ALTERNATIVAS METODOLOGICAS PARA LA EVALUACION AMBIENTAL DE LA MINERÍA

Dr. Héctor Sejenovich

 

INTRODUCCIÓN

En este artículo se presenta una metodología integrativa para articular la sustentabilidad ecológica con la económica y social en las evaluaciones ambientales para la minería.

Se desarrolla además en breve síntesis, una critica acerca de la forma tradicional de elaboración de metodologías para la evaluación del impacto ambiental en la minería.

Posteriormente se explicitan los supuestos teóricos que dieron origen a una nueva consideración de lo ambiental en proyectos de inversión, en especial los de Minería.

Finalmente se desarrolla el método propuesto para futuras evaluaciones ambientales de la minería.

La actividad minera ha realizado indudables aportes al desarrollo brindando elementos naturales que generaron un significativo crecimiento de las fuerzas productivas. Sin embargo al mismo tiempo degradaron el ambiente. En este último periodo se ha planteado la necesidad de acelerar cambios tecnológicos que posibilite una mayor sustentabilidad del desarrollo minero.
La actividad minera, en la que confluyen una serie de actividades extractivas y de transformación, disposición y transporte de productos, según la tecnología aplicada en ella puede generar sensibles impactos ambientales negativos. La forma tradicional de evaluar las implicancias ambientales de esta actividad se centra en considerar los efectos que ellas ocasionan en el ambiente, los que en gran parte implican el rebasamiento de la capacidad de carga de los ecosistemas.

Las metodologías tradicionalmente usadas, intentan evaluar dichos impactos y determinan, en forma general, las medidas de remediación que deberían ser adoptadas. En general, estas medidas de remediación no restituyen el ambiente, implicando simplemente la concreción de ciertas formas de restauración. El efecto directo de las medidas es, por lo menos, triple:
a) El Patrimonio Natural constituido por los recursos no renovables se reduce, considerando la utilización de ellos sin compensación.
b) El Patrimonio Natural constituido por los recursos renovables se degrada, considerando que las medidas de mitigación, cuando se evalúan y efectivamente se implementan, no alcanzan a restituir las condiciones ambientales anteriores a la intervención.
c) El Patrimonio Natural se desaprovecha, considerando la oferta de recursos naturales de los distintos ecosistemas que podría ser utilizada todos los años sin solución de continuidad en la medida que sea manejada en forma integral.

En base a los conceptos expuestos en los puntos anteriores, surge como necesaria una metodología que posibilite evaluar ambientalmente es decir a nivel ecológico, económico y social, considerando la totalidad de las potencialidades productivas generadas por el uso sustentable de los recursos naturales. La zona en la que están localizados los yacimientos de los recursos no renovables pueden ser considerados, en conjunto con los recursos renovables situados en la superficie de aquellos , como una ECOZONA, es decir, una zona razonablemente homogénea que puede funcionar como una fábrica de la naturaleza que brinda su producción ecosistémica, en la que la producción de minerales es esencial pero no la única.

El manejo integral de los múltiples productos ofrecidos con una ECOZONA posibilita, por un lado, reducir los impactos ambientales negativos tanto de la extracción como del procesamiento y transporte de los minerales, y, por otro lado, reducir el desaprovechamiento de la zona, generar empleos productivos para cuando disminuya significativamente o finalice la producción del o de los yacimientos contenidos en la ECOZONA, y posibilitar a la población local una mejor calidad de vida.

Para ello se debe asumir los costos del conocimiento y manejo de los recursos renovables y su capacidad de articular su producción sustentable con las tareas correspondientes a la actividad minera. A su vez, estas tareas deben ser sometidas a un proceso de reestructuración, tendiente a minimizar sus impactos teniendo en cuenta las características del tipo de ecosistema y de cuenca hidrográfica existente.

Este manejo integral de los recursos puede ser complementado por la reinversión de parte de las ganancias del sector en el desarrollo e implantación de actividades productivas basadas en los recursos renovables, realizadas no necesariamente en la misma ECOZONA, o Región. La relación de compensación puede ser planteada en diferentes formas, tales como las siguientes:

a) Generación de un capital natural que compense la disminución de reservas de fuentes energéticas no renovables, promoviendo el desarrollo y uso de fuentes renovables de energía.
b) Generación de actividades económicas basadas en recursos renovables, que compense la pérdida de puestos de trabajo debido a la disminución o finalización de actividades mineras
c) Generación de actividades productivas basadas en recursos renovables, que posibiliten la generación de ingresos a las provincias, en compensación de las regalías que éstas perderían como consecuencia de la finalización de las actividades mineras.
d) Generación de actividades productivas que compensen los posibles efectos negativos de la actividad minera en términos de efectos sobre la biosfera que afecten la capacidad de absorción de gases de efecto invernadero.

Concebida de esta forma, la evaluación ambiental integral de la minería tienen los siguientes beneficios:

a) Adiciona a los beneficios empresarios de la minería los ingresos que serían generados como resultado de las actividades basadas en recursos renovables.
b) Justifica, en base a los mencionados beneficios, los cambios tecnológicos que deberían adoptarse como componentes de la estructura productiva de la minería a efectos de minimizar los impactos negativos.
c) Posibilita acceder a un mayor conocimiento del medio, lo que puede permitir la reducción de los costos de diferentes actividades productivas, en especial los concernientes a la infraestructura y al mantenimiento de la misma.
d) Posibilita reducir sustancialmente los costos de reparación, cuando las actividades productivas llegan a su fin por agotamiento del recurso.
e) Genera puestos de trabajo en nuevas producciones para la población local involucrada en la explotación minera que finaliza.

Para lograr los beneficios mencionados, deben asumirse los costos que implica acceder a un mejor conocimiento de la zona en la que se localiza la actividad minera, así como los recursos y formas de manejo y uso integral de los productos. De acuerdo a las experiencias realizadas estos costos generan una alta rentabilidad por las beneficios ya descriptos.

Para ello, la metodología a utilizar fue elaborada en 1988 en la Argentina y publicada en l993 por la Provincia de Entre Ríos con la asistencia financiera del Consejo Federal de Inversiones y la Fundación Bariloche de Argentina. Posteriormente, en l996, fue publicada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Fundación Bariloche.

En síntesis, la metodología se basa en la determinación de una ECOZONA, considerada como una fábrica de la naturaleza que puede producir múltiples productos. Para que ello sea posible, requiere el desarrollo de un proceso de producción de los recursos naturales, basado en los procesos naturales pero orientados y ayudados por el trabajo humano. Los costos de esta producción son los generados por las inversiones y gastos necesarios para acceder a un nivel suficiente de conocimiento e inventario de los recursos naturales de todo tipo, de la cuantía y dinámica de los mismos, así como de las formas de manejo integral, estudios de mercado, las tecnologías que deberían aplicarse, los procesos participativos y de capacitación a nivel de los diferentes sujetos sociales, tendientes a la incorporación de las prácticas productivas requeridas para el manejo integral de los recursos, y la promoción y establecimiento de políticas que motiven el uso integral de los recursos naturales.

Dichos costos de sustentabilidad del sistema generan una productividad ecosistémica anual. La división entre ambas magnitudes permite conocer el costo unitario de manejo de la producción. Este costo, multiplicado por el stock de recursos naturales posibilita obtener el valor de los mismos en función del costo de sustentabilidad. La magnitud obtenida constituye la existencia inicial de la cuenta patrimonial, la que se incrementa .fundamentalmente por los crecimientos de los recursos renovables y disminuye por las extracciones de los mismos. A partir de estas cuentas pueden ser estimados los efectos sobre el capital natural medido económicamente.

Lo mencionado posibilita demostrar que si se realiza un manejo sustentable del conjunto de los múltiples productos de una ECOZONA, es factible el mantenimiento del patrimonio natural y la generación estable de ingresos, lo que además implica una mayor generación de puestos de trabajo y de oportunidades de inversión con sus consiguientes efectos positivos respecto a las posibilidades de desarrollo permanente y de confianza de la comunidad localizada en las zonas mineras.

Si en lugar de lo explicitado en el párrafo anterior continúa el desarrollo tendencial histórico y actual de las actividades mineras, las cuentas patrimoniales mostrarían en el tiempo una reducción sustancial de los recursos naturales, acompañada al inicio de dichas actividades por un crecimiento significativo de la economía, de la ocupación de la población local y de inmigrantes, pero a mediano o largo plazo, a medida que se manifiesta el agotamiento de las reservas disponibles, se evidenciará una significativa degradación de los recursos localizados en el área de actividad minera, acompañada de un éxodo de población en búsqueda de otras oportunidades de empleo e ingresos.

Las Cuentas Patrimoniales posibilitan, entonces, medir económicamente el capital natural y relacionarlo con las cuentas provinciales y los análisis sociales en un marco de diferentes formas de manejo. El nivel de la tasa de interés, al que se le deben descontar los ingresos futuros, juega también un papel importante, ya que premia los ingresos de corto plazo y penaliza los de mediano y largo plazo.

Por lo tanto, con la metodología propuesta es posible estimar la sustentabilidad ecológica, económica y social de las zonas mineras.

II. AMBIENTE Y MINERÍA. METODOLOGIAS TRADICIONALES

Como es sabido, el desarrollo de las tecnologías y las formas de explotación minera, tradicionalmente, no consideran aspectos ambientales. Debido a ello, esta actividad ha generado importantes impactos negativos en el ambiente.

Las metodologías tradicionales tienden a poner de manifiesto estos hechos, pero evidencian cuatro problemas que se mencionan en los subsiguientes puntos. Cabe señalar que en este documento no se incluye la totalidad de los métodos ya que algunos de ellos han avanzado en solucionar en parte las observaciones genéricas realizadas en éste. Las proposiciones alternativas tienen como objetivo intentan solucionar los problemas no resueltos por las metodologías tradicionales.

 En primer lugar, muchas de las matrices de impacto ambiental suponen una consideración limitada de la relación Sociedad - Naturaleza, como expresión de la temática ambiental. No se realizan análisis en profundidad de la situación inicial, por lo que no se rescata íntegramente la interacción entre el proyecto y los medios natural y social. Por ello, implícitamente, se conceptúa al proyecto como si fuera la única variable independiente, mientras que al medio sobre el cual “impacta” se le adjudica un papel pasivo. En la realidad opera una verdadera interacción, y a través de un análisis en profundidad y comprometido con el ambiente y su población se puede detectar en los medios natural y social, muchas veces, alternativas para alcanzar los objetivos del proyecto de forma diferente. La consideración limitada de la relación Sociedad – Naturaleza determina que el proceso de remediación no sea realizado teniendo en cuenta las oportunidades del ambiente, sino que simplemente implique la reducción de los efectos perniciosos o la reparación de algunos daños. Ello es lo contrario de lo que resultaría si se evaluaran las potencialidades naturales para captar la posibilidad de soluciones alternativas y/o complementarias para concretar los objetivos en el marco de la sustentabilidad económica y ecológica, es decir, haciéndose cargo de todos los beneficios, incluyendo los derivados del uso integral, y de todos los costos, es decir, abarcando todos los que posibilitan la mejor reproducción de la naturaleza.
 En general, el momento en que se consideran los impactos ambientales es posterior a la instancia en que se adoptan las grandes decisiones tecnológicas. Debido a ello no puede inducirse la adopción de los cambios necesarios, por lo que las medidas aconsejadas se circunscriben a algunas de mitigación.
 Casi todas las iniciativas de los proyectos no surgen de planes regionales o de planes globales sino que, en general, se tratan de oportunidades que se aprovechan siguiendo las tendencias generales de los negocios. Por ello, la consideración del contexto económico y social, la complementariedad con otros proyectos y la orientación coordinada a la consecución de fines más globales quedan relegadas. Debido a lo mencionado, cada proyecto genera externalidades negativas económicas, naturales y sociales que el proyecto debe internalizar. Para obviar dichas consecuencias se requiere la realización de análisis que, en general, las formas tradicionales de evaluación ambiental no lo incluyen.
 Como puede inferirse de los puntos anteriores, dichas formas tradicionales de evaluación finalizan sus análisis con algunas recomendaciones de mitigación, sin llegar a una valorización integral de los recursos.
 En la determinación de la relación beneficio - costo sólo se incluyen los costos de las medidas de mitigación, lo que no logra revertir los tres procesos críticos antes mencionados.
 El Patrimonio Natural que constituyen los recursos no renovables se reduce al no considerar la necesaria compensación por el uso que de los mismos se realiza.
 El Patrimonio Natural constituido por los recursos renovables se degrada ya que las medidas de mitigación, cuando se evalúan e implementan no alcanzan a restituir el ambiente a sus condiciones anteriores.
 Si se tiene en cuenta la oferta de múltiples productos de un ecosistema, se infiere que el Patrimonio Natural se desaprovecha si no se maneja en forma integral los recursos naturales.

Por lo tanto, para superar las restricciones puntualizadas, es necesario profundizar respecto a las posibilidades ofrecidas por otras metodologías que tienen en cuenta los aspectos señalados.

III. BASES CONCEPTUALES DE ALTERNATIVAS METODOLOGICAS MINERIA Y AMBIENTE

Introducción

Para sentar las bases de una nueva visión se requiere profundizar en el significado de una categoría que se ha impuesto en la consideración pública en el tema, como lo es la del concepto de Pasivo Ambiental.

El concepto de pasivo ambiental de las actividades mineras implica una desarticulación entre la sociedad y la naturaleza, cuando sectores de la estructura económica y social utilizan a la naturaleza como objeto de sus actividades productivas utilizando una proporción de recursos naturales superior, en cantidad y calidad, a las posibilidades de reproducción del sistema natural, articulado con el sistema social. Este concepto implica que el deterioro ambiental es directamente dependiente de una cuestión de responsabilidad legal y objetiva. Incluye una afectación tanto a la naturaleza por parte de la actividad humana, como una afectación de estos recursos a la salud de la población.

Consideraciones Constitutivas

Toda actividad productiva está integrada por una faz productiva y otra destructiva, o degradante. La capacidad de carga del agua, suelo y aire en particular, y la resilencia del ecosistema en general, posibilita el uso de elementos del ambiente natural para el desarrollo del proceso productivo y para suministrar las materias primas necesarias para su transformación.

Es decir, existe la posibilidad de utilización cuantitativa del recurso y del medio natural. Sin embargo, el uso de los mismos debe atender restricciones ambientales.

En primer lugar, no debe extraerse de los recursos naturales renovables una proporción mayor a la de su capacidad de reproducción.

En segundo lugar, no debe extraerse elementos naturales si ello implica una reducción de la información genética y ecosistémica, o sea con consecuencias erosivas en general y genéticas en particular. Este proceso de erosión y de degradación se presenta cuando la resiliencia del sistema natural fue rebasada total o parcialmente, desnaturalizando sus funciones y degradando sus atributos.

Cuando el proceso descrito es acumulativo, o perdura durante un lapso prolongado, genera en primer lugar una deuda que se expresa en un pasivo ocasionado por los sectores sociales en general, que deberían ser los responsables de la conservación de la naturaleza y, específicamente, por los propietarios del sistema natural, lo que implica que se ha causado efectos negativos sobre otros propietarios y sectores sociales, así como sobre la sociedad en su conjunto y el Estado administrador del área en el cual el sistema natural intervenido está localizado.

Esta consideración sobre los recursos renovables resulta útil para este análisis, teniendo en cuenta el previsible alto nivel de impacto de la actividad minera sobre ellos. Pero, específicamente en el caso de los recursos no renovables, parte de los beneficios generados por su explotación tendrían que ser asignados al desarrollo de otras actividades destinadas a la producción de un patrimonio renovable y semejante, en alguna proporción socialmente significativa, al patrimonio no renovable que económicamente se agotaría (en términos energéticos, de rentabilidad, o de balance de ocupación, etc.). A la vez, la explotación del patrimonio no renovable debe atender las restricciones existentes, tendiendo a no afectar a los recursos renovables. Cuando los daños ocasionados al patrimonio renovable revisten características de gravedad, el pasivo ambiental deberá incluir la totalidad de las potencialidades que no podrán ser usadas debido a aquellos. Ello lleva a considerar el manejo integral como parte de la potencialidad no utilizada. Es decir, el lucro cesante puede integrar esta noción de patrimonio que estimula el desarrollo de metodologías integrativas.

Entre los procesos mencionados se pueden incluir los siguientes aspectos:

 Detención y/o retraso del proceso evolutivo del sistema natural. Los procesos de formación de suelos, sucesiones de flora y fauna, dinámica de la Costa, y de diferentes ecosistemas, pueden ser abruptamente interrumpidos y/o modificados negativamente. Este caso es mas visible en la construcción de una infraestructura importante para la minería de gran tamaño Aunque el propio sistema natural pueda tener en ocasiones cierta capacidad de recuperación a mediano o largo plazo, en los lapsos precedentes a éstos se genera un evidente pasivo ambiental.
 Detención y/o retraso y/o eliminación de los beneficios del proceso de co - evolución de la relación sociedad - naturaleza en el área afectada. La capacidad de transformación adecuada y sustentable del sistema natural, por parte de la población residente, depende en gran proporción del conocimiento que haya adquirido respecto a la potencialidad y a la dinámica de los elementos que usa del sistema natural y de las formas de manejo que aplica en él. Más aún, en áreas de inmigración relativamente reciente, donde no existe una muy antigua co - evolución entre el sistema natural y el social, cualquier alteración brusca introducida por acciones negativas abruptas interrumpe la co - evolución y compromete la dinámica inmediata y futura que garantizaría el logro del objetivo del desarrollo sustentable, es decir, elevar la calidad de vida de la población en un ambiente sano. En general, estos impactos son predominantes cuando se inician las acciones de un gran emprendimiento minero sin adoptar un manejo adecuado. La gran significación de la actividad naciente desarticula las actividades tradicionales y luego, cuando finalizan, reducen las posibilidades de mantenimiento de la población.
 Detención, retraso, o cambio degradante de la oferta ecosistémica respecto a la situación que existía antes de la intervención que generó efectos degradantes. Para la determinación de este tipo de pasivo ambiental se debe tener en cuenta los diferentes elementos que conforman esta oferta
 Recursos renovables
 ii) Capacidad de carga de agua, suelo y aire
 iii) Proporción de recursos no renovables que es posible utilizar bajo criterios de sustentabilidad.

Cuando nos referimos al proceso productivo, los elementos que conforman la oferta necesariamente deben ser considerados como eslabones integrantes de la cadena productiva, o sea unidos en las etapas de distribución, cambio y consumo, sin las cuales los productos elaborados no se podrían realizar y solo constituirían una posibilidad inconclusa. De esta forma, no existe la posibilidad de una nueva fabricación en términos económicos. Por ello, el proceso productivo que interesa e impacta a la naturaleza y que interactúa e involucra a la sociedad, incluye desde la extracción de los productos naturales, pasando por las diferentes transformaciones y los transportes de materias primas, productos intermedios y productos finales, hasta el consumo final y la disposición o reutilización de los desechos en nuevos procesos productivos.

Por lo tanto, en el proceso de cambio, el proceso de transporte que interesa en la distribución de los productos constituye una etapa del proceso productivo. Como ya se dijo, toda etapa del proceso productivo tiene una faz productiva y otra destructiva o degradante. En tal sentido, los aspectos productivos tienen que ver con el transporte. Este transporte lo lleva desde el lugar donde fue extraído hasta donde puede ser transformado para su comercialización y consumo, y disposición de residuos. Para ello, la generación de una infraestructura constituye sin duda uno de los elementos que más degrada al ambiente y que debe reformularse en función de la utilización integral de los recursos

De hecho, organizar la respuesta que debería darse a la ocurrencia de tales eventos posiblemente evitaría que los mismos sucedan y, en caso de ocurrir, seguramente sus efectos serían mínimos. Frente a los hechos y a los daños ocasionados, en diversos eventos resulta razonable asumir que las empresas correspondientes no incluyeron los costos de prevención entre los costos generales.

Lamentablemente, la sola inclusión de los costos imposibles de evitar constituye una práctica generalizada que responde a una cultura de obtención del máximo beneficio en el menor plazo posible, postergando o no realizando acciones que posibilitarían garantizar la sustentabilidad de los recursos y del hábitat y, con ello, mantener la potencialidad de los mismos y una adecuada calidad de vida.

Sin duda, las empresas que operan siguiendo los criterios mencionados en el párrafo anterior, actúan en el corto plazo con mayores ventajas respecto a las que aplican criterios de sustentabilidad, lo que implica una desleal competencia por parte de las primeras. En consecuencia, la no sanción de esta práctica, constituiría una señal negativa que posibilitaría comportamientos no deseables de la iniciativa privada en el sector. Es decir, desde el punto de vista económico, si dicha competencia desleal no fuera sancionada en cierta proporción, podría servir de justificativo a otras empresas para asumir una conducta similar a la cuestionada, con graves riesgos de ocasionar impactos negativos tanto al patrimonio natural como a la calidad de vida de la población.

IV. METODOLOGÍAS PARA EL ANÁLISIS AMBIENTAL DE LA MINERÍA

Se ha mencionado la necesidad de recomponer la degradación ambiental si la misma se causa. ¿Qué expresa el concepto de recomposición?. ¿Cómo se aplica en el caso de la Minería, teniendo en cuenta el grado de intervención que la misma supone?. La mayor o menor comprensión de este término es de sustancial importancia, ya que según la respuesta será la repercusión en cuanto a las tareas que deberán realizarse y, por supuesto, el valor económico de las mismas.

No cabe duda que el espíritu de los planificadores cuando se refieren a la recomposición hace relación a que el funcionamiento de los ecosistemas garantice la sustentabilidad del sistema ambiental, a fin de que las generaciones futuras puedan poseer y usar esos recursos. Al dañarlos, necesariamente debe pensarse en la obligatoriedad de recomponer sus partes alteradas, para que una nueva producción pueda ser realizada en la misma forma que se desarrollaba antes de ser dañados. Por otra parte, en caso de que la recomposición resultara imposible de realizar, el daño ocasionado deberá ser compensado tanto a nivel físico como monetario. En el caso concreto de la Minería intervienen ambos conceptos. Existen algunas tendencias que se refieren a los daños “permisibles”, pero no existe una adecuada estimación ecológica para cada ecosistema acerca de lo que ello significa.

La AGENDA 21 a la que se comprometieron todos los países del mundo en 1992, es clara en el sentido de la sostenibilidad y sólo la recomposición del sistema natural puede garantizarla. Sin embargo, puede establecerse una estrategia de recomposición que utilice en cierta proporción los mismos mecanismos de la homeostasis. Asimismo, se requiere un concepto amplio de composición para el caso de los recursos no renovables, que obviamente no pueden ser “recompuestos”.

Antes de ser afectado el equilibrio dinámico de un ecosistema analizado, este fluctuaba entre estrechos márgenes revelando el mantenimiento de un equilibrio dinámico entre sus componentes. El daño se genera cuando los impactos e intervenciones al ecosistema rebasan la resilencia del mismo, sentando así las bases para el establecimiento de un sistema diferente. En tal sentido pueden presentarse un alto número de tipos de etapas intermedias. Supongamos dos etapas posibles:

a) De Cambio Sustancial. Es decir, se refiere sólo a niveles de cambios significativos. Cabe mencionar que no se trata solo del deterioro de alguna especie o sector espacialmente muy focalizado, sino de un daño evidente en todo un sistema. O sea, se refiere al pasaje de una estructura sistémica a otra estructura sistémica diferente. En este caso la recomposición, aunque es necesario plantearla, puede ser imposible ya que no siempre es factible reestablecer un sistema en el que se introdujeron cambios sustanciales. Pero, en realidad, algunas Constituciones y leyes ambientales determina a la recomposición como primera y a la compensación como segunda instancia, respectivamente. Por consiguiente, la interpretación correcta de las normas indican que la compensación corresponde en el caso que sea imposible recomponerse el ecosistema afectado. En tal sentido, una parte de las actividades mineras pueden ser consideradas bajo esta óptica, es decir, por los recursos no renovables, que no pueden ser recompuestos, debe operar una compensación. Pero en este sentido la compensación no debe ser en dinero sino en patrimonio equivalente. Puede asumirse la existencia de dos métodos de estimación:
 i) el que determina el costo de reposición integral y total, aunque no tenga sentido económico por lo elevado del monto que debería erogarse y la no factibilidad de algunas restituciones;
 ii) el que determina el lucro cesante, por la destrucción del capital, y hasta su restitución. En las estimaciones deben ser consideradas todas las rentas no devengadas por el ecosistema.

b) De Cambios Recuperables. Se trata del deterioro o de la degradación de una parte del ecosistema, en especial de los recursos renovables, o de determinadas especies. En este caso es posible reimplantar las especies, mejorar el deterioro generado y posibilitar la recuperación, por lo que corresponde computar el costo de la recomposición, adicionando el lucro cesante por el período en que no es posible generar en él ecosistema una producción igual a la del período previo a la degradación

V. LOS COSTOS Y LA VALORIZACIÓN

Durante décadas las actividades económicas utilizaban al ambiente sin considerar los costos necesarios para evitar su degradación y desaprovechamiento. En tal sentido, las actividades primarias utilizaban los recursos renovables en una proporción menor o igual a la de su capacidad de regeneración, así como a la capacidad de carga del agua, suelo y vegetación. Asimismo, el uso de los recursos no renovables no era acompañado de un mayor incremento del patrimonio de recursos renovables.

El hecho mencionado correspondía al criterio (en parte aún vigente) de que la naturaleza es infinita y se reproduce sola, razón por la cual no tenía sentido la realización de actividades tendientes a garantizar la capacidad de reproducción y la sustentabilidad del sistema natural. O sea, se partía de la idea de que la capacidad de reproducción natural garantizaba el mantenimiento del patrimonio natural. Luego quedó demostrado que ello no era así, ya que no sólo los recursos son finitos, sino que también la naturaleza tiene sus ciclos de regeneración que, en general, estaban siendo rebasados por la intensidad y la rapidez del proceso de extracción.

A partir de la década del 80, y especialmente luego de la Conferencia Cumbre de la Tierra y la elaboración de la AGENDA 21 firmada por parte de todos los gobiernos del Mundo, se asumió un compromiso explícito de realizar acciones para la concreción de un desarrollo sustentable. Estas acciones tienen una instancia de monitoreo y control a través del Informe que anualmente debe presentar cada Gobierno en la Conferencia de las Naciones Unidas. Cabe destacar también la acción del Comité Mundial Empresarial del Desarrollo Sustentable que recomienda, como política que posibilitará lograr un medio ambiente sano, la de estimular la libertad de los mercados, pero a niveles de precios justos. Este nivel de precios justos se logrará cuando se reconozcan los costos ambientales. Si no lo hacen, el capital natural se extinguirá, ya que se reconoce haber estado viviendo no sólo de sus intereses sino también porciones de su capital.”A los recursos renovables no se les esta concediendo el tiempo necesario para que se renueven. El resultado es que estamos viviendo más del capital del planeta que de sus intereses. “ Existe, entonces, el reconocimiento de la justicia y la conveniencia de considerar los costos ambientales. Para tener en cuenta no sólo los costos sino también los beneficios ambientales, tanto en un país como en un área determinada, deben seguirse los siguientes pasos.

V. 1. DEFINIR UNA FORMA DE VALORIZACIÓN DE LOS RECURSOS

 En todas las escuelas económicas. la naturaleza era considerada explícita o implícitamente como infinita y poseedora de la característica de autoreproducción. En la medida en que realmente fuera infinita y de muy fácil reproducción, estaría constantemente disponible para el sector productivo. Como ya se dijo, en gran parte la Conceptualización del desarrollo se formó con estos conceptos: la naturaleza como fuente permanente e inagotable de materia prima de hábitat y de energía.

 Aún más importante que estas concepciones fue el hecho de que estos conceptos se apropiaron de la inteligencia de los diseñadores de tecnologías. Las formas tecnológicas utilizaban a la naturaleza como sumidero, sin tener en cuenta los procesos que en la misma se generaban y repercutían sobre los procesos de fabricación y sobre las condiciones de habitabilidad de la población La naturaleza, sin duda, no es finita y su reproducción adolece del proceso de una constante degradación, tanto en términos de materia prima como de energía, lo que afecta la posibilidad de sustentabilidad. El manejo tecnológico y el proceso de artificialización tiene límites precisos, no posee total libertad en el uso de materiales. Estos límites se expresan tanto a nivel cuantitativos como en las acciones posibles respecto a ciertos atributos del ecosistema. La conformación del hábitat y del ecosistema le impone a la tecnología y a la artificalización cierto campo de variabilidad preciso. Pero este campo de variabilidad es diferente de acuerdo al ecosistema que se trate.

 Para revertir esta situación y establecer límites a la utilización productivas de los recursos, cada sociedad debería conocer su estructura natural, saber lo que puede utilizar adecuadamente de sus recursos para mantener el potencial productivo para las futuras generaciones y utilizarlo integralmente. Para ello debería elaborar las Cuentas Patrimoniales de los Recursos Naturales. teniendo en cuenta los criterios de sustentabilidad, que expresan la forma propositiva en que una sociedad trata de relacionarse con la naturaleza.


 Las Cuentas Patrimoniales miden física y monetariamente los recursos naturales. El sector Preprimario evalúa física y monetariamente la actividad productiva realizada durante un año para mantener, transformar, preservar y generar una oferta ecosistémica de recursos y servicios que posibilite el desarrollo de todas las actividades productivas. De esta forma, el sector Preprimario abastecería de materia prima hábitat y energía a los sectores primario, secundario y terciario. Estas tareas generan por un lado costos y por el otro lado recursos naturales y hábitat. Por lo tanto, puede estimarse el costo unitario de las unidades de recursos naturales y de hábitat. Este costo unitario del flujo debe ser adjudicado a las existencias para obtener el valor de ellas. Es decir, multiplicar el costo unitario por las unidades físicas de las existencias. En gran parte los recursos naturales no han sido manejados Sin embargo, si se desea mantenerlos y enriquecerlos se debe estimar el valor de ellos por el costo de "producirlos".

 Pero no se requiere una producción puntual, o una reposición puntual frente a los deterioros. Se requiere, sí, una estimación del manejo integral de las grandes áreas.
Deben incluirse, entonces, los costos de manejo del ecosistema que posibiliten la reposición de los recursos que están siendo utilizados. El manejo supone no sólo restitución, también garantía de regeneración. Cuando se extrae un recurso renovable debe asegurarse que los mecanismos regeneradores del ecosistema funcionen adecuadamente para igualar la tasa de crecimiento con la de extracción. Ello supone costos de investigación, de regeneración, de control y de intervención en función de lograr los objetivos.
 Dicho costo de manejo es compatible con una revisión general de todas las escuelas económicas ya que garantiza el objetivo de internalizar las externalidades negativas. Implica, en realidad, extender el concepto de producción, que no comienza a partir del momento en que la naturaleza reprodujo la materia prima y sólo resta extraerla, sino que comienza a partir del inicio del proceso natural captando energía y transmitiéndola a través de la trama trófica.
 La producción natural es, entonces, un proceso económico que debe garantizarse a efectos de la continuidad del proceso productivo.
 Adicionalmente este nuevo concepto de producción permite la elaboración de una nueva matriz de insumo producto, que comienza analizando las ventas y compras que realiza cada uno de los “sectores” que permite la reproducción de la naturaleza. Flora Fauna Agua Suelo y Aire constituyen los elementos básicos que posibilita esta producción preprimaria.
 Los nuevos valores de la conservación y el manejo de los recursos le van dando un valor aceptado por la sociedad.
 Los costos de manejo integral de los recursos no se encuentran disponibles, por lo que en cada caso deben realizarse estudios específicos y por adiciones sucesivas acceder a la estimación del costo de manejo integral, mientras se elaboran investigaciones más integrales para cada ecosistema. Es decir, en el caso de un ecosistema forestal, al manejo integral y “a perpetuidad” como estudiaba la ingeniería forestal en sus inicios, se le debe adicionar los costos correspondientes al manejo de la fauna, es decir el gasto en los investigadores, las tareas deben realizarse para el inventario, control y manejo de las especies, etc de tal manera que se obtiene el valor del manejo integral de la flora y la fauna, y así con cada uno de los recursos. En el caso del agua debe considerarse que se requiere una cierta inversión en infraestructura a efectos de lograr su manejo integral
 Con la metodología expuesta se tendrá el valor de la producción ecosistémica desde el punto de vista del patrimonio. Los beneficios que este patrimonio brinda serán medidos por la corriente de oferta ecosistémica permanente que las ecozonas brindan a las restantes actividades productivas (primarias, secundarias y terciarias).
 Esta metodología posibilita concretar el objetivo de cumplir adecuadamente los mandatos del desarrollo sustentable, es decir, valorizar a través del mercado tanto al patrimonio como las actividades productivas del sector preprimario, que posibilita que el patrimonio genere la oferta ecosistémica. Las restantes actividades productivas son valorizadas a través de las Cuentas Nacionales.
 A su vez, la oferta ecosistémica esta integrada por cuatro partes.
a) En primer lugar, por el flujo anual derivado de la productividad ecológica de los recursos de los recursos renovables.
b) En segundo lugar, por la capacidad de carga anual del aire, del agua, y de suelo para diluir efluentes líquidos gaseosos y sólidos sin generar contaminación.
c) En tercer lugar, por la proporción anual de los recursos no renovables que pueden reemplazarse por recursos renovables con un cierto nivel de balance que posibilita mantener la estabilidad del patrimonio en recursos naturales. Esta renovación para el sector de recursos no renovables se le adiciona a la necesidad del mantenimiento de los recursos renovables y a la capacidad de carga que utiliza para el desarrollo de las actividades productivas mineras, o actividades asociadas a ellas..
d) En cuarto lugar por la base natural para los asentamientos humanos es decir el hábitat para la producción y para la vida.

 Utilizando las cuentas patrimoniales como instrumento de cálculo se podría obtener cada uno de los productos que sería posible utilizar y que pueden brindarse a la restante actividad económica. Estos productos determinan un valor que constituyen los beneficios que puede generar la oferta ecosistémica. Naturalmente, esta oferta potencial debe ser relacionada con las reales posibilidades de mercado, de infraestructura, de inversión, de las características concretas de los sujetos sociales que posibilitarían su producción y manejo, y con las políticas económicas y ambientales que orientan el desarrollo. De esta forma la movilización de la naturaleza. como fábrica de múltiples productos, sostenible e integral, puede brindar una inmensa y heterogénea oferta que sólo podrá absorberse con ciertos ritmos increméntales. Esto supone la consideración de un horizonte de tiempo amplio, una participación de los diferentes sujetos sociales y un proyecto de futuro.
 La utilización de las Cuentas Patrimoniales posibilita conocer el nivel del capital natural medido a costo de sustentabilidad como mas adelante se explica, y posibilita articular los niveles de sustentabilidad ecológica económica y social
 A) A nivel ecológico estima la Cuenta Patrimonial y sus fluctuaciones en función de manejos alternativos. En esta instancia se garantiza la sustentabilidad ecológica en función del pago de los costos que posibilitan esta mencionada sustentabilidad. Esto significa que la sustentabilidad ecológica posee una clara inferencia económica(el pago de los costos de manejo) que al asumirse lograr este doble requisito. Sin embargo el valor así logrado requiere ser incrementado por dos aspectos que se detallan:
 i) Valor Residual
 Si no se pagan los costos de sustentabilidad, es decir si no se logra que se controle la extracción,, se analice las riqueza y sus potencialidades y no se eroga ningún gasto de sustentabilidad, es probable que las tendencias que maximizan las rentas en el corto plazo se impongan y la extracción no respete los mecanismo regenerativo reduciendo y en algunos casos, destruyendo el patrimonio natural, como lo hemos evidenciado. Sin embargo no podemos afirmar que aún en este caso el capital natural quedará reducido a 0
En ese caso, quedará un capital natural consistente en el valor de las tierras degradadas. Para este tipo de activo patrimonial el mercado siempre adopta un precio. Este valor debemos sumárselo.
 ii) Valor de Préstamo
 El hecho de que valoricemos el capital natural por el valor el costo de sustentabilidad y que obtengamos ese valor a través del costo de manejo, nos deja igual que en punto anterior con otro rubro que debemos considerar. Se trata del hecho de que este costo de sustentabilidad esta elaborado sin adicionar el valor inicial con el que puede obtener este promedio, en otras palabras en mi costo de manejo yo debo considerar como si el bosque me ha sido prestado y por lo tanto debería pagar una tasa de interés.
 B) A nivel económico. Se elaboran las cuentas locales, regionales o nacionales según el área que se esta estudiando según las metodologías conocidas de Cuentas Nacionales. Sin embargo al utilizar como materia prima la oferta ecosistémica se asegura que existe una maximización de la producción y una minimización de la degradación y del desaprovechamiento. Por esta razón lo que se pierde por estas últimas dos categorías es sumamente reducido. Pero si se lo desea ajustar se posee una teoría sobre el valor de la naturaleza que puede utilizarse para disminuir por el monto de degradación la producción que suma el producto bruto, obteniendo de esta forma el producto bruto verde o neto de degradación.
 C) A nivel de la sustentabilidad social se deben aplicar los avances realizados por los indicadores de desarrollo humano que han investigado y sistematizado las Naciones Unidas, y que permite en l998 que mas de 100 países presentaron el Informe Nacional sobre Desarrollo Humano. El valor fundamental de estos indicadores no consiste fundamentalmente en unirlos a todos ellos en su solo indicador sintético, Este ejercicio tiene extraordinaria seducción porque permite comparar países regiones o lugares. Sin embargo no solo es difícil unir aspectos muy disímiles cuando se trata de culturas sumamente diferentes sino que resulta poco significativo en ese caso los indicadores sintéticos .A su vez cuando se define que el objetivo del desarrollo sustentable al igual que el desarrollo humano consiste en elevar la calidad de vida de la población, en realidad esta haciendo referencia a aspectos donde la cultura diferencial interviene activamente. Aún así los indicadores presentan un importante avance en todos los aspectos que hacen al desarrollo humano. Algunos indicadores ya son tradicionales y muchos otros novedosos que posibilitan considerar los múltiples aspectos.
Cuando los estudios son locales existen problemas en función de considerar los indicadores que muchas veces están definidos para toda una región mayor. Sin embargo estos últimos años se han desarrollo estadísticas sociales de valor. Tanto la Encuesta de Hogares como las compilaciones especiales del Censo de Población informan sobre aspectos importantes de la estructura social. A través de ellos puede indagarse en base a estos adicionales los efectos que pueden tener en la población diferentes formas de utilización de los recursos.

 Finalmente, esta corriente anual de beneficios y de costos deberá estar referida a un año determinado. Allí se podrá evaluar en base a la actualización a ese año considerado como base de la comparación (en general el año 0). los efectos negativos de actualizar el futuro con tasas positivas, ya que alientan los aprovechamientos de corto plazo y castigan el mantenimiento de la sustentabilidad en la medida que no consiga altos rendimientos iniciales. Aún así, las investigaciones existentes permiten señalar que es muy probable que el manejo integral y sostenible pueda generar en el corto plazo un volumen similar a cualquier explotación degradante que liquida el patrimonio en el corto plazo. El manejo integral incluye los suficientes productos que superan la utilización exploratoria de un solo recurso. En este caso deja desaprovechada buena parte de la oferta ecosistémica Se puede afirmar, que la elaboración de las cuentas patrimoniales y el sector preprimario lleva a plantear la metodología de beneficio costo de una forma más integral, señalando las siguientes diferencias fundamentales con la tradicional:

a) Calcula todos los costos, incluyendo el valor del patrimonio natural y los costos de renovabilidad y manejo de la naturaleza, con lo que se asegura el mantenimiento de un renta permanente , la permanencia del patrimonio natural y, lo que muy importante, registra el fluir de este capital natural, de tal modo que puede orientar su uso sostenible..
b) Genera mayor cantidad y diversidad de bienes, aumentando sustancialmente los beneficios y ofreciendo mayores oportunidades para las actividades económicas y la población.
c) Relaciona la instancia económica con la renovabilidad ecológica de los ecosistemas.
d) Para los recursos no renovables plantea varias formas de mitigación y balance
I) El desarrollo de un patrimonio renovable en reemplazo del patrimonio no renovable que se pierde
II) La promoción de actividades económicas que balancee en el empleo la merma y desaparición como demandante de empleo
III) La promoción de otras actividades para balancear las regalías que se brindan a las provincias que luego desaparecen.

V.2. DEFINIR LAS ETAPAS DE VALORIZACIÓN

La fuerte antropización de la naturaleza y los procesos de degradación a nivel mundial muestran las huellas de un estilo tecnológico que ha rebasado la capacidad de carga de sus ecosistemas extinguiendo en mucho casos especies y ecosistemas. El uso de las cuentas patrimoniales, como un instrumento necesario para iniciar la reversión del proceso mencionado, puede ser realizado a nivel nacional, provincial, local o de un área específica. En gran parte de los casos encontraremos que existen evidentes signos de deterioro que deben ser atendidos. Por ello, en el período inicial, las acciones deben estar concentradas en la restauración de los daños y en la rehabilitación de las funciones. Pero en este proceso se tendrá muy especialmente en cuenta la capacidad de respuesta del sistema natural a los cambios generados por las tareas de mejoramiento tendiente a lograr la meta propuesta para esta “fábrica de la naturaleza”, funcionando adecuadamente según sus componentes sustanciales
En tal sentido, todo proceso de rehabilitación tendrá tres etapas diferentes:
1. La ejecución de las medidas de rehabilitación, descontaminación .y restauración del ecosistema
2. El manejo del sistema natural o del sistema natural y artificial en proceso de recuperación.
3. El manejo del sistema una vez rehabilitado.
Naturalmente, los costos serán diferentes en cada una de las etapas En la primera los costos serán más elevados, reduciéndose en las restantes. Los ingresos exhibirán un proceso inverso.
Para las actividades derivadas de los recursos no renovables. Debe considerarse que la restauración de los recursos renovable tendrá un importante papel porque puede mantener luego un uso sustentable de toda la zona. De lo contrario la degradación ya existente se unirá al desarrollo de una infraestructura que muy probablemente no cuide del ambiente con lo cual acelerara los procesos de degradación Este proceso es particularmente grave en las cuenca hidrográficas. Asimismo el entorno de los yacimientos o sus caminos deteriorados incrementará el riesgo de aluviones o procesos erosivos que aumentará el costo de mantenimiento de estas infraestructuras. Por ello se requiere lograr una determinada reparación al inicio del funcionamiento.

V.3.DEFINIR UNA ECOZONA.

 Para estimar los costos de reproducción de la naturaleza y garantizar la realización de las tareas que ellos suponen, es necesario trabajar en unidades territoriales relativamente pequeñas que garanticen un adecuado funcionamiento de estas “fábricas de la naturaleza”.
 Pero para que la producción de los múltiples productos generados en estas fábricas puedan ser adecuadamente aprovechados, es necesario conocer sus mecanismos, es decir las interrelaciones ecológicas existentes entre los diferentes elementos que conforman el ecosistema. En consecuencia, debe trabajarse a nivel de áreas relativamente homogéneas y para cada una de ellas elaborar la MATRIZ (MISRAN), definiendo tanto la maquinaria biológica como las "instalaciones biológicas" para la producción.
 Es posible elaborar sólo una cuenta patrimonial para la ecozona. Pero también puede analizarse la existencia de núcleos comunes al interior de la ecozona, que establecen una diferencia de comportamiento respecto a toda la "fábrica" de la naturaleza, de manera similar a lo que ocurre con una "sección" en una "fábrica". En este caso cabe el establecimiento de subzonas, manteniendo además la cuenta global de la ecozona. Dadas las características de la ecozona se deberán definir los recursos y sus respectivas dinámicas, según los criterios generales. En distintas experiencias realizadas se elaboraron ecozonas en diferentes ecosistemas, en países tales como Argentina, Brasil, México, Colombia y Nicaragua.
 Las Unidades de Ambiente Natural Homogéneo que fueron elaboradas en Venezuela por el Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables y el PNUD y PNUMA donde el autor participo representando al PNUMA es una base privilegiada a partir de las cuales pueden elaborarse las ecozonas.
 Adicionalmente, las ecozonas deben tener en cuenta la necesidad de considerar las dimensiones mínimas para el mantenimiento de la biodiversidad de especies y la existencia de lugares que pueden ser destacados por los sectores sociales.
 Entre los sectores sociales mencionados como necesarios partícipes en la valorización de los ecosistemas, se destacan las poblaciones locales. Estas poblaciones pueden tener no sólo ciertos recursos específicos para su consumo y que por lo tanto deben ser valorizados, sino también algunos lugares que les resultan de alta significación debido a cuestiones históricas, étnicas, religiosas, o simplemente de esparcimiento. Estos elementos deben ser considerados en sus respectivas funciones. Naturalmente, en la elaboración de las Cuentas Patrimoniales a nivel nacional se requerirá un esfuerzo adicional para introducir la consideración de las áreas citadas. En lo concerniente al caso de las áreas de reservas, parques nacionales y zonas bajo régimen especial, son consideradas ecozonas especiales y por tanto sujetas a un tratamiento específico.

V.PRESENTACIÓN DE LA CUENTA Y SU FUNCIONAMIENTO

CUENTA PATRIMONIAL
RECURSOS
l. Existencia al comienzo del período
II Incremento de las Reservas
a) por cambios en las estimaciones
b) por descubrimientos de nuevas reservas
III Incremento natural bruto
a) Crecimiento natural vegetal
b) Crecimiento natural animal
c) Dinámica de las aguas
d) Dinámica de los suelos
e) Otras dinámicas
IV Incremento por mejor aprovechamiento tecnológico
V Otros Ingresos

USOS
I Disminución Natural
a) Por procesos normales
b) Por catástrofes naturales
II Disminución por uso o extracción
a) Forestal
b) Fauna
c) Agroecosistemas
d) Otros.
III Disminución por otras causas
IV Existencia al Final del Período.

 Sobre la base de la estimación inicial de las reservas, al comienzo de un período, se asientan en la columna de RECURSOS todos los incrementos ocurridos por diversos conceptos. En la segunda columna, USOS, se asientan todas las disminuciones ocasionadas por procesos naturales, o por extracciones realizadas en la ecozona. En la última línea se asienta la existencia al final del período y ésta, a la vez, será la existencia inicial del período siguiente. La extracción puede corresponder a un solo recurso o a varios de los existentes en la ecozona.
 La Cuenta Patrimonial constituye un valioso instrumento para simular escenarios de diferentes manejos y prever sus efectos tanto sobre el patrimonio, como respecto a las actividades económicas y los evaluadores sociales, posibilitando la elaboración de políticas ambientales y económicas tendientes a incrementar el grado de factibilidad de las alternativas de sostenibilidad. Las cuantías y calidades de las extracciones del o de los Recursos informados por la Cuenta Patrimonial no deberían ser mayores que las respectivas ofertas ecosistémica de una naturaleza adecuadamente manejada para brindar productos a las actividades primarias, secundarias y terciarias.
 La oferta ecosistémica, frente a diferentes alternativas de manejo, debe ser relacionada con los problemas de mercado, financiamiento, infraestructura, capacidad de procesamiento, de transporte etc., características de los sujetos sociales y la estructura legal institucional. Las mencionadas constituyen las variables fundamentales que deben ser estudiadas en el Diagnóstico, ya que contribuyen a determinar el adecuado uso de la oferta ecosistémica potencial, o pueden informar restricciones al uso de la misma.

 El resultado de esta relación indicará la oferta ecosistémica real que será procesada por el sector económico como bien intermedio y/o de inversión y/o de consumo, que informan las Cuentas Nacionales.

De esta confrontación podrán surgir las siguientes relaciones
a) el grado de degradación de los recursos debido a que la producción primaria, secundaria y terciaria rebasa en su demanda a los recursos naturales a la oferta ecosistemica y en su capacidad de cargo.
b) El manejo adecuado ya que este balance muestra que el uso de los ecosistemas es el sustentable(en este caso) y que la generación de una renta puede ser permanente
c) El grado de superación que la oferta ecosistemica posee respecto al ritmo productivo. Ello nos permitirá conocer el desaprovechamiento.

 Finalmente, el estudio de los efectos económicos y sociales generados por las diferentes alternativas posibilitará adoptar las decisiones necesarias para impulsar las políticas de sustentabilidad requeridas. Estas políticas rebasan necesariamente solo el aspectos económico ecológico para reaparecer estrechamiento con las políticas económicas, sociales, educacional y tecnológicas
l.
 Cabe mencionar que el esquema de Cuentas Patrimoniales es utilizado por los franceses pero solo a nivel físico. Sin embargo en la medida que no realizan una valorización monetaria no pueden llegar a una suma de la existencia inicial sino solo por cada uno de los recursos en forma separada., Naturalmente la realización del cálculo físico será de fundamental importancia, ya que se trata de la producción de múltiples productos. La valorización de los mismos está relacionada con el costo de producción de esta particular fábrica.

V 5. RUBROS DE LAS CUENTAS

EXISTENCIA INICIAL DE RECURSOS NATURALES Y FUNCIONES CONSIDERADAS COMO RECURSOS.

Para que se hace:
a) Conocer la cuantía y el valor de cada uno de los recursos naturales, así como las funciones de los ecosistemas consideradas como recursos, y que integran la MATRIZ (MISREN).
b) Detectar los recursos actuales y potenciales que pueden ser utilizados por los diferentes sectores sociales. Para ello deberá incluirse:
i) los elementos que ya constituyen recursos naturales, es decir que satisfacen determinadas necesidades de las actividades productivas, o bien que ingresan directamente al consumo.
ii) los elementos naturales que cumplen una función dentro de las transformaciones ecosistémicas, y que de no existir, o no podrían reemplazarse, o ello sólo podría realizarse artificialmente a costos ignorados.
iii) los elementos cuyo uso inmediato se desconoce, pero que presentan características que posibilitan calificarlos como promisorios en términos de potencial para determinadas actividades productivas o funciones ecosistémicas.
c) Conocer los diversos recursos requeridos por diferentes sectores sociales. A tal efecto, dentro de la estructura heterogénea de la sociedad se destacan los siguientes sectores:
i) Los productivos más significativos, que destacan ciertos recursos en función de la producción actual. Estos recursos, en general, presentan ventajas comparativas a nivel nacional y/o mundial. De contar con la matriz de insumo - producto tradicional, se podría analizar rápidamente las principales demandas en términos de los recursos naturales del sistema económico. Estas demandas deberían relacionarse con la oferta ecosistémica del área. Teniendo en cuenta que, en general, las actividades productivas en las ecozonas no están muy diversificadas, si no se cuenta con esta matriz se podrían detectar las principales actividades y su demanda de recursos. Ello permitirá realizar los estudios de los circuitos de acumulación de cada producto.
ii) Los sectores constituidos por la población local, que muchas veces utiliza en forma directa ciertos recursos para su consumo. Con el estudio de los requerimientos de la población, insertos en el Diagnóstico Ambiental, puede estudiarse la forma y la significación de estos recursos tanto en relación a sus ingresos como a su estructura de consumo.
iii) Los científicos que han estudiado los recursos y destacado una parte significativa de ellos pero sin determinar si presentan o no ventajas comparativas, aunque sí consideran que pueden satisfacer necesidades de la población.
iv) Los intereses de los sectores sociales que destacan las relaciones ecosistémicas que mantienen cierta estabilidad dentro de las cuencas hidrográficas o que impiden un mayor deterioro respecto al ya existente.
v) Los intereses de compañías y gobiernos de terceros países, en el mantenimiento o incremento de la capacidad de sumidero de CO2, de la vegetación, así como de mantenimiento de la biodiversidad existente.
vi) Los intereses de las Comunidades Indígenas, que intentan revalidar sus derechos originarios sobre diversos territorios que forman parte de sus historias, culturas y vidas.

Como se hace
En cada uno de los rubros de la Cuenta Patrimonial se considerarán cuatro elementos:
a) los Cuantitativos. Las unidades de medidas que se utilizarán deberán ser compatibles con las características del recurso cuantificado, así como con los usos actuales o potenciales del mismo, facilitando así los cálculos correspondientes a las estimaciones de su producción potencial.
b) los cualitativos. O sea los referidos a la capacidad de regeneración de los ecosistemas y al mantenimiento de la biodiversidad.
c) valorización del flujo
d) valorización del de la existencia o “stock”
d) definición de un área en la que puede ser mantenida una diversidad adecuada. Para el mantenimiento de la biodiversidad, tanto de especies como de sistemas naturales, y para el funcionamiento adecuado y eficiente en base a los objetivos determinados para la "fábrica de la naturaleza", se requiere de áreas mínimas que en cada caso deberá ser definida. Esto se torna más urgente en el caso de las especies en peligro de extinción por diversos factores, principalmente por la extracción “minera” a que fueron sometidas y respecto a las cuales no existen estudios de sus respectivas dinámicas Estas áreas pueden o no coincidir con los límites de la Ecozona.

f) El método general para el cálculo de la existencia inicial seguirá los siguientes pasos
i) Determinación de la cuantía.
ii) Determinación de los posibles flujos anuales en función del manejo integral y sostenible (MIS). Para cada recurso se debe exponer los posibles conflictos ecológicos, económicos y sociales que podrían trabar o disminuir la concreción de los objetivos de lograr, con el conjunto de los recursos, la máxima producción integral de la Ecozona.
iii) Determinación de los costos de manejo
iv) Determinación del valor de los costos unitarios
v) Valorización de las existencias del recurso en función de los costos unitarios de producción del flujo anual.
 Cumplir los pasos mencionados implica trabajar en forma conjunta en la elaboración de la Matriz (MISRA) por la cual se llega a determinar la producción ecosistémica de cada recurso y los correspondientes costos de manejo.
 La valorización del patrimonio natural, con objetivos de implementación de políticas que posibilitan el uso sostenible de la naturaleza, supone una visión de sustentabilidad , respecto a los recursos. Lamentablemente la historia de la ocupación del espacio y el uso de los recursos naturales muestra como el hombre ha seleccionado sólo algunas potencialidades en función de un proceso de progresiva artificialización de la naturaleza, práctica que siempre fue vista como positiva y signo de progreso.
 Para transformar los recursos naturales en función de las necesidades humanas, se establecieron fábricas industriales equipadas con maquinarias que articuladamente desarrollaron los mecanismos para la producción. A la vez, el hombre construyó una plataforma de sustentación, expresada en los tecnosistemas establecidos. La naturaleza debía abastecer la materia prima a dichos mecanismos y aportar el hábitat capaz de diluir los efluentes generados.
 Todo ello dio lugar al desarrollo de las actividades productivas, denominadas primarias, secundarias y terciarias que, como ya se expresó, en el mismo momento de la producción generó procesos de degradación y desaprovechamiento de los recursos.
 Para evitar la continuidad de este proceso, debe asumirse una visión diferente respecto a los recursos y a la calidad de vida de la población. En lugar de una visión desde el sector económico hacia la naturaleza, se deberá asumir los conceptos de un desarrollo sostenible que implica una visión desde la naturaleza hacia la sociedad.
 Con el conocimiento previo de los niveles de desaprovechamiento y de degradación existentes, los ecosistemas deben ser repensados en términos de una gran fábrica que puede brindar todos los años una alta producción ecosistémica. Como se mencionó conocimiento, intervención adecuada y recomposición de las grandes o pequeñas heridas generadas a los ecosistemas, son los instrumentos que pueden potenciar sustancialmente la intervención humana para alcanzar los objetivos de uso sostenible de los ecosistemas en función de elevar la calidad de vida, y como instrumento fundamental del ordenamiento ambiental del territorio.
 Los conocimientos ecológicos aportaron una unidad de análisis de la biosfera, el ecosistema, donde se estudia el funcionamiento de determinadas estructuras. La interrelaciones biofísicas en un ambiente determinado entre productores, consumidores y descomponedores, y el ciclo de materiales y elementos, explican los fenómenos fundamentales que operan en la naturaleza. La captación y pasaje de energía muestra una gran potencialidad que puede ser modificada tanto en cualidad como en cantidad dentro de ciertos límites y en estricta función de las necesidades humanas. La capacidad de homeostasis y el conocimiento del proceso de sucesión en el cual está inmerso, evidencia posibilidades de intervención sin generación de degradación o de destrucción.
 Con la visión del uso sustentable de la naturaleza podemos delinear zonas razonablemente homogéneas que llamaremos “ecozonas”
 Estas fábricas de la naturaleza no es una sola unidad o establecimiento. La cantidad de éstas depende de las características de los ecosistemas. En todos ellos se encuentran elementos bióticos y abióticos generadores de una oferta ecosistémica.
 En una fábrica de la naturaleza, de bosque por ejemplo, las máquinas biológicas están conformadas por la flora y la fauna, en todas sus expresiones; la plataforma estructural de la fábrica (edificios e infraestructura) está conformada por el suelo, el agua y el aire, mientras que el proceso de fabricación está dado por el funcionamiento de la estructura de los ecosistemas ayudado y estimulado por el trabajo humano. Como una de las funciones esencial del ecosistema, la captación y pasaje de energía, el trabajo humano trata de estimular y orientar este pasaje.. La fuente de energía permanente de la fábrica es el sol . El producto de la fábrica está compuesto de materia verde y roja, así como de las influencias inmediatas y mediatas de la estructura natural. El objetivo central, coherente con el desarrollo sostenible, está basado en los siguientes elementos:
a)restitución de los elementos esenciales para la producción de la oferta ecosistémica
b) maximización de la producción, el aprovechamiento y el uso integral
c) minimización de la degradación, el desaprovechamiento y el uso parcial.
d) minimización del uso de subsidios energéticos.
e) minimización de la transformación ecosistémica
f) garantizar no sólo el mantenimiento cuantitativo de la oferta ecosistémica, sino también la riqueza de su composición cualitativa, o sea sin disminuir su biodiversidad y sin perder información no redundante. Este objetivo se logra tendiendo a un manejo integral y permanente de los recursos.
En síntesis, el referido manejo y restitución debería tender a:
 el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales y la diversidad de formas de vida.
 el desarrollo armónico de los diferentes componentes, integrando objetivos económicos, ecológicos y sociales.
 la revalorización de la múltiple oferta ambiental, poniendo de relieve oportunidades insuficientemente desarrolladas.
 el mejoramiento cuali - cuantitativo de la oferta de los múltiples tipos de productos, en forma compatible con un aprovechamiento sostenido.
 Una típica fábrica la constituye un bosque, una pradera, un lago, etc. Sin embargo, la forma de ocupación del espacio y de transformación de la naturaleza por parte de la sociedad ha generado, como ya se dijo, problemas ambientales de alta significación, lo que ha llevado a algunas fábricas de la naturaleza a generar productos que no están adecuadamente estructurados para ello. En otras palabras, en muchos casos el denominado “uso de la tierra” no coincide con la capacidad de uso natural de la misma, o sea con su potencialidad. Por ello es necesario que las políticas ambientales prevean no sólo un proceso de cicatrización de las heridas ocasionadas, sino también un proceso de readaptación a efectos de mejorar la eficiencia de las fábricas naturales, en función de su uso por parte del proceso productivo minero. .
 Desde una perspectiva general de ordenamiento y de restauración, es posible considerar las funciones que cada área puede jugar en función del reordenamiento ambiental global, teniendo en cuenta las relaciones estrechas que se establecen al interior de la trama trófica y los ciclos de materiales. Para ello es necesario valorizar las fábricas de la naturaleza en función de los objetivos de cambio que la sociedad se plantea alcanzar, sobre todo teniendo en cuenta que una parte importante de su anterior deterioro se debió a una subvalorización realizada por el sistema económico.
 Asimismo los procesos productivos que se desarrollan al interior de las concesiones mineras tendrán directa relación a efectos de considerar aquellas ecozonas que mejor pueden manejarse según el proceso productivo y según el tipo de ecozona.
 Un aspectos común que liga los procesos es la necesidad de establecer una adecuada infraestructura de transporte de materiales y productos y también un medio idóneo para absorber ciertos efluentes. En tal sentido el tendido y la construcción de la vías de transporte deberá tener un alta adaptación para reducir los impactos y consecuentemente reducir los gastos de mantenimiento.

 Como en toda fábrica, su contabilidad debe registrar un capital y una cuenta de resultados. El capital está integrado por el ecosistema en funcionamiento, con sus recursos y procesos. La Cuenta Patrimonial registra el capital y su funcionamiento. El sector Preprimario contabiliza la generación de producto en un determinado año.

V.6. LA MATRIZ DE INSUMO/PRODUCTO DE INTERRELACIONES SECTORIALES DE RECURSOS NATURALES

 El funcionamiento de la fábrica de la naturaleza puede ser analizada a través de una Matriz, usando la metodología de la Matriz de Insumo/ Producto para profundizar el análisis del Sector Preprimario.
 Pero en esta particular fábrica las maquinarias se convierten con el correr del tiempo en productos terminados que integran la oferta ecosistémica. Mientras no forman parte de ella constituyen "productos intermedios", es decir, en proceso de fabricación. Es por ello que la determinación de los recursos naturales a utilizar, la delimitación de las fábricas, y el funcionamiento de las mismas, se encuentran sistémicamente unidas.
 Definida una zona de razonable homogeneidad, a la que se denomina Ecozona, se analiza la Matriz de Insumo/Producto que posibilita sistematizar el funcionamiento del Patrimonio y del Sector Preprimario. A continuación se ejemplifica tomando como base un ecosistema de bosque, por tratarse de uno de los sistemas de mayor complejidad. Las columnas de la Matriz para el citado ecosistema puede estar formada por los siguientes items:
l. Flora
l.l. arbórea
l.2. arbustiva
l.3. herbácea
2. Fauna
2.l. avifauna
2.2. terretre
2.3. acuática
3. Agua
3.l. superficial
3.2. subterráneal
3.3. balance hídrico
4. Suelo
4.l. horizonte superficial
4.2. horizontes subsuperficiales
5. Conservación de Cuencas Hidrográficas
6. Conservación de la Biósfera
7. Paisaje
8. TOTAL DE PRODUCTOS INTERMEDIOS
9. PRODUCTOS DE FINALES.
Las filas están formadas por los siguientes conceptos.
l .Flora.
l.l. arbórea
l.2. arbustiva
l.3. herbácea
2. Fauna
2.l. avifauna
2.2. terrestre
2.3. acuática
3. Agua
3.l. superficial
3.2. subterránea
3.3. balance hídrico
4. Suelo
4.l. horizonte superficial
4.2. horizontes subsuperficiales
5. Conservación de Cuencas
6. Conservación de Biosfera
7. Paisaje

8. TOTAL DE BIENES INTERMEDIOS, DE LA ECOZONA
8.1. SECTOR PRIMARIO
8.2. SECTOR SECUNDARIO
8.3. SECTOR TERCIARIO
9.,,TOTAL INGRESO
. 9.1. SALARIOS
9. 2. HONORARIOS
9.3. . RENTAS
9.4. BENEFICIOS
9.5. ALQUILERES
9.6. INTERESES
9.7. AMORTIZACIONES

 Como en toda Matriz de Insumo/Producto, las filas indican los sectores que venden y la columnas los sectores que compran.
 Cada Matriz deberá elaborarse a nivel de las unidades espaciales (ecozonas) subceptibles de ser analizadas con la metodología explicitada, tanto por el tipo de datos disponible como por el significado que tenga tanto desde el punto de vista económico y ecológico.
 Por ejemplo, considerando la flora arbórea, fila l.l., para "elaborar" un árbol en turno de corte y venderlo como materia prima deberán establecerse relaciones técnicas en la "fábrica" de la naturaleza considerada, lo que implica "compras" de la flora arbórea a los otros recursos (es decir, estableciendo relaciones ecosistémicas) y “pagos” proporcionales en lo concerniente a sueldos y salarios, insumos, maquinarias, infraestructura y administración del manejo del sistema natural (que con el tiempo será un sistema natural orientado) que posibilita que este árbol alcance la dimensión requerida para estar en turno de corte.
 Pero no se trata de analizar sólo la venta del árbol en turno de corte, ya que a su vez éste le "vende" a los restantes recursos ciertas relaciones ecosistémicas. Así, a otra parte de la flora le vende sombra, a la fauna le vende un hábitat para su vida, al suelo le vende protección, al agua le vende regulación, etc. Finalmente se transforma en producto terminado o final.
 Lo mismo ocurre con el resto de los recursos.
 Con el manejo, lo que en realidad se busca es que el conjunto de la producción ecosistémica llegue a su máximo nivel condicionado por los otros objetivos que se han mencionado. Naturalmente, este máximo tiene que ver con las posibilidades tecnológicas de esta fábrica. Pero también interesan y juegan su papel las restricciones económicas y sociales, cuyas resoluciones posibilitarán que la oferta ecosistémica se constituya en oferta real.
 Para la generación de esta oferta ecosistémica se requiere de tres tipos de "compras" que pueden ser visualizadas en las columnas:
a) En primer lugar, las "compras" de relaciones ecosistémicas con los restantes recursos y el ambiente natural.
b) En segundo lugar, la “compra” de los insumos producidos por el hombre, requeridos para implementar un manejo adecuado (diversos instrumentos de trabajo, elementos para establecer la infraestructura necesaria para el desarrollo de las tareas, etc.). En tal sentido, depende de los sectores económicos
c) Por último, la retribución a los factores de la producción (salarios, honorarios profesionales, fondo de investigaciones, retribuciones por determinados trabajos, etc).
 El conocimiento de las relaciones ecosistémicas resulta esencial para llegar al manejo integral y de largo plazo. Pero sin duda el real conocimiento de estas relaciones es una aspiración que reconoce varias etapas de aproximación. La elaboración de modelos que se acerquen a la complejidad del sistema natural resultaría de gran utilidad. De todas maneras, las relaciones simples que puede mostrar una Matriz posibilita avanzar en una primera etapa de reconocimiento de fundamental importancia. Cualquiera sea la forma más adecuada en que se relacionen las variables es necesario acceder al conocimiento cualitativo y cuantitativo de las mismas. Sí, es cierto, que existen vacíos de conocimientos para planificar el desarrollo sostenible de un recurso en particular y mucho más en el caso de un manejo integral. A su vez, como es conocido, el sistema estadístico y de información de recursos naturales no incluye estos temas.
 Ante esta situación, resulta de fundamental importancia detectar en una primera etapa las relaciones críticas existentes para la concreción del objetivo de múltiple producción de la fábrica. En este caso, si bien todas las celdillas de la Matriz estarán ocupadas, sólo algunas de ellas expresarán la existencia de relaciones críticas, por lo que sobre éstas deberá aplicarse un esfuerzo mayor tendiente a avanzar en el conocimiento en profundidad de ellas, eliminando en cambio las celdillas carentes de significación. De esta tarea resultaría una especie de Manual de Operaciones que reviste gran importancia en la definición de alternativas de manejo. Este ejercicio debe ser realizado para cada una de las ecozonas .
 En el caso de existir información adecuada, podría establecerse coeficientes en términos energéticos y obtener las repercusiones directas e indirectas de operaciones tendientes a lograr incrementos de la producción de un determinado elemento natural, considerado aisladamente, así como también sus costos respectivos. Además, se podría conocer los requerimientos directos e indirectos requeridos para lograr incrementos de producción del conjunto de recursos. De todas manera, el pasaje energético estimado debería luego ser transformado en productos específicos.

V.8. DEFINIR EL ESTADO DE LA ECOZONA, SUS ETAPAS, COSTOS Y LUCRO CESANTE.
Como ya se mencionó, las estimaciones realizadas a nivel de diversas ecozonas, en general, muestran huellas de un uso inadecuado de la naturaleza. También se hizo mención a las tres etapas que se establecen en el proceso de recuperación, donde se estiman costos diferenciales.
Si lo que se está estudiando se refiere a un daño específico generado al ecosistema, debe estimarse el lucro cesante atribuible al período de recuperación y hasta la puesta a punto de la fábrica, que implica el pleno restablecimiento de sus relaciones. El manejo integral revelado por las Cuentas Patrimoniales y su instrumental, la Matriz de Insumo/Producto de la naturaleza, posibilita estimar los resultados de dicho manejo, ya que si se afecta la biodiversidad, o si existe una situación no reversible, el manejo integral esta determinando el potencial real de esta fábrica de la naturaleza, o sea sin incurrir en degradaciones o desaprovechamientos, como puede ocurrir en el caso del manejo tradicional

V.8. ELABORAR LAS CUENTAS PATRIMONIALES Y LOS ESCENARIOS ALTERNATIVOS PARA EL DESARROLLO SUSTENTABLE, LA REMEDIACION.O LA COMPENSACION
 A partir de la existencia inicial y de los distintos rubros de la cuenta en el primer año, se puede realizar una estimación de los manejos alternativos Entre la variedad de manejos alternativos deben incluirse no sólo los que aseguren los principios de la sustentabilidad cuantitativa y cualitativa, sino también los que resulten de las tendencias prevalecientes para utilizar las ecozonas, y que frecuentemente no corresponden al de su uso adecuado. Asimismo, deben ser estimadas las etapas de la remediación con sus costos y beneficios y sus efectos económicos y sociales.

V.9. INSCRIBIR LOS RESULTADOS DE LAS CUENTAS PATRIMONIALES EN EL MARCO DE LAS CUENTAS MACROECONOMICAS.
 Las alternativas de recuperación, restauración y/o desarrollo que orientan las Cuentas Patrimoniales deben ser insertadas en el contexto global de las Cuentas Provinciales o Locales. En la medida que no existan estas cuentas, debe hacerse referencia a las estadísticas macroeconómicas significativas, a efectos de evaluar las repercusiones directas e indirectas que las mismas generan.