los camélidos al alimentarse sólo extraen, o cortan, la parte palatable dejando que la especie continúe con su ciclo. Por otro lado, el ganado posee una pezuña que al desplazarse daña la vegetación y el suelo desnudo. Esto genera una puerta de entrada a la erosión hídrica y eólica. Los camélidos no provocan este daño ya que su pezuña posee una especie de almohadilla que le permite desplazarse por el campo sin dañar la vegetación ni el suelo.

Teniendo en cuenta que en la zona de la cuenca alta y media se genera el agua que luego se utiliza en toda la cuenca, tanto para actividades productivas como para el funcionamiento del ecosistema, es necesario considerar la protección y recuperación de los pastizales de la cuenca como una medida que puede ayudar a mantener los flujos de agua. Desde este punto de vista, la ganadería debe ser reemplazada paulatinamente, o bien manejarla adecuadamente, justamente para evitar la eliminación de vegetación que es el control de la generación de agua y de suelos en la zona alta.

2.2. Solución propuesta
El plan que se propone consiste en comenzar con un plan de manejo de manejo del pastizal de la cuenca media y alta de la cuenca del Río La Angostura. Esto incluye la declaración de una Reserva de Uso Múltiple en la zona (que se adjunta como proyecto marco por separado), el reemplazo paulatino del ganado por camélidos (llamas y experiencia de cría en cautiverio de guanacos) y la creación de clausuras experimentales para permitir la recuperación del pastizal nativo de la zona. El plan incluye una etapa de monitoreo o seguimiento de la evolución de las clausuras de por lo menos cinco (5) años. Además se incluye un plan piloto, por el mismo tiempo, para reemplazar 200 vacas por 200 llamas en una zona controlada. Se espera también realizar una experiencia de cría de guanacos en cautiverio a modo de experiencia piloto.
Este plan posee varias etapas que es necesario cumplirlas con el tiempo y que son:
a) Creación de la Reserva Río La Angostura bajo la figura de Reserva de Uso Múltiple (decreto o ley provincial).
b) Creación de un grupo técnico para la formulación de la Propuesta de Manejo Integral de Pastizales de la Cuenca Media y Alta en Tafí del Valle (Tucumán)
c) Formulación del Plan de Manejo.
d) Creación de por lo menos veinte clausuras (de por lo menos 10 hectáreas cada una) en distintas zonas de media y alta cuenca para la recuperación del pastizal nativo. En esto se incluye el seguimiento de las mismas.
e) Creación de por lo menos diez granjas para la cría de camélidos (llamas) en la zona de la cuenca media. Cada granja tendrá un plantel mínimo de 20 llamas.
f) Creación de dos granjas para la experiencia piloto de cría de guanacos en cautiverio en la cuenca alta. Cada granja tendrá un plantel mínimo de 10 guanacos.

Se adjunta un resumen tentativo del Plan, tiempo estimado en lograrlo y un presupuesto.
Resumen del Plan
Año Acciones Presupuesto ($) Organismo responsable y aclaraciones
1 Proyecto de creación de la Reserva bajo la figura de Reserva de Uso Múltiple.
Esto incluye la delimitación aproximada de la Reserva
Sin costo Secretaría de Medio Ambiente y Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos.
La delimitación aproximada ya surge del estudio financiado por la DINAPREI y que se encuentra en el estudio EG N°. 132 “El uso integral y sustentable de los recursos naturales a partir de los estudios de proyectos productivos aplicados a la zona de Tafí del Valle”
1
Creación de un Grupo Técnico para la formulación de la Propuesta de Manejo Integral de Pastizales de la Cuenca Media y Alta en Tafí del Valle (Tucumán)
(se estima que este trabajo puede insumir un tiempo de 3 meses) Esta tarea puede insumir el trabajo de un grupo de cinco técnicos (agrónomo, zootecnista, botánico o biólogo, economista y abogado)

Costo aproximado: ver presupuesto

Secretaría de Estado de Medio Ambiente
2 Puesta en marcha de la Propuesta
Designación de dos profesionales responsables de la ejecución de la propuesta.

Compra de movilidad (un vehículo)

Contrato para personal técnico (por lo menos dos. Uno para clausuras y otro para granjas)

Contrato para mano de obra no especializada para la construcción de clausuras y granjas

Compra de Semovientes (caballos)

Construcción de clausuras (20)

Puesta en marcha de granja de camélidos (llamas)(x 10)

Puesta en marcha de granja de camélidos (guanacos) (x 2)

Ver presupuesto

 

Secretaría de Estado de Medio Ambiente
3 Seguimiento del proyecto Ver presupuesto Secretaría de Estado de Medio Ambiente
4 Seguimiento del proyecto Ver presupuesto Secretaría de Estado de Medio Ambiente
5 Seguimiento del proyecto Ver presupuesto Secretaría de Estado de Medio Ambiente

El objetivo central del Proyecto es la protección y recuperación de los pastizales de la cuenca media y alta de la cuenca del Río La Angostura dentro de la figura de una reserva de uso múltiple. La propuesta tiende a recuperar el pastizal mediante clausuras y eliminación paulatina del ganado vacuno (y otros como caballos, burros y cabras) y/o cría controlada de los mismos para proteger las fuentes de agua y tender al desarrollo sustentable de este ambiente de montaña.
La propuesta incluye el comienzo de una experiencia piloto de cría controlada de camélidos (llamas y guanacos) en un esquema de reemplazo gradual de la ganadería clásica.
2.4. Beneficiarios
Directos:
El beneficiario directo de esta propuesta es la población, o sea los 15.000 habitantes (censo 2010) del Departamento de Tafí del Valle, que directa o indirectamente reciben los beneficios del agua que se genera en la cuenca media y alta. En efecto, todas las actividades que desarrollan (agricultura, ganadería, turismo, entre otras) están ligadas o son dependientes directos del agua que se generan en la cuenca media y alta. Siendo la zona una productora de excelencia de papa semilla, es esta una de las actividades que más se beneficiaría al contar con agua de calidad asegurada para sus cultivos. Por otro lado, la obra de riego gravitacional que se realizó en el SO del Valle de Tafí a un costo de aproximadamente $ 8.200.000 debe mantener su flujo de agua. Tratándose de una obra destinada a manejar en forma sostenible el agua para la zona resulta necesario proteger las fuentes de agua que justamente alimentan las tomas de agua de la obra mencionada y que se encuentran por arriba del Valle de Tafí.
Indirectos:
Desde la óptica ambiental el valor de la propuesta radica en la protección de la diversidad de las gramíneas presentes en la zona. Estos pastizales no solo juegan un importante papel en el ciclo del agua sino también que son poderosos agentes anti erosión de los suelos y sirven de alimento y refugio a otras especies de la zona. Desde una óptica global los mismos son los equivalentes a los bosques de la zona baja ya que son agentes de absorción de anhídrido carbónico (un gas de efecto invernadero) a través del proceso de la fotosíntesis.

2.5. Fuentes de financiamiento
2.5.1. Nacionales
i) Dirección Nacional de Preinversión (DINAPREI) del Ministerio de Economía y la Producción.
Quizás este organismo podría financiar el trabajo del grupo técnico para la formulación del plan de manejo.
ii) Internacionales
-Organización de Cooperación Intermunicipal (España) www.femp.es
-Programa ADITAL (Unión Europea)
-Ver Catálogo de Cooperación Internacional para Municipios presentado por el -FAN (Instituto Federal de Asuntos Municipales de la Nación)

iii) Nacionales
-Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
-Secretaría de Agricultura de la Nación.

2.6. Posible Organización para la ejecución
Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán, Dirección de Ganadería de la provincia, Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la provincia de Tucumán, Municipio de Tafí del Valle.
2.7. Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.7.1 Organismos públicos
Ministerio de Economía y la Producción, DINAPREI
Consejo Federal de Inversiones,
Gobierno de la Provincia de Tucumán (Secretaría de Estado de Medio Ambiente, Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la Provincia, Dirección de Ganadería de la provincia, Secretaría del Interior, Municipio de Tafí del Valle).
2.7.2 ONGs
Se deberá buscar en la zona del proyecto (Tafí del Valle).
2.8. Posibles beneficios e impactos del Proyecto
Los beneficios de este proyecto, tanto productivo como ambiental, son numerosos. La integridad de la cuenca media y alta debe ser mantenida ya que de la interacción de sus elementos naturales surge un servicio ambiental importante y que en este caso es la generación de agua para todo uso (ecológico, productivo, recreativo, entre otros). Uno de los beneficios está relacionado con el sistema productivo de la zona. Siendo la zona un valle dedicado a la producción de papa semilla y de plantines de frutilla libre de enfermedades, la conservación del agua y de la pureza del ambiente en general es fundamental para mantener la inocuidad de lo que se produce. El uso de agua de alguna forma certificada puede llevar con el tiempo a generar un sello de origen que sin duda puede tener un alto valor en los mercados que consumen los productos de la zona.
Por otro lado, la recuperación de las pasturas de la zona permitirá no solo el control erosivo de la zona, lo que redunda en menos sólidos y microorganismos, en el agua que se genera, sino en contar con especies que bajo un sistema de control pueden alimentar a camélidos de la zona.
La protección de la zona puede ser una generadora de empleo ya que entre otros se menciona lo siguiente: profesionales como agrónomos y zootecnistas, técnicos calificados, mano de obra de la zona para construcción y mantenimiento de clausuras, mano de obra para la atención de granjas de camélidos, vaqueanos, etc.
III. Acciones a seguir
3.1. Acciones administrativas y legales:
3.1.1. Creación de un Grupo Técnico para la formulación de la Propuesta de Manejo Integral de Pastizales de la Cuenca Media y Alta en Tafí del Valle (Tucumán
3.1.2. Formulación de la propuesta.
3.1.3. Afectación de terrenos para la construcción de las clausuras (convenios)
3.1.4. Afectación de terrenos para las granjas de camélidos (convenios)

4.1. Estudios necesarios:
4.1.1 Censo de ganado en la cuenca media y alta. En esto se incluye a caballos, burros, cabras y otras especies.
4.1.2. Estudio botánico detallado de las gramíneas presentes en la zona. Esto incluye cobertura, especies más frecuentes y productividad (kg/ha).
4.1.3. Estudio de germinación de gramíneas (en condiciones de campo)
4.1.4. Estudio de lugares para la implantación de clausuras.
4.1.5. Estudio de lugares para la construcción de granjas para la cría de camélidos (llamas y guanacos).
4.1.6. Formulación de un programa de monitoreo de clausuras.
4.1.7. Formulación de un programa de monitoreo de granjas (llamas y guanacos)
4.1.7. Diseño de un Sistema de Información Geográfico (SIG)

3.2 Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
1. Contratación de grupo técnico para la formulación de la propuesta (agrónomo, zootecnista, botánico o biólogo, economista y abogado).
2. Designación de dos profesionales responsables de la ejecución de la propuesta.
3. Censo de gramíneas en la zona
4. Censo de ganado en la zona
5. Compra de un vehículo todo terreno
6. Compra de semovientes (caballos)
7. Contrato para personal técnico. En esto se incluye un agrónomo y un zootecnista
8. Contrato para mano de obra no especializada para la construcción de clausuras y granjas.
9. Compra de camélidos (llamas)
10. Diseño de un sistema de información geográfico (SIG).
11. Formulación del proyecto de factibilidad
12. Formulación de los planes de difusión y concientización, de las actividades que se están realizando para que las escuelas, colegios, clubes de la zona puedan contar con una base para docencia.
3.3. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.3.1 Contratación por la UnPre
Profesión Experiencia (años) Período de contratación (meses) $/mes $/ En el período
Coordinador (Zootecnista o equivalente) 10 3 7500 22500
Agrónomo 10 3 6000 18000
Botánico o biólogo (estudio de gramíneas) 10 3 6000 18000
Economista 10 3 6000 18000
Abogado 10 2 6000 12000
Total ($) 88.500

3.3.2. Contratación por la contraparte
Profesión Periodo (meses) $/mensual ($)Total
Agrimensor o Topografo 2 6000 12000
Zootecnista 3 6000 18000
SubTotal 30000

3.3.3. Logística
Logística Costo ($)
Estudio de suelos en clausuras 30.000
Censo de ganado 12.000
Infraestructura (incluye 20 clausuras y 12 granjas) 1.000.000
Seguimiento de clausuras (por 5 años) 200.000
Comunicaciones 10.000
Movilidad (2 camionetas) 340.000
Compra de tres caballos 15.000
Compra de llamas (200) 400.000
Folleteria 10.000
Personal temporario 50.000
Diseño de SIG 18.000
Personal profesional (dos) 720.000
Total ($) 2.805.000

3.3.4. Modalidad de ejecución de los estudios
Por consultora
3.5 Calendario preliminar de operaciones

Mes
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
Proyecto de creación de la Reserva bajo la figura de Reserva de Uso Múltiple y puesta en marcha de la misma. X X X
Creación de un Grupo Técnico para la formulación de la Propuesta de Manejo de pastizales. X X X
Designación de dos profesionales responsables de la ejecución de la propuesta. X X
Censo de ganado (cuenca media y alta) X X
Estudio botánico detallado de las gramíneas presentes en la zona (cobertura, especies más frecuentes y productividad (kg/ha)). X X X
Estudio de germinación de gramíneas (en condiciones de campo) X X X
Compra de movilidad (un vehículo)
X X
Compra de Semovientes (caballos)
X X
Afectación de terrenos y Construcción de clausuras (20). Contrato de mano de obra no especializada.
X X
Afectación de terrenos, Construcción y Puesta en marcha de granja de camélidos (llamas)(x 10)
X X X X
Afectación de terrenos, Construcción y Puesta en marcha de granja de camélidos (guanacos) (x 2)
X X
Formulación de un plan de monitoreo permanente de clausuras y granjas X
Compra de equipos informáticos, comunicaciones y folletería X X
Diseño de un sistema de un sistema de información geográfico (SIG) X X X
Puesta en marcha de Reserva X X X
Planes de difusión de las actividades (videos, CD, folletos, etc.) X X
Manejo integral del bosque intermontano - Tafí del Valle (Tucumán)
I. DATOS GENERALES
Municipio: Tafí del Valle
Provincia: Tucumán
Título del Proyecto: Manejo integral del bosque intermontano – Tafí del Valle (Tucumán)
Autoridad Municipal responsable: Intendencia de Tafí del Valle
Técnico a cargo: A designar (relacionado con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán).
Organismo ejecutor del proyecto: Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la Provincia de Tucumán.

II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
2.2. Caracterización del problema
La cuenca baja del Río La Angostura (Tafí del Valle, Tucumán, Argentina) ocupa un piso altitudinal desde los 1.850 m hasta los 2.500 metros de altitud. En esta cuenca se desarrollan, en forma particular en la parte más baja de la cuenca, un extenso bosque conformado en su mayor parte por “alisos” (Alnus acuminata) y además herbáceas y gramíneas de distintos portes.

Este bosque tiene una fuerte relación con la regulación hídrica y climática de la zona además de ser una fuente importante de captación de CO2 por fotosíntesis. Si bien se registran algunos ejemplares aislados desde los 900 o 1000 m de altitud el grueso del bosque se halla entre los 1500 y 2.000 metros de altitud. Por arriba de los 2.000 el bosque de “aliso” perdura pero sólo en quebradas húmedas.

Tratándose un árbol de hasta 6 – 15 metros de altura el mismo fue utilizado en un comienzo para maderas destinado a la fabricación de cajones y en algunos casos muebles. En la actualidad este bosque sigue siendo utilizado en la construcción de casas y en forma particular los troncos son usados como elementos decorativos en techos.

Estas prácticas a lo largo de varios años han producido el empobrecimiento del bosque dando lugar a zonas boscosas con amplios espacios sin vegetación. En algunos casos esto ha provocado el comienzo de la erosión del suelo, que se agudiza por las lluvias torrenciales de la zona, o bien la entrada de otras especies.

Teniendo en cuenta que el bosque de “alisos” se encuentra cubriendo la ladera oriental como parte de la occidental en el caso del Valle de Tafí y además su rol en el ciclo hídrico del área es necesario diseñar su recuperación por su alto valor ambiental para la zona. También el bosque de “aliso” juega un papel importante como hábitat para numerosas especies de aves, mamíferos, anfibios y reptiles.
De manera que el bosque de aliso es un elemento importante a conservar y/o recuperar por su función ecosistémica y por su valor en cuanto a biodiversidad se refiere.

En la actualidad el bosque de aliso alberga una gran carga ganadera conformada por vacas, cabras, burros y caballos. Especialmente en invierno estos bosques, que conservan parte de vegetación herbácea sirven para pastaje de las especies mencionadas.

Esta práctica llevo a que muchos renovales de “alisos” no puedan prosperar debido a que son fuente de alimento para el ganado mencionado.
De manera que el bosque de “aliso” está sufriendo una continua agresión y a la fecha, a pesar que existen áreas protegidas en la zona, no se vislumbra ningún proyecto de protección y/o recuperación de esta importante formación vegetal.

2.2. Solución propuesta
El plan que se propone consiste en comenzar con experiencias de protección del bosque, mediante clausuras, y otras concretas de repoblación de “alisos” mediante la reforestación, escalonada en distintos años, en áreas a determinar pero en zonas cercanas a cursos de agua.
Este plan se complementa con otros para la zona de la Cuenca del Río La Angostura y que son: Declaración de una Reserva de Uso Múltiple en la zona y una Propuesta de Manejo integral de Pastizales de la Cuenca Media y Alta en Tafí del Valle (ambos se adjuntan por separado).
Este plan posee varias etapas que es necesario cumplirlas con el tiempo y que son:
g) Creación de la Reserva Río La Angostura bajo la figura de Reserva de Uso Múltiple (decreto o ley provincial).
h) Creación de un grupo técnico para la formulación de la Propuesta de Manejo integral del bosque intermontano - Tafí del Valle (Tucumán)
i) Formulación del Plan de Manejo.
j) Creación de por lo menos diez (10) clausuras de por lo menos 10 hectáreas cada una) en distintos lugares de la cuenca baja de Tafí del Valle y especialmente en aquellos lugares cercanos a cursos de agua y/o pendientes que deban ser repobladas con este tipo de arboles.
k) Ensayos de forestación con alisos en por lo menos 100 hectáreas en la cuenca baja del Valle de Tafí. Cada año y durante 3 años se agregarán otras 300 hectáreas.
l) Seguimiento y monitoreo de las experiencias mencionadas en d) y e) por lo menos 5 años.

Se adjunta un resumen tentativo del Plan, tiempo estimado en lograrlo y un presupuesto.
Resumen del Plan
Año Acciones Presupuesto ($) Organismo responsable y aclaraciones
1 Proyecto de creación de la Reserva bajo la figura de Reserva de Uso Múltiple.
Esto incluye la delimitación aproximada de la Reserva
Sin costo Secretaría de Medio Ambiente y Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos.
La delimitación aproximada ya surge del estudio financiado por la DINAPREI y que se encuentra en el estudio EG N°. 132 “El uso integral y sustentable de los recursos naturales a partir de los estudios de proyectos productivos aplicados a la zona de Tafí del Valle”
1
Creación de un Grupo Técnico para la formulación de Propuesta de Manejo integral del bosque intermontano - Tafí del Valle (Tucumán)
(se estima que este trabajo puede insumir un tiempo de 3 meses) Esta tarea puede insumir el trabajo de un grupo de cinco técnicos (agrónomo, botánico o biólogo, ingeniero forestal, economista y abogado)
Costo aproximado: ver presupuesto

Secretaría de Estado de Medio Ambiente
2 Puesta en marcha de la Propuesta
Designación de dos profesionales responsables de la ejecución de la propuesta.

Compra de movilidad (un vehículo todo terreno)

Contrato para personal técnico (por lo menos dos. Uno para clausuras y otro para las tareas de reforestación)

Contrato para mano de obra no especializada para la construcción de clausuras y reforestación

Compra de Semovientes (caballos)

Construcción de clausuras (x 10)

Puesta en marcha del plan de forestación (x 100 hectáreas)

Puesta en marcha de un vivero para alisos en la Reserva La Florida

Ver presupuesto

 

Secretaría de Estado de Medio Ambiente
3 Seguimiento del proyecto Nueva forestación de 100 hectáreas Secretaría de Estado de Medio Ambiente
4 Seguimiento del proyecto Nueva forestación de 100 hectáreas Secretaría de Estado de Medio Ambiente
5 Seguimiento del proyecto Nueva forestación de 100 hectáreas Secretaría de Estado de Medio Ambiente

El objetivo central del Proyecto es la protección y recuperación de los bosques de “alisos” en la cuenca baja del Río La Angostura dentro de la figura de una reserva de uso múltiple. La propuesta tiende a recuperar el bosque de “alisos” mediante clausuras y forestación para proteger fuentes de agua, laderas y hábitat de especies animales ligadas al bosque.
2.4. Beneficiarios
Directos:
El beneficiario directo de esta propuesta es la población, o sea los 15.000 habitantes (censo 2010) del Departamento de Tafí del Valle, que directa o indirectamente reciben los beneficios ambientales de los bosques y pastizales que se encuentran en la cuenca baja y media del Río La Angostura. En efecto, todas las actividades que desarrollan (agricultura, ganadería, turismo, entre otras) están ligadas o son dependientes directos del agua, de los suelos y del paisaje de las cuencas mencionadas.
Conociendo el papel fundamental que tiene el bosque de alisos en la dinámica hídrica de la zona este proyecto resulta trascendente para generar conocimiento tanto en su recuperación mediante clausuras o tareas de forestación mediante la plantación de plantines generados ex profeso. Decidir entre una y otra alternativa será una de las respuestas que brindará este proyecto.
Dada las características del proyecto y la mano de obra implicada, el mismo puede generar mano de obra no tradicional en la zona, lo cual crea un plus a la oferta que tradicionalmente se realiza en el Valle.
Indirectos:
Desde la óptica ambiental el valor de la propuesta radica en la recuperación y protección del bosque de “alisos” y la flora y fauna asociada presentes en la zona. En forma particular, estas acciones significan un comienzo para la recuperación de los servicios ambientales que presta el bosque mencionado.
Teniendo en cuenta que el bosque es un fuerte asimilador de CO 2 por fotosíntesis resulta de interés ambiental recrear una fuente para la absorción de este gas de efecto invernadero.

2.5. Fuentes de financiamiento
2.5.1. Nacionales
i) Dirección Nacional de Preinversión (DINAPREI) del Ministerio de Economía y la Producción.
Quizás este organismo podría financiar el trabajo del grupo técnico para la formulación del plan de manejo.
ii) Internacionales
-Organización de Cooperación Intermunicipal (España) www.femp.es
-Programa ADITAL (Unión Europea)
-Ver Catálogo de Cooperación Internacional para Municipios presentado por el -FAN (Instituto Federal de Asuntos Municipales de la Nación)

iii) Nacionales
-Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación a través de fondos para el ordenamiento de los bosques en Argentina.
-Secretaría de Agricultura de la Nación.

2.6. Posible Organización para la ejecución
Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán, Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la provincia de Tucumán, Municipio de Tafí del Valle.
2.7. Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.7.1 Organismos públicos
Ministerio de Economía y la Producción, DINAPREI
Consejo Federal de Inversiones,
Gobierno de la Provincia de Tucumán (Secretaría de Estado de Medio Ambiente, Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la Provincia, Secretaría del Interior, Municipio de Tafí del Valle).
2.7.2 ONGs
Se deberá buscar en la zona del proyecto (Tafí del Valle).
2.8. Posibles beneficios e impactos del Proyecto
Los beneficios de este proyecto, tanto productivo como ambiental, son numerosos. La integridad de la cuenca baja debe ser recuperada y mantenida por los servicios ambientales que presta. En este sentido el agua es solo uno de ellos. Este elemento es fundamental en el valle de Tafí para su producción, recreación y también para mantener la biota que allí se encuentra. Uno de los beneficios está relacionado con el sistema productivo de la zona. Siendo la zona un valle dedicado a la producción de papa semilla y de plantines de frutilla libre de enfermedades, la conservación del agua y de la pureza del ambiente en general es fundamental para mantener la inocuidad de lo que se produce. El uso de agua de alguna forma certificada puede llevar con el tiempo a generar un sello de origen que sin duda puede tener un alto valor en los mercados que consumen los productos de la zona.
Por otro lado, la recuperación del bosque y eventualmente su aprovechamiento responsable, puede generar mano de obra, calificada y no calificada, en la zona. Se descuenta por cierto que la potencialidad turística de la zona puede aumentar e incluso el mismo proyecto puede ser mostrado como una actividad no tradicional con connotaciones turísticas no clásicas.
El proyecto puede tener un alto impacto en la zona y en Tucumán ya que es la primera vez que se encararía la forestación y recuperación de una especie autóctona con claros objetivos ambientales y productivos. Además si el proyecto resulta exitoso puede generar mano de obra relacionada a la recuperación de ambientes que al momento no se han ensayado en Tucumán.
III. Acciones a seguir
3.1. Acciones administrativas y legales:
3.1.1. Creación de un Grupo Técnico para la formulación de la Propuesta de Manejo integral del bosque intermontano - Tafí del Valle (Tucumán).
3.1.2. Formulación de la propuesta.
3.1.3. Afectación de terrenos para la construcción de las clausuras (convenios)
3.1.4. Afectación de terrenos necesarios para la forestación con alisos (100 ha el primer año y otras 300 ha para los siguientes tres años).

4.1. Estudios necesarios:
4.1.1 Censo de “alisos” en el bosque a través de métodos clásicos (cuadrantes o lineantes)
4.1.2. Estudio botánico detallado de las especies arbustivas y herbáceas acompañantes del bosque de “aliso”. Esto incluye riqueza específica, cobertura y especies más frecuentes.
4.1.3. Estudio de productividad primaria neta (PPN) a partir de estudios satelitales (determinación de NDVI, índice normalizado para vegetación)
4.1.4. Estudio de lugares para la implantación de clausuras destinados a tareas de reforestación.
4.1.5. Estudio de los lugares para la primera forestación con alisos (100 ha)
4.1.6. Generación de un espacio para la generación de plantines en el Vivero de La Florida.
4.1.7. Formulación de un programa de monitoreo de clausuras.
4.1.8. Diseño de un Sistema de Información Geográfico (SIG)
3.2 Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
12. Contratación de grupo técnico para la formulación de la propuesta (agrónomo, botánico o biólogo, ingeniero forestal, economista y abogado)
13. Designación de dos profesionales responsables de la ejecución de la propuesta.
14. Contrato para los dos profesionales seleccionados.
15. Censo de “alisos” en la zona y especies acompañantes.
16. Compra de un vehículo todo terreno
17. Compra de semovientes (caballos)
18. Contrato para mano de obra no especializada para la construcción de clausuras y forestación.
19. Diseño de un sistema de información geográfico (SIG).
20. Formulación del proyecto de factibilidad
12. Formulación de los planes de difusión y concientización, de las actividades que se están realizando para que las escuelas, colegios, clubes de la zona puedan contar con una base para docencia.
3.3. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.3.1 Contratación por la UnPre
Profesión Experiencia (años) Período de contratación (meses) $/mes $/ En el período
Coordinador (Ingeniero Forestal o equivalente) 10 3 7500 22500
Agrónomo 10 3 6000 18000
Botánico o biólogo (censo de bosque de alisos y especies acompañantes) 10 3 6000 18000
Economista 10 3 6000 18000
Abogado 10 2 6000 12000
Total ($) 88.500

3.3.2. Contratación por la contraparte
Profesión Periodo (meses) $/mensual ($)Total
Agrimensor o Topógrafo 2 6000 12000
Especialista en SIG 3 6000 18000
SubTotal 30000

3.3.3. Logística
Logística Costo ($)
Estudio de suelos en clausuras 30.000
Censo de alisos en el bosque en distintas laderas 18.000
Estudio botánico detallado de especies arbustivas y herbáceas acompañantes del bosque de aliso 18.000
Estudio de productividad primaria neta (PPN) a través del indice NDVI (datos satelitales) 50.000
Construcción de clausuras para la recuperación natural del "aliso" y del bosque. 10 clausuras de 10 ha cada una. Materiales y mano de obra. 500.000
Control y Seguimiento de clausuras (por 5 años) 200.000
Generación de un vivero para "alisos" en el Vivero de La Florida. Esto implica afectar un espacio de 20 x 20 metros. Incluye materiales y mano de obra de 2 personas al efecto. 150.000
Comunicaciones 10.000
Movilidad (2 camionetas) 340.000
Compra de tres caballos 15.000
Folleteria 10.000
Diseño de SIG 18.000
Personal profesional (dos) Contrato por 5 años. 720.000
Total ($) 2.079.000

3.3.4. Modalidad de ejecución de los estudios
Por consultora
3.5 Calendario preliminar de operaciones
Mes
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
Proyecto de creación de la Reserva bajo la figura de Reserva de Uso Múltiple y puesta en marcha de la misma. X X X
Creación de un Grupo Técnico para la formulación de la Propuesta de Manejo del bosque X X X
Designación de dos profesionales responsables de la ejecución de la propuesta. X X
Censo de “alisos” en el bosque a través de métodos clásicos (cuadrantes o lineantes)
X X
Estudio botánico detallado de las especies arbustivas y herbáceas acompañantes del bosque de “aliso”. Esto incluye riqueza específica, cobertura y especies más frecuentes. X X X
Estudio de productividad primaria neta (PPN) a partir de estudios satelitales (determinación de NDVI, índice normalizado para vegetación) X X X
Compra de movilidad (un vehículo) X X
Compra de Semovientes (caballos) X X
Afectación de terrenos y Construcción de 10 clausuras (100 ha). Contrato de mano de obra no especializada. X X
Afectación de terrenos y puesta en marcha de tareas de forestación con alisos (100 ha). Contrato de mano de obra no especializada X X
Puesta en marcha de un vivero para alisos en la Reserva La Florida X X
Formulación de un plan de monitoreo permanente de clausuras y forestación X X
Estudio de nuevos lugares para la forestación con alisos en los próximos tres años (100 ha por año) X X
Compra de equipos informáticos y comunicaciones X X
Diseño de un sistema de un sistema de información geográfico (SIG) X X X
Planes de difusión de las actividades (videos, CD, folletos, etc.) X X
Evaluación del primer año y diseño de nuevas forestaciones X

 


Manejo integral de fauna terrestre.

I. DATOS GENERALES
Municipio: Provincia: Tafí del Valle-El Mollar, Tucumán.
Título del Proyecto: Manejo integral de fauna terrestre.
Autoridad Municipal responsable: Intendente de Tafí del Valle y Delgado Comunal El Mollar.
Técnico a cargo: Aún no designado.
Organismo ejecutor del proyecto: Municipio de Tafí del Valle y comuna de El Mollar.

II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
2.1 Caracterización del problema
El Valle de Tafí cuenta con una diversidad notable de recursos faunísticos terrestres, la mayor parte de los cuales están representados por especies silvestres autóctonas. Para vertebrados, por ejemplo, nuestros relevamientos indican la presencia de por lo menos 262 especies, la mayoría no explotadas por parte del hombre en la actualidad, o sólo utilizadas en forma parcial y sin un manejo planificado explícito. Por el contrario, las actividades antrópicas que actualmente se desarrollan en la zona en relación con la fauna terrestre, involucran básicamente actividades de producción ganadera de unas pocas especies introducidas como vacunos, caprinos, y ovinos. Estas actividades ganaderas tienen larga data en la zona del valle habiéndose practicado desde sus inicios sin planificación, lo cual, sumado a la presencia de ganado equino y mular, está produciendo sobreexplotación de los recursos vegetales, principalmente gramíneas y herbáceas. Estas prácticas están conduciendo a su vez a un proceso de degradación y compactación de suelos, lo que deriva en pérdida de capacidad de absorción de agua y nutrientes, aumento de escurrimiento superficial y formación de cárcavas, entre otros inconvenientes. La sobre explotación de la productividad primaria neta vegetal de la zona por parte del ganado doméstico, perjudica a su vez a la fauna de vertebrados autóctonos, los cuales se ven privados de la matriz ambiental en la que desarrollan todas las actividades que componen su ciclo de vida (alimentación, reproducción, etc.).

2.2 Solución propuesta
La solución de esta problemática deberá basarse en un cambio gradual de las prácticas productivas del área, incluyendo la planificación del uso sustentable de los recursos vegetales por parte del ganado doméstico y la diversificación de usos para las especies de vertebrados silvestres actualmente no utilizadas por parte de pobladores locales.

2.3 Objetivos Generales
El objetivo general del presente proyecto incluye el desarrollo de actividades ecoturísticas que hagan uso racional de la fauna silvestre. Estas actividades deberán planificarse de forma tal que sean sustentables en el tiempo, tanto para la fauna como para la ecozona en su conjunto.

2.4 Objetivos Particulares
2.4.1 Planificación y desarrollo de actividades de observación de vertebrados terrestres de alto valor escénico y de conservación (e.g., cóndores, flamencos, cisnes, tarucas, guanacos, chinchillones, zorros). Se espera poder desarrollar al menos cuatro circuitos de observación de diferentes atractivos.
2.4.2 Planificación y desarrollo de cotos de caza de especies de alto valor cinegético (e.g., perdices). Se espera poder desarrollar al menos tres cotos de caza.
2.4.3 Planificación y desarrollo de establecimientos para la esquila de camélidos (e.g., guanacos y llamas). Se espera poder desarrollar dos áreas con infraestructura destinada a este objetivo.

2.5 Beneficiarios
Directos:
Los beneficiarios directos del proyecto incluyen las familias involucradas en los proyectos productivos, para los cuales aumentará la fuente de ingresos económicos y los niveles de capacitación. Se estima que un mínimo de treinta familias pueden estar involucradas de forma directa en estas iniciativas productivas.

Indirectos:
Los beneficiarios indirectos serán numerosos. Desde la óptica económica los proyectos productivos serán importantes para el turismo en general, aportando divisas al circuito comercial que incluye hotelería, establecimientos gastronómicos, y numerosos servicios turísticos adicionales (alquiler de caballos, venta de regionales, etc.). Se producirán también ingresos de divisas a partir de la venta de productos derivados de los camélidos (como pelo, leche y carne) y del servicio de actividades cinegéticas (guías, costos de ingreso y por pieza, etc.). Desde la perspectiva ambiental, el proyecto favorecerá el uso planificado y sustentable de los recursos y la diversificación de usos productivos de la fauna presente en la región. El establecimiento de cotos de caza incluirá la clausura de áreas relativamente extensas, lo cual favorecerá la conservación de la matriz ambiental para numerosas especies de vertebrados. El cambio de uso de ganado orientado hacia camélidos favorecerá la conservación de la matriz vegetal y el suelo. Por sus características anatómicas y debido al comportamiento de forrajeo, los camélidos no eliminan por completo las plantas de las que se alimentan y no producen compactación y erosión de los suelos.

2.6 Costos preliminares del Proyecto

RUBROS
PRESUPUESTO ($)
% DEL TOTAL DE EROGACIONES
Inventarios 400000 14,55
Salarios 863400 31,41
Estudios de productividad y cupos 250000 9,10
Capacitación 50000 1,82
Equipamiento 350000 12,73
Infraestructura 650000 23,65
Insumos 40000 1,45
Gastos administrativos 25000 0,91
Gastos de difusión y promoción 120000 4,37
Total 2748400 100

Fuente: elaboración propia

2.7 Fuentes de financiamiento
2.7.1. Nacionales
i) Banco Nación y Banco Provincia.

ii) Planes promocionales del Ministerio de Desarrollo Social.

iii) Unidad de Pre inversión del Ministerio de Economía y la Producción.

2.7.2 Internacionales
- Cooperación Internacional para Municipios
- Listado de Organizaciones y programas internacionales de Cooperación Internacional de Municipios.
- Organización de Cooperación Intermunicipal (España).
- Instituto Federal de Asuntos Municipales de la Nación.

2.8 Posible Organización para la ejecución
- Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la Provincia de Tucumán.

2.9 Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.9.1 Organismos públicos
- Ministerio de Economía y la Producción, UNPRE
- Consejo Federal de Inversiones.
- Gobierno de la Provincia de Tucumán, (Dirección de Medio Ambiente).
- Secretaría de Ciencia y Tecnología, Agencia de Promoción Científica y Tecnológica, FONCYT.
- Facultad de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Tucumán.

2.9.2 ONGs
- Fundación Vida Silvestre Argentina.

2.9.3 Entidades civiles sin fines de lucro
- Aves Argentina, Asociación Ornitológica del Plata
- Birdlife International

2.10 Posibles beneficios e impactos del Proyecto
Se espera que las prácticas recomendadas en esta propuesta tengan un beneficio directo en la conservación del medio ambiente. El uso sustentable de los recursos naturales y la protección de la matriz ambiental circundante favorecerá la conservación de la biodiversidad general del área. Serán también importantes aspectos relacionados con la diversificación de las actividades productivas de la zona, agregando fuentes de divisas independientes respecto de las actividades predominantes en la zona.
Entre los posibles impactos puede destacarse la contaminación sonora que producen los cotos de caza, posibles disturbios de la fauna silvestre por la presencia de antrópica en los circuitos de observación de funa y posibles accidentes en el manejo de camélidos silvestres para ganadería. Sin embargo estos impactos pueden minimizarse y/o mitigarse eligiendo estratégicamente las áreas disponibles para los cotos, mediante educación y control de las actividades humanas en los circuitos de observación de fauna, y mediante el entrenamiento de los actores involucrados en el manejo de camélidos en cuanto a las técnicas apropiadas para este fin.

III. Acciones a seguir
3.1. Estudios necesarios:
3.1.1 Relevamientos de las poblaciones de vertebrados de interés eco-turístico, cinegético y de producción ganadera.
3.1.2 Estudios de factibilidad que establezcan productividad anual y cupos de extracción.
3.1.3 Relevamiento y elección de senderos y áreas de avistamiento de fauna.
3.1.4 Diseño de cartelería.
3.1.5 Relevamiento de áreas para el establecimiento de la infraestructura.

3.2. Capacitación:
3.1.1 Cursos de capacitación para guías de la naturaleza.
3.1.2 Cursos de capacitación para guías de caza.
3.1.3 Cursos de capacitación para la ganadería de camélidos.

3.3. Establecimiento de infraestructura
3.3.1 Disposición de cartelería en senderos y áreas de observación de fauna.
3.3.2 Clausura de áreas destinadas a las actividades cinegéticas y de producción de camélidos domesticados.
3.3.3 Establecimiento de cortinas para el arreo de camélidos silvestres.
3.3.4 Construcción de galpón de esquilado para camélidos silvestres y domesticados.
3.3.5 Construcción de corrales.

3.4. Actividades de difusión
3.4.1 Confección y distribución de folletos de difusión de las actividades.
3.4.2 Elaboración y difusión de materiales audiovisuales.

3.5 Términos de Referencia
3.5.1 Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
1. Configuración del equipo de consultores y definición del plan de trabajo.
2. Caracterizar cualitativa y cuantitativamente los recursos naturales de fauna terrestre a ser utilizados.
3. Establecer la distribución espacial de esos recursos.
4. Calcular productividad de los sistemas naturales a ser utilizados y sustentabilidad de las actividades extractivas.
5. Estudio de costos, ganancias y mercado.
6. Planificar áreas de establecimiento de infraestructura.
7. Desarrollo de planos y costos de infraestructura.
8. Dictar cursos de capacitación.
9. Formalizar junto al Municipio y la provincia los planes de difusión de las actividades que se están realizando.
10. Elaboración informes parciales.
11. Elaboración informe final.

3.5.2 Especialistas y responsabilidades
1. Ing. Zootecnista
Responsabilidades específicas: Actividades 1, 10 y 11.
Responsabilidades compartidas: Actividades 2, 3, 4, 6, 8 y 9.

2. Biólogo, Mastozoólogo:
Responsabilidades específicas: Actividades 10 y 11.
Responsabilidades compartidas: Actividades 2, 3, 4 y 8.

3. Biólogo: Ornitólogo
Responsabilidades específicas: Actividades 10 y 11.
Responsabilidades compartidas: Actividades 2, 3, 4 y 8.

4. Asistente A
Responsabilidades compartidas: Actividades 2, 3, 4, 6, 8 y 9.

5. Asistente B
Responsabilidades compartidas: Actividades 2, 3, 4 y 8.

6. Asistente C
Responsabilidades compartidas: Actividades 2, 3, 4 y 8.

7. Lic. en turismo
Responsabilidades específicas: Actividades 10 y 11.
Responsabilidades compartidas: Actividades 5, 8 y 9.

8. Arquitecto
Responsabilidades específicas: Actividades 10 y 11.
Responsabilidades compartidas: Actividades 5, 6 y 7.

9. Contador
Responsabilidades específicas: Actividades 10 y 11.
Responsabilidades compartidas: Actividad 5.

10. Asistente D
Responsabilidades compartidas: Actividades 5, 8 y 9.

3.6. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.6.1 Contratación por la UnPre

Profesión Experiencia Período de contratación $/mes $/En el período
Coordinador : Ing. Zootecnista 10 años o más 12 meses 7500 90000
Biólogo: Mastozoólogo 10 años o más 9 meses 5700 51300
Biólogo: Ornitólogo 10 años o más 9 meses 5700 51300
Asistente A 3años o más 12 meses 3500 42000
Asistente B 3años o más 6 meses 3500 21000
Asistente C 3años o más 6 meses 3500 21000
Subtotal 276600 (A)

3.6.2 Contratación por la contraparte

Profesión Experiencia Período de contratación $/mes $/En el período
Lic. en turismo 5 años o más 6 meses 4800 28800
Arquitecto 5 años o más 4 meses 5700 22800
Contador 5 años o más 4 meses 5700 22800
Asistente D 3años o más 6 meses 3500 21000
Subtotal 95400 (B)

Logística Costo ($)
Inventarios preliminares 200000
Cartografía 15000
Viáticos 40000
Implementación de un SIG 50000
SubTotal 305000 (C)
TOTAL A+B+C 667000

3.7 Modalidad de ejecución de los estudios
Por consultora.

3.8 Calendario preliminar de operaciones

Meses
Actividad 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
1 X X X
2 X X X X X
3 X X X X X
4 X X X
5 X X X X
6 X X
7 X X
8 X X X
9 X X X X
10 X X
11 X


Manejo integrado de cuencas hidrográficas en el Valle de Tafí
DATOS GENERALES
Municipio: Tafi del Valle
Provincia: Tucumán
Título del Proyecto: Manejo integrado de cuencas hidrográficas
Autoridad Municipal responsable: Municipalidad de Tafi del Valle
Técnico a cargo: Alfredo Montalván
Organismo ejecutor del proyecto: Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia de Tucumán

Caracterización del problema
El paisaje es un mosaico geográfico compuesto por ecosistemas que actúan como respuesta a la influencia de la interacción de los suelos, el clima, la geología, la topografía, la biota y las influencias humanas en la cuenca.
Esta compuesto de elementos bióticos y abiótico. Los componentes bióticos incluyen a todos los seres vivos. Entre los componentes abióticos, el agua y el suelo son la base sobre la que se asientan el resto de los componentes.
Conocer las relaciones entre los paisajes y los suelos es imprescindible para imprimir una identidad particular a todo el entorno de Tafi del Valle.
La actividad productiva del Valle, se ha visto disminuida por:
 El agua superficial proveniente de la montaña que se ha contaminado por el vertido de residuos y agroquímicos, y las napas subterráneas por los pozos sépticos.
 El cambio del uso del suelo por ocupación del espacio (urbanización y agricultura) ha destruido o deteriorado las características físicas (estructura) y químicas (fertilidad) del suelo.
 El incremento de los procesos erosivos y el cambio de uso del suelo, han modificado la infiltración y el escurrimiento.

La falta de políticas activas de incentivación de la producción, la exagerada subdivisión de la tierra, la obsolescencia de equipos y maquinarias, la reducción de la mano de obra rural, también son factores coadyuvantes a la declinación productiva regional.
Solución propuesta
El Proyecto pretende un estudio profundo de las características edáficas del Valle de Tafi para revertir la situación del área productiva, caracterizada por una caída de la capacidad de la producción de sus tierras por degradación, como consecuencia de la sobreexplotación y el mal manejo de los suelos.
El inventario de suelos, la descripción de tierras productivas, la situación legal de tenencia, la producción, aparecen como temas elementales en pos del desarrollo, diversificación y sustentabilidad del sistema productivo del Valle, permitiendo establecer un modelo suelo-paisaje para la planificación ambiental de la cuenca alta del río La Angostura
Objetivos
El objetivo fundamental es elaborar un mapa de suelos que permita determinar el grado de deterioro del mismo y conocer el significado del paisaje, identificando la influencia de los factores formadores en la modelación del mismo. Estableciendo las acciones a seguir para controlar la sobreexplotación, la erosión, formulando acciones concretas en cuanto al manejo del suelo, tendientes a buscar el desarrollo ordenado y sostenido de los recursos naturales renovables.
Beneficiarios
Directos:
Los productores agropecuarios del Valle de Tafi, los prestadores de servicios turísticos y los visitantes del Valle que admiran la belleza del paisaje con el colorido y la ambientación que el mismo ocasiona
Indirectos:
Todos los sectores que componen la economía de Tafi del Valle, que se cimenta sobre la producción y el turismo, los cuales están íntimamente ligados a la conservación y manejo integral de los recursos naturales.

Costos preliminares del Proyecto

Fuentes de financiamiento
Unidad de Pre inversión del Ministerio de Economía de la Nación
Banco Mundial
PROSAP Programa de Servicios Agropecuarios Provinciales

Posible Organización para la ejecución
Secretaria de Medio Ambiente del Ministerio de Desarrollo Productivo de Tucumán
Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
Organismos públicos
Ministerio de Economía y la Producción, UNPRE
Consejo Federal de Inversiones,
Gobierno de la Provincia de Tucumán
INTA. Instituto Nacional de Tecnología Aropecuaria
Posibles beneficios e impactos del Proyecto
El problema básico es el aumento de la presión ejercida sobre los recursos naturales. El manejo sostenible de los recursos de tierras requiere de políticas correctas y una planificación basada en el conocimiento de estos recursos, las demandas de los usos sobre esos recursos, y las interacciones entre las tierras y los usos de las tierras.
El inventario y/o mapa de suelos determinará:
 Distribución de las tierras dentro del valle, en base a sus diferentes potencialidades y Iimitaciones
 Los usos sobre diferentes tipos de tierras
 Balance entre las demandas de la población y la disponibilidad de tierras en áreas especificas, y la respuesta sobre las mejoras en las inversiones o el manejo

Esta información permitirá el desarrollo de políticas de uso de tierras y posibilitará estrategias en áreas específicas tales como:
• suministro de un volumen de información apropiado y recomendaciones en áreas determinadas;
• formulación de la legislación o líneas maestras que regulen y minimicen el impacto ambiental, y el establecimiento de un control medioambiental;
• conocimiento de las relaciones entre los paisajes y los suelos como componentes de un sistema
• reconocimiento de las características de los suelos representativos de distintos paisajes
• identificación de programas o proyectos de desarrollo local.

Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:

Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
Presupuesto del Estudio
Contratación por el organismo de financiación

Presupuesto Contrapartida

Modalidad de ejecución
Por consultora

PRODUCTOS ESPERADOS DEL ESTUDIO
El producto principal del Estudio es un documento de prefactibilidad de proyecto,
Documentación a entregar
El Informe Final consolidado (estudio de prefactibilidad de proyecto) elaborado bajo la responsabilidad del Coordinador, resumiendo la información provista por todos los productos obtenidos por los consultores y elaborado acorde con las especificaciones requeridas por la EB (Municipalidad). El Coordinador, presentará además un in Informe Final consolidado conteniendo los estudios de los Consultores individuales.
MODALIDAD DE EJECUCIÓN DEL ESTUDIO
Tipo de Consultoría

El Estudio se realizará por medio de Consultores individuales. El grupo de trabajo estará integrado por un Coordinador y por Consultores expertos en los temas a desarrollar.
Dedicación de los consultores

Responsabilidades del Consultor Coordinador

i. Será el responsable ante la Entidad Beneficiara y el organismo de financiación del cumplimiento de las actividades del estudio y la presentación del Informe Final consolidado.
ii. Realizará las tareas de director de proyecto, estableciendo lineamientos técnicos, cronograma de desarrollo y supervisión de las actividades de los consultores. Para ello deberá formular y supervisar el desarrollo del plan de trabajo del equipo.
iii. Preparará un cronograma de trabajo para coordinar y ordenar las tareas de los consultores, y definirá responsabilidades para la preparación de la Documentación solicitada.
iv. Aprobará los informes de cada consultor controlando que los mismos cumplimenten las actividades y los productos establecidos en los TDR particulares de cada uno, estableciendo una clara correspondencia de la organización del informe con dichos productos.
v. Determinará de acuerdo a los documentos contractuales de cada consultor, si están cumplidas las condiciones para el pago de los honorarios dentro de los tiempos establecidos en los TDR individuales.
vi. Será responsable de la redacción del informe final consolidado y de la organización y la compaginación del mismo y de la inclusión de los informes de cada consultor dentro de la organización general de dicho informe final, en forma racional y ordenada. Deberá realizar una síntesis ejecutiva que muestre los resultados de acuerdo al propósito de estudio y un marco lógico cuando corresponda.

Responsabilidades de los Consultores Expertos

i. Responderán al Consultor Coordinador del estudio.
ii. Cumplirán con las tareas para el desarrollo de las actividades establecidas en los TDR generales e individuales.
iii. Serán responsables de la emisión de los informes individuales correspondientes a los productos estipulados en los TDR.
iv. Serán responsables por el cumplimiento de su contrato.

 

 

 

 

 

 

 

Conservación y Expansión de la Infraestructura para la producción sustentable de servicios turísticos.
Perfil avanzado de proyecto
I. DATOS GENERALES
Área de desarrollo: Tafí del Valle
Provincia: Tucumán
Titulo: Impulso al Turismo Receptivo por incorporación de productos basados en el patrimonio ambiental, social y cultural Vallisto.
Autoridad Municipal responsable: Intendencia de Tafí del Valle y Comuna de El Mollar
Técnico a cargo: A designar (relacionado con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán).
Organismo ejecutor del proyecto: Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la Provincia de Tucumán – Ministerio de la Producción.
II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
2.3. Caracterización del problema
Tafí del Valle constituye una cita obligada del turismo en la provincia de Tucumán.
Después de San Miguel de Tucumán, ciudad capital, que recibe un importante sector del turismo por especialización en organización de eventos científicos y académicos, y de encuentros empresariales, Tafí del Valle es el lugar de Turismo por excelencia.
Se integra a un circuito mayor como lo es el corredor Valles Calchaquíes – Puna Jujeña, pero tiene un importante número de visitantes que exclusivamente eligen a este Valle para descansar, sea en sus vacaciones, o también en lo que se ha observado, con una altísima ocupación en los denominados fines de semana largos.
Posee una infraestructura considerable para la atención al turista, pero sumamente concentrada en lo que sería el Centro Urbano de Tafí y sus alrededores.
La oferta en lo que hace a posibilidades de pernote es variada, contando con 3 Hoteles, 11 Hosterías, 2 Hostel, 6 emprendimientos de Cabañas, 3 alojamientos rurales y un Camping
A esto debemos sumar las ya mencionadas más de 4000 casas de paseo que han sido construidas en los últimos años, muchas de las cuales han sido concebidas como inversiones a efectos de su arrendamiento.
La paz reinante en el Valle, sus paisajes, su microclima, han jugado a favor de un sector que ha crecido en la última década, como quizás ningún otro sector.
Pero este crecimiento presenta algunos problemas que se deben poner a consideración a fin de poder anticiparse en la resolución de futuros problemas.
Por un lado el ritmo de las inversiones en infraestructura, principalmente capacidad de hospedaje, no ha sido acompañado con el desarrollo de servicios adicionales y circuitos alternativos. Esto incide en una menor cobertura relativa y probablemente influya en el promedio de pernote por visitante.
Por otra parte la concentración de la actividad hacia el centro de la villa va produciendo efectos en dos sentidos. Por un lado comienza a modificar el entorno apreciado originalmente, introduciendo actividades que no son compatibles con la búsqueda del turista y con el producto que ofrece Tafí cuando se presenta en sociedad: alta densidad, actividades en cuatriciclos donde antes la gente caminaba por las calles, contaminación sonora.
Por otra parte esa concentración deja de lado una serie de alternativas que se podrían desarrollar en beneficio de todos, y que hace que la mayoría de los vallistos no participen de los beneficios tan anunciados de esta actividad.
A su vez esta visión va sesgando a los responsables de tomas de decisiones y planificación, impidiendo dimensionar todo el potencial que tiene la cuenca.
Del estudio de los Recursos Naturales de Tafí del Valle, se ha podido determinar un enorme potencial de desarrollo de circuitos alternativos, a la vez que una adecuada valoración de los bienes culturales en toda su amplitud nos impulsa a imaginar un futuro promisorio de mayor desarrollo, pero entendiendo este desarrollo, sustentable en el tiempo.
Recursos Naturales y Culturales: su relación con el mercado potencial.
Tanto las actividades agropecuarias ya descriptas, como los avances urbanísticos sin ningún tipo de planeamiento, afectan directamente a otros recursos de valor incalculable.
También el desarrollo de un Turismo si ningún ordenamiento termina afectando este tipo de bienes.
Dentro de estos podemos considerar desde sitios arqueológicos de amplia presencia en todo el valle, pero sobre los cuales no existe a la fecha ningún tipo de actividades de protección y conservación, salvo las de código de la Municipalidad de Tafí del Valle que estableció la obligatoriedad de contar con un apto para avanzar en la aprobación de planos. Esto en términos concretos está permitiendo, cuando formalmente se hacen los pedidos de autorizaciones, recuperar piezas que están siendo depositadas en un lugar reservado para tal fin.
Otros bienes culturales se encuentran subvaluados, como los Menhires, testigos milenarios de una cultura, que existió y que, con rasgos claros, aun perduran en las manifestaciones culturales de los descendientes originarios: los tallados, los diseños en los tejidos, hablan de símbolos propios de esta cultura particular vallista.
También la música, sus fiestas populares, sus ceremonias. Sus sistemas productivos tradicionales. Todos ellos deben ser reconocidos como Recursos.
Un recurso desde el punto de vista tradicional es aquel al cual se le puede asignar un valor.
Muchos bienes culturales no tienen un “precio” de transacción.
Su valoración estará más relacionada a la demanda que este tipo de bienes provoca, como satis factores no de necesidades, sino de deseos.
En este punto se vuelve neurálgico el de discutir cual es el desarrollo que queremos. Y en especial cual es el Turismo que queremos desarrollar, cuales los servicios turísticos. No solo desde la perspectiva del desarrollo sustentable, sino también aquel desarrollo con identidad.
Yace aquí el encuentro de visiones, incluso en el correspondiente al desarrollo.
En varios aspectos muchos de los habitantes de valle, algunos de ellos auto reconocidos pertenecientes a una comunidad indígena, poseen una visión particular del desarrollo que no necesariamente pasa por una mayor acumulación. Su visión cíclica de la vida, o mejor dicho su cosmovisión, lo llevan a distintos planos de la vida cotidiana, y entre estos aspectos está el de cíclicamente volver a comenzar. Cada año se inicia y finaliza un ciclo, para a su vez comenzar de nuevo. También esta su relación con la Tierra.
Estos aspectos por un lado deberían ser tenidos en cuenta cuando se realicen propuestas de desarrollo para no fracasar en el intento. Y así entender por parte de los que no pertenecemos a esa cultura, las diferencias, y a partir del respeto mutuo construir alternativas superadoras.
Pero a su vez, todos estos aspectos, sumado a la historia mas reciente, como el de las estancias Jesuíticas, del cual también han quedado marcado las huellas, y la configuración más actual de un mundo agrario por un lado y de un polo de desarrollo turístico, otorgan a todo el valle una riqueza de recursos claramente hoy no explotados en su adecuada dimensión.
¿Cuál sería entonces aquella Infraestructura a Conservar y Expandir para la producción sustentable de servicios turísticos?
¿Productos Potenciales
Estudios actuales como los del Ministerio de Turismo de Salta, que realiza un seguimiento del movimiento que se da en toda la provincia, y así en el Valle Calchaquí, nos indican que es lo que buscan los turistas, que es lo que más valoran y que es lo que los hace regresar.
Las respuestas: El Paisaje en su estado natural y rustico, la cultura de su gente (trato amable) y la conservación de la cultura (música, baile, museos), principalmente, para luego empezar a definir en algún grado los servicios: hotelería, gastronomía (este como más relevante).
En Tucumán los dos lugares más visitados son: la Casa de la Independencia de 1810, y la Ciudad Sagrada de Los Quilmes. Los dos son bienes culturales.
Poner en valor estos bienes, con una amplia participación que genere consenso y no desvirtúe la real dimensión que tienen algunos de estos bienes que son intangibles, debe ser el camino a seguir, para lo que habrá que ajustar adecuadamente un perfil de proyecto en este sentido.
También avanzar sobre una zonificación que tenga en cuenta los resultados obtenidos en el presente estudio, acompañando con las normativas adecuadas y con la estructura necesaria, que permitan preservar adecuadamente estos recursos.
Estudios previos
Ante la falta de análisis cualitativos sobre el sector turismo en Tucumán, y en atención a la marcada interrelación que se detecta del movimiento turístico de carácter regional, como lo es el circuito que complementa a Tafí del valle, con las localidades turísticas del valle Calchaquí como Amaicha, Colalao del Valle y Cafayate, es que se ha trabajado con datos provistos por el Ministerio de Turismo de la Provincia de Salta.
Del total de turismo nacional que arriba a Salta, luego de los visitantes de Buenos Aires con un 41%, los que mayor numero aportan son de la Provincia de Tucumán con el 11,8% y Salta con el 11,9%. Principalmente debemos considerar este tipo de participación en el periodo de verano. Para la temporada invernal sigue siendo importante el turismo que proviene de Buenos Aires, pero segundo se ubica la provincia de Córdoba como lugar de origen de los turistas. Luego las del NOA.

Principales atractores según lugar de residencia. Año 2010
Principales atractores del destino Lugar habitual de su Residencia
% Argentino % Extranjero
Paisaje y Naturaleza 30,4 27,3
Cultura 16,8 22,1
Recomendación 13,7 15,2
Le gusta la provincia 13,7 8,7
contacto con la naturaleza 8,3 10,6
Proximidad 5,1 5,2
Precios 2,5 3,3
Trabajo/negocios 2,4 2,2
Entretenimiento 2,4 1,8
NC 1,3 1
Otros atractores 3,4 2,6
100 100
Fuente: Ministerio de Turismo de Salta - estadísticas 2010

Como se puede apreciar claramente los bienes socio ambientales y culturales son los principales atractores para los turistas que llegan a la vecina provincia. Se puede consultar la página para ver más en detalle según sea el destino turístico en el que fue levantada la encuesta y se apreciara que la situación se mantiene para localidades como Cafayate y Cachi.
Un 38 % de los turistas motivan la decisión del lugar de vacacionar en el paisaje y la naturaleza, y casi un 20% en la cultura.
De los datos representados en el próximo cuadro, podemos ver que cerca de un 80% de los turistas realizan actividades diarias de caminatas y visitas por el pueblo, o por museos, peñas, ferias artesanales, es decir socioculturales y en el restante actividades de contacto con la naturaleza.

Actividades que realizan los turistas
Actividades que realiza Lugar habitual de su Residencia
Argentino Extranjero
Caminar por el pueblo o ciudad 37,3 32,4
Visitas a Museos o Iglesias 16,5 17,9
Ferias o exposición de artesanías 12,5 10,7
Peñas Folklórica 11,8 13,0
Paseo en teleférico 9,0 10,2
Actividades vinculadas al mundo del vino 2,6 4,8
Participar en eventos religioso 2,9 0,9
Visitas a familiares y amigos 2,3 1,1
Asistir a un festival o evento cultual 1,0 1,1
Cabalgatas 0,7 1,9
Otros actividades de turismo alternativo 0,7 1,6
Tracking 0,7 1,6
Travesías 4x4 0,1 0,4
Observación de aves 0,1 0,1
Fuente: Ministerio de Turismo de Salta - estadísticas 2010

Se desprende la necesidad de avanzar en un ordenamiento territorial por un lado y en el desarrollo de servicios turísticos más amigables con el medio ambiente.
El turismo de Tafí del Valle estará relacionado entonces a la explotación de sus paisajes, de su ambiente (pureza y nitidez del aire), la puesta en valor de sus bienes culturales, circuitos que permitan interactuar al visitante con el entorno provisto por la naturaleza, y con grupos de productores campesinos y comunidades indígenas que guardan una riqueza cultural importante.
Esto, planteado como complementario y enriquecedor del turismo de Villa Veraniega que se ha desarrollado hasta la actualidad, pero que necesariamente debe ser repensado como integrante de un todo de forma tal de no contribuir directa o indirectamente al agotamiento o pérdida de calidad de aquellos “bienes” que le han permitido desarrollarse al valle.
Esto traerá aparejado beneficios para todos los sectores ya que Tafí seguirá recibiendo turistas y probablemente con este tipo de desarrollo se incremente los índices de ocupación y de pernocte.
2.2 Solución propuesta
La presente propuesta es totalmente compatible y se enmarca en los objetivos propuestos en el Plan Federal Estratégico De Turismo Sustentable 2016, acompañando el Desarrollo de la Oferta.


FUENTE: PLAN FEDERAL ESTRATEGICO DE TURISMO SUSTENTABLE 2016
Marco conceptual

CORREDOR TURÍSTICO:
Se considera como tales a los espacios geográficos y/o culturalmente homogéneos, vertebrados por rutas troncales de circulación, con atractores de jerarquía suficiente como para motivar flujos de demanda turística nacional y/o internacional.
La dinámica y corta distancia entre atractivos y servicios resulta en una natural complementariedad que normalmente trasciende las barreras jurisdiccionales municipales, provinciales y regionales. Por su escala, pueden constituirse como unidades de planificación de desarrollo turístico regional y federal, y ser susceptibles de recibir regímenes de promoción y de fomento excepcionales. Cabe aclarar que el corredor puede incluir áreas menores vinculadas entre sí y también áreas fronterizas aledañas.

ÁREA DE USO TURÍSTICO ACTUAL:
Porción territorial de escala variable pero con volúmenes importantes de demanda turística motivada por la alta concentración de atractores potentes característicos. Cuenta con servicios turísticos suficientes y con niveles aceptables de gestión turística. Las inversiones públicas y privadas en el sector son de tendencia creciente. El Turismo como actividad económica tiene una entidad muy significativa.

ÁREA CON VOCACIÓN TURÍSTICA:
Porción territorial con concentración de recursos turísticos de jerarquía como para atraer una demanda turística significativa pero que presenta problemas de accesibilidad, conectividad y servicios mínimos, como así también de gestión en la planificación de productos/destinos, marketing y promoción.
El Turismo como actividad económica no ha cobrado aún suficiente entidad.

La Región Norte se caracteriza por la presencia de un eje de encadenamiento de atractores de alto valor patrimonial actual, denominado Corredor Central del Norte que
se desarrolla, desde La Quiaca hasta San Miguel de Tucumán..
Este sistema se ve jerarquizado con la Quebrada de Humahuaca y los Valles Calchaquíes, los alrededores de los centros urbanos como Jujuy, Salta y San Miguel de Tucumán, dentro de este corredor.

A nivel micro regional, en lo que hace a toda la cuenca que se ha puesto bajo estudio, tendríamos situaciones enmarcadas en lo conceptualmente desarrollado.
Así nos encontraríamos ante un claro corredor Turístico donde Tafí del Valle es parte de él, conjuntamente con el valle Calchaquí (Tucumán y Salta fundamentalmente) y desde allí hacia ciudad de Salta. O bien viniendo desde salta, hacia San Miguel de Tucumán.

A su vez Tafí del Valle y también El Mollar, son áreas de uso turístico actual. Es decir han podido desarrollar infraestructura y servicios que son conocidos y demandados. Cada uno con un perfil distinto. Uno más familiar el otro más de adolescentes y jóvenes.
Estas especializaciones vienen bien, pero también se debe entender que existen otras alternativas que es necesario explorar, y tratar de desarrollar.

Pero en la totalidad de la cuenca tendríamos dos situaciones a desarrollar.
Por un lado tenemos muchas áreas con vocación turística, es decir con una serie de atractores pero que no han sido desarrolladas, donde las inversiones han sido nulas y donde generalmente, las pocas alternativas desarrolladas, han sido en base al esfuerzo familiar o comunitario, a saber:
1- Puesto La Ciénaga: actividades relacionadas a los trabajos de los puesteros, con esquila de ovejas, música y baile popular, y degustación de comidas autóctonas, elaboradas comunitariamente. Tracking o cabalgatas. Avistaje fauna silvestre: Waipos, zorros. Dos días
Infraestructura a considerar en proyecto: Restauración de los corales de pirca, construcción de un quincho que haga las veces de resguardo y lugar de reunión comunitaria donde compartir actividades, relatos, etc. Cabañas, de adobe y techo de sivinga o paja. Equipamiento: más elementos para ensillar, logística.
2- Cumbre El Matadero: actividades de Tracking, cabalgatas. 3 horas de Tafí del Valle. Si se desea pescar truchas se deberá pensar en dos días entre inicio y fin del circuito. Lugar convocante de una fiesta popular, la del Cristo Sembrador.
Infraestructura y equipamiento: Cabañas con materiales de la zona, equipamiento de las mismas.
3- Quebrada La Peñita: visitas guiadas a fincas de pequeños productores agropecuarios, y caminatas a las caídas de agua en el rio homónimo.
Infraestructura y equipamiento: Ampliación salón exposición y venta sobre Ruta Provincial y La Ripiera, generar más capacidad de hospedaje mediante una ampliación de cuatro habitaciones.
4- Cascada Los Alisos: guías a la cascada, con posibilidad de complementar con un circuito por talleres de artesanos.
Infraestructura y Equipamiento: Desarrollar un puesto de avistaje y aseguramiento. Mejorar equipamiento para cabalgatas.
5- Mirador de El Cóndor: Caminatas, cabalgatas. Conexión por El Rincón hacia la Quebrada de El Portugués, y con El Mollar. Equipamiento para cabalgatas y construcción de un quincho.
6- Casa de Piedra: Casa Comunitaria Indígena orientada a la exposición y venta de tejidos artesanales, y a la revalorización cultural.
Infraestructura y Equipamiento: Mejora de las instalaciones actuales y ampliación para un salón de exposición y venta y un salón comedor con sanitarios
Caminatas por las lomadas circundantes con vistas panorámicas en distintos sentidos.
7- Urpi Huasi: Mini fabrica artesanal de dulces, con procesamiento in situ de frutas de la propia finca: manzanas, duraznos, ciruelas, frambuesas, membrillos.
8- Quebrada La Salamanca – Casas Viejas: Lugar de ceremonias ancestrales. Recuperación de antigua construcción. Encuentro de las Comunidades Indígenas del Valle de Tafí para ofrendar a la Pachamama. Actualmente acondicionándose para pequeña capacidad receptiva.

Estos son incipientes productos que se encuentran en sus primeros estadios de desarrollo, pero que viene a sumar a todo una propuesta alternativa de turismo autogestionado.

A la vez siguiendo el marco conceptual, a nivel interno de la cuenca, todo el valle de Tafí puede ser visto como un corredor turístico, donde se puedan desarrollar adecuadamente los circuitos por los caminos que unen Tafí con el Mollar por Las Carreras y El Rincón, es decir por la zona alta, o Tafí – Casas Viejas – El Mollar por el camino que va al pie del cerro El Pelao.

Para ello se deberá prestar adecuada atención a la conectividad:
- Caminos en buen estado. Si bien la ruta provincial que va hacia Tafi y Hacia Amaicha del Valle está siendo íntegramente pavimentada y mejorada, lo cual sin duda es una infraestructura sumamente necesaria, los caminos secundarios, al no encontrarse adecuadamente conservados, desalientan al visitante a poder recorrer un nuevo circuito. A esto se debe agregar muchas veces la falta de información, mapas, detalles que hacen a las seguridades mínimas que se necesitan para aventurarse un poco.
Resumen del Plan

Año
(1) Acciones Presupuesto ($) (2)
1 Construcción de Infraestructura 400.000
1 Equipamiento y accesorios 200.000
2 Implementación de los circuitos alternativos: promoción, boletería, generación de la agencia receptiva 150.000
2 Adquisición de vehículo para traslados por corredor, y desde y hacia la villa y el lugar base para los desarrollos alternativos 200000
1-2 Funcionamiento de Grupos de transferencia y capacitación: Capacitaciones, Asistencia Técnico Profesional 100.000
2-3 Acciones de Fortalecimiento: armado de la red de prestadores alternativos del valle de Tafí. Contactar redes que trabajen a lo largo del corredor-. 100.000
Fuente: elaboración propia

2.3 Objetivos
Los objetivos del proyecto son generar capacidades en familias productoras del valle de Tafí y jóvenes emprendedores, a fin de autogestionar en red, servicios turísticos de puesta en valor los recursos naturales y culturales.

2.4 Beneficiarios
Directos:
Los beneficiarios directos son las familias y jóvenes que participan y los que se incorporen, en la gestión de estos servicios turísticos: promotores, vaqueanos, músicos, cocineros. Las fincas y los emprendimientos de artesanías que serán recorridos. Los artesanos que dispondrán de lugares concretos para exposición y venta.
Los turistas que consumirán estos nuevos servicios desarrollados.
Indirectos:
Familias de pequeños productores que proveerán de mercaderías para la preparación de los alimentos.
El sistema tradicional de servicios mientras permanezca en la zona.

2.5 Costos preliminares del Proyecto


RUBROS (A) PRESUPUESTO ($) PRESUPUESTO (A) MÁS IMPUESTOS VARIOS
Construcción de Infraestructura 400.000 40.000
Equipamiento y accesorios 200.000 20.000
Implementación de los circuitos alternativos: promoción, folletería, generación de la agencia receptiva 150.000 15.000
Adquisición de vehículo para traslados por corredor, y desde y hacia la villa y el lugar base para los desarrollos alternativos 200.000 20.000
Funcionamiento de Grupos de transferencia y capacitación: Capacitaciones, Asistencia Técnico Profesional 100.000 10.000
Acciones de Fortalecimiento: armado de la red de prestadores alternativos del valle de Tafí. Contactar redes que trabajen a lo largo del corredor-. 100.000 10.000
Total 1.150.000 115.000

2.6 Fuentes de financiamiento
2.6.1. Nacionales
PROSAP – SAGPyA
INAI
SEPyME
DINAPREI
MDS NACION Marcas Colectivas
Sub Secretaria Agricultura Familiar
2.7 Posible Organización para la ejecución
Secretaria de Medioambiente
Posibilidad de avanzar en un organismo público privado que se constituya en Consejo integrado por: Municipalidad de Tafí del Valle, Comuna El Mollar, Representantes del sector de Servicios Turísticos, representantes comunitarios.
Función: aconsejamiento para una mejor organización y gestión de los productos.
2.8 Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.8.1 Organismos públicos
Gobierno de la Provincia de Tucumán
Estación experimental Agroindustrial Obispo Colombres
INTA
INAI
2.9 Posibles beneficios e impactos del Proyecto
Los beneficios del proyecto son:
Mayores ingresos extra prediales para las unidades agropecuarias involucradas en los circuitos.
Ingresos económicos a las personas involucradas en el armado de los servicios: desde los que presten servicios de cabalgata, a los puesteros que a la vez realizaran guías.
Los talleres de artesanos visitados, que recibirán en su casa al turista.
Las familias que desarrollaron capacidades receptivas.
Generación de puestos de trabajo legitimo
Participación directa por parte de jóvenes en el desarrollo de nuevas propuestas. Evita el potencial desarraigo de los mismos.

3.1. Estudios necesarios:
3.1.1 Diseño de cada circuito alternativo.
3.1.2 Disponibilidad de agua, y mejor alternativa de captación y guardado
3.1.3 Diseños consensuados de las distintas infraestructuras. Planos
3.1.4 Diseño de un protocolo de seguridad y buenas prácticas en este tipo de circuitos.
3.1.5 Diseño de la política comunicacional, como parte del estudio de mercado.
3.1.10 Diseño de los distintos circuitos referenciados con un Sistema de Información Geográfico local (SIG) a fin de colgarlos en la red.
3.2 Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
1 Contratación del equipo de consultores a fin de avanza en los estudios necesarios planteados en el punto anterior

2. Formular el proyecto de factibilidad de las obras de infraestructura propuestas y de las actividades de capacitación, asistencia tecina y fortalecimiento necesarias para autogestionar los emprendimientos.
3.3. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.3.1 Contratación
Profesión Experiencia Período de contratación $/mes $/En el período
Coordinador
Profesional de las Ciencias Sociales o lic. en Turismo 10 años 4 meses 7500 30000
Biólogo 10 años o más 4 meses 5700 22800
Arquitecto o Ing Civil 5 años o más 4 meses 4800 38400
Arqueólogo 5 años o más 4 meses 4800 19200
Asistente
Idóneo – conocedor de las zonas
3años 4 meses 3500 14000
Subtotal
124.400

3.3.2 Contratación por la contraparte
Profesión Periodo (meses) $/mensual ($)Total
Topografo 3 3500 10500
Perito agrónomo o esp en Fauna 3 3500 10500
Ingeniero Civil Junior 4 3500 14000
SubTotal 35000

3.4 Modalidad de ejecución de los estudios
Contratación de consultores
3.5 Calendario preliminar de operaciones

a) ACTIVIDAD 52
b) Caracterización de los sujetes sociales posibles de participar en los proyectos que se escogieron profundizando sus aspectos legales en relación con constituirse en receptores de créditos para las actividades productivas que se mencionan en los proyectos de pre factibilidad. Esta actividad deberá considerar especialmente la característica de la oferta de créditos orientados a este tema, en espacial la promoción de la ley que hay constituido la provincia de Tucumán para proyectos de producción limpia.

Participan:
1- Los emprendedores – Estos pueden ser formalizados en sus aspectos tributarios y de la seguridad social con las herramientas hoy desarrolladas desde el estado Nacional: Monotributo Agropecuario tasa cero, u organizados bajo formas asociativas

2- Empresas y agencias que entren en red, con la red de emprendedores

3- Las organizaciones de las comunidades, que cuentan con sus personerías y sus inscripciones y exenciones ante AFIP y DGR.

A continuación presentamos distintas Estrategias Asociativas para Trabajadores Independientes. Estrategias e instrumentos en el territorio (local/regional), de un trabajo realizado por encargo del Ministerio de Desarrollo Productivo – SS Empelo en el marco del programa de fortalecimiento de la red de empleo.
Las lista de posibilidades que se proponen como estrategias asociativas, son opciones no excluyentes, o todas válidas a tener en cuenta para las situaciones particulares de los grupos sobre los cuales se quiere accionar con políticas de apoyo. Es decir la elección de una u otra figura, dependerá de la estrategia de apoyo que se haya definido o los objetivos que se busquen con la asociatividad . Si se quieren bajar costos realizando compras comunes de insumos o si se busca adaptar un predio para uso común, o si se pretende movilizar y vincular toda la cadena de producción o prestación de un servicio etc, por ejemplo.
Es interesante analizar la alternativa de Consorcio de Cooperación, teniendo en cuenta que el emprendedor integrante del Consorcio no pierde su categoría original. Si sus integrantes le facturan al Consorcio y el Consorcio centraliza la facturación hacia afuera, se estaría resolviendo quizás, la limitación descripta con respecto al cómputo en el Impuesto a las Ganancias.
Como ya se dijo el consorcio no es sujeto de derecho; sin embargo es sujeto fiscal. Por lo tanto debe inscribirse en la AFIP. Es sujeto pasivo del IVA. Al tributar IVA, debe realizar las declaraciones juradas mes a mes y tributar por las diferencias entre el débito y crédito fiscal, como cualquier empresa. También puede inscribirse como empleador y contratar personal, debiendo en este caso cumplir con las obligaciones fiscales al respecto (en caso de evasión son responsables los integrantes). En cuanto al Impuesto a las Ganancias, el consorcio no es sujeto pasivo. No presenta declaraciones juradas. Esto merece un análisis más especializado.
Con respecto a los otros tipos de Consorcios, para la Producción y el Empleo, considerando que son figuras válidas para canalizar el apoyo a la formalización, la asociatividad, y el logro de mejores y mayores niveles de competitividad, se sugiere promover un estudio específico sobre el tema y proponer la adecuación de la normativa provincial y municipal si correspondiere.
En forma complementaria, desde el sector público, en cada uno de los territorios bajo interés, se deben formalizar acuerdos de cooperación con la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional, dependiente del Ministerio de Industria de la Nación. Esta Secretaría gestiona un programa que se denomina Red de Agencias, por el cual se canalizan todos los temas vinculados a éstas figuras.
Las Agencias pyme, son instituciones sin fines de lucro, denominadas Agencias de Desarrollo Productivo, son instituciones intermedias conformadas por actores públicos y privados de inserción local, cuya finalidad es contribuir al desarrollo sustentable de la región, teniendo como grupo objetivo a las pymes. Las agencias promueven la colaboración y cooperación institucional, la asociación entre el sector público y privado y la asistencia homogénea e integral para todas la pymes nacionales.
¿Qué beneficios puede obtener una pyme de las Agencias pyme?
• Información integral y asistencia respecto de los instrumentos financieros y no financieros de apoyo a las pequeñas y medianas empresas.
• Vínculos y contactos con otros empresarios a nivel nacional.
• Identificación de oportunidades de negocios e inversiones en todo el territorio.
• Asistencia para la identificación o conformación de alianzas estratégicas.
• Información sustancial para el desarrollo de sus negocios.
• Acceso a canales de transferencia tecnológica.
¿Qué servicios brindan?
• Desarrollo de oportunidades de negocios en mercados nacionales e internacionales.
• Asistencia financiera a empresas y a emprendedores.
• Capacitación y asistencia técnica.
• Participación en misiones comerciales, rondas de negocios, eventos y ferias regionales, nacionales e internacionales, entre otros.
• Bases de datos de servicios empresariales.
¿Qué tareas desarrollan las agencias?
• Logra un incremento y mejora permanente en las condiciones de empleo local.
• Identifica sectores económicos dinámicos para la región, con potencial para contribuir a la creación de nuevas empresas y al mejoramiento de su competitividad.
• Brinda y/o canaliza servicios financieros y técnicos de actualización empresarial.
• Promueve el aumento y mejora permanente en las condiciones de empleo local.
• Impulsa el fortalecimiento de los sistemas productivos locales.
Información extraída del sitio oficial www.sepyme.gov.ar


Producción Hortícola orgánica familiar con riego presurizado gravitacional
I. DATOS GENERALES
Provincia: Tucumán
Título del Proyecto: Proyecto a nivel de perfil avanzado de Producción hortícola orgánica familiar con riego presurizado gravitacional
Autoridad Provincial responsable: Dirección de Recursos Hídricos
Técnico a cargo: Ing. Agrónomo Rainer Wittich
Organismo ejecutor del proyecto: Dirección de Recursos Hídricos
II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
La zona del Proyecto (Tafí del Valle) es una localidad especialmente apta para el cultivo de hortalizas como lechuga estival, frutilla de verano, poroto pallar y chauchas y papa tardía y papa semilla; como así también frutales de carozo y pepita como manzano y peras.
Estos cultivos se dan en una amplia zona del Valle, especialmente en La ovejería, Muñoz, Molle Solo y Las Carreras donde la provincia ha ejecutado un proyecto de riego presurizado gravitacional.
Sin embargo existen zonas productivas en toda la cuenca donde aun no se ha podido avanzar en la infraestructura necesaria que permita a estos productores, contar con las posibilidades concretas de elevar los rendimientos por aseguramiento de las laminas de riego necesarias,, a la vez de de avanzar en técnicas cultuales incluidas las de riego, que permitan proteger un recurso seriamente afectado según se ha determinado a lo largo del estudio de la cuenca, como lo es el suelo.
A la vez la mayoría de las pequeñas comunidades agrícolas, y las pertenecientes a comunidades indígenas, que se encuentran en los lugares más retirados del casco urbano
2.4. Caracterización del problema
Las zonas de referencia, presenta iguales características agroecológicas a las de la zona de implementación del proyecto PROSAP en la zona de Las Carreras pero tienen serias falencias:
a) Un sistema de riego muy precario con una alta ineficiencia que provoca grandes pérdidas de agua, lo que hace que la disponibilidad efectiva sea menor que el consumo. Carecen de agua potable por lo que la mayoría de las personas toman agua desde las acequias de riego
b) Suelos de topografía irregular, muy livianos que no permiten el riego superficial eficiente, poco almacenaje y tienen problemas de erosión.
c) Excesivo parcelamiento de la tierra con lotes de poca superficie, los que asimismo no tiene regularizado el derecho de riego.
d) Una agricultura de subsistencia que carece de bases técnicas imprescindibles.

Estos factores determinan una agricultura no rentable, pérdida de suelo por erosión, pérdida y contaminación del agua y bajos ingresos familiares.
2.2 Solución propuesta
El programa que se propone consiste en resolver en una misma oportunidad estos problemas mediante la puesta en práctica de un programa que ataque las causas objeto al mismo tiempo con un proyecto que tiene tres componentes:
a) Componente de Obra civil, de Riego y agua para consumo humano, consistente en la construcción de una toma, desarenador, canal principal, represa y cámara de carga; sistema presurizado gravitacional y equipos de riego parcelarios.
b) Componente de Asistencia técnica y transferencia de tecnología, que comprende las acciones de experimentación, adaptación y transferencia de tecnología a los agricultores y capacitación de los mismos en el uso de tecnología de riego, fertilización, combate de plagas y enfermedades, labores y comercialización.
c) Componente de Organización o Fortalecimiento de la Junta de Regantes y las Cooperativas o Juntas Vecinales de Agua, con acciones que regularicen los derechos del agua, promoción de la instalación de agua potable, el mantenimiento y operación de los sistemas y la mejora en la comercialización de los productos.
2.3 Objetivos
Los objetivos del proyecto son modificar la actual estructura productiva que fortalezca la seguridad alimentaria de las familias, avanzando hacia una producción familiar de tipo orgánica y compatible con el ambiente, aumentando los ingresos del productor y el nivel de vida de la familia, dándoles los elementos materiales y la asistencia técnica y capacitación necesarios para ello.
Asimismo mejorara las condiciones sanitarias, vía la provisión de agua segura para el consumo humano.
2.4 Beneficiarios
Directos:
Los beneficiarios directos son la totalidad de familias de los poblados que se bonificarían con las obras, a la vez de ser beneficiados las familias productoras agropecuarias con las posibilidades de trabajar organizadamente, con mayor nivel tecnológico, que les permita ingresar mas competitivamente al mercado, especialmente logrando ser valorizados por ser productores orgánicos.
Indirectos:
Los beneficios indirectos se dan en el aspecto ambiental principalmente, por las siguientes razones:
Preservación del suelo por el cambio de agricultura y método de riego.
Preservación de la calidad del agua y por lo tanto de la flora y fauna intrínseca, por la conducción cerrada, la disminución del transporte de combustibles y agroquímicos, y el no uso de agroquímicos de síntesis orgánica.
Disminución de proliferación de malezas
Preservación del aire por el no uso de combustibles para el riego.
Menores casos de enfermedades gastrointestinales por el agua potable.
Menor riego de avenidas de agua en el verano por la conservación del suelo y la flora

2.5 Costos preliminares del Proyecto

Acuífero - Zona
Presupuesto ($) (2)
La Costa I y II PRPG + Agua Consumo $ 5.650.000
La Hoyada PRPG + Agua Consumo $ 751.911,72
La Banda Mejorameinto del sitema, con cambio de toma y reemplazo de sectores de cañeria $ 1.200.000,00.
Las Lomitas PRPG + Agua Consumo $ 662.971,26
Rincón Las Micunas PRPG + Agua Consumo $ 334.364,10
4 Mula Corra PRPG + Agua Consumo $ 849.027,20

5 Ojo Agua PRPG + Agua Consumo $ 1.114.438,22
El Patrerillo I PRPG + Agua Consumo $ 686.981,68
El Patrerillo II PRPG + Agua Consumo $ 598.757,60

Fuente: elaboración propia
2.6 Fuentes de financiamiento
2.6.1. Nacionales
ii) Planes promocionales del Ministerio de Desarrollo Social.
Las políticas sociales concebidas por el Ministerio de Desarrollo Social apuntan a promover la participación activa de los actores locales, vinculando lo social a una política que no se escinde de lo económico y lo productivo. Esta articulación es la base de un modelo de gestión cristalizado actualmente en la Red Federal de Políticas Sociales y en los tres Planes de Acción destinados a reconducir y amalgamar los programas sociales dispersos.
iii) Los Planes Nacionales tales como “Argentina Trabaja” y “Agua más Trabajo, son parte de este entramado que, a la vez que se expresa de múltiples maneras en cada territorio, mantiene como hilo conductor a la red nacional. Este esquema ha permitido llegar a todos los puntos del país y fortalecer la capacidad de gestión y desarrollo de los nuevos empleos relacionados con la vida comunitaria, con la atención del individuo, su identidad cultural y de pertenencia, con el medio ambiente y el turismo en el marco de la economía social.
iv) Unidad de Preinversión del Ministerio de Economía y la Producción.
2.6.2 Internacionales
-Cooperación Internacional para Municipios:
www.iadb.org/intal/intalcdi/PE/2009/02288.pdf
-Listado de Organizaciones y programas internacionales de Cooperación Internacional de Municipios.
-Organización de Cooperación Intermunicipal (España) www.femp.es
-Programa URB-AL de la Unión Europea
-http//europa.eu.int7comm/europeaid/projects/urbal/index_es.htm
-Program ADITAL (Unión Europea)
-Ver Catálogo de Cooperación Internacional para Municipios presentado por el -FAN (Instituto Federal de Asuntos Municipales de la Nación)
Red de Mercociudades www.mercociudades.org
2.7 Posible Organización para la ejecución
Secretaria de Medio ambiente - Dirección de Recursos Hídricos -
Municipalidad de Tafí del Valle
Organización de la Corporación de los Recursos Hídricos de la Alta cuenca de La Angostura: Ente de co- gestión integrado por las áreas gubernamentales, los gobiernos locales y por los representantes de las organizaciones intermedias encargadas de administrar el recurso.
2.8 Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.8.1 Organismos públicos
Gobierno de la Provincia de Tucumán – Ministerio de la Producción
Secretaria de Medioambiente – Dirección de Recursos Hídricos de la Provincia.
SEPAPyS
Estación experimental Agroindustrial Obispo Colombres
INTA
INAI
2.8.2 ONGs
2.9 Posibles beneficios e impactos del Proyecto
Los beneficios del proyecto son:
Mayor producción, rendimiento y productividad de la agricultura
Aumento del ingreso familiar
Mayor disponibilidad de agua
Menor contaminación del agua, del suelo y del aire.
Disminución de enfermedades gastrointestinales
Fortalecimiento de las Juntas de Regantes y de las Cooperativas y Juntas Vecinales de Administración del Agua Potable.
III. Acciones a seguir
3.1. Estudios necesarios:
3.1.1 Estudios de suelo.
3.1.2 Disponibilidad de agua, características de la cuenca
3.1.3 Demanda de agua y Balance Hídrico
3.1.4 Planos del parcelamiento
3.1.5 Sistemas de riego. Evaluación y Diagnóstico.
31.6 Evaluación de las obras civiles actuales
3.1.7 Topografía
3.1.8 Cédula de Cultivos y prácticas agrícolas
3.1.9 Flora arbórea, arbustiva, herbácea específicas y ornamentales
3.1.10 Diseño de un Sistema de Información Geográfico local (SIG)
3.2 Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
1 Caracterizar los suelos de las áreas y su estado de conservación, con las medidas correctivas necesarias.
2. Estudio de las fuentes de abastecimiento de agua y caracterizar la disponibilidad y calidad de las mismas.
3. Estudio del clima y caracterización de la demanda actual y potencial de riego de los cultivos actuales y futuros.
4. Estudio topográfico tanto de la zona de obra como de la de cultivo con materialización de los puntos fijos y perfiles longitudinales y transversales.
5. Estudio de la flora y caracterización de los cultivos a promover y su adaptación .
6. Formular el proyecto de factibilidad de la obra hídrica y de los componentes de Asistencia Tecnológica y Fortalecimiento Institucional
7. Formalizar junto a las Instituciones su participación en las acciones del proyecto que requieren su concurso.
3.3. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.3.1 Contratación por la UnPre
Profesión Experiencia Período de contratación $/mes $/En el período
Coordinador ingeniero agrónomo 10 años 12 meses 7500 90000
Agrimensor (2) 10 años o más 4 meses 5700 45600
Ing. agrónomo
especialista en Economía agrícola 5 años o más 8 meses 4800 38400
Ingeniero especialista en riego (dos) 5 años o más 8 meses 4800 76800
Ambientalista
5 años 4 meses 4800 19200
Ingeniero Civil especialista en Hidráulica (dos)
5 años 6 meses 4800 57600
Asistente
3años 10 meses 3500 35000
Subtotal
272.600

3.3.2 Contratación por la contraparte
Profesión Periodo (meses) $/mensual ($)Total
Ayudante topografía 3 3500 10500
Perito agrónomo 3 3500 10500
Ingeniero Civil Junior 4 3500 14000
Subtotal 35000 B

Logística Costo ($)
Estudio de suelos y análisis de agua 10000
Cartografía 10000
Viáticos 5000
Curso SIG 10000
Subtotal 35.000 (C)
TOTAL A+B+C $342.600

3.4 Modalidad de ejecución de los estudios
Por consultora

Transformación y manejo integral ganadero orientado hacia la producción de camélidos.
I. DATOS GENERALES
Provincia: Tucumán-
Departamento: Tafí del Valle- Comuna: El Mollar
Título del Proyecto: Transformación y manejo integral ganadero
orientado hacia la producción de camélidos.
Autoridad responsable: Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia de Tucumán
Técnico a cargo: Ing. Alfredo Montalván
Organismo ejecutor del proyecto: Secretaría de Medio Ambiente

II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
2.5. Caracterización del problema
El Valle de Tafí se ubica al sur del departamento Tafí del Valle y al oeste de la provincia de Tucumán; tiene una superficie de 418 kilómetros cuadrados (3,3% de la superficie provincial) y una población estable de 15.035 habitantes (0,9% de la provincia), con una densidad poblacional de 5,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Se encuentra a 1.970 metros sobre el nivel del mar, enclavado entre las cumbres del cerro Nuñorco (3.321 m.), las sierras de Mala Mala y Tafí y el cerro Muñoz (4.437 m.), que también determinan los límites de la zona sanitaria que corresponde al Área Operativa Tafí del Valle dependiente del Área Programática Oeste del Sistema Provincial de Salud.
El clima de la región es semiárido templado a frío con nevadas y temperatura media anual inferior a 15 grados. Los veranos son lluviosos, con temperatura media que oscila entre los 19 y 22 grados. Los inviernos son secos, con algunas nevadas y temperaturas mínimas que pueden llegar a 5 ó 10 grados bajo cero.
Los centros poblacionales de mayor importancia están bajo la jurisdicción del municipio de Tafí del Valle y comuna El Mollar, los que albergan el 62% de los habitantes. En el período comprendido entre los meses de marzo y septiembre se suele observar la migración de algunos grupos de trabajadores, los que en su mayoría tienen como destino otras zonas de la provincia en las que se realiza en esa época la cosecha de caña de azúcar o de citrus.
Durante la temporada estival se observa una gran afluencia turística y los fines de semana los visitantes pueden alcanzar el número de 60.000 o más.
La distancia que media entre Tafí del Valle y San Miguel de Tucumán es de 107 kilómetros, con 35 kilómetros de camino de montaña y un tiempo de viaje de aproximadamente dos horas.
La infraestructura de caminos permite la comunicación con la capital y otros puntos de la provincia mediante la ruta N°307, la que se conecta con la ruta nacional N°38 en la localidad de Acheral y con la ruta nacional N°40 cerca de Amaicha del Valle. En el valle, la ruta provincial N°325 desarrolla un circuito que permite la comunicación entre las localidades de Tafí del Valle, La Banda, Ovejería, Rodeo Grande, Santa Cruz, Las Carreras, El Rincón, El Potrerillo y El Mollar. La conexión entre las rutas N°307 y 325 por caminos vecinales permite la llegada a Ojo de Agua y Casa Viejas, lugares situados entre Tafí del Valle y El Mollar. La Ciénega se ubica en la zona de alta montaña y el acceso solo tiene lugar por sendas luego de transitar cuatro horas a caballo a partir de la localidad de Tafí del Valle.
Las principales actividades económicas son la agricultura (cultivo de papa semilla, frutilla, frutales y hortalizas), ganadería (ovinos, bovinos), industria quesera, turismo y trabajos artesanales. Otras fuentes laborales son la administración pública provincial, municipal, comunal, empresas privadas (energía eléctrica, banco, comunicación, construcción, comercio, etc.) y emprendimientos familiares para la producción de alimentos artesanales.
Las condiciones de topografía de pendientes en suelos frágiles, acompañados por prácticas agrícolas, de riego y de pastoreo inadecuadas y las características de las precipitaciones, determinan una alta susceptibilidad de los suelos a la erosión hídrica, por lo que la aptitud agrícola de los suelos se ve limitada por el peligro de erosión.
La pedregosidad unida a la topografía limita también el empleo de maquinarias. Por ello también es limitada la aptitud para el riego por superficie, ocasionando problemas de manejo y de conducción a cielo abierto.
El factor climático de aridez inverno-primaveral limita las posibilidades forrajeras.
La actividad ganadera de Tafí se realiza en un ambiente que posee un equilibrio inestable, especialmente si pensamos en su edaforelieve, con grandes pendientes y suelos poco desarrollados.
Las pasturas naturales de la zona deberían tener un control respecto a su uso como alimento para el ganado. Cuando la carga animal sobrepasa los valores aceptables, el tapiz herbáceo sufrirá su degradación.
Las comunidades de los pastizales de altura y matorrales mesofíticos (Festuca, Baccharis; 1.600-3.600 msnm.) y arbustosas puneñas (Adesmia Azorella; 3.000-3.700 msnm.) y graminosos altoandinas (Festuca, Stipa; 3.700- 4.600 msnm) presentan degradación proveniente fundamentalmente de actividades pastoriles y la tradición arraigada de quema estacional de vegetación estacional.
El reemplazo, desde época de la conquista, de la explotación de animales autóctonos (principalmente camélidos) por la ganadería de especies introducidas (vacunos, ovinos y caprinos) no adaptadas al medio, produjo considerable daño al ambiente, con destrucción de la vegetación de altura, que forman esponjas absorbentes responsables de la regulación del flujo hídrico hacia el llano, destrucción de vertientes, formación de suelo en pavimento y eliminación de la capa de suelo desprotegida por causa de la erosión eólica e hídrica, con formación de cárcavas anchas y profundas de proceso autoacelerante, que impiden el restablecimiento precoz del suelo y la vegetación y ocasionan el corrimiento de tierra hacia el llano.
Se trata de áreas de extremadamente baja productividad, donde la vegetación pisoteada o quemada demora más de 10 años en regenerar, período durante el cual el suelo queda expuesto a los procesos erosivos.
Por otra parte la baja productividad se traduce en baja disponibilidad de alimento para el ganado a lo que debe sumarse que la vegetación de la zona es baja palatibilidad y bajo porcentaje de digestibilidad para el ganado introducido, que provoca el sobrepastoreo que soporta la zona y un rendimiento escaso o nulo que no cubre las necesidades de los pequeños asentamientos humanos.
A lo anterior se suma el deficiente manejo de los suelos destinados a agricultura. Que trae aparejado la eliminación progresiva de la capa de suelo y el drástico avance de la erosión hídrica y eólica con la formación de cárcavas.
Este circulo nocivo que generan las acciones del hombre y la reacción del ecosistema, incide principalmente en el desarrollo de las comunidades que habitan en la región.
Ancestralmente la cría de camélidos domésticos y las captura y esquila en vivo de los camélidos silvestres fueron las alternativas productivas en el Valle, que permitían el desarrollo de sus comunidades, y la forma en que lo realizaban, aseguraban la conservación y uso sostenible de los recursos involucrados (animales y pastos nativos).
Esta alternativa productiva, como así también, el aprovechamiento de la fauna se fueron abandonando, entre otros, por: a) sobre pastoreo de pasturas nativas; b) introducción de especies productivas exóticas (caprinos y ovinos) que proporcionaban jerarquía social a quienes las poseían; c) falta de incentivos económicos para la producción de llamas las que pasaron a ser signo de pobreza (generaba vergüenza) en las comunidades; d) caza furtiva de silvestres lo que disminuyó abruptamente la población por lo que, para evitar su extinción, fueron incluidas dentro de los Apéndices de la Convención Internacional para la Protección de Especies Amenazadas de Extinción (CITES). (Vila Melo, Guillermo, 2007)
Dentro de los considerados camélidos sudamericanos domésticos, encontramos la llama
La Llama
La llama argentina es considerada muy buena para la producción de fibra y carne. La coloración del pelaje varía del blanco al negro y marrón, pasando por la gama de colores intermedios, habiendo muchos animales con manchas, con tendencia a manchas de varios colores. Peso de adulto es entre 100 y 150 kilogramos. Estos animales pastorean y ramonean. Son territoriales.
En el caso de la cría y producción de llamas, ésta se realiza bajo diferentes condiciones; por un lado la explotación tradicional del Altiplano (Jujuy, Salta y Catamarca) y por otro, la cría en condiciones extra-puneñas (Córdoba, La Pampa, Río Negro, San Luis y Buenos Aires). A su vez, los distintos sistemas de producción que se implementan dependen del tipo de animal que se cría, de la distancia a los centros de consumo, del nivel económico, etc. (Frank, 2000).
El principal aprovechamiento de la llama es la fibra. La carne también es un buen recurso, con muy buenos caracteres organolépticos y bajo contenido de colesterol. También se usan, por la gran docilidad, como animales de compañía y zooterapia; hay buenas experiencias en casos de niños autistas y ancianos. Son buenas compañeras en trekking.
De acuerdo a datos presentados por la Secretaría de Planeamiento de la Provincia de Tucumán en el Anuario Estadístico 2004, de las 572 llamas presentes como existencia ganadera, 564 se encuentran en Tafí del Valle.
Según datos registrados in situ por Guillermo Vila Melo, en el año 2007, Tafí del Valle/ El Mollar, contaría con aproximadamente 1500 cabezas de llamas, identificando trece familias, puestos y/o empresas de la zona poseedoras de las mismas.
2.2 Solución propuesta
Se propone generar un plan de desarrollo ganadero basado en camélidos sudamericanos domésticos, permitiendo la conservación de los recursos forrajeros nativos y, por ende, la disminución de la degradación del valle.
Mediante este plan se generará conciencia sobre el buen uso y aprovechamiento de los recursos naturales de la región basándose en toda la cadena productiva y en la agregación de valor a las materias primas incentivando el desarrollo territorial rural y el desarrollo local
Resumen del Plan

Año Acciones Presupuesto
($) Subtotales
($)
1 Difusión de la propuesta, sensibilización y capacitación. 40.000
Estudio y Diseños de planes y programas 50.000
Infraestructura 30.000
Implementación de planes y programas 50.000
Estudios de cadenas de valor y mercados 10.000
Total 1º año 180.000
2 Infraestructura. 80.000
Implementación de planes y programas 20.000
Capacitación técnica 45.000
Evaluación y seguimiento 20.000
Total 2º año 165.000
3 Promoción de la actividad y ferias 20.000
Rondas de negocio 10.000
Evaluación y seguimiento 15.000
Total 3º año 45.000
4 Evaluaciones participativas 15.000
Evaluación y seguimiento 15.000
Total 4º año 30.000
TOTAL 420.000 420.000

2.3 Objetivos
Objetivos generales:
Recuperación de una ganadería autóctona y ancestral de la región ((camélidos -domésticos) dando la oportunidad a sus comunidades a mejorar su calidad de vida y a conservar y usar sustentablemente su ambiente.
Objetivos específicos:
a) Recuperar las actividades relacionadas con el uso sostenible de los camélidos sudamericanos
b) Recuperar, conservar y usar sosteniblemente ambos recursos naturales (especies animales y vegetales)
c) Disminuir la continua degradación del ecosistema
d) Tender a la sustitución paulatina de la ganadería introducida (ovina, caprina, vacuna) que degrada el ecosistema.
e) Promover el desarrollo sustentable de las comunidades que allí viven evitando la migración constante, creando fuentes de trabajo, creando capacidades instaladas a partir de sus propios conocimientos tradicionales o ancestrales, y elevando la seguridad alimentaria de la región.
2.4 Beneficiarios
Directos:
La población de El Mollar y las localidades de su jurisdicción (El Potrerillo, La Angostura, El Rincón, Ojo de Agua, Las Carreras y Esquina del Valle), con un total aproximado de 3176 habitantes.
La localidad de El Mollar se encuentra en el Valle del Tafí, desarrollándose al pie del cerro Nuñorco hasta el lago de la presa La Angostura, dentro del Departamento de Tafí del Valle a 104 Km. al Sudoeste de la Capital de la Provincia, desde donde puede accederse por la Ruta Nacional Nº 38, que luego se vincula con la Ruta Provincial Nº 307.
Indirectos:
Al plantearse este proyecto se piensa que servirá como antecedente para replicar manejo y esquemas de unidades productivas de camélidos para los restantes habitantes de la Cuenca Alta del Río Angostura/Los Sosa, de 8.834 habitantes(*) .
Esta experiencia estaría contenida en un ámbito de 13.888 habitantes (*) de todo el Departamento Tafí del Valle, que poseen un ambiente similar y características de origen y sociales muy cercanas, lo que posibilitaría replicar la experiencia en ese ámbito. (*) (Datos del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001).
Por otra parte esta población se beneficiaría también por la mejora del ambiente y de los efectos positivos, tanto en lo productivo, como en lo social, que traería aparejado el desarrollo del presente proyecto.

2.5 Costos preliminares del Proyecto

RUBROS (A)
PRESUPUESTO
($) PRESUPUESTO (A) MÁS IMPUESTOS VARIOS SUMA
Difusión de la propuesta y sensibilización entre las familias participantes. 10.000 1.000 11.000
Estudio evaluativo de recursos forrajeros y posibilidades de implantación de pasturas.
Diseño e implementación de un plan forrajero. 50.000 5.000 55.000
Instalación o mejoramiento de infraestructura predial (cercados/corrales, bebederos). 30.000 3.000 33.000
Diseño e implementación programa de poblamiento (introducción de 5 llamas por familia).
Capacitación en manejo de tropas, sanidad y alimentación (necesidades anuales de forraje según categorías y estado).
Diseño e implementación de un plan sanitario. 50.000 5.000 55.000
Capacitación y sensibilización para el desarrollo de propuestas organizacionales que permitan a las familias participantes generar y comercializar productos y subproductos de llamas en volumen, calidad y continuidad. 30.000 3.000 33.000
Estudios de cadenas de valor y dinámica de mercados locales, regionales y nacionales que permitan evaluar las demandas actuales y potenciales de animales en pié y de carne, cuero y fibras 10.000 1.000 11.000
Diseño e implementación de un plan de selección y mejoramiento genético. 20.000 1.600 21.600
Capacitación en técnicas de esquila y acondicionamiento del vellón. 5.000 500 5.500
Capacitación en técnicas de faenado y conservación de cueros. 5.000 500 5.500
Evaluación y seguimiento de los planes sanitario y forrajero 20.000 1.600 21.600
Desarrollo de un centro de acopio y clasificación de fibras y cueros. 30.000 3.000 33.000
Desarrollo de un centro de faena, desposte y cortes. 50.000 5.000 55.000
Capacitación para la administración y gerenciamiento de los centros de acopio y transformación de productos. 20.000 1.600 21.600
Capacitación en procesos de curtidos de cuero artesanales: curtidos orgánicos, diseños, terminaciones y presentación de productos 15.000 1500 16.500
Evaluación y seguimiento de los planes de selección y mejoramiento genético, sanitario y forrajero. 15.000 1500 16.500
Promoción de la actividad con camélidos en ferias, exposiciones, etc. 20.000 1.600 21.600
Desarrollo de rondas de negocios con operadores locales, regionales y nacionales que permitan identificar o ampliar mercados que demanden productos y subproductos de camélidos sudamericanos. 10.000 1.000 11.000
Evaluación y seguimiento de los planes de selección y mejoramiento genético, sanitario y forrajero. 15.000 1500 16.500
Evaluaciones participativas del proceso que contemplen aspectos tales como resultados económicos, aspectos organizacionales como aumento en capacidades administrativas y gerenciales de los productores, participación de mujeres y jóvenes, inserción en mercados o ampliación de posibilidades, aumento de capacidades en temas productivos y de transformación o agregado de valor en origen de los productos y subproductos de camélidos sudamericanos, etc. 15.000 1500 16.500

TOTAL
420.000 40.400 460.400
Fuente: elaboración propia
* (A) Gastos generales, (4%), gastos financieros (3%), gastos impositivos (3%).
2.6 Fuentes de financiamiento
2.6.1. Nacionales
- INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria)
- INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial)
- INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas)
- UNPRE (Ministerio de Economía y la Producción)
- CFI (Consejo Federal de Inversiones)
- FONCYT (Secretaría de Ciencia y Tecnología, Agencia de Promoción Científica y Tecnológica)

2.6.2 Internacionales
- PNUD (Programa de Apoyo de las Naciones Unidas)
- CAF (corporación Andina de Fomento)
- FIDA (Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola)
- BID (Banco Interamericano de Desarrollo)

2.7 Posible Organización para la ejecución
Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia de Tucumán.
2.8 Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.8.1 Organismos públicos
- Gobierno de la Provincia de Tucumán
- INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria)
- INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial)
- INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas)
- UNPRE (Ministerio de Economía y la Producción)
- CFI (Consejo Federal de Inversiones)
- FONCYT (Secretaría de Ciencia y Tecnología, Agencia de Promoción Científica y Tecnológica)

2.8.2 ONGs
- Fundación Vida Silvestre.
- Fundación Biodiversidad.
- Asociación de Artesanos y productores San Pedro Nolasco de los Molinos (Salta)

2.9 Posibles beneficios e impactos del Proyecto
 Se logrará formar criadores con experiencia para mejorar el manejo de camélidos y su rendimiento.
 Se obtendrá la formación técnica de artesanos textiles.
 Se capacitará en la elaboración de chacinados/embutidos de carne de llama.
 Se obtendrá la formación técnica de curtidores orgánicos de cuero de llama.
 Se diseñará un corredor turístico para productos de llama.
 Se interesará a centros de estudios e investigación en desarrollar esta temática y así poder contar con profesionales para realizar las investigaciones necesarias.
 Se potencializará la unión de productores en pos de un objetivo común lo que dará la oportunidad para lograr ofertar sus productos contando con volúmenes de comercialización.

Se observará que las conclusiones mencionadas proponen un desafío importante a llevar a cabo. De realizarse, es un desafío que deberá ser gradual pero que su logro dejará una ganadería autóctona de altura productiva, que no sólo beneficiará a los actores involucrados directamente sino también a toda la población de Tafí del Valle, al generar un desarrollo territorial rural/urbano local, de relevancia.
III. Acciones a seguir
3.1. Estudios necesarios:
3.1.1 Realizar diferentes censos de productores.
3.1.2 Realizar diferentes censos de animales.
3.1.3 Análisis y estudio de pasturas naturales.
3.1.4 Análisis y estudio de especies forrajeras..
3.1.5 Estudios de las cadenas de comercialización.
3.1.6 Estudio de la demanda.
3.1.7 Evaluación de la infraestructura disponible
3.2 Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
1 Censo de productores. Caracterización, potencialidades, limitaciones, desarrollo organizacional y ubicación georeferenciada.
2 Censo de camélidos: localización, cantidad, calidad (genética y sanidad), dinámica de las tropas.
3. Determinación calidad y cantidad de pasturas naturales.
4. Evaluación cuanti y cualitativa de especies forrajeras complementarias.
5. Estudios de las cadenas de comercialización de fibra, carne y cueros y productos artesanales.
6. Estudio de la demanda real y potencial de productos de camélidos.
7. Evaluación de la infraestructura disponible y posibilidad de desarrollo de infraestructura que demande el proyecto.
8. Formular el proyecto de factibilidad
9. Formalizar ejecución de proyecto con entidades financiadoras.
3.3. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.3.1 Contratación por la UnPre

Profesión Experiencia Período de contratación $/mes $/En el período
Coordinador
Ingeniero agrónomo /zootecnista 10 años 6 meses 7.500 45.000
Ingeniero agrónomo /zootecnista 10 años 4 meses 7.000 28.000
Veterinario 10 años 2 meses 7.000 14.000
Economista 10 años 2 meses 7.000 14.000
Asistente B
De la zona del proyecto 5 años 2 meses 3.500 7.000
Subtotal A
108.000

3.3.2 Contratación por la contraparte
Profesión Periodo (meses) $/mensual ($)Total
Biólogo 2 7.000 14.000
Especialista en programas informáticos de Sistemas geográficos 2 7.000 14.000
Asistente A (chofer) 1 5.400 5.400
SubTotal B 33.400

Logística Costo ($)
Estudio de suelos y análisis de agua 3.000
Cartografía 2.000
Viáticos 19.200
SubTotal 24.200
TOTAL A+B+C 165.200

3.4 Modalidad de ejecución de los estudios
Por consultora
3.5 Calendario preliminar de operaciones
Actividad Mes 1 Mes 2 Mes 3 Mes 4 Mes 5 Mes 6
1 Censo de productores. Caracterización, potencialidades, limitaciones, desarrollo organizacional y ubicación georeferenciada X X
2 Censo de camélidos: localización, cantidad, calidad (genética y sanidad), dinámica de las tropas. X X
3 Determinación calidad y cantidad de pasturas naturales. X X
4 Evaluación cuanti y cualitativa de especies forrajeras complementarias. X X X
5 Estudios de las cadenas de comercialización de fibra, carne y cueros y productos artesanales X X
6 Estudio de la demanda real y potencial de productos de camélidos. X X
7 Evaluación de la infraestructura disponible y posibilidad de desarrollo de infraestructura que demande el proyecto. X X X
8 Formular el proyecto de factibilidad X X
9 Formalizar ejecución de proyecto con entidades financiadoras. X

APENDICES
- Vila Melo, Guillermo, 2007. Estudio de situación y propuesta técnica para el desarrollo de ganado camélido doméstico en el área de influencia de la Provincia de Tucumán. Informe de consultoría PRODERNOA. 2007
- Bolkovic, María Luisa y Ramador, Daniel. 2006. Manejo de fauna silvestre en la Argentina. Programa de uso sustentable. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
- Alzérreca, H. y Cardozo, A. 1991. Valor de los Alimentos para la ganadería andina. Serie Técnica: IBTA/SR-CRSP/001. Edit. Papiro. La Paz. Bolivia
- Memorias del Tercer Congreso Mundial de Camélidos. 2006. Santa María. Catamarca. Argentina.
Ejemplos de proyectos en la región:
- Proyecto definitivo por una intervención de la ganadería de camélidos. Departamento Belén, Antofagasta de la Sierra y Santa María. Provincia de Catamarca. Argentina. 2010.
- Plan de competitividad. Conglomerado de camélidos de la Provincia de Jujuy. Programa de competitividad del Norte Grande. Ministerio de Economía y Finanzas Públicas de la Nación. 2010.
- Programa de camélidos de los Andes. Ministerio de Producción y Desarrollo Económico. Provincia de San Juan. Argentina. 2010.
- Perfil de proyecto: Oportunidades económicas para criadores de camélidos del municipio de Morochata. 2004. FAO, CAF. La Paz. Bolivia.
- http://www.comunidadandina.org/rural/doc_seguridad/morochata.pdf
- FIDA. Programa Regional de Capacitación en Desarrollo Rural. Taller de intercambio de experiencias en materia de gestión y comercialización de productores agropecuarios y artesanales de pequeña producción. 1995 La Paz Bolivia. Talleres de Gráfica Noroeste. Tucumán. 1997.


Manejo integrado de la ecozona para la producción sustentable de paisaje natural y cultural. Propuesta de la Reserva de Uso Múltiple Río La Angostura.
I. DATOS GENERALES
Municipio: Tafí del Valle
Provincia: Tucumán
Título del Proyecto: Reserva de Uso Múltiple Río La Angostura
Autoridad Municipal responsable: Intendencia de Tafí del Valle
Técnico a cargo: A designar (relacionado con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán).
Organismo ejecutor del proyecto: Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la Provincia de Tucumán.
II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
2.6. Caracterización del problema
La cuenca del Río La Angostura (Tafí del Valle, Tucumán, Argentina) ocupa diversos pisos altitudinales desde los 1850 hasta casi los 4.600 m. snm. En ese gradiente altitudinal se distinguen tres pisos principales: una cuenca baja, una media y una alta. La cuenca del río La Angostura tiene una superficie aproximada de 453 km2. La Cuenca Alta cubre un desnivel entre los 3.500 m snm hacia las cumbres y posee una superficie aproximada de 82 km2. mientras que la Cuenca Media abarca desde los 2.500 a los 3.500 m snm y posee una superficie aproximada de 155 km2. El resto es la denominada Cuenca Baja, que cubre desde los 1.880 hasta los 2.500 m snm y posee una superficie aproximada de 181 km2.
Desde el punto de vista productivo la cuenca baja es la más utilizada para cultivos de papa semilla (de hecho la zona es una productora de excelencia de este tipo de producto), porotos, lechugas, plantines de frutillas, frutos de carozo, ganadería (vacuna y caprina) y ofrece además un alto valor paisajístico lo que atrae miles de turistas en verano e invierno. Si bien en la cuenca media existen otros emprendimientos, como cría de ganado y cultivo de papa, su superficie no es tan importante como la que se desarrolla en la cuenca baja. Sin embargo, la cuenca alta, aparentemente sin función productiva alguna, es esencial para mantener el flujo de agua hacia la zona de la cuenca media y baja. De hecho es la zona donde se genera toda el agua que posteriormente ingresa al valle propiamente dicho. En éste el agua es utilizada no sólo los cultivos mencionados y ganadería sino también para agua potable y para esparcimiento y riego a través de un embalse y dique (La Angostura) que fuera construido para esos fines.
A pesar de la importancia de la zona alta, como fuente de agua y también como fuente de genes por las especies que habitan en esos lugares, la misma no goza de una protección eficiente por parte del estado municipal ni provincial.
Si bien todo el departamento Tafí, donde se encuentra el Valle del mismo nombre ha sido declarada como “Área Natural Protegida” (ley provincial Nº 7801) bajo la denominación de “Valles Calchaquíes Tucumanos” por la cual se busca “…preservar, conservar y valorizar los recursos naturales y genéticos, el patrimonio natural, histórico y cultural y el capital cultural tangible e intangible, ordenar las actividades antrópicas y el uso del suelo; propiciando acciones y actividades de preservación, conservación, protección, restauración de la Naturaleza y uso sustentable de sus recursos y de todos los elementos del medio ambiente; para los hablantes de la Provincia, de la región y de las generaciones presentes y futuras...” de hecho la zona carece de una estructura administrativa y operativa que asegure el espíritu de la ley mencionada y que es básicamente la protección de la biodiversidad.
De hecho aún no existe una reglamentación de la ley de declaración ni mucho menos presupuestos ni personal para atender dicha área natural.

2.2. Solución propuesta
El plan que se propone consiste en comenzar con un plan de manejo para la cuenca del Río La Angostura como un puntapié para avanzar en el futuro inmediato con otras zonas hasta completar todo el espacio comprendido en la ley de declaración. Se entiende que de esta forma se podría comenzar por lo menos con la protección de un sitio vital relacionado con la provisión de agua tanto hacia Tafí del valle como hacia la zona de Amaicha del Valle. Para ese fin se propone la creación de una Reserva de Uso Múltiple ya que esta figura contempla a aquellos lugares donde coexisten área de importancia para la conservación y áreas dedicadas a actividades antrópicas, como es el caso de la zona que se trata.
Este plan posee varias etapas que es necesario cumplirlas con el tiempo y que son:
m) Reglamentación de la ley N° 7.801
n) Delimitación de la Reserva Río La Angostura
o) Creación de la Reserva Río La Angostura bajo la figura de Reserva de Uso Múltiple (decreto o ley provincial).
p) Creación de un grupo técnico para la formulación del Plan de Manejo de la Reserva Río La Angostura.
q) Formulación del Plan de Manejo
r) Puesta en marcha de la Reserva Río La Angostura (creación de una oficina local con técnicos y administrativos).

Se adjunta un resumen tentativo del Plan, tiempo estimado en lograrlo y un presupuesto.
Resumen del Plan
Año Acciones Presupuesto ($) Organismo responsable y aclaraciones
1 Reglamentación de la ley N° 7.801 Sin costo Secretaría de Estado de Medio Ambiente
2 Proyecto de creación de la Reserva bajo la figura de Reserva de Uso Múltiple.
Esto incluye la delimitación aproximada de la Reserva
Sin costo Secretaría de Medio Ambiente y Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos.
La delimitación aproximada ya surge del estudio financiado por la DINAPREI y que se encuentra en el estudio EG N°. 132 “El uso integral y sustentable de los recursos naturales a partir de los estudios de proyectos productivos aplicados a la zona de Tafí del Valle”
3 Creación de un Grupo Técnico para la formulación del plan de manejo (se estima que este trabajo puede insumir un tiempo de 6 meses) Esta tarea puede insumir el trabajo de un grupo de 10 técnicos (botánico, zoólogo, ecólogo, agrónomo, climatólogo, ecólogo, economista, abogado, paisajista y arquitecto)
Costo aproximado: ver presupuesto

Secretaría de Estado de Medio Ambiente
3 Puesta en marcha de la Reserva
Infraestructura
Equipos informáticos
Comunicaciones
Movilidad (dos vehículos)
Dos guardaparques y dos administrativos
Semovientes (caballos)
Folletería
Ver presupuesto

Secretaría de Estado de Medio Ambiente


2.3. Objetivos
El objetivo central del Proyecto es la protección de toda la cuenca del Río La Angostura, bajo la figura de una reserva de uso múltiple, que básicamente proteja las fuentes de agua y tienda al desarrollo sustentable de las zonas incluidas (cuenca alta, media y baja).
Esta protección deberá realizarse mediante tareas de concientización de la comunidad y tareas de control diario. El plan de manejo deberá contener las acciones que pueden realizarse y las que no pueden realizarse dentro de la Reserva y aquellas que pueden realizarse bajo ciertas normas ambientales sobre todo en la cuenca baja y media.
2.4. Beneficiarios
Directos:
El primer beneficiario directo es la población o sea los 15.000 habitantes (censo 2010) del de Departamento Tafí del Valle que directa o indirectamente reciben los beneficios de los servicios ambientales derivados de ese ecosistema.
Todas las actividades que desarrollan (agricultura, ganadería, turismo, entre otras) están ligadas o son dependientes directos del agua que se generan en la cuenca alta. Siendo la zona una productora de excelencia de papa semilla, es esta una de las actividades que más se beneficiaría al contar con agua de calidad asegurada para sus cultivos. Por otro lado, la obra de riego gravitacional que se realizó en el SO del Valle de Tafí a un costo de aproximadamente $ 8.200.000 debe ser mantenida para los fines de su construcción y que es precisamente el manejo y uso responsable del agua. Tratándose de una obra destinada a manejar en forma sostenible el agua para la zona, resulta necesario proteger las fuentes de agua que justamente alimentan las tomas de agua de la obra mencionada y que se encuentran por arriba del Valle de Tafí.
Indirectos:
Desde la óptica ambiental el valor de la reserva que propone significa la protección de la biodiversidad en su conjunto. Tratándose de una zona rica en términos de biodiversidad la zona justifica la protección que se propone. Por otro lado, la riqueza paisajística de la zona, que se manifiesta en los miles de turistas que eligen este lugar en invierno y verano, justifica la protección y la necesidad de considerar el desarrollo turístico desde una óptica sostenible para mantener el recurso paisaje a perpetuidad.

2.5. Fuentes de financiamiento
2.5.1. Nacionales
i) Dirección Nacional de Preinversión (DINAPREI) del Ministerio de Economía y la Producción.
Quizás este organismo podría financiar el trabajo del grupo técnico para la formulación del plan de manejo.
ii) Internacionales
-Organización de Cooperación Intermunicipal (España) www.femp.es
-Programa URB-AL de la Unión Europea
-http//europa.eu.int7comm/europeaid/projects/urbal/index_es.htm
-Programa ADITAL (Unión Europea)
-Ver Catálogo de Cooperación Internacional para Municipios presentado por el -FAN (Instituto Federal de Asuntos Municipales de la Nación)
-Red de Mercociudades www.mercociudades.org

iii) Nacionales
Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
2.6. Posible Organización para la ejecución
Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán, Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la provincia de Tucumán, Municipio de Tafí del Valle.
2.7. Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.7.1 Organismos públicos
Ministerio de Economía y la Producción, DINAPREI
Consejo Federal de Inversiones,
Gobierno de la Provincia de Tucumán (Secretaría de Estado de Medio Ambiente, Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos de la Provincia, Secretaría del Interior, Municipio de Tafí del Valle).
2.7.2 ONGs
Fundación Miguel Lillo (Tucumán) podría participar como organismo científico relacionada a los recursos naturales y ambiente.
2.8. Posibles beneficios e impactos del Proyecto
Los beneficios de este proyecto, tanto productivo como ambiental, son numerosos. La integridad de la cuenca alta debe ser mantenida ya que de la interacción de sus elementos naturales surge un servicio ambiental importante y que en este caso es la generación de agua para todo uso (ecológico, productivo, recreativo, entre otros). Uno de los beneficios está relacionado con el sistema productivo de la zona. Siendo la zona un valle dedicado a la producción de papa semilla y de plantines de frutilla libre de enfermedades, la conservación del agua y de la pureza del ambiente en general es fundamental para mantener la inocuidad de lo que se produce.
La protección de la zona puede ser una generadora de empleo ya que entre otros se menciona lo siguiente: guardaparques, vaqueanos como guía de turismo en zona de la cuenca media y alta, construcción de albergues confortables pero conservando los estilos de construcción de la zona, provisión de comidas típicas, entre otros.
III. Acciones a seguir
3.1. Acciones administrativas y legales:
3.1.1. Reglamentación de la ley “Área Natural Protegida” (ley provincial Nº 7801). “Valles Calchaquíes Tucumanos”.
3.1.3. Formulación de proyecto para la Reserva Río La Angostura. En esta etapa e incluye la ddelimitación de la nueva Reserva Río La Angostura.
3.1.4. Creación de un grupo técnico para la formulación del Plan de Manejo de la Reserva Río La Angostura.
3.1.5. Formulación del Plan de Manejo
3.1.6. Construcción de infraestructura en Tafí del Valle. Dotación de equipos informáticos, comunicaciones, movilidad, contratacion de personal, folletería, etc.)
3.1.7. Puesta en marcha de la Reserva Río La Angostura.

4.1. Estudios necesarios:
4.1.1 Zonificación de la futura Reserva
4.1.2. Delimitación de senderos aptos para excursiones y recreación
4.1.3. Construcción de infraestructura mínima (facilidades) en la zona de media y alta montaña (refugios, comunicaciones, etc.)
4.1.4. Listado de flora arbórea, arbustiva, herbácea específicas y ornamentales presentes en la zona.
4.1.5. Listado de fauna presente en la zona
4.1.6. Programa de monitoreo de flora y fauna y estudios poblacionales
4.1.7. Diseño de un Sistema de Información Geográfico ambiental (SIG)
4.1.8. Estudios de impactos ambientales en la cuenca. Identificación y programa de minimización y/o mitigación.
3.2 Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
21. Contratación de grupo técnico para la formulación del Plan de Manejo (Grupo de 10 técnicos (coordinador, botánico, zoólogo, ecólogo, agrónomo, climatólogo, economista, abogado, paisajista, arquitecto y topógrafo). En esta etapa se incluye la zonificación.
22. Delimitación de senderos para excursiones y recreación (a cargo de la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos) junto a la Municipalidad de Tafí del Valle.
3. Contratación de una empresa para la construcción de la infraestructura mínima en el área de la Reserva y de la sede local de la Reserva.
4. Diseño de un sistema de información geográfico (SIG) con los datos y recursos naturales y ambientales presentes en la Reserva.
5. Contratación de un grupo de profesionales para el estudio de vegetación y flora. Delimitación de unidades de vegetación. Mapas de vegetación. Especies presentes. Cobertura vegetal. Determinación de la productividad (kg materia seca/ha/estación). Estado ambiental de la Reserva. Este estudio deberá incluir propuestas de conservación, recuperación y/o mitigación de problemas detectados.
6. Contratación de un grupo de profesionales para el estudio de la fauna. Especies presentes. Estudios poblacionales. Medidas de protección.
7. Instalación de por lo menos tres estaciones meteorológicas (cuenca alta, media y baja).
8. contratación de un grupo de profesionales para el estudio de caudales de agua que se generan en la zona de la media y alta cuenca. Monitoreo permanente.
9. Provisión de material informático, movilidad, comunicaciones y personal
10. Confección de folletería
11. Formulación del proyecto de factibilidad
12. Formulación de los planes de difusión y concientización, de las actividades que se están realizando para que las escuelas, colegios, clubes de la zona puedan contar con una base para docencia.
3.3. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.3.1 Contratación por la UnPre

Profesión Experiencia (años) Período de contratación (meses) $/mes $/ En el período
Coordinador Biólogo, Ecólogo o relacionado a temas ambientales 10 3 7500 22500
Botánico o biólogo (plantas superiores) 10 3 6000 18000
Botánico o biólogo (plantas inferiores) 10 3 6000 18000
Zoólogo (vertebrados) 10 3 6000 18000
Zoólogo (invertebrados) 10 3 6000 18000
Climatólogo 10 2 6000 12000

Economista 10 3 6000 18000

Abogado 10 2 6000 12000
Paisajista 10 3 6000 18000
Especialista en SIG 10 6 6000 18000
Formulación de proyecto de factibilidad 10 2 6000 18000
Subtotal ($) 190.500

3.3.2. Contratación por la contraparte
Profesión Periodo (meses) $/mensual ($)Total
Agrimensor o Topógrafo 2 6000 12000
Arquitecto 2 6000 12000
Hidrólogo 2 6000 12000
Agrónomo 2 6000 12000
SubTotal 48.000

3.3.3. Logística
Logística Costo ($)
Estudio de suelos 20.000
Análisis de aguas 15.000
Infraestructura 150.000
Equipos informáticos 20.000
Comunicaciones 20.000
Movilidad (2) 300.000
Compra de tres caballos 15.000
Folleteria 10.000
Compra de tres estaciones meteorológicas 75.000
Subtotal ($) 625.000
3.3.4. Personal para la Reserva
Se debe considerar por separado la contratación (a cargo de la provincia o de la Municipalidad de Tafi del Valle) de dos administrativos y dos guardaparques.
3.4 Modalidad de ejecución de los estudios
Por consultora
3.5 Calendario preliminar de operaciones
Mes
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
Reglamentación de la ley N° 7.801 X X
Formulación de proyecto. Delimitación X X X
Confección de listado de flora, fauna y problemas ambientales X X X
Creación de grupo técnico para Plan de Manejo. Formulación de Plan de Manejo. Zonificación de la Reserva. Delimitación de senderos. X X X
Formulación de un plan de monitoreo permanente en la Reserva X X X
Construcción de Infraestructura en Reserva X X
Compra de equipos informáticos, comunicaciones, movilidad, persona, folletería X X
Diseño de un sistema de un sistema de información geográfico (SIG) X X X X
Puesta en marcha de Reserva X X

Impulso al Turismo Receptivo por incorporación de productos basados en el patrimonio ambiental, social y cultural Vallisto.
I. DATOS GENERALES
Área de desarrollo: Tafí del Valle
Provincia: Tucumán
Titulo: Impulso al Turismo Receptivo por incorporación de productos basados en el patrimonio ambiental, social y cultural Vallisto.
Autoridad Municipal responsable: Intendencia de Tafí del Valle y Comuna de El Mollar
Técnico a cargo: A designar (relacionado con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán).
Organismo ejecutor del proyecto: Secretaría de Estado de Medio Ambiente de la Provincia de Tucumán – Ministerio de la Producción.
II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
2.7. Caracterización del problema
Tafí del Valle constituye una cita obligada del turismo en la provincia de Tucumán.
Después de San Miguel de Tucumán, ciudad capital, que recibe un importante sector del turismo por especialización en organización de eventos científicos y académicos, y de encuentros empresariales, Tafí del Valle es el lugar de Turismo por excelencia.
Se integra a un circuito mayor como lo es el corredor Valles Calchaquíes – Puna Jujeña, pero tiene un importante número de visitantes que exclusivamente eligen a este Valle para descansar, sea en sus vacaciones, o también en lo que se ha observado, con una altísima ocupación en los denominados fines de semana largos.
Posee una infraestructura considerable para la atención al turista, pero sumamente concentrada en lo que sería el Centro Urbano de Tafí y sus alrededores.
La oferta en lo que hace a posibilidades de pernote es variada, contando con 3 Hoteles, 11 Hosterías, 2 Hostel, 6 emprendimientos de Cabañas, 3 alojamientos rurales y un Camping
A esto debemos sumar las ya mencionadas más de 4000 casas de paseo que han sido construidas en los últimos años, muchas de las cuales han sido concebidas como inversiones a efectos de su arrendamiento.
La paz reinante en el Valle, sus paisajes, su microclima, han jugado a favor de un sector que ha crecido en la última década, como quizás ningún otro sector.
Pero este crecimiento presenta algunos problemas que se deben poner a consideración a fin de poder anticiparse en la resolución de futuros problemas.
Por un lado el ritmo de las inversiones en infraestructura, principalmente capacidad de hospedaje, no ha sido acompañado con el desarrollo de servicios adicionales y circuitos alternativos. Esto incide en una menor cobertura relativa y probablemente influya en el promedio de pernote por visitante.
Por otra parte la concentración de la actividad hacia el centro de la villa va produciendo efectos en dos sentidos. Por un lado comienza a modificar el entorno apreciado originalmente, introduciendo actividades que no son compatibles con la búsqueda del turista y con el producto que ofrece Tafí cuando se presenta en sociedad: alta densidad, actividades en cuatriciclos donde antes la gente caminaba por las calles, contaminación sonora.
Por otra parte esa concentración deja de lado una serie de alternativas que se podrían desarrollar en beneficio de todos, y que hace que la mayoría de los vallistos no participen de los beneficios tan anunciados de esta actividad.
A su vez esta visión va sesgando a los responsables de tomas de decisiones y planificación, impidiendo dimensionar todo el potencial que tiene la cuenca.
Del estudio de los Recursos Naturales de Tafí del Valle, se ha podido determinar un enorme potencial de desarrollo de circuitos alternativos, a la vez que una adecuada valoración de los bienes culturales en toda su amplitud nos impulsa a imaginar un futuro promisorio de mayor desarrollo, pero entendiendo este desarrollo, sustentable en el tiempo.
Recursos Naturales y Culturales: su relación con el mercado potencial.
Tanto las actividades agropecuarias ya descriptas, como los avances urbanísticos sin ningún tipo de planeamiento, afectan directamente a otros recursos de valor incalculable.
También el desarrollo de un Turismo si ningún ordenamiento termina afectando este tipo de bienes.
Dentro de estos podemos considerar desde sitios arqueológicos de amplia presencia en todo el valle, pero sobre los cuales no existe a la fecha ningún tipo de actividades de protección y conservación, salvo las de código de la Municipalidad de Tafí del Valle que estableció la obligatoriedad de contar con un apto para avanzar en la aprobación de planos. Esto en términos concretos está permitiendo, cuando formalmente se hacen los pedidos de autorizaciones, recuperar piezas que están siendo depositadas en un lugar reservado para tal fin.
Otros bienes culturales se encuentran subvaluados, como los Menhires, testigos milenarios de una cultura, que existió y que, con rasgos claros, aun perduran en las manifestaciones culturales de los descendientes originarios: los tallados, los diseños en los tejidos, hablan de símbolos propios de esta cultura particular vallista.
También la música, sus fiestas populares, sus ceremonias. Sus sistemas productivos tradicionales. Todos ellos deben ser reconocidos como Recursos.
Un recurso desde el punto de vista tradicional es aquel al cual se le puede asignar un valor.
Muchos bienes culturales no tienen un “precio” de transacción.
Su valoración estará más relacionada a la demanda que este tipo de bienes provoca, como satis factores no de necesidades, sino de deseos.
En este punto se vuelve neurálgico el de discutir cual es el desarrollo que queremos. Y en especial cual es el Turismo que queremos desarrollar, cuales los servicios turísticos. No solo desde la perspectiva del desarrollo sustentable, sino también aquel desarrollo con identidad.
Yace aquí el encuentro de visiones, incluso en el correspondiente al desarrollo.
En varios aspectos muchos de los habitantes de valle, algunos de ellos auto reconocidos pertenecientes a una comunidad indígena, poseen una visión particular del desarrollo que no necesariamente pasa por una mayor acumulación. Su visión cíclica de la vida, o mejor dicho su cosmovisión, lo llevan a distintos planos de la vida cotidiana, y entre estos aspectos está el de cíclicamente volver a comenzar. Cada año se inicia y finaliza un ciclo, para a su vez comenzar de nuevo. También esta su relación con la Tierra.
Estos aspectos por un lado deberían ser tenidos en cuenta cuando se realicen propuestas de desarrollo para no fracasar en el intento. Y así entender por parte de los que no pertenecemos a esa cultura, las diferencias, y a partir del respeto mutuo construir alternativas superadoras.
Pero a su vez, todos estos aspectos, sumado a la historia mas reciente, como el de las estancias Jesuíticas, del cual también han quedado marcado las huellas, y la configuración más actual de un mundo agrario por un lado y de un polo de desarrollo turístico, otorgan a todo el valle una riqueza de recursos claramente hoy no explotados en su adecuada dimensión.
¿Cuál sería entonces aquella Infraestructura a Conservar y Expandir para la producción sustentable de servicios turísticos?
¿Productos Potenciales
Estudios actuales como los del Ministerio de Turismo de Salta, que realiza un seguimiento del movimiento que se da en toda la provincia, y así en el Valle Calchaquí, nos indican que es lo que buscan los turistas, que es lo que más valoran y que es lo que los hace regresar.
Las respuestas: El Paisaje en su estado natural y rustico, la cultura de su gente (trato amable) y la conservación de la cultura (música, baile, museos), principalmente, para luego empezar a definir en algún grado los servicios: hotelería, gastronomía (este como más relevante).
En Tucumán los dos lugares más visitados son: la Casa de la Independencia de 1810, y la Ciudad Sagrada de Los Quilmes. Los dos son bienes culturales.
Poner en valor estos bienes, con una amplia participación que genere consenso y no desvirtúe la real dimensión que tienen algunos de estos bienes que son intangibles, debe ser el camino a seguir, para lo que habrá que ajustar adecuadamente un perfil de proyecto en este sentido.
También avanzar sobre una zonificación que tenga en cuenta los resultados obtenidos en el presente estudio, acompañando con las normativas adecuadas y con la estructura necesaria, que permitan preservar adecuadamente estos recursos.
Estudios previos
Ante la falta de análisis cualitativos sobre el sector turismo en Tucumán, y en atención a la marcada interrelación que se detecta del movimiento turístico de carácter regional, como lo es el circuito que complementa a Tafí del valle, con las localidades turísticas del valle Calchaquí como Amaicha, Colalao del Valle y Cafayate, es que se ha trabajado con datos provistos por el Ministerio de Turismo de la Provincia de Salta.
Del total de turismo nacional que arriba a Salta, luego de los visitantes de Buenos Aires con un 41%, los que mayor numero aportan son de la Provincia de Tucumán con el 11,8% y Salta con el 11,9%. Principalmente debemos considerar este tipo de participación en el periodo de verano. Para la temporada invernal sigue siendo importante el turismo que proviene de Buenos Aires, pero segundo se ubica la provincia de Córdoba como lugar de origen de los turistas. Luego las del NOA.

Principales atractores según lugar de residencia. Año 2010
Principales atractores del destino Lugar habitual de su Residencia
% Argentino % Extranjero
Paisaje y Naturaleza 30,4 27,3
Cultura 16,8 22,1
Recomendación 13,7 15,2
Le gusta la provincia 13,7 8,7
contacto con la naturaleza 8,3 10,6
Proximidad 5,1 5,2
Precios 2,5 3,3
Trabajo/negocios 2,4 2,2
Entretenimiento 2,4 1,8
NC 1,3 1
Otros atractores 3,4 2,6
100 100
Fuente: Ministerio de Turismo de Salta - estadísticas 2010

Como se puede apreciar claramente los bienes socio ambientales y culturales son los principales atractores para los turistas que llegan a la vecina provincia. Se puede consultar la página para ver más en detalle según sea el destino turístico en el que fue levantada la encuesta y se apreciara que la situación se mantiene para localidades como Cafayate y Cachi.
Un 38 % de los turistas motivan la decisión del lugar de vacacionar en el paisaje y la naturaleza, y casi un 20% en la cultura.
De los datos representados en el próximo cuadro, podemos ver que cerca de un 80% de los turistas realizan actividades diarias de caminatas y visitas por el pueblo, o por museos, peñas, ferias artesanales, es decir socioculturales y en el restante actividades de contacto con la naturaleza.

Actividades que realizan los turistas
Actividades que realiza Lugar habitual de su Residencia
Argentino Extranjero
Caminar por el pueblo o ciudad 37,3 32,4
Visitas a Museos o Iglesias 16,5 17,9
Ferias o exposición de artesanías 12,5 10,7
Peñas Folklórica 11,8 13,0
Paseo en teleférico 9,0 10,2
Actividades vinculadas al mundo del vino 2,6 4,8
Participar en eventos religioso 2,9 0,9
Visitas a familiares y amigos 2,3 1,1
Asistir a un festival o evento cultual 1,0 1,1
Cabalgatas 0,7 1,9
Otros actividades de turismo alternativo 0,7 1,6
Tracking 0,7 1,6
Travesías 4x4 0,1 0,4
Observación de aves 0,1 0,1
Fuente: Ministerio de Turismo de Salta - estadísticas 2010

Se desprende la necesidad de avanzar en un ordenamiento territorial por un lado y en el desarrollo de servicios turísticos más amigables con el medio ambiente.
El turismo de Tafí del Valle estará relacionado entonces a la explotación de sus paisajes, de su ambiente (pureza y nitidez del aire), la puesta en valor de sus bienes culturales, circuitos que permitan interactuar al visitante con el entorno provisto por la naturaleza, y con grupos de productores campesinos y comunidades indígenas que guardan una riqueza cultural importante.
Esto, planteado como complementario y enriquecedor del turismo de Villa Veraniega que se ha desarrollado hasta la actualidad, pero que necesariamente debe ser repensado como integrante de un todo de forma tal de no contribuir directa o indirectamente al agotamiento o pérdida de calidad de aquellos “bienes” que le han permitido desarrollarse al valle.
Esto traerá aparejado beneficios para todos los sectores ya que Tafí seguirá recibiendo turistas y probablemente con este tipo de desarrollo se incremente los índices de ocupación y de pernocte.
2.2 Solución propuesta
La presente propuesta es totalmente compatible y se enmarca en los objetivos propuestos en el Plan Federal Estratégico De Turismo Sustentable 2016, acompañando el Desarrollo de la Oferta.


FUENTE: PLAN FEDERAL ESTRATEGICO DE TURISMO SUSTENTABLE 2016
Marco conceptual

CORREDOR TURÍSTICO:
Se considera como tales a los espacios geográficos y/o culturalmente homogéneos, vertebrados por rutas troncales de circulación, con atractores de jerarquía suficiente como para motivar flujos de demanda turística nacional y/o internacional.
La dinámica y corta distancia entre atractivos y servicios resulta en una natural complementariedad que normalmente trasciende las barreras jurisdiccionales municipales, provinciales y regionales. Por su escala, pueden constituirse como unidades de planificación de desarrollo turístico regional y federal, y ser susceptibles de recibir regímenes de promoción y de fomento excepcionales. Cabe aclarar que el corredor puede incluir áreas menores vinculadas entre sí y también áreas fronterizas aledañas.

ÁREA DE USO TURÍSTICO ACTUAL:
Porción territorial de escala variable pero con volúmenes importantes de demanda turística motivada por la alta concentración de atractores potentes característicos. Cuenta con servicios turísticos suficientes y con niveles aceptables de gestión turística. Las inversiones públicas y privadas en el sector son de tendencia creciente. El Turismo como actividad económica tiene una entidad muy significativa.

ÁREA CON VOCACIÓN TURÍSTICA:
Porción territorial con concentración de recursos turísticos de jerarquía como para atraer una demanda turística significativa pero que presenta problemas de accesibilidad, conectividad y servicios mínimos, como así también de gestión en la planificación de productos/destinos, marketing y promoción.
El Turismo como actividad económica no ha cobrado aún suficiente entidad.

La Región Norte se caracteriza por la presencia de un eje de encadenamiento de atractores de alto valor patrimonial actual, denominado Corredor Central del Norte que
se desarrolla, desde La Quiaca hasta San Miguel de Tucumán..
Este sistema se ve jerarquizado con la Quebrada de Humahuaca y los Valles Calchaquíes, los alrededores de los centros urbanos como Jujuy, Salta y San Miguel de Tucumán, dentro de este corredor.

A nivel micro regional, en lo que hace a toda la cuenca que se ha puesto bajo estudio, tendríamos situaciones enmarcadas en lo conceptualmente desarrollado.
Así nos encontraríamos ante un claro corredor Turístico donde Tafí del Valle es parte de él, conjuntamente con el valle Calchaquí (Tucumán y Salta fundamentalmente) y desde allí hacia ciudad de Salta. O bien viniendo desde salta, hacia San Miguel de Tucumán.

A su vez Tafí del Valle y también El Mollar, son áreas de uso turístico actual. Es decir han podido desarrollar infraestructura y servicios que son conocidos y demandados. Cada uno con un perfil distinto. Uno más familiar el otro más de adolescentes y jóvenes.
Estas especializaciones vienen bien, pero también se debe entender que existen otras alternativas que es necesario explorar, y tratar de desarrollar.

Pero en la totalidad de la cuenca tendríamos dos situaciones a desarrollar.
Por un lado tenemos muchas áreas con vocación turística, es decir con una serie de atractores pero que no han sido desarrolladas, donde las inversiones han sido nulas y donde generalmente, las pocas alternativas desarrolladas, han sido en base al esfuerzo familiar o comunitario, a saber:
9- Puesto La Ciénaga: actividades relacionadas a los trabajos de los puesteros, con esquila de ovejas, música y baile popular, y degustación de comidas autóctonas, elaboradas comunitariamente. Tracking o cabalgatas. Avistaje fauna silvestre: Waipos, zorros. Dos días
Infraestructura a considerar en proyecto: Restauración de los corales de pirca, construcción de un quincho que haga las veces de resguardo y lugar de reunión comunitaria donde compartir actividades, relatos, etc. Cabañas, de adobe y techo de sivinga o paja. Equipamiento: más elementos para ensillar, logística.
10- Cumbre El Matadero: actividades de Tracking, cabalgatas. 3 horas de Tafí del Valle. Si se desea pescar truchas se deberá pensar en dos días entre inicio y fin del circuito. Lugar convocante de una fiesta popular, la del Cristo Sembrador.
Infraestructura y equipamiento: Cabañas con materiales de la zona, equipamiento de las mismas.
11- Quebrada La Peñita: visitas guiadas a fincas de pequeños productores agropecuarios, y caminatas a las caídas de agua en el rio homónimo.
Infraestructura y equipamiento: Ampliación salón exposición y venta sobre Ruta Provincial y La Ripiera, generar más capacidad de hospedaje mediante una ampliación de cuatro habitaciones.
12- Cascada Los Alisos: guías a la cascada, con posibilidad de complementar con un circuito por talleres de artesanos.
Infraestructura y Equipamiento: Desarrollar un puesto de avistaje y aseguramiento. Mejorar equipamiento para cabalgatas.
13- Mirador de El Cóndor: Caminatas, cabalgatas. Conexión por El Rincón hacia la Quebrada de El Portugués, y con El Mollar. Equipamiento para cabalgatas y construcción de un quincho.
14- Casa de Piedra: Casa Comunitaria Indígena orientada a la exposición y venta de tejidos artesanales, y a la revalorización cultural.
Infraestructura y Equipamiento: Mejora de las instalaciones actuales y ampliación para un salón de exposición y venta y un salón comedor con sanitarios
Caminatas por las lomadas circundantes con vistas panorámicas en distintos sentidos.
15- Urpi Huasi: Mini fabrica artesanal de dulces, con procesamiento in situ de frutas de la propia finca: manzanas, duraznos, ciruelas, frambuesas, membrillos.
16- Quebrada La Salamanca – Casas Viejas: Lugar de ceremonias ancestrales. Recuperación de antigua construcción. Encuentro de las Comunidades Indígenas del Valle de Tafí para ofrendar a la Pachamama. Actualmente acondicionándose para pequeña capacidad receptiva.

Estos son incipientes productos que se encuentran en sus primeros estadios de desarrollo, pero que viene a sumar a todo una propuesta alternativa de turismo autogestionado.

A la vez siguiendo el marco conceptual, a nivel interno de la cuenca, todo el valle de Tafí puede ser visto como un corredor turístico, donde se puedan desarrollar adecuadamente los circuitos por los caminos que unen Tafí con el Mollar por Las Carreras y El Rincón, es decir por la zona alta, o Tafí – Casas Viejas – El Mollar por el camino que va al pie del cerro El Pelao.

Para ello se deberá prestar adecuada atención a la conectividad:
- Caminos en buen estado. Si bien la ruta provincial que va hacia Tafi y Hacia Amaicha del Valle está siendo íntegramente pavimentada y mejorada, lo cual sin duda es una infraestructura sumamente necesaria, los caminos secundarios, al no encontrarse adecuadamente conservados, desalientan al visitante a poder recorrer un nuevo circuito. A esto se debe agregar muchas veces la falta de información, mapas, detalles que hacen a las seguridades mínimas que se necesitan para aventurarse un poco.

Resumen del Plan

Año
(1) Acciones Presupuesto ($) (2)
1 Construcción de Infraestructura 400.000
1 Equipamiento y accesorios 200.000
2 Implementación de los circuitos alternativos: promoción, boletería, generación de la agencia receptiva 150.000
2 Adquisición de vehículo para traslados por corredor, y desde y hacia la villa y el lugar base para los desarrollos alternativos 200000
1-2 Funcionamiento de Grupos de transferencia y capacitación: Capacitaciones, Asistencia Técnico Profesional 100.000
2-3 Acciones de Fortalecimiento: armado de la red de prestadores alternativos del valle de Tafí. Contactar redes que trabajen a lo largo del corredor-. 100.000
Fuente: elaboración propia

2.3 Objetivos
Los objetivos del proyecto son generar capacidades en familias productoras del valle de Tafí y jóvenes emprendedores, a fin de autogestionar en red, servicios turísticos de puesta en valor los recursos naturales y culturales.

2.4 Beneficiarios
Directos:
Los beneficiarios directos son las familias y jóvenes que participan y los que se incorporen, en la gestión de estos servicios turísticos: promotores, vaqueanos, músicos, cocineros. Las fincas y los emprendimientos de artesanías que serán recorridos. Los artesanos que dispondrán de lugares concretos para exposición y venta.
Los turistas que consumirán estos nuevos servicios desarrollados.
Indirectos:
Familias de pequeños productores que proveerán de mercaderías para la preparación de los alimentos.
El sistema tradicional de servicios mientras permanezca en la zona.

 

2.5 Costos preliminares del Proyecto


RUBROS (A) PRESUPUESTO ($) PRESUPUESTO (A) MÁS IMPUESTOS VARIOS
Construcción de Infraestructura 400.000 40.000
Equipamiento y accesorios 200.000 20.000
Implementación de los circuitos alternativos: promoción, folletería, generación de la agencia receptiva 150.000 15.000
Adquisición de vehículo para traslados por corredor, y desde y hacia la villa y el lugar base para los desarrollos alternativos 200.000 20.000
Funcionamiento de Grupos de transferencia y capacitación: Capacitaciones, Asistencia Técnico Profesional 100.000 10.000
Acciones de Fortalecimiento: armado de la red de prestadores alternativos del valle de Tafí. Contactar redes que trabajen a lo largo del corredor-. 100.000 10.000
Total 1.150.000 115.000

2.6 Fuentes de financiamiento
2.6.1. Nacionales
PROSAP – SAGPyA
INAI
SEPyME
DINAPREI
MDS NACION Marcas Colectivas
Sub Secretaria Agricultura Familiar

2.7 Posible Organización para la ejecución
Secretaria de Medioambiente
Posibilidad de avanzar en un organismo público privado que se constituya en Consejo integrado por: Municipalidad de Tafí del Valle, Comuna El Mollar, Representantes del sector de Servicios Turísticos, representantes comunitarios.
Función: aconsejamiento para una mejor organización y gestión de los productos.
2.8 Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.8.1 Organismos públicos
Gobierno de la Provincia de Tucumán
Estación experimental Agroindustrial Obispo Colombres
INTA
INAI
2.9 Posibles beneficios e impactos del Proyecto
Los beneficios del proyecto son:
Mayores ingresos extra prediales para las unidades agropecuarias involucradas en los circuitos.
Ingresos económicos a las personas involucradas en el armado de los servicios: desde los que presten servicios de cabalgata, a los puesteros que a la vez realizaran guías.
Los talleres de artesanos visitados, que recibirán en su casa al turista.
Las familias que desarrollaron capacidades receptivas.
Generación de puestos de trabajo legitimo
Participación directa por parte de jóvenes en el desarrollo de nuevas propuestas. Evita el potencial desarraigo de los mismos.

3.1. Estudios necesarios:
3.1.1 Diseño de cada circuito alternativo.
3.1.2 Disponibilidad de agua, y mejor alternativa de captación y guardado
3.1.3 Diseños consensuados de las distintas infraestructuras. Planos
3.1.4 Diseño de un protocolo de seguridad y buenas prácticas en este tipo de circuitos.
3.1.5 Diseño de la política comunicacional, como parte del estudio de mercado.
3.1.10 Diseño de los distintos circuitos referenciados con un Sistema de Información Geográfico local (SIG) a fin de colgarlos en la red.

3.2 Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
1 Contratación del equipo de consultores a fin de avanza en los estudios necesarios planteados en el punto anterior

2. Formular el proyecto de factibilidad de las obras de infraestructura propuestas y de las actividades de capacitación, asistencia tecina y fortalecimiento necesarias para autogestionar los emprendimientos.
3.3. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.3.1 Contratación

Profesión Experiencia Período de contratación $/mes $/En el período
Coordinador
Profesional de las Ciencias Sociales o lic. en Turismo 10 años 4 meses 7500 30000
Biólogo 10 años o más 4 meses 5700 22800
Arquitecto o Ing Civil 5 años o más 4 meses 4800 38400
Arqueólogo 5 años o más 4 meses 4800 19200
Asistente
Idóneo – conocedor de las zonas
3años 4 meses 3500 14000
Subtotal
124.400

3.3.2 Contratación por la contraparte
Profesión Periodo (meses) $/mensual ($)Total
Topografo 3 3500 10500
Perito agrónomo o esp en Fauna 3 3500 10500
Ingeniero Civil Junior 4 3500 14000
SubTotal 35000

3.4 Modalidad de ejecución de los estudios
Contratación de consultores

3.5 Calendario preliminar de operaciones

c) ACTIVIDAD 52
d) Caracterización de los sujetes sociales posibles de participar en los proyectos que se escogieron profundizando sus aspectos legales en relación con constituirse en receptores de créditos para las actividades productivas que se mencionan en los proyectos de pre factibilidad. Esta actividad deberá considerar especialmente la característica de la oferta de créditos orientados a este tema, en espacial la promoción de la ley que hay constituido la provincia de Tucumán para proyectos de producción limpia.

Participan:
4- Los emprendedores – Estos pueden ser formalizados en sus aspectos tributarios y de la seguridad social con las herramientas hoy desarrolladas desde el estado Nacional: Monotributo Agropecuario tasa cero, u organizados bajo formas asociativas

5- Empresas y agencias que entren en red, con la red de emprendedores

6- Las organizaciones de las comunidades, que cuentan con sus personerías y sus inscripciones y exenciones ante AFIP y DGR.

A continuación presentamos distintas Estrategias Asociativas para Trabajadores Independientes. Estrategias e instrumentos en el territorio (local/regional), de un trabajo realizado por encargo del Ministerio de Desarrollo Productivo – SS Empelo en el marco del programa de fortalecimiento de la red de empleo.
Las lista de posibilidades que se proponen como estrategias asociativas, son opciones no excluyentes, o todas válidas a tener en cuenta para las situaciones particulares de los grupos sobre los cuales se quiere accionar con políticas de apoyo. Es decir la elección de una u otra figura, dependerá de la estrategia de apoyo que se haya definido o los objetivos que se busquen con la asociatividad . Si se quieren bajar costos realizando compras comunes de insumos o si se busca adaptar un predio para uso común, o si se pretende movilizar y vincular toda la cadena de producción o prestación de un servicio etc, por ejemplo.
Es interesante analizar la alternativa de Consorcio de Cooperación, teniendo en cuenta que el emprendedor integrante del Consorcio no pierde su categoría original. Si sus integrantes le facturan al Consorcio y el Consorcio centraliza la facturación hacia afuera, se estaría resolviendo quizás, la limitación descripta con respecto al cómputo en el Impuesto a las Ganancias.
Como ya se dijo el consorcio no es sujeto de derecho; sin embargo es sujeto fiscal. Por lo tanto debe inscribirse en la AFIP. Es sujeto pasivo del IVA. Al tributar IVA, debe realizar las declaraciones juradas mes a mes y tributar por las diferencias entre el débito y crédito fiscal, como cualquier empresa. También puede inscribirse como empleador y contratar personal, debiendo en este caso cumplir con las obligaciones fiscales al respecto (en caso de evasión son responsables los integrantes). En cuanto al Impuesto a las Ganancias, el consorcio no es sujeto pasivo. No presenta declaraciones juradas. Esto merece un análisis más especializado.
Con respecto a los otros tipos de Consorcios, para la Producción y el Empleo, considerando que son figuras válidas para canalizar el apoyo a la formalización, la asociatividad, y el logro de mejores y mayores niveles de competitividad, se sugiere promover un estudio específico sobre el tema y proponer la adecuación de la normativa provincial y municipal si correspondiere.
En forma complementaria, desde el sector público, en cada uno de los territorios bajo interés, se deben formalizar acuerdos de cooperación con la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional, dependiente del Ministerio de Industria de la Nación. Esta Secretaría gestiona un programa que se denomina Red de Agencias, por el cual se canalizan todos los temas vinculados a éstas figuras.
Las Agencias pyme, son instituciones sin fines de lucro, denominadas Agencias de Desarrollo Productivo, son instituciones intermedias conformadas por actores públicos y privados de inserción local, cuya finalidad es contribuir al desarrollo sustentable de la región, teniendo como grupo objetivo a las pymes. Las agencias promueven la colaboración y cooperación institucional, la asociación entre el sector público y privado y la asistencia homogénea e integral para todas la pymes nacionales.
¿Qué beneficios puede obtener una pyme de las Agencias pyme?
• Información integral y asistencia respecto de los instrumentos financieros y no financieros de apoyo a las pequeñas y medianas empresas.
• Vínculos y contactos con otros empresarios a nivel nacional.
• Identificación de oportunidades de negocios e inversiones en todo el territorio.
• Asistencia para la identificación o conformación de alianzas estratégicas.
• Información sustancial para el desarrollo de sus negocios.
• Acceso a canales de transferencia tecnológica.
¿Qué servicios brindan?
• Desarrollo de oportunidades de negocios en mercados nacionales e internacionales.
• Asistencia financiera a empresas y a emprendedores.
• Capacitación y asistencia técnica.
• Participación en misiones comerciales, rondas de negocios, eventos y ferias regionales, nacionales e internacionales, entre otros.
• Bases de datos de servicios empresariales.
¿Qué tareas desarrollan las agencias?
• Logra un incremento y mejora permanente en las condiciones de empleo local.
• Identifica sectores económicos dinámicos para la región, con potencial para contribuir a la creación de nuevas empresas y al mejoramiento de su competitividad.
• Brinda y/o canaliza servicios financieros y técnicos de actualización empresarial.
• Promueve el aumento y mejora permanente en las condiciones de empleo local.
• Impulsa el fortalecimiento de los sistemas productivos locales.
Información extraída del sitio oficial www.sepyme.gov.ar


Producción Hortícola orgánica familiar con riego presurizado gravitacional
I. DATOS GENERALES
Provincia: Tucumán
Título del Proyecto: Proyecto a nivel de perfil avanzado de Producción hortícola orgánica familiar con riego presurizado gravitacional
Autoridad Provincial responsable: Dirección de Recursos Hídricos
Técnico a cargo: Ing. Agrónomo Rainer Wittich
Organismo ejecutor del proyecto: Dirección de Recursos Hídricos
II. CARACTERISTICAS DE LA PROPUESTA DE PROYECTO
La zona del Proyecto (Tafí del Valle) es una localidad especialmente apta para el cultivo de hortalizas como lechuga estival, frutilla de verano, poroto pallar y chauchas y papa tardía y papa semilla; como así también frutales de carozo y pepita como manzano y peras.
Estos cultivos se dan en una amplia zona del Valle, especialmente en La ovejería, Muñoz, Molle Solo y Las Carreras donde la provincia ha ejecutado un proyecto de riego presurizado gravitacional.
Sin embargo existen zonas productivas en toda la cuenca donde aun no se ha podido avanzar en la infraestructura necesaria que permita a estos productores, contar con las posibilidades concretas de elevar los rendimientos por aseguramiento de las laminas de riego necesarias,, a la vez de de avanzar en técnicas cultuales incluidas las de riego, que permitan proteger un recurso seriamente afectado según se ha determinado a lo largo del estudio de la cuenca, como lo es el suelo.
A la vez la mayoría de las pequeñas comunidades agrícolas, y las pertenecientes a comunidades indígenas, que se encuentran en los lugares más retirados del casco urbano
2.8. Caracterización del problema
Las zonas de referencia, presenta iguales características agroecológicas a las de la zona de implementación del proyecto PROSAP en la zona de Las Carreras pero tienen serias falencias:
e) Un sistema de riego muy precario con una alta ineficiencia que provoca grandes pérdidas de agua, lo que hace que la disponibilidad efectiva sea menor que el consumo. Carecen de agua potable por lo que la mayoría de las personas toman agua desde las acequias de riego
f) Suelos de topografía irregular, muy livianos que no permiten el riego superficial eficiente, poco almacenaje y tienen problemas de erosión.
g) Excesivo parcelamiento de la tierra con lotes de poca superficie, los que asimismo no tiene regularizado el derecho de riego.
h) Una agricultura de subsistencia que carece de bases técnicas imprescindibles.

Estos factores determinan una agricultura no rentable, pérdida de suelo por erosión, pérdida y contaminación del agua y bajos ingresos familiares.
2.2 Solución propuesta
El programa que se propone consiste en resolver en una misma oportunidad estos problemas mediante la puesta en práctica de un programa que ataque las causas objeto al mismo tiempo con un proyecto que tiene tres componentes:
d) Componente de Obra civil, de Riego y agua para consumo humano, consistente en la construcción de una toma, desarenador, canal principal, represa y cámara de carga; sistema presurizado gravitacional y equipos de riego parcelarios.
e) Componente de Asistencia técnica y transferencia de tecnología, que comprende las acciones de experimentación, adaptación y transferencia de tecnología a los agricultores y capacitación de los mismos en el uso de tecnología de riego, fertilización, combate de plagas y enfermedades, labores y comercialización.
f) Componente de Organización o Fortalecimiento de la Junta de Regantes y las Cooperativas o Juntas Vecinales de Agua, con acciones que regularicen los derechos del agua, promoción de la instalación de agua potable, el mantenimiento y operación de los sistemas y la mejora en la comercialización de los productos.
2.3 Objetivos
Los objetivos del proyecto son modificar la actual estructura productiva que fortalezca la seguridad alimentaria de las familias, avanzando hacia una producción familiar de tipo orgánica y compatible con el ambiente, aumentando los ingresos del productor y el nivel de vida de la familia, dándoles los elementos materiales y la asistencia técnica y capacitación necesarios para ello.
Asimismo mejorara las condiciones sanitarias, vía la provisión de agua segura para el consumo humano.

2.4 Beneficiarios
Directos:
Los beneficiarios directos son la totalidad de familias de los poblados que se bonificarían con las obras, a la vez de ser beneficiados las familias productoras agropecuarias con las posibilidades de trabajar organizadamente, con mayor nivel tecnológico, que les permita ingresar mas competitivamente al mercado, especialmente logrando ser valorizados por ser productores orgánicos.
Indirectos:
Los beneficios indirectos se dan en el aspecto ambiental principalmente, por las siguientes razones:
Preservación del suelo por el cambio de agricultura y método de riego.
Preservación de la calidad del agua y por lo tanto de la flora y fauna intrínseca, por la conducción cerrada, la disminución del transporte de combustibles y agroquímicos, y el no uso de agroquímicos de síntesis orgánica.
Disminución de proliferación de malezas
Preservación del aire por el no uso de combustibles para el riego.
Menores casos de enfermedades gastrointestinales por el agua potable.
Menor riego de avenidas de agua en el verano por la conservación del suelo y la flora

2.5 Costos preliminares del Proyecto

Acuífero - Zona
Presupuesto ($) (2)
La Costa I y II PRPG + Agua Consumo $ 5.650.000
La Hoyada PRPG + Agua Consumo $ 751.911,72
La Banda Mejorameinto del sitema, con cambio de toma y reemplazo de sectores de cañeria $ 1.200.000,00.
Las Lomitas PRPG + Agua Consumo $ 662.971,26
Rincón Las Micunas PRPG + Agua Consumo $ 334.364,10
4 Mula Corra PRPG + Agua Consumo $ 849.027,20

5 Ojo Agua PRPG + Agua Consumo $ 1.114.438,22
El Patrerillo I PRPG + Agua Consumo $ 686.981,68
El Patrerillo II PRPG + Agua Consumo $ 598.757,60

Fuente: elaboración propia
2.6 Fuentes de financiamiento
2.6.1. Nacionales
ii) Planes promocionales del Ministerio de Desarrollo Social.
Las políticas sociales concebidas por el Ministerio de Desarrollo Social apuntan a promover la participación activa de los actores locales, vinculando lo social a una política que no se escinde de lo económico y lo productivo. Esta articulación es la base de un modelo de gestión cristalizado actualmente en la Red Federal de Políticas Sociales y en los tres Planes de Acción destinados a reconducir y amalgamar los programas sociales dispersos.

iii) Los Planes Nacionales tales como “Argentina Trabaja” y “Agua más Trabajo, son parte de este entramado que, a la vez que se expresa de múltiples maneras en cada territorio, mantiene como hilo conductor a la red nacional. Este esquema ha permitido llegar a todos los puntos del país y fortalecer la capacidad de gestión y desarrollo de los nuevos empleos relacionados con la vida comunitaria, con la atención del individuo, su identidad cultural y de pertenencia, con el medio ambiente y el turismo en el marco de la economía social.
iv) Unidad de Preinversión del Ministerio de Economía y la Producción.
2.6.2 Internacionales
-Cooperación Internacional para Municipios:
www.iadb.org/intal/intalcdi/PE/2009/02288.pdf
-Listado de Organizaciones y programas internacionales de Cooperación Internacional de Municipios.
-Organización de Cooperación Intermunicipal (España) www.femp.es
-Programa URB-AL de la Unión Europea
-http//europa.eu.int7comm/europeaid/projects/urbal/index_es.htm
-Program ADITAL (Unión Europea)
-Ver Catálogo de Cooperación Internacional para Municipios presentado por el -FAN (Instituto Federal de Asuntos Municipales de la Nación)
Red de Mercociudades www.mercociudades.org
2.7 Posible Organización para la ejecución
Secretaria de Medio ambiente - Dirección de Recursos Hídricos -
Municipalidad de Tafí del Valle
Organización de la Corporación de los Recursos Hídricos de la Alta cuenca de La Angostura: Ente de co- gestión integrado por las áreas gubernamentales, los gobiernos locales y por los representantes de las organizaciones intermedias encargadas de administrar el recurso.
2.8 Organizaciones privadas y/o públicas relacionadas con la propuesta
2.8.1 Organismos públicos
Gobierno de la Provincia de Tucumán – Ministerio de la Producción
Secretaria de Medioambiente – Dirección de Recursos Hídricos de la Provincia.
SEPAPyS
Estación experimental Agroindustrial Obispo Colombres
INTA
INAI
2.8.2 ONGs
2.9 Posibles beneficios e impactos del Proyecto
Los beneficios del proyecto son:
Mayor producción, rendimiento y productividad de la agricultura
Aumento del ingreso familiar
Mayor disponibilidad de agua
Menor contaminación del agua, del suelo y del aire.
Disminución de enfermedades gastrointestinales
Fortalecimiento de las Juntas de Regantes y de las Cooperativas y Juntas Vecinales de Administración del Agua Potable.
III. Acciones a seguir
3.1. Estudios necesarios:
3.1.1 Estudios de suelo.
3.1.2 Disponibilidad de agua, características de la cuenca
3.1.3 Demanda de agua y Balance Hídrico
3.1.4 Planos del parcelamiento
3.1.5 Sistemas de riego. Evaluación y Diagnóstico.
31.6 Evaluación de las obras civiles actuales
3.1.7 Topografía
3.1.8 Cédula de Cultivos y prácticas agrícolas
3.1.9 Flora arbórea, arbustiva, herbácea específicas y ornamentales
3.1.10 Diseño de un Sistema de Información Geográfico local (SIG)
3.2 Términos de Referencia
Actividades
Se formulan a continuación las actividades propuestas:
1 Caracterizar los suelos de las áreas y su estado de conservación, con las medidas correctivas necesarias.
2. Estudio de las fuentes de abastecimiento de agua y caracterizar la disponibilidad y calidad de las mismas.
3. Estudio del clima y caracterización de la demanda actual y potencial de riego de los cultivos actuales y futuros.
4. Estudio topográfico tanto de la zona de obra como de la de cultivo con materialización de los puntos fijos y perfiles longitudinales y transversales.
5. Estudio de la flora y caracterización de los cultivos a promover y su adaptación .

6. Formular el proyecto de factibilidad de la obra hídrica y de los componentes de Asistencia Tecnológica y Fortalecimiento Institucional
7. Formalizar junto a las Instituciones su participación en las acciones del proyecto que requieren su concurso.
3.3. Costos de los estudios (presupuesto preliminar):
3.3.1 Contratación por la UnPre

Profesión Experiencia Período de contratación $/mes $/En el período
Coordinador ingeniero agrónomo 10 años 12 meses 7500 90000
Agrimensor (2) 10 años o más 4 meses 5700 45600
Ing. agrónomo
especialista en Economía agrícola 5 años o más 8 meses 4800 38400
Ingeniero especialista en riego (dos) 5 años o más 8 meses 4800 76800
Ambientalista
5 años 4 meses 4800 19200
Ingeniero Civil especialista en Hidráulica (dos)
5 años 6 meses 4800 57600
Asistente
3años 10 meses 3500 35000
Subtotal
272.600

3.3.2 Contratación por la contraparte

Profesión Periodo (meses) $/mensual ($)Total
Ayudante topografía 3 3500 10500
Perito agrónomo 3 3500 10500
Ingeniero Civil Junior 4 3500 14000
Subtotal 35000 B

Logística Costo ($)
Estudio de suelos y análisis de agua 10000
Cartografía 10000
Viáticos 5000
Curso SIG 10000
Subtotal 35.000 (C)
TOTAL A+B+C $342.600

3.4 Modalidad de ejecución de los estudios
Por consultora

 

 


Bibliografía

Abalos R. y J.I. Areta. 2009. Historia natural y vocalizaciones del doradito limón (Pseudocolopteryx cf. citreola) en Argentina. Ornitologia Neotropical 20: –
Abdala C. y F. Lobo. 2006. Nueva especie del grupo Liolaemus Darwinii (Iguania: Liolaemidae) del Noroeste de Argentina. Cuad. herpetol., 19 (2): 3–18.
Abdala C., A. S. Quinteros y R. E. Espinoza. 2008. Two new species of Liolaemus (Iguania: Liolaemidae) from the Puna of Northwestern Argentina. Herpetologica, 64(4): 458–471.
Abdala C., J. C. Acosta, M. R. Cabrera, H. J. Villavicencio y J. Marinero. 2009. A new andean Liolaemus of the L. montanus series (Squamata: Iguania: Liolaemidae) from Western Argentina. South American Journal of Herpetology 4(2): 91-102.
Abdala, F. y M.M. Díaz. 2000. Anatomía craneana de Akodon albiventer (Rodentia, Muridae, Sigmodontinae). Iheringia, Sér. Zool. 88: 33-50.
Alderete, M. C.; 1998. Unidades Fisiogeográficas. En: Geología de Tucumán. 2ª edición. Gianfrancisco, M.; Puchulu, M. E.; Durango de Cabrera, J. Y Aceñolaza. G. F. Editores. Colegio de Graduados de Ciencias Geológicas de Tucumán. Tuc. R.A. p: 29-39
Andrews, C.B. y T.R. Gregory. 2009. Genome size is inversely correlated with relative brain size in parrots and cockatoos. Genome 52: 261-267.
Apfelbaum, L.I., R.C. Liascovich y O.A. Reig. 1993. Relaciones citogenéticas y genético-alozímicas entre roedores akodontinos (Cricetidae: Sigmodontinae). Bol. Soc. Zool. Uruguay, 2da época, 8, 62-78.
APN. 2000. Eco-regiones de la Argentina. Administración de Parques Nacionales de Argentina. Presidencia de la Nación. Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable. Programa Desarrollo Institucional Ambiental. Componente Política Ambiental. 45 pp.
Aramburu, R., A. Formoso, A.M. Arambarri y D. Montalti. 2007. Morfometría, peso corporal y dieta invernal de la Agachona chica, Thinocorus rumicivorus en la provincia de Buenos Aires. El Hornero 22(1): 39-42.
Asner, P. Carol, A. Wessman, C. Bateson, A. y Jeffrey, L. 2000. Impact of tissue, canopy and landscape factors on the hyperspectral reflectance variability of arid ecosystems. Remote Sensing Environment. N° 74. 69-84pp.
Atlas de Suelo de la República Argentina a escala 1:500.000 (INTA, 1990).
Baigún R. J., M. L. Bolkovic, M. B. Aued, M. C. Li Puma, y R. P. Scandalo. 2008. Manejo de fauna silvestre en la Argentina, primer censo nacional de camélidos silvestres al norte del Río Colorado. Dirección de Fauna Silvestre, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, 62 pp.
Baigún, R.J., M.L. Bolkovic, M.B. Aued, M.C. Li Puma y R.P. Scandalo. 2008. Manejo de fauna silvestre en la Argentina: primer censo Nacional de camélidos silvestres al norte del Río Colorado. Dirección de Fauna Silvestre, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 62 pp.
Barquez R. M., Mares M. A. y J. K. Braun. 1999. The Bats of Argentina. Special Publications, Museum of Texas Tech University 42: 275 pp.
Barquez, R. M. y M. M. Díaz. 2001. Bats of the Argentine Yungas: a systematic and distributional analysis. Acta Zoológica Mexicana, nueva serie 82: 29-81.
Barquez, R. M., M. A. Mares, y R. A. Ojeda. 1991. Mamíferos de Tucumán. Oklahoma Museum of Natural History. University of Oklahoma, Norman, Oklahoma, USA. 282 pp.
Barquez, R.M., N.P. Giannini y M.A. Mares. 1993. Guide to the bats of Argentina. Norman: Oklahoma Museum of Natural History. 119 p.
Barrionuevo, J. S. y M. L. Ponssa, 2008. Decline of three species of thegenus Telmatobius (Anura: Leptodactylidae) from Tucumán Province, Argentina. Herpetologica 64 (1): 47–62.
Barros S.E., H. Regidor Y J. Iwaszkiw. 2004. Biología pesquera del pejerrey Odontesthes bonariensis (Cuvier y Valenciennes, 1835) en el subtrópico de Argentina. Revista Aquatic 20: 32-37.
Barros, S.E. y J.M. Iwaszkiw. 2006. Fecundidad del pejerrey Odontesthes bonariensis (Cuvier y Valenciennes, 1835) (Pisces: Atherinidae) en el embalse Cabra Corral, Provincia de Salta, Argentina. Revista Aquatic, 24: 42-49.
Basile M, Rudzik G., Merlos y C. Grosman 2007. Fichas ecológicas de especies representativas de vertebrados de la fauna local. Facultad de Agronomía, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires 1-66PP.
Batista, Ana et al. 1994. Geografía Didáctica de Tucumán. AZ Editora. Argentina. 243 pp.
Bell, D.A.M. 1987. Distribución del bosque de aliso (alnus acuminata HBK) en la provincia de Tucumán, Argentina. Tesis de Licenciatura. Fac. de Cs Naturales (UNT).
Bianchi, N.O., O.A. Reig, O.J. Molina y F.N. Dulout. 1971. Cytogenetics of the South American akodont rodents (Cricetidae). I. A progress report of Argentinian and Venezuelan forms. Evolution 25: 724-736.
BirdLife International. 1992. Aves Amenazadas de las Américas. (Libro rojo IUCN) Cambridge, UK: BirdLife International.
Blamires, D., J.A. Felizola Diniz-Filho, C.E. Ramos de Santana y A. Borba Vargas. 2002. Relacao entre abundancia e tamanho do corpo em uma comunidade de aves no Brasil central. Ararajuba 10(1): 1-14.
Blaustein, S.A., R.C. Liascovich, L.I. Apfelbaum, L. Daleffe, R.M. Barquez y O.A. Reig. 1992. Correlates of systematic differentiation between two closely related allopatric populations of the Akodon boliviensis group from NW Argentina (Rodentia, Cricetidae). Z. Säugetierkunde 57: 1-13.
Bolsi, A; Madariaga, M. y Batista. (1991). “Tipos de productores rurales en el valle de Tafí “El hombre y el Medio ambiente”. Informes y Avances. Nº 3. (1991). Instituto de Estudios Geográficos. Universidad Nacional de Tucumán.
Bolsi,A; M. Madariaga y A. Batista. 1992. Sociedad y Naturaleza en el borde andino. El caso de Tafí del Valle. IEG N° 208. Madrid.
Brandán de Antoni, E. 2009.Tratado de Horticultura. Universidad Nacional de Tucumán. 1º Edición. San Miguel de Tucumán. Tucumán.
Braun J.K., N.L. Pratt y M.A. Mares. 2010. Thylamys pallidior (Didelphimorphia: Didelphidae). Mammalian Species 42(856):90–98
Braun J.K., Q.D. Layman y M.A. Mares. 2008. Myotis albescens (Chiroptera: vespertilionidae). Mammalian Species 846:1-9.
Braun, P. y Hense, A. 2004. Combining Ground –Based and satellite data for calibrating vegetation indices. Electronic format on the web the 2nd. VEGETATION International Users Conference. Antwerp, Bélgium.
Bravo, Claudio. Programa de riego y transformación productiva de la Provincia de Tucumán. PROSAP. 2001.

Brommer, J.E. 2008. Extent of recent polewards range margin shifts in finnish birds depends on their body mass and feeding ecology. Ornis Fennica 85: 109-117.
Bugoni L., L.V. Mohr, A. Scherer, M.A. Efe y S. Barbosa Scherer. 2002. Biometry, molt and brood patch parameters of birds in southern Brazil. Ararajuba 10(1): 85-94.
Cabrera, A. 1961. Catálogo de los mamíferos de América del Sur. Rev. Mus. Arg. Cs. Nat. “Bernardino Rivadavia”, Cs. Zool. 4: 309-732.
Cabrera, A.L. 1976. Regiones fitogeográficas argentinas. Enciclopedia Argentina de Agricultura y Ganadería. Tomo II. Fasc. 1. Segunda Edición. Bs. As.
Capllonch P. y D. Ortíz. 2007. ¿Migra el Arañero Cara Negra (Geotjypis aequinoctalis velata)? Ornitologia Neotropical 18: 1-13.
Capllonch P. y D. Ortiz. 2009. Migración del Aguilucho Común (Buteo polyosoma) en Tafí del Valle, Tucumán, Argentina. Nuestras Aves 54: 33-35.
Capllonch P., K. Soria y D. Ortiz. 2008. Comportamiento migratorio del Zorzal Plomizo (Turdus nigriceps nigriceps) en Argentina. Ornitologia Neotropical 19: 161–174.
Capllonch P.y D. Ortíz. 2006. Los Furnaroides de Tucumán, su habitat y su distribución. Acta Zoológica Lilloana 50 (1–2): 85– 96.
Capllonch, P. 2007. Aves de Tafí del Valle, Tucumán, Argentina.
Carrizo L. V., M. S. Sánchez, M. I. Mollerach y R. M. Barquez. 2005. Nuevo registro de Chaetophractus nationi (Thomas, 1894) para Argentina; comentarios sobre su identidad sistemática y distribución. Mastozoología Neotropical, 12(2): 233-236.
Cei, J.M 1993. Reptiles del noroeste, nordeste y este de la Argentina. Herpetofauna de las selvas subtropicales, puna y pampas. Museo Regionale de Scienze Naturali Torino. Monografía XIV. 949pp.
Chebez, J. C. 1999. Los que se van. Especies argentinas en peligro. Editorial Albatros, SACI, Buenos Aires, 606 pp.
Chen, J. M., Pavlc, G., Brown, L., Cihlar, J., Leblanc, S. G., White, H. P., Hall, R. J.,

Clevers J. 1997. A simplified approach fro yield prediction of sugra beet based on optical remote sensing data. Remote Sensing Environment. N° 61. 221-228pp.

Codesido, M. y D. Bilenca. 2004 Variación estacional de un ensamble de aves en un bosque subtropical semiárido del chaco argentino. Biotropica 36(4): 544-554.
COLLANTES, M. M. 2001. Paleomorfología y geología del Cuaternario de la Cuenca del Río Tafí, Departamento de Tafí del Valle, Provincia de Tucumán, Argentina. Tesis Doctoral de la Universidad Nacional de Salta. 227 p.
Colli G.R., J.P. Caldwell, G.C. Costa, A.M. Gainsbury, A. Garda, D.O. Mesquita, C.M.M.R. Filho, A.H.B. Soares, V.N. Silva, P.H. Valdujo, G.H.C. Vieira, L.J. Vitt, F.P. Werneck, H.E.C. Wiederhercker, y M.G. Zatz. 2003. A new species of Cnemidophorus (Squaumata, Teidae) from the Cerrado Biome in Central Brazil. Occasional papers Sam Noble Oklahoma Museum of Natural History 14: 1-14.
Colwell, M.A. y L.W. Oring. 1988. Sex ratios and intrasexual competition for mates in a sex-role reversed shorebird, Wilson's phalarope (Phalaropus tricolor). Behavioral Ecol. Sociobiol. 22: 165-173. http://www.springerlink.com/content/r0688258742xq867/
Cruz, F. B. 1994a. Actividad reproductiva en Vanzosaura rubricauda (Sauria: Teiidae) del Chaco occidental en Argentina. Cuadernos de Herpetología 8 (1): 112-118.
Cruz, F.B. y M. Ramírez Pinilla. 1996. Actividad reproductiva en el lagarto Liolaemus chacoensis (Sauria: Tropiduridae), del Chaco occidental, Salta, Argentina. Revista Española de Herpetología 10: 33-39.
Currier, J. P. 1983. Felis Concolor. Mammalian Species 200: 1- 7.
Dalby, P.L. y M.A. Mares. 1974. Notes on the distribution of the Coney Rat, Reithrodon auritus, in Northwestern Argentina. Am. Midl. Nat. 92: 205-206.
De Roodt, A., J. Dolaba, S.E. Hajosd, E. Gouldc, H. Dinápolib, J. Troianob, J. Gouldd, J. Dokmetjiana, J. Carfagninie, T. Fernández, M. Amoroso, L. Segrea y J. Vidal. 2000. Some toxic and enzymatic activities of Bothrops ammodytoides (yarara ñata) venom. Toxicon 38: 49-61.
Díaz Gómez J. M. 2007. Reptilia, Iguania, Liolaeminae, Liolaemus, Puna, Prepuna, and mountain ranges, Northwestern Argentina. Check List 2007: 3(2) ISSN: 1809-127X LISTS
Dirección de Estadísticas de la Provincia de Tucumán. “Anuarios Estadísticos de la Provincia de Tucumán 2002/03, 2004, 2006/07”.

Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelos. Programas de Pscicultura..http://www.producciontucuman.gov.ar/direcc_FloraFaunaySuelos_Programas_piscicultura.aspx

Duellman, W.E. y G. Chavéz. 2010. Reproduction in the marsupial frog Gastrotheca testudinea (Anura: Hemiphractidae). Herpetology Notes, volume 3: 087-090.
Echeverría, A., J.M.Chani, C.F. Marano, P. Presti y C. Cocimano. 2007. Bird habitat use in La Angostura reservoir, Tafí del Valle, Tucumán. Biocell.
Eisenberg, J. F. y K. H. Redford. 1999. Mammals of the Neotropics. The Central Neotropics. Vol. 3. Ecuador, Peru, Bolivia, Brazil. The University of Chicago Press, Chicago and London, 609 pp.
Espinoza R. E. y F. Lobo. 2003. Two new species of Liolaemus lizards from Northwestern Argentina: speciation within the northern subclade of the elongatus group (Iguania: Liolaemidae). Herpetologica, 59(1): 89–105.
Espinoza, R.E. y F. Lobo. 1996. Two possible communal nesting in two species of Liolaemus lizard (Iguania: Trpiduridae) from northern Argentina. Herp. Nat. History 4(1): 65-68.
Estreguil, C. 1996. Télédétection spatiale visible et infrarouge de la dynamique du couvert forestier équatorial asiatique. Thèse de l’Université Paul Sabatier, CESBIO. Centre Commun de Recherche, Commission Européenne, 194 p. Geoland2 Consortium, 2009.(www.geoland2.eu).
Faivovich J., P. C. A. García, F. Ananias y L. Lanari, N. G. Basso y W. C. Wheeler. 2004. A molecular perspective on the phylogeny of the Hyla pulchella species group (Anura, Hylidae). Molecular Phylogenetics and Evolution 32: 938–950.
Ferro, L.I., J.J Martínez y R.M. Barquez. 2010. A new species of Phyllotis (Rodentia, Cricetidae, Sigmodontinae) from Tucumán province, Argentina. Mamm Biol., 75: 523- 537.
Figuerola, J. 2000. Ecological correlates of feather mite prevalence in passerines. Journal of Avian Biology 31:489-494.
Flores D. A., Díaz M. M. y R. M. Barquez. 2000. Mouse opossums (Didelphimorphia, Didelphidae) of northwestern Argentina: Systematic and distribution. Zeitschrift für Säugetierkunde 65: 1-19.
Flores D. A., Díaz M. M. y R. M. Barquez. 2007. Systematics and distribution of marsupials in Argentina: A review. Pp. 579-669 en The Quintessential Naturalist: Honoring the Life and Legacy of Oliver P. Pearson. Kelt D. A., Lessa E., Salazar-Bravo J. A. y J. L. Patton (eds.). University of California Publications in Zoology. California. 981 pp.
Flores, D. A. 2003. Estudio taxonómico y zoogeográfico de los marsupiales de Argentina. Tesis doctoral, Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, Universidad Nacional de Tucumán, Argentina, 325 pp.
Forns, A. y Lobo, R. 2004. Lechugas tipos corazón o baby: una forma de diversificar su producción. Avance Agroindustrial (Argentina). (Mar 2004). v. 25(1). Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, Tucumán. p. 11-13.
Fowler, I.R., M.G. Salomao y R. S. Jordo. 1998. A description of the female reproductive cycle in four species from the neotropical colubrid snake Philodryas (Colubridae, Xenodontinae. SNAKE 28(1/2):71-78.
Fraga, R.M. 1992. Biparental care in bay winged cowbirds Molothrus badius. Ardea 80: 389-393.
Frappell, P.B., D.S. Hinds y D.F. Boggs. 2000. Scaling of respiratory variables and the breathing pattern in birds: An allometric and phylogenetic approach. Physiological and Biochemical Zoology 74(1): 75-89.
Frutos N, L.A. Camporro y L.J. Avila. 2007. Ambito de hogar de Liolaemus melanops Burmeister, 1888 (Squamata: Liolaemini) en el centro de Chubut, Argentina. Gayana 71(2):142-149.
Gallardo G., A. Nuñez, L. F. Pacheco y M. Ruiz-García. 2009. Conservación del puma en el Parque Nacional Sajama (Bolivia): estado poblacional y alternativas de manejo. Mastozoología Neotropical 16(1): 59-67.
Gallardo, G. y G. Scrocchi. 2006. Parametros reproductivos de ocho especies de culebras ovíparaas neotropicales (Serpentes: Colubridae). Cuadernos de Herpetología 20(1): 33-36.
Galván-Guevara, S. De La Ossa y V. Jaime. 2009. Herpetofauna registrada para el area de influencia de la reserva forestal protectora Serranía de CORAZA, Colosó, Sucre, Colombia. Rev. Colombiana Cienc. Anim. 1(2):1-B709.
Gamundi, Carlos E.y Arcuri, Claudia B. La explotación de áridos en el valle de Tafí: algunos aspectos de la gestión minera (provincia de Tucumán, Argentina). Acta geológica lilloana 20 (2). 2008.
Gardner, A.L. 2007. Mammals of South America, Volume 1: Marsupials, Xenarthrans, Shrews, and Bats. The University of Chicago Press Chicago and London
Girard, M. C., y Girard, C. M. 1989. Télédétection appliquée, zones tempérées et intertropicales. Editions MASSON – ISBN : 2-225-81202-0, 260 p.
Goizueta, Felipe Pedro. 2004. La ganadería tiene otra oportunidad. Revista Producción Agroindustrial del NOA. Diciembre 2004. Sitio web: http://www.produccion.com.ar/2004/04dic_06.htm
Gómez López R. et al. Directrices Para la Ordenación del Territorio de la Provincia de Tucumán. 189 pp.

González Cainzo; Arenas, Patricia. 2005. Análisis participativo del proceso de transformación productiva e institucional en el Valle de Tafí – Tucumán. Rimisp - Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural.
Granzinolli, M.A.M. y J. C. Motta junior. 2006. Predation on the Cattle Egret (Bubulcus ibis) and consumption of the Campo Flicker (Colaptes campestris) by the Aplomado Falcon (Falco femoralis) in Brazil. Revista Brasileira de Ornitologia 14(4): 453-454.
Guerschman, J.P., Paruelo, J.M., Di Bella, C., Giallorenzi, M.C., Pacin, F. 2002. Land cover classification in the Argentine Pampas using multi-temporal Landsat TM data. Int. J. Remote Sensing, Vol. 00, N° 00.
GUIDO, E. Y.; SESMA, P. J. Y PUCHULU, M. E. 1998. Clima de la provincia de Tucumán. En: Geología de Tucumán. 2ª edición. Gianfrancisco, M., Puchulu, M. E.; Durango de Cabrera, J. Y Aceñolaza. G. F. Editores. Colegio de Graduados de Ciencias Geológicas de Tucumán. Tuc. R.A. p:41-46
GUIDO, E. Y.; SESMA, P. J.; Y PUCHULU, M. E. 1998. Marco Geográfico de Tucumán. En: Geología de Tucumán. 2ª edición. Gianfrancisco, M., Puchulu, M. E.; Durango de Cabrera, J. Y Aceñolaza. G. F. Editores. Colegio de Graduados de Ciencias Geológicas de Tucumán. Tuc. R.A. p: 21-27
Habit, E., O. Parra y C. Valdovinos. 2005. Ictiofauna de un sistema fluvial receptor de aguas servidas: respuestas a una nueva planta de tratamiento (Rio Quilque, Chile central). Gayana 69(1): 94-103.
Halloy, M. y C. Robles. 2002. Spatial distribution in a neotropical lizard, Liolaemus quilmes (Liolaemidae): site fidelity and overlapping among males and females. Bulletin of the Maryland Herpetological Society 38:118–129.
Halloy, M. y C. Robles. 2003. Patrones de actividad y abundancias relativas en un lagarto del noroeste argentino, Liolaemus quilmes, (Iguania: Liolaemidae). Cuadernos de Herpetología 17(1-2): 67-73.
Halloy, M. y S. Halloy. 1997. An indirect form of parental care in a high altitude viviparous lizard, Liolaemus huacahuasicus (Tropiduri- dae). Bull. Maryland Herpetol. Soc. 3(3): 139-15.
Halloy, S. R. P. 1982 a. Algunos datos ecológicos para Nototriche caesia Hill, Malvaceae altoandina, en las Cumbres Calchaquies, Tucumán. Lilloa 36, 12-19
Halloy, S.R.P. 1984. La importancia del régimen hidrológico y la estabilidad de ecosistemas de altura para la regulación del agua en los Valles Calchaquíes. IV Jornadas Culturales del Valle Calchaquí, 143 – 145. Tucumán.
Halloy, S.R.P. 1985. Climatología y edafología de alta montaña en relación con la composición y Adaptación de las comunidades bióticas (con especial referencia a las Cumbres calchaquíes, Tucumán). Ann. Arbor., Michigan: University Microfilms International Publ. (UMI) 839 pp.
Handford, P. 1980. Aspects of the annual cycle in highland populations of the Rufous-collared Sparrow, Zonotrichia capensis. The Auk 97(2): 400-403.
Heredia, J. 2008. Anfibios del Centro de Argentina. Buenos Aires. L.O.LA. 99p.
Hernandez R. A. y R. E. Espinoza. 2004. Description of the Female of the Enigmatic Lizard, Liolaemus heliodermis (Iguania: Liolaemidae). Herpetological Review, 35(3): 227–229.
Hershkovitz, P. 1962. Evolution of Neotropical cricetine rodents (Muridae) with special reference to the phyllotine group. Field. Zool. 46: 1-524.
http://www.edafo.com.ar/Descargas/Anexos/Bosquejo%20Agrol%C3%B3gico%20de%20la%20Provincia%20de%20Tucum%C3%A1n.pdf
INDEC 1991. Censo Nacional de Población y Vivienda
INDEC 2001. Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda.
INDEC 2004. . “Censo Nacional Agropecuario 2002. Resultados Definitivos”. www.indec.mecon.ar
INTA. Sistema Soporte de Decisión. 2010.
http://www.inta.gov.ar/region/noa/prorenoa/SSD_VC/1b.htm
IPDU (Instituto de Planeamiento y Desarrollo Urbano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo- Universidad Nacional de Tucumán). 1994. Edit

Iwaniuk, A.N., S.L. Olsen y H.F. James. 2009. Extraordinary cranial specialization in a new genus of extinct duck (Aves: Anseriformes) from Kauai, Hawaiian Islands. Zootaxa 2296: 47-67.
Jaksic, F. 1986. Predation Predation upon small mammals in shublands and grasslands of southern South America: ecological correlates and presumble consequences. Revista Chilena de Historia Natural 59: 209-221.
Jayat J.P., P.E. Ortiz, J. Salazar-Bravo, U.F.J. Pardiñas y G. D’Elía. 2010. The Akodon boliviensis species group (Rodentia: Cricetidae: Sigmodontinae) in Argentina: species limits and distribution, with the description of a new entity. Zootaxa 2409: 1-61.
Jayat, J. P. 2009. Rodeores sigmodontinos de los Pastizales de Neblina de las Yungas de Aregntina. Manuscrito inédito, Tesis Doctoral, Facultad de Ciencias Naturales e Inst. M. Lillo, 296 pp.
Jayat, J.P. y S.E. Pacheco. 2006. Distribución de Necromys lactens y Phyllotis osilae (Rodentia: Cricetidae: Sigmodontinae) en el noroeste argentino: modelos predictivos basados en el concepto de nicho ecológico. Mastozoología Neotropical 13: 69-88.
Jayat, J.P., G. D'Elia, U.F.J. Pardiñas y J.G. Namen. 2007a. A new species of Phyllotis (Rodentia, Cricetidae, Sigmodontine) from the upper montane forest of the Yungas of northwestern Argentina. In: (D.A. Kelt, E.P. Lessa, J. Salazar-Bravo and J.L. Patton, eds.) The Quintessential Naturalist: Honoring the Life and Legacy of Oliver P. Pearson. University of California Publications in Zoology 134. Pp. 775-798.
Jayat, J.P., G. D'Elia, U.F.J. Pardiñas, M.D. Miotti y P.E. Ortiz. 2008a. A new species of the genus Oxymycterus (Mammalia: Rodentia: Cricetidae) from the vanishing Yungas of Argentina. Zootaxa 1911: 31-51.
Jayat, J.P., P.E. Ortiz y M.D. Miotti. 2008b. Distribución de sigmodontinos (Rodentia: Cricetidae) en pastizales de neblina del noroeste argentino. Acta Zool. Mex. (n.s.) 24: 137-177.
Jayat, J.P., P.E. Ortiz, P. Teta, U.F.J. Pardiñas y G. D'Elia. 2006. Nuevas localidades argentinas para algunos roedores sigmodontinos (Rodentia: Cricetidae). Mastozoología Neotropical 13: 51-67.
Jayat, J.P., P.E. Ortiz, U.F.J. Pardiñas y G. D'Elia. 2007b. Redescripción y posición filogenética del ratón selvático Akodon sylvanus (Rodentia: Cricetidae: Sigmodontinae). Mastozoología Neotropical 14: 201-225.
Jayat, J.P., S.E. Pacheco y P.E. Ortiz. 2009a. A predictive distribution model for Andinomys edax (Rodentia: Cricetidae) in Argentina. Mastozoología Neotropical 16: 321-332.
Kirschbaum, Daniel, 2011. Revista producción Nº 192- Set- Oct. 2011. Frutas Finas Tucumán, la pequeña patagonia. Entrevista a Daniel Kirschbaum. http://www.produccion.com.ar
Kontoes, C., G.G. Wilkinson, A. Burrill, S. Goffredo, and J. Megier. 1993. An experimental system for the integration of GIS data in knowledge-based image analysis for remote sensing of agriculture. Interational Journal of Geographical Information Systems. Vol. 7, No. 3, pp. 247-262.
Laurent, R.F. y E.M. Terán. 1981. Lista de los anfibios y reptiles de la provincia de Tucumán. Miscelánea, Fundación Miguel Lillo, 71:5-15.
Lauver, C., and J. Whistler. 1993. A hierarchical classification of Landsat TM imagery to identify natural grassland areas and rare species habitat. Photogrammetric Engineering & Remote Sensing. Vol. 59, No. 5. 627-634pp.
Lavilla E. 2004. Gastrotheca gracilis. In: IUCN 2010. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2010.4. <www.iucnredlist.org>. Downloaded on 03 May 2011.
Lavilla, E.O. y J.A. González. 1999 (Eds.). Biodiversidad de Agua Rica (Catamarca, Argentina). BHP Copper- Fundación Miguel Lillo. 619 pp.
Leveau, C.M. y L.M. Leveau. 2005. Avian community response to urbanization in the pampean region, Argentina. Ornitologia Neotropical 16: 503-510.

Liendo, M. y Martín, G. 2004.Maíz. Fisiología y Cultivo. Ediciones del Rectorado. Universidad Nacional de Tucumán.

Lobo F. y R. E. Espinoza 1999. Two new cryptic species of Liolaemus(Iguania: Tropiduridae) from northwestern Argentina: resolution of the purported reproductive bimodality of Liolaemus alticolor. Copeia 1999: 122-140.
Lobo F. y R. E. Espinoza. 2004.Two New Liolaemus from the Puna Region of Argentina and Chile: Further Resolution of Purported Reproductive Bimodality in Liolaemus alticolor (Iguania: Liolaemidae). Copeia (4): 850–867.
Lobo, F., R.E. Espinoza y M.J. Lannoo. 2004. Two New Liolaemus from the Puna Region of Argentina and Chile: Further Resolution of Purported Reproductive Bimodality in Liolaemus alticolor (Iguania: Liolaemidae). Copeia 4: 850-867.
Lobo, Ramiro. 2011. Tafí del Valle es la zona privilegiada para producir la mejor papa semilla. Fuente: Cuenca Rural – Agricultura. 30/09/2011. http://www.cuencarural.com/agricultura/75727-tafi-del-valle-es-la-zona-privilegiada-para-producir-la-mejor-papa-semilla/
Lopez Cazorla, A. y N. Sidorkewicj. 2011. Age, growth and reproduction in creole perch (Percichthys trucha) in the Negro River, Argentinean Patagonia. Journal of Applied Ichthyology 27(1): 30-38.
López, M.S. y A. Giraudo. 2008. Ecology of the Snake Philodryas patagoniensis (Serpentes, Colubridae) from Northeast Argentina. Journal of Herpetology 42(3): 474-480.
Lucherini M. y E. M. Luengos Vidal. 2008. Lycalopex gymnocercus (Carnivora: Canidae) Mammalian Species 820: 1- 9.
Mancini, M., I. Nicola, V. Salinas y C. Bucco. 2009. Biología del pejerrey Odontesthes bonariensis (Pisces, Atherinopsidae) de la laguna Los Charos (Córdoba, Argentina). Rev. Peru. Biol. 15(2): 065- 071
Mann Fischer G. 1978 Los pequeños mamíferos de Chile (marsupiales, quirópteros, edentados y roedores). Gayana, Zoología, 40:1-342.
Mapas. Sistema de Información Geográfica de la Provincia de Tucumán. http://rig.tucuman.gov.ar:8180/pmapper-dev/config/espacialserv.htm
Mares M. A., Barquez R. M., Braun J. K. y R. A. Ojeda. 1996. Observations on the mammals of Tucumán province, Argentina. I. Systematics, distribution, and ecology of the Didelphimorphia, Xenarthra, Chiroptera, Primates, Carnivora, Perissodactyla, Artiodactyla, and Lagomorpha. Annals of Carnegie Museum 69: 89-152.
Martínez Oliver I. y F. Lobo. 2002. Una nueva especie de Liolaemus del grupo alticolor (Iguania: Liolaemidae) de la puna salteña, Argentina. Cuad. herpetol., 16 (1): 47-64.
Meiri, S. y Y. Yom-Tov. 2004. Ontogeny of large birds: migrants do it faster. The Condor 106:540-548.
Mendoza, E. A. 2008. Descripción de la vegetación natural del NOA empleando la clasificación climática de Köppen. Tesis de Licenciatura para optar al título de Licenciado en Ciencias Biológicas. Inédito. Facultad de Ciencias Naturales e IML. UNT. 101 Pp.
Mendoza, E. A. 2005. El clima y la vegetación natural. Capítulo 14. En: El clima del Noroeste Argentino. J. L. Minetti edr. Pp. 267-320. Laboratorio Climatológico Sudamericano. Fundación Carl Z Zon Caldenius. Tucumán-Argentina. Edit.l Magna ISBN: 987-9390-66-0.
Meyer, T. 1963. Estudios sobre la selva Tucumana. Opera Lilloana, 19, 1-40.
Minetti, J. L. 2005. El clima del Noroeste Argentino. Anexo Atlas Climático del Noroeste Argentino. J. L. Minetti editor. Laboratorio Climatológico Sudamericano. Fundación Carl Z Zon Caldenius. Tucumán-Argentina. Editorial Magna ISBN: 987-9390-66-0. 450 pp.
Ministerio de Desarrollo Productivo de Tucumán. 2009. Tucumán, una provincia para invertir. www.producciontucuman.gov.ar

Ministerio Productivo de la Provincia de Tucumán. 2010. Tucumán Centro de Inversión Productiva. República Argentina.
Mlikovsky J. 1989. Brain size in birds: 2. Falconiformes through Gaviiformes. Vest.cs. Spolec. Zool. 53:200-213
Mlikovsky, J. 1989. Brain size in birds: 2. Tinamiformes through Ciconiiformes. Vest.cs. Spolec. Zool. 53: 33-47
Monteith, J.L.; 1972, “Solar radia ation and productivity in tropical ecosystems s.”, J. Applied Ecology, 19:747-766.
Montero R. y Pisanó 1991. Ciclo anual de la vitelogenesis en tres especies de anuros del noroeste argentino
Montero, R. 1996. Lista de localidades de Amphisbaenia de la República Argentina. Cuadernos de Herpetología 10 (1-2): 25-45.
Moreno Mochi, M. E. 2009. Efectos territoriales del turismo de segunda residencia en el Valle de Tafí. III Jornadas de Jóvenes Investigadores de la Univ. Nac. de Tucumán.
Moulin, S. Dedieu, G. Fischer, A. 1997. Assimilation of optical satellite data into a crop process model: interannual study, Physical Measurements and Signatures in Remote Sensing. Guyot & Phulpin, 767-771pp.
Moulin, S. Zurita, R. Guérif, M Baret, F. 2003. Characterizing the spatial and temporal variability of biophysical variables of a whwat crop using hyper-spectral measurements. IEEE International Geoscience and remote sensing Symposimum, July 21-25 /2003, Toulouse. Francia.
Myers, P. 1989. A preliminary revision of the varius group of Akodon (A. dayi, dolores, molinae, ,neocenus, simulator, toba, and varius). In: (K. Redford and J. Eisenberg, eds.) Advances in Neotropical Mammalogy. The Sandhill Crane Press, Inc. Gainesville, USA. Pp. 5-54.
Myers, P., J.L. Patton y M.F. Smith. 1990. A review of the boliviensis group of Akodon (Muridae: Sigmodontinae) with emphasis on Perú and Bolivia. Misc. Publ. Mus. Zool. Univ. Mich. 177: 1-89.
Navarro, Juan José . El nuevo escenario favorece el desarrollo ganadero. Revista Producción Agroindustrial del NOA. Mayo/Junio 2011. Sitio web:

Nora E.Ovruski de Martinez2, Néstor Zamudio3, Ramiro Lobo. 1997. RELACION ENTRE LA OCURRENCIA DE AFIDOS ALADOS Y LA INFECCION DE VIRUS EN EL CULTIVO DE PAPA EN TAFI DEL VALLE, TUCUMAN. Revista Industrial y Agrícola de Tucumán 74(1-2): 59 – 64.

Novaro, A. 1997. Pseudalopex culpaeus. Mammalian Species 558: 1- 8.

Nuñez A. y T. Tarifa. 2006. Tamaño de grupo, estructura de edad y proporción de sexos de una población de Taruka (Hippocamelus antisensis d’Orbigny, 1834) en el cantón Lambate, Departamento de La Paz, Bolivia. Ecología en Bolivia, 41(2): 171-177.

Oetter, D. G., Cohen, W. B., Berterretche, M., Maiersperger, T. K., & Kennedy, R. E. 2000. Land cover mapping in an agricultural setting using multiseasonal Thematic Mapper data. Remote Sensing of Environment, 76:139-155.

Ojeda, R.A. y M.A. Mares. 1989. A biogeographic analysis of the mammals of Salta Province, Argentina. Special Publication 27, The Museum, Lubbock, Texas Tech University Press. Pp. 66.
Olds, N. 1988. A revision of the Genus Calomys (Rodentia:Muridae). Ph. D. dissertation, City University of New York, New York, United State of America. Pp. 279.
Opazo, J.C., M. Soto Gambo y M.J. Fernandez. 2005. Tamaño celular y tasa metabólica basal en picaflores. Revista Chilena de Historia Natural 78: 261-265.
Ortiz, P.E. y U.F.J. Pardiñas. 2001. Sigmodontinos (Mammalia: Rodentia) del Pleistoceno tardío del valle de Tafí (Tucumán, Argentina): taxonomía, tafonomía y reconstrucción paleoambiental. Ameghiniana 38: 3-26.
Pardiñas, U.F.J. y C.A. Galliari. 2001. Reithrodon auritus. Mamm. Species 664: 1-8.
Paruelo, J.M., Jobbagy, E.G., Sala, E.O. 2001. Current distribution of ecosystem functional types in temperate South America. Ecosystems (2001) 4: 683-698.
Pax-Lenney, M., & Woodcock, C. E. 1997. Monitoring agricultural lands in Egypt with multitemporal Landsat TM imagery: How many images are needed?. Remote Sensing of Environment, 59:522-529.
Pearson, O.P. 1958. A taxonomic revision of the rodent Genus Phyllotis. Univ. Calif. Publ. Zool. 56: 391-496.
PÉREZ MIRANDA, C. 2003. Biodiversidad y Recursos Silvestres de la Provincia de Tucumán. En: Tucumán y los Recursos Naturales. EPDEA, PROSAP. Ed. BIFRONTE SRL. Bs. As. R.A. p: 81-206

Pérez Miranda, Claudia. (2003) Tucumán y los Recursos Naturales. Edit. Bifronte S.R.L. Buenos Aires. Argentina. 408 pp.

Pérez, D., Fandos C., Mazzone L., Soria F. y Scandaliaris, P. 2006. La actividad agrícola y agroindustrial de Tucumán. Síntesis últimas campañas. Publicación especial EEAOC. Secciones Economía y Estadísticas y Sensores Remotos y SIG. Septiembre de 2006. www.eeaoc.org.ar/economia/agrictuc.pdf

Pérez, Daniela. 1998. Sector Hortícola de la provincia de Tucumán. Aspectos para su crecimiento. Estación Experimental Agroindustrial Obispo Columbres. Tucumán. Argentina.
Peris, J.S. 1990 Peso y biometria de algunas aves del Chaco Humedo (Presidente Hayes, Paraguay) Ornitología Neotropical I:31-32.
Peris, S.J. 1997. Notes on the breeding biology and population density of the Tucumán Mountain finch (Poospiza baeri; Aves: Emberizidae) in Argentina with description of nest and eggs. Revista Chilena de Historia Natural, 70: 221- 224.
Piciucci de Fonollat, A.M., G. Scrocchi, M.R. Aguirre y J.L. Orgeira. 1985. Aportes a la morfometría de Graomys griseoflavus (Rodentia: Cricetidae). Hist. Nat. 5 (27): 225-230.
Pisanó, A. y R. Adler. 1968. Submicroscopical aspects of Telmatobius hauthali schreiteri spermatids. Zeitschrift für Zellforschung 87:345–349.
Pizzatto L., R. S. Jorda˜o, y O. A. V. Marques. 2008. Overview of Reproductive Strategies in Xenodontini (Serpentes: Colubridae: Xenodontinae) with New Data for Xenodon neuwiedii and Waglerophis merremii. Journal of Herpetology, Vol. 42, No. 1, pp. 153–162.
PNUMA. Fundación Bariloche. México l996.
Pontes, G.M. y M. Di-Bernardo. 1988. Registros sobre aspectos reprodutivos de serpentes ovíparas neotropicais (Serpentes, Colubridae e Elapidae). Comunicações do Museu de Ciências e Tecnologia PUCRS, Série Zoologia, 1: 123-149.
Price, K.P., D.A. Pyke, and L. Mendes. 1992. Shrub dieback in a semiarid ecosystem: The integration of remote sensing and geographic information systems for detecting vegetation change. Photogrammeteric Engineering and Remote Sensing Vol. 58, No. 4. 455-463pp.
PROGRAMA DE RIEGO Y TRANSFORMACIÓN PRODUCTIVA- PROSAP- (2001).PRTP– Documento de Trabajo Nº 4, Estudio y Mapa de Suelos del Area Bajo Riego de Tafi del Valle.
PROGRAMA DE SERVICIOS AGRÍCOLAS PROVINCIALES. Programa de Riego y Transformación Productiva. Dirección de Recursos Hídricos, Tucumán.
PROSAP-Programa de Riego y Transformación Productiva (PRTP). 2006. Dirección de Recursos Hídricos. Provincia de Tucumán. Salas Héctor H. Coordinador del EquipoTécnico de Proyecto. Modelo de Gestión Integrada de la Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa. Tafí del Valle, Tucumán. Programa de Servicios Agrícolas Provinciales. Informes Finales de: Altamirano, M; Mainardi, V.; Delgado, J.; Salas, H..

Qin, W. 1993. Modeling bidirectional reflectance of multicomponent vegetation canopies. Remote Sensing Environment. N° 46. 235-245pp.
Ramirez Pinilla, M.P. 1989. Ciclo reproductivo y de cuerpos grasos abdominales de una población ovípara de Liolaemus alticolor. Boletín de la Asociación Herpetológica Argentina 5(3): 6-7.
Ramirez Pinilla, M.P. 1991. Estudio histologico de los tractos reproductivos y actividad cíclica anual reproductiva de machos y hembras de dos especies del género Liolaemus (Reptilia: Sauria: Iguanidae). Tesis doctoral no publicada, Facultad de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Tucumán, San Miguel de Tucumán, Argentina.
Ramirez Pinilla, M.P. 1995. Reproductive and Fat Body Cycles of the Oviparous Lizard Liolaemus bitaeniatus (Sauria: Tropiduridae), Journal of Herpetology, Vol. 29, No. 2 pp. 256-260.
Ray, T. Y Murray, B. 1996. Nonlinear spectral mixing in desert vegetation. Remote Sensing Environment. N° 55. 59-71pp.

Redford, K. y J.F. Eisenberg. 1992. Mammals of the Neotropics. Vol.2. The southern cone: Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay. Chicago:University of Chicago Press.

Remes, V. y T. E. Martin. 2002. Environmental influences on the evolution of growth and developmental rates in passerines. Evolution 56(12): 2505-2518.

Reppucci, J., B. Gardner y M. Lucherini. 2011. Estimating detection and density of the Andean cat in the high Andes. Journal of Mammalogy 92(1): 140-147.

Reserva natural “La Angostura” – Dirección de Recursos Naturales y Suelos - Secretaría de Estado de Agricultura y Ganadería.

Rivera-Gutiérrez, H.F. 2006. Composición y estructura de una comunidad de aves en un área suburbana en el suroccidente colombiano. Ornitología Colombiana 4: 28-38

Robinson J. y K. Redford 1986. Body size, diet, and population density of neotropical forest mammals. The American Naturalist 128(5): 665-680.
Robinson, W.D. 2001. Changes in abundance of birds in a Neotropical forest fragment over 25 years: a review. Animal Biodiversity and Conservation, 24.2: 51–65.
Rohmeder, G. 1949. Carácter Fisiogeográfico de Tucumán. En: Bosquejo Fisiogeográfico de Tucumán. Monografías 6. Publicaciones del Instituto de Estudios Geográficos. Tuc. R.A. p:1-46
Rondineli, G.R., AL. Carmassi y F.M.S. Braga. 2009. Population biology of Trichomycterus sp. (Siluriformes, Trichomycteridae) in Passa Cinco stream, Corumbataí River sub-basin, São Paulo State, southeastern Brazil. Braz. J. Biol., 69(3): 925-934.
Rouse, J., Hass, R. Schell, J. Deering, D. Harlan, J. 1974. Monitoring the vernal advancement of natural vegetation. NASA/GSFC. Greenbelt. USA.

Sanabria, E.A., L.B. Quiroga y J.C. Acosta. 2007. Sitios de oviposicion y esfuerzo reproductivo en Chaunus arenarum (Anura: Bufonidae) en el desierto del Monte, Argentina. Rev. Esp. Herp.21: 49-53.
Santamarina de, E. B. 1945. Notas a la Antropogeografía del Valle de Tafí. Monografía 7. Publicaciones del Instituto de Estudios Geográficos. Tuc. R.A. p: 9-52

Santamarina de, E. B.; Rohmeder G. 1947. Deducción de Topoclimas en el Valle de Tafí. Monografías 9. Publicaciones del Instituto de Estudios Geográficos. Tuc. R.A. p: 17-27

SAYAGO, J. M.; POWELL, J. E.; COLLANTES, M. M.; Y NEDER, N. DEL V. 1998. Cuaternario. En: Geología de Tucumán. 2ª edición. Gianfrancisco, M., Puchulu, M. E.; Durango de Cabrera, J. Y Aceñolaza. G. F. Editores. Colegio de Graduados de Ciencias Geológicas de Tucumán. Tuc. R.A. p:111-127
Sayago, J. M.; Neder, L. y Puchulu, M. E. 1998. Suelos. En: Geología de Tucumán. 2ª edición. Gianfrancisco, M., Puchulu, M. E.; Durango de Cabrera, J. Y Aceñolaza. G. F. Editores. Colegio de Graduados de Ciencias Geológicas de Tucumán. Tuc. R.A. p:275-277.
SAYAGO, J. M.; NEDER, L. Y PUCHULU, M. E. 1998. Suelos. En: Geología de Tucumán. 2ª edición. Gianfrancisco, M., Puchulu, M. E.; Durango de Cabrera, J. Y Aceñolaza. G. F. Editores. Colegio de Graduados de Ciencias Geológicas de Tucumán. Tuc. R.A. p: 275-277
Schelsky, W.M. 2004. Research and conservation of fores dependent Tinamu species in Amazonia Perú. Ornitologia Neotropical 15 (Suppl.): 317-321.
Schulz-Neto, A., I.L. Serrano y M.A. Efe. 2008. Muda e parâmetros biométricos de aves migratórias no norte do Brasil. Ornithologia 3(1): 21-33.
Scrocchi, G.J. y S.P. Halloy. 1986. Notas sistemáticas, ecológicas, etológicas y biogeográficas sobre el gato andino Felis jacobita Cornalia (Felidae, Carnivora). Acta Zoológica Lilloana, 38(2):157-170.
Scrocchi, G.J., Moreta J.C. y S. Kretzschmar. 2006. Serpientes del Noroeste Argentino. Fundación Miguel Lillo. 173pp.
Sejenovich, H y D. Panario.(1996). Hacia otro desarrollo. Una perspectiva ambiental. Edit. Nordan Comunidad. Uruguay
Sejenovich, Héctor y Gallo Mendoza, Guillermo. Manual de Cuentas Patrimoniales
Seyler, F., Chaplot, V., Muller, F., Cerri, C. E. P., Bernoux, M., Ballester, V., Feller, C., Cerri, C. 2002. Pasture mapping by classification of Landsat TM images. Analysis of the spectral behaviour of he pasture class in a real medium-scale environment : the case of the Piracicaba Catchment (12 400 km², Brazil). Int. J. Remote Sensing, vol.23, n°23:4985-5004.
Sick H. 1988. Ornitologia brasileira, uma introducao. 3a edición, Editora Universidad de Brasilia. Volumen 1 y 2.
Silva, M., J.H. Brown y J.A. Downing. 1997. Differences in population density and energy use between birds and mammals: a macroecological perspective. Journal of Animal Ecology 66(3): 327-340
Soini, P. 1994. Un estudio de la abundancia y ecología de las garzas (Ardeidae) en el río Pacaya, Reserva Nacional Pacaya-Saimira, Perú. Floia Amazonica 6 (1-2): 165-196.
Sosa, H,1993. Situación de la avifauna acuatica de laguna blanca Coihue-co Malargue, Mendoza INTI NATURA. Multequina 2:243-249
Sosa, H. 1999. Descripción del evento reproductivo del flamenco austral (Phoenicopterus chilensis) en la laguna de Llancanelo, Malargue, Mendoza. Multequina, Latin American Journal of Natural Resources 87-99.
Toledo, M.I., D. Valia, M. Vivar y C. Muga. 1994. Ciclo gonadal de hembras reproductoras de trucha arcoiris (Oncorhynchus mykiss) en la piscicultura de Río Blanco, Los Andes, Chile. Invest. Mar., Valparaíso, 22: 39-43.
TORRES BRUCHMANN, E. 1977. El clima de Tafí del Valle y sus posibilidades agropecuarias. Publicación especial nº 9. Imprenta de la UNT. Tucumán. R. A. P: 1-39.
Torres Bruchmann, Eduardo. 1977. El clima de Tafí del Valle y sus posibilidades agropecuarias”. Publicación especial N° 9 de la Facultad de Agronomía y Zootecnia de la U.N.T. Tucumán.
Trejo A., P. Capllonch y L. Sympson. 2007. Migratory status of the White-throated Hawk (Buteo albigula): what do we know up to now?
Trejo A., R. A. Figueroa R. y S. Alvarado O. 2006. Forest-specialist raptors of the temperate forests of southern South America: a review. Revista Brasileira de Ornitologia 14(4): 317-330.
Tucker, C. J. 1979. Red and photographic infrared linear combinations for monitoring vegetation. Remote Sensing of Environment, 8:127-150.
Tyndale-Biscoe C. H. y R. B. McKenzie. 1976. Reproduction in Didelphis marsupialis and D. albiventris in Colombia. Journal of Mammalogy, 57(2): 249- 265.
Vervoorst, F. 1982. Noroeste. En: Conservación de la vegetación natural en la República Argentina. Simposio XVIII Jornadas Argentinas de Botánica, 9-24.
Videla F. y S. Puig. 1994. Estructura de una comunidad de lagartos del monte. Patrones de uso espacial y temporal. Multequina 3: 99-112.
Vides Almonacid, Roberto et al. 1998. Biodiversidad de Tucumán y el Noroeste Argentino. Aporte de la Fundación Miguel Lillo a su conocimiento, manejo y conservación. Opera Lilloana N° 43. Edit. Fundación Miguel Lillo. Tucumán. Argentina. 89 pp
Vitt, L.J. 1983. Reproduction and sexual dimorphism in the tropical teiid lizard, Cnemidophorus ocellifer.Copeia 1983(2): 359-366.
Wilkins, K.T. 1989. tadarida brasiliensis. Mammalian Species 331: 1-10.
Yensen E. y K. L. Seymour. 2000. Oreailurus jacobita. Mammalian Species 644: 1-6.
Yensen E. y T. Tarifa. 2003. Galictis cuja. Mammalian Species 728: 1-8.
Zammuto, R.M. 1986. Life histories of birds: clutch size, longevity, and body mass among North American game birds. Cannadian Journal of Zoology 64: 2739-2749
Zeffer, A., L.C. Johansson y A. Marmebro. 2003. Functional correlation between habitat use and leg morphology in birds (Aves). Biological Journal of the Linnean Society 79: 461–484.
Zuccardi, Ramón B. y Fadda, Guillermo S.. 1992. Bosquejo Agroecológico de la Provincia de Tucumán. Miscelánea Nº 86. Facultad de Agronomía y Zootecnia de la UNT. 63 pp.

 

 


Aceñolaza, F.; Aceñolaza, G. "Formacion Puncoviscana y unidades estratigraficas vinculadas al
Aceñolaza, G. 1998 "Geología de Tucuman". Colegio de graduados de ciencias geologicas. Tucuman.
Alderete, M. C. 1998 "Unidades fisiograficas-geologia de Tucuman". Colegio de Graduados de Ciencias Geologicas. Tucuman.
Alderete, M. C. 1998 "Unidades fisiograficas-geologia de Tucuman". Colegio de Graduados de Ciencias Geologicas. Tucuman.
Almorox, J. "Climatologia aplicada al medio ambiente y agricultura".
Bautista, C.; Etchevers, B.; del Castillo, R.; Gutierrez, C. 2004. "Ecosistemas". Dto de Recursos Naturales. Oaxaca, Mexico.
Bravo, Claudio. "El riego presurizado en el Valle de Tafi. Provincia de Tucumán"
CAA (Codigo Alimentario Argentino) 2007 "Bebidas hidricas". Capitulo XII. Art. 982
Casares, Marta. "Modelo de Gestión Integrada de la Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa. Tafi del Valle"
Chow, V.; Maidment, D.; Mays, L. 1993. "Hidrologia aplicada". Ed. McGraw Hill.
Colegio de Graduados de Ciencias Geologicas. Tucuman.
Collantes, M. "Paleogeomorfologia y geologia del Cuaternario de la cuenca del Rio Tafi. 2001. Tesis doctoral. UNT.
Composicion y calidad del agua de la cuenca hidrografica del rio Sali". Tucuman
condiciones de uso del suelo". 2007. UNC
Delgado, Jorge. "Modelo de Gestión Integrada de la Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa. Tafi del Valle"
EVARSA S.A. "Estadisticas hidrologicas hasta 1997". Sec de medio ambiente de la Nacion.
FAO 1976. "Esquema para la evaluacion de tierras" Boletin de suelos FAO N° 32. Org de las Naciones Unidas para
FAO 1982. "Informe del proyecto de zonas agroecologicas". Vol. 3. Metodologia de resultados para America del Sur y Central. Roma
Gaspari, F.; Senisterra, G.; Marlatz, R. "Relacion precipitacion-escorrentia y numero de curva bajo diferentes
Gianfrancisco, M.; Puchulu, M. E.; Durango de Cabrera, J.
Gutierrez, A.; Mon, R. 2004. "Megageomorfologia del Valle de Tafi-Aconquija". UNT. Revista Asoc. Geologica Argentina. Vol. 59 N°2
Halloy, S. "La importancia del regimen hidrologico y la estabilidad de ecosistemas de altura para la regulacion del agua en los
Kunh, F.; Rohmeder, G. "Estudios fisiograficos de las Sierras de Tucuman". UNT.
la Agricultura y la Alimentacion. Roma, Italia.
Loma Pelada, Tafi del Valle". Revista Asoc. Geologica Argentina. XXXIX
Lopez, J.; Bellos, L. "Petrologia y geoquimica del granito Los Cuartos, Tafi del Valle". CONICET. UNT.
Mainardi, Lidia Victoria. "Modelo de Gestión Integrada de la Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa. Tafi del Valle"
Martinez, S.; Traccana, B.; Barrionuevo, M.; Navarro, M.; Meoni, G.; Chaile, A. "Fluctuaciones de las variables fisicas y
Nania, L. "Metodos de transformacion lluvia-escorrentia y de propagacion de caudales"
Neder, L.; Sampietro Vattuone. "Impacto ambiental y crecimiento urbano: el sector de Los Cuartos, Valle de Tafi"
Neoproterozoico Cambrico Temprano del NO argentino" CONICET.
Parga, F.; Leon, A.; Vargas, X.; Fuster, R. "El indice de pobreza hidrica aplicado a la cuenca del rio Limarí en Chile".
Peixoto, H; De Moraez, S. "Definicion de indicadores de referencia para la gestion de uso sustentable del agua en Brasil"
Perez Miranda, C.; Almada G.H.; Riviere, C. A.; Gordillo, M. A.; Fernandez Turiel, J. L.; Medina L. E. 2001. Proyecto aguas
quimicas de los rios Sali, Vipos y Tapia. Tucuman.
Romero, N.; Chaile, A.; Amoroso, M. "Bacteriologia e hidroquimica de los rios de montaña". Tucuman.
Ruiz Huidobro, O. 1965 "Hidrogeologia del Valle de Sta. Maria, Catamarca". Revista Asoc. Geologica Argentina. Vol. XX
Saavedra Alonso, J.; Toselli, A.; Rossi de Toselli, J. 1984. "Aspectos geologicos y geoquimicos del granito Prealuminico de
Salas, Hector, "Modelo de Gestión Integrada de la Cuenca Alta del Río La Angostura/Los Sosa. Tafi del Valle"
Sayago, J.; Collantes, M.; Neder, L.; Busnelli, J. "Cambio climatico y amenazas ambientales en el area metropolitana de Tucuman".
Sombrock, W. "Evaluacion de la degradacion del suelo y la tierra". Dir. De Fomento de tierras y aguas. FAO. Roma, Italia.
Tineo, A. "Estudios agroecologicos del valle de Sta. Maria, Catamarca". UNT.
Tineo, A.; Falcon, C.; Garcia J.; D'urso, G.; Galindo, G.; Rodriguez, G. 1998. "Hidrogeologia"
Torres Bruchman, E. 1977. "El clima de Tafi del Valle y sus posibilidades agropecuarias". UNT.
Valles Calchaquies" Univ. Nac. De Tucuman (UNT)
Zuccardi, R.; Fadda, G. "Bosquejo agroecologico de la Pcia. de Tucuman". UNT.

INDEC. Encuesta Permanente de Hogares. (EPH).-
INDEC. Censo 2001 y 2010.-
Censo Nacional Agropecuario 2002
TEXTO: “Asistencia técnica para la elaboración del Plan Estratégico Productivo Provincial de Tucumán”. Instituto Desarrollo Productivo. Ministerio de Desarrollo Productivo de la Provincia de Tucumán.-
Cuadro 1: Remuneración promedio de los trabajadores registrados del sector privado. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación.
Cuadro: Tucumán. Empleo. Asalariados registrados del sector privado por rama de actividad - Trimestres corridos 1° 1996 - 3° 2010. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación.
Informe Laboral. Provincia de Tucumán. Mayo 2010. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación.
Objetivos de Desarrollo del Milenio Tucumán. Informe Tucumán 2006. Secretaria de Estado de Planeamiento de la Provincia de Tucumán.
Ministerio de Desarrollo Productivo – Informe 2003-2007.
TEXTO: “Lineamiento Estratégicos Para el Desarrollo de Tucumán 2010-2016”. Secretaria de Estado de Planeamiento de la Provincia de Tucumán.
ICER-Informe de Coyuntura Económica Regional – III trimestre 2010 MECON Sec. Política Económica – SS Programación Económica.
Plan Estratégico de Turismo Sustentable 2016 Ministerio de Turismo – Observatorio de Productos Turísticos.
Evaluación de Impacto del “Programa de Riego y Transformación Productiva- PROSAP – Ministerio de Desarrollo Productivo.
Sector Hortícola en la Provincia de Tucumán – Aspectos para su crecimiento – EEAOC Sección Economía Agrícola – 1998.
Cuadros Balance Hídrico en función del esquema productivo para zona de Casas Viejas Tafi del Valle.- Área Proyectos de la Dirección de Recursos Hídricos.
Proyecto de Riego por sistema presurizado para la zona de La Peñita – Tafi del Valle – Ing. Juan Silvetti
Estudio sobre los acuíferos para provisión de agua potable para la comunidad indígena de La Angostura. y Proyecto Ejecutivo, Cátedra de Hidráulica de la UNT.- Instituto Nacional de Asuntos Indígenas
Proyecto de Provisión de Agua Potable- Toma I Rio El Mollar.- Instituto Nacional de Asuntos Indígenas – Dirección de Recursos Hídricos.
Manaul de Cuentas Patrimoniales Ambientales – Héctor Sejenovich
Matriz Insumo-Producto. Argentina 1997. Ministerio de Economía de la Nación.
Cuenta Patrimonial del Recurso Agua en la cuenca Lerma – Chapala de la Región Queretana.
Caracterización Físico Química de los ríos de montaña. Asociación Española de Limología.
TEXTO: Técnicas cuantitativas de investigación social. Ferreiro Claudia. Universidad Nacional de Tucumán.-
TEXTO: “Bioenergía en la Provincia de Tucumán”. Autores: Ings. Agrs. Jorge A Hilbert; Alejandro Valeiro y Steffan Gruber, INTA Septiembre 2009.
Ley Nacional 26160 y modificatorias sobre emergencia de territorios de comunidades indígenas.
Ley de creación del área protegida.
Ley de Bosques